DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Mié 24 May 2017 22:30

Hey ¿Qué tal? Bien este este fanfic lo estaba publicando en otra pagina y ya lleva 4 capitulos subidos; apenas active mi cuenta :D y he decidido también publicarlo aquí mi otro nombre de usuario en la otra pagina es Lailinda10 así que no es plagio ni nada :guiño: soy yo misma xD nadamás que con diferente nombre, espero les guste.

CAPITULO 1: ENCUENTRO DEL DESTINO

Un nuevo ciclo escolar ha vuelto a comenzar, podía sentirse la pesadez de volver a las clases y sobre todo a una nueva etapa…La Universidad, pero aquí en Moscú existe una bella muchacha que se sentía de otra manera, se sentía ansiosa por abrir un nuevo circulo en su vida, una nueva historia sorprendería a Elena Katina una estudiante de primer semestre en la Licenciatura en Psicología.

-Nastya, no lo puedo creer al fin hemos ingresado a la universidad, estoy tan emocionada, imaginas cuanta gente nueva podremos conocer.- Dijo Lena a su vieja amiga y vecina de toda la vida.

-Lo sé Lena, aunque sinceramente me gustaba más la idea de estar en la cama soñando con algún chico guapo.

-No tienes remedio Nast, ya verás que contaremos con la suerte de encontrar chicos bastante atractivos, después de todo ésta es la mejor Universidad de Psicología en toda Rusia.

-Ah Lena, Lena, Lenita... ¿Acaso has olvidado que tienes a tu querido novio Sashito?

-Jajaja, lo sé y espero algún día convertirme en la Señora de Kuzma.

-Eres una cursi amiga, apenas tienes 19 años y ni siquiera has probado algo como el sexo ¡Por Dios!

-¡Nast! Jajajaja, deja de ser tan imprudente, ya sé que ni siquiera he experimentado eso, estoy esperando el momento.

-Bueno, bueno tranquila, aunque no descartes la idea de que haya alguien nuevo en tu vida, la universidad es todo un mundo Lenita, ten en cuenta eso.

Lena simplemente negó con la cabeza todas las locuras que decía su amiga, conocía su manera de ser, le tenía tanta confianza; hace tiempo Nastya siempre ha estado aconsejándole que se consiga una nueva pareja. Pero simplemente en el corazón de Lena existía Sash, claro no era tan agraciado como muchas lo esperaban, pero le gustaba mucho su manera divertida de ser, en cierta forma la hacía feliz, pero por otro lado, ella sentía que a su relación le faltaba esa “chispa’’, simplemente quiso dejar de pensar en ello, tenía la esperanza, de que con el pasar del tiempo aprendería a amarlo intensamente.

Lena y Nastya ingresaron al salón de clases.
-Buen día jóvenes, bienvenidos, soy el profesor Iván Shapovalov, y déjenme decirles que mi clase es muy especial ya que deberán acatarse a las órdenes que yo de, claro si es que desean pasar mi materia- Dijo el hombre alto y de cabello corto.

Se escuchaban murmullos de todos los muchachos en el salón de clases.
-¡Rayos el Profesor Shapovalov! No puede ser, es el más estricto, he escuchado que siempre manda a sus alumnos a las típicas prácticas de psicología para ayudar a las personas, espero no me toquen con gente tan loca- Dijo un muchacho del fondo.

-A ver, a ver guarden silencio por favor, ahora están en la universidad, compórtense como los adultos que son, respecto al material que deben de traer, no me interesa si su libreta es de cuadro, raya, traigan lo que sea , no hago exámenes, pero hay un rasgo que vale el 90% de su calificación.. ¿De qué sirve escribir tanto sobre teoría, si no practican? Ahora bien, dentro de 3 días los llevaré a una escuela para que tengan un “paciente” y creo que es todo ahora si copien lo del pizarrón.

La clase transcurrió, los demás profesores se presentaron y dejaron demasiadas tareas y encargos para ser el primer día; ya a la hora de la salida, después de que todos se presentaron e intercambiaron número telefónicos, Lena y Nastya se disponían a regresar a sus respectivas casas.
-Vaya, no estuvo tan mal como pensé Lena, todos nuestros compañeros son amables- Dijo Nastya emocionada.

-Sí, tienes razón, por si acaso Nast no te confíes tan rápido de todos, no los conocemos muy bien y…

-Ay ya Lena, no seas una aguafiestas, eres tan seria, bueno tienes que aceptar que tenemos compañeros muy guapos, como el que se sienta hasta atrás, Andrew, me pregunto cómo será en la cama.

-¡Nastya ya! Primero concéntrate en acabar tu tarea.

-Que amargada eres, por cierto ¿No pasará por ti tu amorcito?

-Hoy no, parece que irá a unas conferencias en su escuela, supongo que tendré que aguantar tus historias de querer conquistar a Andrew.

-Bueno, en el fondo te divierte.

-Tienes razón, vámonos, tenemos que cruzar la carretera, ahora que el semáforo esta en rojo.

Ambas chicas estaban ya a la mitad de la carrera cuando de repente un carro pasó demasiado rápido, que por poco arrollaba a Lena. Rápidamente se bajó el conductor a ver como estaban las chicas...o más bien como estaba su automóvil.
-¡Pero qué demonios! ¿Acaso está ciego? Por poco nos atropella a mi amiga y a mí- Replicó Lena muy enfurecida.

-Lena cálmate, no conviene andar peleando, no sabemos qué clase de persona sospechosa pueda ser- Le dijo Nastya.

-Oigan niñitas tengan cuidado ¿Sí? Sólo me interesa que mi deportivo este en perfectas condiciones y…

Se detuvo aquel reclamo al momento de que vio a Lena, simplemente sonrío y se le acerco a ella, Nastya solo se quedó expectante sin decir ni una palabra.
-Oye niña, ¿Sabes? Te ves demasiado guapa cuando te enojas- Dijo aquella chica que se quitó sus gafas de sol para observar mejor a la pelirroja.

-¿Pero qué? Eres una mujer y pareces de nuestra edad, por Dios que no sabes frenar cuando el semáforo está en rojo debes de detenerte, casi cometes una estupidez - Dijo Lena, aunque en ese momento observo a la muchacha que era conductora de aquel deportivo, se dio cuenta que a pesar de que fuera muy distraída, era demasiado hermosa, tenía el cabello corto y sus ojos eran azules como el cielo al anochecer.

-Am si claro soy una chica, tengo 18 y tú eres una universitaria por lo visto de psicología, una chica que no sabe cruzarse la calle- Se empezó a burlar la pelinegra.

-Si estudio psicología y déjame decirte que tu cerebro esta hueco por lo visto ya que no sabes distinguir y ni siquiera te disculpas casi provocas un accidente estúpida.

En ese momento la expresión de aquella chica de ojos azules cambió a una muy radical y seria, como se atrevía aquella pelirroja a llamarla estúpida, es que no se daba cuenta en el lío en que se había metido, la agarró de repente de los brazos y la acerco a ella a una distancia muy corta, podía observar esos ojos Verdi-grises, jamás había visto unos así, y su aroma vaya que si sería capaz de recordarlo siempre.
-Eres muy violenta, tienes suerte de que tenga un trato especial con las mujeres- Le susurró a Lena.

Lena solo podía ver aquellos ojos azules, no paraba de mirarlos, a pesar de aquella expresión de pesadez que le estaba contribuyendo, rápidamente se zafo de aquellos brazos que la estaban obligando a mantenerse en una sola posición.
-Si lo sentimos mucho, la verdad fue nuestra culpa ¿Señorita?-Pregunto Nastya que ya no quería entrometerse en más problemas.

-Vólkova, Julia Vólkova, espero que a tu amiguita no se le olvide, ya que no le conviene entrar a la boca del lobo; y una disculpa también, sucede que me distraje como sabrás apenas iniciaron las clases y la verdad no me causa felicidad, tengo demasiados pendientes importantes que seguramente no comprenderían unas simples psicólogas-Dijo Julia con tono amenazante.

Lena estaba punto de contestarle, pero Nastya le hizo una señal con la mirada de que mejor dejara las cosas como estaban, conocía el carácter de su amiga, si la dejaba más tiempo sería una discusión que nunca terminaría.
-Me voy tengo cosas importantes que hacer nos vemos luego niñitas- Se despidió Julia subiéndose a su automóvil y dirigiéndose a su destino.

-Nastya ¡Por qué carajo dejaste que nos insultará esa inmadura! Tiene casi nuestra misma edad y nos trató como basura, por Dios como quisiera ahorcarla- Reclamo muy molesta Lena.

-Ay por favor Lena, no sé, no querías que interrumpiera su “encuentro” cercano seguramente- Dijo Nastya con una mueca muy graciosa a lo que Lena respondió con una mirada muy fría.

-Nastya más te vale que no estés pensando que tengo otra clase de gustos.

-Ah vaya, entonces por qué razón seguías allí, parecías embobada, bueno hay que aceptar que fea no es y…

-Ya basta, simplemente estaba sorprendida que aplacara cierta clase de fuerza en mí, además estoy con Sash él si es un caballero a comparación de esta chica, espero no volver a verla.

-Sí, sí como sea ya olvídalo regresemos a casa.

Ambas chicas volvieron a sus casas, se despidieron rápido ya que tenían muchos deberes que cumplir para el día siguiente, Lena se dirigió a su casa agotada.
-Y bien ¿Cómo te fue en tu primer día de universidad Elena?- Preguntó su madre.

-Bien supongo, nuestros compañeros son amables, sólo que en 3 días empezaremos ya con las practicas, así que a ver, espero nos vaya bien tanto a Nastya como a mí, todo bien exceptuando… Bah olvídalo.

-Elena no me digas que tuviste un pleito escolar.

-No exactamente mamá, me limitare a decir que ya existe muy poca gente que no respeta las señales de tránsito.

-Elena por favor, eres hija de Inessa Katin una persona muy precavida, deberías seguir mi ejemplo…

-No estas comprendiendo mamá, estuvieron a punto de atropellarme, me quede con las ganas de decirle a esa persona hasta de lo que se iba a morir, pero Nastya me detuvo.

-Y qué bueno que lo hizo.

-Tú también te hubieras quedado de brazos cruzados mamá.

-No es eso hija pero hoy en día, no sabemos qué clase de personas nos pueden hacer daño.

-Si claro ¿Y papá?

-Aun no llega del trabajo, por cierto Sash marcó a la casa, dijo que te comunicarás con él.

-Gracias mamá, iré a terminar mis pendientes.

Lena subió a su cuarto y sacó su celular marcando al número de su novio.
-Hola Sash.

-Hola nena, ¿Cómo te fue?

-Bien, mucha tarea, pero fuera de eso todo bien- Le dijo tratando de no pensar en aquel incidente.

-Y dígame señorita ¿Le gustaría salir pasado mañana con este hombre interesado en usted?

-Qué cosas dices, obvio si, pronto tendré mis prácticas, si gustas pasar por mi terminando de allí.

-Por supuesto mi niña, disculpa que no nos hayamos podido ver en estos días es sólo que igual que tú, estoy algo ajetreado te lo recompensare, te veo luego princesa Te amo me saludas a Nast, besos.

-También te amo, cuídate mucho nos vemos en dos días.

Finalizo la llamada, en cierta parte se sentía sola, Sash era buen muchacho, pero le faltaba cierta emoción, quería que se preocupara más por ella, entendía que era un chico ocupado, pero ella también necesitaba su tiempo; finalizó su tarea y se disponía a dormir, recordó el suceso de hoy sin duda, aquella chica era muy hermosa, pero pensaba que tenía un carácter demasiado desagradable, se quedó dormida sumergida en sus opiniones, con el recuerdo de dos ojos azules.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR// Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Jue 25 May 2017 17:32

CAPITULO 2: COINCIDENCIA NÚMERICA

-¡Lena! ¡Lena! Despierta- Dijo Inessa al mismo tiempo que movía a su hija.

-Mphh ¿Qué pasa mamá? Es temprano todavía déjame ver el reloj, ¡Qué! 6:50, no no no es muy tarde, mamá por que no estas más atenta, cierra la puerta debo de cambiarme rápido.

-Si está bien, ah por cierto Nastya está aquí en la sala apresúrate, te está esperando.

Lena se apresuró cambiándose no supo como pero estuvo lista en 5 minutos, bajo rápidamente saludando a su amiga y dirigiéndose a la salida, prácticamente llegaron corriendo a la escuela.
-Diablos Lena, espero el profesor nos deje pasar ¿Y si no quiere?- Dijo Nastya muy preocupada.

-Vaya ustedes también llegaron tarde supongo que tenemos el sueño pesado- Dijo Andrew sonriéndole a Nastya.

De repente se abrió la puerta del aula.
-Alumnos por favor todavía que llegan tarde tienen el descaro de platicar, voy a ser gentil con ustedes, pueden pasar si hicieron los deberes- Dijo el profesor Shapovalov.

-Gracias de verdad profesor no volverá a suceder- Respondió Lena ya mas tranquila, se dio cuenta que entro ella sola, al parecer Andrew y Nastya no habían hecho la tarea.

El profesor cerró la puerta dejando a Andrew y Nastya solos afuera, tendrían mucho tiempo para conversar.
-Bien, no sé si recuerden muchachos pero mañana iremos a sus primeras prácticas, se les asignara a su prospecto de paciente, y deberán hacer un informe, cada avance que tengan y más les vale aprender a tratar con ellos, sino no servirán para esta profesión y no intenten de inventar cosas en su informe, que me daré cuenta si están mintiendo, mañana a última hora asistiremos a la Universidad Estatal de Lomonosov, allí se reunirán con su paciente, claro que ustedes pondrán a su disposición el horario que deseen ocupar, recuerden vale el 90% de su calificación.

-Oh si veremos chicas muy guapas allí, además la mayoría de gente que asiste allí son de muy buenas familias- Dijeron varios muchachos del fondo.

Acabando la hora, se retiró el profesor; Nastya y Andrew regresaron a tomar su lugar.
-Lena, ¿De qué nos perdimos?-Pregunto Andrew.

-Lo de las prácticas mañana será el día que nos asignen a nuestro paciente en Lomonosov- Respondió Lena.

-Wow Lomonosov allí hay demasiados chicos adinerados y muy guapos, no puedo esperar a ver con quien estaré compartiendo mi valioso tiempo, quizá con el hijo de un empresario- Dijo una emocionada Nastya.

-Ah vaya ósea, piensas que aquí no hay muchachos guapos- Dijo Andrew algo indignado.

-No te molestes, vas a decir que tú no te estas fijando en las faldas de las muchachas.

-No Nastya no me ando concentrando en eso, y para que estés convencida, mañana terminando con este ajetreado asunto, te invito a salir ¿Qué dices?

-Supongo que aceptare, ¿Lena vas?

-No Nastya, gracias pero no quiero hacer mal tercio- Dijo guiñando el ojo

-Que se me hace Lena que no aceptas la invitación de Nastya porque seguramente también quieres encontrar un muchacho de Lomonosov- Dijo Andrew con una cara graciosa.

-No Andrew no es eso, mi novio pasará por mi mañana- Dijo Lena con tono orgulloso

-Vaya Nastya, Lena te lleva ventaja, no te preocupes que aquí estoy yo por si no te quieres sentir sola.

-Ja, ja muy gracioso Andy, supongo que así quedamos tu y yo al bar y Lenita con su amorcito.

Llegó la hora del receso, Nastya y Lena pasaron a la cafetería a ver que había para desayunar.
-Lenita creo que traigo loquito a Andrew, que emoción mañana saldré con él, no me arrepiento de no haber hecho mi tarea.

-Oye deberías preocuparte esto es la Universidad.

-Sí claro, y ¿A qué se debió que hayas despertado tan tarde? Me sorprende de ti que eres muy responsable.

-Bueno ayer estaba muy molesta, por aquel incidente por suerte le marque a Sash y él me tranquilizó.

-Wow, le comentaste de aquel incidente, quien lo diría.

-No, no le dije nada, no lo quiero preocupar, hablándole de la gente estúpida.

-Tranquilízate amiga, no seas tan dura, ya paso, lo importante es que no te volverás a topar con aquella chica.
-Es lo único que me consuela, bien a comer que siento que siento que el receso se pasa tan rápido.

Regresaron al aula, y se acomodaron en sus asientos, Lena observó que Nastya estaba conversando con Andrew a lo cual ella mejor se dedicó a adelantarse con las tareas escritas ya que quería tener tiempo libre mañana con Sash no quería tener pendientes.
-Creo que eres demasiado responsable chica- La interrumpió una voz de uno de sus compañeros.

-Bueno es que quiero tener el día libre mañana- Se limitó a decir Lena.

-Ya veo, estás muy concentrada, me presento mi nombre es Markov.

-Soy Lena.

-Lo sé acabas de escribirlo en tu libreta en el área de la fecha.

-Vaya que observador eres.

-¿No tienes curiosidad del día de mañana, cómo piensas que será tu paciente?

-Con que no sea uno muy problemático, aunque la mayoría en esa escuela son hijos de millonarios, supongo que hay gente educada.

-Quizás Lena, quizás, bueno que puedo decirte, de hecho tengo amigos de la Universidad de Lomonosov.

-¿Y cómo son?

-La verdad, son todo lo contrario a lo que tu quisieras que fueran, no los juzgo, todos tenemos diferentes personalidades, pero no quiere decir que uno no puedo contar con ellos, hay que ver el lado bueno de las personas ¿No crees?

-Supongo que sí, no soy mucho de hacer amigos ¿Sabes? Pero bueno, tengo a Nastya a mi lado.

-¿Lo ves? Tu amiga es lo contrario a ti, pero no por eso significa que sea algo malo.

-No lo había visto desde esa perspectiva.

-Así es, te dejo Lena, me dio gusto conocerte espero nos llevemos bien juntos estos 4 años, prosigue con tu tarea.

-Igualmente Markov- Finalizó Lena la conversación con una amable sonrisa.

A la hora de la salida, ambas chicas iban rumbo a su casa, cuando de repente el celular de Lena comenzó a sonar.
-¿Diga?

-Lena, soy yo- Dijo Sergey Katin del otro lado de la línea.

-Papá, hola ¿Necesitas algo?

-Sí, mira olvide unos documentos muy importantes, y como a estas horas sales de la Universidad, me preguntaba si me hacías el favor de llevármelos a la empresa, ya sabes dile a la secretaria que eres mi hija para que te deje pasar, te lo agradezco mucho.

-De acuerdo papá, iré pronto- Dijo cortando la llamada.

-Nastya, voy a adelantarme, es que son asuntos del trabajo de mi papá, tu sabes cuestiones de negocios.

-Descuida Lenita, apresúrate- Respondió Nastya mientras veía a Lena alejarse a gran velocidad.

Lena se apresuró, al llegar a la casa, saludó rápido a su madre, recogió aquellos documentos y después de una media hora en el transporte público llegó ingresando a la empresa donde trabajaba su padre.

-Buenas tardes señorita, soy Elena, la hija del Gerente Katin, me dijo que pasara a dejarle estos documentos- Mencionó Lena dirigiendo su mirada a aquel folder que ella había llevado.

-Si señorita pase a su oficina no hay problema- Respondió la secretaria.

Lena tocó la puerta de madera, esperando una autorización de que podía pasar.
-Pase adelante- Dijo Sergey.

-Hola papá, ves te traje lo que me pediste, espero no haberme tardado tanto, no tuve ni tiempo de quitarme el uniforme.

-No te preocupes Lena, y te agradezco de verdad, sé que estás muy atareada, es que te comento hija, al parecer mi jefe quiere tener un acuerdo con una empresa muy importante, algo así como volverse socios en el campo de los bienes raíces, estamos analizando la cantidad de porcentaje que recibirá su empresa y las ganancias que de igual manera tendremos nosotros.

-Ay papá sabes que no me relaciono mucho en el campo de los negocios, descuida volveré a casa a descansar, porque ya mañana comienzo con el asunto de las prácticas.

-De acuerdo hija, nuevamente gracias, necesitas relajarte también, disfruta tu juventud ahora que puedes, donde está tu novio cuando lo necesitas, deberías decirle que te saque a pasear más seguido.

-Papá, sabes que Sash también tiene mucha presión sobre sus hombros.

-Como sea, para mí nadie te merece, más le vale a ese chico que si te cuide, porque tú lo vales.

-Descuida papá, él me valora a su manera, cuídate te veo en la casa.

Al volver a la casa, Lena se dispuso a continuar con toda su tarea; tenía que estar al 100% mañana, necesitaba estarlo, trabajar e interactuar con gente que no conoce, no se le daba muy bien, ella era tan tranquila pero demasiado introvertida y no entraba en confianza rápidamente.
Al día siguiente, afortunadamente Nastya y Lena, consiguieron llegar temprano al salón de clases.

-Buen día Lena- Saludó Markov desde su asiento.

-Hola Mark ¿Qué tal?

-Veo que al fin tú y tu amiga lograron llegar temprano

-Basta no te burles, sabes que soy responsable- Mencionó Lena con aires de grandeza.

-No lo dudo, recuerda hoy quedarte a la hora de la salida iremos a Lomonosov.

-Eso no creo que nadie lo olvide.

La clase transcurrió, salieron los muchachos a la hora del almuerzo, y por fin llegó la hora de la salida, todos los alumnos de la clase del Profesor Shapovalov subieron al autobús escolar rumbo a la otra Universidad; al bajar el Profesor los dirigió al pasillo extenso de las aulas, y dio las indicaciones.
-Bien muchachos ya hable con la maestra encargada; aquí en esta caja de cartón hay 40 papeles, dentro del salón de la maestra hay otra caja con otros 40 papeles, se van a rifar y en unos 2 minutos se abrirá la puerta del salón y buscarán a su “paciente” dependiendo el número que les toque, con ese se juntarán.

Los alumnos sacaron un papel con dicho número escrito.
-Lena, Lena me tocó el número 22 ¿Y a ti?- Preguntó Nastya.

-El número 30- Respondió la pelirroja.

De repente la puerta se abrió Lena y sus 39 compañeros entraron, de verdad que era todo un desastre 80 alumnos en una sola aula, gritando y preguntando qué persona era paciente de cual; Lena no podía quedarse atrás así que comenzó a preguntar por el número 30.
-¡Número 30! ¡Número 30! ¿Quién es?- Decía la pelirroja gritando en voz alta.

De repente sintió unas manos que la volteaban, y escuchó una voz que se le hacía conocida.
-Vaya, vaya, parece que seremos compañeras niñita- Dijo una pelinegra con una risa tan burlesca, sosteniendo un papel con el mismo número de la pelirroja

Lena, se había quedado petrificada, no podía creer lo que estaba pasando, ni con quien tenía que compartir todo el semestre.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR// Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Vie 26 May 2017 01:20

CAPITULO 3: ENTRE LA ESPADA Y LA PARED

La pelirroja se fue al baño de la escuela corriendo dejando allí a la pelinegra con esa sonrisa de satisfacción; y se miró al espejo.
-No puede ser, no puede ser- Dijo Lena susurrándose a sí misma.

De repente, vio Nastya que entraba a los sanitarios.
-Lena ¿Qué pasó? Vi que saliste despavorida- Dijo una preocupada Nastya.

-Es por mi paciente.

-¿Tan feo es qué te asustó?

-Es la que trató de atropellarme aquella vez

-¡No lo puedo creer! Lena por lo que más quieras no se te ocurra ofenderla, por favor.

-¿Y por qué no debería? Estoy en mi derecho.

-Bueno cuando te fuiste, el Profesor dijo que si había una queja por parte del paciente, iba a bajar puntos a la calificación y conociendo lo dedicada que eres, no creo que convenga reclamarle nada a esa chica, trata de ser fuerte por favor.

Lena y Nastya salieron del baño, Lena se dirigió de vuelta al salón de clases, cuando repente su “paciente” le habló.
-Oye niñita, ¿Por qué me dejaste así de descuidada y sola? Que no sabes que de ahora en adelante, puedo acusarte por maltrato, es decir por abandono.

Lena de manera molesta tomó a Julia de la mano, caminando con pisadas fuertes, llevándola lejos donde nadie pudiera escucharla.

-Escucha, ahora que estamos en un ambiente tranquilo, podemos hablar ¿Cómo dices que te llamas?- Preguntó la pelirroja.

-¿Tan pronto te olvidaste de mí? Vaya, Me llamo Julia.

-¿Julia que?

-Vólkova.

-De acuerdo Julia, mira sabes que no me agradas y yo tampoco te agrado, las circunstancias en las que nos conocimos no fueron las indicadas, pero podemos llevar una actitud profesional en esta tarea, por nuestro bien académico y…

-Alto, alto disculpa que te interrumpa, pero no es mi culpa que no te sepas cruzar la calle, además dices que no te gustó como nos conocimos, no me hagas reír, si hubo un momento que no me quitaste la mirada de encima, quizá te sientes así de frustrada y enojada, porque nunca te voy a hacer caso- Dijo Yulia riéndose de manera burlesca.

-A ver Julia, a mí no me interesas en lo absoluto, puedo notar que tienes otros gustos respecto a las personas, déjame decirte que yo soy diferente a ti en eso, para tu mala suerte me gustan los chicos, y si me gustarán las chicas créeme que jamás consideraría estar contigo ni un momento, y si no te quite la mirada de encima era por la impresión de tu baja capacidad para manejar.

-Ah, recuerda niña, no puedes ofenderme más cuidado con lo que dices, ¿Por qué no eres más educada como tu otra amiga la pacifica?

-Se llama Nastya, no pacífica.

-Como sea, por cierto no me has dicho tu nombre.

-Soy Elena, Elena Katina.

-¿No te puedo decir pecosa?

-No, yo tengo nombre aunque te tardes más.

-Que amargada.

-Ya deja de ofenderme.

-Cálmate cálmate, mejor regresamos con los demás, no quiero que piensen que me gustan las chicas pelirrojas y amargadas.

-No te preocupes, no compartimos el mismo gusto.

Lena y Julia regresaron con los demás y el Profesor dio nuevas indicaciones.
-Bien muchachos, ya todos tienen a sus parejas, ahora las practicas comienzan la siguiente semana, por lo mientras queden de acuerdo en sus horarios que ustedes gusten verse, mínimo 3 días a la semana, nada de ofenderse por favor, den una buena imagen de profesionalismo; esto será por 6 meses y si no les gusta considérense reprobados, sin más pueden retirarse a sus casas.

Nastya se dirigió con Lena.
-Oye Lena, me tengo que ir, recuerda Andrew me invitó a salir después de este asunto, supongo que me voy y ánimo, sé que puedes con tu paciente y no te desesperes por favor, aprovecha que hoy verás a tu amorcito, te veo mañana entonces, cuídate.

-Hasta luego Nastya- Se despidió Lena, y fue con Julia a organizar un horario para poder atenderla.

-Muy bien Julia, ahora vamos chequemos cuando serán los días que nos veremos y donde.

-Oye, es que déjame ir por mis cosas al casillero, si gustas nos vemos en 5 minutos en las bancas de afuera.

-Es que yo tengo algo de prisa Julia, por favor apresúrate.

-No me apures, tú no me das órdenes- Dijo una Julia enfurecida.

Lena solo se limitó a esperarla afuera, después de todo lo que menos quería eran problemas, se daba cuenta de que lidiar con Julia no sería fácil pero era algo que debía hacer para darse cuenta que la psicología si era su vocación de repente alguien la sacó de sus pensamientos.
-Hey Lena ¿Cómo te fue? ¿Lograste conseguir a tu paciente ideal?- Preguntó Markov sentándose a un lado de Lena.

-Ay Markov, creo que me tocó con la peor persona.

-¿A qué te refieres?

-Es que esa Julia Vólkova, es una arrogante, insolente, cree que es perfecta por Dios, hasta cree que estoy tras de ella.

Markov se echó una carcajada que no pudo contener, se levantó de la banca quedando de pie y observando a Lena con una expresión graciosa.
-¿De qué te ríes Markov? No es gracioso, es que si la conocieras, es tan insoportable.

-Oye calma, no juzgues si no conoces.

-Es que precisamente, porque la conozco, se cree la gran cosa, no es más que una persona común y corriente, como todos los demás.

-Oye Lena guarda silencio por favor- Le dijo Markov poniéndose su dedo índice en los labios.

-¡Por qué debería! Markov es que no comprendes esa Julia Vólkova es una insolente, grosera y tiene una pésima personalidad, de seguro nadie la aguanta, hasta siento que la detesto y…

-Oye Elena si vas a hablar mal de la gente, no lo hagas a espaldas- Dijo una voz detrás de ella.

Lena se quedó perpleja, ahora comprendía porque Markov le hacía señas que se callará, Julia había escuchado todas las maldiciones que le había lanzado.
-Ah y hola Markov, esperaba ya verte aquí- Dijo Julia abrazando a aquel muchacho.

Lena, ahora entendía Markov y Julia eran amigos cercanos.
-Ya ves Vólkova, estoy en todos lados oye ya vi quien es tu psicóloga- Le dijo Markov.

-Sí una persona muy habladora, bueno me voy no vaya ser que le afecte mi presencia, nos vemos pronto Markov.

-Hasta luego Julia- Se despidió su amigo de ella.

Lena, solo estaba apenada, quizá si se había propasado con sus palabras.

-Oye Lena, no es que sea muy metido, pero deberías seguirla, pídele disculpas, porque si no te guardará un rencor inimaginable.

-¿Tengo qué?

-Independientemente de que sea su amigo, no deberías ser tan dura con ella, y no nos conviene en cuestión académica, ve anda.

Por algún motivo, Lena sintió esa necesidad de seguirla, vio a Julia recargada en un árbol y fumando, se acercó a ella, pero antes de que pudiera decir una palabra Julia se adelantó.
-Lárgate Elena.

Lena sintió un terrible remordimiento, cuando la pelinegra se lo proponía sus palabras podrían ser muy hirientes, además la mirada que la dirigió, simplemente era demasiado para ella.
-Escucha Julia, yo lo siento de verdad.

-No, no lo sientes, en realidad dijiste lo que realmente piensas, si tanto odio me tienes, deberías largarte con otra persona, no estoy para escuchar como hablas a mis espaldas.

-Acepto que me pasé, pero por favor Julia, tu actitud es muy…

-¿Inmadura, arrogante, soberbia?- Interrumpió. –Si de verdad te crees la gran cosa como psicóloga debes saber que hay peores personas a como soy yo, además no conoces como soy realmente, no te gustaría conocer ese lado, pero parece que me estas orillando a eso.

-Julia por favor perdóname, no debí de haber hablado así de ti, pero no me dejes sola en esto.

-Sabes pecosa es gracioso, ver como ahora eres tú la que te humillas, de acuerdo te perdono, pero tengo condiciones con respecto a mi persona y te las digo ahora para que te vayas acostumbrando a mi manera de ser.

-¿De qué condiciones hablas?

-Cuando nos veamos para que hagas tu aburrido informe sobre mí, iremos a donde yo quiera y a la hora que quiera.

-Pero y si tengo cosas que hacer, y si estoy ocupada.

-Ah, estás muy ocupada para atenderme, sería una lástima que tuvieras que inventar cosas falsas en tu informe, pero sabes que me daría más lástima que alguien se acuse con tu profesor de que no haces bien tu trabajo.

