UN TEATRO LLAMADO VIDA // POR: ZIMNYAYA LYUBOV'

Historias originales no relacionadas a t.A.T.u
Responder
Zimnyaya lyubov'
Mensajes: 36
Registrado: Dom 30 Nov 2014 15:18
Sexo: Femenino
Ubicación: España

UN TEATRO LLAMADO VIDA // POR: ZIMNYAYA LYUBOV'

Mensaje por Zimnyaya lyubov' » Jue 29 Ene 2015 08:36

UN TEATRO LLAMADO VIDA


Soy yo o es el día. Quizás seamos ambos. Yo lo acompaño en su gris despertar y el me acompaña en mi taciturno caminar. Lo observo todo y no observo nada, tenga la mirada centrada pero perdida y me confunde no saber hacia dónde camino. No me importa perder el tiempo, ni siquiera me importa seguir el camino trazado. Pero me angustia saber que nadie me espera sonriente sentado en una mesa con la habitación caldeada para contrarrestar el frío infernal que hace fuera, que nadie me espera deseando contarme algo sin sentido para reírnos de la vida. Nadie me espera y yo no espero a nadie. Mi vida sigue gobernada por una cruel soledad. Mucha gente me rodea y mucha gente me abraza y yo sonrío y correspondo calurosamente fría. Nadie sabe del frio que llevo en mi, nadie sabe de mis sonrisas de doble filo, que acarician a quien las ve y me hieren cuando se ensanchan. Nadie sabe y nadie conoce. Todos creen saber quién soy, todos saben mi nombre y creen conocer mi historia. Bueno si, lo conocen. Pero no conocen los estragos que hicieron en mí el paso de los años y los daños. A veces creo que debería ser actriz puesto que nadie ha logrado descifrar mi actuación. A veces creo que debería salir a la calle y contarle todo lo que pasa conmigo a alguien. Pero cuando salgo algo me pone una máscara para seguir fingiendo y no soy consciente de que lo he vuelto a hacer. De que he vuelto a mentir. De que he vuelto a creer mi propia actuación. Y cuando todo y todos se desvanecen, cuando la luz ha sido apagada y el telón echado vuelve mi verdadero yo. Vuelve mi taciturno, mi angustioso, mi moribundo yo. Vuelve ahogando con las tristezas, las preguntas sin respuestas y los por qué. Quien sabe porque, quien sabe que detonó la bomba. Nadie sabe nada y yo solo se una parte. Solo se que cuando estoy sola, que cuando no hay nada, paso de la mas extrema felicidad y despreocupación a la desgana y la tristeza. Y cuando pasa ya no me quedan fuerzas para mirarme al espejo y preguntar ¿quien eres tu?. No tengo ganas de saber la respuesta de un reflejo. A veces cuando camino por la mañana lista a seguir con la rutina en una décima de segundo, el espejo cobra vida y permite a mi reflejo hablar sin sonido. Me pregunta que qué me ha pasado, que esta harto de estar encadenado en el pasado, que le gustaba mas cuando no fingía felicidad, que le gustaba mas cuando era yo. Me encojo de hombros para agachar la mirada buscando un peine que pueda arreglar el desastre de mi cabello. Parece que él es el único que se rebela cada dia para ser él mismo en su esencia y me odia cuando lo obligo a volver a una postura que no le gusta, cuando lo intento cambiar. Luego vuelvo a la vida. Y me toca caminar con gente falsa pero de buena calidad, se que ellos también sufren una agonía aplastante porque tampoco se les permite ser verdaderos. Y luego la veo a ella. Ella llegó a mi vida para desterrar las penas y cuando quise abrir los ojos ya no estaba. Se fue, me dejó. Su querer se esfumó de la noche a la mañana y quiso engañarme una vez más. Me quiso hacer creer y aplaudir su actuación pero no caí. Descubrí con dolor que solo me utilizo para reemplazar su propia soledad y que cuando la echó de menos abrió la puerta invitándome a salir de su corazón. La miré esperando por una explicación, después hablé buscando la respuesta, mas tarde grité ansiando sus palabras de disculpa y al final de todo, al final de la tristeza, de la desesperación, de la rabia, del odio y de la impotencia. Al final no quedó nada más que un adiós con sabor a nada. Me marché de su corazón y sin ella quererlo de su vida para no volver. Salí y cerré la puerta tirando la llave a un abismo llamado olvido. Aun hoy me sigue mirando con el pasado pintado en sus ojos. Odio ese paisaje que me invita a volver a entrar en él. Es entonces cuando mi mirada indiferente se tiñe de presente y le grita que se aleje. Dirijo mis pasos hacia mis actores preferidos y ella hace lo mismo, se me olvidó que tenemos gustos similares. Pero como siempre yo ya estoy trabajando en mi obra de teatro y nada me perturba la atención, no la miro, no la toco no le hablo. En mi obra ella no tiene cabida y su personaje murió trágicamente en el accidente del amor. Las focos se vuelven a apagar y aquí estoy. Sentada en un sillón que me libra de cargar el peso de mi cuerpo, arropada por el calor que emana un brasero nuevo pero antiguo. Rodeada por una música que endulza mis oídos. Con mis dedos tocando la melodía de las palabras. Y aquí estáis vosotros también cansados de actuar en un teatro llamado vida, descansando y esperando evadiros con historias reales o inventadas que os alejen de la realidad por unos preciados minutos.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado