DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Vie 11 Ago 2017 16:04

CAPITULO 16: EL REGALO PERFECTO

-¿No estás ansiosa Lenita?

-¿Por qué lo dices Nast?

-Pues mañana es tu cumpleaños número 20 que vieja te pones amiga.

-¿Harás fiesta mañana Lena?- Interrumpió Andrew que recién había llegado al salón de clases.

-Puede ser Andy, pero seguramente sólo irás por Nastya.

-Oh claro que no Len, bueno una parte de mí sí, obvio te aseguro un regalo.

-Gracias Andy pero insisto no es necesario un regalo.

-Oh sí, sí lo es gracias a ti conocí a esta chica tan maravillosa, todavía no es mi novia pero pronto lo será- Comentó Andrew haciendo que Nastya se sonrojará.

-Aw, que tierna Nast- Se burló la pelirroja.

-Ya Lena no te burles de mis emociones.

-Buenos días muchachos- Dijo el Profesor Shapovalov entrando al salón- Basta de charlas, bien para mañana quiero que me hagan un resumen acerca del Trastorno Obsesivo-Compulsivo, mínimo de 5 hojas por los dos lados.

-Rayos- Murmuró Nastya desde su asiento.

-¿Puedo saber qué le molesta de mi clase señorita Zadorozhnaya?- Preguntó el Profesor Iván.

-¿Me escuchó?

-Claramente, salga de mi clase por favor, si no le interesa hacer la tarea no la haga después no me esté llorando por una calificación.

-Lo siento Profesor, en realidad no lo decía porque su clase me desagrade- Se arrepintió Nastya- Es que mañana es el cumpleaños de Lena y queríamos celebrarle algo en el salón.

-Ah ya veo el cumpleaños de Katina, bueno ella es una alumna excelente no tanto como usted pero… se ve que es su mejor amiga, bien la tarea se las reduciré a dos hojas.

-Profesor- Interrumpió la pelirroja- No se preocupe, de verdad no es necesario que haga esto.

-Está bien Katina usted a ha demostrado ser una excelente estudiante a pesar de todo, sólo espero que me guarde una rebanada de pastel.

-Gracias profesor no se preocupe le haré llegar un poco de pastel.

Los demás alumnos comenzaron a atosigar a la pelirroja tratando de insistir si ellos también podrían asistir a la supuesta fiesta, lo cual hizo la pequeña paciencia del profesor Iván se agotara.
-¡Silencio todos! O les aumento la tarea a quienes sigan hablando.

La clase final había terminado y Andrew se despidió de las chicas para dirigirse a su trabajo dejando solas a Lena y a Nastya.
-¿Es un buen chico no?- Preguntó la pelirroja.

-Sí.

-Ya deberías aceptar el ser su novia, te quiere mucho Nast.

-En la navidad Lena ya todo con calma.

-Pobre Nast no quiere aceptar que está enamorada- Se burló Lena.

-¡Lena! A ti no te queda hablar.

-¿De qué o qué?

-Julia y tú se ven tan lindas juntas.

Aquel comentario hizo que el rostro de Lena se tornará color carmesí e hiciera una mueca de sorpresa abriendo ligeramente su boca y sacudió rápidamente su cabeza tratando de ordenar las ideas de su mente.
-¿Ves Lena? Hasta te quedaste sin palabras.

-¿Julia y yo? Obvio no.

-¿Segura? No me has contado que sucedió aquel día que llovió que lindas de verdad.

-¿Nos viste?- Se sorprendió la pelirroja.

-Sí ya ni a mí me abrazas así.

-A todo esto ¿Por qué me mencionas a Vólkova?

-Porque tú no aceptas que te agrada.

-Claro que me agrada… obviamente sólo como una amiga.

-Tu mirada es diferente cuando estás con ella, los psicólogos especialistas sabemos lo que la mirada delata.

-¿Ahora tú eres especialista?

-Puede ser ¿Hoy la verás?

-Sí, deja le marco por teléfono para que quedemos de acuerdo y ya mañana no tener ningún contratiempo.

Lena tomó su celular y marcó a tal conocido número, espero en la línea y le sorprendió al ver que su llamada había sido redirigida al buzón, trató nuevamente de contactarse con la pelinegra y el resultado fue el mismo.
-Quizá está ocupada- Mencionó Lena.

-Sí quizá está muy ocupada con…

-No Nast no digas que está ocupada con Klara espero que no, esa chica me desagrada demasiado y más que esté al lado de Julia metiéndole ideas indebidas.

-Iba a decir que estaba muy ocupada con los asuntos de sus bancos pero mira nada más tu solita te acabas de echar la soga al cuello, claro Julia sólo puede pasar tiempo a tu lado.

-Nast…

-Ya entiendo sólo era una broma es que sonó algo así como si estuvieras celosa.

-Definitivamente no lo estoy.

-Bien chica celosa supongo que la terapia de Julia será después de tu cumpleaños.

-Bueno de ella depende si quiere venir a felicitarme ya sabe dónde vivo.

-¿Harás fiesta? ¿Algún convivio?

-No tengo pensado nada impresionante, es sólo un día cualquiera, haré la tarea y dormiré igual como lo hago siempre.

-Dios Lena, no es un día cualquiera es especial, recuerda no todos los días se cumplen 20 años.

-Supongo que no.

-Bueno no importa para eso yo estoy aquí, para salvarte de tus ideas locas y aburridas, mañana te daré tu regalo en el parque a las 6 de la tarde.

-Ay Nast, gracias pero no es necesario un regalo.

-No me importa te lo daré de corazón más vale que no lo menosprecies.

-Eso jamás.

-Me alegro y de preferencia ve arreglada, por cierto ¿Qué has sabido de Sash? ¿Han hablado aunque sea?

-No, no hemos hablado para nada- Dijo Lena mientras su rostro denotaba decepción.

-No estés triste, mañana debe hablarte sí o sí; sólo contéstame ¿Te gustaría verlo mañana?

-Tengo que.

-¿Eso en un sí?

-Sí está bien, espero poder reconciliarme con él.

-Bien mañana tú mandas, creo que es hora de irme yo tengo sesión con tu íntima amiga Klara.

-Ni me la menciones.

-Ya descuida te veo después Lena, ve con cuidado- Se despidió Nastya y se dirigió a ver a Klara en Lomonosov que era dónde regularmente se reunían, tomo un autobús que tardo 10 minutos en el transcurso llegó a la parada e ingresó a la parte de afuera del jardín escolar vio a Klara de espaldas y se sentó en la misma mesa en la que su paciente la esperaba.

-Ya llegue Klara.

-Hola Nast.

-¿Qué toca que te pregunté hoy? A ver déjame ver- Dijo mientras sacaba de su libreta un temario para guiarse- Hoy veremos… Odios y miedos.

-Bien, espero que esto no se extienda mucho.

-Comencemos ¿Haz sentido odio alguna vez por una persona?

-Oh vaya que sí, de hecho la conoces- Dijo la castaña levantando un poco la voz.

-Sólo contesta sí o no.

-Sí.

-¿A qué se debe cierto odio?

-No tiene caso Nast, eres algo así como su mejor amiga irás y le contarás todo lo de esta conversación seguramente.

-Mira Klara esto es independientemente a Lena, creo que me conoces un poco y sabes que soy muy profesional respecto a lo que es la psicología, así que por favor deja de meterla a ella en todo esto sólo lo sabremos tú y yo y claro el profesor, pero en el informe no se colocan los nombres si no el número que nos fue asignado, todo es anónimo.

-Lo siento, bien mi odio se generó porque creo que es una chica estúpida que se cree linda cuando en realidad es todo lo contrario, la detesto a la perra esa.

Nastya escuchó con atención cada mala palabra que era dirigida a su mejor amiga, pero se resistió a reclamar ya que ella debía ser lo más profesional posible y sólo anotó en la libreta los sentimientos de Klara.
-Bien y dejando a un lado ese gran odio que me decidiste comentar, es hora de que te pregunté acerca de tus miedos ¿A qué le temes?

-Tengo miedo a que la persona que me gusta le presté atención a alguien más.

Nastya sólo levantó una ceja en señal de que tenía la ligera sospecha de quién se refería su paciente así que incitó a que se lo contase.
-Esa persona que te gusta ¿Son muy cercanas?

-Podría decirse, hemos tenido mucho que ver, pero no tenemos nada serio.

-¿Y tú eres feliz así, quedando como una amiga con derechos?

-Sí te soy sincera, sí lo soy aunque también soy egoísta no me gusta compartir a mis compañeros sexuales por así decirlo, sí suena raro pero quiero ser el centro de atención de todos ellos que sienta que no pueden estar sin mí que soy su primera opción al pensar en placer, eso simplemente me encanta.

-Ya y se puede saber ¿Quién ha ocasionado el miedo a la persona que te gusta…sexualmente?

-Dos palabras, Elena Katina, además ya has de estar enterada que la persona a la que me refiero es Julia.

-Esto se ve como un total triángulo amoroso.

-Querrás decir cuadrado Nast.

-¿Cuadrado?

-No creas que no sé qué tu amiguita tiene novio.

-Bueno pero a ella no le gusta Julia.

-Puede ser que no pero Julia a ella sí.

-¿Ah sí?- Se sorprendió Nastya mentalmente, ya que quería decir que sus sospechas eran correctas a pesar de la negación de ambas chicas.

-Por Dios, se la ha pasado ignorándome, maldita sea dijimos que esto no iba a sonar personal pero mira ya hasta nombres estamos diciendo.

-Mira yo no puedo entrometerme en mucho mi consejo es que si no es para ti tienes que dejarla ir.

-¡Dejar ir a Julia! Nunca, ella es como un misterio andante; por el momento no estamos en buenos términos, dejaré que todo fluya, estoy segura que volverá a mí cuando se canse de esa niñita.

-Claro volverá, no si Lena llegará a corresponderle- Pensó Nast con un dejo de incertidumbre pues de eso aún no estaba muy segura.

Ambas continuaron con la sesión, Klara desahogando su odio hacia la pelirroja y Nastya anotando cada comportamiento y palabra que lograba observar y escuchar, paso alrededor de una hora y todo lo que buscaba ya había sido completado, pero Nastya tenía otros asuntos relacionados a organizar la fiesta sorpresa de su amiga y para eso tenía que contactar a Julia para invitarla pero ella no tenía los medios para comunicarse con la pelinegra contaba con que Klara pudiera proporcionárselos.
-Bueno creo que es todo por hoy- Mencionó Nastya- Klara te quería pedir un pequeño favor.

-¿Qué quieres?

-¿Podrías darme la dirección de la casa de Julia?

-¿Cómo por qué estás interesada?

-Vamos, no es lo que tú piensas a mí me gusta un chico.

-Sé que tú no, pero seguramente quieres saber porque es algo relacionado con Katina.

-Entiende de una vez por todas que no, son problemas suyos no míos.

-Ella vive en la zona de los departamentos Krazzim, el número en la puerta es 33 allí se encuentra.

-Te agradezco Klara, es que la iré a ver para que le deje un mensaje a mi amigo que trabaja para ella, te veré después.

-¿Mañana no habrá otra sesión?

-No, tengo que organizar una salida.

-Bien hasta luego Nast- Se despidió Klara dejando sola a Nastya.

-Ahora que ya se fue esta chica- Mencionó Nastya- Es momento de ver a esa Vólkova la necesito para mañana en la fiesta.

Nastya tomó un taxi que la dejo en aquella zona departamental camino un poco y divisó la puerta en donde estaba la casa de la pelinegra con un pequeño número 33 en la entrada y tocó esperando una respuesta.
-¡Julia! ¿Estás?- Preguntó Nastya al mismo tiempo que tocaba- ¡Julia!

-¿Qué?- Contestó la pelinegra con la puerta ligeramente abierta.

-Oye Lena te estaba marcando hace una hora y no le contestaste.

-¡Cállate! No eres mi niñera ni nada de eso déjame en paz quieres.

-Vólkova andas demasiado irritada ¿Qué sucede?

-Estoy muy ocupada, dime rápido.

-Mañana es cumpleaños de Lena y lo mejor sería que asistieras a la pequeña fiesta sorpresa que le estoy organizando en el parque, aquella vez te dije que nos veríamos en casa de ella pero mejor llegamos directo allá será a las 6 pm.

-No iré.

-¿Perdón?

-Como escuchaste Nastya ¡No iré!

-¿Por qué no?- Gritó de repente.

-Estoy muy ocupada Nastya, demasiado así que si eso es todo puedes irte- Dijo Julia cerrando su puerta en las narices de Nastya.

-Desgraciada Vólkova, no entiendo porque te portas así, si cambias de opinión allí estaremos todos, hazlo por Lena.

Al día siguiente era un día muy esperado para la pelirroja, había llegado a la edad de 20 años entrando a una segunda década, era viernes estaba iniciando el fin de semana; decidió vestirse para ir a clases al momento de salir de su habitación sus padres la felicitaron por cumplir un año más con el regalo de que hoy prepararían su platillo favorito. La pelirroja desayunó muy a gusto y tomo camino hacia la Universidad ya que Nastya le había avisado un anoche antes que se adelantaría a clases; al llegar al salón fue muy bien recibida por todos su compañeros brindándole sus mejores deseos y su mejor amiga se arrojó hacia ella dándole un gran abrazo.
-¡Feliz día Lenita!- Dijo Nastya- No me vine contigo porque estuve viendo lo de tu regalo, no lo olvides hoy a las 6pm en el parque y arreglada por favor.

-Muchas gracias Nast, no te preocupes, más vale que sea un lindo regalo el que me darás.

-¿Cuándo te he fallado Len?

-Pues…

-Olvídalo.

La clase se pasó muy rápido debido a las constantes felicitaciones hacia la pelirroja, al terminar todas las horas y esperar a que Nastya se fuera Lena tomó su celular y marcó al número de Julia esperando alguna respuesta, una vez más no obtuvo nada.

-Vólkova ya me estás comenzando a preocupar, desde ayer no sé nada de ti- Dijo Lena en voz baja- Supongo que después de todo si me interesaba aunque sea una felicitación tuya… Tengo una idea iré a buscarla a su departamento a ver si sigue con vida.

Lena tomo un taxi hacia la pequeña zona de Krazzim y su sorpresa fue grande al llegar a su destino, en la entrada se encontraba una mujer mayor, prefirió no intervenir pero no se le fue permitido cuando se dieron cuenta de su presencia.
-Hola muchacha ¿Buscas a Julia no es así?

-Buenas tardes… Sí ¿Está allí?

-Tranquila no muerdo, no tienes por qué sentirte incomoda al menos que seas de esas amistades locas de mi hija que me desagradan.

-¿Su hija?

-Me presento, soy Larissa Vólkov ¿Y tú?

-Elena Katina.

-Katina, me suena ese apellido, estamos en la misma situación esperando a Julia ¿De dónde conoces a Jul?

-Yo soy su psicóloga de prácticas y la estaba buscando, desde ayer no he podido comunicarme con ella.

-Entiendo, bueno ya que tú conoces el comportamiento de mi hija, debes saber que Jul toma la gran mayoría de veces decisiones por impulso, ayer la cite por los asuntos de negocios y no estuvo porque fue al aeropuerto.

-¿Al aeropuerto? ¿Eso es malo?

-Lo es para ella, no es la primera vez que se va de viaje sin avisar el problema son las inasistencias en la escuela.

-Ya entiendo.

-Bien supongo que no tiene caso seguir insistiendo en buscarla de todos modos ella es dueña de su vida ya está mayorcita, bueno fue un placer conocerte Elena, no te preocupes pronto Julia se comunicará contigo.

-Gracias señora el gusto fue mío- Dijo Lena viendo como Larissa se retiraba de allí.

La pelirroja estaba preocupada por la situación de Julia puesto que quería saber si se encontraba realmente bien.
-Que tendrá Vólkova para querer irse de viaje, en verdad me preocupa mucho- Suspiró la pelirroja- Pero no debo sentirme así además hoy es mi cumpleaños y lo ocupo más para saber de Vólkova, algo anda mal aquí o conmigo.

Lena volvió a casa, durmió unas horas y al ver en su reloj las 5:00 pm decidió que era hora de comenzar a vestirse para la ocasión, tomo uno de sus vestidos preferidos, de color gris metálico y pegado, ligeramente corto dejando mostrar sus piernas blancas y resaltando sus atributos; se colocó unos zapatos negro de tacón pequeño y se amarró el cabello en forma de coleta. Una vez terminando de colocarse un pequeño toque de maquillaje salió nuevamente esta vez con dirección al parque y en la entrada vio a Nastya esperando por ella.
-Te ves bien Lenita.

-Muchas gracias obviamente me arreglé por la ocasión especial.

-Excelente, primero que nada cierra tus ojos y dame tu mano.

Lena obedeció dejándose guiar por su amiga y tropezándose de vez en cuando hasta que se detuvo.
-Bien Lena, ya puedes abrir los ojos.

La pelirroja los abrió rápidamente encontrándose con parte de ciertas personas muy conocidas para ella.
-¡Sopresa!- Gritaron todos los presentes al unísono.

-No lo puedo creer- Mencionó la pelirroja- Nastya, Andrew, inclusive Markov… Sash también estás aquí.

-Hola princesa, ten está linda rosa para ti aunque su belleza no se compara con la tuya- Dijo Sash abrazando a Lena de repente y brindándole un beso en sus labios- Toma esto me lo pediste hace tiempo Len.

-Oh es el libro que quería, gracias Sash.

-Espero y todo este mejor de ahora en adelante con nosotros, te amo y siempre lo haré mi hermosa Lena.

-Sash yo… Gracias así siempre será- Lena le correspondió el abrazo.

-Oye Lena- Interrumpió Nastya- Yo también te tengo un obsequio toma ábrelo aquí.

-Oh muchas gracias, que hermosa libreta, me encanta Nast.

-Voy yo Lena- Dijo Markov- Sé que te encantan los libros y convencí a la directora que te dejará llevarte todos los libros de la biblioteca que tu gustes, con esta tarjeta podrás hacerlo.

-Excelente Mark, no hay mejor compañero que un buen libro.

-Falta el mío- Mencionó Andrew con una pequeña caja que le obsequió a la pelirroja- Espero te guste.

-Está genial, gracias Andy tienes buenos gustos para escoger esmaltes de uñas, en serio me gustó.

-Y para demostrarte que todos te queremos, te compramos entre todos un pastel de chocolate como te gustan- Dijo Nastya.

-¿Cómo lo hiciste Nast? A estas horas el parque ya debe estar cerrado y lo sabes.

-Digamos que el guardia de seguridad recibió un buen trato por dinero.

-Eso es ilegal Nast.

-Ya no te preocupes y pide un deseo.

-Deseo que Julia se encuentre bien, dónde quiera que este y poder verla pronto- Deseó Lena dentro de su mente y sopló las velas, mientras todos los presentes aplaudían.

-Bravo Lena, cuéntame que pediste- Preguntó curiosa Nastya.

-No se dice porque si no, no se cumple.

-Um, siempre sueles decirme tus deseos año con año, ha de ser muy especial para que ni yo lo sepa.

-Algo así Nast.

Todos se mantuvieron celebrando por la pelirroja; Andrew, Sash y Markov conversaban entre hombres mientras Lena y Nastya se sentaron a solas un poco alejadas de los chicos.
-Ya cuéntame Lena ¿Qué pediste de deseo?

-Algo para tranquilizarme sólo eso puedo decirte.

-Espero que no sea droga.

-¡Nast!

-Ya, lo siento.

-Oye y ¿Somos todos los que estaremos en ésta pequeña celebración?

-Sí ¿Esperabas a alguien más?

-Yo…

-No pudo venir.

-¿Cómo dices?

-Sé que estás hablando de Julia, no soy tonta.

-Espera un momento ¿La buscaste? ¿Cuándo? Dime ya.

-Cálmate, la vi ayer para que viniera a la pequeña fiesta sorpresa, pero al parecer no pudo.

-O tal vez no quiso.

-No pienses así ¿Desde cuándo te afecta que no haya podido acompañarte?

-No lo sé yo no lo sé.

-Pon en orden tus sentimientos ¿Sí?- Dijo Nastya mientras se levantaba de donde estaba- Ahí viene Sash los dejo solos a ver si así te das cuenta de lo que te está sucediendo Lena.

-Nast…

-Hola princesa- Dijo Sash sentándose al lado de la pelirroja.

-Hola.

-¿Sigues molesta?

-¿Así será siempre Sash? Es que me lastimas y yo me siento tan mal cuando no me pones en primer lugar.

-Lena ahora que te he vuelto a ver, me he dado cuenta que te extrañe más de lo que imagine y créeme que no es mentira que te amo.

-Ya basta Sash, no se vive de palabras, quiero que lo demuestres.

-Y así será, entonces ¿Juntos por siempre no?

-Eso espero.

-Gracias Lena, he pensado que nos hacen falta algo así como unas vacaciones.

-¿Tú y yo? ¿Solos?

-Bueno no me malinterpretes, no pienses que me quiero aprovechar de ti… aunque.

-¿Aunque qué?

-Si tú lo sientes necesario, cederás a nuestros impulsos.

-¿Estás insinuando que me entregaré a ti?

-No, he dicho que lo harás pero hasta que tú lo quieras si se da no me negaré.

-Hombres.

-No generalices, sabes que no soy así de mujeriego… entonces te parece bien supongo; tú y yo en unas vacaciones, créeme que si tuviera los medios no dudaría en llevarte.

-Algún día será.

-Sí, feliz cumpleaños mi amor.

La noche se hizo más profunda y era el momento de que todos se fueran, comieron un poco más y cada uno se dirigió a sus respectivos hogares, Markov les ofreció a Nastya y a Andrew llevarlos en su carro para que así Lena se regresará a solas con Sash y tomó una dirección diferente de aquella pareja de novios. Sash venía manejando en silencio y de vez en cuando volteaba a ver a su novia esperando que el regresará la mirada pero no sucedió, Lena pensaba en lo que había conversado con Nastya mientras asomaba su cabeza por la ventana, iba tan perdida en sus pensamientos que no notó cuando llego a su casa.
-Hemos llegado Len.

-Gracias Sash- Dijo Lena bajando del auto.

-Oye te estás olvidando de algo.

-¿Ah sí?

-Sí, mi beso de despedida.

-Bien- Lena se agachó y puso sus labios sobre los de su novio con un ánimo muy decadente y sin dejarse llevar, esto lo había notado Sash pero decidió no decir nada al respecto.

-Todo estará bien Lena, lo prometo.

-Ya es tarde cuídate mucho.

-Hasta pronto.

Lena observó a Sash alejarse pero continuó mirando hacia la nada, rápidamente sus pensamientos fueron interrumpidos al escuchar risas que provenían de su casa.
-Qué raro, creí que mis padres ya estaban dormidos- Pensó Lena mientras giraba la llave para entrar, encontrándose con una escena muy inesperada y sorprendente para ella.

-Hija que bueno que ya llegaste- Mencionó Inessa- Saluda a Julia vino a visitarnos, serviré comida.

-Cierra la boca Lenok o se meterán las moscas- Dijo la pelinegra muy tranquila levantándose de la silla.

-Julia tú, tú estás bien.

-Feliz cumpleaños Katina- Julia la abrazó muy efusivamente arrojándose a sus brazos mientras Lena lo correspondía con una sonrisa notoria que se dibujaba en sus labios.

-Gracias Vólkova.

-Sé que habías pensando que quizá se me había olvidado, pero no 4 de Octubre cumpleaños de Lenok, me lo grabé- Dijo Julia señalando hacia su cabeza.

-Me agrada saber que estás bien… te busqué en la tarde y no te encontré.

-Estaba muy ocupada.

-Ya veo.

-¿No preguntarás en qué?

-Si no quieres decirme no.

-Quiero que me preguntes.

-Bien ¿En qué asuntos estabas Julia Vólkova?

-Fui por tu regalo.

-¿Y cuál es mi regalo? Y el abrazo no cuenta.

-Oh no es algo mejor, algo que te sorprenderá.

-¿Sí?

-Sí- Contestó Julia mientras sacaba un par de boletos de su bolsillo- Conocerás San Petersburgo Lenok.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Mié 16 Ago 2017 21:53

CAPITULO 17: JUNTAS EN LA LEJANÍA

-Julia ¿Cómo?

-Salgamos un momento para que te lo explique.

La pelirroja acompañó a Julia y se sentaron en las escaleras que se encontraban en frente de la puerta.
-Desde ayer estuve muy ocupada llamando a la aerolínea para reservar estos boletos, probablemente Nastya te haya contado, mándale mis disculpas no quise atenderla; bien prosigo una vez que los conseguí vine a hablar con tus padres y les mencioné que te habían mandado a un viaje escolar todo pagado por tus altas calificaciones, para que no dudarán también lleve conmigo una constancia firmada tanto por tu director como mi directora, quiere decir que tus faltas serán justificadas con los profesores.

-¿La constancia es falsa?

-Sí y no; es falsa por el hecho de que no existe tal viaje escolar, pero las firmas y los sellos son verdaderos.

¿Y cómo lo hiciste?

-Tengo mis influencias, además les deje a tus padres un sobre con una reservación al hotel, todo está pagado incluyendo tus comidas.

-Julia no sé qué decir.

-No digas nada te lo mereces Lenok y aprovecho que estamos solas para disculparme contigo Lena, desde que nos conocimos sólo te he demostrado que soy una persona irritante e insoportable, siento mucho lo que te hice junto a Klara, lamento de verdad haberte causado aquellas humillaciones y maltratos, no los merecías es sólo que siempre he estado acostumbrada a intimidar a los demás, pero tú no me has hecho daño a pesar de que la oportunidad se te presentó, eres una excelente persona Elena Katina y me alegro mucho al decirte que eres de esas pocas personas que de verdad admiro y he de confesarte que el día que te enfermaste trate de borrar las fotos de tu computadora lo lamento mucho de verdad espero puedas perdonarme de todos modos agradezco que me hayas tenido mucha paciencia por mi mala conducta.

-Vólkova a quien debo agradecer es a ti.

-¿A mí?

-Sí por darte la oportunidad de conocerte, sabes me agradas mucho, pero te mereces un buen golpe- Respondió Lena dándole un gran impacto con su puño en la boca del estómago de la pelinegra.

-¡Ouch! Lena, de verdad me dolió, creo que me lo merezco.

-Gracias por sincerarte conmigo, anda ven- Dijo mientras abría sus brazos para recibirla.

-Lena… - Julia le dio un suave abrazo mientras la pelirroja recargó su cabeza en su hombro.

-Dime- Respondió Lena aún acurrucada.

-Te ves preciosa hoy.

-¿De verdad lo crees?

-De hecho siempre estás linda.

-Gracias.

-Regresemos a la cena, no he comido por esperarte.

Las chicas volvieron al comedor donde los señores Katin estaban reunidos y platicaron sobre los últimos detalles de “El viaje escolar” que se llevaría a cabo, la convivencia y conversación fue muy amena, la pelirroja estaba muy feliz después de todo el deseo que había pedido fue concedido y de gran manera; pasaron 20 minutos y Julia ya estaba dispuesta a retirarse.
-Me dio gusto mucho saludarlos Señora Inessa y Señor Sergey- Se despedía Julia.

-Gracias Julia, siempre eres bienvenida y cuentas con nosotros para todo lo que se te ofrezca- Contestó Sergey.

-Lena acompaña a Julia a la salida- Sugirió Inessa.