Julia se acercó su cara demasiado a la de Lena, esos ojos Verdi-grises hacia ella, denotaban miedo y molestia a la vez, tenía a la pelirroja donde quería, le gustaba impartir temor hacia las personas, dejarlas entre la espada y la pared, se acercó más a Lena y al verla tan estática, le recordó a cuando la conoció por primera vez, algo era seguro y siempre podía tensarla, no se movía y no decía nada solamente la seguía con la mirada se acercó y le susurró para sacarla de su trance.
-¿Entonces qué pecosita aceptas?

Lena sobresalto un poco, no quería demostrar debilidad hacia Julia, pero cuando se lo proponía podía intimidarla, debía ser fuerte, y se incorporó para responderle.
-Está bien Yulia, lo hago sólo por salir bien a la escuela, pero ¿Te parece si yo también pongo una condición?

Yulia se separó de ella y le contestó
-Tu a mí no me das órdenes y no, no me puedes condicionar, pero dime que querías me da curiosidad.

-Que no fumes.

-Yo hago lo que se me antoje, mejor dime que quieres que te comparta de mi cigarro.

-Bueno tienes razón, no es problema mío si te quieres matar, sólo no lo hagas en mi presencia; es sumamente molesto.

-Si eso es todo, supongo que ya me voy, am deberías darme tu número por si se me antoja hablar contigo sombre mis “problemas”.

-Julia mejor haz un horario y…

-No Elena, estás bajo mis términos, te llamaré cuando quiera y a esa hora vendrás, o si no vete despidiéndote de salir excelente en la escuela.

Lena le dio su número a Julia, pero la pelinegra no deseó compartirle el suyo.
-Sabes también podría acusarte con tu profesora, de que me estas amenazando.

-Ay Elena, eres tan graciosa, tengo a la profesora bajo mis órdenes, no hará nada por ti, después de todo ser la hija de grandes empresarios tiene sus beneficios, acéptalo, estás acorralada.

-Que injusto que seas así.

-La vida no es justa acostúmbrate niña, si eso es todo nos vemos luego, te dejo tengo que ir a una fiesta importante, te llevaría pero odias a la gente como yo.

-Hasta luego Julia.

La pelinegra se retiró, aceptaba que estaba molesta con Lena.
-Esa Elena que se cree que es para hablar así de mí, al menos la puse en su lugar, es una chica demasiado habladora, pero demasiado atractiva al mismo tiempo, dice que no tiene los mismos gustos que yo, pero yo soy Julia Vólkova todas tarde o temprano caen ante mí, y si no la voy a usar como mi entretenimiento, al menos me servirá para hacer lo que quiera a la hora que yo quiera, tratare de molestarla tanto para que hable con provecho, ahora conocerás mi lado malo chica pecosa, tú te lo buscaste. – Dijo Yulia para sí misma, sólo tenía el propósito de hacerle la vida imposible a Lena.

En ese momento Julia vio a Lena alejándose al parecer estaba esperando a alguien, ya estaba cansada pero le daba curiosidad saber; pasó un joven muchacho con un carro rojo y observó que la pelirroja se subió y lo recibió con un beso en los labios; para después perderse en la carretera.

-Que tierno Elena, tan matadita y con novio, así que por eso tenías prisa de irte, sería un completo desastre si no pudieras verlo, por el simple hecho de que no me place verte feliz, serán unos divertidos seis meses- Pensó Julia para sí misma, subiéndose a su deportivo con una sonrisa maligna en su rostro.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR// Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Sab 27 May 2017 01:52

Bien ya he subido los caps que estaban en proceso es decir que tanto en esta pagina como en la otra subire los capitulos el mismo dia de tal manera que ambos vayan sincronizados pese a ser la misma historia; seguiré escribiendo no se cuanto me tarde en subir un nuevo cap pero en menos de una semana si es seguro

CAPITULO 4: DIFERENTES NOCHES, PENSAMIENTOS COMPARTIDOS

Sash había pasado en carro por Lena, algo que admiraba ella de su novio, era que siempre se preocupaba por ella y le agradaba el hecho de saber que ella tenía la dicha de poder ser la persona con la que Sash compartía sus los logros.

-Te extrañé mucho cielo.

-Yo también princesa, sabes que no puedo vivir sin ti.

-Y… ¿A dónde me llevará joven?

-Vayamos a un restaurante italiano que conozco por aquí, es nuevo, me encantaría poder llevarte, claro si la bella dama acepta.

-Por supuesto.

Sash estacionó el auto, abrió la puerta y aprovechando abrió la puerta de Lena, le ofreció su brazo y caminaron juntos a aquel restaurante.
-Sash estoy muy contenta de que al fin podemos pasar tiempo de calidad juntos.

-Igual yo linda, mira sabes que nunca tenemos problemas entre los dos nos entendemos muy bien sabes.

-Sí aunque me gustaría que pudieras dedicarme más tiempo.

-Lena, sabes que estoy a punto de terminar la carrera de administración, además últimamente tu tampoco me dedicas tanto tiempo que digamos, sólo veo que te preocupan tus libros de psicología y esas cosas relacionadas a la salud mental.

Sash observó cómo Lena bajó su mirada de manera que pareciera que estuviera decepcionada de ella misma y se arrepintió de haberse expresado de aquella manera.
-Princesa, discúlpame no es mi intención hacerte sentir mal, hablemos de otra cosa, cuéntame acerca de tus prácticas que tal estuvieron ¿Cómo es tu paciente?

-Tienes razón no quiero tener problemas y mucho menos contigo, mi paciente es una mujer.

-¿Una mujer, es decir que ya está muy grandecita?- Dijo Sash riéndose.

-¡Al contrario! Tiene casi mi edad, 18 años.

-Ah ya ¿Y es guapa? Aunque no creo que más guapa que tú.

-Ni te molestes en tratar de “conquistarla”- Dijo Lena haciendo énfasis en aquella palabra –Tiene otros gustos.

-¿Le gustan las chicas? Bah esa clase de mujeres generalmente visten como hombres, ni se notan que sean muchachas.

-Ella no es así, digamos que tiene lo suyo, no necesariamente se viste de hombre, no tengas estereotipos por las personas.

Por un momento en la mente de la pelirroja, recordó el momento en que Julia había acortado la distancia entre ellas, logrando detallar más a fondo su rostro, era muy hermosa a pesar de su serio semblante, que lástima que su actitud no sea igual; sin darse cuenta cierta parte de sangre había ya recorrido sus pecosas mejillas.
-A ver Lena, con esto que me acabas de comentar, parece como si te hubiera llamado la atención.

-Sash por Dios, como piensas así de mí, me conoces.

-Sí, bueno tú solo mantente profesional y sobre todo, no des tu brazo a torcer, por nada del mundo se te ocurra dejarte manipular por tu paciente, tú llevas las riendas en el asunto, recuérdalo.

-Demasiado tarde- Pensó Lena para sí misma.

-Sabes Lena he pensado que no sólo es tu culpa que no nos veamos, yo también he estado muy ocupado… Ya sé te propongo esto ¿Qué te parece si te marco en estos días para salir aunque sea dos veces por semana?

-Me parece perfecto- Dijo Lena expresando mucha felicidad; ya que estos últimos meses de relación con Sash sólo llegaban a verse dos veces al mes porque él siempre estaba ocupado con asuntos de su carrera, ya no quería seguir distanciándose de él, quería que cumpliera con esa propuesta que le ofrecía.

Terminando de ordenar y comer; Sash se le ocurrió llevar a Lena a una parte alta de la ciudad, él sabía que a su novia le encantaba apreciar la maravillosa vista del atardecer; dentro del coche Sash la tomó de la mano.
-Sabes Lena, me agrada el hecho de compartir estos momentos juntos, no necesitamos ir a fiestas ni nada por el estilo para sentirme bien a tu lado.

-Lo mismo digo amor, tu presencia le da calma a mi vida.

-Gracias princesa a propósito quiero regalarte este collar de plata, lo vi en la tienda y pensé en ti- Dijo Sash sacando de una pequeña bolsa aquel collar con el símbolo que representa a la psicología (Ψ)

-Cielo, está precioso, muchas gracias, lo portaré con orgullo por ser un regalo especial de ti.

-Para mi chica ideal- Respondió Sash al mismo tiempo que besaba tiernamente a su novia.

Como ya estaba oscureciendo, Sash sabía que era momento de llevar a su novia de vuelta a casa, manejo en esa dirección, mientras que con la otra mano sostenía la mano de su amada. Y llegaron afuera de la casa de Lena.
-Te extrañaré mi amor- Le dijó Lena a su novio; en sus pensamientos siempre estaba la imagen de que sólo coincidiría con él pocas veces, pero tenía la esperanza de poder verlo más seguido.

-Ya mi cielo, te prometo que haré lo posible por vernos con mayor frecuencia, entra a tu casa no vaya a ser que te regañen tu padres.

-¿No quieres pasar a cenar aquí?

-Lo siento mi amor, pero tengo demasiado tarea en otra ocasión será.

Se despidieron en un beso largo, que para Lena se sintió tan corto, se dirigió al interior de su casa.
-Hey Lena, tardaste mucho, un momento ¿Y Sash?- Preguntó Inessa con curiosidad.

-Ya se fue mamá, fue muy amable a pasarme a dejar aquí.

-Le hubieras dicho aunque sea que se quedará a cenar.

-Dijo que no podía que tenía mucho que resolver con la carrera, tú sabes lo ocupado que está.

-Lo sé Lena, pero mínimo debería darse el tiempo para pasar buenos momentos contigo por cierto lindo collar hija.

-Gracias fue un regalo de él.

-Cree que con regalos puede convencerte, no Lena, deja que él ahora tenga iniciativa de verte.

-Claro mamá, subiré al cuarto, estoy algo cansada hoy fue un día largo.

-¿No te quieres quedar a cenar con tus padres?

-Ya cene mamá, gracias.

-No te desveles por favor.

La pelirroja lo primero que pudo hacer fue aventarse a su cama, de verdad que le habían sucedido muchas cosas, desde un lindo obsequio hasta una amenaza, ahora tenía que ver la forma de estar siempre disponible para Julia, mientras aún no llegara la siguiente semana de tortura, descansaría todo lo que pudiese, decidió tomar su celular y marcarle a Nastya, después de todo, no sabía cómo le había ido en su cita.
-Lenita hola ¿Qué pasa? Ya ni te marqué de lo ocupada que estaba, cuéntame ¿Esa Julia no fue grosera contigo?

-Ay Nast, me tiene atrapada.

-¿Qué quieres decir con eso? No me digas que te gusta Lena, porque no te conocía así, ¡Libérate de su encanto!

-¿De qué demonios hablas? Ya estás diciendo incoherencias al igual que Sash.

-Es broma Lena aunque tuvieras otros gustos seguirías siendo mi mejor amiga, es cierto, cuéntame ¿Cómo te fue con él? ¿Todo bien? Dime que ya te va a sacar a pasear más seguido por favor.

-Dice que hará lo posible, Nastya, ya lo conoces siempre está ocupado agradezco que se haya dado la libertad de poder verme.

-Tu sí que estás loca, no agradezcas, si eres su novia es su obligación el verte, Lena de verdad a veces como deseo que conozcas a alguien que de verdad se muera por verte y amarte, pero bueno es tu vida personal.

-Ya Nast, no pienses así de él, pero bueno yo te hablé para saber cómo te fue en tu cita.

-Muy lindo, Andrew es tan considerado y me agrada que sea tan divertido conmigo, creo que la próxima cita será muy pronto, pero no cederé tan fácil, es verdad no te pregunté sobre Julia ¿Por qué te sientes atrapada?

-Dice que me tengo que acatar a los días que ella quiera que la vea y hasta la hora, ella va a determinar todo, lo ves, será muy difícil convivir con una persona como ella.

-Ánimo Lena, es pura habladuría, no creo que te haga nada, a mí también me tocó con una paciente algo especial, no es mala persona, pero es algo presumida, tú me entiendes, como que todo está por debajo de ella, pero bueno por algo hay que “contribuir al desarrollo y mejora del paciente”

-Tú Nastya sonando responsable, lo que me faltaba.

-No te burles Lenita, te dejo entonces, es que estoy en el chat con Andrew y no es que sea más importante que tú, pero yo sí quiero que me saquen a pasear, chau, nos vemos mañana temprano.

Lena finalizó la llamada y se paró justo delante de la ventana, observaba el cielo estrellado, era hermoso sin duda alguna y por un momento ese azul de noche le recordó a un azul no muy agradable, cambiando por completo su expresión de calma a una de preocupación y molestia.
-Demonios Julia, no dejaré que me manipules espero llevar esto de la manera profesional más posible.

Mientras tanto esa misma noche pero en otro sitio.
-Vamos preciosa baila conmigo un rato más, la noche es joven- Dijo la pelinegra.

-Julia, no sé cómo lo haces pero siempre me convences de acuerdo, pero después de esto vamos a tu departamento a divertirnos. ¿Qué dices?- Preguntó seductoramente una muchacha de cabello castaño y ojos verdes.

-Mmm, ¿Qué te hace pensar que deseo pasar la noche contigo Klara?- Dijo Julia sosteniendo a aquella muchacha de la cintura.

-Vamos Julia, hay que divertirnos, ya no tendremos tanto tiempo para salir ¿No ves que ya vinieron los “psicólogos” para utilizarnos con sus prácticas? Que ridículo, no es como si estuviéramos enfermos, a lo que voy es que hay que entretenernos juntas estos últimos días que se puede.

-Bueno yo no tengo ese problema con el tiempo, digamos que ya impuse mis reglas Klarita.

-Típico de ti Julia, por eso me encantas- Dijo Klara posando sus labios sobre los de la pelinegra.

-Lo sé, pobre chiquilla me da lástima el hecho de que ahora tenga que soportarme.

-Yo te he soportado Julia y no me quejo.

-Tú y yo no somos nada y lo sabes.

-Sí y estoy de acuerdo, pero no digas que no somos nada, recuerda somos compañeras, vamos en el mismo salón, aunque luego tú no te quedes a clases; bueno entonces ¿Vamos a tu departamento o no?

-Hoy no Klara, mañana tengo asuntos pendientes con mi familia y me gustaría llegar temprano con ellos, iré a la azotea un momento, hace demasiado calor aquí.

-De acuerdo, yo iré por unos tragos, luego te alcanzo- Se despidió Klara lanzando un beso al aire.

En la parte alta del club nocturno, el ruido no pasaba a través de las paredes, sin duda a Yulia le agradaba sentirse tranquila, sacó un cigarro y lo encendió, veía el cielo estrellado, como brillaba y se dibujó una sonrisa en su rostro.
-Sin duda alguna, será divertido manipularte Elena, no puedo creerlo, pero ya deseo que sea lunes, haré que hables con provecho por tus malos comentarios hacia mí- Dijo para sí misma.

De repente observó el cigarro en su mano derecha y recordó las palabras de la pelirroja, lo apagó aun cuando estaba casi completo.
-Seguiré tu inteligente consejo Elena, debo mantenerme viva más años, para así fastidiarte más, no es como si tus recomendaciones me importarán.

Decidió salir del club nocturno para dirigirse a su departamento a descansar, tenía ciertos asuntos que atender, no le importó no haberse despedido de Klara, de todas maneras para ella no tenía relevancia; al cruzar la puerta de su pequeño hogar su celular comenzó a sonar.
-Diga.

-Julia, para recordarte que mañana necesitamos que asistas a la empresa para que pongas tu firma y se cierren algunos contratos, se puntual por favor, tu padre y yo esperamos que vayas.

-Si mamá, ahora si no es mucha molestia déjame dormir estoy agotada.

-Por favor Julia, sólo queremos que madures, el negocios de nuestros bancos pasará a ser tuyo algún día.

-Pero ese día no es hoy, ahora si no es mucho pedir me voy, salúdame a papá, los veo después adiós- Colgó.

El fin de semana había transcurrido, todos los alumnos asistieron a sus respectivas clases; Lena y Nastya acababan de salir de su última hora, cuando de repente el celular de Lena comenzó a sonar, marcaba un número desconocido.
-¿Quién habla?

-Apresúrate a llegar, te espero en el parque Elena, lleva lo que tengas que llevar.

-Julia ¿Este es tu número?

-Sí, ya guárdalo no me importa, apúrate si no me largo, tengo cosas que hacer- Colgó Julia del otro lado de la línea.

-¿Quién era Lena?- Preguntó Nastya.

-Era Julia, te dejo hoy empiezo con lo del informe.

-Te ves algo apurada, bueno no te quito el tiempo, recuerda mantente firme- Se despidió Nastya.

Lena tomó un taxi y al llegar a su destino vio a la pelinegra con su uniforme recargada sobre uno de los postes de la entrada, apenas comenzaba aquella experiencia que no sabían ambas que podría llegar a marcar su vida de manera profunda.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR// Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Mar 30 May 2017 22:52

CAPITULO 5: CONOCIÉNDONOS

Lena había llegado a su destino, donde la pelinegra la esperaba recargada en un poste de la entrada
-Te tardaste- Dijo Julia secamente.

-Oye, de verdad me apresuré para poder…

-¿Verme?- Le interrumpió Julia acorralando a Lena.

-Sí, necesito ese hacer ese informe, aunque no te agrade del todo- Dijo Lena y se incorporó; siguió el consejo de Nastya, no dejaría que Julia se saliera con la suya.

-¿Ahora ya no te pongo nerviosa?

-No Julia, nunca me provocaste eso.

-Ni quisiera estar con una chica como tú, que importa vamos a una mesa para que puedas escribir.

Y así fue se dirigieron a una pequeña mesa de madera que estaba en el centro de una pequeña plaza, el lugar era muy tranquilo y estaba rodeado de árboles, pareciera como si ese pequeño lugar hubiera sido hecho exclusivamente para dos personas; entonces comenzaron con dicho informe.
-Muy bien Elena pregunta lo que quieras, pero no me preguntes cosas tan íntimas.

-Tranquila todo lleva un orden, a ver dime ¿Qué te gusta hacer cuando estás sola?- Decía Lena mientras sacaba un lápiz y con otra mano, acomodaba la libreta en la mesa.

-Voy a fiestas.

-¿Y qué haces en esas fiestas?

-Bebo y conozco chicos o chicas para pasarla bien.

-Espera un momento ¿Te gustan los chicos?

-No seas tonta Elena, por supuesto que sí, me gustan los dos, a lo mejor el amor de mi vida es una mujer y yo sólo me concentro en hombres, no me arriesgaré.

-¿Cuándo estás en compañía con una persona tu eres la que propones iniciativas en las acciones?

-Sí ¿Quieres un ejemplo? Tú te estas acatando a mis órdenes.

-Julia, por favor trata de contestarme de la manera madura más posible.

-Yo sólo estoy siendo sincera, oye Elena, tus preguntas me aburren son muy básicas, pregunta algo que de verdad tú quieras saber, no importa si es muy íntima la pregunta, la contestaré.

Lena se había quedado perpleja, debía aprovechar esta oportunidad de que Julia se soltará y cooperara.
-¿Te han roto el corazón Julia?

Julia se había quedado sorprendida ante tal pregunta pero era una chica de palabra y tenía que cumplir con responder.
-Sí, fue un chico que conocí hace 3 años, pero sólo me quiso para un acostón y me ilusionó, jamás me tomó en serio, quizá actualmente yo sea igual pero no me gusta jugar a enamorar a las personas, siempre me doy cuenta cuando quieren estar conmigo o no, creo que el amor es algo muy puro que no sucede todos los días, pero cuando ese día llegue sé que podré desenvolverme con mi verdadera forma de ser sin temer a sufrir.

En ese momento Julia se dio cuenta que había hablado de más, por alguna razón se sintió liberada al confesar aquello que nadie sabía, la mirada de Lena que le entregaba era de comprensión y cierta ternura, no pudo dejar de mirarla, observaba esos ojos verdes, la veía de forma tierna, pero recordó cuando hablo a espaldas de ella y su semblante cambió de manera seria, puso sus manos por debajo de su mentón.
-¿Por qué me preguntaste eso Elena?

-Sólo me dio curiosidad, he leído que a veces el comportamiento de las personas cambia por una situación que les haya afectado y creo que es tu caso Julia.

-Como sea es algo que ya pasó, ya no me afecta.

-De acuerdo Julia ¿Puedo preguntar otra cosa personal?

-No, no puedes solo te di derecho a una pregunta.

-Bueno seguiremos con las preguntas aburridas para ti…

-Espera Elena, no crees que yo también tengo derecho a preguntarte algo muy personal.

-No, no lo tienes tú te ofreciste a que te preguntara Julia.

-¿O tienes miedo? ¿Qué tienes que esconder?- Trató de provocarla Julia.

-Nada, anda ya pregúntame lo que sea no me importa- Recalcó Lena tratando de sonar superior.

-¿Amas intensamente a tu noviecito?

-Espera Julia ¿Cómo sabes que tengo novio? No recuerdo habértelo comentado- Dijo Lena confundida.

-No lo hiciste, te vi con él en su auto, se notaba tu desesperación aquel día, has de estar así porque casi no lo ves- Respondió Julia dando en el clavo, notó como Lena ahora tenía una mirada triste y cabizbaja.

-Es un hombre ocupado, pero es bueno y sé que me ama.

-Mentira Elena, cuando alguien de verdad te ama no importa que tan ocupado este siempre se dará el tiempo para verte, para sentirse completo.

-Basta, no tolerare que des falsas opiniones Sash me ama y yo a él muy intensamente, somos muy felices, así que me alegraría el hecho de que no te entrometieras.

-Calma Elena, hasta su nombre me dijiste, te alteras demasiado, anda prosigue con tus preguntas aburridas.

Ambas chicas prosiguieron de acuerdo a la información que debía ser proporcionada; Lena le preguntaba cosas dentro de los estándares para evitar algún tipo de molesta reacción en la pelinegra, alrededor de una hora se hicieron 30 preguntas en las cuales Lena llenó alrededor de 6 hojas en su libreta.
-Oye Elena, ese cuaderno no te va a durar todo el año escolar si lo sigues llenando así.

-Para eso son los cuadernos para rayarlos.

-Qué horror, oye espera mira hacia allá- Dijo Julia señalando a un señor que vendía helados.

-¿Qué?

-Quiero un helado, pero diablos no me alcanza con lo que traigo.

-Es gracioso, hija de empresarios y no tienes ni para un helado- Decía Lena burlándose de la situación; se le hacía adorable el hecho de que Julia se desesperara tanto por conseguir aquel postre.

-Cállate Elena, te ordeno que me prestes unos tres rublos (moneda rusa).

-Ah y encima me ordenas, quédate con tu antojo- Respondió Lena desafiante dándose la vuelta, por primera vez tenía a Julia donde quería.

-Espera Elena- La agarró del brazo y la obligó a regresar a verla –Por favor, anda y te comparto.

La pelirroja notó como Julia le otorgaba una mirada de súplica, en verdad disfrutaba ver como ahora ella llevaba las riendas de la situación, no podía creer que dejaba su orgullo y todo por un simple helado, se compadeció sacó de su cartera los 3 rublos y se los entrego.
-Gracias por tu cooperación- Le dijo Julia que en ese instante le regaló un beso en la mejilla a la pelirroja.

Lena observó como Julia pedía con ansias su cono de chocolate y llevó su mano a la mejilla, se limitó a sonrojarse un poco y vio que Julia regresaba muy feliz de haber logrado su objetivo alimenticio.
-Oye Julia.

-Dime- Decía mientras lamía su helado.

-¿No me ibas a compartir?

-Ah, pero es de chocolate- Puso una mueca de molestia.

-Pero yo te di el dinero Julia, se justa.

-La vida no es justa, creí ya habértelo dicho, ves esto- Dijo Julia señalando el helado- Esto quiere decir que ya pagaste la ofensa que me hiciste de hablar a mis espaldas.

-¿Quieres decir que ya no estas molesta conmigo?

-Digamos que ya disminuyó el odio Elena.

-¿Dejarás de hacerme la vida imposible?

-No cuentes con eso Elena, solo te tratare un poco menos peor.

-Me conformo con eso.

De repente Julia revisó la hora en su celular, notaba que ya era muy tarde, tenía que dirigirse a la oficina para firmar los documentos que su madre le había proporcionado, sintió que el tiempo con Lena había transcurrido muy rápido.
-Elena, tengo que irme tengo cosas que hacer, nos vemos- Dijo Julia corriendo apresurada y haciendo señas de despedida con su mano derecha.

Lena se disponía a tomar un taxi que la llevará a su casa, pero estaba preocupada ya que estaba anocheciendo y sabía que a estas horas el transporte pasaba con poca frecuencia y si pasaba ya venía lleno. Mientras tanto 15 minutos después en la oficina llegó una Julia con paso apresurado abriendo la puerta que llevaba un letrero con la inscripción “Ejecutivo: Oleg Vólkov” abrió la puerta y observó que en la mesa había tres hombres de traje que se veían molestos debido a la impuntualidad de Julia; se sentó al lado de su madre.
-¿Qué horas son estas de llegar Julia?- Le susurró Larissa a su hija.

-Perdón, perdón estaba en lo de la práctica escolar mamá.

-Señorita Julia Vólkova, sé que no goza de una buena fama, pero le recomendaría que trate de ser más seria en asuntos relacionados a su futura empresa- Le dijo uno de los hombres de traje.

Julia estuvo a punto de contestarle, ella no toleraba sermones y menos de alguien que no conocía, pero la mirada de su padre del otro lado de la mesa le dio a entender que guardara silencio.
-Bien señor yo solo vine para proporcionar una firma ¿No es así?- Dijo Julia un poco fastidiada.

-En efecto, firme aquí en la parte inferior y en las posteriores hojas también por favor- Dijo el hombre señalando en las líneas de dichos contratos.

Una vez terminada la corta reunión, se retiraron los hombres de negocios y solo quedó la familia Vólkov dentro.
-Julia ¿Se puede saber la razón de tu impuntualidad?- Preguntó Oleg enojado.

-Papá ya le expliqué a mamá que estaba en aquella tarea de las prácticas.

-Sí, pero tengo entendido que solo ibas a estar poco tiempo, más te vale que no nos estés mintiendo como siempre, ya eres universitaria por Dios Julia, se mas responsable, que la empresa dentro de unos años pase a tu nombre no quiere decir que te comportes como se te pegue la gana.

-¡Ya basta papá! Conozco mis responsabilidades mientras ese día llega quiero salir lo más que pueda, me voy no tengo porque estar aguantando sermones, ya les explique a ambos, no estaba haciendo nada malo iré a mi departamento a descansar.

Julia salió muy molesta de la oficina y azotó la puerta con fuerza.
-Esta niña ¿Cuándo entenderá Larissa? ¿Cuándo?

-Calma Oleg, ya madurará tú más que nadie sabes que nuestra hija es muy inteligente tanto en su vida escolar como laboral, es sólo que no quiere lidiar con su adultez, pero no le queda de otra, una vez graduándose todas nuestras acciones serán heredadas para ella y deberá acatarse a ello.

-Tienes razón, ¿Le crees que realmente estuvo con lo de su tarea semestral?

-Un poco Oleg.

-¿De qué trata esa tarea?

-Ah tengo entendido que un estudiante de psicología debe hacer un informe sobre Julia.

-¡Ja! Vaya que sí, a nuestra hija le hace falta un buen psicólogo, aunque siendo objetivo lo más probable es que Julia se salga con la suya.

-Lo dices porque puede llegar a desesperar a la gente ¿No es así?

-Exacto por eso, bueno vayámonos a casa tengo mucha hambre, llegando le marcamos a nuestra hija para saber si llegó con bien.

Mientras tanto Julia se subió a su coche, iba muy molesta odiaba que sus padres no le creyeran cuando ella les decía la verdad, la pelinegra decidió que lo mejor era legar a su departamento allí tenía botellas de alcohol para desquitarse un buen rato; decidió manejar hacia una ruta más corta para ello debía pasar por el parque en el que había estado, pero no contaba que la pelirroja aún seguía allí en la entrada, y se orilló.
-Elena ¿Sigues aquí? Vete a tu casa ya está anocheciendo.

-No es que quiera estar aquí es sólo que no ha pasado ningún taxi vacío, oye tú tienes auto, aunque manejes muy locamente ¿Podrías llevarme a la estación de taxis para tomarlo vacío? Por favor si es por dinero te pago no hay problema.

Julia aprovechó para burlarse de su situación.
-Y… ¿Por qué no le has llamado a tu noviecito que te ayude?

-Creí que ya no íbamos a hablar de eso, sabes que Julia no importa me iré caminando.

Julia noto que Lena de verdad se había molestado y sintió cierta culpa, se bajó de su auto rápidamente y alcanzo a aquella chica dispuesta a caminar en las horas de la noche.
-Oye, espera Elena ya sube al auto, sólo te hice una pequeña broma, anda sube te dejare sentarte en el copiloto pero no permitiré que te arriesgues- Dijo Julia tomándola del brazo.

-¡Sueltame! Prefiero arriesgarme que a estarte aguantando todo el camino- Se zafó Lena con un movimiento.

Al ver eso Julia estuvo a punto de marcharse pero algo le decía que no podía dejar que Lena se arriesgará si ella despareciera, ahora como iba a terminar sus prácticas, era tan fácil que le asignaran otro estudiante psicólogo, pero no quería desaprovechar la oportunidad de que Lena se acataba en cierta parte a sus caprichos, sin duda nadie más lo haría.
-No te pregunté Elena- En ese momento Julia procedió a agarrarla por la fuerza, la tomó por la cintura de tal manera que pudiera alzarla y sin querer inhalo parte del perfume de Lena.- Hules tan delicioso- Pensó Julia en su cabeza, pero trato de que eso no la distrajera, cargó a la pelirroja y la aventó con poca delicadeza en el asiento del copiloto y le colocó seguro, rápidamente ella se subió para arrancar el auto.

-¡Qué diablos te pasa! No entendiste que no quería estar contigo- Replicó Lena.

-No, no lo entendí.

-Como sea llévame a una terminal de taxis.

-Nada de eso Elena, dime por donde queda tu casa.

-Está cruzando aquellos edificios- Decía al mismo tiempo que señalaba la dirección en la que se encontraba su casa.
Julia iba conduciendo con cuidado, no quería otro reclamo de la pelirroja por no saber manejar, volteó a verla y sin querer recordó su olor, sin duda alguna se le había hecho embriagante simplemente se le dibujó una sonrisa en sus labios y la pelirroja lo notó.

-¿De qué te ríes, tengo algo malo en la cara?

-Sí Elena todo en tu cara es malo- Le dijo Julia burlándose.

-Me hartas, estaciónate en aquella casa beige.

Julia se estacionó y notó que la casa era muy linda de dos pisos, después de todo la pelirroja no vivía tan mal; ambas bajaron del auto y Lena tocó el timbre de su casa y la puerta se abrió.
-Lena, gracias a Dios tardaste demasiado y contesta el celular por favor nos tenías preocupado a tu madre y a mí- dijo Sergey.

-Lo siento es que se me descargó pero Julia me hizo el favor de traerme hasta acá.

-Hola buenas noches señores- Dijo Julia de manera educada.

