Página 1 de 1

DIME ADIÓS // POR: ZIMNYAYA LYUBOV'

Publicado: Vie 13 Feb 2015 15:05
por Zimnyaya lyubov'
Llegó el día en el que supe que estabas con alguien más, no me dolió, me hizo respirar de nuevo. Aunque no lo creas, te deseé y deseo lo mejor aun sabiendo que nadie te podrá dar lo que te di yo. Ese día pude coger aire y volar de nuevo lejos de ti, me quisiste bajar y yo consentí solo para decirte: “Olvídame de una vez, yo ya no soy parte de ti, quédate con mi recuerdo si eso te hace feliz. Si estas a mi lado en algún momento haz cuenta de que no existo y no me toques, no me mires, no me hables porque yo soy un fantasma y te pueden tomar por loca si le hablas a la nada pero si aun así sigues queriendo volver te advierto que yo ya no soy lo que era, que si me miras no encontraras hogar en mis ojos mas que un profundo abismo, que si me tocas te quemarás pues no olvides que el hielo también quema, que si me hablas tus palabras se romperán en el vacío porque tengo un muro alrededor de mi que nunca se quebrará por muchos gritos que salgan de tu garganta”. Una vez hube terminado de hablar volví a abrir mis alas, tan brillantes como eran antes de ti y alcé el vuelo tan alto que nunca podrás alcanzarme de nuevo. Pero escúchame: Yo nunca te hice daño y te cuidé de todo y de todos. Me rompí los nudillos rompiendo muros por ti. Me quité la coraza para que pudieras observar que yo también era humana. Te dejé descifrar el misterio que me rodeaba como tu siempre decías. Guardé las garras para no herirte mientras te acariciaba. Amansé mi fiereza para no romperte con mis palabras. Te di todo el amor y la confianza. Te dejé entrar en mi corazón para que nada te perturbara. Y tú, lo único que me diste tú, fue nada. Aunque siempre alardeabas de madurez te faltó a la hora de la verdad y me cargaste a mi todo el peso de la realidad, incluso te faltó valor para dejarme y yo tuve que empujarte. Cuando te alejaste lo hiciste haciéndole saber a todo el mundo que yo era tan grande como el Sol y tan hermosa como la Luna y lo único que pudiste decir cuando me tuviste ante ti lista para dejar todo atrás fue que nunca mereciste tenerme a tu lado. Bien, ahora yo te digo que no se si alguna vez lo mereciste o no, pero que yo no soy más que una simple humana y que no hace falta que me subas a un altar para adorarme porque yo no soy como crees. Que tengo dos caras: una para los que me quieren y otra para los que me fallan. Y tú lo hiciste de la peor manera. Déjame decirte que no hace falta que vuelvas porque no vas a encontrar nada. Déjame aconsejarte que te alejes de mi porque lo que un día te dijeron es cierto. Mi corazón es de hielo, se puede derretir con el fuego de la pasión pero cuando la llama se apagué volverá a ser el mismo. Déjame decirte que esa vez. No te mintieron.

Espero que les haya gustado. Esta historia es totalmente real y aquí no hay más que lo que se ve. Déjenme decirles que no vale la pena llorar por alguien que se quiere marchar y que el amor duele pero también cura. Es a la vez enfermedad y remedio. Y que nadie, absolutamente nadie por muy frio que sea, está a salvo del amo.Solo una cosa más, cuando el amor llegué a tu puerta dale la bienvenida y cuando se vaya pídele que deje la puerta abierta, apaga la música y susurra: Gracias por haber venido.