Al salir la pelinegra abrió la puerta de su auto, mientras Lena la observaba desde fuera.
-Tus papás son muy agradables.

-Al igual que tu madre.

-¡Conoces a mi madre!- Se sorprendió la pelinegra.

-Sí hoy que te busqué la vi es muy amable.

-Debiste haberla impresionado, mamá no es muy amable con las mujeres que conozco.

-¿Piensa que son tus aventuras?

-En efecto eso son.

-¿Y yo que sería?

-Serías aquello que ninguna chica ha sido.

-Tienes verbo para envolver.

-Es verdad lo que digo, Lena tú eres diferente, creo que demasiado.

-Julia…

-Son cumplidos que te mereces, ya es tarde será mejor que me vaya.

-Quiero saber una última cosa.

-¿Sobre qué?

-Bueno es que aquí hay 2 boletos de avión, sé que uno es para mí, y el otro qué.

-Obvio necesitas que alguien te cuide, así que lleva a un acompañante, el que tú quieras.

-Esto quiere decir…

-Así es, puedes llevar a Nastya o a Sash- Este último nombre la pelinegra lo dijo con poco ánimo.

-¿Por qué haces esto Julia?

-Te mereces mucho Lenok, es obvio que tienes problemas en tu relación, quizá un viaje con tu novio arregle las cosas y así seas más feliz.

-Julia gracias- Lena desde afuera tomo la mano de la pelinegra.

-Aprovéchalo, me avisas como te fue en el viaje.

Lena observó a Julia alejarse y sintió como si una parte de ella también se alejará, hace una hora de igual manera se había despedido de Sash pero no sintió ningún vacío cuando él se había alejado, ahora estaba en una indecisión ¿Quién sería su acompañante? Tenía poco tiempo para decidir, así que le envió un mensaje a su mejor amiga quedándose de ver mañana muy temprano antes del amanecer; la pelirroja entró nuevamente a su casa y guardó sus obsequios. A la mañana siguiente Nastya visitó a Lena y cerró la puerta de su cuarto para que no las interrumpieran.
-¿Y qué es lo importante que debo saber?

-Ayer vino Julia.

-¡Qué! ¡Aquí en tu casa!

-Sí después de todo si me felicitó y de hecho me regalo algo muy especial.

-¿Algo caro?

-Sí me regalo 2 boletos de avión para ir a San Petersburgo.

-¡Qué! ¿Y cuándo sales?

-Esta noche.

-¿Y la escuela? ¿Y el proyecto?

-Todo lo arreglo Julia no habrá problemas.

-Vaya, eres una afortunada, no entiendo para que necesitas ayuda sinceramente.

-Aquí hay 2 boletos para el viaje.

-Ajá ¿Y qué?

-Bueno, no sé con quién ir y pensé en invitarte a ti.

-¿A mí? Lena yo sí tendré problemas en la escuela si falto.

-¿Entonces no quieres ir conmigo?

-Lena, yo fui a San Petersburgo hace 5 años, ahora que me mencionaste esto, es obvio a quién debes llevar.

-¿Crees que deba llevar a Sash?

-¿A Sash? Si ya están en buenos términos no veo por qué no.

-De hecho anoche él me propuso que nos hacía falta una especie de viaje para que ambos nos relajáramos.

-Bien, aquí es donde te pregunto ¿Qué quieres tú?

-Quizá Sash y yo necesitamos salir, pero no estoy muy segura.

-Dudas que no acepte ¿Verdad?

-Él dijo que cambiaría pero esa promesa siempre termina siendo lo contrario.

-Te entiendo.

-Sabes, anoche antes de dormirme pensé en otra persona que podría acompañarme, pero dirás que es tonto.

-Con que no sea a Andy no hay problema.

-Pensaba que quizá… olvídalo- Reiteró Lena sonrojándose.

-Ah, ya entiendo- Mencionó Nastya de manera cómplice entrecerrando los ojos.

-¿Qué cosa?

-Sólo conozco a una persona que te pone nerviosa y te tensa al mismo tiempo.

-Ah no, aquí vamos de nuevo.

-¡Cállate! ¿Estabas pensando en Vólkova verdad?

-Bueno, me agrada y…

-¿Agradarte? Yo diría que es otra cosa.

-Sólo hay amistad.

-Sí claro- Contestó sarcásticamente- Sabes de hecho yo creo que es lo mejor.

-¿Ir con Julia?

-Sí ¿No crees? A ver sólo trata de analizar; sé que tú y yo somos mejores amigas pero yo no estoy dispuesta a seguir yendo mal en la escuela de por sí tengo un mal historial y no quiero alargarlo más, sobre Sash bueno ya sabes que pienso de su relación y Julia tiene un carácter tan difícil, cuando quiere está de buenas pero contigo se transforma en un ser bondadoso, bueno que te puedo decir le gustas.

-¿Ella te dijo eso?- Preguntó Lena sorprendida.

-Obvio no, mira nada más hasta tus ojos brillaron.

-¡Anastasia!

-Ya de acuerdo, proponle a Julia ir sinceramente creo que es lo mejor, no lo quiero admitir pero me siento tranquila si ella está a tu lado, como decirlo te protege mucho y no dejaría que nada malo te pasará.

-Tienes razón.

-Pero apresúrate en decírselo, recuerda que no eres la única que busca a Julia.

-Debo de darme pisa.

Lena tomó su celular tratando de comunicarse con Julia pero no hubo respuesta.

-Maldita sea no me contesta, espero no esté con Klara, iré a su casa a buscarla.

-¿Y si interrumpes algo?

-No me importa.

-Lena son las 8 de la mañana y aparte es sábado, mira si quieres le pido a Andrew que visite a Julia sólo es cuestión de darle la dirección y que él nos avise.

-Está bien.

Pasaron las horas y ya era mediodía, la pelirroja por su parte ya había acomodado su maleta, ella se encontraba en la sala y decidió comunicarse con Andrew para mantenerla al tanto de la situación.
-Hola Lena.

-Andy ¿Está Julia en su departamento?

-Aquí estoy y ya le toqué la puerta muchas veces pero no obtengo respuesta.

-Gracias Andy, quizá está con alguien más- Mencionó Lena molesta.

-Te escucho tensa.

-Sólo un poco.

-Bueno suerte, cuídate mucho.

Lena se sentía exasperada, Klara siempre le había desagradado pero el hecho de que estuviera con la pelinegra la hacía sentirse aún peor.
-Espero que no tengas ninguna aventura- Dijo Lena en voz alta.

-¿Y engañar a la mujer perfecta?- Contestó una voz detrás de ella.

-¡Sash! ¿Qué haces aquí?

-Quise visitarte ¿Y eso?- Preguntó Sash mientras señalaba a la maleta- ¿Vas a viajar?

-Sí.

-¿A dónde te vas?

-A San Petersburgo.

-Se puede saber porque no me lo dijiste.

-Bueno es un viaje por parte de la escuela así que no lo vi necesario.

-¿Esperas que te crea eso?

-Vaya ahora tampoco tienes confianza en mí, cada día logras decepcionarme más-Contestó Lena tajantemente y arrojándole la hoja de la constancia firmada- A ver si así te convences.

-Lena discúlpame yo pensé…

-Tú siempre piensas por ti, pero en mí nunca lo has hecho.

-Pero te vine a ver porque te extraño.

-Ya sé a dónde va todo esto, primero me verás y después te volverás a ir, no sé eso no me convence.

-Por favor no me hagas esto.

-Yo no he hecho nada, tú ocasionas mi mal humor.

-Te amo Lena- Dijo Sash mientras sostenía el rostro de la pelirroja entre sus manos- ¿Y tú me amas verdad?

-Sash, también te amo- Mencionó la pelirroja no muy convencida.

-Ve con cuidado entonces mi amor y no te fijes en otros chicos.

-Aún no me voy sabes.

-Bueno pero yo sí me tengo que ir debo completar cierto papeleo.

-¿No me despedirás?

-Vamos Lena no exageres no te vas más de un mes no es para tanto- Dijo Sash dándole un beso a la pelirroja.

-Te veo en unos días.

Lena poco a poco sentía que ese cariño y ese amor que alguna vez ellos se juraron poco a poco de iba opacando, ya no sentía casi nada ya que no le importó ni le molesto que Sash no la despidiera, lo mejor sería tomar aquellas cortas vacaciones para tomar una decisión con respecto a su relación. Anocheció pronto y Lena iba saliendo de su casa y se encontró a Nastya esperándola afuera.
-Lena, te espero hasta que tomes el taxi hacia el aeropuerto.

-Estoy un poco frustrada.

-¿No lograste contactarla verdad?

-No… Creo que deberé cuidarme sola.

-Tienes 20 años ya es suficiente edad ¿No crees?

-Efectivamente, mira allí viene el taxi.

Lena le hizo la parada y el taxi se detuvo, acto seguido metió su maleta en la cajuela y abrazó a su mejor amiga para subirse al asiento del copiloto.
-Ve con mucho cuidado Lena.

-Lo haré Nast.

-¿A dónde la llevo señorita?- Preguntó el conductor.

-Al Aeropuerto Sheremétievo por favor.

Una vez llegando a su destino fue a dejar su maleta para la revisión y antes de pasar al detector de metales para ingresar al avión decidió comprar un pequeño jugo ya que nunca había viajado en avión y prefería tomar bebidas en tierra firme, se dirigió hacia la máquina de sodas cuando de pronto sintió una mano que le tocó el hombro a lo cual ella se sobresaltó volteando hacia atrás.
-¿Y entonces quién irá al viaje contigo Lenok?

-¡Julia!

-¿Por qué gritas Katina? Esto es un aeropuerto sabes.

-Te busqué y no me contestaste el celular ¿Dónde diablos estabas?

-Lo tenía descargado.

-Pero tampoco estabas en tu casa.

-Vaya, Elena Katina ¿Me estás espiando?

-No, no es eso.

-Bueno yo sólo vine aquí a despedirte.

-¿A despedirme? Bueno no es como si me fuera para siempre.

-Bueno no quita el hecho de que te extrañaré.

-No tienes por qué extrañarme.

-Quería verte eso es todo y ¿Quién es tu acompañante?

-Precisamente por eso no me vas a extrañar, tú serás mi acompañante.

-¡Yo!- Se sorprendió la pelinegra- ¿A qué se debe? Espero que no sea algo así como una segunda opción.

-No lo eres, quiero que vengas conmigo.

-Pero Lenok no tengo mi equipaje y ya abordas en 10 minutos.

-Ya veo, no quieres acompañarme.

-Oh no, no es por eso, de hecho me encantaría poder disfrutar unos días tranquila contigo.

Aquellas palabras habían sonrojado y puesto nerviosa a Lena.
-Julia, a veces puedes ser tan jodidamente tierna.

-¿Eh? Lena ¿Y ese léxico?

-Ah no te hagas la muy santa, tú eres millonaria, nos las arreglaremos.

-En ese caso no me negaré.

-Me alegra que cooperes con la causa.

Ambas subieron a aquel avión asignadas a un área especial que Lena no esperaba.
-Julia ¿Estamos en la sección VIP?

-Así es.

-Oye esto es demasiado, digo creo que es mucho dinero invertido.

-No me arrepiento y ahora menos, tú disfruta de los buenos tratos.

Pasó una hora en el trayecto del avión Lena estaba emocionada observando las nubes y el cielo pero la pelinegra se encontraba en un profundo sueño.
-Pasajeros favor de mantenerse sentados, estamos a punto de aterrizar- Se escuchó una voz desde el megáfono.

-Vólkova- Le susurró Lena moviendo ligeramente a la pelinegra.

-Cinco minutos más.

-¡Vólkova!

-¡Qué! Ya desperté tranquila.

-Qué bueno ya llegamos.

El avión aterrizó y Julia ayudó a Lena con su pesado equipaje e iban rumbo al hotel.
-Oye Lenok ¿Por qué pesa tanto esta maleta?

-Llevo mis libros.

-¡Qué! Pero si son vacaciones.

-Recuerda que para mis padres es un viaje escolar.

-Ah es cierto.

Ambas tomaron un taxi y llegaron a su destino al Hotel Krysha.

-Wow Vólkova ahora sí te luciste.

-Claro que siempre lo hago si hay dinero hay que aprovechar.

-Bien ¿En qué habitación vamos a estar?

-¿Yo también estaré en tu habitación?

-Claro tontita ¿Qué piensas dormir afuera?

-Bueno es que no quiero incomodarte.

-Cálmate hay dos camas no es para tanto.

-Bueno vayamos a recepción.

-Buenos días señorita tenemos una reservación en este hotel- Mencionó Lena.

-¿A nombre de quién?- Preguntó la recepcionista.

-Al de Julia Vólkova.

-Julia, Julia, Julia, ah aquí está sí adelante es la habitación 30.

-Gracias señorita- Se despidió Lena.

Las chicas se dirigieron al elevador y llegaron a su habitación, pero sucedió algo irregular ya que había encargados del hotel dentro de ella.
-Hola que tal, ustedes deben ser las huéspedes, bueno surgió un problema las personas que estaban antes de ustedes tenían niños como acompañantes e hicieron un desastre pero no se preocupe ya está arreglado, sólo hay un pequeño detalle- Agregó el empleado.

-¿Qué sucede?- Preguntó Julia.

-Sólo hay una cama.

-¡Qué! ¿Cómo unos niños pudieron destruir una cama?

-Eran 6 niños señorita, lo sentimos en verdad.

-¿Y no tienen otra habitación?

-Temo decirlo pero todas están totalmente ocupadas.

-Bueno se están ganando que me devuelvan mi dinero y…

-¡Julia!- Interrumpió la pelirroja- No se preocupe señor mi amiga tiene un carácter fuerte, tomaremos esta habitación.

-¿Lenok de verdad?

-No me molesta compartir el lugar dónde dormir, descuida no habrá problema.

-Muchas gracias señoritas, pasen por favor me retiro y nuevamente lamentamos las molestias lo más probable es que mañana en la noche traigamos otra cama, hasta pronto- Se despidió el empleado.

-¿Y bien?- Preguntó Lena mientras entraba a esa lujosa habitación- ¿No habrá problema verdad?

-No lo habrá Lenok.

-Qué bueno que ésto no te afecta.

-Al contrario, creo que la suerte está de mi lado- Pensó Julia para sí misma.

Avatar de Usuario
lenyul tatu
Mensajes: 369
Registrado: Sab 17 Oct 2009 02:28
Sexo: Femenino
Ubicación: mexico,sinaloa

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por lenyul tatu » Mié 16 Ago 2017 23:59

Wooooww
Esto me huele a que se pondrá
Buenísimo este viaje con las dos
Muero por leer ya lo que pasará después
Está muy bueno
Espero continúes prontoooo

Muero por leer ya! !
Saludos
cada palabra tuya es volverme loca por ti

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Jue 24 Ago 2017 11:05

CAPITULO 18: ¡ELLA ES MI NOVIA!

-¿Qué prosigue Vólkova?- Preguntó la pelirroja en el hotel desde el balcón de su recamara.

-No sé, tú eres la festejada tú mandas.

-Pero tú conoces más sobre esta ciudad ¿Qué propones?

-El problema es que si te propongo lo que quiero no vas a querer.

-Ya me estoy haciendo una idea seguramente es ir al bar.

-Vaya ves que sí sabes ¿En serio eres sobria hasta la muerte Lenok?

-Sí bebo es sólo que no lo hago tan seguido, hace daño para el hígado.

-Mira que yo estoy muy sana.

-A la larga te hará daño, seguramente no tiene mucho que te tomaste unos tragos.

-Déjame decirte que tiene mucho que no he bebido y trataré de ya no abusar de eso, tampoco he fumado.

-¿Y eso a qué se debe?

-Bueno una chica pelirroja me dijo hace unos meses que me estaba matando sola.

-Creo que esa chica pelirroja de la que hablas en muy atractiva.

-Sí lo es.

-¿Cómo estás tan segura de eso?- Preguntó Lena tragando saliva y muy nerviosa.

-Porque la estoy viendo en frente mío- Mencionó Julia que segundos después se dio cuenta de lo que dijo sintiéndose apenada y cambiando el tema de conversación- En la noche vamos al bar que te parece.

-Ah, de acuerdo me gustaría conocer los tipos de lugares que te agradan visitar.

-Te asustarás.

-Obvio no, soy mayor que tú como piensas eso.

-Bueno, bueno sólo no quiero que llores no te quejes.

-No lo haré.

-Perfecto ¿Quieres ordene algo para que comamos?

-No.

-¿No?

-Quiero conocer el lugar, no nos vamos a encerrar aquí.

-Bien ¿Te parece si paseamos por el Río Nevá?

-Perfecto.

Ambas salieron del hotel y caminaron hacia los botes donde se paseaban a los turistas, encontrándose con un encargado que juntaba a las personas para hacer un pequeño viaje en grupo.
-Buenas noches señoritas por el momento ya no hay más viajes disponibles, esperen hasta mañana por favor- Comentó el encargado.

-¿Y por qué yo veo mucha gente allí adentro?- Replicó la pelinegra- Exijo que nos incluya.

-Ya están llenos discúlpenos.

-¿Y no puede abrir otro?

-Señorita son las 10 de la noche, nosotros también tenemos un horario.

-¿Y por 500 rublos?

-Es mucho dinero y es tentador, pero no acepto ya es tarde señorita.

-Que sean mil rublos entonces.

-¡Mil rublos! ¿No le duele gastar? Bien de acuerdo, sólo esperaremos a que lleguen más personas para llenar el bote.

-No, quiero que sea reservado para mí y mi acompañante y le aseguró que nadie le pagará tan cantidad por eso.

-De acuerdo pasen tomen asiento.

-Oye Julia ¿No piensas que pagaste mucho por esto?- Susurró Lena en el oído de Julia mientras entraban al bote.

-Lenok para mí no es nada, toma mi mano para que entres.

-Presumida- Dijo mientras estrechaba la mano de la pelinegra para pasar.

Pasaron y se sentaron mientras los edificios de los costados iluminaban el ambiente y parte del río se escuchaba claramente el agua que pasaba y era lo único que se presenciaba, Lena mantenía una sonrisa en su rostro y bajo su mano hacia el agua distorsionando el agua calmada.
-Esto es hermoso- Mencionó la pelirroja.

-Me gusta mucho el silencio.

-Pero tú eres fiestera Julia.

-Cuando me aburro prefiero los lugares callados.

-¿Te estás aburriendo conmigo Vólkova?

-Jamás me aburriría a tu lado, es tan divertido hacerte enojar y ver como se mueven tus pecas.

-Sí es lo mejor que haces.

-Si me pagaran por hacerte enojar sería millonaria.

-Ahora estarías en quiebra.

-Es que ya he cambiado.

-Menos mal… ¿Cuántas veces has venido a este lugar?

-Muchas Lena.

-Dame un número.

-Unas 10 veces.

-¿Qué? ¿Por qué tantas?

-Asuntos familiares, negocios, deberías de entenderlo tu padre es gerente por lo que me comentaste.

-Sí, gracias a Dios no es el director.

-Bueno da la casualidad que mi padre es el jefe mayor y yo su sucesora, es mucha responsabilidad y por eso también administro las finanzas y hago viajes.

-Vaya Julia eres una mujer ocupada.

-Claro, no todo es diversión, sabes Lenok me sorprende que no me conocieras por eso.

-No estoy muy integrada ni atenta en lo que negocios se refieren.

-Lo sé… Tu novio sí me reconoció; si no es mucha indiscreción ¿Puedo saber por qué él no está aquí contigo?

-No lo sé.

-Déjame adivinar está muy ocupado.

-Al contrario, tenía tiempo libre es sólo que tu compañía se me hace más agradable.

Mientras el recorrido en bote continuaba, las chicas observaban a muchas parejas tomadas de la mano riendo y conviviendo mientras caminaban por los bordes del río demostrándose amor.
-¿Ves eso Lenok? Esas parejas tienen un alma gemela, eres afortunada de tener a alguien que te quiere, no lo desaproveches- Dijo Julia con tristeza.

-Julia a veces las cosas no son como parecen.

-Lo sé es que el amor no es algo que suceda todos los días, podemos equivocarnos pero siempre llegará esa persona indicada- Contestó mientras sostenía su mirada con la de Lena.

-¿Y tú deseas encontrar a esa persona?

-A veces.

-No te entiendo.

-Yo tampoco me entiendo soy muy complicada, creo que necesito un psicólogo.

-¿Y yo estoy pintada o qué?

-Es cierto Katina tú eres mi psicóloga, aunque nuestras prácticas están cerca de terminar nos quedan 3 meses y después de eso seguramente ya no querrás hablarme.

-Vólkova saldremos no te preocupes por ello.

-El viaje está a punto de finalizar.

El bote dio la vuelta y regresó hacia la dirección contraria, Julia pagó lo que prometió y comenzaron a caminar por las iluminadas calles de la ciudad.
-Gracias Julia, me gustó mucho.

-A mí también- Dijo mientras veías a muchas parejas tomadas de la mano- Deberías tomar mi mano Lenok.

-¿Ah sí? ¿Por qué?

-Porque te puedes perder jovencita- Dijo de manera divertida.

-Oh es cierto, bueno estaré en buenas manos si me guía una experta- Siguió el juego Lena; se tomaron de las manos y caminaron hacia el centro donde se encontraban infinidad de tiendas.

-¿Qué vamos a comprar Vólkova?

-Ropa para mí.

-Es cierto tú no trajiste equipaje y todo por no venir preparada.

-Es que tú resultaste ser más sorpresiva de lo que esperaba, mira aquella tienda está al 2x1 deberíamos pasar, por lo menos es 24 horas y no habrá casi nadie así que no seremos interrumpidas.

Pasaron y Julia escogió de entre los atuendos ropa casual y ropa para salir de noche incluyo también en sus compras zapatos de diferentes diseños ya que no era ninguna novedad que se luciera en llevar una gran cantidad de vestuarios se tomaba la libertad de seleccionar lo que más le gustase a pesar del precio. Las chicas salieron con algunas bolsas pequeñas con atuendos dentro pero no contaban con que había una persona siguiéndolas y se interpuso delante de ellas con una sonrisa cargada de incertidumbre.
-Buenas noches muchachas, ya es media noche y a estas horas es muy peligroso que unas chicas tan hermosas como ustedes estén muy expuestas- Mencionó aquel muchacho alto que tenía cabello café oscuro y ojos marrones- Que chica más guapa es la que va contigo Vólkova.

-¿Julia lo conoces?- preguntó Lena muy sorprendida.

-Sí, él es Rupert Lébedev.

-Así es preciosa, soy algo así como la mano derecha de Julia.

-No- Contestó secamente la pelinegra- No eres más que una sucia rata callejera.

-Vamos Vólkova aún no lo superas.

-¿Superar? Superar el hecho de que querías robar gran parte de los ingresos de mis empresas, no eres más que un idiota ya veo que aquí te viniste a refugiar.

-Ten cuidado Julia, San Petersburgo es mi ciudad y me va muy bien en lo que a negocios se refiere es sólo que me sorprendió verte aquí con tremenda preciosura como está pelirroja así me encantan.

-Lo siento Rupert, Lena viene conmigo.

-Siempre tan fría, seguramente ésta chica no es nada para ti así como tampoco lo fue Zhenya.

-Ya basta Rupert eso ya es pasado.

-Como sea ya no me importa, me voy espero no verte cerca y si eso llega a pasar no estarás tan feliz, cuídate hermosa Lena.

Aquel muchacho misterioso se marchó alejándose en la oscuridad, dejando a Julia con un semblante de pocos amigos.
-Julia- Dijo la pelirroja sacando a Julia de sus pensamientos- ¿Estás bien?

-No, no me esperaba ver a ese estúpido rondando por aquí.

-Por lo visto te tiene mucho odio.

-Bueno para mí no es nadie importante, no te preocupes nada nos pasará sólo no hay que cruzarnos con él y menos tú parece que le gustaste.

-¿Quién es Zhenya?- Preguntó Lena sin rodeos sorprendiendo a Julia.

-Una ex novia de Rupert

-¿Y qué fuiste para ella?

-Lena… ¿Qué estás pensando?

-Lo más probable es que hayas tenido algo que ver con ella.

-Lo que me faltaba que pienses igual que Rupert.

-Estoy esperando a que me expliques.

-Zhenya era una muchacha joven y novia de Rupert en aquel entonces él trabajaba junto a mis padres, se encargaba de la entrada y salida en gran parte de nuestras inversiones, él tenía la confianza de mis padres incluyendo la mía, un día salimos a beber algo y llevó a su novia, todo iba excelente sólo que yo no contaba con que su novia se sentiría atraída hacia mí… Zhenya al ver que yo la ignoraba inventó que yo estaba tras de ella y claro Rupert no me creyó a mí, en venganza suya trató de robarse gran cantidad de dinero por medio de vías ilegales y allí se terminó una linda amistad.

-¡Tú! ¿Rechazando a una chica?

-Era la novia de mi amigo, jamás me aprovecharía además tiene 26 años es muy grande para mí, Lenok eso ya pasó.

-Como sea es tu vida.

-No es para que te molestes no quiero que pienses que soy una aprovechada.

Lena sonrío levemente.
-Julia ¿Cuándo fue que cambiaste tanto?

-Sea cuando haya sido me está gustando esta nueva personalidad.

-Sí a mí también me gustas más ahora.

La pelinegra sólo arqueó una ceja a modo de sorpresa.
-Bueno quiero decir tu personalidad.

-Ya sé que soy irresistible.

-Ya volviste a ser tú- Río.

-Pelirroja la noche es joven ¿Ya podemos ir al antro?

-¿A bailar? No Vólkova, estoy muy cansada.

-Vayamos al bar entonces.

-Sabes que no bebo mucho.

-No beberemos mucho, será poco lo prometo.

-¿Por qué tienes tanta necesidad de ir?

¿Y por qué tú te niegas a pasar un buen rato?

-¡Está bien! Vayamos.

-Genial, sólo saludaré al barman es un viejo amigo mío.

-Tienes demasiados conocidos Julia.

-No está de más ser sociable.

Las chicas tomaron un nuevo rumbo hacia un bar conocido para la pelinegra y se sentaron en la barra dejando las bolsas de ropa en el piso por el momento.
-¡Julia Vólkova! Que sorpresa verte nuevamente ¿Cómo has estado?

-Muy bien Slavik, gracias te presentó ella es Lena Katina soy su acompañante en este viaje.

-Hola hermosa encantado.

-El gusto es mío- Contestó Lena.

-¿Y bien que les sirvo?

-Dos vasos de whisky por favor ¿Te parece Lenok?- Preguntó Julia.

-Está bien- Aceptó Lena.

-Julia últimamente Rupert está controlando toda esta ciudad- Mencionó Slavik- Espero no te lo encuentres.

-Lo vi hace un momento aún sigue dolido por lo de su ex novia.

Que tonto, desde ese día desprecia a todos los homosexuales y sobre todo a las lesbianas las odia.
-Es un idiota por ahora no me preocupo por él, de hecho le atrajo Lena.

-Yo no diría que le gusté- Dijo Lena- No creo que se tome la molestia de estarme cortejando.

-Créeme Lena no conoces a Rupert es capaz de invitarte a salir con él a la fuerza- Mencionó el barman- Será mejor que te cuides y tengas cuidado mientras estés aquí.