-Gracias por traer a mi hija tiene suerte de tenerte como amiga- Le respondió Sergey- Ya es algo tarde ¿Por qué no te quedas a cenar con nosotros?

-Gracias señores, pero no sé si a Elena le guste la idea.

-¿Cómo piensas eso Julia?- Le dijo Lena un poco molesta- Te están invitando mis papas no yo que conste.

-No seas maleducada Lena, todavía que Julia te ayudó, es lo mínimo con lo que puedes agradecerle- Regañó Inessa a Lena-¿Qué dices Julia te quedas?

-Con mucho gusto - Dijo Julia ingresando a la casa junto a Lena.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR// Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Vie 23 Jun 2017 18:29

CAPITULO 6: HACIÉNDOTE UN FAVOR

Julia aceptó a la invitación de los Señores Katin y entró a la casa.
-Toma asiento Julia, debes estar cansada- Dijo Inessa.

-Muchas gracias, por cierto no se han presentado conmigo.

-Ay es verdad que maleducados somos, mi nombre es Inessa Katin y él es mi marido Sergey.

-Descuiden sólo tenía curiosidad- Dijo Julia estrechando sus manos.

-Bueno la comida estará en unos 10 minutos aproximadamente para que no te aburras puedes subir a la habitación de Lena.

-Muchas gracias Señora Katin.

-Ah y un consejo.

-Dígame.

-Dile “Lena” de cariño a mi hija, es que si le dices Elena dice ella que parece que la estén regañando.

-No se preocupe señora, es que nunca se ha quejado, pero bueno lo haré, voy entonces allá arriba.

Julia subió por las escaleras y llegó a la habitación, abrió la puerta sin pensarlo, encontrándose a Lena con pocas prendas, llevaba una delgada camiseta blanca y un short de licra demasiado corto y pegado.
-¡Oye que no tienes modales!- Replicó Lena cubriéndose rápidamente y sonrojándose.

Julia rápidamente se volteó.
-No me reclames Lena, existe algo en las puertas llamado seguro.

-Eso no quita el hecho de que no tengas modales, ya puedes voltearte.

-Tengo que aceptar que tu cuerpo compensa tu mal carácter- Dijo Julia con una sonrisa.

-¿Me estas coqueteando?

-Para nada sólo fue un pequeño cumplido, que suerte tiene tu novio.

-¡Julia!

-Ya, ya cálmate Lena no le diré a nadie que te gustan los shorts de corazones- Decía Julia carcajeándose a mas no poder.

-Tonta y que sorpresa que me estés llamando Lena.

-Ah sí, es más corto y gasto menos saliva.

-¡Chicas! Ya está lista la cena- Gritó Inessa desde la sala.

-Adelántate Julia, haré una llamada rápida no tardo- Dijo Lena.

Julia bajó hacia el comedor y tomó asiento junto a los padres de Lena.
-Y cuéntanos Julia ¿Qué estudias? ¿Te dedicas algo?- Preguntó Sergey.

-Estoy en la carrera de finanzas, es que mis papás son empresarios y ya sabe usted algún día yo manejaré tal responsabilidad.

-Eso suena bien pero ¿Realmente es lo que te apasiona?

-Sí me gusta, no le voy a negar que dar órdenes es genial, pero mi pasión siempre ha sido la música toco el piano.

-Que coincidiencia- Dijo Inessa- Lenita también toca el piano, aunque eso sí la psicología le fascina.

-Y dime Julia ¿Cuál es el nombre de la empresa de la cual te harás cargo?

-Ah es la empresa Vólk…

-Hey no empiecen a cenar sin mí- Interrumpió Lena.

-Por cierto Julia ¿De dónde se conocen Lena y tú?- Preguntó Inessa curiosamente.

-Ella es mi paciente de las prácticas mamá- Dijo Lena rápidamente.

-Pero así no fue como…-Julia guardó silencio ya que Lena le había pisado el pie tan duro, que ni las palabras terminaron de salir.

-Oh ya veo, espero que te agraden las terapias de mi hija- Dijo Inessa.

-Veremos cómo se dan las cosas- Dijo Julia sorbiendo un trago de agua.

La cena había transcurrido muy tranquila, Lena se impresionaba del comportamiento de Julia, cuando le convenía pasaba de ser una niña fastidiosa a una muy madura, se levantó de su asiento y se disponía a marcharse despidiéndose primero de los Señores Katin, Lena decidió encaminarla hacia su carro.
-Vaya parece que a mis papás les agradaste- Dijo Lena.

-Ellos si son amables, no como tu pelirroja ¿Por qué no les dijiste como nos conocimos en verdad?

-Julia si les hubieras dicho la verdad, no saldrías viva de esta casa, créeme mis padres son muy sobreprotectores.

-Los míos también lo son, pero no me importa voy a donde quiero.

-Oye e… ¿Irás a tu casa? O seguramente a una fiesta.

-Creo que es muy mi problema donde vaya ¿No crees? ¿O es que acaso te preocupo?

Lena se había quedado callada, no podía permitirse el perder una discusión después de todo Julia tenía razón, no es como si le importará a donde fuera la pelinegra.
-Bueno Julia tú me ayudaste a volver a casa, sabiendo que podías irte y dejarme allí, O… ¿Es que acaso te preocupe?- Contestó Lena de manera triunfante sabía que había ganado esa discusión, no fue la dominada en esa situación.

-Yo lo hice porque no quiero salir baja en esta materia, sólo por eso, si no ¿Quién haría un informe sobre mí?- Trató de defenderse Julia.

-Ya veo, de acuerdo pienso de la misma manera.

-No creas que no noto esa sonrisa triunfal en tu rostro, tomaremos esto como un empate Katina, recuerda aún domino los horarios para vernos toma en cuenta eso.

-Estoy consciente de ello, te veo luego.

-Adiós- Se despidió Julia, al mismo tiempo que le besó la mejilla a Lena; tenía ganas de volver a sentir su aroma tan profundo, se subió al carro para llegar a su departamento.

Lena se sintió extraña, Julia no se había comportado tan mal con ella ni con sus padres, sonrío para sí misma tenía la esperanza de que Julia y ella se harían amigas en el futuro; mientras tanto Julia en la carretera iba conduciendo a alta velocidad cuando de repente una vibración no dejaba de molestarla, era su celular en la pantalla alcanzó a ver el nombre de “Oleg” y atendió la llamada.
-¿Qué pasa papá?

-Nada malo, quería estar seguro de que ya habías llegado a tu departamento sana y salva.

-Estoy yendo para allá, estoy conduciendo, llegaré en unos 10 minutos.

-¿Apenas vas para allá? Julia y ahora ¿A qué bar o antro fuiste a hacer desastres?

-Me invitaron a cenar los padres de una conocida.

-¿Una conocida u otra de tus conquistas?

-Es la psicóloga.

-Eso no responde a la pregunta.

-Es muy guapa lo acepto, pero tiene un carácter difícil, supongo que se quedará en término de conocida, además es niña buena, es más creo que conoces a su padre.

-¿Quién es su padre?

-Sergey Katin, me pareció ver su nombre en unos papeles de contrato.

-Vaya que extraño y te invito a quedarte a cenar, seguramente no sabe quién eres.

-No, no lo sabe para él sólo soy Julia, no le dije mi apellido, soy astuta lo sé.

-Sí claro, tan astuta que su hija es tu psicóloga y por ende ella sabe tu apellido y por lo tanto se le puede salir decírselo a sus padres y adiós cenitas familiares.

-Como sea no me importa que piense de mí ¿Tiene algún cargo importante?

-Es gerente de la empresa de bienes raíces Moscow Home.

-¿Y te llevas bien con él?

-Sólo negocios, nada de amistad, no hay tiempo de socializar Yulia, ni siquiera conozco a todos los de nuestra empresa.

-Cierto, te cuelgo ya estoy llegando.

-Con cuidado y trata de ser puntual en la escuela por favor.

-Saluda a mamá, chau.

Julia estacionó el carro, sacó sus llaves y entro a su pequeño hogar, pequeño pero suyo se aventó en el sofá muy agotada y volteó a ver a su pequeña mesa ahí estaban sus dos grandes amigas: La botella de tequila y la de vodka.
-Es verdad hoy iba a llegar a beber, supongo que lo pospondré para mañana y salgó con la acosadora de Klara, el sexo es indispensable y si ella se ofrece no me negaré.

Julia pensó que lo mejor era recostarse en su cama, en verdad sintió que su cuerpo lo necesitaba se quitó la camisa de su uniforme y sin querer lo olio, traía impregnada cierta esencia de una pelirroja.
-Ah Katina, de verdad que suerte tiene ese hombre con el que estás, ya empiezo a sentir envidia, al menos yo aún tengo control sobre ti- Decía Julia para sí misma bostezando, cerró sus ojos y durmió.

Era aproximadamente media noche, Lena estaba en la computadora escribiendo parte de la información que obtuvo con la primera encuesta que le realizó a Julia y recordó lo que le había contado acerca de su primer amor, pensó que eso era muy personal y decidió no incluirlo como parte de su informe; de repente se abrió una ventana de chat, Lena sonrío y comenzó a teclear.
-Hola mi amor.

-Hola Lenita preciosa ¿Qué tal tu día? Aprovecho ahorita que estás conectada, para hablar contigo.

-Eres un amor Sash, mi día más o menos, no encontraba taxi así que llegué algo tarde a mi casa.

-Amor me hubieras avisado y si me daba tiempo pasaba por ti, sirve y saludaba a mis suegritos.

-Tenía el celular descargado, la próxima vez tendré más cuidado para no preocuparte.

-Así se habla ¿Entonces te fuiste caminando?

Lena se detuvo un momento, sabía que no era buena idea decirle a tu novio que tu paciente bisexual te pasó a dejar en su carro a la fuerza y encima que cenó con tus padres, así que decidió usar una mentira piadosa.
-Am no, pasó un taxi de pura suerte y aproveché.

-Menos mal princesa, oye mañana saldré temprano a la 01:00 pm digo por si mi niña quiere que nos veamos.

-Excelente salimos a la misma hora, pasas entonces por mí, te estaré esperando en la entrada de mi escuela.

-Hecho, te dejo ya es algo tarde y no me quiero desvelar, sueña con los angelitos, Te amo.

Lena cerró la ventana del chat y siguió en el informe estaba feliz, al fin veía iniciativa en Sash para salir juntos con mayor frecuencia, arregló sus útiles y uniforme para el día de mañana, quería estar lista para mañana y se metió entre sus sabanas a descansar.
Al día siguiente, como de costumbre Nastya esperaba a Lena para irse juntas a la escuela y fueron hacia allá.
-Lenita, cuentáme ¿No tuviste problemas ayer con Julia?

-No tantos creo que ya se empieza a comportar un poco mejor.

-¿Te mantuviste firme?

-Sí ya me respeta un poco más creo… Hoy Sash pasará por mí.

-¿Ah? Pues que milagro de ese chico, de verdad que descuidada te tiene.

-No empieces Nast.

Ambas chicas platicaron de cosas triviales en el trayecto, para no aburrirse pero lo único que escuchaba Lena era acerca de Andrew al parecer su amiga si estaba yendo en serio con aquel muchacho, la clase transcurrió con mucha presión y demasiados trabajos y llegó la hora de almorzar; Nastya y Lena compraron algo y se sentaron debajo de un árbol a continuar su conversación en su descanso.
-Ay Lena, de verdad Andrew es tan genial ¿Sabías que también juega futbol?

-Nast, llevas hablándome de él todo este tiempo y sólo lo conoces de una semana.

-Es que hablamos muy seguido, oye ya que tu novio pasará por ti, quiero pensar que como siempre dejaste todos tus pendientes hechos.

-Así es.

-¿Y con Julia? ¿Ya tienen horarios fijos?

-Aún no, pero no pienso atenderla hoy, estaré en momentos de pareja.

-¿Osea cómo? ¿La ves cuando ella quiere?

-Cuando ambas podemos, ya te dije Nast no me dejare humillar no dominar ni nada por el estilo, si quiero voy si no, no voy, hoy me dedicaré a atender a Sash.

-Espero no se te complique, se me pasó preguntarte ¿Qué te paso anoche? Tus padres fueron con los míos porque no habías llegado a casa, estaban preocupados.

-No alcancé taxi vacío y Julia me llevó.

-Impresionante con eso de que te desagrada me sorprende que aceptarás irte con ella.

-Me obligó, pero bueno me ayudó a su manera por eso te digo quizá no es tan mala.

-O quizá le gustas.

Lena se atragantó con un pedazo de comida, al escuchar eso.

-Nast sabes que no me interesa si le gusto o no, ya me ha elogiado antes, pero siempre dice que no soy su tipo, que tengo mal carácter, etcétera.

-En eso no se equivoca.

-¡Nast!

-Es que tienes tu carácter explosivo acéptalo, pero así te quiero.

-Como sea hay que seguir comiendo que media hora de almuerzo se pasa volando.

Las chicas comieron lo más rápido que pudieron y volvieron a las clases, las tres horas pasaron muy rápido para Lena y al fin llegó lo que tanto ansiaba, la hora de salida se despidió de sus compañeros y de Nastya; Lena se colocó en la entrada de su escuela esperando a que Sash pasará era exactamente la 01:00 pm. Pasó media hora y Lena comenzaba a desesperarse de que su novio no llegaba, pero decidió esperarlo ya que tenía muchas ganas de verlo, paso el tiempo y al ver su celular la hora marcaba las 02:00 pm. Lena ya estaba dispuesta a irse cuando de repente a lo lejos distinguió el carro rojo de Sash, él había llegado.
-Lena sube, ya estoy aquí.

Lena se subió al carro y Sash la besó rápidamente pero notó que su novia no le correspondió con muchas ganas y arrancó el carro.
-Lena sé que me tardé discúlpame pero ya estoy aquí amor, ¿No valoras el hecho de que hago lo posible para verte?

-Pero es que siempre es así, ni por mí llegas temprano.

-Mi amor discúlpame lo importante es que estemos juntos, no te molestes no quiero que salgamos así por favor ¿Me perdonas?

-Está bien Sash yo tampoco quiero tener una discusión ni nada por el estilo ¿A dónde iremos?

-¿Conoces el pequeño bar a donde van todos los de tu escuela?

¿El Night Bar? Así que iremos a beber chico malo- Dijo Lena riendo pero vio que a Sash no le había causado gracia ese comentario.

-Sabes que no bebo, yo sí me cuido tampoco fumo, diablos ¿A qué me tomas?

-Sólo era un comentario, no creí que te ofendieras.

-Disculpa si te contesté así es que estoy muy estresado.

-Lo estás porque quieres, es tan fácil terminas tus pendientes a tiempo, lo que sucede es que no te organizas.

-Basta Lena no quiero discutir te decía en frente del Night Bar abrieron un restaurante de comida japonesa y pensé en llevarte ya que nunca hemos comido sushi.

-Está bien Sash lo siento si te incomodé.

-Claro que no princesa.

Sash aceleró la velocidad y estacionó el carro cerca de la entrada, ambos entraron al restaurante y pidieron su mesa al mismo tiempo que también pidieron su orden al mesero, una vez que este se retiró comenzaron a charlar.
-Y cuéntame linda ¿Estabas ansiosa por verme?

-Sí Sash eres parte de mi vida lo sabes y tú ¿No estabas emocionado?

-Obvio princesa sabes que…

De repente el celular de Sash comenzó a sonar al mismo tiempo el mesero ya había regresado con sus respectivos platos.
-¿Diga? Estoy comiendo pero no hay problema dígame, aja, aja, sí no habrá problema, no, no, no; lo escucho licenciado sí no estoy tan ocupado no se preocupe prosiga.

Lena se molestó por aquello que escucho ¿Acaso ella no era lo suficientemente importante para su novio para darle un espacio? Lena sólo se limitó a comer mientras su novio proseguía su llamada sin prestarle la menor atención a ella; no contaba con que alguien observaba aquella escena desde afuera del restaurante, quince minutos después el celular de Lena comenzó a sonar también y se sorprendió a ver el contacto de quien la estaba llamando y contestó.
-Quiero que vengas ahora mismo.

-Julia estoy ocupada hoy no, si gustas mañana te veo pero estoy muy ocupada ahora mismo.

-Ese no es mi problema no te estoy pidiendo permiso te veo en el centro de la Plaza Roja, te espero.

-¿Qué no entiendes? Estoy ocupada, no iré y punto.

-Bien vete despidiendo de tus lindas calificaciones te acusare de que no tienes tiempo para mí para tú paciente, total las llamadas se graban, tú decides.

Lena colgó la llamada rápidamente, no tenía otra opción no quería que la reprobaran, mientras tanto Sash todavía seguía en su llamada importante.
-Sash disculpa, tengo que irme me surgió un asunto relacionado con la escuela- Dijo Lena con voz suave para tratar de no interrumpir la llamada.

-Sí señor un momento por favor no me cuelgue espéreme- Dijo Sash cubriendo el micrófono del celular- Luego atiendes tu asunto estamos tú y yo anda quédate y termina de comer ese sushi.

-De verdad me urge.

-¿Quiere decir que te importa eso más que yo? Me decepcionas Lena.

La pelirroja se había molestado ante tal comentario no lo dudó y le contestó.
-Quédate con tu llamada que es más importante que yo- Contestó Lena mientras agarró sus cosas y salió a paso firme del restaurante.

Lena esperaba que Sash tratará de detenerla, más fue su sorpresa al notar que no hizo nada por ella, Sash siguió con su llamada, después de todo parece que la pelirroja no era más importante que los asuntos de su novio; de repente su celular volvió a sonar era Julia quien la llamaba.
-¿Qué quieres? Ya voy para allá.

-Qué bueno Lena tomaste la decisión correcta.

-Ya estarás contenta interrumpiendo siempre cuando estoy ocupada.

-Por supuesto que no pelirroja, al contrario, te acabo de hacer un favor.

-De que rayos hablas Julia ¡Definitivamente eres lo peor!- Dijo Lena a través de la llamada pero notó que la pelinegra le había colgado la llamada hace unos 30 segundos es decir que no la escuchó. Lena molesta negó con la cabeza y se dirigió al centro de la Plaza Roja preguntándose de que favor se refería Julia.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR// Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Sab 24 Jun 2017 22:47

CAPITULO 7: AMENAZA

La pelirroja alcanzó a distinguir una figura ya muy conocida, había mucha gente en el centro de la Plaza Roja, pero sin duda encontrar a Julia era tan fácil, la mirada azul que ella poseía era única.
-Hola Lena ¿Sigues molesta conmigo?

-¿Por qué siempre me estas fastidiando? ¡Te dije que estaba ocupada y no entendiste! ¡Me estoy comenzando a cansar de tus amenazas y tu baja capacidad de comprensión acerca del tiempo de las personas!- Gritó Lena llamando la atención de las personas cercanas.

-Ven hay un hotel cerca, iremos a comer y allí armas las escenitas que quieras.

-No traigo tanto dinero Julia ¿A qué hotel piensas ir?

-Al Hotel Starosadskiy

-¡Qué! Estás loca, es demasiado caro, no quiero imaginar lo igual de costoso que es su restaurante.

-Lena, no he dicho en ningún momento que vayas a pagar tú, sólo limítate a acompañarme, comes algo, haces tus aburridas preguntas de informe y te vas.

-Está bien, no tardaré.

Ambas chicas caminaron hasta llegar a la entrada de aquel hotel con cierto aspecto clásico pero muy elegante, pasaron por las puertas de cristal accediendo al lobby dirigiéndose al restaurante, y tomaron una mesa en una zona tranquila alejada de los demás huéspedes, se notaba no cualquiera podía ingresar a esa área y llegó el mesero.
-¿Qué tal Julia? ¿Ordenarás lo de siempre?- Dijo el mesero de manera amigable hacia la pelinegra.

-Sí, para mí una Solianka (Sopa típica de Rusia)- Respondió Julia- ¿Qué vas a pedir Lena?

-Yo ya comí, gracias.

-Ordena algo un postre lo que sea, sé que aun tienes espacio en tu estómago.

-De acuerdo, quiero una rebanada de pastel de chocolate.

-Enseguida vuelvo con su orden- Dijo el mesero alejándose a la cocina.

Lena comenzó a sacar una libreta para comenzar a anotar, Julia sólo la observaba así que decidió hablar.
-Lena.

-Dime.

-Primero hay que comer ¿Sí? No puedo pensar con mi panza vacía, terminando ahora si empiezas con lo tuyo.

-Bien.

-¿Pasa algo?

-No, sólo pensaba en cuantas veces has venido a este hotel, se nota que te conoce el personal.

-Bueno a veces mis padres hacen aquí sus conferencias y cuando me entra hambre vengo aquí y siempre me siento en esta mesa, de hecho nadie más se sienta aquí.

-No entiendo.

-Podría decirse que le compre esta mesa al restaurante, me gusta mucho no sé por qué, así que no dejo que nadie más se siente aquí, más que yo.

-Sabes que hay una probabilidad de que alguien más se siente aquí cuando tú no estas.

-No me importa, pero si estoy yo presente no quiero ver a nadie más aquí.

-Y la silla donde estoy ¿Siempre se sientan allí tus conquistas?

-Es curioso Lena, eres la primera chica que traigo aquí.

-Que honor.

-Ah ni te proyectes Lena sólo estás aquí por cuestión escolar.

-Bueno te recuerdo que tú me estas invitando, no es que haya querido venir.

¿Por qué siempre tratas de llevarme la contraria? Siento que lo haces a propósito.

-Es porque somos dos polos totalmente opuestos.

-Dicen que esos polos se atraen.

-Quizá pero tú y yo por lo visto somos un caso especial.

-Es verdad no me agradas ni como una amiga.

-Julia si me vas a estar ofendiendo, mejor me voy.

-Está bien ya, no diré nada, pasare al baño un momento.

Julia se levantó y fue en dirección a los sanitarios, entonces el mesero llegó con las órdenes de ambas, él pudo notar en la cara de Lena cierta molestia.
-Disculpe señorita, no es por ser entrometido pero veo que no le agrada la señorita Julia.

-Ella dice lo mismo de mí así que estamos a mano.

-Pues, yo noto lo contrario, al parecer le agrada mucho a la señorita, nunca antes ha venido con alguien aquí, creo que usted es la excepción.

-Sólo estamos aquí por asuntos escolares.

-Le daré un consejo, no se deje llevar por las palabras de la señorita ella suele ser así, pero créame cuando le digo que de verdad la estima aunque sea un poco pero la estima, me retiro ya viene de regreso su acompañante que disfruten su comida.

-Gracias.

Lena se quedó un momento meditando en aquel consejo ¿Sería verdad? ¿Julia la estimaba aunque sea un poco? De cualquier manera, pensó que lo mejor sería ver como se comportaba, después de todo ella iba a ser psicóloga y si algo era verdad es que los hechos valen más que las palabras.
-Ah veo que ya entablaste amistad con el mesero ¿Qué dijeron de mí? Seguramente hablando lo desagradable que soy.

-Al contrario, cree que eres amable.

- Que raro, bueno a comer.

Ambas chicas comían en silencio, no se dirigían ni una palabra Julia levantó su mirada encontrándose con los ojos Verdi-grises de Lena y vio que aquella mirada observaba su deliciosa sopa.
-Oye pelirroja, deja de ver mi comida, mejor di que se te antojó.

-Bueno es que me da curiosidad.

-¿Por qué nunca la has probado?

-No.

Julia se quedó sorprendida y sonrío, extendió su cuchara con una poca porción y la acercó a los labios de Lena.
-Pruébala.

-No, no, es tu sopa.

-Pruébala, abre tu boca- Dijo Julia ahora más seria.

Como era posible que Lena tuviera miedo ante esa mirada, abrió sus labios y saboreo aquel platillo desconocido para ella, de verdad le había parecido deliciosa.
-Está sabrosa- Dijo Lena con una sonrisa.

-Te dije.

-Te devolveré el favor, toma prueba un poco de mi pastel- Dijo Lena pasándole el plato a Julia.

-Oye Lena no es justo, yo te di de comer en la boca.

-Ya no eres bebé Julia puedes agarrar por ti misma los cubiertos.

-Vas a pagar la cuenta si no acatas mi petición.

Lena suspiró, de verdad que aquella pelinegra era terca prosiguió a tomar una pieza de chocolate con su tenedor y le dio de comer a Julia, nuevamente se salió con la suya.
-Está muy bueno ahora tengo sabor dulce cuando estoy en realidad comiendo una sopa salada y tú también pero al revés.

-No te preocupes, sigamos comiendo.

Ambas ya habían terminado sus respectivos platos, si acaso se llegaron a mirar accidentalmente y sólo soltaban una pequeña sonrisa.
-Bueno Julia, creo que es hora de hacerte tus aburridas preguntas.

-Que aburrido.

-Tranquila sólo serán 5 preguntas.

-Bien, hazlas todas rápido.

-¿Tienes arrepentimientos? ¿A qué edad piensas que comenzaste a madurar? ¿Con clase de personas socializas? ¿Sueles ser desconfiada ante los demás?

-Ok rápido; no hay arrepentimientos todo pasa por algo, desde mi niñez aprendí a que todo en esta vida se gana trabajando, me socializo con personas divertidas e interesantes no me gusta esa clase de gente sosa y sí mi confianza es algo que no se gana de la noche a la mañana, la gente en la que confió se cuenta con los dedos de la mano, listo ¿Feliz?

-Falta 1 pregunta pero esa es mía.

-Hazla.

-¿Qué favor según tú me hiciste al obligarme a venir aquí contigo?

-Te vi muy aburrida comiendo sushi.

-Un momento… ¿Me estabas espiando? Con que derecho Julia.

-Momento, momento, no malinterpretes Lena, yo estaba en mis asuntos; para ser más exacta estaba en el bar de en frente, en la barra, te vi de espaldas.

-Y después ¿Qué?

-¿Aún no te das cuenta Lena? Se te notaba demasiado molesta… e ignorada- Decía Julia con una leve sonrisa en su rostro-Además ese noviecito del que me contaste se nota que te ama con locura.

Lena abrió la boca queriendo responderle pero esas palabras que había dicho Julia, fueron como una punzada y agachó su cabeza; Julia noto que quizá si se había sobrepasado un poco con ese comentario.
-Oye, Lena sabes que soy directa, no quise sonar tan dura; sólo que por lo visto tu mal carácter se debe a la manera en que te descuida tu novio y por si no lo sabes repercute en mí, sabes que no me agrada la gente con un mal genio.

-¡Y eso que! O sea que todo lo haces sólo por ti, crees que pienso igual que tú, debiste haberme respetado cuando te dije que no podía atenderte hoy, todo lo haces a tu manera, me estás comenzando a cansar Julia- Dijo Lena muy alterada.

Julia se mantenía seria y posó su mirada en los ojos de Lena.
-¿Vas a negarme que él no ha pasado por tu mente en todo este tiempo que llevamos en el hotel?

-Yo…

-Es simple Lena, te estás desenamorando de él.

-¿Qué? No estoy poniéndole los cuernos ni estoy enamorada de alguien más.

-Yo no dije eso, no porque te desenamores quiere decir que ya piensas en alguien más; es gracioso ahora yo estoy haciendo el papel de psicóloga; mira olvidemos esto discusión dejémoslo como que te hice un favor y ya.

-Hay que pedir la cuenta.

-No es necesario ya lo tengo cubierto Lena, vámonos, tengo asuntos pendientes y no quiero llegar tarde.

Ambas salieron de aquel lujoso hotel, Lena se despidió de Julia solo con un ademan en la mano, le agradeció la comida y tomo el taxi de regreso a su casa. Al llegar a su destino observó que Nastya se encontraba afuera de su casa paseando a su mascota.
-Ya llegué Nast.

-Wow, tan pronto, oye ¿Por qué Sash no te pasó a dejar? ¿Por qué regresaste en taxi?

-Tuve un problema con Sash, peleamos.

-Ay Lena, dime ahora que hizo ese patán.

-Cuando fuimos a comer me estuvo ignorando en todo ese tiempo, prefirió atender sus llamadas que a mí ¿Puedes creerlo?

-Que cínico… ¿Te llevó al restaurante del hotel Starosadskiy?

-No ¿Por qué lo dices?

-Las servilletas que traes en tu mano vienen con el logotipo de ese hotel, es demasiado costoso, así que quiero una explicación.

-Bueno sí fui, pero con Julia, estuvimos haciendo lo del informe.

-¿Ella pagó todo?

-Sí, ella es como decirlo, no le duele gastar esa cantidad, no es nada.

-Vaya también quiero una paciente así, supongo que ya se llevan bien.

-Lo normal.

Lena se despidió de su amiga, entró a casa, saludó a sus padres y subió a su habitación. Se acostó en su cama y pensó en Sash, decidió ver en su celular si no tenía algún mensaje de él y se decepcionó más al notar que no le había escrito ni siquiera una disculpa; observó las servilletas del hotel que estaban en su escritorio, después de todo logró distraerse en ese transcurso con Julia, pensaba que esa pelinegra tenía una actitud muy difícil de entender, parecía que hacía cosas sólo para fastidiarla pero en el fondo quizá trataba de ser amigable.
Mientras tanto Julia regresaba a su departamento se sorprendió al ver la figura de una mujer en la puerta de su casa.
-Klara ¿Qué haces aquí?

-Esperándote guapa.

-No entiendo, bueno no importa pasa.

Klara pasó y se sentó en uno de los sillones, cruzando sus piernas de manera que se viera más sensual.
-¿A qué debo tu agradable visita?- Preguntó Julia, mientras se acercaba peligrosamente a Klara.

-Pensé que necesitabas compañía, te busqué en el Night Bar, pero me dijeron que te fuiste temprano- Dijo acercándose al rostro de Julia.

-Me encanta como piensas.

Julia no lo pensó y beso a aquella mujer castaña que estaba en frente de ella, la despojó de su blusa, rápidamente besando su abdomen dirigió sus manos a la falda de Klara y la desabrochó, más fue su sorpresa al ver el diseño de la ropa interior de aquella mujer, una prenda blanca con dibujos de corazones y se detuvo en seco, sin pensarlo comenzó a carcajearse.
-Demonios Julia ¿Por qué te detienes? Ibas tan bien.

-Es que tu ropa interior, me divierte tanto- Decía la pelinegra riendo sin poder parar; esto molestó a la castaña que se levantó de manera arrebatada.

-Oye, Oye Klara ¿A dónde vas? No nos hemos divertido aún.

-Parece que tú sí, no sé qué tiene de gracioso mi ropa; mira de verdad no me interesa que otras aventuras tengas, pero cuando estés conmigo, quiero que me hagas sentir única ¿Te parece?

-Ya entiendo entonces te parece si vamos a mi cama a hacer travesuras.

-Me encantaría.

Ambas chicas tuvieron una noche muy alocada entregándose una a la otra, al finalizar dicho acto, horas después quedaron exhaustas y se quedaron dormidas en lo que quedaba de la noche, pasaron las horas. Un pequeño sonido interrumpió el sueño profundo de Julia.
-Oye calla eso.

-Mmmp, ah es mi alarma, perdón Jul, se lo mucho que te encanta dormir ¿Te divertiste anoche?

-Obvio Klarita, ya hacía falta desahogarme.

-Sí aunque casi lo arruinas, no me has dicho el motivo de tus risas ¿Te recordé a alguna chica?

-Algo así, es gracioso por el hecho de que la vi por accidente.

-¿No es de tus conquistas?

-Ni digas, Lena jamás me atraería de esa manera.

-¿Lena? Dios hasta por su diminutivo le hablas.

-¿Estás celosa Klara Borski?

-Un poco, no vaya a ser que te guste más en la cama que yo.

-Ya tranquila es mi psicóloga practicante.

-Y… ¿Por ella fue que dejaste temprano el bar ayer?

-Sí, es que estábamos completando el tonto informe sobre mí.

-Seguramente esa chiquilla ha de ser toda una nerd y matadita en la escuela.

-Vaya que lo es.

-¿Luce como toda nerd? ¿Con libros, lentes y brackets?

-Te equivocas es muy guapa.

Klara mostró una cara ligeramente molesta y decidió levantarse a vestirse y recoger sus cosas.
-¿A dónde vas Klara?

-A la escuela tonta son las 06:00 AM y no quiero llegar tarde como cierta personita.

-Ya, bueno yo te alcanzo en una hora.

-Nos vemos gracias por lo de anoche- Dijo la castaña guiñándole el ojo a Julia, salió del departamento de la pelinegra y caminó hacia la escuela .

-Estúpida niña, por tu culpa Jul casi arruina nuestra noche- Replicaba Klara para sí misma con un tono molesto-Hare que te alejes de Julia y si te acercas a ella más de lo normal lo lamentaras, pero no tiene caso que me lo guarde si puedo decírselo a esa estúpida en su cara.

Klara de repente cambió el rumbo hacia la dirección contraria se dirigía a la Universidad de Psicología. Una vez que llegó a su destino observó al policía de la entrada y se le acercó.
-Buenos días, disculpe es que necesito que me ayude a localizar a una persona.

-¿Qué es para usted dicha persona?

-Bueno yo, es… mi prima.

-Su nombre.

-Lena.

-¿Lena qué?

La castaña se quedó sin palabras, maldecía el hecho de que no se le ocurrió preguntarle a pelinegra acerca de aquella muchacha de la que hablaron; pero como si la suerte estuviera de su lado, como un tremendo milagro ocurrió lo inesperado.
-Disculpa, me llamo Lena, no sé si sea yo a la que estás buscando- Dijo cierta chica pelirroja.

Klara notó que Julia no mentía si esa era la Lena a la que se refería, se dio cuenta que en verdad era muy guapa, un cabello rizado y unos ojos Verdi-grises que impresionarían a cualquiera, ahora comprendía todo, y esbozó una sonrisa planeando algo en su mente.
-Ah hola Lenita, mira no te quitó mucho tiempo vayamos a un lugar más solitario quieres.

-De acuerdo, espero sea rápido porque tengo clases.

Klara tomó de la mano a Lena y la llevó debajo de un árbol que se encontraba en una esquina cercana de la Universidad.
-Y dime en qué te puedo…

-Cállate.

-¿Perdón?

-Como me oíste, seré breve Lena, para empezar ¿Conoces a Julia?

-Sí es mi paciente.

-Ah perfecto, limítate a llevar esa relación profesional con ella.

-No entiendo a qué te refieres y no sé por qué me ofendes de esa manera.

-Sólo mantén tu distancia si no quieres problemas.

-No eres nadie para ordenarme.

-Lo sé, pero si nos quitas tiempo a Julia y a mí lo pagarás.

-No creo que me puedas hacer nada.

-Yo no, pero Julia sí, puedo hacer que este en tu contra, así que quedas advertida lindo día nerd- Se despidió Klara empujando a Lena mientras pasaba al lado de ella.

Klara sonreía para sí misma, sabía que le había metido miedo.
-Puse a esa tonta pelirroja en su lugar, ya verás Lenita, esto apenas comienza- Dijo Klara mientras se alejaba de regreso a su escuela.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR// Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Lun 26 Jun 2017 01:50

CAPITULO 8: HUMILLACIÓN

Lena estaba sentada en su pupitre, pero se mantenía muy callada, Nastya lo notó y le entró curiosidad por saber que pasaba por la mente de su amiga, así que la sacó de sus pensamientos.
-¿Lena te ocurre algo malo?- Preguntó Nastya.

-Me hubiera gustado que hubieras llegado conmigo hoy a la universidad.

-¿Qué pasó?

-Vino una loca a amenazarme.

-¿Qué? Dime como se llama, somos dos contra una.

-No la conozco, no me dijo su nombre, pero al parecer ella sí sabe quién soy.

-¿Qué te dijo?

-Dijo que me alejara de Julia, que no me entrometiera entre ellas o si no lo iba a pagar.

-Que loco, que celosa es esa novia de Julia.

-No es su novia, ella no tiene novias, pero sí aventuras.

-Peor aún, tranquila amiga, tu haz como si nada.

-¿Y si algo me pasa?

-No es como si estuvieras tratando de ligar a Julia, sé normal como siempre, una relación psicólogo-paciente, aunque deberías dejarle claro a Julia que no quieres tener problemas y que ponga en su lugar a su amiguita.

-Gracias Nast.

-Oigan chicas mejor terminen su conversación ya entró la maestra al salón- Dijo Markov; todos los alumnos se centraron en su pesada clase.

Mientras tanto una hora después en la Universidad de Lomonosov, llegó Julia a su salón de clases, con su típico retraso, como los profesores ya estaban acostumbrados a su actitud, ya ni se molestaban en regañarla y se sentó en su butaca.
-Buenos días Julia- Dijo Klara, que se sentaba a su lado.

-Hola, ves llegue una hora después pero aquí estoy- Dijo la pelinegra esbozando una sonrisa y bostezando.

-¿Te notó cansada? ¿Pasó algo interesante anoche?- Preguntó Klara seductoramente.

-Lo que sea que haya sido pero me gustó- Respondió Julia guiñándole el ojo.

Terminadas sus tres primeras horas Julia salió a la cafetería de su escuela, usualmente no iba para allá, prefería los lugares solitarios, pero necesitaba desayunar, después de descargar tanta energía hace una noche, se sentó en una mesa sola; pasaron menos de diez minutos y una chica muy atractiva acompañó a Julia, esta escena estaba siendo captada por Klara en su mesa desde lejos vio como el encuentro fue corto y la chica se retiró dejando a Julia desayunar sola. Sonó al timbre para regresar a clases, Julia se levantó y caminaba sobre el pasillo de los salones de primer año y Klara la alcanzó hasta ponerse a su lado.
-Una conquista más Vólkova ¿No es así?- Preguntó Klara tranquilamente.

-Yo no empiezo, son ellas las que se me acercan.

-Se ve que es fácil, una cenita y ya cae, deberías salir hoy con ella.

-Créeme que de verdad, ya me proyecte con ella en una noche, pero hoy estaré ocupada.

-¿Por qué? ¿Papeleo?

-No, veré a Lena para la tarea.

-Interesante, se ve que pasan tiempo de calidad juntas.

-Sobretodo, con lo aburridas que son sus preguntas.

-¿Y entonces por qué verla hoy?

-Ya la vi dos veces seguidas y si la veo hoy, terminaré con eso de juntarnos a los tres días a la semana, y no estaré con preguntas aburridas durante 4 días.

-Julia ¿Y por qué verla dos días seguidos?

-Me odia y es divertido arruinar su día con solo verme, pero también me cansó de estarla soportando, es tan aburrida y muy centrada, que desagradable.

-Me sorprende que se comporte de esa manera así contigo, sobre todo por el hecho de que cualquier chica mataría por tenerte.

-Lástima, Julia Vólkova por siempre soltera, ese es mi lema.

-Entonces vamos al bar a tomar, en vez de ver a esa mocosa pelirroja.

-Un momento Klara, no recuerdo haberte comentado como era físicamente.

-Am sí, lo hiciste pero estabas muy cansada en la mañana que ni lo notaste- Mintió.

-Ya veo, bueno no creo poder ir al bar, me adelanto, tengo que hacer una llamada, te veo en el aula- Se despidió Julia.

Klara se detuvo y al ver como Julia se alejaba, sintió una gran pesar, jamás le había molestado que Julia tuviera mil aventuras, ya que ella tampoco consideraba a la pelinegra como algo serio, solo era como su juguete; pero temía el hecho de que Julia se enamorará de aquella pelirroja, aunque esta ya le ha explicado que no era el tipo de chica que le agradaba, preferiría deshacerse de la pequeña amistad de ambas chicas y siguió a Julia escondida en una parte de la pared, de tal manera que escuchará con quien hablaba.
-Entonces te veo hoy… ya te dije que no me importa si tienes algo que hacer… aja bueno... si saliendo de la Universidad… se puntual no estoy dispuesta a esperarte todo el tiempo… como sea, adiós Lena.

Klara se apresuró a ocultarse de Julia exitosamente.
-Entonces si vas a ver a esa mocosa, me tranquiliza el hecho de que Julia la trate como la basura que es, pero me molesta que me quite tiempo de placer con ella, me encargaré de esto- Susurró Klara para sí misma.

La hora de la salida había llegado, Nastya y Lena salieron del salón muy agotadas.
-¿Y bien?- Preguntó Nastya a Lena.

-¿Qué cosa?

-¿No te ha marcado Sash?

-No, somos la pareja perfecta y él decide arruinarlo, quizá deba hablarle para solucionar esto.

-No, no, no Lena entonces el quedará acostumbrado a tomarte la medida, si te ama tanto como él dice tratará de solucionar las cosas, anda vayamos a mi casa y comamos ese litro de helado que tengo en mi congelador.

-Me encantaría Nast, pero tengo asuntos pendientes.

-¿Con?

-Julia.

-De nuevo ya van 3 días seguidos, seguramente ya hasta es tu mejor amiga.

-Nastya como piensas eso, nadie te quitará ese lugar.

-Más te vale, por lo menos ya no la verías en toda la semana.

-He allí el lado positivo.

-Te veo luego entonces, con cuidado.

Lena se dirigió a la salida de la escuela y más fue su sorpresa al notar a Julia esperándola en su automóvil al otro lado de la calle, y se acercó a ella.
-Creí que yo iba a ir a tu escuela.

-Bueno, como me doy cuenta Lena eres súper lenta y eso me desespera, así que tome la iniciativa, súbete rápido no quiero perder tiempo.

Lena se subió, el automóvil arranco y notó a Julia como siempre con su comportamiento inmaduro y fastidioso, definitivamente aquella pelinegra tenía diferentes personalidades.
-¿Estás pensando en mí?- Preguntó Julia a Lena.

-No ¿Qué te hace pensar que me importas?

-No lo digo por eso, quizá en tu mente te parezco fastidiosa y una molestia.

-Vaya, ahora lees la mente, te sale bien.

-Muy graciosa Katina, piensa lo que quieras me dan igual tus opiniones, es más haces que crezca mi ego.

-A todo esto e ignorando tu tonto comentario ¿A dónde vamos?

-Al motel

-¡Qué dijiste!- Le gritó Lena muy exaltada, mientras Julia soltó una fuerte carcajada.

-Ah, vaya, te asusta la idea de estar conmigo, también a mí, con la cara que te cargas espantas a cualquiera- Se burló Julia.

-Eres de lo peor Vólkova, sin rodeos ¿A dónde nos dirigimos?

-Al supermercado.

-Cómo insinúas que hagamos tarea con tanto ruido.

-Mientras caminamos en los pasillos harás tus preguntas, yo mientras tanto iré por mis compras.

Llegaron a su destino y pasaron a través de las puertas automáticas, Julia mientras tanto tomaba un carrito para colocar la despensa que ella escogería, y no lo pensó dos veces y se dirigió a su pasillo favorito que se sabía de memoria, el pasillo de vinos y bebidas alcohólicas.
-¿Es en serio Julia vinimos por aquí por tus vicios?- Dijo Lena con los ojos entrecerrados.

-Silencio, no tienes derecho a opinar las comprare yo, no tú, has tus preguntas mejor en lo que me decido que botella llevar.

En ese pequeño transcurso Lena aprovechó para hacer preguntas relacionadas a sus vicios con respecto a ingerir sustancias toxicas en su cuerpo; Julia contesto cada pregunta mientras comparaba precios de diferentes botellas.
-Y… ¿Eso sería todo Lena?

-Sí ya termine de anotar.

-Que bien tú ya estás satisfecha y yo no.

-¿Por qué?

-Mira- Dijo acercando dos botellas de vodka hacia Lena- La botella de la derecha es de muy buena calidad y no me alcanza para comprarla, y la de la izquierda es muy barata pero muy suave para mí ¿Qué hago?

-¿Acaso me ves cara de alcohólica?

-¿Estás insinuando eso de mí?- Replicó la pelinegra subiendo la voz.

-Sólo digo la verdad, no me metas en esos asuntos Julia.

-Sólo te pedí una opinión Lena, típico de ti, lo arruinas todo, ya lárgate, veré por mí misma.

Lena había notado que Julia tenía razón, solamente había pedido una opinión, se sentía culpable, vio a Julia alejarse y la siguió para arreglar un poco las cosas.
-Vólkova espera.

-¿Qué quieres Lena?

-Lo siento de verdad, es sólo que he tenido unos días difíciles es todo.

-Lo sé, pero por favor no te desquites con las personas y menos conmigo porque si no…El celular de Julia comenzó a sonar.

-Diga.

-Hey Jul, soy Klara estoy en el Night Bar ¿Vienes o qué?

-¡Te dije que iba a esta ocupada con asuntos de tarea y!...

-Oye cálmate no es para que te pongas así, de seguro es por esa tal Lena.

-Pues de hecho por eso me siento así de molesta- Dijo a la vez que volteaba a ver a la pelirroja.

-Seré breve, en unas horas comienza un concurso de baile y el que gane se lleva tres botellas de vodka, pero tienes que consumir dentro de estos cuarenta minutos para poder participar.

-Tres gratis es tentador, pero estoy ocupada de verdad.

-Que importa es más deja a esa chica Lena abandonada ni le avises, para que pague por haberte molestado y te aseguras de que no te vuelve a faltar el respeto.

-He tomado una decisión, iré por esas tres.

-Perfecto guapa, nos vemos en unos minutos.

La llamada había finalizado.
-¿Pasa algo?- Preguntó Lena.

-Eh no nada, oye Lena te molestaría si te pido que vayas por un cereal, iré a revisar de nuevo los precios de las botellas, te veo aquí, si no me ves aún me esperas, para que nos vayamos juntas.

A la pelirroja se le hizo muy extraño que Julia tomará una actitud amable de repente, pero decidió no tomarle importancia, se dirigió a buscar el cereal, en el último pasillo y pensó que regresando le preguntaría a la pelinegra acerca de la amenaza de esta mañana. Cuando Julia alcanzó a perder de vista a Lena, sonrió para sí misma, dejo el carrito y se marchó sin llevar ninguna mercancía, salió rápidamente y manejó rumbo al Bar.
Lena una vez que había escogido el cereal estaba esperando a que Julia volviera, ya llevaba 20 minutos esperándola, se estaba comenzando a preocupar, volteó a ver hacia su izquierda y observó a un encargado del supermercado, se dirigió hacia él.
-Disculpe señor.

-¿En qué puedo ayudarla joven?

-¿No ha visto a una muchacha de baja estatura con el uniforme de Lomonosov?

-¿Cabello negro, ojos azules?

-Sí así es, de ella me refiero.

-Se retiró hace 20 minutos, la vi salir.

-¿Qué?

-Sí, salir por la puerta o sea, usted me entiende.

-Gracias señor.

Lena estaba furiosa no podía creer lo que Julia le había hecho, prácticamente la dejo sola, ni siquiera tuvo la decencia de despedirse o avisarle, salió de allí y por alguna razón comenzó a llorar, todo en su vida era un desastre su relación personal, su tarea, su estrés, la amenaza que había recibido, solo quería llegar a casa y si acaso poder desahogarse un poco con Nastya.

Media hora después la pelinegra había llegado al bar, encontrándose con Klara, se unieron a dicho concurso de baile, en el cual salió ganadora, al estar muy cansada decidió sentarse en una de las sillas de la barra al lado de la castaña.
-Y dime Jul, como te libraste de tu psicóloga- Reía Klara.

-La deje plantada, es una lástima que no pude ver su cara de frustración, ya estoy esperando a que me reclame cuando nos veamos.

-Se lo merece por hacerte enojar.

-Nadie se mete conmigo y lo sabes.

-¿De qué hablan? ¿Ahora a quién puso a su lugar Vólkova?- Interrumpió el barman curioso.

-Am, una muchacha de otra escuela que hizo enojar a Jul- Respondió Klara.

-Pobre niña, ella se lo busca, pero no creo que Vólkova sea tan mala, creo que fue suave con la chica- Dijo el barman.

-¿Y tú qué demonios sabes? No estuviste allí, sé que le molesto que la dejara sola- Respondió Julia desafiante.

-Uy que miedo, la dejaste sola, auxilio, que dolor ¿En serio Vólkova? Eso no fue ningún tipo de venganza ni nada, a mí me daría igual que te largaras- Dijo sarcásticamente el barman.

Julia se levantó bruscamente de su silla, sorprendiendo a Klara y al barman.
-No me retes, si te demuestro que puedo vengarme aún más de Lena, no me cobrarás los tragos en toda una semana ¿Hecho?- Propuso la pelinegra.

-Lena, así se llama la víctima, como sea Vólkova, acepto pero si no puedes hacerle una broma pesada a aquella chica, pagarás el doble por cada trago que tomes ¿Qué te parece?- La retó el barman.

-Me parece perfecto, vámonos Klara, haremos una visita a una pelirroja- Dijo Julia saliendo del bar al lado de la castaña, con destino a casa de Lena; Klara solo sonrió al ver la situación que se estaba presentando.

Mientras tanto Lena estaba en su habitación, terminando de desahogarse con su almohada al dejar todas sus lágrimas en ella, pensó que lo mejor sería hablar con Nastya, después de todo ella le alegraba el día cuando se sentía triste, salió de su casa para ir a la de al lado, saludó a la madre de Nastya y subió a la recamara donde se encontraba su amiga.
-Hola Lenita ¿Ya resolviste el asunto de esta mañana con Julia?

-Nast, yo…- Lena no aguantó más y estalló en llanto nuevamente.

-¡Oye que sucede!

-Maldita Vólkova, me dejó plantada y sola.

-¿Y eso es motivo para que llores?

-Lloro por el hecho de que todo en mi vida es un desastre, quisiera sentirme importante, pero todo me afecta, el mundo está en mi contra.
-Bueno, no te preocupes, para alegrarte te deje algo de helado.

-Eres una buena amiga Nastya, gracias por entenderme- Le sonrió Lena.

La pelirroja le contó la situación a su amiga, se sentía mejor al sacar todo aquello que la preocupaba, decidió quedarse en casa de Nastya a pasar sus apuntes a la computadora de su amiga, ya después los pasaría a la suya. De repente su móvil comenzó a sonar y su semblante cambió al ver de quien se trataba.
-¿Quién es?- Preguntó Nastya con curiosidad.

-Es Julia.

-Contesta y pon el altavoz.

Lena obedeció y contestó.

-Bueno.

-Hola Lena, estuve pensando que mi comportamiento de hoy no fue el adecuado y me gustaría compensártelo viéndote, para ofrecerte una disculpa, estoy estacionada en frente de tu casa.

La pelirroja se asomó a través de la ventana y observó que efectivamente, allí estaba Julia, también noto que la castaña de esta mañana estaba con ella, quizá ambas se iban a disculpar con ella.
-De acuerdo Julia, bajare espera.

-Bien.

-Lo ves Lena, todo empieza a solucionarse, no hay problema que sea eterno- Dijo animadamente Nastya- Te esperó aquí Lenita, sal me avisas que ocurre.

-Sí Nast.

Lena salió por la puerta y notó que Julia estaba ya afuera de su carro, al igual que la castaña, sólo que la segunda estaba a una distancia más lejana.
-Lena, pensé que vivías en la casa de a lado- Dijo Julia caminando hacia ella, de manera torpe.

-Estaba en casa de Nastya ¿Estuviste bebiendo?

-No importa, vine aquí a hablar contigo, creo que me pase un poco contigo.

-¿Y?

-He venido a compensártelo.

-¿A sí? ¿De qué manera?

-Cierra los ojos Katina.

A Lena le pareció extraño, pero accedió a cerrarlos, y se sonrojó, que le iba hacer la pelinegra, prefirió olvidarse de esos pensamientos extraños; pero de repente comenzó a sentir que desde su cabeza sintió un líquido frio que le empapaba todo el cuerpo y abrió los ojos de golpe, notó un flash dónde estaba la castaña y al mirar en frente vio que en la mano de Julia sostenía una botella de Vodka que estaba derramando encima de su cabello pelirrojo.
-¿Te gustó la disculpa Lenita?- Se burló Julia.

Lena vio que la pelinegra mantenía una mueca de manera déspota sobre ella, y sus lágrimas empezaron a brotar.
-Creo que en vez de llamarte Katina, te bautizare como Vodkatina, ¿Entendiste Vodkatina?- Le gritó Julia.

Nastya alcanzó a oír parte del escándalo y salió, observó a Lena empapada y a Julia en su coche, alcanzó también a ver una botella de vodka tirada en el suelo; no hacía falta ser inteligente para suponer lo que había sucedido, abrazó a Lena al verla tan humillada.
-Julia es el mismísimo demonio- Susurró Lena, mientras el carro se perdía de vista en el camino.

yulissa97
Mensajes: 7
Registrado: Sab 10 Dic 2016 03:15
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR// Por: Experimentrick

Mensaje por yulissa97 » Mar 27 Jun 2017 03:52

Espero con ansias la continuación.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR// Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Mié 28 Jun 2017 22:45

No te preocupes yulissa97 ya traigo tu dosis de continuación, :guiño: disfruten!

CAPITULO 9: OPORTUNIDADES REPENTINAS

Lena se levantó y entro nuevamente a casa de Nastya, su amiga le ofreció bañarse y quedarse a dormir esta noche en su casa. Al finalizar su ducha la pelirroja se sentó en la cama de su amiga, estaba con la mirada vacía mirando a un punto fijo.
-Lena, creo que deberías reportar lo que te sucedió.

-¿A quién?

-A la directora de Lomonosov, estas conductas no deben ser permitidas, mira si gustas mañana pasamos temprano.

-No sé Nast, Julia me dijo que nadie la puede detener.

-¿Ah no? Mañana mismo iremos, no importa, sólo faltaremos la primera clase.

-Nast, no sé si pueda seguir ¿Y si no sirvo para esta carrera?

-Lena no digas esas cosas, independientemente de eso, Julia no debe aprovecharse así de ti, es hora de ponerla en su lugar.

Lena les marcó a sus padres y avisó que iba a quedarse a dormir en casa de su amiga; al amanecer se cambiaron con sus respectivos uniformes y salieron rumbo a la Universidad de Lomonosov. Entraron a dicha escuela con destino a la dirección y se sentaron en la sala de espera; de repente pasaron 2 muchachos, cuando voltearon a ver a Lena se quedaron sorprendidos y se acercó uno de ellos a la pelirroja.
-Oye linda ¿Acaso no eres tú la famosa Vodkatina?- Preguntó el joven.

-¡No, no es ella! Y si nos haces el favor de largarte ahora mismo - Dijo Nastya alterada.

-Tranquila mujer, ahora entiendo lo difíciles que son, adiós Vodkatina- Se despidió el chico al mismo tiempo que reía.

-Lo ves Nastya, la estúpida de Julia ya me difamo de la peor manera- Se quejó Lena.

-Calma hablaremos de eso con la directora.

Después de esperar alrededor de 10 minutos era su turno para pasar, observaron el escritorio y en frente de este dos sillas y tomaron asiento.
-Muy buenos días señoritas soy la Directora Elena Kiper, díganme ¿A qué debo su visita?

-Buenos días directora, mi nombre es Elena Katina y ella es mi amiga Anastasia Zadorozhnaya, el motivo de mi visita, es que vengo a reportar a una de sus alumnas, por un mal comportamiento hacia mi persona- Dijo Lena.

-¿Sobre qué alumna estamos hablando?

-Julia Vólkova.

La directora quedó sorprendida ante tal declaración, se acomodó en su silla tomando una posición más firme.
-¿Y qué le hizo la Srita. Vólkova?- Preguntó la Directora Kiper.

-Me tiro el contenido de una bebida alcohólica sin motivo alguno, el problema es que ya me difamó en toda esta escuela y es mi paciente en las prácticas, no puedo creer que lleve una actitud tan inmadura, pido de la manera más amable que le lleven a cabo una sanción o que me cambien de paciente- Respondió Lena.

-¿Y tiene usted pruebas de eso?

-Sí, bueno ese incidente ocurrió afuera de mi casa y aquí mi amiga Anastasia fue testigo de lo ocurrido.

-Mira Señorita Katina, temo decirle que si no tiene pruebas, no le puedo ayudar, Julia es considerada una buena estudiante en esta institución, debe de aprender a tolerar cuando alguien no es de su agrado.

-¡Es qué no entiende! Una de sus alumnas dañó a mi amiga y hace como si nada paso, que decepción- Replicó Nastya.

-No le permito que venga a ofenderme Señorita Zadorozhnaya, ahora si me permiten tengo asuntos que atender.

-¿O sea que permitirá que Julia se salga con la suya?

-No es que salga con la suya Señorita Katina, es sólo que no hay pruebas y no me agradan las personas que difaman a otras, esa es mi última palabra.

-Que tenga buen día Directora.

Ambas chicas salieron enfurecidas de allí, mientras tanto del otro lado de la puerta la directora se acomodó en su silla, observó a través de las cámaras de seguridad que Lena y Anastasia ya no estaban dentro de su institución y dio un aviso a través de su altavoz.
-Buenos días jóvenes, habla su directora, se solicita la presencia de la alumna Julia Vólkova, ahora mismo.

-¿Crees qué se enteró de lo de anoche?- Preguntó Klara.

-Como sea tengo todo controlado, iré a ver que necesita.

Julia fue a la dirección, la directora le hizo señas de que se sentara.
-¿Qué hiciste anoche Vólkova?

-Creo que es meterse con mi vida personal directora, sea directa por favor ¿A qué me llamó?

-Vino una practicante de psicología, dice que es tu compañera en las prácticas y me contó de lo sucedido.

-¿Y luego?

-Deja de ser tan despreocupada Julia, dañaste a una alumna lo más normal sería darte una sanción de no ser por…

-De no ser porque su hijo trabaja para mí.

-Ten cuidado con lo que dices Julia, Steven es empleado de tus padres no el tuyo.

-Pero lo será, si no quiere que su hijo se quede muerto de hambre, coopere conmigo no diga nada y todos felices.

-Eres cruel, te metes con otras personas por tu beneficio.

-En mi defensa diré que Katina se lo ganó.

-No es correcto que te comportes así.

-Lo dice la mujer que está doblegada ante una más joven.

-Basta Vólkova, mejor retírate sólo te diré algo más, si vuelve a haber una queja, no me importa que Steven no pueda conseguir trabajo en un buen tiempo, pero hablaré por el bien de todos.

-Nos vemos Kiper.

En la Universidad de Psicología la pelirroja estaba conversando con el Profesor Shapovalov.
-No Katina.

-Maestro, por favor no es correcto dejar pasar esas conductas, aun siendo prácticas escolares.

-Katina, escucha lamento escuchar lo que te pasó de verdad y si es incorrecto lo que hizo, pero también tú fuiste muy ingenua, en pensar que se disculparía contigo.

-¿Y si es incorrecto, por qué no hay sanción?

-En estos años que llevo ejerciendo mi profesión he tenido peores pacientes, quiero que ustedes se enseñen a ser psicólogos de excelencia, deben aprender a no doblegarse ante su paciente, es difícil lo sé, pero allí es donde te debes de dar cuenta si de verdad esto es tu vocación, espero que si lo sea, sé firme y no demuestres temor, principalmente no le des el gusto de verte sufrir, eso buscan ellos.

-De acuerdo maestro haré lo que pueda.

-Un último consejo, si se presenta una buena oportunidad, no la desaproveches.

-¿De qué habla?

-Te darás cuenta, cuando llegue el momento.

Minutos después, Lena se incorporó en su asiento, el día transcurrió normal y al terminar la última clase, su celular comenzó a vibrar, observó que tenía un nuevo mensaje.

Siempre estoy un paso delante de ti, nos vemos en el árbol más grande del parque cuando salgas, un consejo ven sola, hasta pronto Vodkatina.

-Lena ¿Qué sucede?

-Es ella Nastya, quiere que nos veamos.

-Es una cínica, te acompaño.

-No Nastya, esta vez la afrontare por mí misma agradezco tu preocupación pero como tú has visto como ningún maestro ha intercedido, esto es un asunto entre ella y yo.

-Suerte amiga, no permitas más humillaciones.

Diez minutos después, llegó la pelirroja donde había sido citada.
-He llegado.

-Supe que viniste a mi escuela a reportar lo sucedido ¿Es cierto?

-Sí.

-¿Ya te diste cuenta que nadie puede detenerme?

-Así es.

-Escucha Katina, te diré algo no lamento nada de lo que hice anoche.

-Eres una idiota, no había necesidad que me difamarás ante toda la escuela, eso sólo demuestra lo inmadura que puedes llegar a ser.

-Katina, nunca te tomas la molestia de mirar tu entorno, no te he difamado.

-¿Quiénes han visto esa foto?

-Sólo mis compañeros de clase y el barman.

-Genial, ahora hasta estoy en la galería del barman.

-No seas idiota, sólo yo tengo la foto, no la he compartido.

-¿Esperas que te crea?

-No lo hagas, no es mi intención dañar tu “valiosa” reputación, pero si sigues molestándome con tu asquerosa actitud, ten por seguro que saldrás de la universidad con ese apodo que te he colocado.

-¿Me estás amenazando?

-Sí Lena, lo estoy.

-Ya van 2 amenazas con la tuya, la otra es de tu novia con problemas de celos.

-¿Mi novia? Yo no tengo eso, debió de haber sido una fan, por compartir tiempo contigo.

-Hablo de la estúpida castaña que me tomó la foto.

-Ah ella, me da igual, en conclusión seguimos siendo compañeras y bueno ahora eres algo así como la que me hace los mandados.

-¿Qué te hace pensar que voy a ceder?

-Si no quieres Vodkatina se expanda, mejor ni me lleves la contraria.

-¿Cómo puedo creerte?

Julia tomó violentamente a Lena de su brazo la jaló y la acercó a ella.
-Mírame Katina no agaches tu cabeza, sólo existe una foto de ti, sólo una y se encuentra en mi celular, no le doy el lujo a los demás de apreciarte.

Lena miraba a los ojos de la pelinegra, no había interrumpido el contacto visual, podía notar que decía la verdad a través de esa mirada tan fría y atrapante al mismo tiempo.
-¿Sólo tú la tienes?

-Así es Lena- Dijo separándola de ella sin romper el contacto visual.

-Te odio.

-Pero me piensas.

Lena no dijo nada más y se retiró de allí, eran peligrosos esos acercamientos a Julia, siempre se perdía en su mirada, se sentía extraña al creer que pueden existir personas como la pelinegra, tan cambiantes.
-¿Y bien?- Preguntó Nastya mientras paseaba a su mascota.