Apenas Slavik terminó de hablar y entró al bar aquel castaño del que tanto se conversaba y se dio cuenta que Julia y Lena estaban sentadas en la barra, sin pensarlo se puso detrás, sorprendiendo sobre todo a Julia.
-¡Tú! ¿Qué haces aquí?- Replicó la pelinegra.

-Te dije que si nos volvíamos a cruzar habría problemas Vólkova- Y rápidamente tomó a Lena del brazo levantándola bruscamente de su asiento- Y tú hermosa vienes conmigo.

-Suéltame idiota- Forcejeaba Lena pero nadie se metía en aquel conflicto.

-Déjala en paz- Se molestó Julia queriéndose arrojar al castaño pero sus movimientos fueron detenidos por dos hombres que la sostenían de tal manera que quedará inmovilizada.

-Siempre tan salvaje Vólkova- Reía Rupert- Aquí vienen mis guardaespaldas, estoy seguro de ti gracias a ellos, ahora Lena tú y yo saldremos a divertirnos de verdad.

-¡No! Rupert por favor suéltala maldita sea- Decía Julia con voz desesperada.

-¿Y por qué debería de hacerlo?

-Porque…- En ese momento Julia recordó las palabras de Slavik e ideo un pequeño plan en su cabeza- Porque ¡Ella es mi novia!

Lena se había quedado sorprendida ante tal declaración falsa de Julia, notó como Rupert hacía una mueca de asco y soltó a la pelirroja con poca delicadeza.
-Qué asco maldita sea, suelten a Julia chicos- Ordenó Rupert- Aunque no te creo Vólkova esto te lo acabas de inventar estoy seguro quieres evitar que me divierta con esta sensual pelirroja.

-¿Quieres ver?- Lo retó Julia ahora que ya estaba libre.

Julia tomó a Lena de los brazos la acercó a ella y la besó de manera desprevenida haciendo que la pelirroja abriera los ojos sorpresivamente y se sonrojará más de lo normal, aunque ella comprendía que Julia lo hacía para sacarlas de aquel apuro y sin pensarlo más se dejó llevar inconscientemente por aquel beso colocando sus brazos alrededor del cuello de la pelinegra para así perderse en sus labios.

Avatar de Usuario
lenyul tatu
Mensajes: 369
Registrado: Sab 17 Oct 2009 02:28
Sexo: Femenino
Ubicación: mexico,sinaloa

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por lenyul tatu » Jue 31 Ago 2017 18:34

Está emocionante icon_e_surprised icon_e_surprised
Continúa pronto porfaavoorr

Quiero saber que pasa con lena que reacción tendrá
Con esto
cada palabra tuya es volverme loca por ti

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Vie 01 Sep 2017 12:40

Este capitulo es el más emocionante que he escrito icon_e_surprised hasta yo me tenso de no saber que sucederá :shock:


CAPITULO 19: LA FIESTA

La pelirroja al sentir los labios de Julia sobre ella se dejó llevar por tal acto que le ocasionó perder la noción del tiempo podía sentir el calor de la pelinegra y el de ella al juntarse sus cuerpos con delicadeza; pero el encanto que la estaba sucumbiendo terminó al ver que Julia se separó levemente de ella aún con los ojos entrecerrados.

-¡Maldita sea que asco me dan estúpidas!- Gritó Rupert.

-Ahora si no es mucha molestia podrías dejar en paz a "mi novia"- Replicó la pelinegra haciendo énfasis en lo último.

-Maldita Vólkova lárguense ahora mismo.

-Bien no quiero seguir discutiendo con un imbécil como tú, vámonos Lena- Dijo tomándola de la mano- Es hora de irnos de aquí.

Ambas salieron con destino para volver al hotel, en el transcurso ninguna de las dos mencionó palabra alguna de lo sucedido, en la mente de la pelirroja sólo había dudas y confusiones, una parte de ella pensaba en lo que sintió al dejarse llevar por aquella sensación para ella eso era incorrecto en su persona puesto que siempre había nacido con las costumbres clásicas de que para cada chica estaba su chico y en parte se notaba cierta culpa de haber correspondido el beso sin pensarlo dos veces por otro lado Julia estaba perdida viendo hacia el horizonte ya estaba acostumbrada a besar muchas chicas pero sintió que esta vez había sido diferente a lo que ella acostumbraba; llegaron al hotel y subieron a su habitación así que la pelinegra decidió romper con aquel silencio que las incomodaba de sobremanera.

-Lena, yo lo siento mucho.

-No te disculpes, sé que no lo hiciste con mala intención.

-No quiero que te sientas incomoda o pienses mal de mí.

-Tranquila... No pasa nada.

-Bueno, ya es hora de que descanses es muy noche, lamento de verdad que nos hayamos encontrado a Rupert.

-Descuida Vólkova, no pasa nada.

-Yo, saldré un momento.

-¿Eh? ¿No piensas dormir?

-He de suponer que te debes asear o tomar una ducha, no quiero interrumpir tu privacidad.

-Puedes esperarme en la cama.

-Ya sé, sólo quiero tomar aire tú sabes, despejarme de lo sucedido.

-Como quieras- Se resignó la pelirroja.

-No tardaré.

Julia salió de la habitación y fue hacia el lobby sentándose en uno de los sillones, observaba que sólo estaba ella y otra muchacha rubia que se concentraba leyendo una revista de negocios; la pelinegra puso sus codos sobre sus piernas y colocó su cabeza en sus manos, mientras un pie lo movía por la ansiedad.

-No maldita sea no, no puede ser- Susurraba Julia- Cuando la besé, me gustó, me gustó demasiado, no Vólkova no, juraste a ti misma que era sólo tu amiga y así la verías, es que maldición y me correspondió, Dios daría lo que fuera por sentir sus labios nuevamente y pensar que el idiota de su novio los prueba todos los días, no, ya basta me concentraré para tener una bonita amistad, no llegaré a algo más ni...

-Disculpa- Interrumpió la misma rubia que estaba sentada hace un momento- ¿Tú eres Julia Vólkova verdad?

-Sí, ¿Qué se te ofrece?

-¡No te acuerdas de mí!

-No- Dijo Julia aún sin levantar la cabeza, tratando de ignorar a aquella muchacha.

-Tan maleducada como siempre Lobo.

-¿Katya?- Preguntó Julia sorprendida subiendo la mirada.

-Bien, ahora sí me haces caso.

-¡Katya!- Gritó Julia dándole un gran abrazo- ¡No lo puedo creer!

-Yo tampoco- Contestó correspondiendo al abrazo.

-¿Cómo supiste que era yo?

-Siempre haces lo mismo cuando estás en una situación desesperada, te agarras la cabeza y hablas tú sola.

-No importa ¿Qué haces aquí? ¿Cómo has estado? Cuéntame, no he sabido nada de ti desde que te mudaste de Moscú a esta ciudad.

-Bueno ya casi termino la carrera de contabilidad, que cruel Jul, mínimo me hubieras buscado por redes sociales.

-Te busqué como Katya Dorosh en Facebook y no me apareciste.

-Oh, lo siento es que mi usuario lo tengo como Katya Friske.

-¿Friske, eso qué?

-Qué falta de cultura Julia, me lo puse en honor a la artista Zhanna Friske.

-Tú y tus gustos raros.

-Oye Vólkova ¿Y tú qué haces aquí y por qué te estabas lamentando ahorita?

-Eres muy preguntona Katya, digamos que son unas pequeñas vacaciones.

-¿Vacaciones? Aún estamos en temporada de clases ¿Vienes sola?

-No.

-Oh, entonces vienes con tus padres, me encantaría saludarlos.

-No Katya.

-Oh espera... ¡No me digas! ¡Vienes con una chica! Julia sigues igual que siempre, ya sienta cabeza por favor.

-Sí... Vengo con una chica pero no es lo que piensas no es mi novia.

-Ya sé que ninguna es tu novia.

-Hablo de que es una amiga.

-Ajá- Dijo Katya no muy convencida.

-Fue su cumpleaños apenas y decidí regalarle un viaje a San Petersburgo, y ahora estamos aquí.

-No lo puedo creer, Lobo.

-¿Qué?

-Creo que te estás enamorando, tú jamás has tenido ese tipo de detalles con una persona.

-¡Enamorada! ¡No!

-Y supongo que por eso te estabas lamentando.

-Katya es que, yo la besé

-Eso no es sorprendente viniendo de ti.

-Sí el problema es que me gustó, me encantó maldita sea, lo sentí diferente.

-Jul y ¿Por qué no la invitas a salir?

-Porque tiene novio, no quiero arrebatarle su felicidad no lo merece.

-Diablos, tienes mucho que contarme.

-Sí pero es demasiado noche.

-¿Entonces no la amas?

-Bueno acepto que me atrae bastante, ya lo admito me gusta mucho Elena Katina, pero no la amo, por mi bien no he permitido ese sentimiento dentro de mí.

-Oye, tengo 3 boletos para una fiesta privada, podemos ir y me presentas a tu chica.

-Que no es mía.

-Aquí en San Petersburgo sí lo es, bueno toma- Dijo la rubia dándole un par de boletos a Julia- Es un evento formal vayan bien vestidas.

-Gracias Kat- Dijo Julia abrazando a su amiga nuevamente- Me dio mucho gusto encontrarte me alegra haberte visto nuevamente sabes que siempre te he considerado como una mejor amiga a pesar de la distancia.

-Ya Julia, me vas a hacer llorar de la emoción, mejor vete a dormir pero por favor a dormir.

-Ya Katya no voy a violar a Lena tranquila.

-Bien, cualquier cosa me estoy hospedando en la habitación 50

-¡Súper! ¿No te gustaría desayunar con nosotras?

-Lo siento Jul, saldré a ver algún atuendo para el evento de mañana, nos vemos allá te parece.

-Hecho pero antes pásame tu nuevo número telefónico.

-Claro.

La rubia le proporciono su número y se despidió de Julia yendo por otro pasillo que correspondía a la habitación 50; mientras tanto la pelinegra subió por el elevador y llegó a su recamara compartida, abrió la puerta lentamente con tal de no hacer ruido y vio a Lena totalmente dormida, la detalló muy a fondo, no pudo evitar acercarse y acomodar uno de sus rizos detrás de su oreja; caminó hacia la regadera y tomó una corta ducha cambiándose con la ropa nueva que había comprado; acto seguido se acostó junto a aquella pelirroja tapándola con una misma sabana a ambas y se perdió en sus sueños con una sonrisa.

A la mañana siguiente Julia abrió los ojos lentamente y se sorprendió al sentir la respiración de Lena sobre su cuello, su pequeño cuerpo estaba atrapado por los brazos de la pelirroja y volteó su rostro hacia donde estaba el de ella; observaba cada una de sus pecas sobre sus mejillas y la forma de aquellos labios que ayer había probado y no había podido olvidar, Lena abrió sus ojos de golpe y se sorprendió a ver a Julia tan cerca haciendo que se sobresaltara y la soltará de aquel abrazo.

-Buenos días- Dijo la pelirroja apenada y levantándose rápidamente de la cama- No note cuando llegaste anoche.

-Sí te vi muy dormida.

-Vaya que cosas las de ayer.

-Una disculpa nuevamente.

-Ya Julia todo fue falso, no es como si te hubiera gustado besarme.

-Sí...

-¿Y a dónde iremos hoy?

-Oh de hecho ayer me invitaron a un evento va a ser está noche, me gustaría que me acompañarás.

-¿Se puede saber quién te invitó?- Preguntó Lena curiosa.

-Ah es que anoche que salí me encontré a una vieja amiga.

-Debo acostumbrarme a que te conocen en todos lados.

-Que te puedo decir el mundo es muy pequeño.

-Qué bueno que fui precavida y empaque un vestido formal.

-Genial tú vienes preparada y yo no.

-Puedes comprarte un vestido no sé de qué te preocupas.

-Tengo hambre Lenok, hay que ir a desayunar.

Bajaron hacia al restaurante, aprovecharon que había buffet, se sirvieron todo lo que quisieron y se quedaron más tiempo para así también comer en la hora del almuerzo; estando una vez satisfechas volvieron a subir a la habitación para quedar de acuerdo de como llegarían a la fiesta.

-Está comida estuvo deliciosa Lenok.

-Estoy demasiado llena si te soy sincera, y bien supongo que iremos a comprar algo para ti.

-Sobre eso, preferiría ir sola.

-¿Sola?- Preguntó Lena un poco molesta.

-No me lo tomes a mal, quiero también darte tu espacio.

-¿No te agrada mi presencia?

-Katina, sólo serán unas horas, iré a comprar algo y tú te preparas aquí en la habitación, cuando llegue la hora pasaré por ti ya arreglada y nos vamos.

-Vete- Dijo Lena secamente.

-Lena por favor no te pongas así no te va a pasar nada si te quedas sola unas horas- Contestó tocándole el hombro, pero Lena rápidamente se soltó de aquel contacto muy bruscamente.

-No quiero tus explicaciones, vete se te hace tarde.

-Me largo entonces cualquier lugar es mejor que aguantar tus estúpidos berrinches- Concluyó Julia mientras salía molesta de aquel sitio.

Lnea estaba muy enojada por lo sucedido y de repente su celular comenzó a sonar y en el identificador aparecía el nombre de Nastya.

-Diga.

-¿Cómo te va Lenita? No te has acordado de mí y no me has llamado que malvada ¿Cómo está Julia?

-Supongo que esa idiota estará muy bien a donde sea que haya ido.

-Ay no han vuelto a pelear pensé que todo iba a ir excelente entre ustedes ¿Qué te hizo?

-En unas horas iremos a una fiesta y se iba a comprar ropa pero prefirió largarse ella sola no quiso que la acompañará, en una idiota.

-¿Lena te estás escuchando? Las personas a veces necesitan su espacio y tú le reclamas con todo el derecho del mundo te recuerdo que según tú sólo son buenas amigas, no tienes por qué reclamarle es muy su problema y menos deberías molestarte.

-Quizá tengas razón, actué de manera impulsiva.

-Sí por cómo me cuentas ya me lo estoy imaginando, al menos te vas a divertir con eso de que ni a los bares sales.

-Anoche estuve en uno.

-Al menos te sacaron a pasear ¿Qué tal todo bien?

-Bueno a decir verdad hubo algunos problemas, un conocido de Julia casi nos golpea.

-Tengan cuidado, sabes no me sorprende Julia está metita en eso de los negocios es normal que tenga enemigos, sólo que no te involucre ¿Ok?

-A aquel hombre le atraje y casi me jala hacia donde él.

-¡Lena! Esto es muy serio ten mucho cuidado por favor ¿Cómo te lo quitaste de encima?

-Julia le inventó que teníamos una relación.

-Pues por lo visto tú te tomaste muy a pecho ese papel, digo para que le reclames pareces la típica novia con carácter difícil.

-Ya olvídalo.

-¿No te han llamado tus padres?

-No, ya ves que Julia les inventó que esto era un viaje escolar así que les pidió que no me interrumpieran.

-Lo tenía todo pensado esa Vólkova y sobre Sash ¿Qué ha pasado?

-No sé.

-Me alegro por ti, puedo notar en el tono de tu voz que ya no te importa como antes; sabes deberías pensar si aún tienes futuro con tu actual novio.

-Nast ya no sé qué pensar de Sash, sinceramente estoy harta de presionarlo de siempre insistirle, ya no sé qué hacer.

-Entonces ya déjalo, él no te merece no vale la pena para ti.

-No lo sé Nastya, lo quiero bastante y lo sabes.

-Elena Katina a eso se le llama costumbre, mira yo no soy nadie para indicarte lo que debes hacer así que ya dejare que tomes tus propias decisiones, me despido de ti voy a salir con Andrew y por favor haz las paces con Vólkova por primera vez ella no tuvo la culpa de su confrontación y trata de divertirte y despejar tu mente ¿Quieres? Siempre tendrás mi apoyo incondicional Lenita siempre.

-Gracias Nast, me alegra mucho saber que cuento con una amiga tan buena como tú.

-Lo mismo digo de ti, hasta luego Len.

La pelirroja se había quedado pensativa, de verdad Sash ya no estaba en su mente como antes, quizá su historia con él había terminado; pero por otra parte se sentía arrepentida por su actitud hacia Julia.

-Maldita Vólkova- Dijo mientras se dejaba caer en la cama- Nast tiene razón, no tenía motivos para comportarme así con ella, después de todo sólo es mi amiga... Aunque nunca creí que besará tan bien; ¡Qué diablos dices Lena! No, sólo fue para sacarnos de aquella situación de emergencia yo no le gusto y ella tampoco me gusta es así de simple, mejor comienzo a arreglarme para aquel evento, no quiero que Julia me opaque.

Lena fue hacia la regadera y dejo que el agua fluyera sobre su cuerpo curvilíneo e instintivamente se tocó los labios suavemente volviendo a recordar aquella sensación que la había atrapado dejando soltar un gran suspiro; al darse cuenta de su reacción meneó la cabeza con tal de olvidarse de aquel suceso, salió con una toalla enredada su cuerpo y comenzó a secarse lentamente, cerró sus ojos y recorrió la toalla alrededor de sus grandes senos imaginándose que era otra persona que los tocaba y se detuvo de golpe al venir a su imaginación la imagen de Julia.

-Maldita sea ya no sé qué es peor, el hecho de que por poco me masturbo o en la persona en que estaba pensando, lo mejor será comenzar a cambiarme.

La pelirroja sacó un vestido color morado que tenía aspecto juvenil con un moño que se encontraba en la parte de en medio y se lo probó, después de todo si tenía un aspecto increíblemente provocativo pero formal se colocó sus zapatillas negras y se pintó las uñas de sus manos como las de sus pies, se maquilló tratando de no cargar su cutis de tanto maquillaje, tomó un labial color rojo intenso y se pintó los labios dándole un aspecto demasiado atractivo, sacó de su maleta una plancha para el cabello para tomar un aspecto diferente a lo que siempre era, sólo se colocó cierta cantidad de accesorios como aretes, collar y unos dos brazaletes para que finalmente tomará su mejor perfume y lo rociara en su cuello blanco; revisó la hora en su celular y se dio cuenta de lo mucho que se había tardado en arreglarse perfecto; pero ¿Por qué lo hacía, lucir hermosa para ella misma o para Julia? Esa pregunta rondaba en la mente de Lena pero el sonido de su celular hizo que se olvidará de eso por el momento.

Estoy afuera del hotel, espero que ya estés lista.

-Hora de la acción- Dijo Lena mientras salía con sumo cuidado pasando por el lobby y abriendo las puertas de la entrada ocasionando que se impresionará de sobre manera al ver a Julia con un vestido negro largo que combinaba con sus ojos azules y el maquillaje que la hacía lucir más madura y sexy.

-Te ves preciosa Lenok.

-¿En serio lo crees?

-Lo afirmó pecosa.

-Tú también luces radiante y hermosa.

-Gracias, mira el taxi ya está aquí reserve uno para que nos lleve y nos recoja.

Las chicas se subieron y estuvieron en total silencio dejándose llevar por el sonido de la brisa que se provocaba por la velocidad con la que iba el taxi; al pasar unos minutos el vehículo se detuvo en frente de una gran hacienda de tres, se notaba desde lejos la cantidad exuberante de los invitados presentes, las chicas caminaron hacia la entrada y presentaron sus boletos con el guardia permitiéndoles así el acceso; al pasar Lena vio de lejos a una muchacha rubia que se acercaba hacia ellas con un ademán indicaba que Julia le prestará atención.

-Julia, sí viniste que bueno- Dijo la rubia.

-Claro, jamás te negaría una invitación.

-Hola, mucho gusto- Dijo la rubia hacia Lena- Mi nombre es Katya Dorosh, un placer.

-Elena Katina, mucho gusto- Mencionó la pelirroja estrechando su mano.

-Se ven muy lindas las dos ¿Lena, te molesta si me robo un momento a Julia?

-Adelante no hay problema.

Lena vio que Katya presentaba a Julia con gran parte de los invitados de la fiesta, generalmente eran persona que ya estaban en la tercera edad, si bien esto era un evento social de negocios era obvio que Julia iba a ser abordada por los grandes empresarios presentes, pues ella en el futuro sería la dueña de VolkoBank y debía socializar para hacer crecer su círculo social; comenzó a sentir un poco de envidia hacia Katya, notaba como hacía sonreír a Julia y la gran química que había entre ellas.

-¿Será que es una especie de ex novia o primer amor?- Pensó la pelirroja mientras las veía acercarse a ella, las presentaciones formales con la pelinegra habían acabado.

-Ya acabamos, es que Julia es conocida en este asunto del dinero, pero ya te la regreso Len, te traje una copa de vino ¿Si bebes verdad? Lobo me dijo que sí.

-¿Lobo?

-Oh, así le digo de cariño a Julia.

-Se ve que son amigas muy cercanas.

-Yo diría que somos más que eso- Mencionó Katya de manera cómplice haciendo que Julia sonriera- Bien las dejo un rato, disfruten de los aperitivos y coman todo lo que quieran es gratis, en un momento vuelvo.

Las chicas se habían quedado solas pero se mantenían calladas debido a la pequeña discusión de hace unas horas, la pelirroja tomó valor dejando su orgullo atrás y cortó el incómodo silencio que se había formado.

-Vólkova.

-¿Qué sucede?

-Siento lo de esta tarde no debí haberme puesto así contigo tienes derecho a tener tu espacio lo lamento.

-No te disculpes, tienes razón yo debo de cuidar que nada malo te pase, lamento eso de verdad.

-¿Estamos bien?

-Claro que sí Lenok, todo está bien entre las dos- Contestó brindándole la más sincera de las sonrisas- Sabes me alegra mucho el hecho de encontrarme a Katya.

-¿Qué es Katya para ti?

-Es una gran persona para mí.

-Yo creo que fue tu novia.

-¿Mi novia?- Julia río a carcajadas- Julia de Dorosh no suena tan mal, obvio no, jamás he sentido algo sentimental hacia ella.

-Pero ella dijo que es algo más que tu amiga.

-Ay Lena, mira lo que es Nastya para ti, lo es Katya para mí ¿Ya?

-Entonces es tu mejor amiga.

-Es más que eso, es como una hermana mayor, trabajo con mis papás hace tiempo como recepcionista y nos hicimos excelentes amigas es una persona muy cercana para mí a pesar de la distancia nos llevamos muy bien.

-Ya veo, ella vive aquí.

-Sí, de hecho se está hospedando en el mismo hotel.

-¿Pero si ella vive aquí por qué se hospeda?

-Bueno yo también me he hospedado en Moscú, son cosas relacionadas a los negocios supongo, aunque ella es una persona muy ocupada también un descanso no le vendría mal.

-Creo que puedo permitirme el beber un poco está noche.

-Seguro, cuando regresemos ya no podrás.

Lena bebió copa por copa de vino, el sabor le agradaba, y no tenía opción ya que su deslumbrante acompañante se la pasaba la mayor parte del tiempo con Katya y aunque la pelirroja era invitada a socializar junto a ellas se negaba ya que se había tomado muy a pecho eso de darle su espacio a Julia Vólkova, quizá Katya no quería que la pelirroja las interrumpiera aunque eso era todo lo contrario, la mente de Lena sólo se cerró en dos cosas... Alcohol y más alcohol lo mejor sería despejarse un poco necesitaba aire, subió por las escaleras de la gran hacienda para llegar a un segundo piso donde todo se tornaba más silencioso y solitario.

Mientras tanto Julia y Katya seguían conversando acerca de cómo la pelinegra le estuvo fastidiando la vida a Lena cuando comenzaban a conocerse.

-Que cruel fuiste Julia, no cambias- Dijo la rubia- Por cierto Lena es muy bonita, tienes buenos gustos Lobo.

-Sí, es una lástima que no nos acompañe.

-¿Quieres que ella sea tu amiga con derechos?

-No quiero enamorarme Katya.

-Yo siento que es mejor que te dejes llevar.

-Créeme que sus labios es lo mejor que he saboreado.

-Oye ¿Y si se puso celosa de que dije que eras algo más que mi amiga?

-Ya me suponía que lo dijiste a propósito.

-Claro era para darte una ayudadita y por lo visto no le agradó ese comentario mío, lo malo es que ya no le agradé yo.

-Verás que sí, ella es muy desconfiada después de todo lo que le hice es normal.

-Me alegra que ya seas más amable en cierta forma esas terapias que te da sí funcionan.

-Será una buena psicóloga, hablando de eso ¿Dónde está?

-La vi subir al segundo piso hace unos minutos, está en el balcón probablemente.

-Será por el alcohol, no está acostumbrada.

-Acompáñala Jul, extraña tu compañía.

-Iré a verla.

-Trata de no comértela.

-No lo haré a menos que ella quiera- Finalizó guiñando un ojo.

La pelinegra subió y detalló que el segundo piso efectivamente era silencioso y oscuro, sólo había una ligera iluminación por las pequeñas lámparas caminó un poco y alcanzó a distinguir desde el balcón la figura de Lena de espaldas, se acercó a ella lentamente y tocó levemente su espalda para llamar su atención.

-Lenok.

-Hola Julia- Dijo Lena con una sonrisa volteando hacia Julia; el alcohol la había hecho entrar en un gran estado de ebriedad.

-Te noto muy sola.

-Sólo quería darte tu espacio.

-Vamos, ya me disculpe por eso.

-Es que no debí haberte reclamado.

-Quieres saber ¿Por qué lo hice?- Susurró Julia acercándose al rostro de Lena.

-¿Por qué?- Susurró la pelirroja a escasos centímetros.

-Quería ver como podrías impresionarme.

-No entiendo.

-No quería ver cómo te arreglabas, quería que fuera sorpresa el cambio y vaya que sí lo fue me impresionaste de sobremanera te ves hermosa, siento que cada vez más me encanta el hecho de conocer que otra faceta tuya, suena egoísta lo sé pero es la verdad, discúlpame.

-Entonces lo hiciste por eso.

-Sí, pero reconozco que tampoco estuvo bien dejarte sola, no lo volveré a hacer lo juro.

-Julia...- Puso sus brazos sobre el cuello de la pelinegra

-Lena...- Dijo tomándola de la cintura- Sé que no debería pero me muero por probar tus labios nuevamente.

-Yo igual Julia.

-¿De verdad?

-No me negaré- Contestó de manera sensual.

-Te desconozco Lena.

Y sin pensarlos dos veces la pelirroja se arrojó desesperadamente a los labios de Julia voluntariamente una vez más.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Vie 08 Sep 2017 16:50

CAPITULO 20: ¿AMOR DE HERMANAS?

Lena sentía los dedos de la pelinegra deslizarse por su largo cabello planchado y a la misma vez su mente estaba sumida en concentrarse en ese tan largo y apasionado beso con sabor a alcohol, poco a poco abrió sus labios para dejar entrar la lengua de Julia, que se juntó con la de ella comenzando así una danza; se devoraban la una a la otra cada una dándole a entender a la otra que por ese instante se pertenecían; Julia comenzaba a excitarse cada vez más y no se conformaría con sólo besarla en los labios, bajo su rostro y puso sus labios sobre aquel cuello blanco y suave dando pequeños mordiscos haciendo sacarle varios suspiros leves a la pelirroja; al hipnotizarla aquel sonido no lo pensó más y colocó sus manos en los grandes senos de Lena presionándolos y apretándolos con mucha fuerza provocando algunos pequeños gemidos.

-Mmm Ju... Julia- Dijo en un suspiro ahogado.