-Ahora le haré los mandados.

-Algo así como una sirvienta.

-Desgraciadamente sí.

-Lena te dije que fueras firme, ahora estas peor.

-Nast me tiene acorralada.

-Sólo espero que sepas lo que haces.

-No te preocupes.

-Y… ¿Qué has sabido de Sash?

-No quiero hablar de eso.

-Ya, le pondré el innombrable.

-Nunca cambias Nast, te dejo necesito descansar.

El ansiado fin de semana había llegado, comenzó nuevamente la rutina escolar había pasado ya toda una semana pesada y tal como lo predijo Julia, la pelirroja se acataba a todas sus órdenes, a pesar de que no estaba en su plan de práctica.
-Lena, mañana habrá una fiesta.

-¿Y por qué me lo cuentas Vólkova?

-Quiero que vayas.

-Qué extraño y ¿A qué se debe tal petición?

-Bueno estás consciente que esta semana te has portado de maravilla, has obedecido en todo y para que veas que no soy tan mala, quisiera que pasarás un rato agradable.

-No lo sé Julia, quiero aprovechar el viernes para avanzar con la tarea que me dejen.

-Relájate sólo será un rato.

-¿Dónde será?

-En casa de Klara.

Al escuchar ese nombre Lena frunció el ceño
-¿Qué ocurre pelirroja? ¿Dije algo malo?

-Mira Julia, seré directa, tu amiga o lo que sea no me agrada y presiento que no me quiere ver cerca de ti y no quiero problemas.

-Pero te estoy invitando yo y…

El móvil de Julia comenzó a sonar.
-Ah mira, hablando de la reina de Roma, es Klara pondré el altavoz para que comprendas que no habrá problema de que nos divirtamos.

-Julia mañana no olvides mi albercada, saliendo de clases.

-Hablando de eso, llevaré a Lena.

-Llévala, pero que no arruine el ambiente sólo eso, hasta pronto.

-Y bien, ya la oíste Katina, entonces te veo mañana, lleva tu mejor traje de baño, pasaré a tu escuela, nos vemos- Se depidió Julia subiendo a su automóvil.

Al llegar a su casa, quería tener todo listo para ir saliendo mañana de la escuela, tardo escogiendo entre sus 4 trajes de baño que contenía en su armario, pedir permiso no era necesario, lo que sus padres querían era que aumentará sus amistades en su círculo social y no sólo conviviera con Nastya, la pelirroja se sentiría más segura si su mejor amiga la acompañaba, desgraciadamente ésta era tan irresponsable que sus padres no le dieron permiso para acompañarla
Al día siguiente en la hora de salida divisó la ya tan conocida figura de la pelinegra, se despidió de Nastya y subió al coche con destino a la fiesta que le esperaba; al ingresar a la casa, notó que en sí por dentro era muy pequeña, lo que sobresalía y destacaba era nada más y nada menos que el patio trasero con una inmensa cantidad de camastros, mesas, sillas y la gran piscina.
-¿Traes tu traje de baño debajo de tu uniforme o te vas a cambiar?- Preguntó Julia.

-Sí, ya vengo preparada.

-Yo no, bueno iré a cambiarme rápido al baño allá hay una mesa desocupada, espérame allá Katina.

-Está bien ve rápido porque no conozco a nadie.

A lo lejos Klara notó que Julia se alejaba para ingresar a su baño y sin pensarlo dos veces se encaminó hacia donde estaba y cerró con seguro.
-¿Se puede saber qué haces aquí Klara?

-Vine a ver el espectáculo de cómo te cambias.

-Por favor ya me has visto desnuda, dime la verdad ¿Qué se te ofrece?

-No me gusta ver a esa pelirroja cerca de ti.

-No tienes derecho a reclamarme tú y yo no somos nada, además estuviste de acuerdo con que la trajera.

-Lo sé, conozco mi posición, es que me enfurece el hecho de que algún día te la quieras tirar.

-¿De qué demonios hablas? He tirado con demasiadas mujeres y no haces tus dramas tan ridículos como este.

-Es que me desagrada tanto esa chica- Decía la castaña mientras se acercaba al cuello de Julia y comenzaba a besarle.
Las manos de Klara se dirigieron velozmente a la entrepierna de Julia, y la pelinegra soltó un pequeño gemido.

-Jul, sólo quiero que disfrutemos un buen momento juntas, haz que nos complazca la pelirroja, anda solo a ti te obedece.

-No creo que se correcto hacerla sufrir más de lo normal.

-No la maltrataremos, sólo nos ayudara a pasarla mejor, y si ella se porta bien, terminando la fiesta tú y yo nos portaremos mal.

-Bien.

-Te esperó en la alberca no tardes.

Julia terminó de cambiarse y fue hacia la mesa donde Lena la espera, sin embargo se sorprendió tanto al observar la figura escultural de la pelirroja estaba muy bien proporcionada en todos sus atributos y caderas notaba que de igual manera tenía demasiadas pecas en toda la parte de su abdomen y hombros; del mismo modo, Lena también se quedó estupefacta si bien la pelinegra era más delgada y de baja estatura, su cuerpo estaba muy bien tonificado la hacía verse más sensual y sin querer se quedó boquiabierta y perdida en sus pensamientos.
-Cierra la boca Katina o te entrarán moscas.

-Perdón, lo siento es que…

-Es que estás impresionada de mi hermoso cuerpo.

-En tus sueños Vólkova, sucede que me sorprendiste no sabía que tenías tatuajes.

-Ah sí, me gustan mucho, sólo que con el uniforme no los notabas y también porque eres algo así como mi esclava.

-Me hartas.

-Gracias Katina, vamos a la alberca.

-De acuerdo vamos.

Ambas entraron a la gran alberca por un lado veían a un grupo de chicos jugando con una pelota, por otro lado se veía a otro grupo bebiendo vodka y en el centro de la alberca se encontraba Klara con gran parte de los compañeros de Julia y se acercó para saludar.
-Hola chicas ya llegó la diversión en persona- Gritó Julia- Les presento a mi acompañante su nombre es Elena Katina, pero pueden decirle Lena.

-Mejor conocida como Vodkatina- Dijo Klara.

La mayoría de los presentes en ese momento se comenzaron a burlar y reírse de la pelirroja.
-Vaya con razón te nos hacías conocida, ha de ser genial estar cubierta de alcohol- Dijo una de las muchachas que propició la risa de las demás. Lena no contestó, solo puso una cara de pocos amigos que incluso intimido a los demás.

-Ya, ya tranquila chiquilla, sólo fue una pequeña broma, deberías estar feliz de que eres un poco famosa- Le dijo Klara- Oye Julia ahora que vi a Lena, se me antojó un poco de vodka.

-Ve por tu vaso entonces- Respondió Julia.

-Am no, no quiero estresarme saliendo y entrando a la alberca a cada momento ¿Por qué no vas tú Lena? Digo ya que todavía te invite a mi casa, no está de más que ayudes un poco.

-¿Dónde están las bebidas?- Preguntó la pelirroja muy secamente.

-En la mesa de en frente, aquí te esperamos Julia y yo.

Lena se levantó y fue por las bebidas, un parte de ella pensó que ya casi no le tomaba importancia a las órdenes que le impartía Julia, pero a Klara definitivamente la odiaba, no soportaba el hecho de cumplirle sus caprichos, sólo lo hacía para no tener problemas. Lena llegó con una botella llena y unos vasos después la pelirroja se unió al ambiente y bebió un solo vaso, ya que no quería abusar del alcohol por el contrario la pelinegra bebía más y más hasta que consiguió quedar demasiado ebria y fue hacia ella.
-Julia ya estás muy mal, será mejor que nos vayamos- Dijo la pelirroja.

-No seas tonta apenas nos estamos divirtiendo, ten- Dijo Klara aventándole un vaso sin contenido a Lena- Sírvenos más Vodkatina.

-¡No soy tu sirvienta! No tienes derecho a tratarme así- Grtió Lena llamando la atención de los demás.

-Estás en mi casa y si no te parece lárgate.

-Bien no necesito estar aquí, ven Julia hora de irnos.

-¿Vas a irte Jul? ¿Ya se te olvido nuestro trato de hace un momento?

La pelinegra dudo, si bien era sabido no podía dejar que Lena se fuera sola, pero por otra parte y por el efecto del alcohol tomó una decisión equivocada.
-Vete Lena- Dijo Julia en voz baja.

-Comenzarás nuevamente con tus estupideces Vólkova- Replicó Lena.

-¡Cállate y lárgate de una buena vez!- Gritó Julia- Me molesta tu actitud de no querer entender por las buenas, mañana sin falta te quiero temprano en mi casa.

-¿Y cómo porque voy a ir?

-Porque si no vas voy a extender tu estúpida foto de Vodkatina ¿Eso quieres?

-No, no quiero eso.

-Bien, entonces te veo mañana, te mandare la dirección cuando acabe esta maravillosa fiesta y traes unas aspirinas las necesitare, ahora si no es mucha molestia vete ya.

Lena se fue de allí decepcionada, estaba dolida por el hecho de que la pelinegra prefirió a Klara que ella y la hizo quedar como una aguafiestas en frente de todos los invitados y sin darse cuenta soltó un par de lágrimas se dirigió a la farmacia por la aspirina que llevaría mañana a casa de Julia. Mientras tanto al pasar las horas en el departamento de Julia se encontraban dos mujeres besándose apasionadamente y de repente Julia se detuvo.
-Espera Klara, le mandare la dirección de mi casa a Lena.

-Ah mañana vendrá con nuestras aspirinas, sabes me agradó como la pusiste en su lugar.

-No lo hice por ti, lo hice porque me ofendió y… ay no… iré a vomitar hoy bebí demasiado.

Julia corrió hacia la puerta de entrada y devolvió lo que comió, entró nuevamente y empujó su puerta para cerrarla, pero no lo suficiente de tal modo que quedó ligeramente abierta, escribió en su celular un mensaje con su dirección y que veria a Lena en la mañana fue rápidamente con la castaña para seguir besándola.
-Jul, espera tienes vomito en tu blusa, hueles asqueroso.

-Quítamela y ya está.

Nuevamente fue como otra noche ambas chicas se entregaron pasionalmente una a la otra lo cual ocasiono que terminaran exhaustas; pasaron unas horas y a Julia le empezó a molestar el hecho de que Klara se moviera tanto al dormir al punto de sacarla de su propia cama y decidió dormir desnuda en su sofá, total era su casa y podría dormir como quisiera.

Eran ya las 8 de la mañana y la pelirroja iba camino al departamento de Julia, aún estaba molesta solo iba a lo que iba entregarle sus aspirinas y marcharse ya que lo más probable era que Klara también estuviera allí; al llegar y corroborar que fuera la casa correcta se colocó justo en frente de la puerta y notó que estaba entreabierta.
-Seguramente ya se despertó- Pensó Lena.

Y entró silenciosamente vio una pequeña mesa donde colocó las aspirinas caminó hacia la sala y se quedó boquiabierta y sorprendida al ver a Julia en su sofá como Dios la trajo al mundo sin querer sus mejillas comenzaron a tornarse de color carmesí iba a hacer su buena acción del día tapándola con una sábana que estaba cerca de ella sin embargo un pensamiento se coló en su cabeza de repente.
Si se presenta una buena oportunidad no la desaproveches.

-Es verdad- Pensó para sí misma.

Vio el celular de Julia tirado y comenzó a buscar entre las fotos donde aparecía ella cubierta de alcohol y la eliminó acto seguido saco su propio celular de su bolsa y le capturó una foto a Julia desnuda, escuchó ronquidos que provenían de arriba, con mucho silencio subió por las escaleras y vio a aquella castaña que tanto le hacía enfurecer y sin pensarlo también le tomo una foto a ella para asegurarse de que no la volviera a fastidiar, bajo y se dirigió a la puerta cerrándola con mucho cuidado y con una gran sonrisa que abarcaba todo su rostro.

leondormido
Mensajes: 2
Registrado: Mié 16 Nov 2016 22:04
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR// Por: Experimentrick

Mensaje por leondormido » Vie 30 Jun 2017 04:24

el que ríe al ultimo ríe mejor :twisted: :twisted: ojala Lena se cobre todas las que le hizo yulia que bien merecido se lo tiene.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Mié 05 Jul 2017 02:29

CAPITULO 10: OJO POR OJO

Julia abrió los ojos con mucho pesar y volteó a ver hacia su reloj de pared.
-Por Dios, son las 2 de la tarde- Dijo Julia al mismo tiempo que se agarraba su cabeza con ambas manos- Bebí demasiado ayer.

Julia se levantó del sofá y fue hacia su refrigerador sirviéndose un poco de agua, se sentó en su pequeño comedor de 4 sillas y notó que encima de éste había una caja de aspirinas.
-Qué extraño, seguramente Klara las trajo, necesito una de estas para el dolor.

Julia subió a su habitación y vio a Klara acostada ocupando toda su cama y se acercó para despetarla.
-Klara, Klara despierta.

-Cinco minutos más.

-Despiértate ya es muy tarde.

-¿Ah? ¿Julia? Creo que nos sobrepasamos anoche.

-Sí demasiado allá abajo están tus aspirinas, debo irme no he comprado nada para comer y me muero de hambre.

-¿Y por qué no le dices a Lena que traiga comida? Aquí le pagas pero no quiero salir.

-No te estoy diciendo que vayamos a comer juntas es tarde creo que deberías ir a tu casa, tus padres ya debieron de haber regresado de su viaje de negocios y creo que se molestaran por el desastre de tu fiesta.

-Puede ser, pero no tienes por qué ser tan hostil.

-Retírate es sábado y es uno de mis pocos días de descanso de todo.

-Bien, te veo el lunes en la escuela.

Klara recogió sus cosas se vistió y se retiró de aquel departamento dejando completamente sola a la pelinegra, Julia pensaba en que después de todo no era tan mala idea que Lena trajera algo de comer tomó su celular y marcó a aquel número.
-Lena quiero que vayas a cualquier restaurante que se te ocurra y me traigas algo de comer, estoy muy hambrienta y no tengo ganas de salir.

-Buenas tardes dormilona y no, no iré, naciste con piernas creo que eres capaz de ir por ti misma.

-Lena no creo que quieras hacerme enojar tan temprano así que deja de ser tan insolente.

-No me das miedo Julia ve tú, yo tengo cosas más importantes que hacer e interesantes también.

-¡Eres una idiota! Despídete de lo poco que te queda de reputación.

-Mira como tiemblo, haz lo que quieras.

Así fue como Lena le colgó a la pelinegra mientras se reía en compañía de su mejor amiga.
-¿Y bien como esta?- Preguntó Nastya.

-Frustrada y molesta de no cumplirle sus caprichos.

-Eres genial Lena, esa chica ya no podrá molestarte más por lo que me contaste creo que ella deberá ser tu esclava de ahora en adelante.

-No me quiero aprovechar, no quiero ser como ella sólo quiero tener tiempo libre tú me entiendes.

-Cierto deberías pasarme su foto para que tengamos un respaldo.

-Bueno, pero sólo te enviare la de Julia, la otra chica no me interesa tanto, sólo la tengo por si me hace algo.

-De acuerdo Lena, aun no puedo creer que Julia no tenga contraseña en su celular con razón todo fue más sencillo.

-Lo sé ni siquiera yo soy así de descuidada.

-Tú nunca eres así, por Dios es que ni siquiera tenía un respaldo en su computadora.

-Así de despistada es Vólkova.

-Despistada, pero tiene un buen cuerpo.

-Lo normal Nastya.

-Eres una envidiosa Lena, oye tienes un mensaje nuevo en tu celular.

-¿Ah sí? No lo había notado déjame revisar…Es de… Sash.

-¿Qué? No seas tonta ábrelo ya y léelo.

-A ver aquí va… Querida Elena, probablemente sigas molesta por nuestra discusión de la vez pasada, sé que me equivoque en no anteponerte como mi prioridad sobre todas las cosas, en todas estas dos semanas no he dejado de pensarte, te he extrañado tanto pero mi orgullo pudo más, si sigues sintiendo algo por mí me gustaría verte hoy a las 2:30 en el lago, no quiero tirar esto a la basura y si no vas entenderé que ya no quieres que te moleste, hasta pronto- Leyó Lena mientras salía una lagrima de sus ojos.

-Lena… ¿Lo amas?

-Como se te ocurre preguntarme eso Nastya, hemos vivido un año de aventuras juntos.

-No confundas costumbre con amor, no quiero sonar tan cruel, pero… he notado que en todo este tiempo no has pensando para nada en Sash, es más toda tu atención la acaparaba…olvídalo no tiene caso.

-Dime Nastya.

-No, porque pensaras que estoy mal de la cabeza.

-Anda ya somos mejores amigas.

-Bueno digo que toda tu atención en todo este tiempo la ha acaparado Julia, pero no en el sentido que tú piensas.

-Bueno entiende que ella es mi paciente y mi atención la tenía porque me obligaba a estar con ella, olvida eso son las 2:15 tengo cinco minutos para ver a Sash, deséame suerte Nast.

-Yo... espero que pienses que tomas la decisión correcta.

-Y según tu ¿Cuál es la decisión correcta?

-No brindarle tu amor ni tiempo a alguien que no lo aprecie pero si esto te hace feliz te apoyo suerte Lena.

-Gracias, después te cuento como estuvo todo.

Lena salió apresurada de la casa de su amiga, no contaba con la presencia de alguien esperándola afuera.
-Te preguntaras el motivo de mi visita.

-No la verdad no, déjame en paz tengo prisa.

-Espera- Dijo Julia al mismo tiempo que tomo con fuerza el brazo de Lena- Te advertí que si te metías conmigo iba a arruinar tu reputación, pero si te incas ahora implorando que no lo haga considerare no hacerte nada.

-¡Púdrete!- Respondió la pelirroja soltándose de aquel agarre y subiéndose a un taxi.

La pelinegra no lo pensó dos veces y se subió rápidamente a su carro acelerando a una gran velocidad y siguiendo aquel vehículo donde estaba Lena, no dejaría que se burlara de ella y huyera tan fácilmente y trato de mantener cierta distancia para que no se viera tan sospechoso que la iba siguiendo; tras un corto trayecto manejando vio que el taxi se detuvo.
-¿A que habrá venido al lago?- Pensó Julia.

Lena encontró con la mirada a Sash, se acercó a él y lo abrazó con mucha efusividad.
-Disculpa la tardanza tarde un poco en ver tu mensaje.

-Tranquila, sólo te retrasaste 10 minutos no es para tanto, por ti esperaría lo que fuera.

-Discúlpame por todo Sash.

-No hay nada que perdonarte, para mí nunca dejaste de ser una gran persona que admirar.

-Que dulce resultaste ser Katina- Interrumpió una voz.

-¿Julia? ¡Qué haces aquí!

-Siguiéndote teníamos una conversación pendiente, pero ya veo que estás muy ocupada con hombres que no valen la pena.

-¡Cómo me llamaste idiota!- Gritó Sash enfurecido.

Julia no tuvo paciencia y atino a darle un golpe a Sash en el abdomen, que para sorpresa de este, lo dejo de rodillas.
-Tú no sabes quién soy por lo visto- Reiteró- Soy Julia Vólkova.

-¿Vólkova? Imposible- Dijo Sash con el poco aire que le quedaba.

-Ah veo que me conoces, te daré puntos por eso.

De repente una Lena enfurecida le soltó una tremenda cachetada a la pelinegra, no había tolerado el hecho de que se atreviera a golpear a su pareja y salirse con la suya; Julia había quedado sorprendida jamás pensó que alguien tan insignificante para ella tuviera el valor de ponerle un dedo encima.
-Te merecías esa bofetada desde hace tiempo- Dijo Lena- Si le vuelves a hacer daño a Sash o a mí pagarás las consecuencias.

-¿Consecuencias? ¿Se supone que te debo de temer? ¿A ti?- Se burló Julia.

Lena sacó rápidamente su celular mostrándole a la pelinegra la foto que le había tomado esta mañana y de repente las risas de Julia cesaron.
-Como…

-Te mordió la lengua el ratón Julia, bien para empezar seré como tú y tu infantil juego, si no quieres que divulgue esta auténtica foto tuya ponte de rodillas y discúlpate tanto con Sash como conmigo- Propusó Lena.

-Estás loca si piensas que me humillare de esta manera.

-Bueno, entonces no te importará que presione el botón de compartir ¿O sí?

-No serías capaz.

-Ponme a prueba.

Julia supo que estaba acorralada, no tuvo opción y se arrodilló tal y como Lena le indicó, lo cual dejo muy sorprendido a Sash.
-Discúlpenme Lena y Sash por todo lo que les ocasione- Dijo Julia con un tono de pesar y tan amargo para ella.

-Sería divertido tomarte otra foto así, es más ya lo hicé, ya te puedes largar despreocúpate por esta vez.

Julia no dijo nada sólo se dirigió a su automóvil y aceleró sin mirar atrás.
-Ya al fin solos Sash.

-¡No puede ser Lena! Tienes idea de con quién te metiste.

-Ella es mi paciente de las prácticas.

-Ay Lena nunca ves las noticias.

-Sé que es hija de empresarios y que tiene.

-¿Cuál es el banco más influyente y conocido de todo Moscú?

-¿El VolkoBank?

-¿Te suena el apellido?

-No me digas que ella es la futura dueña de todo eso.

-Bueno no te lo digo, pero sí ella es ¿No sabías? Diablos Lena, cuéntame todo ahora mismo.

Y así lo hizo la pelirroja le contó todo lo ocurrido y Sash escuchó a detalle cada palabra mientras soltaba ciertas sonrisas de vez en cuando.
-Wow Lena me impresiona tu habilidad.

-Gracias ¿Entonces en qué estábamos tú y yo?

-En que jamás te dejare ir… ¿Quieres que nos demos una oportunidad?

Lena no dijo nada más y lo beso.
-Tomaré eso como un sí princesa, vamos a dar un paseo a la plaza.

-Gracias Sash.

Ambos chicos dieron un paseo y en el transcurso la pelirroja observó uno de los tantos edificios del VolkoBank y no podía creer que aquella pelinegra era la heredara a tal imperio de los negocios, y en ese mismo edificio estaba presente una pequeña discusión.
-No Julia, definitivamente no.

-¿Por qué no papá?

-Sergey Katin es un excelente gerente no entiendo tu afán de “hundirlo” sólo porque te peleaste con su hija.

-Quiere arruinar mi reputación.

-Hija comprende él no pertenece a nuestra empresa, tenemos un contrato de bienes raíces pero de ahí en fuera no es como si pudiera echarlo, no trabaja para mí, por cierto ya que estás aquí necesito que te presentes a la apertura de una nueva sucursal, será en unos días.

-Sí, sí como sea tengo que largarme.

-¿A qué?

-Se te olvida que soy estudiante.

-Ya, ve con cuidado a ver qué día te dignas a visitarnos.

-Un día de estos, papá.

Mientras tanto Lena había llegado a casa a terminar su tarea y por chat entero a Nastya de cada detalle, definitivamente estaba muy feliz, todo se estaba resolviendo, no más peleas, no más rompimientos y sobretodo no más Julia Vólkova, ahora ella estaba a su merced e hizo una llamada para corroborarlo.
-¿Qué quieres Lena? Ya estas conforme con tus amenazas.

-Aún no, el lunes seguiremos con nuestro proyecto te aviso la hora nos veremos a las 3:00 pm en un café para que canceles tus compromisos relacionados al alcohol y mujeres.

-Esto que me hiciste nunca te lo perdonare.

-Tú has hecho peores cosas Vólkova.

-Nos veremos algo tarde, es por ese pingüino seguramente.

-¿Qué? ¿Pingüino de que hablas?

-Que tu novio es la viva imagen de un pingüino eso digo.

-No tienes derecho a ofenderlo de esa manera, no quiero tener que abusar del poder que tengo sobre ti, te veo el lunes.

Julia estaba frustrada, la lección la había aprendido, nunca dejar su celular sin contraseña por más pereza que le diera ingresar una clave, decidió idear un plan seguramente la pelirroja había pasado un respaldo de aquella foto a una persona cercana probablemente a su mejor amiga ya vería la manera de contactar con ella su reputación ya estaba lo suficientemente dañada con sus idas de noche y no quería tener conllevar otro peso encima.
El lunes había llegado tal y como Lena lo ordenó Julia estuvo puntual a las 3pm, la pelinegra se encontraba bebiendo un café americano y distinguió a Lena desde donde estaba sentada vio que la pelirroja se besaba con “El pingüino” como ella lo bautizo y se sintió ligeramente molesta al ver que no se apresuraba a entrar por estar de romántica, hasta que pasados unos minutos Lena entró y se sentó en la mesa correspondida.
-Hola Julia, no esperaba que llegarás tan temprano.

-Ni yo que te tardarás por estar compartiendo saliva.

-¿Envidia?
-Para nada, puedo tener a cualquier chica cuando lo desee.

-Lástima que solo puedas atraer a chicas con la cabeza hueca.

-Cuando digo cualquier chica hablo en general de todas sin excepciones.

-Vaya entonces soy la primera en tus excepciones.

-Bueno es que como ya te he explicado antes, tú no me atraes pero si quisiera caerías ante mí.

-Te reto entonces a que lo intentes- Después de haber dicho instantáneamente Lena se arrepintió no tenía razones para pedir eso- Lo siento olvídalo, no intentes nada.

-¿Tienes miedo?

-No, pero respeto mi relación.

-Que cursi, pero no te preocupes no gastaré mi tiempo en conquistarte, y ahora…

De repente el móvil de Julia comenzó a sonar pero tardó en contestar y la llamada no entró.
-Estúpida contraseña- Se quejó Julia- Papá se enojará conmigo.

Y el teléfono volvió a sonar inmediatamente Julia contestó pero no se fijó que por accidente activo el altavoz.
-¡Julia! Acaso olvidaste la apertura te necesito aquí ahora mismo…

-Lo siento Oleg después te lo compenso.

La pelinegra colgó rápidamente para que Lena no escuchará como la regañaban.
-¿Pasa algo Julia?

-La apertura de una sucursal, quizás pingüino ya te lo dijo que soy la futura dueña de VolkoBank pero como me estas obligando a estar contigo por el aburrido proyecto me quedare aquí.

-Vete.

-¿Qué dijiste?

-Que vayas, mañana te veo.

-Wow, bueno cuídate te veo mañana.

Julia se montó en su automóvil y aceleró rumbo a la apertura.
-Gracias Lena- Susurró para sí misma mientras se alejaba.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Mié 12 Jul 2017 23:13

CAPITULO 11: PLAN Y CONFESIÓN

La familia Vólkov se encontraba en la apertura de una nueva sucursal al mismo tiempo que los medios de comunicación los captaban a través de las cámaras.
-Señor Vólkov, buenas tardes ¿Qué lo llevo a tomar la decisión de colocar una nueva sucursal? ¿Piensa que entre más bancos habrá más ganancias?- Preguntó un periodista.

-Como usted comprenderá esto es una empresa y nuestros clientes son de suma importancia y preferimos tener un servicio que tenga la comodidad de estar cerca de las personas y por supuesto que haya más ganancias así mismo generamos más empleos.

-Creo que lo que más le sorprendió a la prensa fue ver a su hija en estos eventos.

-Mi hija quizá tenga un mal historial pero en lo que negocios se refiere es muy responsable ella es consciente del futuro que le espera y entre más se familiarice mejor.

-Imagino que necesitará apoyo de una pareja en cuestión sentimental ¿La señorita Julia ya ha encontrado a esa persona?

-Son suficientes preguntas por hoy- Intervino la pelinegra finalizando así esa pequeña entrevista.

-¿Es en serio?- Dijo Nastya en la habitación de Lena apagando el televisor- Fuiste muy amable con Julia, debiste haberle puesto una amenaza como ella lo hizo contigo, mírala esta como si nada en la apertura.

-Nast al menos estoy tranquila de que no me mintió y si cumplió con sus compromisos.

-Bueno no hay pretextos mañana sí o sí la castigas.

-Eres muy vengativa.

-Claro que no, sólo hago justicia, con Sash también fuiste muy suave estoy empezando a desconfiar de él.

-Ya estás igual que Julia, me dijo que mi novio era un pingüino, está loca.

-Y ni tan loca concuerdo plenamente con ella ese chico es muy feo para ti y su nariz por Dios podría sacarte un ojo.

-Ni que Andrew estuviera tan guapo.

-Ah querida Lena él aun no es mi novio pero si es algo así como mi media naranja quizá en unos meses nos veas tomados de la mano.

-Bueno ya es tarde, regresa a tu casa.

-Me estas corriendo.

-Sí lo hago, Nast casi no he dormido y me duele la cabeza.

-Uy bueno te dejo, aunque por desgracia tenemos tarea.

-Ya sé una buena taza de café me hará bien.

-Hasta mañana Lena.

Nastya se retiró de la casa de Lena y al llegar a su habitación recibió un e-mail al observar de quien era rodo los ojos de manera que le fastidiaba lo que había leído.
Nastya, hola, mañana llegare un poco tarde a nuestra sesión pero si estaré, te veo pronto espero y seas rápida porque tengo muchos asuntos pendientes como comprenderás también me dejan mucha tarea.
Atentamente: Tu paciente de prácticas.

Nastya respondió aquel mensaje con un “Sí” y tomo su siesta, a la mañana siguiente ya en la Universidad se encontraba almorzando con su mejor amiga.
-Estoy harta de que mi paciente sea una impuntual, no me gusta trabajar con gente así Lena.

-Calma Nastya al menos la tuya no es tan difícil como Julia.

-No, pero es una presumida, oye me gustaría que pasaras por mí después de mi sesión tiene mucho que no platicamos juntas de regreso a casa, anda Lena di que sí.

-De acuerdo después de que vea a Julia pasó por ti ¿En qué parte estarás?

-En las mesas que hay afuera de la Universidad de Lomonosov.

-Hecho Nast.

-¿Y Sash?

-Hemos estado hablando por teléfono me alegro que nuestra relación ya este mejorando.

-Bien por ti Lena ¿Y Julia? ¿Dónde la verás?

-En el mismo café de ayer.

-Lena me estás comenzando a preocupar la verdad si te noto muy cansada.

-No, no es sólo que la tarea me trae así.

-Bueno entremos a clase.

Entraron a clase y Nastya notaba que su amiga no estaba muy atenta y se mantenía muy tensa, no estaba tan aplicada como de costumbre.
-Lena.

-Ah, hola Markov ¿Necesitas algo?

-No te ves tan aplicada como siempre.

-No he dormido bien.

-¿Es por Julia que no duermes bien?

-¡Mark! ¿Por qué dices eso?

-A lo mejor ella te quita el sueño- Dijo Markov tratando de sonar gracioso.

-No entiendo el propósito de tus chistes.

-¿Cómo vas con ella?

-Muy bien de hecho.

-¿Ya te conquistó?

-Markov ella y yo sólo mantenemos una relación escolar no entiendo el afán de tus comentarios.

-Vamos Lena es sólo que aún no puedo creer que Julia no haya tratado de que “caigas en su efecto” lo hace con todas las chicas que conoce.

-Quizá es porque gracias al cielo no le gusto.

-Eres linda y lo sabes.

-Gracias, pero como te dije somos muy diferentes ella y yo.

-Vaya que sí, pero es buena persona sólo que no le das la oportunidad de conocerla al 100 por ciento verás que ella no es tú enemiga.

-Nunca la consideré mi enemiga.

-Ella se considera la enemiga perfecta de cualquiera que esté en su contra.

-Qué raro eso parece título de canción, definitivamente esa Julia es extraña.

-Y amable, bueno hay que terminar de contestar estos cuestionarios.

En Lomonosov Klara se topó a Julia y trató de sacar conversación con ella.
-Hola Julia, estuviste excelente ayer por la tarde.

-Gracias, cortar el listón de la nueva sucursal es un honor.

-Y para celebrarlo quiero que vayamos al bar a tomar unos tragos, no has ni podido aprovechar la oferta de que tienes un descuento especial.

-Quisiera pero debo de ver a Lena.

-¡Qué! Se supone que tú la controlas no ella a ti.

-Se suponía más bien.

-No entiendo y ahora por que no.

-Se me regresó, obra del karma supongo.

-¿Qué acaso tiene una foto vergonzosa de ti?

-No cualquier foto, tiene una foto de mí sin ropa.

-Maldita perra.

-Calma, tengo que pensar, por lo que sé ella tiene una mejor amiga.

-Aja y eso ¿En qué nos ayudará?

-En que ella debe tener un respaldo y obviamente su amiga cuenta con ello.

-Bien ¿Cómo se llama?

-No lo sé.

-Diablos Julia.

-Creo que es su compañera.

-¿Y eso qué?

-No seas tonta, esa chica también es psicóloga es decir que esta involucrada en las prácticas.

-Ya entiendo sólo hay que descubrir quién es su compañero o compañera y a través de eso obtendremos la foto.

-Y después de eso nos encargaremos de los respaldos que tenga Lena.

-Bien Vólkova ese plan me gusta.

-Me tengo que ir se me hace tarde- Se despidió Julia saliendo con destino a ver a la pelirroja.

A la hora de la salida Lena se despidió de Nastya quedando que se verían en unas horas, la pelirroja caminaba en dirección al café estaba a 3 cuadras, sacó su libreta, iba tan absorta en sus apuntes que al no fijarse por donde caminaba chocó con una chica castaña muy conocida y desagradable para ella.
-Además de aguafiestas, ciega- Dijo Klara.

-Hola Klara igual de maleducada como siempre.

-Y aun así te atreves a contestarme, espera que Julia se entere de cómo eres.

-No me preocupa eso, digamos que Julia estará más concentrada en mí que en ti, no es para que te molestes ¿O sí?

-Te lo advierto Lena, ella es mi juguete y lo comparto con quien yo desee, quítate de mi camino se me hace tarde.

Lena se sentía triunfal, sabía que si Klara trataba de hacerle algo, ella tendría su otro as bajo la manga y le alegraba el hecho de que Julia tendría más atenciones con ella que con la castaña, fue al café y se volvió a sorprender que Julia nuevamente había llegado temprano a su pequeña sesión.
-Wow llegaste temprano.

-Lena en todas las veces que nos hemos visto jamás he llegado tarde.

-Cierto, buen punto.

El mesero se acercó a sus lugares y pidió sus bebidas.
-¿Qué les traigo señoritas?

-A mí me traes un café americano, muy cargado de preferencia- Dijo la pelirroja- ¿Puedo rellenarlo cuando quiera verdad?

-Así es señorita- Afirmó el mesero

-Yo quiero un capuccino- Dijo Julia.

El mesero se marchó y en menos de dos minutos les entregó las bebidas a las chicas.
-Te vi en televisión- Dijo Lena de repente.

-No sabía que te gustará el mundo de los negocios.

-Bueno, sucede que odio ver la televisión generalmente suelen alterar la realidad con invenciones prefiero mil veces la lectura.

-No hay duda alguna, eres una persona muy aburrida.

-Mi papá tampoco la ve, es gracioso porque él es gerente donde trabaja.

-No lo sabía- Mintió Julia- ¿Qué opinas, que tal estuve ayer?

-No hiciste nada especial Vólkova, sólo cortaste el listón.

-Envidiosa- Se burló Julia sacando la lengua.

-Para nada, note que quisieron sacarte cosas de acerca de tu vida sentimental.

-Obvio nadie puede sacarle la verdad a la gran Julia.

-Me temo que yo si lo haré.

-¿Por qué tú?

-Porque soy tu psicóloga y el siguiente tema del que debes platicarme es acerca de tus relaciones personales.

-¿Es por qué estoy amenazada?

-No, es porque es parte del temario sobre el informe así que colabora conmigo.

-Ya ¿Qué preguntas me harás?

-¿Dónde conociste a tu primer amor?

-En segundo año de secundaria.

-¿Qué edad tenía aquel muchacho?

-Él 19 en aquel entonces, yo tenía 13 años.

-Es decir que este chico actualmente tiene 24 años.

-Así es.

-Te gusta los abuelos.

-Por Dios, no está tan viejo.

-¿Cómo se llamaba?

Julia se mantuvo en silencio por un momento hasta que articuló palabras.
-¿Es necesario que lo sepas?

-Esto te lo pregunto cómo Lena Katina no como tu psicóloga, es sólo que me da mucha curiosidad.

-Parviz Yasinov.

-Bien ¿Cómo fue que lo conociste?

-Cuando entre a mis 13 años, supe que era bisexual, las chicas me atraían se lo conté a mis padres y al principio no lo tomaron nada bien aquel día me gritaron y me tacharon de lo peor y lo único que se me ocurrió hacer fue salir de la casa y correr lejos, hacia donde no lo sabía fue entonces que mis piernas no me respondían más y caí al suelo y un muchacho me ayudó a levantarme, ese era nada más y nada menos que Parviz, al verme tan devastada me consoló y me dijo que siempre podría contar con él; pasando el tiempo mis padres se acoplaron a mi orientación sexual les llegué a presentar a Parviz y les alegraba el hecho de que tenía la compañía de un buen amigo fue entonces que me enamoré de él a pesar de la diferencia de edad lo amaba con toda mi alma fue entonces cuando comenzó lo peor- Julia se detuvo un momento y su semblante cambió a uno muy serio y prosiguió- Llevábamos 6 meses de relación y comenzó a insistir que quería la “Prueba de amor”, sinceramente yo no tenía problema alguno con eso estaba enamorada y no me arrepiento, se dio en una noche que me “Quedé a dormir en casa de una amiga” y para mí fue algo mágico, desgraciadamente él no lo pensó así… Pasaron los días después de aquella noche ya no se comunicaba conmigo, ni un mensaje y mi paciencia es muy corta, lo fui a buscar hasta su escuela y cuando llegué él se encontraba con sus amigos le hablé y él… Me desconoció frente a todos, nunca más volvimos a hablar; y desde allí nunca me he vuelto a enamorar solamente he tenido relaciones pasajeras obviamente sin jugar con los sentimientos de los demás ya que entiendo la manera en cómo se siente ser desplazado, probablemente pienses que me deje de llevar por la tentación o que soy una chica fácil.

-Julia, yo en verdad no pienso así de ti, creo que uno cuando se enamora entrega todo de sí mismo no te juzgo de verdad al contrario lo entiendo son enseñanzas que nos da la vida.

-Te agradezco por no pensar así de mí.

-Gracias a ti por tener la confianza de contarme- Dijo Lena que subió sus manos a la mesa para sostener las de la pelinegra, le brindó una sonrisa que emanaba calidez y comprensión, al darse cuenta la pelirroja de la situación la soltó lentamente.

-Bien, sólo prométeme que no lo pondrás esto en el informe es muy personal tú sabes.

-Oh no te preocupes, no entraré en detalles.

-Te gustaría escuchar la anécdota de mi transformación.

-¿Transformación?

-Sí, cuando todo acabo con Parviz estuve toda una semana devastada y decidí cambiar no sólo emocionalmente, sino también físicamente quizá no lo sepas pero en realidad soy rubia.

-¿Qué? Eso no me lo esperaba.

-Así es, me pinté el cabello de negro y me lo corté, obviamente han pasado años y me ha crecido, pero antes no me llegaba ni a los hombros.

-Te ves bien.

-Gracias ya lo sé.

-Que vanidosa eres Vólkova.

-Entonces ¿Es todo lo qué quieres saber acerca de mi vida personal?

-Por el momento sí.

-Sabes Lena por un momento olvidé que mi reputación está en tus manos.

-No tendré que arruinarla si te sigues comportando tan amable como hasta ahorita.

-No por mucho tiempo tendrás el control- Pensó la pelinegra muy en sus adentros.

Ambas chicas continuaron platicando acerca de temas triviales y llegó la hora en que Lena debía pasar por Nastya.
-Oye Katina deja de beberte tantas tazas de café, tendrás mucha energía en la noche.

-Me gusta, no me culpes, bien es todo por hoy te veré luego te comunicó por mensaje.

-Te llevo ¿A qué parte vas?

-A tu escuela de hecho

-Vámonos entonces tú pagaste el café y yo te devuelvo el favor.

-Me parece perfecto.

Salieron del local y Julia aceleró a máxima velocidad, la pelinegra podía ver como los cabellos rizados de Lena se movían por la fuerza del viento, después de todo fue una sesión tranquila para ambas sin confrontaciones, al llegar a Lomonosov, Lena abrió la puerta del automóvil y se despidió con un ademan en la mano y se volteó regalando un sonrisa de agradecimiento, Julia no dijo ni una palabra de igual manera le regresó la sonrisa y se alejó. Lena fue hacia las mesas que se encontraban en la Universidad y grande fue su sorpresa al no ver a Nastya pero si a alguien más.
-Tú de nuevo.

-Vaya, vaya Vodkatina también vienes a invadirme en mi propia escuela- Dijo Klara con molestia.

-Ya te dije que no me llamo así.

-Klara ya llegué de comprar algo en la tienda y…- Dijo que Nastya que había regresado para encontrarse con esta escena- Hola Lena viniste al fin, ella es Klara es mi paciente de las prácticas.

-Ya nos conocemos Nast ni te molestes a presentarme a esta idiota- Gritó Klara.

-Oye no te permito que le faltes el respeto a mi mejor amiga, vámonos Lena ya terminé la sesión de hoy te veo después Klara y espero aprendas a respetar- Dijo agarrando a Lena del brazo y caminando a paso firme.

-Bien Nastya, acabas de facilitar todo- Pensó Klara formulando un nuevo plan.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Mié 19 Jul 2017 15:17

CAPITULO 12: PRIMERA FASE

Nastya y Lena subieron a un taxi, ya más tranquilas podrían charlar.
-No sabía que conocías a Klara- Dijo Nastya.

-Ni yo que tú eras su compañera.

-Que pequeño es el mundo y ¿Cómo la conoces?

-Es la amiga y/o amante de Julia.

-¿No me digas que ella fue parte de aquel incidente de vodka?

-Así es, ella tomó mi foto de hecho.

-Que desgraciada, no te preocupes Lena la pondré en su lugar la próxima vez que la vea.

-No hace falta también tengo una foto de ella sin ropa.

-Excelente vas un paso adelante.

-Sí pero ella no lo sabe.

-Ni lo sabrá, no te preocupes no le diré nada ¿Mañana verás a Julia?

-La dejaré descansar, mañana quiero ver a Sash.

-Tiene mucho que no lo veo ¿Por qué no hacemos una cita doble?

-¿Tu y quién?

-¿Cómo que quien? Con Andrew.

-¿Ya son novios?

-Aún no, no sé qué está esperando.

-Quizá quiere pedírtelo de la manera romántica.

-Es que no entiendo cualquier hombre desearía solo tener una pequeña aventura conmigo y él si quiere algo serio.

-¿Y por qué no lo dejas? Tan simple como eso.

-No lo sé Lena me he encariñado con él, es un buen hombre.

-Está bien acepto la cita doble pero nada de alcohol.

-Bien, bien te parece mañana en las hamburguesas.

-Ya está ¿Saliendo de la escuela?

-Sí.

Habían llegado a su destino y bajaron del taxi yendo cada una de regreso a sus casas. Al día siguiente en Lomonosov, Klara y Julia pensaban acerca de un plan que no arriesgará su reputación.
-¿Segura?- Preguntó Julia.

-De verdad, Nastya es la mejor amigar de Lena y tenemos la suerte de que yo estoy cerca de ella.

-Bien trataré de hablar con Nastya y encontrar una forma de que no se salga con la suya.

-¿Y por qué tú? Yo estoy más cerca de ella.

-Sí y por lo que me contaste ya te tiene odio por insultar a Katina.

-Ella me provocó.

-Bien yo me haré cargo tanto de Lena como de Nastya.

-Deberías aprovechar una ocasión e ir a casa de Lena y borrar cada respaldo.

-Sí cuando se presente la oportunidad la aprovecharé.

-Bien te veo luego Jul ¿Hoy si iremos al bar?

-Hoy sí querida Klara.

-Bien, me alegro ya sabes que odio que me cancelen- Dijo Klara mientras depositaba un beso en los labios de Julia- Regresemos a clase.

Mientras tanto Nastya debía invitar a Andrew a la cita, ya que a pesar de que ella la organizó no le había comentado nada a él y se puso a su lado.
-Andy ¿Podemos hablar?

-Por favor dime que no es nada malo.

-Para nada, al contrario es algo bueno, vayamos a un lugar más tranquilo aprovechando que tenemos hora libre, vayamos al árbol a conversar allá no suele haber nadie.

Ya estando una vez sentados y acomodados Nastya comenzó con su propuesta.
-¿Andrew…Te gustaría salir conmigo?- Preguntó Nastya.

-Nast hemos salido juntos últimamente, no entiendo porque ahora me lo pides a la antigua.

-Bueno es que se trata de una cita doble, Lena ira con su novio y me gustaría que fueras mi acompañante.

-¿Cómo si fuera tu novio?

-Exacto.

-Pero en realidad no somos novios.

-No.

-Nast no entiendo, de verdad me gustas mucho ¿Por qué me rechazas? Te he sabido respetar y soy muy amable contigo, a tu lado me nace un lado que yo pensé que desconocía, quizá no seas una partidaria del amor, pero ¿No me puedes dar una oportunidad?

-Andy, para mí las relaciones son como un juego, donde nadie sale lastimado y tú me agradas no quiero echar a perder nuestras convivencias.

-Eso me pone mal.

-Andy te prometo que seré tu novia cuando llegue la navidad.

-¿De verdad?- Preguntó Andrew muy emocionado.

-Sí, pero primero acepta tener esta cita conmigo.

-Nast… Me encantaría pero tengo una entrevista de trabajo.

-¿Sobre?

-En una pequeña oficina como recepcionista inicial y me citaron justamente hoy.

-¿Y no la puedes posponer?

-¿Por qué no mejor pospones la cita doble?

-Porque el novio de Lena se aparece cada 3 milenios.

-¿Lena está en una relación a distancia?

-No, no es eso, es porque su novio no le da ni el tiempo ni su lugar a mi Lenita.

-Ya… Espera un momento me están marcando- Dijo Andrew mientras contestaba la llamada- Aja-¿Qué? Pero ¿Por qué?.... Señorita de verdad estoy interesado… Bien…Hasta pronto.

-¿Pasa algo Andy?

-Tienes suerte saldré contigo acaban de marcarme que no va a ser necesario que me presente a la entrevista.

-¿Y eso por qué?

-Supongo que escogieron a alguien más capacitado de verdad necesito el trabajo no quiero dejarle toda la carga a mis padres de que paguen mi carrera.

-Lo encontrarás ya verás, nos vemos a la hora de salida anímate.

-Bien.

El timbre sonó indicando que los estudiantes ya podían retirarse, Lena, Nastya y Andrew fueron directo al local de comida rápida. Al llegar observaron a Sash sentado en una de las sillas, se levantó y recibió a Lena con un suave beso.
-Hola muchachos, vengan les aparte sus lugares- Dijo Sash de manera amable.

Los 4 se sentaron en una mesa y pidieron sus hamburguesas con refresco incluido.
-Nast hace tiempo que no nos veíamos, me alegra que al fin te hayas estabilizado y que por fin tengas una pareja- Expresó Sash.

-Oh es verdad no los he presentado, su nombre es Andrew…Andrew te presento a Sash el querido novio de Lena- Respondió Nastya.

-Un placer Sash, al fin conozco al motivo de que Lena haga sus tareas temprano- Dijo Andrew mientras estrechaba la mano de Sash.

-Y bien Andrew cuéntame ¿Trabajas?

-No, por ahora no hoy tenía una entrevista pero al final el personal decidió que no asistiera, supongo que encontraron a alguien más ¿Y tú Sash? ¿Trabajas?

-Sí, trabajo con mi papá él es contador y le ayudo a haciendo sus estados de balance a cambio él me paga.

-¿No se te hace muy pesado? ¿En qué año vas de Universidad?

-En tercer año de Administración.

-Te admiro de verdad, tienes tiempo con tu carrera, ayudándole a tu padre y a la vez estar al lado de Lena.

-Hago lo que puedo Andrew.

-Llámame Andy.

-Oye Sash cuéntale a Andrew como te le declaraste a Lena- Propuso Nastya.

-De acuerdo Nast, aún lo recuerdo fue hace un año éramos buenos amigos la invite al cine y llevaba unas rosas entonces compramos los boletos y cuando queríamos ver las películas que estaban disponibles, le pedí a Lena que volteara hacia la cartelera y notó un mensaje espacial que decía: ¿Te gustaría ser mi novia? Tengo que aceptar que me salió algo costoso pagarle al gerente del cine para quitar el nombre de una película por aquella declaración pero lo valió totalmente.

-Que original, te pediré ayuda porque en diciembre es probable que me le declare a una chica- Dijo Andrew mientras volteaba a ver a Nastya.

Todo el grupo comió y se divirtió hablando sobre viejas anécdotas y planes futuros; el sol se estaba ocultándose avisando la llegada de un atardecer, pidieron sus cuentas y salieron de aquel establecimiento de comida rápida.
-Me divertí mucho de verdad- Dijo Sash- Los llevo en el carro si gustan.

-Para nada Sash, Andrew y yo no queremos hacerles mal tercio a ti y a Lenita, mientras nosotros pasamos el rato en un bar además a ustedes dos no les gusta beber, nos vemos pronto, me cuidas a Lena pórtense bien- Se despidió Nastya de aquella pareja y espero a perderlos de vista en la carretera.

-Bien ahora que se han ido vayamos por unos tragos Nast.

-Sí Andy y de paso bailamos un poco, este cuerpo también necesita divertirse.

Los chicos tomaron un taxi y llegaron a aquel club nocturno, apenas comenzaba a estar concurrido; Nastya y Andrew buscaron una mesa pero al ver que todas estaban ocupadas fueron a la barra libre y pidieron sus tragos.
-¿Qué te pareció el novio de Lena?- Preguntó Nastya.

-Es agradable.

-Bien, pero ahora dime la verdad sé que no piensas eso de él.

-Se nota que no te agrada.

-Es sólo que no quiero que haga sentir mal a Lena.

-Bueno yo alcancé a entender que no le dedica mucho tiempo a su noviazgo, le preocupa más ayudarle a su padre.

-Exacto, siento que Lena se merece algo mejor ¿Qué piensas?

-Que dejes que ella decida por su cuenta.

-Espero y tome decisiones que de verdad la hagan feliz, es mi mejor amiga y la conozco, no merece que la hagan sufrir.

-Te entiendo Nast, pero ya verás siempre llega la persona indicada.

-Tienes razón Andy espero que sí y ¿Tú que harás, buscarás otro empleo?

-Sí seguiré buscando de verdad lo necesito estoy tan desesperado por obtenerlo, la carrera no me sale gratis.

-Créeme Andy que si estuviera en mis manos te ayudaría sabes que te aprecio y te tengo un cariño especial.

-Y está en tus manos chica- Interrumpió una pelinegra sentándose en la barra al lado de Andrew.

-¡Tú! ¿Qué haces aquí?- Replicó Nastya.

-Tranquila niña esto es un lugar público cualquiera puede estar aquí ¿Tan pronto se te olvido mi nombre? Te lo repito si gustas.

-Ya sé que eres tú Julia ¿No te basta con fastidiar a Lena?

-Tranquila todo está bien entre Lena y yo créeme, por cierto no sé tu nombre ¿Serías tan amable de decírmelo?

-Anastasia, o Nastya es más corto.

-Ya, bien con quien vengo a hablar es con tu amiguito, escuché su conversación y no pude evitar el interesarme en tu asunto…- Dijo Julia haciendo señas con su mano de querer saber su nombre.

-Andrew- Contestó él.

-Te parece si te ofrezco un puesto de recepcionista en uno de mis establecimientos.

-Eso sería grandioso, no sabía que tuvieras ya una mini empresa, digo siendo tan joven.

-Ah es que yo soy la futura dueña de VolkoBank.

-¡Increíble Julia!

-Sí lo es, entonces ¿Qué dices aceptas? Tendrás flexibilidad de sólo asistir los fines de semana.

-Acepto, muchísimas gracias de verdad no sé por qué Nastya te odia pero con lo que acabas de hacer me has ayudado de verdad.

-No hay de que esa es mi especialidad, ayudar, ve mañana al banco que más reciente que se inauguró y les dices que vienes de mi parte- Dijo Julia mientras escribía en una tarjeta un pequeño recado con su firma- Listo con esto te dejarán ingresar.

-Gracias nuevamente.

-De nada, los dejo muchachos iré a bailar un momento, que te diviertas Nastya, déjale mis saludos a Katina- Se despidió Julia dirigiéndose a la parte alta.

-Ah, hasta que se fue.

-¿Qué te sucede Nast? Fue muy amable, no entiendo tu odio o rencor.

-Agh es que ella es la paciente de Lena en las prácticas.

-¿Y eso qué?

-Le hizo una broma de mal gusto a Lena hace unas semanas.

-Oh ¿Tan grave fue?

-Como no tienes idea aunque Lena ya la tiene controlada.

-Menos mal, independientemente de lo que haya hecho fue muy noble conmigo.

-No te confíes Andy seguramente algo trama esa Vólkova, vayamos a bailar un momento ¿Sí?

-De acuerdo señorita.

Ambos disfrutaron del ambiente sin preocupaciones, se divirtieron y rieron a causa de la gran adrenalina que los aceleraba en aquel baile mezclado con el olor a alcohol que estaba presente en el club; cuando notaron que ya comenzaba a ser muy tarde salieron de allí y esperaban a que en la carretera se presentara cualquier transporte, más fue su sorpresa al ver a una figura conocida para ellos acercándoseles nuevamente.
-¿Los llevo?

-Otra vez tú Vólkova- Replicó Nastya.

-Nast si no te quieres quedar sola y abandonada estas horas, te recomiendo que subas, después de todo ya sé en dónde vives y a tu amigo puedo ir a dejarlo a una terminal o estación.

-Anda Nastya es mejor no discutir con Julia sólo quiero ayudarnos- Contestó Andrew.

Y con un suspiro de derrota Nastya y Andrew acompañaron a la pelinegra hacia el estacionamiento y se montaron en el carro, en todo el camino fueron en silencio los tres hasta que Julia llevo a Andrew a la estación donde tomaría el taxi con destino a su hogar.
-Muchas gracias por todo Julia, un placer conocerte te encargo mucho a Nast, hasta pronto chicas- Se despidió Andrew.
Nuevamente cambió la dirección con destino a la casa de Nastya y esta rompió con el silencio.

-¿Qué tramas Vólkova?

-¿Yo? Nada Nast de verdad sólo quería ayudar.

-A mí no me engañas, no te conozco mucho pero sé que tú no eres esa clase de persona.

-Mmm y ¿Según tú, por qué lo hago?

-Quizá tratas de obtener algo que pone en peligro tu reputación ¿O me equivoco?

-Me doy cuenta que Lena te dijo lo que me hizo.

-Así es y déjame decirte que te mereces más sufrimiento, agradece que Lena no es una persona tan rencorosa.

-Escucha Nastya, no tengo miedo a lo que Katina pueda llegar a hacerme.

-Deberías.

-No lo creo, estoy consciente de lo que le hice a Lena, pero de verdad pregúntale a ella, todo está bien entre nosotras sin rencores ni nada por el estilo cálmate.

-Bien por cualquier cosa te tendré vigilada a ti y a Klara.

-¿Conoces a Klara?- Preguntó la pelinegra haciéndose la sorprendida.

-Sí es mi compañera de prácticas y por lo que me entere también es tu secuaz.

-Tienes mucha imaginación chica deja que las cosas fluyan, bien hemos llegado.

-Bueno, gracias supongo- Dijo Nastya al mismo tiempo que bajaba del coche.

-De nada

-¿Cuánto te debo?

-Así déjalo no es como si fuera una taxista o algo por el estilo.

-Bien aun así no me fío de ti, tal vez puedas engañar a Lena pero a mí no.

-¿No tienes una casa a la cual llegar?

-¿Me estás corriendo?

-Efectivamente Nast, eso hago.

-Buenas noches Vólkova.

Julia siguió con la mirada a Nastya, sacó su celular e hizo una llamada.
-¿Cómo te fue Jul?

-Excelente Klara el chico ha caído en la trampa.

-Eso quiere decir que…

-La primera fase del plan está hecha.

-¿En qué consistirá la segunda fase?

-Amenazas secretas.

-Ese es tu estilo.

-Y mi personalidad también.

Julia colgó el teléfono y se dibujó una sonrisa en sus labios su siguiente fase estaba a punto de comenzar.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Mié 26 Jul 2017 23:25

CAPITULO 13: SEGUNDA FASE

Habían pasado ya algunas semanas, todo iba bien entre Lena y Julia, las discusiones habían disminuido y Julia se prestaba más a poner de su parte con el proyecto y Andrew había sido aceptado como recepcionista en VolkoBank gracias a la recomendación que le fue proporcionada, pero aún había un detalle con la pelinegra estaba a punto de comenzar la segunda fase para recuperar su fotografía así que aprovechó un fin de semana para visitar a Andrew.
-Hola ¿Cómo te va Andrew?

-Julia, que sorpresa, muy bien gracias ¿Qué haces aquí?

-Son mis futuras empresas.

-Es cierto puedes estar aquí cuando quieras, discúlpame.

-Descuida ¿Has salido con Nastya últimamente?

-No, sólo la he visto en el salón de clases y generalmente se la pasa más con Lena.

-Vete, invítala a salir.

-¿Cómo? Estoy trabajando apenas son las 9:00 estoy iniciando, además hoy iba a salir con Lena a una tienda departamental.

-Bien espera un momento- Dijo Julia mientras le hacía señas a un hombre para que se acercara.

-¿Se le ofrece algo Señorita Vólkova?- Preguntó aquel hombre.

-Sí mire, aquí a mi amigo Andrew Gólubev le surgió un pequeño percance familiar y necesita atenderlo obviamente, le pido que no le descuente el día de hoy en su cheque.

-¿Me pide o me ordena Señorita?

-Tómalo como quieras pero no quiero enterarme que no acataste a la petición.

-De acuerdo- Suspiró el gerente resignado- Bien Andrew puedes retirarte.

Julia lo ayudó a acomodar sus cosas, para que se fueran lo más pronto posible.
-Espera un momento Jul, no querrás que Nastya me vea en uniforme, traigo ropa en mi mochila, iré a cambiarme.

-Está bien te espero afuera en el auto.

En el baño Andrew sacó una camisa delgada color verde pistache y cambió sus pantalones de vestir por unos de mezclilla y los zapatos negros por unos tenis azules se peinó su cabello negro lo más rápido que pudo y salió para encontrarse con Julia; subió en la parte del copiloto y arrancaron.
-Márcale a tu Nastya.

-¿Mí Nastya?

-Oh vamos Andrew no vas a decirme que sólo la ves como una amiga.

-Bueno yo- Andrew comenzó a sonrojarse- Es complicado sé que le gusto pero quiere que seamos pareja en navidad.

-Entonces no te le declares.

-¿Eh? ¿Por qué?

-Te está condicionando y sólo estará contigo por compromiso.

-¿Qué me recomiendas Jul?

-Sal con otras chicas no sólo con ella.

-Eso la molestará.

-Sí lo hará, pero ella sale contigo como amigo ¿O me equivoco?

-No… No te equivocas.

-Bien le marcaré yo ya que no veo tu iniciativa.

Julia marcó al celular de Nastya.
-¿Quién habla?

-Soy Julia.

-¿Qué quieres?

-¿Dónde estás?

-No contestes con otra pregunta Vólkova, estoy en la tienda departamental que está en el centro, dentro de la plaza.

-Vamos para allá.

-¿Vamos? ¿Tú y quién más?

-Andrew y yo por supuesto.

-No se supone que estaba trabajando.

-Le di el domingo libre.

-Eres increíble, bien sólo porque está Andy contigo, los espero justo en las puertas eléctricas de la entrada.

Julia finalizó la llamada y debido a la velocidad que iba logró llegar en 10 minutos, aparcó el coche en el estacionamiento de aquella tienda y bajo junto con Andrew que iba a su lado, al observar la entrada vio a Nastya pero lo que la impresionó era la persona a su lado observó detalladamente a Lena; la pelirroja vestía con un vestido azul pegado que resaltaba sus atributos, venía ligeramente maquillada y con zapatos negros de tacón bajo, admirada sus blancas piernas con una gran cantidad de pecas y noto que su cabello pelirrojo estaba más resplandeciente de lo normal y se acercó a ellas ignorando a Nastya.
-Hola Lena- Dijo la pelinegra con una extensa sonrisa.

-¿Qué tal Julia? no sabía que Andy y tú eran muy buenos amigos.

-Claro que lo somos, y como tú también lo eres que te parece si dejamos solos a estos enamorados.

-¡Qué!- Replicó Nastya- Lena también viene conmigo además creí que tú ya te ibas.

-Nast no seas tan dura con Vólkova- Dijo Lena con calma- Además quizá Andrew prefiera estar a solas contigo ¿No es así Andy?

-Bueno yo…

-No se diga más, vámonos Julia- Contestó Lena llevando a Julia del brazo acción que sorprendió a la pelinegra.

-Y… ¿A dónde vamos pecosita?- Preguntó Julia ya alejadas de los otros dos chicos.

-Bueno últimamente yo he decidido donde vernos, así que es tu turno ¿A dónde te gustaría que fuéramos?

-Quisiera ver algo de maquillaje se me está acabando el delineador.

-No sabía que eras toda una fashionista.

-Digamos que me preocupo en mi arreglo personal.

-¡Mira Julia!- Gritó Lena tan de repente que asustó a la pelinegra.

-¿Qué viste algo malo?

-No, mira- Dijo señalando un anuncio que promocionaba un libro- Es el nuevo libro de Daniel Kahneman ¡Es asombroso!

-¿Por qué es tan importante ese libro?

-Bueno es que es recomendado para los psicólogos, ya sabes para entender más el comportamiento humano.

-Que aburrido.

-No pienso lo mismo.

-¿Y te lo vas a comprar?

-Es algo costoso, pero mi novio me adelanto que me lo iba a regalar.