-Shhh- Contestó mientras ponía el dedo índice sobre los labios de la pelirroja- No puedo creer que me estés atrapando de esta forma.

-Bueno me arreglé por ti.

-Y yo para impresionarte.

Julia y Lena con ojos cerrados seguían besándose de una manera descontrolada y desesperada; aprovechando que estaban solas Julia bajo sus manos y las colocó debajo de los muslos de Lena, la cargó y la puso con mucho cuidado en el balcón de manera que ella quedara sentada; Julia uso a su favor el corto vestido de Lena y comenzó a acariciar sus piernas pecosas, mientras seguía devorando su cuello.

-Julia, mmm, esto es tan placentero.

-Oh mi querida pelirroja esto es sólo una probada ¿Sabes?

-Sigue complaciéndome Vólkova.

-Eso haré- Finalizó con una sonrisa triunfal, mientras proseguía a pasar un buen rato junto a Lena, todo seguía intenso hasta que alguien más subió al balcón.

-¡Chicas! Aquí están creo que sería bueno que...- Katya se quedó callada mientras Julia rápidamente se acomodaba el cabello al sentirse descubierta por su amiga.

-Katya, am sí en un momento vamos ¿No es así Lena?

-¿Katya?- Preguntó Lena con una sonrisa y sus ojos entrecerrados por el alcohol- Julia y yo estábamos pasando un muy delicioso rato.

-Sí Katina ya me di cuenta que sí, pueden seguir haciendo lo que quieran, pero primero hay que bajar al brindis de despedida.

-¡Genial! Más alcohol más diversión- La pelirroja se levantó del balcón y se mareó al bajar, provocando que sus pasos fueran desordenados y se tropezará de repente.

Las tres mujeres bajaron al primer piso y rápidamente Lena se separó para tomar un poco más de aquellas bebidas que le ofrecían y tomó asiento en una silla para evitar el efecto del mareo.

-Creo que será mejor que dejemos a Lena un momento, estará bien, quiero hablar contigo seriamente- Propuso la rubia.

-¿Es por lo que viste verdad?

-Así es, explícame todo ahora mismo.

-Lo que se ve no se pregunta, la atracción de Lena y mía es mutua y nos dejamos llevar.

-Hace un momento me dijiste que no querías interponerte en la bonita relación de Katina y su novio y tú no eres esa clase de chica que se mete en relaciones ajenas.

-Maldita sea Katya, simplemente se dio, no lo pudimos evitar, estaba ansiosa por volver a probar de su labios y no me arrepiento.

-¿Sus labios? Por poco te la llevas a la cama.

-Ya, me deje llevar además a Lena le estaba encantando y...

-Generalmente no suelo juzgarte por tus locuras pero con esta no estoy de acuerdo.

-¿Qué tiene de malo si Lena me correspondió?

-¡Que ella está borracha!

-Sólo un poco.

-¡Mírala!- Dijo señalando a la pelirroja que reía por sí sola.

-Quizá no está acostumbrada ¿Pero qué tiene de malo?

-Ay Julia, ¿Qué pasará cuándo mañana amanezca y te reclamen?

-¿Reclamar? Ella me correspondió.

-Y te culpará mañana por "aprovecharte de ella".

-¿Estás insinuando que no le atraigo?

-Estoy afirmando que lo más probable es que ella actuó por impulso.

-Que cruel Kat.

-Pregúntale tu misma.

-Bien aquí voy verás cómo estás de equivocada.

Julia tomo una silla y la puso junto a la de Lena para sentarse a su lado.

-Es una buena noche ¿Verdad Lenok?

-Oh sí, me encantan las fiestas y más con vokda.

-Querrás decir vodka.

-Ah sí es verdad, como sea me encanta, después de todo si me queda ese nombre de Vodkatina.

-Oh Lena ya olvida eso, ya me disculpe.

-Yo lo decía porque me encanta tomar de esto.

-Oye ¿Qué te pareció lo de hace rato?

-Hablas de que nos besamos- Mencionó Lena sin pena.

-Am sí ¿Qué opinas de aquello?

-Estuvo bien creo.

-¿Bien?

-Sí bien.

-¿Sólo bien?

-Ah por favor Vólkova, no es mi primer beso tranquila.

-¿Pero no sentiste atracción hacía mí?

-Supongo que me deje llevar por el momento.

-¡Qué!- Mencionó sorprendida.

-¿Qué esperabas que dijera que te amo?

-Bueno, no exactamente.

-Julia tú hace tiempo me dijiste que nunca podrías verme como algo más porque según tú no soy de tu tipo.

-Pero eso fue hace mucho, que tal si ya cambié de opinión.

-No exageres a ti también te gustó besarme.

-Pero tienes novio.

-¿Y eso te preocupa Vólkova?

-Eres una persona diferente cuando estás borracha, ya veo que no te importo- Dijo Julia molesta levantándose de la silla, pero rápidamente Lena la jaló de un brazo de vuelta hacia ella y la abrazó por detrás, acción que sorprendió a la pelinegra.

-Sabes Vólkova- Susurró Lena en el oído de Julia- No sé si me gustas o no, digamos que me tienes confundida, pero sí me importas y me preocupo por ti ¿Y tú que sientes por mí?

-Yo, no lo sé, me gustas mucho eso sí es seguro.

-¿No me quieres?- Lena tomó el mentón de Julia haciéndola ver su cara irresistible.

-Claro que te quiero pecosa.

¿Y me besaste por qué sólo te gusto o por qué me quieres?

-Ambas razones.

-Julia... Tengo novio.

-Pero no lo amas, no después de besarnos.

-Entiende que no soy tan cruel para hacerle esto.

-Termínalo simple.

-¿Y después qué? ¿Podremos sentirnos libres de estar en cualquier lado que se nos plazca? Que te quede en claro algo Julia, no soy como tu amiguita fácil de Klara y esto que acaba de suceder no se repetirá, anda ve a decirle a Katya lo que te mencioné seguramente se muere por saber mi resolución.

Julia se levantó y estaba totalmente desconcertada ante la respuesta de la pelirroja y efectivamente Katya sostenía una mirada de curiosidad por conocer la opinión de Lena.

-No sé qué carajos acaba de ocurrir.

-¿Qué te dijo?

-Que no era una chica fácil y esto no iba a volver a pasar.

Katya se hecho una gran carcajada, llamando la atención de algunos invitados.

-¡Cállate!

-Lo siento Jul, es que esto es tan divertido.

-No le encuentro la gracia.

-Tú siempre estás tan acostumbrada en obtener todo en charola de plata, todas caen rendidas ante ti y no digo que Lena no haya caído, pero te dejo con ganas de más; esas son las chicas que valen las que son más difíciles, esta Katina me está empezando a agradar mucho más.

-Eso es ridículo.

-¿Y por qué ya no quiso jugar contigo?

-Por su estúpido novio, que no le puede hacer esa maldad, pero sí lo acaba de hacer.

-Tranquila no es para que te alteres, está borracha y demasiado, presiento que todo esto que acaba de pasar lo olvidará.

-Diablos, desgraciada Lena una parte de mí quiere...

-¿Quiere luchar por ella?

-Supongo.

-Bien esto se pondrá interesante será una especie de triángulo amoroso, estoy feliz.

-¿De qué?

-De que por fin alguien te pone en tu lugar ya hacía falta.

-Me voy a volver loca, bien intentaré ganarme los besos de Lena.

-¿Sus besos o su amor?

-Lo que salga.

-Mi Lobo se está enamorando.

-Katya si vuelves a decir eso te mataré.

-Suerte con la competencia.

-Su novio es un adefesio, está horrible no sé qué lo vio.

-La actitud que a ti te falta.

-Auch Katya, hoy andas en mi contra.

-No, yo hablo de que allá hay un chico que está muy cómodo con tu Lenok.

Y efectivamente, Julia observó que la pelirroja me mantenía charlando amenamente con un muchacho muy apuesto pero no con muy buenas intenciones, él había ayudado a Lena a levantarse e iban en dirección a la salida de la hacienda algo que Julia no podría permitir que sucediera y los siguió.

-¡Oye!- Gritó- Lena viene conmigo.

-¿Ah sí?- Preguntó el joven- Quizá vino contigo pero no habrá problema con que se vaya conmigo.

-Es una pena ya que no lo permitiré- La pelinegra comenzaba a impacientarse.

-Escúchame bien, tu amiga está lo suficientemente grandecita para tomar la decisión que mejor le parezca y ella quiere irse conmigo a pasar un gran rato en mi casa, no tengas envidia jovencita quizá alguien lo suficientemente borracho pose los ojos en ti.

-Eres un idiota, bien entonces que Lena decida con quién se quiere largar, habla Katina.

-Elijo a Julia- Mencionó Lena con total confianza.

-¡Qué has dicho!- Replicó enfurecido el muchacho.

-Lo que oíste- Lena se dio la vuelta para volver con Julia- Ya te puedes ir.

-Idiota- Dijo el chico al final para irse en su vehículo con su objetivo frustrado de tener algo de diversión en la noche.

-Lena, será mejor que nos vayamos es tarde.

-Gracias por preocuparte por mí Vólkova.

-De nada pero no o vuelvas a hacer, aquel idiota quería aprovecharse de ti.

-Eres hermosa- Dijo dándole un beso fugaz la mejilla de Julia- Y tierna, anda tomemos un taxi.

-No entiendo a esta mujer- Pensó Julia- Pero siento que cada vez me atrapa más.

Julia fue junto con Lena para despedirse de Katya, para evitar que la pelirroja cometiera alguna tontería mientras no le quitará los ojos de encima.

-Kat, creo que Lena y yo nos vamos.

-Bien, si gustas mañana salimos estaré en el hotel, yo me quedaré en el evento un poco más de tiempo, cuídense y pórtense bien- Haciendo énfasis en lo último.

-Sí, ya entendimos, adiós Kat.

Julia y Lena tomaron un taxi con destino al hotel, el reloj del celular de Julia marcaba las 3:00 am; notaba que la pelirroja estaba sonriendo sin motivo alguno y le dedicaba miradas pícaras con tal de provocar a Julia; al salir del vehículo Julia ayudó a su acompañante a bajar, llegaron al lobby y presionó el botón para abrir el elevador, una vez hecho esto las puertas se hicieron a un lado y observó que nadie más se encontraba allí; pasaron adentro y su sorpresa fue grande al tener el rostro de Lena a escasos centímetros del de ella.

-Lena ¿Qué?...

-Shhh- Susurró la pelirroja

Julia no resistió la sensual mirada de aquellos ojos verdi-grises y trató de apoderarse de los labios de Lena, pero sin tener éxito ya que la pelirroja fue más rápida y volteó su rostro.

-En ningún momento te autoricé que podías besarme Vólkova.

-Lena ¿Estás torturándome?

-Mmm, puede ser, sólo me acerqué un poco y ya estás aprovechándote, mal señorita muy mal.

-Bien, no me acercaré por el momento.

El elevador había llegado al piso deseado, Lena fue la primera ocasionando que chocará con las paredes del pasillo en el que se encontraba su respectiva habitación, giró la manija de manera fuerte y desesperada a pesar de la fuerza que le proporcionaba la puerta no lograba abrirse; hasta que Julia movió a un lado a la pelirroja y sacó las llaves logrando acceder al interior y encendiendo las luces para que su acompañante no tropezara ni rompiera nada dándose cuenta también que ya había 2 camas como antes se tenía previsto; Lena rápidamente se quitó las zapatillas y se aventó a la cama de la derecha dando la espalda a Julia. La pelinegra se sentó en la misma cama para también descansar pero su acción fue detenida por la otra persona.

-¿Qué crees que haces Vólkova?

-Trato de dormir ¿Es motivo para que me reclames?

-Sí, allá está tu cama.

-Lena dijiste que no sería una molestia que durmiéramos juntas.

-Sí, pero era temporal y tu cama ya está aquí, si no es mucha molestia...

-Bien de acuerdo- Mencionó Julia levantando sus manos en señal de derrota- Ya me voy para no molestarte.

-Gracias hermosa.

Julia se acostó resignada en la otra cama, estaba algo enfurecida pero su molestia fue interrumpida por sorpresa al darse cuenta que Lena con toda confianza y sin pudor se estaba quitando la ropa para sentirse más cómoda y lo peor para ella es que era en frente de sus narices.

-¿Lena?

-Dime.

-Lo más adecuado sería que te cambiarás dentro del baño ¿No?

-Lo más adecuado sería que te voltearas ¿No?

Julia se había quedado atónita ante tal contestación quedándose sin palabras.

-Lo supuse- Mencionó la pelirroja con una sonrisa- Esto para ti es el cielo pero también es el infierno porque no dejaré que me toques ni que me beses puedes mirar si gustas y si te quedaste con ganas... que puedo decirte allá hay un baño para que se entiendan a solas tú y tu mano.

Si la primera contestación de Lena había sido sorprendente, esta nueva era desconcertante ¿Hoy era el día en que todos estaban en contra de Julia? Así parecía por las situaciones inesperadas, aun así no se volteó prefirió detallar el cuerpo de Lena y vaya que era una tortura el no arrojársele encima cuando antes ya la había besado, mordió su labio inferior para contenerse el mayor tiempo posible considerando realmente la idea de masturbarse después de todo este acto. Lena terminó de cambiarse de ropa colocándose ahora un short negro corto y una blusa de tirantes delgada que dejaba a la imaginación sus atributos.

-Veo que preferiste verme- Sonrío Lena.

-Tú me diste la opción.

-Eso es cierto, descansa Julia- Finalizó Lena entregándose a sus sueños.

-Lenok, haré hasta lo imposible por ganarme tu cariño- Pensó Julia mientras se cambiaba para dormir.

Al día siguiente a mediodía la pelirroja recién despertaba de su profundo sueño y al abrir los ojos fueron sólo unos pequeños instantes para sentir las consecuencias del ya tan conocido efecto de la "resaca", se levantó velozmente de la cama y fue hacia la taza del baño para vomitar lo poco que contenía su estómago, esos ruidos interrumpieron el sueño de Julia levantándose muy tranquila, claro la costumbre de beber seguido provocaba la superación de la resaca.

-Lenok ¿Estás mejor?- Dijo Julia levemente, teniendo consecuencia en que Lena colocará sus manos en su cabeza.

-Maldición Julia, no hables tan fuerte; esto es terrible ¡Auch, mi cabeza duele demasiado!

-Querida Lena bienvenida al mundo real.

-No me siento nada bien.

-Lo mejor será que te recuestes, iré por unas pastillas.

-Por favor y gracias, aquí te espero acostada.

La pelinegra salió colocándose una ropa sencilla y compró unas aspirinas para contrarrestar el dolor de cabeza. Al regresar vio que Lena tenía la mirada perdida en algún punto de la pared como tratando de descifrar algo desconocido.

-¿Pasa algo malo Katina?

-Yo... No recuerdo nada.

Aquello sorprendió a Julia, después de todo Katya no se había equivocado en sus predicciones.

-¿Cómo que no recuerdas nada? ¿Te dio amnesia?

-Bueno sólo recuerdo que tú y yo entrabamos a la hacienda pero de ahí en adelante nada.

-Oh.

-¿Pasó algo interesante?

-Pues....- Julia comenzó a ponerse nerviosa y pensó que lo mejor era no meterse en problemas tan temprano por la ya nueva conocida faceta de Lena- Sólo comimos, bebiste un poco de más y volvimos al hotel- Mintió.

-Nunca había bebido así ¿Cómo es que tú lo haces seguido?

-Es la costumbre, no te preocupes el dolor se te pasará, lo mejor será que descanses, yo iré a platicar con Katya en el lobby pero cualquier cosa puedes llamarme.

-Está bien ve con cuidado.

Lena se había quedado sola y le entró un poco de frío, tomó su sabana y cubrió todo su cuerpo para que comenzará a manifestarse el calor.

-Diablos, no debí haber hecho eso, ahora entiendo porque a Sash no le gusta el alcohol- Dijo Lena cerrando sus ojos, pero de repente los abrió de golpe; su dolor de cabeza era insoportable pero logró recordar todas sus acciones y palabras de la noche anterior.

-Oh no- Mencionó mientras se agarraba la cabeza- No, no, no... Julia y yo nos besamos anoche, no lo puedo aceptar seguramente fue un sueño sí seguramente fue eso.

La pelirroja aún seguía en shock provocando que comenzará a arrepentirse de todo lo sucedido surgieron lágrimas en sus ojos que no paraban de caer a través de sus mejillas.

-Maldita sea juré que nunca le fallaría a Sash y yo... le he sido infiel y lo peor es que ha sido con una mujer; por Dios estoy segura que soy heterosexual ¿Entonces por qué lo he hecho? Me odio tanto esto no es correcto; iré a la iglesia a ver si de alguna forma podré expiar mis culpas.

Lena salió de la habitación y se encontró a Julia y Katya en el lobby ocasionando que se sonrojará de gran manera, ya no podía ver a Julia igual, no desde lo que había ocurrido entre ellas dos.

-¿Lena ya estás mejor?- Preguntó la pelinegra.

-Yo am sí ya, hola Katya.

-Hola Lena, ven con nosotras a comer ¿Qué dices?

-Gracias Kat pero necesito despejar mi mente ¿Sabes dónde hay una iglesia por aquí?

-Seguro, hay una cerca está a cuatro cuadras de este hotel a mano izquierda.

-Si gustas puedo llevarte Lenok- Se ofreció la pelinegra poniendo su mano en el hombro de Lena haciendo que esta tomará una actitud arrebatada de moverse para evitar el mayor contacto posible y esto fue percibido tanto para Katya como para Julia.

-Iré yo sola, con permiso- Contestó la pelirroja saliendo del hotel.

-Ahora sí estás en problemas- Mencionó Katya- Ya se acordó de todo.

-Y vaya que le tomó muy mal.

-Te odia.

-No tendría por qué ella también me besó.

-No compares ella estaba borracha.

-¿Y qué supones que haga?

-Habla con ella cuando regrese seguramente ya estará más calmada.

-Tienes razón, espero que no piense mal de mí.

La pelirroja caminó un poco pero al fin consiguió dar con la iglesia, observaba que no había nadie más que una de las ayudantes que se encargaban de limpiar las sillas y renovar el agua de los floreros.

-Disculpe señorita.

-¿Qué desea?

-Me gustaría confesarme ¿Está el sacerdote?

-Sí mire, salga y hacia la derecha hay un pasillo allí puede esperar.

Y así lo hizo la pelirroja observando que a pocos metros estaba el confesionario, como ya era sabido se hincó no tenía miedo pues el padre no podía ver su rostro era una buena manera de mantener el anonimato.

-Padre.

-Cuéntame tus pecados hija, ¿De qué te arrepientes?

-Verá padre, yo trato de ser una persona no tan problemática pero hice algo incorrecto ante los ojos de Dios, una amiga y yo nos besamos y por poco llegamos a algo más.

-¿Te tocó?

-Bueno sí, pero no sólo ella yo también le di entrada a que lo hiciera, mire mi amiga ya me había comentado que era bisexual y yo no le veía problema puesto que yo no soy homofóbica pero yo le correspondí a todo y eso es lo que me atormenta, nunca me he considerado lesbiana o bisexual pero con ella fue diferente.

-¿Todo eso fue por voluntad propia?

-Estaba borracha.

-Haberlo dicho antes hija, cuando el alcohol toma parte de nuestros sentidos es más propenso caer en la tentación de Satán y tiende a confundirte para hacerte caer en el pecado.

-No quiero arruinar la amistad que tengo con esta chica.

-Te confundiste hija y es de humanos terrenales caer pero nuestro Dios nos guiara por el camino del bien sólo debes entregarte; lo más cercano que puedes tener con tu amiga es el sentimiento de hermandad.

-¿Entonces esto puede ser amor de hermanas?

-Sí pero no llegues a más allá, por mí parte quedas perdonada; haz 5 padres nuestros y 5 aves marías para poder ir en paz.

Lena salió de allí un poco más desahogada, y pensó en que sí ella controlaba esa parte emocional no tendría por qué temer, eso sucedió por culpa del alcohol pensaba ella, total le aclararía a Julia toda la situación y se disculparía por tomar una actitud grosera de hace instantes. Volvió al hotel y subió a su habitación encontrando a Julia haciendo sus maletas.

-Hola Lena.

-¿No te pensarás ir sin mí o sí?

-No, es sólo que mañana en la mañana nos iremos y prefiero dejar todo listo.

-Julia tengo que hablar contigo seriamente.

-Soy toda oídos.

-Sobre lo que ocurrió anoche.

-Veo que ya has recordado todo.

-Sí y no estoy muy contenta de lo que hice.

-Nunca te obligue a hacer nada y no me aproveche de ti.

-Te lo agradezco en verdad, he estado pensando y ya sé porque ocurrió esto.

-Porque tú y yo nos atraemos y nos gustamos- Pensaba Julia muy dentro de sí deseando que la pelirroja soltará aquella confesión obteniendo lo contrario.

-Sucedió porque confundí el cariño de hermana que te tengo.

-¿Qué, qué?

-Sí, piénsalo bien llegamos a no estar de acuerdo a veces pero lo resolvemos nuestra relación es lo más cercano a el amor de hermanas.

¿Amor de hermanas?- Julia seguía sorprendida- A ver Lena, las hermanas no se andan besuqueando ni provocando entre ellas a menos que sea incesto y no soy seguidora de ello.

-Los besos y demás fueron porque estábamos bajo el efecto del alcohol, nos dejamos llevar sólo eso, fue impulso, pero no es como si nos gustáramos.

-Ya, así que esa es tu versión.

-Es la realidad.

-Seguramente fuiste a la iglesia a que te lavarán el cerebro.

-¡No seas terca! No fui a eso.

-¡Claro no puedes aceptar que lo disfrutaste porque quizá te sientas rara de tener otra preferencia!

-¡Cállate! Las cosas no son así.

-Me sorprende de ti que eres estudiante de psicología que te dejes llevar por la religión.

-Basta Julia.

-Bien, bien, voy a salir querida "hermana" porque tal parece que eres una hipócrita y no me gusta compartir la habitación con alguien así.

-Vete si quieres.

-Bien lo haré tú también deberías largarte a disfrutar tus últimas horas aquí; mañana regresamos a Moscú a lo mismo de antes; pensé que eras inteligente Elena, pero ya veo que eres una total idiota- Replicó Julia aventando la puerta tras de ella mientras salían unas lágrimas de sus ojos azules.

vivalenz28
Mensajes: 19
Registrado: Lun 25 May 2015 00:06
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por vivalenz28 » Mié 13 Sep 2017 22:41

Excelente capítulo ya espero una nueva continuación :D

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Sab 16 Sep 2017 00:58

vivalenz28 : Gracias por seguir la historia saludos :D


CAPITULO 21: CONQUISTA


La noche había caído en el oscuro cielo de San Petersburgo, la pelirroja aún estaba en el borde de su cama sus manos sostenían parte de su cabeza mientras sus codos estaban apoyados en sus rodillas.

-¿Por qué Julia se habrá alterado tanto?- Dijo Lena confundida- No ha vuelto desde que salió enfurecida.

Se levantó y observó que ella también tenía su maleta lista para salir en el avión del día siguiente y Julia seguía sin aparecerse, pensó en la posibilidad de que estuviese con Katya; lo mejor era asegurarse y tratar de solucionar la discusión por la que casi se matan; fue hacia la recepción y consiguió conocer el número de habitación de la Señorita Dorosh el cual era el 26 mientras caminaba hacia allá pensaba en las palabras que diría al enfrentar la furia de su compañera.

-Ya es noche Julia- Dijo la rubia sentada en una de las sillas de su habitación- Lena se preocupará.

-Oh no después de lo que te conté dudo que quiera pasar tiempo a mi lado.

-No tenías por qué molestarte, al contrario ella fue sincera con sus sentimientos.

-¿Sincera? ¡Fue a la iglesia seguramente a que le metieran ideas!

-Julia debes aprender a respetar las creencias de los demás, todos creemos en un poder superior y si ella se siente tranquila de esa forma no es correcto que te entrometas ni la juzgues por ello.

-Pensé que le gustaba.

-Yo creo que sí sólo que no lo quiere admitir.

-¿Y si la obligo a que lo admita?- Mencionó dispuesta.

-Provocarás que se aleje de ti y te tenga miedo.

-Esta situación es complicada.

-¿Qué es lo qué quieres precisamente de Lena?

-Que admita que le gusto más que a su tonto novio.

-Es mejor así ella tiene una relación tranquila y tú bueno sigues en tu típica vida de soltera sin darle explicaciones a nadie, siento que te estás enamorando de ella.

-No es amor, sólo me molesta que no sea sincera con las acciones.

-Deja que fluya todo ¿Quieres?

En ese momento se escuchó un sonido de golpeteo desde la puerta.

-Permíteme- Se paró Katya- Iré a ver quién es.

La rubia observó a través del lente de la puerta quién la buscaba y se quedó perpleja al ver a la pelirroja tratando de asomarse para saber si había alguien que pudiera atender a su llamado.

-¿Quién es?- Preguntó la pelinegra.

-Es Lena, supongo que te está buscando, le abriré.

-¡No!

-¿Y qué hago?

-Dile que no estoy no sé qué sigo afuera.

-¿Katya estás allí?- Dijo Lena del otro lado de la puerta.

-No puedo no invitarla a pasar… Tengo un plan escóndete debajo de la cama.

-¡Me voy a ensuciar!

-Bien entonces levántate y resuelve tu situación.

-De acuerdo- Dijo suspirando- Iré pero córrela de aquí rápido.

-Haré lo que pueda.

Katya abrió la puerta para recibir a la pelirroja.

-Hola Lena, siento no haber contestado pronto, pasa adelante.

-Gracias te busco porque pensé que Julia estaba aquí contigo y bueno escuché desde fuera que estabas conversando con alguien.

-Ah, es que estaba atendiendo un pequeño detalle con la escuela por eso el ruido- Mintió- Pero Julia no está aquí, pasó hace horas.

-Supongo que te dijo los motivos para molestarse conmigo.

-Bueno eso es algo en lo que no me incumbe intervenir.

-No me gusta estar así con ella es que de repente se pone muy testaruda, no entiendo que le molestó.

-Ella es necia no te preocupes siempre ha sido así.

-Sí, bueno si la ves dile que ya arreglé todo mi equipaje y quiera o no tenemos que hablar para regresarnos juntas.

-Lena ¿Puedo darte un consejo?

-Dime.

-Julia está molesta porque piensa que no eres sincera y quizá debas decirle la verdad aunque no sea algo que a ti te guste.

-Katya, entiéndeme tengo una relación y no me gusta faltar al respeto a mi pareja.

-¿Y si Julia te atrajera pero no lo aceptas?

-No es así pero aunque fuera así no podría estar con ella; la conoces no es para nada estable en sus relaciones y está acostumbrada a llevar el control, debe de mejorar mucho como persona… Pero estoy hablando hipotéticamente ella no me gusta que quede claro.

-Bien- Dijo Katya con una sonrisa- Trataré de comunicarme con ella, supongo que esto es la despedida.

-Sí fue bueno conocerte Kat, aunque casi no hablamos.

-Descuida ya habrá tiempo- Dijo mientras ofrecía una mano para ser estrechada- Ella es muy especial y no es mala persona por favor cuídala mucho.

-Me encargaré- Lena devolvió el saludo- Mucha suerte.