-Que bien- Dijo la pelinegra al pensar en Sash aún lo odiaba por el hecho de que se humilló ante él- ¿Y cuándo te lo obsequiara? Digo si es que acaso ya te dijo.

-En mi cumpleaños.

-¿Falta mucho?

-¿Eh? No, es el 4 de Octubre.

-¡Qué! ¿Tan pronto?

-Bueno aún faltan 2 semanas para mis 20 años.

-¡Qué! ¿Eres un año mayor que yo? Entonces ¿Por qué vas en primer año de Universidad?

-Porque soy de Octubre y el ciclo escolar comienza en agosto, debo de perder un año para acoplarme.

-Ya entiendo ¿Y eso es lo qué quieres de regalo de cumpleaños? ¿Un libro? ¿Es lo que siempre has querido?

-Bueno en realidad, me agradaría la idea de viajar.

-Pero vives bien Katina ¿En serio nunca has viajado?

-Sí obvio pero a ciudades cercanas.

-¿Y a dónde te gustaría irte de paseo?

-Buena pregunta, siempre he querido conocer Novosibirsk.

-Que malos gustos para las ciudades tienes ¿Qué me dices de San Petersburgo?

-Oh sí también me encantaría conocer sus atracciones.

-Bueno cuando crezcas y ganes tu dinero será tu primer destino.

-Será grandioso cuando llegue ese día.

-Y ¿Eres de las personas que les encanta viajar a solas o acompañadas?

-Acompañada pero… sólo de una persona, tampoco es que me encante estar en grupo.

-Muy inteligente, vayamos entonces a la librería.

Al entrar notaron que la librería era muy extensa, había montones de estanterías y todo estaba clasificado de acuerdo a los géneros de lectura, al fondo observaron un pequeño escritorio dónde estaba sentada la recepcionista encargada de cajas y ayuda y fueron hacia ella.
-Buenos días señorita, verá hace un momento mi amiga y yo vimos el anuncio del nuevo libro de Daniel Kahneman, nos gustaría verlo.

-Sí mire está hasta el pasillo del fondo enseguida mando a alguien a que les ayude, es que ese libro se encuentra en la parte alta, tengan paciencia como verán es muy temprano aún y apenas está organizándose el personal.

-Gracias señorita, vamos Vólkova- Dijo Lena caminando hacia el fondo de esa inmensa librería.

-Puedo verlo Katina- Dijo la pelinegra señalando hacia arriba- Está en lo más alto, que tonto si es un gran libro ¿Por qué no está en la entrada?

-Porque apenas acaban de abrir.

-Ya entiendo.

-Aquí está la escalera de metal para subir, hay que esperar a que llegue el muchacho del personal.

-No me gusta esperar para nada…Sabes que ¡Voy a subir!

-Julia estás loca, te puedes caer.

-Muy tarde ya voy subiendo.

La pelinegra había subido sin escuchar a Lena y al llegar hasta lo más alto de la escalera estiró su brazo lo más que pudo y movió parte de las filas de los libros ocasionando que cayeran algunos pocos.
-Julia ten cuidado estás tirando todo- Replicó la pelirroja esquivando aquel desastre.

-Es que quiero bajarte ese libro y…

De repente y por el movimiento ocasionado por prestarle atención a la pelirroja, Julia por poco se caía desde lo alto de la escalera, pero por suerte de sus reflejos fue rápida y volvió a sujetarse, acción que dejo a Lena abrumada y preocupada.
-¿Qué sucede aquí?- Dijo de repente uno de los empleados de aquel local- Pensé que sabían que debían esperar a que yo llegará ¡Muchacha baja ahora mismo de allí!

Julia obedeció y bajo lentamente y antes de decir otra cosa Lena la abrazó de repente dejando a la pelinegra muy consternada pero sin romper el contacto y ambas chicas miraron hacia arriba veían que aquel encargado adaptaba la escalera para hacerla más larga y sin tanto esfuerzo tomó un libro de aquella estantería y bajo con mucha precaución entregando aquella pieza a la pelinegra.
-Tenga más cuidado para la próxima vez señorita no queremos accidentes-Dijo el encargado para retirarse.

Mientras tanto Lena dejo pasar el pequeño detalle de que aún estaba abrazada con Julia y rápidamente la soltó no sin antes sonrojarse un poco y tomando el libro que tanto ansiaba.
-Eres una tonta Julia ¡Pudiste haberte matado!- Replicó enfurecida la pelirroja.

-Es imposible que hubiera muerto por eso, además te quitaría un peso de encima si me voy de este mundo.

-Eres una tonta no digas eso, jamás pensaría eso Vólkova.

-¿Por qué lo dices? Si tú sabes lo mucho que te hice pasar al comienzo ¿Qué te hace pensar que no puedo volver a dañarte?

-Que te he conocido en este tiempo y tu actitud ha mejorado mucho de verdad y bajo esa personalidad eres una persona muy agradable.

-Vaya me sorprende escuchar de ti esas palabras.

-A mí también pero me estoy sincerando contigo.

-Que tierna eres Lenok.

-¿Lenok?

-¿Te molesta si te llamo así?

-No…al contrario.

-Bien ahora te diré así, tanto desastre por un simple libro- Dijo la pelinegra recargándose en la estantería provocando que uno de los libros de la parte alta cayera sobre su pierna- ¡Ah! ¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda!

-Vólkova ¿Estás bien?- Corrió la pelirroja hacia ella.

-No, no lo estoy.

-Eres una tonta Julia, ven vayamos a una banca para curarte.

-Pero… ¿Y tu libro?

-Olvida eso, primero estás tú.

La pelirroja llevó a Julia afuera de aquella librería y agachó en frente de ella en una banca que se encontraba un poco alejada de la zona concurrida.
-Déjame verte Julia.

La pelinegra obedeció y con algo de esfuerzo subió su pantalón de mezclilla de tal manera que lo enrollo hasta su rodilla, Lena la tomó y efectivamente alcanzó a notar que el golpe le había dejado un moretón muy extendido en su pierna; sacó una pequeña pomada y venda de su bolsa de mano, con mucho cuidado la comenzó a enredar en su pierna y asegurarla y subió la mirada para encontrarse con la de Julia la cual sorprendentemente estaba sonrojada por dicha acción.
-¿Te lastimé?

-No… no es eso es sólo que me da pena que estés haciendo esto o sea que me toques.

Rápidamente Lena retiró sus manos para no tratar de incomodarla.
-Lo siento Julia, no quiero que pienses que me aprovecho de ti o algo así.

-¿Eh? No lo decía por eso- Mencionó la pelinegra mientras volvía a colocar las manos de Lena sobre su pierna- Anda termina lo que estabas haciendo.

-¿Entonces por qué lo decías?

-Creo que tienes manos muy suaves- Soltó Julia de repente que hasta ella misma abrió los ojos como platos por sus propias palabras- O sea serías una excelente enfermera ¿Sabes?- Trató de componer.

Lena sólo se limitó a sonreírle y volvió a bajar la mirada para continuar colocando la venda sin dejar escapar ningún detalle pudo corroborar que la pelinegra se dedicaba a hacer ejercicio ya que estaba muy bien torneada, pasaba lentamente la yema de sus dedos para sentirla en cierta forma y de pronto la pelirroja había salido de aquellos pensamientos tan extraños si era cierto que Julia estaba bien formada pero según sus típicos protocolos eso a ella no le tenía porque importarle así que terminó de enrollar, se levantó y se sentó a un lado de su acompañante.
-Gracias Lenok.

-No hay de qué.

-Eres muy extraña ¿Qué clase de chica trae vendas y pomadas en su bolsa?

-Yo soy de esa clase de chicas y las tengo por emergencias, también hay algodón, cotonetes, etcétera.

-Debiste haber sido doctora mejor.

-Oh no, yo odio ver sangre prefiero ser lo que tú me dijiste… enfermera.

-Ellas también ven sangre Katina.

-Pero ellas tienen suaves manos- Contestó guiñándole el ojo, poniendo un poco nerviosa a la pelinegra.

-Quizá ¿Y ahora que prosigue? ¿Comprarás el libro?

-Claro que no, sólo quería verlo Vólkova pero me parece que querías ir a la tienda de maquillaje.

-Así déjalo, mejor vamos por un helado y no, no te preocupes esta vez sí traigo dinero suficiente.

-Así me gusta, terminándonos el helado nos comunicamos con Nast y Andy.

Ambas chicas compraron su helado y se sentaron en una pequeña mesa para dos en la cual conversaron acerca del proyecto y cosas triviales, podía sentirse esa atmosfera de que disfrutaban de su propia compañía como sí solo ellas existieran pasando así dos horas que se sintieron más bien como segundos hasta que el celular de Lena comenzó a sonar.
-¿Qué pasa Nast?... Tranquila… No, no estoy sola estoy con Julia… ¿Ahora? Bien iremos en un momento.

-¿Todo bien?

-Sí, Nast dice que la veamos en la pizzería.

-¿Tan pronto acabó su cita con Andrew?

-Vólkova llevamos juntas alrededor de tres horas.

-Ya vamos progresando.

Se levantaron y al llegar a la pizzería vieron que la otra pareja disfrutaba de una exquisita pizza familiar con rebanadas que incluían ingredientes diferentes.

-Oye Nast déjanos un poco- Reclamó Lena.

-Adelante come o que quieres que te de la rebanada en tu mano.

-¿Y cómo les fue en su cita Nast?- Preguntó Julia mientras se acomodaba en una silla.

-Muy bien he de decirlo y por lo visto a ustedes les fue bien sin nosotros.

-Oh sí sobre todo a Julia, se golpeó con un libro.

-Que tonta es Vólkova.

-Nastya sólo quería hacer mi buena acción del día- Afirmó Julia- Lenok no podía alcanzar un libro y le ofrecí mi ayuda.

-¿Lenok? Ah genial ahora le pusiste un sobrenombre creo que me robarás a mi mejor amiga Vólkova.

-No digas eso Nast ese lugar sólo es tuyo eso lo tengo muy claro.

-Así es Nast en este momento Julia es algo así como la cita de Lena- Agregó Andrew que provocó que Lena se atragantara y tosiera un poco.

-Andy recuerda que Lenok ya está ocupada- Dijo Julia de manera normal.

-Ya sé tranquila, sólo fue una pequeña broma, lo siento si te incomodé Lena.

-Está bien Andy- Dijo la pelirroja ya recuperada.

Pasaron el resto de la tarde divirtiéndose, sacando a relucir las habilidades de Julia de hacer caras y gestos por lo cual todo transcurrió en risas incluso la misma Nastya se incluyó si bien no confiaba mucho en la pelinegra tenía que aceptar que ella era experta en generar un ambiente agradable, al notar que el día había pasado muy rápido, Julia se ofreció a llevar a cada uno a su hogar; dejo para el final a Nastya y a Lena, la pelirroja venía del lado de la ventana y Nastya estaba a un lado de ella en el asiento de en medio al llegar se estacionó y Lena fue la primera en salir.
-Gracias por traernos Julia.

-De nada Lenok.

-Espero te recuperes pronto, vámonos Nast.

-Espera… Lena ¿Podrías dejarme a Nastya un momento? Quiero hablar a solas con ella.

-Bien no le veo problema te veo después Nast, gracias Vólkova nos vemos mañana.

Julia esperó a que Lena entrará a su casa; bajó del auto y Nastya al ver esto también abrió su puerta para salir.
-Vayamos a tu casa Nast.

-¿Para qué?

-Es necesario que hable contigo y quiero asegurarme que sólo tú sepas esta información.

-De acuerdo- Suspiró Nast- Tienes suerte de que no estén mis padres, ellos no dejan pasar a nadie que no conozcan.

-Adelante.

Nastya sacó su llave y la colocó en la cerradura de su puerta se escuchó un pequeño click y entraron; Nastya encendió la luz y se sentó en uno de sus sillones y con su brazo le hizo una señal a la pelinegra de que hiciera lo mismo en frente de ella.
-Y bien… ¿Sobre qué quieres hablar Vólkova?

-Tengo curiosidad de saber cómo te fue en tu cita con Andrew.

-Muy bien y te agradezco de verdad por la intención de que él y yo platicáramos un rato a solas… aunque…

-¿Aunque qué?

-Lo note un poco alejado de mí.

-Y seguirá sin tomarte en serio si tú sólo te andas con tonterías de dejarlo en la Zona del Amigo.

-Vólkova no lo hago porque no me guste, es que mis padres no me dejan tener novio.

-¿Qué? No lo creo.

-De verdad, por eso tenía pensado empezar una relación en Navidad e invitarlo a cenar de paso.

-Yo no lo sabía.

-Lo sé y te agradecería que no le dijeras nada a él; sabes me divertí más en esta cita doble que en la anterior.

-¿Qué?

-Ah es que Andrew, Lena, Sash y yo salimos juntos hace unos días.

-¿Sash?

-Es el novio de Lena.

-Ya veo- Dijo Julia mientras su mirada se tornaba seria- Bueno me alegro que la hayamos pasado bien y Andrew ¿Te ha dicho algo acerca de su trabajo?

-Oh sí, dice que de verdad está agradecido contigo le va excelente, sabes está muy contento y me contagia su felicidad… sé que desconfié de ti pero me doy cuenta que después de todo eres agradable.

Julia de repente comenzó a reírse, pero no fue una risa linda fue una hasta cierto punto tétrica y sarcástica a la vez y se detuvo.
-Ah Nastya mejor sigue desconfiando de mí.

-¿Por qué lo dices?

-Quiero que borres esa foto, ahora que estamos en tu casa aprovecho para asegurarme de que lo hagas.

-Eres increíble y eres una hipócrita, me estabas comenzando a agradar peor me doy cuenta que sigues con esa estúpida actitud ¿Qué te hace pensar que voy a borrar esa foto?

-No querrás que Andrew pierda su trabajo.

-No serías capaz…

-No me retes Nast.

-No me importa Andy puede buscar empleo fuera de tus bancos.

-Pobre Nastya no sabe que si despido a Andrew su carta de empleado ahora estará manchada.

-No entiendo.

-Si Andrew trata de buscar trabajo en otro lado le será muy difícil ya que su expediente dirá que él no es una persona capacitada, claro cortesía de VolkoBank.

-Eres una desgraciada.

-Oh claro que no, en todo caso serías tú ya que tienes el poder de decidir sólo debes borrar esas fotos.

-Si borro esas fotos… ¿Andrew seguirá trabajando?

-Obviamente nada malo le pasará hasta un ascenso puede ganar ¿Qué decides?

Nastya sacó su celular y fue hacia su galería todo lo hacía de tal manera que Julia mirara a la pantalla y cuando llegó a su foto la eliminó.
-¿Contenta Vólkova?

-Aún no, subamos a tu habitación y enciende tu laptop.

-Claro que no, no quiero que subas a mi habitación.

-Entonces no te importará que Andy se quede sin trabajo- Dijo sacando su celular.

-¡Espera! Hay que subir.

Nastya abrió la puerta de su habitación y encendió su laptop y sin esperarlo Julia se la arrebató de golpe Nastya sólo se sentó en el borde de su cama mientras Julia revisaba cada rincón de sus carpetas.
-Bien Nastya ya he borrado mi foto también de tu laptop, supongo que tengo una preocupación menos te agradezco por tu cooperación.

-Eres una…

-¡Callate! Ah y una cosa más si me entero que le dices esto a alguien más o a Lena, que Andy se vaya despidiendo de su trabajo, supongo que me retiro hasta pronto Nast.

Julia salió satisfecha de la casa de Nastya y le marcó a Klara.
-¿Sí?

-Fase dos completada ahora sólo falta Elena para completar la tercera.

Avatar de Usuario
lenyul tatu
Mensajes: 369
Registrado: Sab 17 Oct 2009 02:28
Sexo: Femenino
Ubicación: mexico,sinaloa

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por lenyul tatu » Jue 27 Jul 2017 02:34

Este fic es genial porque lo dejaste hay antes no podía comentar o más bien meterme porque tenIA problemas
Con mi cuenta pero he leído cada continuación que has subido

Pero por favor porque lo s dejado hay en la mejor parte pobre lena lo que le espera 😕 por fa no seas así y continúa pronto. Quisiera seguir leyendo más..

Saludos
cada palabra tuya es volverme loca por ti

Avatar de Usuario
andyvolkatin
Mensajes: 171
Registrado: Mar 28 Oct 2014 21:38
Sexo: Femenino
Ubicación: en algun lugar del mundo

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por andyvolkatin » Jue 27 Jul 2017 17:20

Hola :D
que buen capitulo
siguela pronto

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Dom 30 Jul 2017 23:11

Hola
lenyul tatu: Me da gusto que estés al pendiente de la historia. Seguí tu consejo y he decidido pulbicar este episodio con más días de anticipación por fin sabrás que ha sucedido :guiño:

andyvolkatin: Ntp está historia sí será terminada la seguiré con gusto ¡Saludos! icon_e_smile

CAPITULO 14: TERCERA FASE ¿FALLIDA?

-¿Y ahora qué sigue?- Preguntó la castaña.

-Se me ocurre robarle el celular a Katina.

-Opino que es muy obvio… o sea la idea está bien pero el lugar no es el indicado.

-Trataré de convencerla de que hoy vaya su casa el detalle será que pueda estar sola en su habitación para revisar su computadora.

-¿Sólo estás fingiendo que eres amiga de Katina? Que hábil.

-Algo así pero sabes que no puedo pasarme con ella ya que me arruinaría al instante.

-¿Hoy te toca verla para las prácticas?

-Sí ¿Y tú hoy te reunirás con Nastya?

-Sí, es sólo que hay un pequeño problema.

-¿Cuál?

-Últimamente por lo que he visto siempre termina Katina pasando por Nastya, nuestro plan no funcionará si están las dos juntas; deberías ofrecerla a llevarla en tu coche.

-Últimamente le he ofrecido un aventón a Lena, pero por lo general lo declina ya sea porque ve a su novio o a Nast.

-¿Eh? ¿Lena tiene novio?

-Así es y uno muy feo.

-Hasta ella se nos adelantó, bien así puedo estar más tranquila.

-¿Tranquila?

-Sí es que por un momento me surge una idea en la cabeza en que termines prefiriendo a Katina que a mí.

-Estás loca Klara, no me dices nada por otras mujeres no entiendo que tienes en contra de Lena.

-No lo sé es que la odio tanto, piensan que es una dulzura con su máscara de niña buena y en realidad es una idiota.

-No seas tan severa es agradable pienso eso.

-¿Agradable? Ya se te olvido cuando te humilló por lo visto.

-Yo empecé a ofenderla Klara.

-¿Qué estupideces estás diciendo? Escúchate parece que la estas defendiendo a capa y espada; sólo consigue nuestras malditas fotos ¿Quieres? Ya después la tendrás de nuevo en tu control.

-Klara ella no me trata mal no me impone horarios como yo lo hacía, espera a que esté disponible a que no esté en los bancos, me tiene paciencia y por esos motivos no es tan mala.

-Ah se ve como ya te encariñaste Vólkova.

-Basta no toleraré que tampoco me ofendas, hoy te encargarás de ver a Nast en otro sitio para que así yo puedo irme con Lena.

-Ah bien le mandaré un mensaje para que me quede a darle información del informe con más tiempo.

-Mientras le marcaré a Lena- Julia sacó su celular y marcó a la pelirroja.

-¿Qué ocurre Julia?- Dijo Lena como con voz una voz apenas audible.

-Pasó por ti a la escuela y ¿Qué te parece si acabando te paso a dejar a tu casa?

-Qué amable, se me olvidó decirte pero tengo mucha fiebre y no fui a la escuela por ende eres libre, estaré aquí encerrada en mi habitación.

-Bueno, que te mejores, hasta luego- Colgó Julia- Bien ya está listo Klara hoy le quitaré esa foto a Lena ¿Qué te dijo Nastya?

-Que hoy no puede quedarse hasta tarde conmigo que una amiga de ella se encuentra enferma.

-Esa amiga es nada más y nada menos que Katina.

-Genial me alegro que este mal de salud.

-Oye Klara no te alegres por las desgracias ajenas.

-Insisto Julia, has cambiado demasiado, antes tú hacías lo mismo, digo no sé si te acuerdas.

-Bueno pero jamás me he alegrado por una enfermedad.

-Mejor dejemos de discutir acerca de lo que es verdad y concluye ¿Qué harás?

-Como Katina se encuentra en mal estado iré a su casa, entraré a su habitación y listo.

-¿Qué no esuchaste? Nastya también estará allí.

-Aquí entras tú, la debes de retener.

-¿Y cómo? Su amiguita es más importante que yo.

-Tienes que hacer de cuenta que algo malo te ocurrió después de clases y que necesitas ayuda urgente para desahogarte y llora si es necesario.

-En otras palabras quieres que la haga de sufrida, odio eso Julia.

-Necesito que la retengas inventa que trataron de abusar de ti que se yo.

-¡Con eso no se juega Vólkova!

-Bien supongo que entonces tú irás a casa de Lena a hacer la parte más difícil ¿Eso quieres?

-No…

-Entonces acátate a lo que te pido.

-Bien lo haré, sólo espero que puedas hacer esto rápido.

-Vámonos el receso ha terminado.

En casa de Lena se encontraba Inessa midiendo la temperatura de la pelirroja que estaba encamada con un termómetro y colocándole compresas húmedas para bajar la fiebre.
-Hija, ya te dije que vayamos con un médico no puedes estar así de grave, me preocupas.

-Descuida mamá sólo es fiebre.

-Iré a comprarte tus medicinas ¿Te parece? A ver en estos casos creo que sería bueno comprarte un acetaminofén inyectable.

-Te agradezco mamá si vas por uno.

-¿No te sientes mejor, de qué te hayan hablado por teléfono?

-¿Cómo dices?

-Hace un momento te vi que estabas en una llamada me imagino que era Sash.

-Ah, no mamá no era él, era Julia.

-Ya veo ¿Él sabe que estás enferma?

-No mamá.

-Vaya que ingrato al menos debería preguntar cómo estas.

-No seas así mamá posiblemente está en clases, me diste una idea le voy a hablar por teléfono.

-Toma- Dijo Inessa alcanzándole el teléfono- Más le vale que venga a verte.

Lena hizo su llamada.
-Lena ¿Qué ocurre? Estoy a punto de entrar a una reunión estudiantil.

-Lo siento, sólo quería saber cómo estabas.

-Estoy bien pero tú no te oyes así ¿Te pasa algo?

-Tengo demasiada fiebre pero mi mamá en este momento irá por mi medicina inyectable y espero sentirme mejor.

-Oh Lena no puede ser ¿Estás en casa verdad? Iré a verte es más saliendo de mi reunión pasaré por tu medicina.

-Pero… ¿No saldrás tarde de allí?

-Me saldré antes si es necesario ¿Compro acetaminofén verdad? Mi reunión acaba saliendo de la escuela.

-Gracias Sash, me siento mejor ahora que he hablado contigo.

-Igual Lena igual, bueno tengo que irme.

Y sin alcanzar a despedirse Sash había finalizado la llamada, definitivamente algo no iba bien en esa relación a pesar de ya llevar más de un año juntos sentía poco a poco que su interés estaba disminuyendo a pesar de que Sash le había prometido estar más tiempo a su lado casi sentía más que lo hacía por obligación; Inessa entró a la habitación e interrumpió sus pensamientos.
-¿Qué dijo Sash?

-Mamá con respecto a la medicina, no vayas Sash la comprará saliendo de clases.

-Menos mal, tu padre me marcó y me dijo que necesita que le lleve unos archivos, pero no te quiero dejar sola.

-Descuida mamá puedes irte no hay problema.

-Ni creas, esperare a que llegue ese muchacho, jamás te dejaría a tu suerte hija.

-Gracias mamá… oye tengo una pregunta ¿Cuándo te sientes triste qué haces?

-¿Triste? Depende que clase de tristeza.

-Cuando sientes que disminuye el cariño hacia una persona.

-Lena… las personas que no quieren estar a nuestro lado no deben ser esenciales para nosotras ¿Y sabes por qué? Por el hecho de que no tienen nada que ofrecerte, porque tampoco están en las buenas y en las malas; y te preguntarás que hacer, simple, piensa en quienes sí te aprecian y te han a poyado a pesar de las circunstancias esas son las personas que realmente valen hija; sé que eres adolescente y también tienes problemas, yo igual pase por ahí pero soy tu madre y sé que hay cosas que no me incumben pero una buena manera de desahogarte es escribiendo o rayando, descarga en un papel todas tus emociones.

-Gracias mamá es un buen consejo.

-De nada, iré a cocinar mientras sigue descansando.

Inessa cerró la puerta de aquella habitación y Lena con gran esfuerzo se levantó y se dirigió a su pequeño escritorio, tomó una hoja y una pluma y colocó el siguiente título: “Gente que aprecio” y comenzó a escribir sin parar. Habían pasado algunas horas e Inessa estaba preocupada ya tenía que irse para llevarle los archivos a Sergey pero no podía dejar a su hija sola y de pronto el timbre sonó, tenía ya en su mente ciertos reclamos para el novio de su hija, ya que había pasado una hora desde que salían todas las escuelas y atendió el llamado, más fue su sorpresa al notar que en la entrada no estaba su yerno sino alguien más que no esperaba ver.
-Buenas tardes Señora Katin.

-¡Julia! Vaya sorpresa.

-¿Se encuentra Lena?

-Sí claro pasa adelante, ya sabes que eres bienvenida en esta casa.

-Muchas gracias Señora Inessa.

-Toma asiento ¿Te ofrezco algo? ¿Agua o Jugo?

-Oh no, no se preocupe estoy bien ¿Y cómo está Lena?

-Muy mal Julia, tiene una fiebre bastante alta, en este momento se encuentra dormida en su habitación, ya sabes necesita reposo.

-En eso tiene razón y ¿Ya fue al médico o a comprar algún medicamento?

-Mira que ya encargamos la medicina pero la persona que se supone que la traerá, aún no llega y yo tengo que irme a dejar unos archivos a mi esposo, pero tampoco quiero dejar sola a mi hija.

-Tengo una gran idea Señora Katin, usted puede ir con su esposo despreocúpese yo cuidare a Lena hasta entonces en lo que llega su medicamento ¿Qué le parece?

-Oh Julia, pero ¿No será abusar de tu amabilidad?

-Para nada Señora Katin, Lena es mi amiga y si está en mis posibilidades la apoyare.

-Eres muy amable hija te la encargo mucho, en este momento está durmiendo me voy entonces.

-Despreocúpese.

-Nuevamente gracias Julia, regreso lo más pronto posible.

Inessa salió de la casa, la pelinegra estaba sola su oportunidad al fin se había presentado así que lo primero que hizo fue subir a aquella habitación y lo primero que vio al abrir fue a Lena durmiendo, tenía que aceptarlo se veía en cierta forma tierna, pero a su vez figuraba mucho cansancio y agotamiento, se acercó a la pelirroja y le tocó suavemente su frente, estaba hirviendo de temperatura y vio una compresa de agua a su lado y la colocó sobre ella.
-Pero ¿Qué estoy haciendo? Sólo estoy perdiendo tiempo, debo darme prisa y fue hacia el escritorio donde se encontraba la computadora se sentó antes de encenderla vio una hoja de papel doblada a la mitad con un lápiz encima, se suponía que sólo iba a revisar los archivos de aquel aparato pero tenía curiosidad de saber que estaba escrito y abrió la hoja leyendo el texto en su mente.

“Gente que aprecio”
En estos momentos no me siento muy bien, la cabeza me está matando, tengo el cuerpo cortado y estoy hirviendo literalmente, bueno lo triste es que tampoco me siento bien por dentro, a veces me siento sola por mis situaciones amorosas tan complicadas ¿Tan difícil es tener una relación? Ya veo que sí, cuando una persona no pone de su parte la otra sale lastimada pero por algo pasan las cosas aún soy joven así que mi mamá me aconsejó que tratará de centrarme en las personas que aprecio realmente y que han estado conmigo por ejemplo Nastya mi mejor amiga, ha estado a mi lado por años y es la mejor vecina que alguien puede pedir, nos llevamos tan bien juntas que dudo que lleguemos a separarnos alguna vez, ahora que me doy cuenta tengo muy pocos amigos, creo que soy quizá un poco reservada, últimamente también he conocido a Andrew a quien yo apodo como mi futuro cuñado, es un buen muchacho y sé que Nast y él harán una hermosa pareja en el futuro y quien sabe hasta llegar a ser marido y mujer, mis compañeros de clases también son muy amables, aunque la mayoría solo hablan de lo guapas que están las chicas en Lomonosov, ahora que menciono esta universidad recordé a cierta persona que al principio me desagradaba hasta el alma pero he de aceptar que hasta cierto punto me he encariñado con ella, es como decirlo una persona con emociones fuertes así es hablo de Julia Vólkova, la chica que me tenía como esclava por así decirlo y que me tiró el contenido de una botella de alcohol, esa misma que también me tomo una foto amenazando con arruinar mi reputación hace dos meses sentía un gran odio hacia ella pero desde que los papeles cambiaron he notado que ha cambiado mucho su manera de ser claro yo tampoco la he tratado inferior a mí a pesar de que tengo el poder de hacerlo, una parte de mí no me permite ser cruel con ella no sé qué sea pero creo que he comenzado a tomarle cierto cariño, en cada terapia he escuchado sus problemas personales y su vida familiar, cuando estoy con ella me divierto mucho la verdad cómo olvidar la vez que le cayó un libro encima, he de aceptar que me he reído mucho, parece extraño pero suelo olvidarme de mis problemas cuando está conmigo me hace reír demasiado y la aprecio tanto que hasta ya borré la foto de ella en mi celular, pero siento que la conozco obviamente porque soy su psicóloga y sé que ya no sería capaz de hacerme daño de nuevo al menos yo pongo mi confianza sobre ella, definitivamente es la persona más increíble que he conocido en esta etapa universitaria; Gracias Julia por hacerme sentir mejor sin que lo sepas, en fin creo que ya me siento mejor, he olvidado por un momento por lo que lloraba, sin duda alguna estas son las personas que deseo siempre estén a mi lado.


La pelinegra se quedó muy sorprendida y dejo nuevamente el papel como estaba doblado; volteo a ver hacia la cama de Lena, así que su foto ya había sido borrada sin necesidad de ninguna amenaza, entonces todo había terminado; Julia volvía a ser libre y a no sufrir más ¿Pero de verdad sufría? Se preguntaba, por supuesto que no Lena jamás la ha hecho sentir mal, siempre había esperado sus opiniones, siempre le otorgaba esa confianza psicólogo-paciente pero sobretodo jamás la había apuñalado por la espalda al contrario ella misma había leído esa pequeña declaración Lena la estimaba a pesar de lo mucho que la había dañado ¿De verdad había cambiado? Su corazón había sido ablandado a pesar de la situación con Andrew, ella jamás había pensado en despedirlo, pues ese chico en realidad se esforzaba en su trabajo, hasta la misma Nastya llegó a creer que no era tan mala como se pensaba; estaba arrepentida de todas sus acciones pero nunca es tarde para cambiar eso estaba claro y debía demostrarlo con hechos. Tomó la silla del escritorio y la movió en frente de la cama de Lena y la estuvo observando y cuidando, revisaba cada rasgo de ella, le parecía hermosa, pero si siempre había sido desagradable o al menos así la consideraba, ahora la encontraba hermosa quizá nunca se había detenido a verla tanto tiempo, dirigió su mirada hacia sus piernas recordó el día en que fueron a la albercada, sin duda se tenía muy escondidos esos atributos, volteó a ver hacia sus labios, se veían tan suaves pero a la vez algo débiles ¿Qué se sentiría besarlos? Pensaba pero rápidamente descartó esos pensamientos jamás había sentido interés en la pelirroja o quizás ya lo haya hecho inconscientemente a través de sus experiencias, recordó la vez que la vio en ropa interior y comenzó a reírse acción que provocó que abriera sus ojos la pelirroja.