Katya cerró la puerta sonido que llegó a Julia como señal para que saliera de la cama con mucho polvo impregnado en sus prendas.

-Es mejor que regreses.

-Lo haré, supongo que no soy lo suficientemente amable para Lenok- Dijo de manera triste.

-No estés triste jul.

-¿Tú piensas que me falta mejorar?

-Sí… Eres muy propensa a ser hiriente con los demás y eso hace que la gente malinterpreté tu verdadera actitud.

-Voy a mejorar.

-Así se habla Lobo creo que ya es momento de que te comportes como la adulta que eres.

-Dios suenas igual que una hermana mayor.

-Es porque en otra vida quizá sí lo fui- Contestó guiñando el ojo- Te voy a extrañar mucho Julia por favor ve con cuidado y si tú de verdad quieres a Elena inténtalo, recuerda en el amor y en la guerra.

-Todo se vale- Julia abrazó a Katya- Espero que nos veamos lo más pronto posible.

-Sí tus padres quieren y me aceptan volveré a trabajar con ellos.

-Siempre serás bienvenida en VolkoBank.

-Nos vemos Lobo.

Julia salió de aquella habitación y se detuvo ante la puerta de la suya levantó su mano para tocar la puerta pero no lo hizo pensando la manera en cómo debía comportarse de ahora en adelante; Lena tenía razón después de todo la vida que llevaba era un desastre, salidas por las noches y amantes exprés no era algo que deseaba tener toda la vida, de repente el ruido de la puerta abriéndose interrumpió su reflexión encontrándose con la pelirroja frete a ella; ninguna de las dos decía palabra alguna y sin pensarlo la pelinegra se arrojó al cuerpo ligeramente más alto que ella envolviéndolo en un suave abrazo que consternó a Lena.

-Katina yo lo lamento, perdóname por ser tan testaruda, sé que no debí molestarme, estás en todo tu derecho de opinar y juro que ya no te haré enfadar sólo espero que de verdad veas que sí me arrepiento.

-Vólkova también debo disculparme contigo por gritarte tampoco tengo derecho a maltratarte, no te desaparezcas así de repente me preocupaste mucho.

-¿En serio te preocupé?- Preguntó la pelinegra con un brillo en sus ojos.

-Pues sí- Respondió apenada- Moscú no sería lo mismo si no estás tú…Además quiero aprobar con calificación excelente la práctica.

-Y así será Lenok.

Ambas pasaron a la habitación, Julia se encargó de programar una alarma para ir al aeropuerto a tomar el siguiente vuelo y notó que Lena se había quedado completamente dormida en la cama de a lado lo mejor sería hacer lo mismo se recostó dejándose perder en el mundo de los sueños entrando en un estado de calma que no duró mucho al ser invadida por una pesadilla intensa al punto de hacerla gritar del susto ocasionando a Lena despertarse confundida por el ruido.

-¿Julia qué pasa?

-Lo siento tuve una pesadilla.

-Oh.

-No volverá a ocurrir eso espero.

-¿Hay alguna manera de qué ya no sueñes con cosas desagradables?

-Mamá solía acurrucarse a mi lado para que me diera a entender que no estaba sola.

-Ven.

-¿Perdón?

-Ven, duerme a mi lado.

-¿De verdad?

-Sí Vólkova, decídete antes de que me arrepienta.

-Por supuesto.

La pelinegra se acurrucó al lado de Lena y la única vista que tenía era la de su espalda miró hacia su cuello y sonreía al recordar que sus labios ya habían pasado por allí.

-¿De qué te ríes?- Preguntó Lena sin voltear de posición- Puedo escucharte.

-Bueno es que veía hacia tu cuello.

-No entiendo que tiene de gracioso mi cuello.

-Es que- Julia trató de inventar una historia creíble- Es curioso ver cuantas pecas tienes.

-Es normal, las tengo en todo el cuerpo.

-¿Todo el cuerpo?- Julia tragó saliva- ¿Sólo tú las has visto?

-Sí, obviamente no soy una exhibicionista ahora ya hay que dormir por favor.

-Bien, buenas noches.

Las dos se dejaron vencer por el cansancio y lo primero que sintió Lena al escuchar el sonido de la alarma fueron los brazos de Julia alrededor de ella, giró su cabeza y vio en el rostro de la pelinegra una extensa sonrisa que se formaba en sus labios, trató de moverla para anunciar que era hora de partir pero al parecer era de las personas que tenía el sueño extremadamente pesado.

-Julia- Dijo suavemente pero no obtuvo respuesta- Julia despierta.

-¿Qué?- Contestó sin abrir sus ojos

-Es hora de irnos.

-Oh es verdad- Se levantó y trató de vestirse lo más pronto posible.

Salieron del hotel con maletas en mano y se dirigieron al aeropuerto para el vuelo de las 8 am con destino hacia su hogar el vuelo fue de una hora y sin complicaciones, ahora Julia estaba dispuesta a ser la mejor persona que Lena podría conocer, estaba muy inspirada que se dejó llevar por el mundo de la imaginación.

-Oh Julia mi maleta pesa demasiado.

-No te preocupes querida Lena yo las llevaré por ti

-¿En serio?

-Sí es más no me iré hasta que te lleve a tu casa.

-Wow que linda eres Julia.

-Gracias Lena disfruto el tiempo a tu lado.

-Yo igual y te besaré para devolverte el favor.

-Nada me encantaría más que eso.

Pero su dialogo fantasioso de Julia fue interrumpido ya que la pelirroja estaba moviendo bruscamente su brazo para devolverla al mundo real.

-¡Julia reacciona!

-¿Eh?

-Te quedaste embobada sonriéndole a la nada.

-Lo siento mira ya hemos llegado al fin.

Las chicas bajaron del avión y las puertas del aeropuerto de Moscú se abrieron automáticamente cuando ellas las cruzaron y lo que le impresionó a Julia fue ver a alguien esperando con una gran cartulina que tenía en letras grandes el nombre de “Elena Katina” pero el problema no era la cartulina sino la persona que la estaba sosteniendo, haciendo que a pelirroja ignorará completamente la presencia de ella.

-¡Sash!- Gritó Lena yendo hacia él- ¿Cómo sabías a qué hora iba a estar?

-Pues Nastya me lo dijo creyendo que no iba a venir por ti.

-Que sorpresa que estés aquí.

-Sí en este viaje que hiciste comprendí que no sería feliz si te alejas de mí y juró que he mejorado por ti ya notarás el cambio Lena seremos felices nuevamente.

-Siento interrumpir- Dijo Julia que había logrado alcanzar a Lena.

-¿Vólkova?- Se sorprendió Sash- ¿Y tú que haces aquí?

-Viaje escolar- Contestó secamente.

-Bueno se supone que el viaje sólo era de Lena.

-Se te olvidó que soy su compañera de prácticas.

-¿Y por qué Nastya no obtuvo viaje?

-Porque tu novia tiene mejor calificación.

-Ella sí pero dudo que tú la tengas.

-¡Basta los dos!- Anunció Lena poniéndose entre ellos- Ya basta de pelear Sash ella es mi compañera y hacemos trabajo en equipo dijiste que ibas a entenderme.

-Perdona mi amor supongo que no podemos dejar a Vólkova aquí, no tengo opción, las llevaré a las dos en el carro.

-Pero…

-Sin peros Julia aunque no me agrades aún soy un caballero y hablando de caballerosidad… Lena se nota que tu maleta pesa demasiado la llevaré por ti

-Muchas gracias Sash.

-Al contrario no me des las gracias hasta que te lleve a tu casa.

-¿Qué mosca te ha picado cariño?

-Ninguna es sólo que me gusta pasar el tiempo a tu lado.

-¡Maldita sea!- Pensó Julia- ¡Robó los diálogos de mi fantasía!

Sash subió en el asiento del piloto y Lena en el de del copiloto haciendo que Julia se quedará detrás de ellos con una cara de pocos amigos y de brazos cruzados a modo de insatisfacción. La pelinegra veía desde atrás como Sash estrechaba su mano con la de Lena entrelazando sus dedos entre sí aquello hizo que Julia rodará los ojos junto con una mueca desagradable.

-Oye Julia- Escuchó la pelinegra aquella voz tan desagradable para ella- ¿En dónde te pasó a dejar?

-Yo… tenía pensado acompañar a Lena a su casa.

-¿A mi casa?- Preguntó Lena.

-Pensé que quizás podríamos avanzar con el proyecto tú sabes.

-No te preocupes Vólkova mañana avanzamos sin problema puedes ir a descansar.

-En ese caso déjame en el parque- Contestó tristemente.

Sash aceleró para dejar a Julia rápido y tener más tiempo a solas con su novia, sacando la maleta de la pelinegra y dejándolas en el piso esperando así que la despedida entre las chicas fuera lo más breve posible.

-Te veo mañana Julia.

-Sí Lenok espero llegues con bien.

-No te preocupes- Se metió Sash- Está segura conmigo.

-Nos vemos después Katina- Respondió ignorando al novio de ésta y caminando lejos de ellos.

-Vaya que maleducada paciente tienes, ni las gracias quiso darme.

-Está agradecida… Creo.

-Bueno no me preocupa, vayamos a tu casa hace tiempo no me quedo a desayunar con mis suegros.

-Has cambiado Sash.

-He cambiado por nosotros pero sobre todo por ti hoy no fui a la escuela con tal de recogerte.

-Te agradezco por ser atento.

-Lo hice porque te amo ¿Y tú me amas?

-Yo…- En la mente de la pelirroja surgían nuevamente los recuerdos de los besos con Julia aquella noche haciéndola dudar hasta de su propia respuesta ante tal pregunta tan simpe que antes contestaba sin problemas- Creo que no estoy muy segura de que contestarte.

-Entiendo- Dijo bajando su cabeza- Es normal que pienses así después de lo desatento que he sido contigo pero haré que el amor que tuviste hacia mí vuelva a florecer.

-Sash…

-Ya lo verás mi princesa.

La pareja fue hacia casa de la pelirroja y tomaron el desayuno todos juntos; los señores Katin estaban felices de ver a Lena nuevamente con ellos, pasaron las horas y Sash tuvo que retirarse no sin antes brindarle muchas muestras de afecto a su novia de la cual ahora no quería despegarse ni un solo segundo. Lena se había quedado unos cuantos metros afuera de su casa esperando a que su mejor amiga llegará de la Universidad y cuando ese momento llegó le causó alegría pero también preocupación puesto que a Nastya tendría que ocultarle ciertos detalles del viaje y no es como si ella fuera una experta mintiendo, ser “disimulada” no estaba en su diccionario. Al día siguiente la rutina volvía a ser la misma nuevamente otro día de escuela pero sobre todo otro día al lado de Julia.

-Lenok ¿Qué tema veremos hoy?

-Nunca creí escuchar esas palabras de ti, hoy veremos tus anhelos.

-Bien pregunta.

-Actualmente ¿Hay algo que tú sientas necesitar ahora mismo?

-Sí- Dijo mientras estudiaba a detalle el rostro de la pelirroja.

-¿Es un objeto o una persona?

-Una persona especial.

-Julia no existen personas especiales todos somos iguales.

-Te equivocas para mí es como un ángel.

-En ese caso tú serías el demonio.

-Que cruel eres.

-Una pequeña broma anda sigamos.

Su pequeña terapia había terminado dejando a Lena totalmente extrañada de que las características del “anhelo” de Julia tenía mucho que ver con su personalidad dándole el parecido más exacto a ella; Julia la llevo de regreso a su casa dándole por el camino más largo terminando el pequeño recorrido tenía intención de invitar a salir a Lena no como su paciente sino como una persona reformada en la cual podría confiar pero no se esperó que en la entrada aguardaba allí aquel chico que tenía la dicha de compartir el tiempo de su pelirroja como algo más.

-Lena mi amor al fin llegaste- Dijo Sash acercándose al carro de la pelinegra- Gracias por traerla Vólkova.

-Oye Lenok quería hacerte una propuesta- Habló Julia ignorando por completo el agradecimiento de Sash.

-Lo siento Julia no creo que Lena pueda atender cosas escolares estos días estaremos muy ocupados saliendo.

-¿Y tú qué sabes?- Replicó la pelinegra- Le pregunté a ella no a ti.

-Tranquilos los dos, disculpa Julia pero Sash tiene razón ya hemos planeado muchos citas espero puedas comprender también debo darme el tiempo en mi relación pero dime que necesitas y quizá me haga un espacio.

-Es que sobre el informe el siguiente tema es acerca de la infancia y quería que fueras a mi casa a ver mi anterior entorno y compararlo con el actual.

-Veremos eso en unos días ¿Te parece?

-Pero…

-Ya la escuchaste Vólkova, bien amor tú decides a dónde quieres que vayamos a pasear.

-Te veo después Julia- Se despidió Lena con un beso en la mejilla haciendo que Julia olvidará el odio hacia Sash por un momento; notó como ahora la pelirroja cambiaba de vehículo ahora subiendo al automóvil de Sash esto la frustró tanto que pateó una botella que rondaba por la carretera con una furia y fuerza inmensa.

-Diablos me siento tan desplazada.

-Y vaya que yo también sentí lástima por ti- Mencionó una voz conocida para Julia.

-Nastya no estoy de humor para tu sarcasmo.

-Aquí se nota el grado de importancia que te tiene Lena.

-¿Y qué con eso?

-Que te duele que anteponga a Sash antes de ti.

-Ya sé- Confesó Julia- Que injusto tanto tiempo lleva con ella y ahora quiere arreglar todo.

-Si te sirve de consuelo a mí tampoco me agrada.

-Al menos estamos de acuerdo en eso.

-Jul ¿Pasó algo entre Lena y tú?

-No sé de qué hablas- Se alteró de repente.

-Del viaje, Lena estaba dispuesta a terminar con Sash cuando volviera a Moscú ¿Sabes?

-No sabía eso.

-Bien algo debió de haberle sucedido para arrastrarla nuevamente a retomar una relación que para mí ya está más que perdida y sólo tú estabas con ella así que me gustaría tener una explicación ahora mismo.

-Nastya serás una gran psicóloga no cabe duda que puedes identificar cuando alguien te oculta la verdad pero no me corresponde a mí decirte nada si hay algo que desees saber debes preguntárselo a tu mejor amiga.

-Oh vamos ambas confabulan contra mí ya me hago una idea de que sucedió pero quiero que lo admiten de sus labios.

-Mucha habladuría ya debo de irme, cuando veas a Lenok dile que considere lo de ir a mi casa será una cena tipo familiar.

-¿Y a Andrew y a mí no nos invitarás?

-Lo pensaré pero primero tengo decidido llevar a Lena.

-Esto es divertido es verdad que el karma existe.

-¿Por qué?

-Lena no te hizo pagar justamente por todo el mal que le hiciste pero no hay peor que castigo que ver a la chica que quieres con su amado novio ¿O me equivocó?

-Es un gran castigo- Mencionó Julia sorprendiendo a Nastya- Pero te aseguró que no durará por mucho y un favor ni una sola palabra a Lena ¿Quieres?

-Lo sabía Julia Vólkova siempre lo intuí.

-Silencio debo irme a planear estrategias.

-Suerte con tu siguiente conquista en la mira, espero que sea más difícil de lo que piensas mentiría si te dijera que quiero que esto se lleve a cabo de la manera fácil; y no te preocupes en estos temas sólo me sentaré a observar el triángulo amoroso será divertido.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Vie 22 Sep 2017 23:09

CAPITULO 22: CENA CON LOS VÓLKOV

Había pasado ya una semana desde que aquel viaje a San Petersburgo, Lena cada vez más compartía menos tiempo con Julia ya que la mayor parte del día la invertía junto a Sash después de todo ella también debía darse un espacio para convivir con él aunque realmente no lo deseaba era parte de sus responsabilidades; en estos momentos lo que le preocupaba era que Nastya la presionaba con el mismo tema de siempre ¿Qué ocurrió en San Petersburgo? Y este día no era la excepción.

-Por última vez Nast no ha ocurrido nada malo- Dijo la pelirroja sentada en el pasto de su escuela- Ni siquiera en la hora del receso se te ocurre olvidarte de ello.

-No te pregunté si fue malo o no, lo que quiero saber es que sucedió en el viaje, andas demasiado extraña desde que volviste.

-Es que no lo sé.

-¿Es algo de lo que te arrepientes?

-Ese es el problema estoy confundida.

-Lena sabes que yo no voy a juzgarte siempre te voy a apoyar sea cual sea la situación soy tu mejor amiga y al ver todo esto me preocupas, quiero que tengas confianza en mí sabes que yo no diré ninguna palabra y te ayudaré en lo que este a mi alcance.

-Gracias Nast y disculpa si piensas que no te tengo confianza es que ni yo sé lo que realmente quiero, sucedió que Julia y yo nos besamos.

-Wow.

-Sí yo aún no me lo puedo creer.

-¿Y qué paso?

-El problema es que yo estaba ebria prácticamente yo fui la coqueta que se le estaba insinuando.

-Salió a relucir la verdadera tú.

-¡Nastya!

-Es la verdad cuando uno bebe de más se deja llevar por lo que realmente quiere todo es impulso.

-El punto es que hubo una confrontación entre ella y yo, le molestó que le haya dicho que yo confundí todo por un amor de hermanas.

-Lena ¿En qué cabeza cabe poner eso de pretexto de dónde lo sacaste?

-La verdad fui a la iglesia a confesarme, me sentí tan culpable.

-¡A la iglesia! Vaya no creí que te afectará tanto para un simple beso.

-Es que no sólo fue un beso.

-Cada día logras impresionarme más ahora entiendo porque no le quieres aceptar la invitación a su casa.

-Temo que lleguemos a algo más.

-Eso quiere decir… que sí te gusta Julia.

-Mira la verdad no lo sé no estoy segura pero no quiero aumentar la probabilidad de que nazca ese sentimiento en mí por eso ahora soy más cercana con Sash además justo ahora se le ocurre a él cambiar.

-Y a Julia la noto más amable y atenta; Lena ¿Quieres mi punto de vista? Bien aprovecha la situación, tú disfruta tienes a dos personas luchando por tu amor.

-No creo que Vólkova este luchando por mi amor.

-Obviamente eso ni ella lo va a admitir al menos por ahora, diviértete Len.

-¿Jugar con los sentimientos?

-No, no, no te conviertas en mí; a ver Lena lo que debes de hacer es dejarte consentir por ambos sólo debes administrar el tiempo un día ves a Sash y al siguiente a Julia.

-Suena interesante.

-Sí lo es, allí te podrías dar cuenta de tus verdaderos sentimientos.

-Supongo que ya aceptaré la cita de Julia.

-Tú mantente así dándote a desear.

-Tienes razón Nast después de todo no siempre se puede tener a Julia Vólkova a tus pies.

-Y no siempre se puede tener a Lena Katina confundida, quién lo diría fuiste infiel.

-¡No lo fui! No estaba en mis cinco sentidos.

-Ya, no diré nada a tu novio, yo sé que tú eres muy respetuosa.

-Gracias por entenderme Nast.

-Por nada para eso estamos las mejores amigas recuerda siempre estaré de tu lado.

-¿Y tú como vas con Andy?

-Algo breve pero tremendamente interesante, te contaré.

De repente el timbre sonó para regresar a las clases haciendo que las chicas se levantaran para ir a su salón

-Oh te contaré en el salón Len, no quiero que nos quedemos fuera saltándonos las clases.

-Tienes razón.

Ambas volvieron al salón a continuar el tema de Andrew y Nastya con la noticia de que cada vez más se hacían más cercanos el uno con el otro presentando ciertas escenas de celos desconocidas para Nastya definitivamente no podía esperar a que ya fuese Navidad para darse la oportunidad de tener una relación estable. Al salir de las clases Lena debía salir con Julia para continuar llenando el informe sólo que seguiría el consejo de su amiga tratar de no evitar a Julia y tener en claro sus pensamientos de una vez por todas.

-¡Lenok!- Saludó Julia saliendo del auto rápidamente para abrirle la puerta del copiloto a la pelirroja- Anda sube.

-Que educada Vólkova.

-Una dama debe de ser tratada como tal ¿Y Nastya? Siempre está acompañándote- Respondió arrancando el auto.

-Se quedó hablando con Andrew.

-Vaya me parece bien hacen una muy linda pareja.

-Sí lástima que aún siguen siendo amigos.

-Es cierto bueno al menos ellos admitieron ya que sí se gustan.

-Esto se sintió como una indirecta- Pensó Lena.

-Bueno olvidemos eso ¿De qué hablaremos hoy?

-Vólkova estoy decidida a ir a tu casa- Soltó la pelirroja de repente- Pero sólo vamos a buscar información relacionada al informe ¿De acuerdo?

-¿Tienes miedo?- Preguntó Julia con una mirada triunfante.

-Miedo no sé por qué lo tendría.

-No sé quizá te ponga tensa y nerviosa el estar a solas conmigo.

Lena se había quedado callada y sólo reafirmo a las sospechas de Julia con un gran sonrojo en su rostro.

-Yo…Bueno... Am…

-Lo supuse- Río Julia- Descuida no voy a llevarte a mi departamento.

-Pero ¿Esa es tu casa no es así?

-Lenok es que nunca dejas terminar de hablar, yo hablaba de la casa de mis padres lo siento si no especifique.

-¿Con tus padres?- Gritó Lena sorprendida.

-Sí tranquila ellos no muerden como yo… ¿Te parece bien mañana?

-Mañana veré a Sash.

-Ah- Dijo Julia secamente- Entiendo no quiero quitarte tu tiempo de calidad con tu pareja.

-No te desanimes pasado mañana sí es seguro.

-¡Genial! ¿Qué te gusta comer? Le diré a mamá que haga tu cena favorita.

-Oh no te preocupes por eso me gusta comer de todo no quiero que tu mamá se sienta presionada.

-¡Perfecto! Conocerás el entorno donde crecí.

-Te noto algo emocionada.

-La verdad es que eres la primera chica que viene a mi casa sin contar a Katya.

-Gracias por permitirme tener ese honor.

-¿Entonces a dónde quieres ir hoy?

¿Qué te parece ir a la biblioteca estatal?

-¡Biblioteca! Lenok últimamente te he seguido a cualquier lado al que vas pero lo siento aburrido.

-Pero es un lugar tranquilo.

-Precisamente por eso no podremos platicar mucho.

-¿No te gusta estar conmigo en silencio?

-No, me agrada cuando hablamos me agrada escuchar tu dulce voz- Confesó la pelinegra- ¿Eso lo dije yo?

-Sí Julia, lo hiciste gracias por pensar eso de mí, de acuerdo podemos hacer algo simple quedarnos a conversar en el auto.

-Oh bien en ese caso sé de un sitio que te encantará conocer, tiene bonita vista y se puede notar todo el paisaje de Moscú.

Julia sentía que si podía estar al lado de Lena durante más tiempo sería mucho más difícil separarse de ella se sentía tan cómoda con ella al igual Lena cuando compartía el mismo espacio con la pelinegra podía sacar a su verdadero yo sin necesidad de fingir ser alguien más le agradaba el hecho de que Julia hacía lo imposible por verla y que de vez en cuando era detallista, sin pensarlo Sash había salido de sus pensamientos nuevamente aquellos ojos azules captaban toda su atención haciéndola sonreír internamente. Desde la ventana alcanzaba a distinguir un gran edificio aproximadamente de 50 pisos pero este fue rodeado para entrar a una especie de estacionamiento privado y selecto el cual estaba en una parte muy alta ya que subieron una cima empinada hasta que Julia frenó y llegó a su objetivo haciendo que la pelirroja quedará perpleja.

-¡Julia está paisaje está precioso! ¿Dónde estamos?

-Querida Katina este es el estacionamiento de la empresa bancaria de VolkoBank y ese edificio alto que viste es nuestra sucursal principal es algo así como el cerebro de todo.

-Tienes razón puedo ver todos los edificios, mira- Dijo señalando con su dedo hacia adelante- Creo que por allá se ve por dónde vives.

-También puede verse un poco en el área en la que vives.

-Si quisiera podrías espiar a quien tú quisieras.

-Ya lo intente desgraciadamente las personas se ven muy pequeñas desde aquí, aunque a ti si te identificaría.

-¿Cómo lo harías? Es imposible.

-Bueno sólo conozco a una chica con un cabello pelirrojo precioso, que tiene unos ojos Verdi-grises hipnotizantes con un cuerpo atractivo pero lo que hace valiosa a esa chica es lo que guarda en su interior- Dijo posando su mano encima de la de Lena.

-Vólkova- Susurró Lena apretando ligeramente su mano- Yo no…

-Shhh no digas nada descuida- Dijo brindándole una sincera sonrisa- Entiendo te entiendo de verdad, anda pregunta para que no se nos haga tarde.

-Julia… ¿Qué sientes por mí?

-Lo mismo que tú hacia mí, creo que evolucionamos y crecemos al mismo tiempo ni una quiere más que la otra el día en que tus sentimientos crezcan más también los míos lo harán.

-Sabes que en este momento estoy muy confundida con todo lo sucedido y tú te ves tan tranquila.

-Te equivocas pelirroja también pasan muchas cosas en mi cabeza no te obligaré a hablar ni a expresarte si no lo quieres.

-Gracias Julia por entender.

-Tú y yo aún somos amigas recuérdalo.

-¿Aún?

-Bueno no me gusta el término de hermanas.

-Lo siento por aquella vez que te dije eso.

-No te preocupes las acciones hablan más que las palabras.

-Siempre tienes una respuesta para contestar.

-Y tú siempre una pregunta para hacerme.

El paisaje tan conmovedor y admirable acompañado del viento era la atmosfera perfecta para continuar con el informe; la pelirroja escribía cada detalle que le daba Julia acerca de su vida personal se enteró de que la pelinegra había decidido dejar de beber alcohol y fumar por las noches, ahora se concentraría más en la escuela y en sus deberes empresariales cuando Lena preguntaba la razón acerca de cada cambio sólo recibía como respuesta una sonrisa por parte de Julia una sonrisa que transmitía la felicidad del momento.

El día había llegado el día en que la pelirroja conocería formalmente a los padres de Julia y descubriría el lugar y la manera en que se crío Julia pero aún tenía toda la tarde para decidir que atuendo llevar en estos momentos el sentido de la responsabilidad recaía en Julia tratando de mantener todo en orden con sus padres.

-Me parece interesante- Dijo Larissa dentro de la oficina de Oleg- Es la segunda vez que quieres traer a una conocida tuya a la casa ¿Tú opinas Oleg?

-Excelente dime Julia ¿Cómo se llama la niña que conoceremos hoy?

-Ya la conocen bueno no exactamente hablo de Elena Katina.

-¿La psicóloga no es así?

-Sí mamá tú la conociste hace tiempo.

-Es verdad aún lo recuerdo estaba muy preocupada de que no sabía nada de ti aquel día esa es la clase de amistades que necesitas Julia con la que sí puedas contar.

-Dudo que sea una amistad- Interfirió Oleg- A ti te parece guapa no sé si eso beneficia o afecta.

-Papá tranquilo pensé que me aceptaban tal y como soy.

-Lo hacemos mi amor pero no quiero que te lastimen como el estúpido cobarde de tu ex novio ¿Yarvis? ¿Krazvi?

-Parviz papá, él ya quedo en el pasado y tú siempre has dicho que hay que ver hacia adelante.

-De acuerdo pero si me entero que esa chica te hace sufrir estará en mi lista negra aunque sea hija de Sergey.

-¿Sergey? ¿Sergey Katin?- Preguntó Larissa sorprendida.

-Sí mamá es el gerente de Moscow Home y el papá de Lena, este mundo es muy pequeño.

-Vaya que sí lo es; bien Jul estaremos en la casa a las 8 pm ¿Algo en especial que desee comer Lena?

-Nada mamá a ella le gusta todo.

-Bueno señoritas yo debo de dejarlas por el momento la reunión acerca de extender más bancos está a punto de comenzar, después paso por ti Lari me esperas aquí, adiós Julia nos vemos esta noche- Se despidió Oleg dejando solas a su esposa e hija.

-Jul.

-¿Sí?

-Me alegra que hayas cambiado.

-Pero no he cambiado mamá aún tengo el cabello negro- Bromeó.

-Yo hablo de lo que solías hacer; me agrada que seas tan centrada últimamente has estado atendiendo los asuntos de VolkoBank, veo que te preocupas por hacer tus deberes escolares e incluso ya no sales de noche… ¿Es por ella verdad?

-Sí mamá- Suspiró- Quiero que se dé cuenta de cómo soy en realidad siempre he dado una mala imagen y yo debo de hacer lo correcto.

-Después de todo, esas terapias sí sirven.

-Eso creo.

-¿Y ella te corresponde?

-No lo sé… ella tiene novio sabes.

-Oh Jul- Dijo Larissa preocupada- No sea si sea lo mejor esto, hay personas que incluso rechazan su propia felicidad por mantener una reputación.

-¿Crees que ella me negaría?

-No puedo contestar a eso; primero hay que ver que es lo que siente por ti; quiero lo mejor para ti Jul al igual que tu padre ambos te amamos tal y como eres, ve a la casa debes arreglar tu dormitorio; desde que te fuiste a tu departamento no lo has limpiado y no creas que lo haré yo jovencita.

-¡Mamá!

-Responsabilidad Julia recuerda eso- Se despidió Larissa.

Julia volvió a su casa hacía bastante tiempo que no estaba allí generalmente sólo visitaba ese lugar en 4 ocasiones: Cumpleaños de mamá, cumpleaños de papá, navidad y año nuevo; por suerte guardaba una copia de las llaves al entrar notó que todo estaba limpio y en su lugar la sala limpia, comedor limpio, habitación marital ordenada y al abrir la puerta de su antiguo cuarto se dio cuenta que éste era la excepción, ropa tirada y desordenada en el piso, una cama totalmente destendida y con sabanas llenas de polvo, una repisa con libros abiertos y lápices regados y para finalizar una bolsa de papas fritas en la ventana.

-Esto será complicado ¡Maldición me siento como una niña de nuevo!

La pelinegra tomó una escoba y recogedor y comenzó a limpiar cada rincón de su habitación cambiando las sábanas, ordenando ropa y quitando el polvo que había en gran parte de su piso. Al terminar sus deberes vio el reloj, notó que era hora de arreglarse buscó algo de ropa en su vieja cómoda tomando una falda y una chaqueta de color negro y comenzó a recogerse el cabello. Había llegado el momento Lena esperaba pacientemente a Julia mientras tomaba un vaso de agua sentada en su comedor y al lado de Sergey.

-¿Así que hoy saldrás con Jul?

-Sí tendré el gusto de conocer a sus padres.

-Esa niña me agrada, si vas para allá mándale mis saludos a los señores… Oh es cierto no sé cómo se apellida Julia.

-¿No te lo he dicho ya?

-Supongo que no ha salido a colación el tema.

-Es Julia Vól…

La pelirroja no pudo terminar ya que tuvo que atender a la persona que tocaba el timbre de su casa.

-Julia estás aquí- Dijo Lena contenta- Te ves muy bien.

-Tú te ves bellísima con esa camisa blanca manga larga.

-Gracias.

-Hola Julia ¿Qué tal?- Dijo Sergey desde lejos.

-Buenas noches Señor Katin no se preocupe por Lena la devolveré sana y salva.

-Descuida sé que puedo confiar en ti, que les vaya bien.

Julia al salir le ofreció su brazo a la pelirroja para que se apoyase en ella, recargándose así gustosamente, le abrió la puerta del carro y emprendieron camino a la casa de la familia Vólkov, pasando por una de las más costosas zonas residenciales Julia tomó el camino más corto pasando a través de las rejas a las que se tenía poco acceso hasta llegar a una especie de bosque que se dejaba ver por los ambos lados de la carretera hasta finalmente dar vista una gran casa color blanco con un extenso jardín frontal, la pelinegra estacionó el auto en frente y ayudo a Lena a salir tocando así el timbre de aquella puerta de caoba donde vivió gran parte de su vida.

-Adelante- Mencionó Larissa abriendo la puerta- Pasen y tomen asiento.

Lena se había quedado totalmente maravillada al ver el modo en el que vivía Julia era una casa extensa y muy elegante vio que a diferencia de la suya ésta era dos veces más grande se imaginaba que había demasiadas habitaciones que constituían aquel hogar, una duda suya ya estaba resulta oficialmente Julia tuvo una excelente infancia.

-Buenas noches Lena- Dijo Larissa- Siéntete bienvenida.

-Muchas gracias Señora Larissa agradezco la invitación.

-El gusto es nuestro de que hayas accedido te presento a mi esposo, él es Oleg.

-Un placer conocer a la cabeza actual de VolkoBank- Contestó Lena mientras estrechaba la mano de aquel imponente hombre.

-Encantado Señorita Katina- Contestó Oleg.

-Oh no con decirme Lena está bien.

-De acuerdo Lena ven siéntate con nosotros, Larissa hizo pelmeni ya sabes pollo enrollado con huevo.

Los cuatro de sentaron en aquel extenso comedor en el que cabían más de 15 personas y Lena comenzó a degustar el platillo que se le ofrecía.

-Está delicioso.

-Me alegró que te gusté mi cocina- Mencionó Larissa orgullosa de sí misma- Y cuéntanos Lena ¿Julia no es una paciente difícil verdad?

-Sólo al principio, me costó mucho trabajo que sacará a relucir su verdadera personalidad.

-Siéntete orgullosa lograste algo que nadie nunca había podido hacer- Contestó Oleg- Después de todo nuestra Jul no es mala persona ¿Y qué tal el viaje te la pasaste bien?

-Oh sí la compañía de Julia fue lo que agregó lo divertido y emocionante de la visita a San Petersburgo.

-Sobre eso- Interrumpió la pelinegra- Surgió un pequeño problema ¿Recuerdas a Rupert no es así? Me comentó presumiéndome que estaba muy bien asociado allá supongo que logró tener un buen puesto por medio de corrupción, papá debemos tomar medidas ese idiota es un ladrón.

-No te preocupes Julia, VolkoBank puede ser extendido incluso a otras ciudades, de hecho el proyecto ya lo hemos comenzado desde hace meses, estamos hablando con encargados de viene raíces para que nos brinden su apoyo, habrá más bancos, más empleos, más salarios, más ganancias todo terminamos contentos.

-Familia no es momento de aturdir a Lena con esos temas- Mencionó Larissa- Cuéntanos de ti Lena mejor tus gustos y tus propósitos.

La cena transcurrió con mucha empatía; la pelirroja había tenido química con los padres de Julia y ellos a la vez estaban encantados con ella al darse cuenta que era una chica responsable y centrada pero sobre todo que era la clase de compañía que necesitaba su hija.

-He de decir que me ha encantado charlar con ustedes Señor Oleg y Señora Larissa, Julia tus padres son increíbles.

-Nos agradas igual Lena- Dijo Oleg- Espero que tú y mi hija sigan siendo unidas, Julia ¿Qué te parece si llevas a nuestra huésped a conocer la casa?

-Bien me encargaré, acompáñame Lenok.

Julia tomó la mano de la pelirroja y la condujo a conocer la cocina, la sala, el área de juegos, el gimnasio, el jardín, la cochera, el pequeño bar, la mesa de billar, para así dejar al último su mayor reto de limpieza logrado… su habitación.

-Y esta puerta que ves aquí es la de mi habitación

-¿Y no me invitarás a pasar?

-No lo sé- Jugó la pelinegra.

-Seguramente es porque está desordenada.

-Para nada Lenok anda ya entra- Dijo abriendo la puerta dejando a la pelirroja atónita de lo impecable que se encontraba la recamara.

-Wow que cama más pequeña.

-Sí, normalmente soy de baja estatura.

-Y mira todos estos peluches, que ternura.

-No ha cambiado para nada la habitación desde que la deje.

-Vólkova puedo preguntar ¿Por qué te fuiste de tu casa? Todo esto es perfecto incluidos tus padres, son maravillosas personas no veo motivos del por qué te hayas marchado.

-Me gusta la independencia Lena, además no se vería bien que me acostará con otras personas en casa de mis padres.

-¿Todo por placer?- Preguntó Lena molesta.

-Tranquila Katina esos tiempos ya pasaron ¿Estás celosa?

-Estoy molesta- Contestó dándole la espalda y mirando hacia la ventana.

-Hey- Dijo Julia suavemente mientras tomaba los hombros de la pelirroja por detrás- No tienes por qué enojarte ya no soy así, tú has logrado cambiar todo eso y sin darme cuenta.

-¿Sí?- Preguntó volteando hacia Julia y centrándose en el azul de sus ojos.

-Lena- Susurró mientras tomaba su rostro con una mano- Eres lo mejor que me pudo suceder.

Pero en ese instante Lena recordó, recordó que aún seguía en una relación y que estaba “felizmente enamorada” de su querido novio no podía fallarle no de nuevo y ahora menos que él se estaba esforzando y se vio obligada a bajar la mirada que mantenía con la persona que tenía en frente haciendo que Julia entendiera el porqué de esa acción.

-Hay que volver- Mencionó la pelinegra desanimada- No quiero que regreses tarde a tu casa.

Las chicas se despidieron de los señores Vólkov prometiendo así asistir a una próxima cena familiar; Julia llevó a Lena nuevamente a su casa estacionando el carro en esa ya conocida casa beige.

-Muchas gracias por haberme invitado, estuvo excelente, me encantó conocer a tu familia.

-De nada Lenok, bueno es hora de que bajes aquí.

Lena necesitaba sentir la piel de la pelinegra y colocó una de sus manos sobre la de ella e instintivamente Julia cerró sus ojos, Lena estaba acercándose cada vez más a la pelinegra a la vez que de igual manera cerraba sus ojos pero un gritó por detrás de ella la interrumpió de dicha acción.

-¿Lena? ¿Eres tú Lena?- Se escuchaban los pasos de la persona acercándose.

-Sash ¿Qué haces aquí?

-Bueno tenía pensado que tú y yo podríamos salir de noche aunque veo que tú te la acabas de pasar excelente- Dijo molesto.

-Oye si es porque Lena viene conmigo debes saber que yo la invite a cenar en casa de mis padres no fue nada malo- Explicó Julia furiosa.

-Sólo fue una salida de amigas, Sash no debes estar así- Trató de tranquilizarlo Lena.

-Mi amor de ti no dudo de quién dudo son la de las intenciones de Vólkova

-¡Sash! Ya basta acepta que también puedo salir con otras personas.

-Bien lo lamento- Contestó Resignado- Creo que ya te despediste de Julia, bien vámonos.

-Hasta pronto Julia- Mencionó Lena resignada- Nos vemos después.

Julia se alejó de allí arrancando a máxima velocidad y golpeando su propio volante desquitando su propia furia.

-¡Maldita sea!- Gritó la pelinegra- Casi nos volvíamos a besar y ese idiota pingüino lo arruino todo, Lena ¿Por qué esto es injusto?

Pasaron los días y Sash se encontraba aburrido en su hora de clase veía a sus demás compañeros conversando y decidió hablar con uno de sus amigos más cercanos que tenía al lado.

-¿Qué tal Rurik?- Saludó Sash.

-Te noto muy aburrido ¿No te diviertes acaso?

-Sí me divierto a veces salgo a pasear con mi novia, aunque últimamente se la pasa más con una chica que conmigo.

-¿Prefiere pasar el rato con su amiga que contigo?

-Ella dice que no, pero yo supongo lo mismo.

-Sash ¿Qué no se lo haces bien?

-¿Hacerle qué?

-Eres idiota Sash; hacerle el sexo ¿Ya?

-Yo…

-Oh no puede ser- Se carcajeó- ¿Eres virgen?

-Pues…. Estoy esperando a que mi chica este lista.

-Sash si no eres astuto preferirá a otro hombre, piénsalo bien.

-¿Tengo que pedirle aquello?

-Insinuar ¿Acaso ella no quiere? Porque si no quiere lo más probable es que lo hace ya con alguien más.

-Rurik ya.

-Sólo piénsalo Kuzma, ya llevan mucho tiempo juntos y si no te mueves… Otro más lo hará.

-Quizá tengas razón- Reflexionó- Quizá tengas razón Rurik.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Sab 30 Sep 2017 22:13

CAPITULO 23: ES SEXO NO AMOR

El tiempo pasaba rápidamente eran mediados de noviembre y Sash estaba dispuesto a conseguir ganarse a Lena en la intimidad, detestaba el hecho de que su novia prefiriera pasar tiempo con una persona que no era él y sobre todo que no era de su agrado.

-Lena ¿Tú me amas?- Preguntó Sash mientras sostenía su mano desde el césped del parque.

-¿Por qué preguntas eso mi amor?

-He estado pensando… Creo que tú y yo deberíamos experimentar nuevas sensaciones.

-¿Te refieres a tener relaciones sexuales?

-Sí.

-No pensé que fueras esa clase de chicos que busca eso en una mujer.

-Espera yo no hablo de eso, es sólo que tú y yo hacemos una linda combinación, te pregunto por eso no te obligo y tampoco te presiono.

-Quizá tengas razón.

-¿De verdad?

-Puede ser.

-Len, somos cercanos pero no lo suficiente a veces siento que mi compañía no te da felicidad suficiente.

-Sash eres especial para mí.

-¿Más que a nadie?

-Claro tú eres mi novio.

-Cuando estás sola… ¿Piensas en mí?

-Sí lo hago.

-Pero ¿Soy tu primer pensamiento?

-Sí Sash- Mintió Lena dándose cuenta que en realidad su primer pensamiento en las mañanas era arrebatado por aquella persona de ojos azules que la hacía sentir de diferente manera disfrutando su presencia.

-Tú también eres el mío, por eso ¿Qué dices?

-Veremos que sucede pero la probabilidad está abierta.

-Oh gracias Lena, será una linda experiencia

-Sí…

Sash llevó a Lena a su casa, la pelirroja pensó que lo mejor era platicar este asunto con su mejor amiga que ya era toda una experta en esta clase de temas y experiencias, pasando así un momento a su casa.

-¿Qué ocurre ahora Len? Todo va bien con Julia.

-Todo excelente pero ahora necesito un consejo relacionado con Sash.

-Espero que vengas a pedirme frases para poder así terminar tu relación, genial porque ya tengo muchas en mi cabeza que serían excelentes para la ocasión.

-Sash me pidió la típica prueba de amor.

-¡Qué!- Gritó Nastya sorprendida- Ese tipo está loco, eso no se pide así como así ¿Y tú que le dijiste?

-Que la posibilidad estaba abierta.

-¿Es en serio Lena? Esto es lo más estúpido que he escuchado.

-Trata de entender Nast yo sí quiero a Sash y pienso que sí estamos listos para dar el siguiente paso ¿Tú que piensas?

-En primer lugar no digo que este mal y no es por ofender a tu novio pero la verdad está horrible no se me antojaría tirármelo para nada.

-Pero no se trata del físico cuando amas a alguien de verdad.

-Allí va mi segundo punto que es que en realidad tú no lo amas, si lo amarás no habría oposición de mi parte créeme, pero yo sé que en tu cabecita ronda alguien más.

-¿Vas a decirme que tú te entregaste a alguien por amor?

-No, no lo hice sinceramente no, peor estaba guapo y no lo amaba sólo fue porque me gustaba, fue algo triste quizá; ahora que he conocido a Andrew es diferente con él quiero hacer las cosas bien.

-¿Entonces qué hago?

-Sí se da adelante, sólo no hagas cosas que de verdad no quieres si tú lo quieres yo no puedo impedir tus acciones.

-Bien si se da adelante.

-¿Y qué con Julia?

-Hemos estado saliendo.

-Eso no es novedad me dijiste que sus padres son muy agradables.

-Sí fue de las mejores cenas familiares a las que he ido.

-¿Y cuándo conociste al papá de Sash qué tal?

-Es un hombre adicto al trabajo.

-Igual que su hijo.

-Nastya, él es diferente su comportamiento ha mejorado no lo puedes negar.

-Digamos que sí, en conclusión espero disfrutes tu primera vez sea con quién sea pero lo más importante protégete

-Obviamente no estoy preparada para tener hijos todavía.

-Sí lo haces con Julia no necesitaras protegerte- Bromeó.

-Tienes mucha imaginación.

A pesar de que la pelirroja tenía ciertas confusiones personales estas no podían interrumpir en su vida escolar pero se perdía tanto en lo que se debería de hacer que siempre tenía que intervenir alguien para traerla de regreso a la realidad.

-¡Lenok!- Replicó la pelinegra moviendo a Lena ligeramente.

-Lo siento Julia estaba…

-Recordando o pensando algo, ya lo sé.

-¿En qué nos quedamos?

-Estabas preguntándome acerca de las cosas que me desesperan.

-Lo siento mucho por no prestarte atención.

-No te preocupes acabo de descubrir una nueva.

-Julia- Mencionó en un tono molesto.

-Ya tranquila, sólo estoy bromeando y se puede saber que hay en tu cabeza.

-Estás tú- Pensó Lena tratando de contestar otra cosa- He estado pensando que hacer para navidad ya se está acercando.

-¿Tanto te preocupa la navidad?- Preguntó Julia confusa.

-Am son fechas especiales para mí.

-Me imagino ¿Qué harás?

-Estar con mis padres.

-Pff que aburrido Len.

-Pero así es la navidad, incitar al convivio familiar.

-Aburrido.

-¿Y tú qué haces en esas fichas?

-Antes iba a beber.

-¿Este año no lo harás?

-Tengo otros planes- Guiñó el ojo.

-Espero que no estén relacionados con otra chica- Contestó Lena coquetamente.

-Parece que alguien no quiere compartirme- Sonrío Julia mientras acariciaba el cabello de Lena.

-Exactamente no me gusta compartir lo mío.

-Querida Lena, olvidas un pequeño detalle… Tú y yo no nos pertenecemos aún.

-Dijiste “aún”

-Te darás cuenta cuando llegue el momento- Contestó la pelinegra levantándose ofreciéndole una mano a Lena, ella la tomó y Julia aprovechó esto para jalarla hacia ella y atraparla en sus brazos- Sabes Lenok de verdad espero que ese momento llegue pronto, pero soy una persona paciente descuida.

-Vólkova- Susurró separándose de ella- ¿Cómo puedo estar segura que has cambiado por mí?

-Te juro que no he salido con nadie más.

-¿Entonces ahora qué haces en las noches?

-Déjame decirte Katina que mis calificaciones han comenzado a subir, me he puesto a estudiar como nunca.

-¿De verdad? Wow Julia me alegro tanto por ti.

-Sí pero me debes ayudar con el proyecto, yo quiero sacar un 10 y si saco una calificación más baja será tu culpa y te acusaré.

-¿Me dejarías morir sola?

-Mmm, bueno si me das un beso lo más probable es que quiera acompañarte hasta el mismísimo infierno.

-Buen truco Vólkova pero mejor esperemos a que el proyecto termine.

-De acuerdo, de acuerdo sea bueno o sea malo el resultado la experiencia de haberte conocido nadie me la quita.

-Qué romántica estás.

-Acostúmbrate pecosa.

Pasaron los días, Sash y Lena salían más seguido pero aquel chico necesitaba un plan para estar a solas con su novia sin que nadie los interrumpiera y sobre todo que Lena se despojara de cualquier otro pensamiento, así se propuso pedir ayuda a su viejo amigo Rurik.

-Hola Rurik.

-¿Qué ocurre Sash? ¿Quieres la tarea? Adelante cópiala.

-Ah no, sí la hice.

-Está bien ¿Cómo vas con tu chica?

-Normal.

-Pensé que ya se divertían los dos juntos.

-No se ha dado la ocasión.

-Eso es cierto, esas cosas se dan por sí solas ¿De verdad ella no se te ha insinuado?

-A veces pienso que está enamorada de alguien más.

-Amigo esas mujeres no valen ¿Quién es el otro idiota?

-¡Hey, ella no es así! Dije “a veces pienso”

-Lo siento, lo siento es simple invita a tu novia a salir a ver Sash si ella no ha querido tampoco estar contigo es porque quizá también tú has sido culpable en algo ¿Le has hecho cosas para que se sintiera mal?

-Hace meses casi no salía con ella la dejaba sola.

-Wow eso es lo peor que puedes hacer amigo, de allí nace el desinterés y el desenamoramiento, no me sorprendería que se enamorará de alguien más.

-¿Ya terminaste Rurik?

-Ya, espero todavía estés a tiempo pienso que lo mejor es que la invites a salir de noche.

-¿Y después a dónde la llevaré?

-¿A tu casa no? Convence a tus padres de que salgan a pasear sólo por una noche.

-Mis padres están separados así que esto es difícil.

-¿No sabes cuándo es el próximo viaje de negocios de tu padre?

-En dos días se irá.

-Perfecto entonces.

-Gracias por tu ayuda.

-Ah un último consejo por favor arréglate mejor recuerda que vas a una cita y necesitas una excelente apariencia.

-Tienes razón, Lena estará más que satisfecha, cuídate con preservativos, te recomendaría que de una vez vayas a la farmacia para que estés preparado.

-Hecho.

Sash poco a poco ideó un plan su padre le había dejado encargada la casa y tal como ya estaba previsto el Señor Kuzma salió con rumbo a otra ciudad para hacerse cargo de ciertos negocios; mientras tanto Sash ya tenía en su mente la rutina a seguir primero llevar a Lena al cine a ver una película romántica, segundo llevarla a un restaurante, tercero pasear alrededor de toda Moscú y por último acompañarla a descansar a su casa y aquel día ya había llegado; supuso que su apariencia estaba por lo menos decente como Rurik le aconsejó, se vistió con una camisa blanca y un saco color gris manga larga para estar fajado por un pantalón color negro que hacía una buena combinación de colores, el cabello que usualmente se mantenía alborotado ahora lo había peinado hacia atrás, se miró al espejo dándose cuenta que en realidad no era tan agraciado realmente era un hombre suertudo al tener al lado a una mujer como Lena y no debía dejarla ir, ella era su felicidad y temía que él no fuera la felicidad de ella tenía que hacer que lo amasé con el alma. Tomó su carro y arranco rumbo a la casa de Lena, al verla su impresión fue a la de una muy atónita al ver a su novia vestida de manera casual vestida con una camisa manga corta y unos jeans semi nuevos, esperaba más esfuerzo de su parte de cualquier manera para él siempre se vería hermosa llevase lo que llevase.

-Hola mi amor- Dijo Lena besando al rubio- Vas demasiado formal ¿Se celebra algo?

-No cielo nada se celebra, es sólo que me arreglo para ti porque me interesas.

-Lo siento Sash pero tú no me avisaste que íbamos a ir formales a nuestra cita.

-Esperaba que saliera de ti hacerlo.

-Sash hemos salido demasiadas veces de noche y nunca me has dicho nada de esto y tú también vas casual no le veo el problema.

-Tienes razón lamento las molestias no quiero pelear contigo ahora que todo va excelente entre nosotros.

-¿Qué película veremos?

-Una romántica ¿Qué dices?

-Me parece bien, vayamos al cine entonces.

Lena y Sash al llegar al cine tomaron sus respectivos asientos en la última fila y apartados de las personas obviamente la pelirroja estaba consciente que no iban exactamente a ver la película estaría más concentrada en satisfacer los deseos de su novio de mantenerse un rato feliz con ella y cedió; Sash la besaba con pasión y ella claramente se dejaba llevar después de todo ya llevaba casi un año y medio acostumbrada a esos besos por más que lo intentaba en ese momento no lograba disfrutarlos y recordó aquella vez que probó los labios de la pelinegra poco a poco se soltó más creándose la imagen de Julia en su mente; después de complacer a su querido novio se dedicó a seguir viendo la película desgraciadamente la trama había quedado perdida para ella, su novio de a ratos la tomaba de la mano y le susurraba a su oído las típicas palabras Te amo, una parte de Lena se sintió con una culpa tremenda por no atreverse a tomar la decisión de sus verdaderos anhelos ya tendría tiempo después afortunadamente Julia era una persona paciente.

Ahora era el momento de ir al restaurante, Lena se sentía preocupada ya que intuyendo la clase de ropa formal que llevaba Sash lo más probable era que fueran a comer a un sitio sumamente elegante y como si la vida le jugará una mala pasada se estacionó en Bolshoi uno de los restaurantes más costosos de Moscú, haciendo que se apenará acción que no paso para nada desapercibida por Sash.

-¿Estás bien Lena?

-No tanto si te soy sincera, no estoy con la ropa adecuada para esta ocasión.

-Descuida reserve una mesa alejada de la ventana, ya no importa con que vengas además les estamos pagando por su comida.

-Es cierto amor, vayamos entonces.

-Un momento.

-¿Qué ocurre?

-¿No me darás un beso como agradecimiento?

-Haberlo dicho antes- Rio Lena besando a su novio tratando de mantener el menor contacto posible si no era probable que tardaran más de lo normal y su hambre no podría esperar.

Al entrar al restaurante la pelirroja pudo confirmar sus suposiciones, efectivamente todos iban vestidos de manera elegante y las miradas se mantenían en ella con cierto desagrado, alcanzó a darse cuenta de cómo los demás comensales murmuraban acerca del aspecto que no iba con el lugar, prefirió seguir uno de los tantos consejos que alguna vez le proporcionó su “amiga” Julia: No dejarte llevar por lo que dicen los demás y sentirte bien contigo misma; sonrío y se sentó a pedir algo del tan refinado menú.

-Mira mi amor ¿Qué te parece comer langosta?- Propuso Sash.

-Perfecto entonces que sean dos platillos.

-Sabes Lena sentí nostalgia cuando fuimos al cine ¿Recuerdas cuando trabajaba allí?

-Cómo olvidarlo, odiaba ese lugar no me dejó nada bueno a excepción del dinero y algo más.

-¿Qué otra cosa?

-A ti preciosa, a ti, nunca olvidaré ese momento en el que te vi; Lucías perfecta y actualmente sigues así.

-Me agrada saber que soy parte de tus pensamientos.

-Y no sólo eso, eres parte de mí no lo olvides.

-También eres importante para mí Sash- Mencionó tomando su mano.

-Qué hermoso es saber que la persona que amas también te corresponde.

-Sí que lo es.

Los chicos comieron tranquilamente, para que no hubiera problema alguno como la vez pasada, Sash apagó su teléfono celular ahora su atención debía ser dirigida a la persona que amaba, escuchando a Lena acerca de cómo iba en la escuela, haciendo amigos, intentando siempre saltarse el tema del informe ya que eso daba consecuencia a nombrar a Julia Vólkova.