-¿Julia? ¿Qué haces aquí? ¿Qué horas son?

-Estoy cuidándote ¿No ves? Y son las 2:30 pm.

-¿Ya las 2:30? Que tarde, dormí mucho tiempo ¿Ha venido alguien a entregar alguna medicina o algo así?

-No, nadie.

-Ya veo.

-Es tu novio el que se supone que debería estar aquí ¿No es así?

Lena sólo asintió con la cabeza.
-¿Tienes idea del por qué aún no está aquí?

-Es un chico ocupado al parecer tenía una reunión pero por lo visto eso es más importante que yo.

-Es molesto sabes, él es tu novio se supone que debería cuidarte incluso más que yo.

-¿Más que tú?

-Bueno yo… estuve cambiándote tus compresas.

-Te agradezco en verdad Vólkova ¿Mamá no está en casa verdad?

-No, estamos completamente solas.

Un silencio se hizo presente en parte la pelinegra por primera vez se sentía nerviosa de estar a solas en la habitación de una persona, así que decidió pararse de su silla y dirigirse hacia la puerta.
-Vólkova ¿A dónde vas?

-Iré a prepararte un té.

-Gracias, espero no me mate.

-Bueno después tendrás que retractarte por tal ofensa- Bromeó- En un momento vengo.

La pelinegra bajó a la cocina y tomo de una caja una bolsa de té de limón para contrarrestar la infección en la garganta, tardo unos minutos el agua en hervirse y la sirvió en una pequeña taza introduciendo a su vez la bolsa y tomo una cucharada de azúcar y probó que el sabor no fuera demasiado dulce; en ese mismo instante el timbre de la casa sonó.
-Seguramente ya llegó lnessa- Pensó la pelinegra abriendo la puerta.

-¡Julia!- Replicó una voz con mucha molestia.

-Nast ¿Qué tal?

-Maldición si me entero que le hiciste algo malo a mi amiga te las verás conmigo, probablemente estás aquí para salvar tu pellejo ¿O no?

-No tengo tiempo para discutir, ¿Qué medicina toma Lena para la fiebre?

-Acetaminofén inyectable.

-Bien en un momento regreso, allí está un té que le preparé te agradecería que se lo llevarás, cuídala.

Nastya estaba perpleja ¿Cómo era posible que Julia estuviera aquí? De ser por lo de su foto simplemente se habría marchado y ahora le decía que iba a regresar, Lena tendría toda la explicación así que subió con el té y fue a visitar a su enferma amiga.
-¿Cómo vas?

-Nastya hola, veo que hoy es el día de las visitas inesperadas.

-Sí me doy cuenta, toma te traje el té.

-¿Ya se fue Julia?

-Yo te iba a preguntar qué estaba haciendo ella aquí ¿Te ha hecho algo malo?

-No nada malo al contrario estuvo cambiando mis compresas constantemente y por lo visto tiene mucho tiempo observando que no empeore, supongo que está ocupada y por eso tuvo que irse.

-Calma Lena, dijo que volvería, sabes pensé que Vólkova era la clase de persona que odiaba cuidar gente.

-Yo también pensaba eso, quizá hacemos mal en juzgar Nast.

-Bueno yo no puedo confiar tan rápido en ella, dejaron algunos deberes en la escuela, si gustas los transcribo en una hoja de papel de mi libreta.

-Gracias Nast yo quiero seguir durmiendo, tomaré el té y descansaré.

-Bien iré al comedor, cualquier cosa me gritas.

Nastya se concentró en escribir los deberes que había encargado el profesor Shapovalov para que su amiga continuara manteniendo reposo en lo que llegaba Julia o alguien más; vio el reloj en su muñeca ya eran las 3 pm sin embargo se distrajo por el sonido del timbre y se paró para atender.
-Ya vinimos Nast.

-Señora Katin ¿Usted y Julia se conocen?- Mencionó sorprendida al haberlas visto llegar juntas.

-Sí bueno pase a la farmacia y en una de las paradas de taxi vi a la Señora Inessa ya iba de regreso y como me la encontré decidí matar dos pájaros de un tiro, nos conocemos de hace tiempo ya cené una vez con la familia de Lenok.

-Lena nunca me lo había comentado- Pensó Nastya entrecerrando los ojos.

-Gracias Julia por traerme y comprar el medicamento de mi hija, Nastya aprovechando que estás aquí me harías un gran favor si inyectarás a Lena yo debo hacer la comida para ella ya que seguramente estará hambrienta de tanto dormir.

-No se preocupe, acompáñame Julia.

Las chicas iban subiendo lentamente por las escaleras en silencio y al abrir la puerta de la habitación se encontraron a la pelirroja ya destapada con unos pañuelos usados a su lado.
-Vólkova volviste.

-Perdón si no te avise te traje tu medicamento inyectable.

-¿De verdad? No tenías por qué Julia, disculpa te hice gastar, te pagaré no lo dejaré así.

-No tengas cuidado, el dinero no es ningún problema para mí.

-Bueno Lenita seré tu enfermera por unos minutos- Interrumpió Nastya- Vólkova espérame allá abajo tenemos una conversación pendiente.

Nastya espero a que Julia saliera de la habitación; acto seguido saco la jeringa de su empaque de plástico a su vez que el líquido era extraído por la aguja y la llenó hasta los mililitros que indicaba la dosis; la pelirroja se colocó boca abajo y bajo un poco sus pantalones y sintió un pequeño pellizco por parte de la aguja, rápidamente su amiga le había indicado que ya había terminado, Lena se levantó la prenda nuevamente a su sitio y le pidió a Nastya que se retirará que en un momento bajaba con ella y así lo hizo Nastya bajo y observó a la pelinegra que la esperaba en uno de los sillones de la sala y se sentó a su lado.
-¿Por qué no me dejaste que yo inyectará a Lenok?

-¿Y arriesgarme a qué le veas su trasero? Jamás.

-¿Qué insinúas?- Preguntó la pelinegra riéndose por el comentario anterior.

-Sé que también te gustan las chicas.

-Pero no todas.

-Seguramente te gusta Lena

-Oye sabes que con ella lo único que tengo es amistad y no…

-Perdón que te interrumpa pero esas son mis conclusiones, escucha Lena es muy bella y no dudo que posiblemente te atraiga en cierto modo; lo digo por ver cómo te preocupaste por ella, lo que necesito saber es a que se debe que ahora eres tan amable de la noche a la mañana.

-Yo… comprendí que si Lenok me aprecia debo corresponderle de la misma manera.

-Bien me alegro que al menos a ella no trates de amenazarle como yo comprenderé.

-Escucha Nast sobre eso, yo lamento de verdad haberte dicho esas cosas acerca de Andrew las amenazas y de mas solo quería salvar mi reputación; pero entendí que no tenía de que temer si Lena jamás me ha hecho cosas crueles a pesar de que podía hacerlos, en otras palabras no tenía nada que temer y ahora es donde me doy cuenta- Dijo Julia observando que Nastya entrecerraba sus ojos- Ah… y no quiere decir que me guste Lena o algo así estoy consciente que está en una relación; me gustaría empezar de nuevo tú comprendes llevar una amistad con todos juntos.

-Me alegra que pienses así y espero seas sincera en lo que me estás diciendo y no te preocupes ya aclaraste que no te gusta mi amiga no me lo tienes porque estar recordando.

-Entonces ¿Qué dices?

-Que me agradas más que Sash.

-¿Cómo?

-Eres la futura heredera de VolkoBank y bueno… es grato saber que a pesar de lo ocupada que estás pones en prioridad a la gente que te importa.

-Gracias Nast, y nuevamente lamento mucho lo de Andy, es un gran chico, espero las cosas mejoren- Finalizó la pelinegra ofreciéndole la mano a Nastya, que había sido estrechada a modo de disculpa.

-Me alegro que ya se lleven bien- Dijo Lena de repente.

-Dime que no escuchaste nada- Dijo la pelinegra algo alterada.

-No… ¿Me ocultas algo Vólkova?

-No nada, ya te ves mejor Lenok, más guapa diría yo.

-Em, gracias- Contestó Lena mientras se le subían los colores al rostro- ¿Te quieres quedar a cenar?

-Me encantaría pero tengo prisa y tareas que hacer, cualquier cosa te veré después- Se levantó la pelinegra del sofá y fue hacia la cocina- Señora Inessa me retiro, gracias por recibirme.

-A ti Julia, fuiste de gran ayuda hoy, cuando gustes eres bienvenida y cualquier cosa que se te ofrezca aquí estaremos.
-Me retiro cuídate mucho Lenok- Dijo la pelinegra al mismo tiempo que abrazó suavemente a la pelirroja, Lena sólo se dejó llevar y correspondió a aquel contacto de la misma manera- Hasta luego- Y salió por aquella puerta.

-Es una buena muchacha, me alegra que tengas excelentes amistades hija- Agregó Inessa- Bueno seguiré haciendo la cena.

Ya estando a solas, Nastya se dirigió a Lena y entrecerró sus ojos en frente de ella como si estuviera tratando de analizarla.
-¿Qué?

-Nada, sólo que es momento de que me cuentes esa ocasión en la que Julia vino a cenar y no me lo dijiste y lo demás que sea que aún me escondes.

-Ya te contaré, pero primero muero de hambre.

-De acuerdo después de la cena y… ¿Qué con Sash? ¿Al menos sabe que estabas enferma?

-Sí, porque le marqué- Dijo Lena cambiando su expresión a una deprimente- De hecho él iba a traerme el medicamento.

-No te preocupes yo me ocupo de decirle que alguien más ya se encargó de ello.

-No se te ocurra decirle que fue Julia.

-Bien le diré que lo hice yo.

-Gracias Nast en estos momentos no quisiera hablar con él.

-Te entiendo, ve a cenar anda yo me encargo.

Mientras tanto la pelinegra había llegado a su departamento y llegó a tirarse en su sofá, definitivamente había sido una tarde muy agotadora y muy confusa para ella, todo lo que pensaba había sido removido y cambiado era como si hubiera cambiado la percepción de lo que era ella; su celular vibró y se sorprendió al ver la cantidad de llamadas perdidas que tenía en su móvil el cual había olvidado que lo había puesto en modo silencioso para no despertar a la pelirroja hace horas y devolvió la llamada a dicho número.
-Hasta que por fin contestas, tenía que avisarte que no pude retener a Nastya por más tiempo, lo siento no se tragó el cuento de que tenía problemas; eché a perder todo el plan, lo lamento Jul.

-Sí lo note cuando llegó demasiado temprano, no te preocupes ya está hecho todo.

-¿Tercera fase completada?

-Sí, todo ha terminado.

-Tendremos a Lena de nuevo en nuestro poder.

-No Klara los planes han cambiado.

-¿Cómo dices?

-Ya te darás cuenta con el tiempo, ya no será más mi victima.

-¡Qué! Vólkova tú y yo somos un equipo no puedes hacerme esto.

-Supongo que ya no quiero formar parte de tu equipo.

-Maldita seas Julia, olvídate de tener sexo cuando se te plazca hasta aquí, tú y yo ya hemos cortado lazos- Colgó una molesta Klara.

-No me interesa tener a Klara si puedo estar más tiempo con Lena- Sonrío.

Avatar de Usuario
lenyul tatu
Mensajes: 369
Registrado: Sab 17 Oct 2009 02:28
Sexo: Femenino
Ubicación: mexico,sinaloa

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por lenyul tatu » Lun 31 Jul 2017 02:05

Hola
Muy buen capítulo
Al menos yulia desistió de seguir
Con su plan de hacerle mal a lena
Pero que hará klara para vengarse esto se
Pone bueno se me hace que hará que se entere
Todo lo que quiso hacerle yulia a lena y que
Se desepcione de ella y que lena no quiera ni
Verla je je je bueno eso piensa mi cabeza
Bueno espero que continúes pronto

Saludos 😊
cada palabra tuya es volverme loca por ti

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Dom 06 Ago 2017 01:36

CAPITULO 15: SUEÑO CASI HECHO REALIDAD

-Me hubiera gustado que Julia se hubiera quedado a cenar con nosotras- Dijo Inessa mientras llevaba un cucharada de sopa a su boca- ¿Lena le avisaste a Sash que ya no es necesario que venga?

-Sí mamá, Nast se ocupó de ello ¿No es así?

-Se le notaba algo arrepentido, pero dijo que te iba a pedir disculpas así que llegará en una hora- Contestó Nastya.

-¡Qué! Encima hasta para pedir disculpas llega tarde, ya me está empezando a desagradar mi yerno, las dejo platicando chicas, iré a mi habitación a descansar un rato, hasta mañana Nastya- Se despidió Inessa.

-Nos vemos- Dijo Nastya.

-Y bien, ahí van de nuevo los problemas de mi relación.

-Lena… ¿No has considerado que ya es momento de sacar a Sash de tu vida?

-Ya no sé qué pensar, me duele Nast el hecho de que cada vez más siento que este amor que sentía te está terminando.

-Lena nunca lo amaste.

-¿Cómo dices?

-Que nunca lo amaste, lo superarás rápido.

-Disculpa pero si estoy con él es por amor no por otra cosa.

-Estás con él por insistencia.

-Sólo se me declaró una vez.

-Vas a decir que ya olvidaste el motivo por el cual estás con él.

-Porque lo amo.

-Porque querías ser aceptada, veías que todas cargaban pareja además incluimos el hecho de que Sash te visitaba seguido, eso Lena se llama costumbre y resignación.

-Estás equivocada.

-Sabes que tengo razón pero no te gusta aceptar tus verdaderos sentimientos en fin deberías mandarle un mensaje para que no se tome la molestia de disculparse en vano.

Lena suspiró resignada tomo su celular y tecleó el siguiente examen:
Sash, no te molestes en venir, en estos momentos no creo que sea lo mejor espero y recapacites por lo que acabas de “no” hacer hoy ni por mí, cuídate.

Lena tocó el botón de enviar y rápidamente sonó su celular en respuesta al mensaje anterior; la pelirroja lo abrió y simplemente dejo el celular en la mesa.
-¿Qué te contestó?- Preguntó Nastya.

-Que está bien ya no pasará a mi casa y me dijo que me lo compensará en mi cumpleaños.

-Uh, encima te verá dentro de una semana, bien debe de ser un regalo decente el que te dé y que te sorprenda más que nada.

-De sorprendente no tendrá nada ya me adelantó que me regalará el libro que me gusta.

-Ni siquiera yo te digo el regalo que te obsequiaré.

-Nast no es necesario que me regales nada, con tu amistad me vale.

-No seas tan modesta obvio esperas algo no te preocupes no te defraudare, a propósito ¿Qué crees que te obsequie Julia?

-¿Julia? Posiblemente nada, una felicitación tal vez.

-Tiene mucho dinero esa Vólkova más vale que se luzca.

-Insisto no creo que me dé nada.

-Pues debería hacerlo ¿Es tu amiga no?

-También es tu amiga.

-Sí quizá lo es pero se lleva mejor contigo.

-Somos muy diferentes.

-Ya sabes que los polos opuestos se complementan.

-Puede ser, pasado mañana la veré no quiero atrasarme con el informe.

Ambas chicas continuaron conversando acerca de temas triviales. Al día siguiente después de clases ya en la tarde Julia había llegado manejando a su pequeño departamento y se encontró con la sorpresa de que Klara la estuviera esperando en su puerta haciendo que bajara de su carro.
-Klara ¿Qué se te ofrece? Pensé que ya habías dejado todo en claro.

-¿Ahora eres amiga de Katina?

-Klara…

-No entiendo que fue lo que te hizo cambiar de opinión.

-Klara que más quieres la foto ya no está, se acabó.

-Pero pensé que la odiabas.

-Y sí la odiaba pero me he dado cuenta que ella no es tan mala.

-¿Se te ha olvidado cuando te ofendía?

-Eso me lo he ganado a pulso tengo que aceptar que me he comportado muy mal con ella y Lena no lo ha hecho teniendo la oportunidad.

-Lo que me faltaba ¿Entonces qué?

-Nada, seguiremos con lo de la práctica que pase lo que tenga que pasar.

-Eres una tonta Jul.

-¡No permitiré que me hables como se te pegue la gana! ¡Lárgate de mi puerta mejor! Quiero descansar fue un largo día.

-Bien, me retiro entiendo que estés estresada, gracias por nada, hasta nunca Julia.

La pelinegra no volteó hacia atrás y metió la llave arrojó sus cosas al sofá y encendió el televisor, necesitaba relajarse.
El reporte del clima indica que mañana amanecerá parcialmente nublado con la probabilidad de una pequeña llovizna se recomienda manejar con cuidado- Decía la meteoróloga a través del televisor.

-Que aburrido- Dijo Julia apagando de inmediato aquel aparato- ¿Cómo seguirá Lenok? No está de más preguntarle.

Julia tomo su teléfono y comenzó a escribir un mensaje.
¿Ya te sientes mejor?

Ya gracias por preocuparte seguramente estás muy cansada- Respondió la pelirroja al momento.

No para nada, ¿Mañana nos veremos?

Sí, no quiero que nos atrasemos tanto, ¿Dónde te parece bien?

Verás hay un club de Golf del cual soy miembro casi no voy pero hay mesas y podríamos estar allí, digo para cambiar un poco el punto de reunión.

Bien te veo mañana pasas por mí saliendo de la escuela.

Hecho te veo mañana, no contestes este mensaje.

Julia a pesar de todo esperaba una respuesta pero ésta nunca llego fue a su cama y comenzó a recordar las palabras de Nastya “Seguramente te gusta Lena” y sacudió su cabeza lo más que pudo.
-Tonta Nastya, Lena es muy linda pero no es mi tipo, tiene hermosos ojos y un cabello precioso y unas tiernas pecas y una piel blanca y, y, y no es mi tipo, tonta Lena no es mi tipo y nunca será mi tipo además… tiene a su noviecito y ya debería dejar de hablar sola.

La pelinegra se acostó y puso su alarma, pasaron unos minutos y dejo perderse dentro de sus profundos sueños…

Era un día lluvioso, la niebla cubría el pasaje sin dejar ver más allá del cielo, camino lentamente y entrecierro los ojos, una sombra se acerca, tengo miedo lo mejor será alejarme, corro y corro a gran velocidad pero en un movimiento en falso tropiezo y caigo, volteo hacia atrás y noto que la sombra me ha alcanzado poco a poco comienza a tomar forma, reconozco a esa persona a donde fuera que estuviera la reconocería sin duda…
-Lena que haces aquí.

No obtengo respuesta de su parte sólo veo que se acerca a mí y se detiene encontrando su mirada con la mía.
-Vólkova… Hazme lo que desees.

-¿Qué?

Aquella pelirroja tomo mi rostro entre sus manos, lo acercó a su cara y me susurró…
-Hazme lo que desees.

No respondí y la estudié a mayor detalle había gotas de lluvia que caían de su rostro y se perdían en su cuello, volví a subir la mirada y me detuve en sus labios, lucían tan brillantes y suaves no lo pensé más y la besé, la besé con mucho cuidado como si de eso dependiera mi vida, la acerqué hacia mí intensificando el beso cada vez más, sentía que estaba en la gloria, pero ella me detuvo y se separó de mí ligeramente.
-Lo siento Julia pero… no soy tu tipo y ni tú el mío.

Me quedé atónita ante tales palabas ¿Acaso ese beso no significo nada para ella? Y lo más importante ¿Por qué yo estaba molesta? De repente Lena se dio la vuelta y apareció alguien más tomándola de la mano y alejándose lentamente ese alguien era nada más y nada menos que Sash, me dirigió una mirada de satisfacción y me gritó…
-Muerde el polvo Vólkova.

Una oscuridad comenzó a invadirme a tal punto de quedar en un vacío del cual jamás saldría.


-¡Lena!- Gritó la pelinegra despertándose de golpe- Ah sólo fue una pesadilla bueno sólo al final, demonios hasta en mis sueños aparece esa pecosa, mañana la veré y volverá todo a ser igual, no cabe duda que las palabras de Nastya me han afectado de gran manera.

La pelinegra volvió a dormir esta vez sin interrupciones dejándose llevar por el silencio de la noche y la calma que el ambiente emanaba. Al día siguiente Julia a la hora de la salida recogió a Lena en su carro para la siguiente sesión de preguntas.
-¿Ya te sientes mejor Lenok?

-Sí Vólkova sí, una pequeña fiebre no puede tirarme.

-Bien entonces vayamos al club.

-¿Y si sabes jugar golf?

-Yo no, sólo sé tocar el piano.

-¿Y entonces por qué sigues pagando membresía?

-Tienen un lindo jardín.

-¿Y sólo vas por el jardín?

-Sí generalmente está muy solo.

-Oh no.

-¿Qué?

-Seguramente allá llevas a tus conquistas.

-Sólo voy yo sola.

-¿De verdad?

-Bueno tendrás el honor de ser la primera chica a la que llevo.

-Gracias- Dijo Lena sonrojándose levemente- Que hermoso está el cielo el día de hoy.

-¿Te gustan los días nublados?

-Más bien diría que me encantan los días lluviosos, obviamente dentro de mi casa.

-Anoche en las noticias escuché que iba a haber una ligera llovizna el día de hoy.

-Yo casi no veo televisión, ¿Te parece si pasamos a comprar un café?

-El club tiene cafetería no te preocupes.

-¿Ah sí? ¿Baratos?

-Eh… No, son algo costosos.

-No me convenciste, estaciónate un momento, no bajes del auto pediré rápido dos cafés en aquel local.

-Bien el mío que sea de chocolate.

La pelirroja bajo del auto y entró a aquella cafetería que emanaba un olor sumamente delicioso y placentero y pasó con la cajera para hacer su pedido.
-Buenas tardes señorita ¿Qué podemos ofrecerle?

-Hola, me das un café americano y uno con chocolate.

-Tenemos una promoción para que se los lleve al 2x1.

-Genial es una excelente compra la que haré ¿Cómo se llama la promoción?

-Ah… Café para parejas, señorita.

-Oh- Lena se había sorprendido por aquel nombre.

-Supongo que el de chocolate es para su novio.

-Ah no para nada.

-Entonces para su novia.

-¡No! Es mi amiga, sólo eso.

-Es broma, lo siento, listo aquí están servidos, que tenga linda tarde hasta luego.

Lena salió un poco apenada de aquel local y volvió al auto entregándole su bebida a Julia, unos minutos más tarde en el trayecto comenzaron a notarse pequeñas gotas de agua en el parabrisas, no paso mucho tiempo de que la lluvia se intensificará a tal punto que el camino comenzaba a verse borroso, afortunadamente Julia consiguió llegar a aquel club, pasó por el estacionamiento privado y apagó el auto.
-Dios mío, que clima ya está empezando a hacer frío.

-Julia dijiste que iba a ser una pequeña llovizna ¡Esto es un diluvio!

-Tengo un plan, salimos rápido del auto y corremos hacia donde está la cafetería.

Julia rápidamente abrió la puerta de Lena y la suya y salieron corriendo cubriéndose sus cabezas con las mochilas, al llegar su sorpresa fue grande pues la cafetería estaba totalmente cerrada, se podía observar un pequeño letrero en la puerta.

Estimados miembros, hemos cambiado nuestros horarios para su mayor comodidad los días miércoles y domingos no abrimos, esperando su comprensión.

-¡Julia, eres miembro y no sabías!- Dijo Lena empapada y enfurecida.

-Lo siento es que yo no vengo al golf, vayamos al jardín.

-¡Qué! ¡Está lloviendo!

-Allá los arboles nos cubrirán además te dije que lo ibas a conocer.

-Bien.

La pelinegra encaminó a Lena a paso veloz y Lena comenzó a divisar arboles muy altos y se adentraron allí, tal y como Julia dijo los arboles las protegían de la lluvia; había una pequeña banca de piedra en la cual la pelinegra se sentó en invitó a Lena a sentarse a su lado ésta se dejó caer recargando su espalda en aquel asiento.
-¿Es bonito no?- Preguntó Julia.

-Sí dentro de lo que cabe se ve muy natural me gusta ¿Acostumbras a venir seguido aquí?

-No, sólo cuando deseo calmarme.

-¿Pasó algo por lo que te estresaste?

-No exactamente- Dijo Julia recordando el sueño de anoche, sacudió su cabeza tratando de olvidarlo y se dio cuenta que la pelirroja estaba temblando de frío, sacó una chaleco de tela gruesa y lo extendió hacia Lena.

-¿Esto qué?- Preguntó Lena tomando la prenda.

-Hace frío, póntelo no quiero que te vayas a enfermar nuevamente.

-Pero ¿Y tú?

-No te preocupes, estoy bien así.

-Vólkova ven.

Julia se acercó y Lena puso sus brazos alrededor de ella, lo que provocó que la pelinegra se pusiera nerviosa.
-¿Por qué me abrazas Lenok?

-Para mantener el calor tonta, tú no puedes congelarte tampoco.

-Gracias.

Estuvieron así un gran rato en silencio, lo único que podía escucharse era la lluvia que seguía cayendo mezclado al sonido de sus respiraciones, la pelinegra bajó su mirada para encontrarse con la de Lena y detalló su rostro lentamente, se veía exactamente igual que en su sueño con las gotas deslizándose en aquel rostro lleno de pecas.
-¿Te sucede algo Julia?- Dijo la pelirroja interrumpiendo los pensamientos de Julia.

-¿Puedo hacer algo?

-Hazme lo que desees.

Julia se sorprendió antes tales palabras exactas que ya antes había escuchado y puso una cara de espanto que Lena no supo descifrar.
-¿Julia? ¿Dije algo malo?

-¿Lo que yo desee?

-Am sí, siempre y cuando no sea algo que me moleste.

-Es que no se si te molestarías.

-Julia si me quieres golpear o algo así te juro que…

-No, sólo que… Es raro.

-¿Raro?

-Sí, soñé con esto.

-¿Conmigo?- Lena se sorprendió- Debiste haber traído un paraguas si soñaste que iba a llover.

-Yo como iba a saber, son sólo sueños, sí tú estabas allí.

-¿Y qué hacía?

-Algo muy extraño- Dijo Julia sonrojándose.

-Vólkova ya dime.

-Bien, bien soñé que caminabas con Sash- Respondió con cierta verdad.

-Ah él- El semblante de Lena cambió a uno de decepción.

-Lo siento si dije algo malo.

-No es eso, es sólo que ya no sé si le importo.

-Lenok, es tu novio.

-Te mencioné que siempre está muy ocupado.

-¿Lo amas?

-¿Tú también preguntas eso? Obvio sí, si no, no estaría con él.

-¿Segura que no es costumbre?

-Ah ya pareces Nastya.

-Oye Lenok no me has contado como conociste a Sash.

-¿Tengo qué?

-Mínimo yo ya te conté parte de mí.

-Bien, lo conocí cuando iba en preparatoria, mis amigas y yo solíamos ir al cine cada viernes, de hecho gran parte del personal ya nos conocía de vista y nosotros a ellos; un día había un chico nuevo y aquel chico era Sash fue muy amable en atendernos pero sobre todo al atenderme a mí demasiado interesado diría yo, nada disimulado a veces me regalaba ciertas promociones que ni siquiera existían pero se me hacía tierno la manera de conquistarme si se pudiera decir, le di una oportunidad porque me agradaba se me hacía muy gracioso y súmale el hecho de que mis amigas estaban como locas que tenía que aceptarlo como mi novio, y sinceramente me daba curiosidad eso de tener una relación.

-¿Qué es tu primer novio?

-No exactamente es una de mis pocas relaciones duraderas y lo que pensé que sería poco tiempo en realidad se transformó en una relación que ya sobrepasa el año que llevamos juntos, pero últimamente no hemos estado juntos, me gustaría aunque pasar 5 minutos charlando con él sin peleas ni discusiones, lo quiero mucho.

-¿Pero lo amas?

-Creo que sí es sólo que…

-Estás dudando lamento que te lo diga pero eso no es amor.

-Lo que sea, no necesito poner etiquetas es sólo que de verdad ya nada es como antes.

-¿Has pensado en terminarlo?

-A veces sí.

-Sí no te gusta algo BaY.

-Querrás decir bye.

-Como sea entendiste, mira Lenok sólo espero que no te arrepientas después de las raras decisiones que tomes.

-No lo haré por cierto excelente café.

-Sí pero no mejor que el de chocolate.

-Te van a salir granos.

-Prefiero eso que las pecas.

-Julia Vólkova, eres incorregible.

Cuando la lluvia comenzó a cesar Julia y Lena regresaron al carro saliendo de aquel jardín, la pelinegra había llegado al vecindario de Lena para que sus padres no estuvieran preocupados y la pelirroja bajo de aquel vehículo.
-Fue divertido Julia, bueno fue algo inesperado pero estuvo bien-Dijo Lena y por impulso abrazó a la pelinegra que aún estaba en el asiento del piloto- Gracias.

-Descuida Lenok trata de estar bien ¿Sí? No te preocupes.

-Te veo luego.

La pelirroja había ingresado a su casa y Julia mantenía una sonrisa en su rostro con un semblante que denotaba tranquilidad y cierta serenidad.
-Qué bonita escena acabo de ver- Interrumpió la tranquilidad cierta persona.

-Nastya ¿Qué tal?

-Hola Vólkova que tierna te acabas de ver y dices que no.

-Sólo amistad Nast de verdad.

-Sí claro Vólkova.

-Sólo vienes a fastidiarme respecto a Lena.

-Oh no, tranquila sólo bromeo me alegra verte hay algo importante que debo decirte.

-Soy toda oídos.

-Bien en dos días será el cumpleaños de Lena ¿Sabes?

-Sí me dijo.

-Ella dice que no quiere ningún regalo, pero sé que espera algo de las personas que le agradan y eso te incluye ¿Te parece bien que estés en la fiesta sorpresa de Lena?

-¿Fiesta sorpresa dices?

-Sí en el parque, o sea sé qué a Lenita le encantaría contar con tu presencia.

-Que amable pero ella no me ha invitado.

-No seas tonta Julia por eso se llama fiesta sorpresa ella no sabe nada.

-Ah es verdad- Río Julia- ¿Y sólo eso que vaya?

-Obviamente con un regalo.

-Yo…

-Bien te veo en su casa será en la noche llega temprano por favor y lúcete con su regalo.

-Faltan dos días.

-Por eso ya para que estés preparándote, hasta luego Vólkova.

Nastya se retiró de allí y dejo a Julia pensando mirando hacia la nada.
-Te daré un regalo que valga la pena, que nadie jamás te haya dado- Dijo Julia con una gran determinación.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google Adsense [Bot] y 2 invitados