Ahora surgía el momento final el tan ansiado paseo nocturno, Sash estaba muy nervioso, se acercaba la última etapa, una parte de él no temía, su amada novia había pedido permiso para quedarse a dormir en casa de una amiga cuando en realidad la noche la iba a pasar con él, lo mejor era no tensarse hasta que llegase la hora mientras trataría de disfrutar el poco tiempo afuera en las calles.

-Dices que este paseo será diferente.

-Mira manejaré llegando hasta el límite metiendo la máxima velocidad, de regreso iremos a una tienda de autoservicio a comprar algo de café en sobre, pienso que quizá lo necesitaré.

-Suena interesante, aunque tú eres un chico muy respetuoso con la vialidad moral.

-Siempre hay una primera vez para ser un rebelde.

-Una nueva faceta de ti.

-Claro y yo tampoco estaré conforme hasta conocer a una nueva tú.

-Todo a su debido tiempo Sash.

-Entonces… Adelante comienza el paseo.

Sash pisó el acelerador a máxima velocidad podía sentir la adrenalina de conducir por la noche, la brisa del viento golpeteaba con fuerza su cara; haciéndolo reír disfrutando cada segundo que avanzaban los kilómetros.

-¡Woo!- Gritó Sash de alegría- ¡Esto es genial! ¿No crees Lena?

-Por supuesto, esto es más que divertido- Pero la mirada de Lena se enfocó en un local en particular haciendo que sus ojos se distrajeran con mayor facilidad.

-¿Viste algo Lena?

-Eh… Nada, sólo veo el paisaje.

-¿Paisaje? Aquí sólo veo el banco más reciente de los Vólkov.

-Ni me di cuenta de que estaba ese local allí- Fingió Lena desinterés.

-Creo que ya es algo tarde.

-Son las 11 pm.

-Diablos, mejor hay que volver y te quedas a dormir allí en mi casa.

-Primero pasemos a la tienda de autoservicio.

-Bien.

La pelirroja mantuvo la vista ahora en el cielo azul, extrañaba a Julia su mayor deseo en ese momento era pasar la noche con ella, bajó junto con Sash a la tienda de autoservicio y sintió la necesidad se satisfacer la sed que se le presentaba; mientras su novio estaba buscando unas galletas, ella abría el refrigerador sacando una botella de agua de 1 litro, caminó hacia atrás sin voltear a ver y sintió su espalda chocar con la de otra persona ocasionando que la mercancía ajena cayera de sus manos.

-¡Fijate por donde caminas! ¡Acabas de arruinar mi cena!- Replicó aquella persona dándose la vuelta y cerrando la boca de golpe.

-¡Julia!

-Lena- Dijo con una sonrisa- Oh como lo siento Lenok no era mi intención gritarte perdona fue un accidente.

-No, discúlpame a mí no me fije hacia atrás, mira que desastre acabo de ocasionar.

-No me quejo del accidente si el destino te pone en mi camino ¿Estás sola?

-No lo está- Contestó Sash acercándose a aquella escena- Vaya que desastre una pena por ese litro de malteada de chocolate, Lena tenemos que irnos y sobre ti Julia déjame pagarte lo de tu cena.

-Qué lástima Lena, déjalo así Sash ya me voy no quiero hacer mal tercio, cuídate Lena espero verte mañana.

-Adiós Julia ve con cuidado me dio gusto verte.

-A mí me alegraste la noche cuídate mucho.

Julia salió de aquella tienda y cruzó la calle no sin antes esperar escondida a que saliera Lena, le había dado tanto gusto verla que admirarla un rato más no le haría daño, pero su semblante cambió drásticamente cuando observaba que Sash la besaba con mucha pasión mientras que tomaba su cintura con una mano, de la nada poco a poco sus ojos se fueron humedeciendo comenzando a soltar una lágrima discreta.

-Demonios… Estoy enamorada de Lena- Dijo limpiándose sus ojos- ¿Habrá peor castigo que ver a la persona que amas con alguien más? Creo que ahora estoy pagando todos mis pecados, Lena… Te necesito, carajo nunca pensé que llegaría este día supongo que no lo puedo evitar ni negar por más tiempo, ella es la persona indicada es una pena que yo no pueda ser la suya.

Mientras tanto Sash se mantenía incomodo por la situación anterior no esperaba ver a la pelinegra tenía la ligera sospecha de que Julia quizá quería quitarle a Lena por capricho para seguir aumentado su tan larga lista de conquistas pero él estaba dispuesto a defender lo suyo a como diera lugar; le afectaba ver de sobremanera como la actitud de su novia cambiaba a una más feliz con la presencia de pocos minutos de alguien más, pero no, hoy no, hoy sería el día en que Lena sería suya lo afirmaba mentalmente.

Habían llegado al fin a casa de Sash, el rubio sentía nervios pero debía estar calmado y mantener la cabeza fría; tratando de centrarse más en su novia y consentirla, encendió las luces e invito a Lena a que ambos se sentarán en el comedor.

-¿Qué te pareció la cita de hoy Lena?

-Fue muy linda, tenía mucho que no pasábamos un momento demasiado romántico.

-Y habrá más- Contestó mientras tomaba las manos de la pelirroja- Habrá más si decides estar al lado mío para siempre.

-Esperemos que todo resulte bien- Sonrió.

-Lo único malo de esta cita fue Vólkova.

-¿Por qué dices eso?- Preguntó Lena con un poco de molestia- Ella no es mala persona.

-Te hizo sufrir mucho y no se lo perdonare jamás, además me golpeó la muy descarada.

-No te refieras así de ella, no la conoces como yo.

-Entonces supongo que querrás estar con ella con eso de que la defiendes mucho.

-Creo que es mejor que estar con alguien que mal juzga a los demás.

-¡Basta! ¿Ves? Por culpa de ella siempre estamos mal, escucha yo te amo y no quiero estar mal contigo, te amo Lena maldición ¿No lo ves?

-Sólo no ofendas a los demás.

-De acuerdo no lo haré perdona si mis comentarios no te parecieron correctos.

-Descuida, estoy muy cansada, tengo demasiado sueño.

-Pensé que te gustaría que conversáramos un momento.

-Mañana será.

-En ese caso te acompañaré.

-¿Dormiré en el cuarto de huéspedes?

-Claro que no, ese lugar está horrible ve a mi cuarto, puedes tomar una de mis sabanas y taparte por si tienes frío.

-¿No dormirás?

-Te alcanzo en un momento debo cerrar con llave la casa ya sabes que cuando papá no está yo me hago cargo.

Sash aseguró su casa y subió rápidamente a su cuarto no sin antes darse una última mirada en el espejo tratando de acomodar lo mejor posible su cabello, abrió la puerta de su habitación y notó que Lena lo esperaba haciéndole un espacio en la cama; el chico se quitó los zapatos y los calcetines abrazando a su novia por la espalda y oliendo su cabello.

-Lena ¿Sigues despierta?

-Mmm no- Dijo jugando.

-Mmm sí, sí lo estás- Contestó haciéndole a la pelirroja cosquillas para que volteara a mirarlo a él, logrando así su objetivo- Lena ¿Puedo besarte?

-Yo creo…

Pero no la dejo terminar de hablar, Sash siguió sus impulsos y besó a su novia, Lena simplemente se dejó llevar y le correspondió, al estar en una posición incómoda el rubio se subió encima de Lena e intensificó el beso, su cuerpo cada vez se calentaba más y esto se demostraba en su entrepierna al sentir como poco a poco su miembro se hacía erecto y abultado dentro de sus pantalones, aquello no pasó desapercibido por la pelirroja y cortó el momento.

-Sash… No sé si está bien.

-Sí lo está cariño- Contestó tomando el rostro de Lena en sus manos- ¿Nos amamos no es así?

-Bueno sí.

-Entonces déjate llevar mi amor.

Sash volvió a besarla pero ahora fue directamente a su cuello, Lena poco a poco también comenzó a senir placer a través de esas acciones, dejando soltar pequeños gemidos.

-Creo que ese será mi sonido favorito de ahora en adelante- Agregó Sash.

Ahora lo mejor comenzaba, Sash comenzó desabrochando los botones de la camisa de su novia dejando así libre su abdomen y comenzó a besarlo mientras daba ligeros pellizcos con sus dientes podía ver excitación en los ojos de su novia y de la misma manera él se encargó de quitarse su camisa para estar más cómodo; si algo siempre le había dado curiosidad era conocer el sabor de los senos de Lena, desabrochó el sostén con un poco de dificultad y comenzó a masajearlos con vehemencia mientras besaba a su novia, mientras tanto Lena aferraba sus brazos en los hombros de Sash acariciando la espalda descubierta de aquel hombre; Sash dejo los senos de Lena para llevar sus manos a las largas piernas de ella, acariciando sus muslos.

-Sash…

-Shh ¿Puedo? Me encargaré de esto tu ropa estorba tu maravillosa piel- Dijo quitando el pantalón de la pelirroja dejando sólo al descubierto sus bragas- Dios Lena necesito estar dentro de ti ahora no lo soporto más.

Ambos se seguían besando mientras Sash no podía resistirlo más estaba totalmente extasiado y excitado así que se desabrocho su pantalón de vestir a la vez que se bajaba el bóxer dejando boquiabierta a Lena.

-Wow- Susurró Lena- Nunca lo había visto así de inmenso.

-Es porque se ha resistido el poseerte.

Sash volvió a besarla en los labios mientras sus manos bajaban la ropa interior restante de Lena dejándola totalmente desnuda, mientras la pelirroja podía sentir el miembro de su novio moviéndose por encima de su vientre teniendo la sensación de placer aún mayor; finalmente Sash paró de besarla y observó a Lena detalladamente.

-Lena, tengo condones por aquí… Antes de hacer esto, quiero que sepas que para mí no eres ni serás nunca un objeto de placer, esto que hacemos no es sexo, es hacer el amor.

-¿Hacer el amor?- Esa declaración sonaba como eco en la mente de la pelirroja, claramente estaba excitada por el placer otorgado después de todo toda acción en su cuerpo había una reacción pero jamás paso por su cabeza “el amor” hacia Sash, sólo lo hacía por satisfacción tristemente así era, después de todo Nastya tenía razón el sexo se disfruta claro está pero el arrepentimiento de estar con alguien a quién no amas es peor y en su corazón Sash ya no estaba presente sino alguien más haciéndola sentir culpable por mentirse con sus verdaderos sentimientos.

-¿Qué dices preciosa?- Preguntó mientras abría el paquete de condones- Estoy listo para ser tuyo.

-No- Contestó Lena llorando- No puedo Sash perdóname.

-Lena, oh no por favor no llores, estábamos tan bien hace un momento, no puedes dejarnos así.

-Basta Sash- Respondió mientras se levantaba de la cama y se vestía nuevamente- Déjame sola por favor y no me sigas, estaré en el cuarto de huéspedes allí dormiré.

-Lena- Dijo mientras la tomaba de un brazo fuertemente.

-¡Suéltame maldita sea!- Gritó exasperada haciendo que su novio la soltará de golpe y fuera a la habitación contigua.

La noche había sido de lo peor, Sash no pudo dormir en todo ese tiempo alcanzaba a escuchar a su novia llorando en la habitación de al lado y sin darse cuenta el cansancio comenzó a hacerle efecto, provocando así dejarse vencer por el sueño. Lena por su parte se sentía culpable pero no por Sash sino por Julia, aunque no fueran nada creía que le había ocasionado una especie de infidelidad hacia la pelinegra en estos días lo mejor sería que Sash y ella no se vieran. Al caer el amanecer tomó sus cosas y salió de la casa sin decirle ni una palabra más a su novio que aún seguía dormido.

Te darás cuenta cuando llegue el momento.

Esa frase persiguió a Lena en el resto del camino para dirigirse a su hogar.

-Oh Julia… Creo que poco a poco comienzo más a abrir los ojos sobre tú y yo.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Dom 08 Oct 2017 14:51

CAPITULO 24: EL AMOR QUE AL FIN HE DE ACEPTAR

El celular de Lena brillaba y vibraba a cada momento, su novio había despertado con la sorpresa de encontrarse solo en su casa; la pelirroja mientras tanto estaba en su habitación analizando todo lo ocurrido, si bien era cierto que aún tenía rastros de placer no le bastaba, sentía que necesitaba satisfacerse pero pensando en Sash no lo iba a lograr; la pelirroja caminó lentamente hacia su computadora esperando a que el proceso de encendido finalizara, acto seguido se levantó rápidamente para poner el seguro en su puerta lo que menos quería en esos momentos eran interrupciones inesperadas, rápidamente movió el mouse hacia una carpeta muy escondida abriendo así el contenido de ésta que era ni más ni menos que la foto de Julia sin ropa; Lena estaba absorta observando aquella imagen recordaba que fue fácil eliminarla de su celular pero al tratar de deshacerse de ella definitivamente no pudo y había decidido esconderla como un archivo secreto, suspiró y observó su mano como si tuviera vida propia la bajó y la introdujo dentro de su ropa interior, comenzó a hacer movimientos en forma de círculos intensificando el movimiento de sus dedos en su clítoris.

-Ahh- Suspiró la pelirroja en un pequeño gemido ahogado utilizando su dedo índice y anular para abrir sus labios y dar más espacio- Mmm Julia.

Sus ojos se concentraron a mirar en la imagen los pequeños pero bien formados pechos de la pelinegra, y rápidamente uso su otra mano para tocar para tocar uno de sus senos.

-Ahhhh, maldición ¿Cómo se sentirá que me toques Julia? Quiero que me toques, quiero ser tuya demonios ¿Cómo sería tener tus labios allá abajo?- Mencionó Lena agitándose cada vez más.

Y sin pensarlos dos veces movió sus dedos frenética y descontroladamente dentro de ella las imágenes de Julia mentalmente tocándola la excitaban cada vez más imaginaba que ella estaba allí disfrutando su cuerpo.

-¡Vólkova!... ¡Vólkova! … ¡Julia!, ¡Agh!- Se dejó caer finalmente la pelirroja recargándose aún más en su silla con su respiración entrecortada- Eso fue maravilloso, pero sería más maravilloso aún si ella lo hubiera hecho conmigo; con un carajo me gusta Julia Vólkova, lo peor es que la deseo, la deseo más que a mi propio novio.

Lena se sentía frustrada y confundida acerca de lo que debía hacer, ahora sabía que Julia le gustaba y no precisamente como una amiga pero aún no estaba segura de sentir hacia ella “amor” ya que la pelinegra y ella rara vez tocaban el tema acerca de su relación, aquellas dudas la atormentaban sin duda, necesitaba despejarse así que se cambió para poder salir a caminar.

-Mamá, papá- Saludó la pelirroja a sus padres dirigiéndose a la salida.

-¿A dónde vas Lena?- Preguntó Sergey- Deberías quedarte a desayunar algo.

-Descuida papá, saldré a caminar un poco.

-Está bien sólo no tardes y por favor abróchate bien ese abrigo, recuerda ya estamos en invierno y no quiero que vuelvas a contraer un resfriado.

La pelirroja sólo decidió emprender camino en línea recta, iba dando paso por paso de manera constante, de momentos dirigía su vista hacia abajo y notaba como la carretera estaba llena de hojas color café, el otoño estaba finalizando para dar comienzo al invierno.

-Invierno- Mencionó Lena mientras salía humo de su boca a causa del frío- Esta navidad será diferente a las demás y todo por culpa de no tener ordenados mis sentimientos, no quiero hacerle daño a Sash no merece tanto pero mi felicidad no se encuentra con él si no en alguien más y eso significa herirlo, no tiene caso, me estreso demasiado por estos temas de las relaciones personales.

Lena siguió caminando hasta que comenzaba a sentir el dolor de sus piernas, lo mejor sería descansar por el momento sin haberse dado cuenta había llegado a una zona concurrida de niños, en sus ojos podía ver como los jóvenes se divertían en los columpios y resbaladillas de esa área de recreación infantil, aunque también había parejas tomadas de la mano y muy felices paseándose por el lugar; la pelirroja tomó asiento en una banca dejando caer su cuerpo completamente y sin querer se sentó encima de una bolsa de mano.

-Oh ¿Y ahora que pisé?- Se preguntó Lena mientras se paraba para corroborar.

-Lo siento- Dijo una chica la lado de ella - Es mi bolso, lo dejé allí un momento no pienses que estaba acaparando el lugar.

-No hay problema.

-Hay demasiados niños aquí ¿No lo crees?- Trató de hacer platica la muchacha.

-Sí, lo bueno es que se están divirtiendo.

-¿Viniste con tu hijo o hija?

-No, vengo sola sólo quise caminar y desestresarme un rato ¿Y tú estás cuidando a alguien?

-Vine con el amor de mi vida.

-¿El amor de tu vida?

-Suena cursi pero así me refiero yo de esa persona.

-Yo quisiera poder llamar a alguien así.

-¿No tienes pareja?

-Sí tengo novio, pero… Me gusta alguien más.

-¿Sólo te gusta?

-No lo sé.

-¿Qué te impide el no saberlo?

-De todas formas es incorrecto que le diga lo que siento.

-Ah ya entiendo- Contestó la chica con una sonrisa comprensiva- Ahora sé a qué te refieres.

-¿Cómo puedes saber de qué te estoy hablando?

-La misma sensación que tú tienes ahora, la tuve yo hace años, te entiendo perfectamente, mi consejo es que te atrevas a darte la oportunidad con la otra persona, si no hieres a tu pareja mediante mentiras que no llevan a nada bueno.

-Supongo que tienes razón.

-Ánimo, toma la decisión que te haga feliz a ti y no a los demás, recuerda el amor no distingue espero y seas muy feliz con ella.

-¿Cómo te diste cuenta que…?

-Te lo dije antes… Hemos pasado ya por la misma situación y no me arrepiento del camino que elegí, mucha suerte espero hagas lo mismo- Se despidió aquella mujer mientras se levantaba del asiento para irse de la mano con su novia, dejando a Lena sorprendida.

La pelirroja se levantó estando más relajada y tranquila, parecía como si aparecerse con esa chica era una señal de lo que tenía que hacer, siguió caminando mientras su celular sonaba descontroladamente observó que tenía 10 llamas perdidas de Sash pero lo que la asustó fue que tenía 30 llamas perdidas de su mejor amiga si eran tantas quiere decir que ella requería algo importante; nuevamente volvió a sonar y esta vez atendió el llamado.

-Diga.

-Hasta que me contestas.

-¿Pasa algo malo?

-Sash me está acosando vía telefónica, dice que no sabe nada de ti desde la mañana y creo que venir hasta mi casa para esperarte ¿Qué hago?

-Que vaya llegaré en unos momentos.

-¿Pasó algo malo?

-No pude estar con él.

-¿Estar con él? No entiendo.

-Ya sabes…

-¡Oh! Ahora entiendo, si ese estúpido hizo algo que no quisiste juro que…

-Nada de eso, fui yo la que provocó esto, sólo lo ilusioné.

-Y no pudiste estar con él por…

-Por Julia.

-Habláremos de eso después le diré que llegarás pronto a mi casa, no te tardes será incomodo tenerlo aquí.

-Ya di la vuelta de regreso, te veo allá.

Lena volteó hacia la dirección con rumbo a su hogar, metió sus manos en los bolsillos de su abrigo, no tenía ánimos de darle explicaciones a Sash acerca de su relación puesto que ya conocía el resultado una típica disculpa y hacer de cuenta que nada ha pasado.

-No te ves bien Lenok- Dijo la pelinegra saliendo sorpresivamente en frente de la pelirroja.

-Julia- Saludó Lena con mucha alegría- Que coincidencia encontrarnos aquí.

-No es tanta coincidencia llevó bastante tiempo siguiéndote.

-¿Desde cuándo me viste?

-Te vi llegar al parque infantil ¿Querías subirte a las resbaladillas pecosa?

-No te burles.

-Anda mejor ven y dame un abrazo estoy comenzando a sentir frío- Contestó Julia preparando sus brazos para recibir a Lena.

Lena lo correspondió poniendo su cabeza en el pecho de Julia y de repente recordó lo que había hecho en la mañana viendo su “foto secreta” de Julia, sin darse cuenta comenzó a sonrojarse hasta las orejas acción que no fue para nada desapercibida por la pelinegra había notado también que el cuerpo de Lena comenzaba a subir la temperatura y emanar calor, la separó un poco de ella y le miró de manera cómplice.

-¿Qué?

-Te estás acordando de algo Lena- Dijo Julia con un tono divertido.

-Eh, no, no sé de qué me hablas- Insistió la pelirroja de manera nerviosa sintiéndose descubierta.

-Elena Katina ¿Te has estado portando mal?

-¿Eso te molesta?- Siguió el juego.

-Sí y mucho.

-Oh.

-Pero…

-¿Hay un pero?

-Sí, no me molestaría que te portarás mal conmigo Lena. Quiero saber ¿Por qué estás tan nerviosa mi pelirroja?

-Esta mañana ocurrió algo sorprendente que tenía mucho que no hacía.

-¿Ah sí? ¿Tiene que ver conmigo? ¿Qué fue?

-Mmm, no te lo diré- Sonrío Lena guiñándole un ojo.

-Dame una pista.

-Digamos que imaginé que me besabas.

-¿Y si te hago el sueño realidad?- Propuso Julia acercando su rostro.

-Tengo que llegar a casa Vólkova tengo un asunto pendiente por resolver- Contestó recordando el incidente de Sash.

-No llegarás al menos que yo te deje ir- Respondió a la vez que sus manos fueron al abdomen de Lena provocándole cosquillas, haciendo que cayera al suelo, la pelirroja por su parte jaló a Julia de su blusa provocando que quedará encima de ella, afortunadamente las hojas caídas que estaban esparcidas amortiguaron la caída de ambas.

-Y bien ¿Puedo besarte Lena?- Susurró encima de ella.

-No lo creo- Contestó sin moverse.

-Es una pena, aunque no te he pedido permiso.

La pelinegra se apoderó de sus labios y Lena correspondió al beso sin objeción alguna, después de todo no era lo mismo imaginar un momento así a que realmente sucediera; las manos de Lena se colocaron en el cuello de Julia y la acercó más a ella intensificando el beso abriendo su boca permitiendo que la lengua de Julia se encargará de satisfacerla.

-Me encanta tu sabor Lena.

-Mmm… No, ¡No! Demonios Vólkova- Replicó Lena separándose de golpe- Esto no está bien.

-¿Por qué te niegas a lo que tu corazón te pide?

-¿Mi corazón? ¿Qué tiene que ver ese estúpido órgano con esto?

-Que no admites que te gusto.

-No está bien.

-Sí probablemente no te gusto.

-Genial has dicho algo coherente…

-¿Quién quita la posibilidad de que en realidad me ames?

-O sea- Reía la pelirroja- ¿Tú piensas que estoy enamorada de ti?

-Para que imagines que te besaba alguien más que no es tu novio pues sí.

-Sash no tiene nada que ver.

-Sash, Sash, Sash, siempre es lo mismo tú si debes respetarlo a él y cumplirle como su novia, pero estoy segura que si voy y me revuelco con una mujer me estarías jodiendo a pesar de no ser nada.

-Claro sólo te la vives pensando en sexo.

-¿Ah sí? Pues no creo que ayer que te vi con tu novio hayan ido a cortar flores.

-Eso a ti no te incumbe.

-Vaya, y lo aseguras ¿Te enoja que te diga tus verdades? Que mientras él te coge piensas en mí.

-¡Cállate!- Abofeteó la pelirroja a Julia dejándole la marca del golpe en su mejilla- Eres una imbécil por eso me da miedo sentir algo por ti, siempre aprovechas la situación para lastimarme.

Lena salió corriendo de allí dejando a Julia con la boca abierta, la pelinegra estaba molesta de la cobardía de Lena pero a la vez se sentía mal por haber dicho esas crueles palabras hacia la persona que amaba, desgraciadamente su orgullo fue grande en ese momento y pensó en desquitarse el coraje que tenía por dentro la estaba desquiciando de sobremanera y tomó dirección a un club nocturno.

Una vez llegada allí y después de más tres sin beber exageradamente ordenó que le trajeran una botella de vodka para ella sola, por cada vaso que bebía soltaba varias lagrimas que más de tristeza eran de arrepentimiento.

-Carajo no debí haberla ofendido así como espero ser feliz con ella si sólo lastimo, la odio por su cobardía pero la amo, la amo tanto siento que al no estar con ella mi mundo se derrumba, Vólkova ¿Por qué eres tan tonta?

-Pues yo pienso que eres demasiado sexy- Dijo una pelirroja con cuerpo voluminoso sentándose en frente de la pelinegra, se veía joven y con un gran escote que dejaba a la imaginación lo grande de sus atributos-¿Estás triste preciosura?

-Que te importa- Contestó Julia apenas audiblemente mientras tenía la cabeza baja.

-¿Te hirió alguien?- Preguntó la chica mientras tomaba el rostro de Julia obligándola a mirarla a ella.

-Eres muy hermosa ahora que puedo verte.

-Gracias tú igual ¿Cómo te llamas preciosura?

-Julia Vólkova.

-¡Vólkova! Ah eres la heredera de VolkoBank ¿No es así?

-Sí lo soy.

-Además de preciosa millonaria no entiendo por qué estás tan triste.

-Lastimé al amor de mi vida- Respondió Julia sorprendiéndose de tal cosa dicha ¿Sería posible? Lena había roto todos los esquemas de ella.

-Es una sensible quizá le dijiste algo sin importancia y se lo tomó a pecho.

-Indirectamente le dije zorra.

-Qué pena si eso pensaste de ella es porque así es.

-¿Qué quieres chica?

-Me llamo Gala y estoy buscando con quien pasarla esta noche.

-Ah, suerte encontrando a alguien.

-¿No te gustaría desquitar tu furia y tristeza contra mí?

-No sé si tenga caso no tengo ánimos de sexo.

-Anda hazlo por mí llevo una semana queriendo acostarme con alguien y la mayoría de los hombres y mujeres se cargan una enfermedad de transmisión sexual; aparte sería un honor pasar una noche con Julia Vólkova.

-No te quejes yo llevo alrededor de tres meses sin sexo.

-¡Tres meses! Con razón estás así de amargada esa mujer a la que le lloras te tiene muy descuidada.

-No sabes lo que dices.

-Vamos sé que quieres- Le susurró a Julia mientras por debajo de la mesa la mano de Gala pasaba de arriba abajo por la entrepierna de Julia provocando ligeras reacciones de placer que podían notarse en su rostro- Olvidémonos de los problemas sólo por esta noche.

-Ah… Maldición tú ganas.

-Perfecto vamos a la habitación del hotel donde me hospedo.

-¿No eres de Moscú?

-No preciosa, la mayoría de las esposas con los hombres que he estado tratando de buscarme como locas para desquitarse conmigo.

-Es entendible.

-No lo es Julia.

-¿Por qué lo dices?

-Cuando uno ama a una persona con toda el alma así venga la mujer con el mejor cuerpo y rostro del universo no será suficiente por no estar en su mente, eso Julia es ser fiel con el corazón.

-Vaya nunca lo había visto de esa forma.

Gala se ofreció a llevar a Julia en su coche y se estacionó en el hotel en el que se hospedaba, subieron por el ascensor, hasta por fin llegar a la habitación de la pelirroja, Julia estaba totalmente ida y optó por quedarse sentada en el borde de la cama mientras veía como la pelirroja se desnudaba lenta y sensualmente ante ella; Gala tomo de la blusa a Julia y la desabrochó así también deshaciéndose del sostén, posó sus labios en los senos de la pelinegra succionándolos a la vez ocasionando que Julia cerrará los ojos y se dejará llevar.

-Oh… Esto se siente bien.

-¿Y ahora?- Preguntó Gala al morder fuertemente la punta de un pezón.

-Ahhh… Por favor sigue así.

Gala se acostó encima de Julia mientras pasaba su hábil lengua por todo su abdomen haciendo que se estremeciera.

-Julia Vólkova… Tu sabor… Me enloquece, muero por sentirte.

-Ohh sí me fascina esto, por favor sigue- Decía Julia entre gemidos.

-No puedo esperar a que grites para mí preciosa- Susurró bajando su mano a la intimidad de Julia.

-Lena si sigues así vas a matarme- Mencionó Julia con un gran hilo de placer desconcertando de gran manera a Gala.

-¡Yo no soy Lena!- Replicó Gala separándose de la pelinegra.

Julia abrió y cerró sus ojos rápidamente y enfocó su vista poniendo una mirada de decepción dejando caer sus lágrimas en las sabanas, aquello tocó el corazón de Gala y sin poder evitarlo la abrazó de manera protectora para consolarla.

-¿Hey Julia qué te ocurre?

-Lo siento de verdad mi cuerpo está aquí pero mi mente no, lo siento no quise desconcertante no puedo hacer esto maldición la quiero a ella la necesito a ella la amo tanto.

-Entiendo no te preocupes, no te insistiré.

-Gracias.

-Sabes Julia te admiro mucho por esto que me confesaste.

-¿A qué se debe?

¿Recuerdas lo que te dije acerca de los hombres fieles?

-Sí.

-Tú eres fiel de corazón Julia, esa chica por la que tu alma sufre es afortunada de tenerte.

-Pero yo no la tengo a ella.

-No puedo creer que vaya a hacer esto, vístete por favor.

-¿A dónde vamos?

-A casa de tu chica.

-¡Qué!

-Sí pero antes me vestiré con algo más decente y tú péinate de inmediato no quieres que te vea así.

Mientras tanto Lena regresó caminando a su casa haciendo que el trayecto volviera a ser algo, iba cabizbaja aunque una persona totalmente molesta y enfurecida la esperaba en la entrada.

-Oh no.

-¿Lo olvidaste verdad?- Preguntó Nastya indignada- Sash se largó creo que no tuvo paciencia y no lo culpo.

-Lo lamento en verdad por causarte molestias.

-Por mí no te preocupes a quien le debes de dar explicaciones es a él.

-Demonios esto es un asco primero Julia ahora él.

-¿Julia? ¿La viste?

-Sí y salimos mal.

-Te vas a quedar como el perro de las dos tortas no tendrás ni a Sash ni a Julia si no acomodas tus sentimientos.

-Se molestó porque le dije que no me gustaba.

-Lena te apoyo pero eres una tonta ¿Por qué no le das una oportunidad a Julia?

-No quiero herir a Sash.

-Claro y no piensas en tu felicidad más lo vas a herir si continuas engañándolo, dime algo ¿Te has arrepentido serle infiel no?

-Demasiado.

-Pero curiosamente regresas a Julia.

-Sí…

-Entonces no lo dudes la respuesta está clara ya estás enamorada de Julia Vólkova.

-Maldición no quiero, no quiero estar enamorada de ella.

-Lena- Replicó tomándola de los hombros- En el corazón no se manda déjate llevar y piensa en tu felicidad.

-Después hablaré con Sash.

-¿Lo piensas terminar?

-No lo sé, quiero mucho a Julia pero dudo que sea estable estar a su lado ambas somos tan diferentes.

-Entiendo la encrucijada en la que te encuentras pero por favor no hagas algo de lo que después te arrepentirás sólo por quedar bien.

-De acuerdo debo dejar de ser cobarde.

-Así me gusta.

-Creo que me iré a descansar mañana tenemos que ir a la escuela y deseo dormir tranquila.

-Oh espera antes de que te vayas me dejaron un pequeño obsequio para ti.

-¿De quién?- Preguntó Lena emocionada esperando que fuera por parte de la pelinegra.

-Es una rosa blanca de Sash, lamento si te defraude.

-Es linda… Creo.

-Sería hermosa si fuera de Julia ¿No crees?

-Sí… Te veo mañana en la mañana.

-Hasta pronto.

Lena entro a su casa, encerrándose en su cuarto con muchas preguntas en su cabeza vio la rosa de Sash dejándola en su escritorio con poca delicadeza para después dejarse caer en el colchón de su cama absteniéndose de toda clase de sonido y mirando hacia el techo; de repente se escucharon golpes que provenían de su puerta.

-Ya cené mamá- Dijo Lena sin despegar la vista del techo, pero los golpes no cesaban, desesperando de sobremanera a la pelirroja.

-Rayos mamá estoy cansada pasa adelante.

Pero los golpes seguían sonando, Lena no tenía opción se levantó con mucho pesar y abrió sus ojos lo más que pudo.

-Hola.

-¿Qué haces aquí Julia?

-Vine a disculparme contigo- Mencionó mostrándole extendiendo desde su mano una rosa roja.

-Qué curioso ¿Hoy es el día de regalarme rosas?

-Lena yo… Lo lamento tanto- Lloró Julia de repente hincándose ante Lena y sujetando con fuerza sus piernas,

-Oh Julia- Mencionó Lena conmovida mientras se agachaba para rodear a Julia en sus brazos.

-Tú eres lo más importante para mí fui una estúpida en lastimarte con mis palabras, entiéndeme no puedo estar sin ti, muero de celos al saber que no estás tú a mi lado y otro hombre que no te valore tenga la dicha de compartir momentos conmigo.

-¿Estás celosa?- Preguntó Lena con sorpresa.

-Maldita sea Elena Katina estoy enamorada de ti.

-¿Enamorada?- Lena no puedo evitar que los colores subieran a su rostro.

-No puedo estar con otra chica o chico que no seas tú, quizá me odies después de haberte confesado esto pero ya no me lo podía guardar, te necesito tanto le das sentido a mi vida, tú eres ese ángel que siempre he estado esperando, sé que no me crees pero juro que por ti he cambiado, he cambiado tanto y sin darme cuenta te has convertido en mi vida te has metido muy dentro de mi Lena.

-No sé qué decir.

-Sólo dime si eres feliz con Sash y juro que no te volveré a molestar.

-Julia…

Lena se quedó varios segundos en silencio, haciendo que la pelinegra lo tomará como un “sí”.

-Entiendo- Dijo Julia triste dándose la vuelta cabizbaja.

En ese momento Lena decidió dejar sus miedos atrás y tomó la iniciativa de hacer lo que realmente deseaba muy dentro de ella, la felicidad sólo puede forjarla uno mismo aun estando en contra de los demás.

-¡Julia espera!- Mencionó firmemente la pelirroja y con paso decidido tomó a Julia del hombro obligándola a voltearla a ver y sin previo aviso puso la mano en la nuca de la pelinegra acercándola a sus labios logrando así atraparla en un beso sumamente intenso que claramente fue correspondido de la misma forma.

-Wow Lena.

-¿Eso responde a tu pregunta?

-Perfectamente- Contestó Julia aún embobada.

-Me alegro, ahora estoy muy cansada y necesito descansar, te veo mañana.

-¿Mañana?

-Seguimos siendo compañeras de práctica, no lo olvides.

-Te veo después entonces, ah toma la rosa mira ya se hizo fea de que la aplasté.

-Aun así me encantó.

-¿Qué pasará ahora Lenok?

-Dame tiempo para pensarlo por favor, nunca me había atraído una chica y es algo nuevo para mí.

-¿Eso quiere decir que sí te gusto?

-Sí Julka me gustas mucho- Confesó Lena un poco apenada.

-Julka… Me gusta que me digas así.

-Ahora déjame dormir.

-Espero pases una linda noche- Contestó Julia volviéndola a besar- Me despediré de tus padres rápidamente o mejor dicho de mis seguros suegros.

-Hasta luego.

La pelinegra se retiró de allí volviendo a cerrar la puerta y despidiéndose de los padres de Lena, salió y caminó un poco hasta encontrarse con quien la trajo.

-Gala… Te agradezco mucho que lo hiciste hoy por mí.

-No fue nada, estoy a favor del verdadero amor, espero y seas muy feliz Julia.

-¿Y ahora te irás?

-Claro debo de buscar diversión en otros estados de Rusia pero si necesitas cualquier cosa siempre estaré disponible, cuentas conmigo.

-Es hora de irnos.

Mientras tanto Lena tomaba la rosa roja de Julia inhalando el embriagante olor que éste tenía, volteó su rostro y vio la rosa blanca de Sash que le había obsequiado sosteniéndola en la otra mano; dejándola nuevamente en el escritorio.

-La diferencia de mis sentimientos entre Sash y Julia… Ahora está más clara.

Experimentrick
Mensajes: 25
Registrado: Lun 22 May 2017 16:12
Sexo: Femenino

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por Experimentrick » Sab 04 Nov 2017 00:07


CAPITULO 25: CERRANDO CICLOS


La pelirroja debía resolver su situación sus sentimientos se inclinaban más por la pelinegra que por Sash era el momento de finalizar un capitulo en su vida para estar bien consigo misma aunque significará herir a alguien más.

Lena y Sash se habían quedado de ver en un café, ella tenía varias cosas acerca de por qué se había escapado de la casa de su novio aquella noche; él la esperaba en una de las mesas más lejanas se sentía muy nervioso, justo cuando comenzaba a valorar a su novia no quería correr el riesgo de despedirse de ella si no todo su mundo se derrumbaría, alzó la mirada y escucho el sonido de la puerta abrirse, ella había llegado, sentándose en frente de él con una mirada que denotaba mucha pena y vergüenza.

-Hola Sash.

-Buenos días, creo que no tengo el derecho de besarte por ahora.

-Por el momento bastará con un saludo, tenemos que hablar seriamente.

-Lena yo... Nunca quise hacerte sentir incomoda, pensé que tú también querías y estabas lista para tener nuestra primera vez juntos.

-Después de todo. Creo que no estaba lista.

-No te preocupes no te presiono con respecto a ello, con que pueda estar a tu lado siempre estaré bien.

-No lo entiendes.

-¿De qué hablas?

-Nunca voy a estar lista... No para ti.

-Tú ¿Estás terminando conmigo? Lena no por favor- Sash comenzaba a llorar y a hacer gritos ahogados- No he sido el mejor pero tampoco he sido el peor novio, tenemos más de un año juntos ¿Tirarás todo a la basura?

-No me hagas esto más difícil por favor.

-¿Y cómo esperas que reaccionará? Pensé que sólo hablaríamos de los puntos que ambos teníamos que mejorar y tú me sales con esto.

Mis sentimientos hacia ti han disminuido considerablemente y cuando quieres recuperarme creo que para mí ya es demasiado tarde.

-¿Es por alguien más?

-No independientemente de eso nuestra relación ya estaba fracasando desde antes sólo que no quería darme cuenta de ello.

-Siento que me estás mintiendo- Replicó Sash aferrado- Lo más probable es que Nastya te haya metido tontas ideas, no creas que no me doy cuenta que no le agrado.

-No la metas a ella en esto, no me he dejado influenciar por nadie en mi toma de decisiones.

-Yo no quiero finalizar esta bella historia que teníamos.

-Es mejor dejar de dañarnos entre nosotros mismos por favor Sash, eres libre de conocer a alguien más que sea tu felicidad pero yo no puedo serlo, lo siento mucho.

-No tiene caso que te insista, por culpa de mujeres como tú, desaparecen los buenos hombres.

-Y por culpa de hombre como tú, las mujeres buenas pierden su paciencia en algo que no tiene futuro, creo que esta conversación está más que finalizada.

-Hasta pronto Elena espero no te estés arrepintiendo de la decisión que acabas de tomar porque ahora ya no habrá marcha atrás, no quiero ni quedar como tu amigo, lo mejor será no vernos y si nos vemos no hablarnos.

-Estoy de acuerdo con ello.

-No encontrarás a alguna persona que te amé más de lo que yo lo hice.

-Te equivocas Sash ya la encontré- Pensó Lena mientras se marchaba de aquel local.

Claramente aquello la entristecía Sash era una buena persona, pero no era justo seguir engañándolo con sus sentimientos y tampoco quería dañar a Julia su ciclo ya estaba cerrado, fue a su casa entrando de una manera silenciosa pero falló en el intento de que no la descubrieran.

-¿Cómo te fue hija?- Preguntó Inessa- ¿Tuviste una linda cita?

-No exactamente.

-¿Qué te pasa te noto triste? ¿Ese patán te hizo algo?

-Fue al revés mamá... Yo terminé con Sash.

-Oh Lena- Inessa se acercó para abrazarla- ¿Quieres hablar de esto?

-No ahora no, iré a mi cuarto si me necesitan sólo toquen la puerta.

-Descansa- Contestó besando su frente.

Inessa estaba preocupada, había visto en muchos documentales que cuando una persona tiende a estar triste lo mejor es no hacerlo sentir que está solo y marcó a la casa de Nastya.

-Aló

-Buenas tardes Lidia, sabes si Nastya está por allí.

-Mi hija está viendo televisión ya sabes programación para adolescentes.

-¿Podrías darle permiso de ver a Lena?

-Claro no te preocupes ¿Ocurre algo malo?

-Mi hija terminó con su novio y no quiero que se sienta mal sé que Nastya logrará sacarle una sonrisa.

-Descuida en un momento va para allá.

Al enterarse Nastya por la noticia quedó más que sorprendida nunca creyó que el día llegaría tan pronto subió a la habitación de su amiga tocando para saber si tenía permiso de entrar.

-Adelante pase.

Nastya pensaba que Lena estaría un poco derrumbada con la noticia pero se sorprendió al verla totalmente calmada mientras leía un libro acostada en su cama.

-Hola Nast.

-Wow que triste te cayó la noticia.

-Tampoco estoy feliz.

-Pero estás muy calmada.

-Nastya no es bueno estar decaído sabes tú.

-Sí por eso me habló tu mamá que viniera está preocupada creyendo que estás derrumbada.

-Exagera un poco.

-Supongo que sí son madres también así es la mía... Hey ¿Y esa rosa roja? Recuerdo que Sash te dio una blanca.

-Fue un regalo.

-Al ver tu sonrisa boba ya sé de parte de quién.

-Que intuitiva eres amiga, sí me la dio Julia anoche, subió hasta aquí.

-¿Qué? Más te vale que no haya tratado de violarte.

-No lo hizo, al contrario me dijo unas palabras que me dejaron boquiabierta.

-¿Ah sí? ¿Te dijo que eres la pelirroja más sexy del planeta?

-Dijo que me amaba- Mencionó con un suspiro.

-No me lo puedo creer- Reía Nastya sin parar.

-¿Qué es tan gracioso?

-Nada, nada es sólo que Vólkova se te hacía tan desagradable y ahora mírate ambas suspirando por el amor que se cargan.

-Bueno ella me gusta mucho.

-Mentirosa Lenita anda que aún sigues siendo una mentirosa.

-Te juro que sí me gusta.

-No Lena siento que es algo más... Te conozco y tu mirada es la de una persona perdidamente enamorada.

-Oh no he vivido tanto con Julia como para asegurar eso.

-Tienen mucha historia y lo sabes ya deja de negarte que la amas.

-Todo a su tiempo.

-¿Entonces ahora se harán novias oficialmente?

-¡Novias! No lo sé no lo había pensado.

-No es por meter cizaña pero te recuerdo que tus padres son algo...

-Homofóbicos, lo sé Nast lo sé y no son son algo son completamente así.

-Ash por eso odio la vieja escuela.

-¿Tus padres son así?

-No que yo sepa.

-Por ahora estaremos en una etapa de conquista no me adelantaré.

-Imagínate Andrew y yo, tú y Julia haciéndonos parejas oficiales en navidad

-Sería interesante.

-Mañana tenemos escuela ya no puedo esperar para salir de vacaciones.

-Faltan dos semanas para que lleguen descuida.

-Y tres semanas para que sea navidad, carajo Lena estoy nerviosa.

-Yo lo estoy más Julia es impredecible.

-Eso es una gran cualidad siempre logra sorprenderte me agrada incluso más que tu ex novio, oye ya casi terminan nuestras prácticas.

-En febrero ¿Cómo te ha ido con ya sabes quién?

-Klara... Bueno llevamos una relación muy profesional pero si es por Julia no te preocupes ya no la ha buscado al contrario ha avanzado como persona y todo gracias a...

-¿A su fuerza de voluntad?

-Claro que no Lena, gracias a mí porque soy la mejor psicóloga de toda Rusia- Presumió Nastya juguetonamente- No ya en serio le enseñé a que es mejor desprenderse con lo que no tienes futuro.

-Como yo ya lo he hecho.

-Exacto, tengo que terminar la tarea, mañana tengo una cita con Andrew y no quiero estar preocupada por otras cosas, te veo después.

-Seguro, cuídate.

Al día siguiente, justo después de clases Lena se encontraba muy nerviosa, desde la última vez que vio a Julia seguía suspirando por el detalle de la declaración que la había hecho volar por las nubes, debía de decirle que ya estaba fuera de compromiso, no estaba segura de lo que sucedería de ahora en adelante, estaba demasiado consciente de su situación familiar, Julia era agradable hacia sus padres pero sólo como amiga de ella jamás aceptarían que en una familia culta y religiosa existiera una "pecadora" entre ellos; las probabilidades en las que la pelirroja estaba pensando se esfumaron al escuchar un motor que captaba su atención.

-Hey

-Hola, llegaste temprano.

-¿Acaso soy impuntual?

-No, no, es sólo que ya extrañaba verte Julia.

-Y yo a ti- Guiñó el ojo.

Comenzaron a caminar a un rumbo desconocido, Lena sólo seguía a Julia a su lado.

-¿Y tu auto? Es un milagro que vengas de pie.

-Compré un carro nuevo.

-¡Qué! Pero el otro era demasiado bueno.

-Tranquila lo revendí.

-Creo que gastas demasiado.

-Esto no es nada comparado a lo que viene.

-¿Qué viene?

-He escuchado por allí que tener novia es mucho dinero invertido y todo por una sonrisa que vale más que todo.

-Pero...

-Ya sé, aún está Sash.

-Yo quería confesarte algo.

-Sí es lo que iba a decir andabas muy extraña cuando te vi de lejos ¿Es una buena noticia?

-Técnicamente sí.

-Suéltalo.

-Estoy soltera.

-¿De verdad?

-Sí.

-¿No me estás mintiendo?

-Que no.

-¿Hoy es día de las bromas?

-¡Julia!

-Oh ¡Mi hermosa Lena!- Gritó la pelinegra de felicidad abalanzándose encima- Acabas de hacerme el día, no más bien acabas de hacer mi vida mejor.

-¿Entonces que prosigue?

-No lo sé Len, lo que te dije anoche no era mentira de verdad... Me tienes en tus manos, creo que esta vez todo depende de ti, sobretodo creo que necesitas tiempo.

-Acomoda tus sentimientos.

-¿Y nosotras qué?

-Seguiremos siendo amigas.

-Mmm, no estoy muy de acuerdo.

-No entiendo.

-Tengo mucho miedo... de verte con alguien más además de que no voy a tener derecho de reclamarte nada.

-Lenok... Tú estás en mis pensamientos y no me cansaré jamás de ello ni de ti, me di cuenta que eres esencial para mi vida, descuida no me verás con nadie más.

-Gracias.

-Tú también ten cuidado, sé que estarán acechándote los hombres si te preguntan diles que estás esperando por Julia Vólkova.

-Tonta.

-Sin embargo no quiere que me niegues mis besos.

-No lo haré pero no podemos ser muy expresivas.

-¿Te da vergüenza o algo así?

-No, para nada pero tú eres un poco conocida en la ciudad y no quiero tener problemas con tus admiradoras cuando aún no soy algo oficial.

-De acuerdo será como tú digas.

-¿A dónde vamos por cierto?

-Oh- Río la pelinegra- Sólo caminé por impulso, lo siento ¿Te gustaría ir al cine conmigo?

-Debemos terminar el tema de práctica de hoy.

-Anda por favor acepta- Dijo Julia con la cara más tierna posible.

-Después de la práctica vamos ¿Te parece?

-Una cita nocturna me encanta.

-Hoy hablaremos de tu futuro ¿Qué profesión te gustaría ejercer?- Preguntó Lena sacando una libreta y pluma.

-Pianista.

-¿Tocas el piano?

-No mucho, por lo de los negocios ya no me da tanto tiempo, pero es mi instrumento favorito.

-Yo también solía ir a clases de piano.

-Lo sé, tu madre me lo dijo- Mencionó Julia un poco triste.

-¿Qué pasa Jul?

-Sé que te a tus padres les agrado pro ahora tengo miedo de ya no ser aceptada por ellos.

-No pensemos eso por ahora, algo se nos ocurrirá trataré de que nadie se encargue de separarnos.

-Tienes razón Katina.

-¿Entonces te gusta más la música que las finanzas?

-Sí.

-Aún no es tarde, puedes tener ambas profesiones en tus ratos libres.

-En mis ratos libres hago tarea.

-¿Qué te parece si en vacaciones volvemos a practicar a tocar?

-¿Tú y yo?

-Si quieres hacerlo por ti misma entenderé.

-Nada sería más perfecto que escuchar hermosas melodías a tu lado.

-Y dime si pudieras cambiar tu cuerpo con el de otra persona más millonaria que tú ¿Lo harías?

-No, a mayor dinero mayor riesgo, y muchas más responsabilidades creo que por el momento estoy bien... Oye Lena.

-Dime.

-Te amo- Respondió de manera tímida.

-Que linda eres- Sonrió Peor no te funcionará para librarte de la tarea.

-Me descubriste.

-Se paciente, trataré de apresurarme.

Después de la serie de preguntas, ambas chicas a paso veloz se encaminaron rumbo al cine, Lena al ver el lugar desde fuera comenzó a recordar que ese había sido el sitio donde Sash y ella se habían visto por primera vez y no es que la nostalgia la atacará de repente, simplemente quería evitar el toparse con los viejos amigos de su ex novio ya que sería una escena demasiado incomoda.

Entraron y vieron cada cartel promocional la mayoría eran películas románticas y sólo una era de terror.

-¿Te gustaría ver "La novia"? Trata de un fotógrafo que se involucra con el hecho sobrenatural de una difunta novia se oye interesante.

-Julia, no te ofendas pero dudo que aguantes ese género algo me dice que no podrás dormir.

-Por favor Lenok, una Vólkova aguanta lo que sea- Mintió Julia que tenía muy poca experiencia con esa clase de películas

-Bien señorita entonces no te importará que la veamos en 3D y en primera fila ¿Verdad?

-Para nada... Creo.

-Compremos los boletos entonces.

Compraron los boletos y ahora tenían que pasar a dulcería ya que la pelinegra estaba demasiado insistente con el hecho de comer muchos caramelos, lo que Lena no se esperaba es que uno de sus viejos conocidos y amigo de Sash estaba en esa respectiva área trabajando, esperaba que no abriera la boca de más, quería evitar a toda costa que le arruinará su momento junto a Julia.

-Hola señoritas que les sirvo...

-¿Qué tal Viktor?

-Hola Lena ya tenía tiempo que no nos veíamos, que guapa amiga tienes me presento soy Viktor Záitsev.

-Julia, encantada.

-Vamos a querer un paquete grande palomitas y el refresco grande- Pidió Lena de la manera más apresurada posible.

-Salen en un momento, cuéntame Lena ¿Cómo te va en la universidad? Digo con eso de que tu preferiste estudiar una carrera a mí me va mejor aquí en el cine

-Todo está perfecto, voy bien en mis estudios ya lo sabes.

-¿Todo está bien con Sash?

La mirada de Julia cambió radicalmente al escuchar aquello pero no se dejó alterar.

-Él está bien creo.

-¿Crees? Que no eres su novia.

-La película ya va a comenzar, no es momento de hablar sobre esas cosas.

-Hey espera cuéntame, sólo quiero saber acerca de él y...

-Lena- Dijo Julia seria- Adelántate a sentarte yo recibiré las palomitas.

-Bien, te espero allá- Respondió aliviada.

-Qué extraña estaba Lena- Mencionó Viktor, en fin Julia aquí tienes tus palomitas.

-Si Lena no quiere hablar de algún tema no le insistas ¿Entendiste?- Dijo Julia firmemente y de manera fría.

-Sólo es curiosidad.

-Si me entero que tu curiosidad la incómoda de más tendrás problemas.

-Oye ¿Quién te crees para tener el derecho de amenazarme así?

-Julia Vólkova, pregúntale a tu gerente mejor dudo que me conozcas- Finalizó la conversación caminando hacia la sala de cine.

-Que presumida chica.

-¿Hay problemas Viktor?

-Ninguno jefe, sólo una cliente arrogante.

-Eso espero que todo este en orden.

-Jefe puedo preguntar ¿Usted conoce a Julia Vólkova?

-Sé quién es una de las empresarias más jóvenes de Rusia

-¿Empresaria?

-Sí es la futura dueña de VolkoBank.

-¡Qué!

-Es conocida en el mundo de los negocios créeme no te gustaría tener problemas con ella, me retiro allí viene más gente atiéndelos amablemente.

-Ahora tengo miedo, mejor ni me le acercare a Len.

Mientras tanto las chicas estaban atentas a la película y tal como lo dijo la pelirroja, Julia se tapaba los ojos frecuentemente y gritaba cada vez que pasaba un screamer en la pantalla.

-Carajo Lenok se siente demasiado real.

-Pensé que no tenías miedo.

-No lo tengo... Sólo estoy sorprendida- Trató de justificarse- Sí los gritos eran de sorpresa no por susto.

-Ajá- Dijo Lena sin creerle y recargándose en el hombro de Julia- No tengas miedo yo estoy contigo.

-Gracias- Contestó robando un rápido y corto beso- Lo siento tenía que hacerlo eres tan irresistible.

-Está bien no me molesta, al contrario; por cierto ¿No te metiste en problemas con Viktor o sí?

-No Lena, sólo le deje en claro que no te trate de molestar.

-Sigamos viendo la película.

-Ay no por favor.

Al acabar la película, Lena salió muy tranquila mientras que Julia volteaba hacia todas las direcciones pensando que quizá alguien la estaba siguiendo.

-Ya Julia esto es el mundo real.

-Pero puede ocurrir ¿Qué tal si me ocurre?

-No pasará nada.

-Creo que hoy tomaremos el taxi separadas por lo mismo de que vinimos caminando.

-Sí eso creo.

-Mira ahí viene uno- Lena le hizo señas al taxi para detenerlo- Buenas noches voy al Distrito 2.

-Suba.

-Bien, te veo después Jul.

Lena se subió en la parte trasera pero no contó con que Julia de la misma manera se había incorporado al lado de ella.

-¿Julia? ¿No debes de llegar a tu casa?

-Quiero asegurarme que llegues bien.

Lena extendió una gran sonrisa que no puedo ocultar, había tenido la dicha de que la persona que la amaba se preocupaba en verdad por ella así fuera en el más mínimo detalle.

-Vámonos- Dio Lena la orden al chofer.

Cuando terminó el trayecto Julia mencionó que pagaría el pasaje de ambas, pero era un momento difícil para Lena odiaba las despedidas con Julia sentía el mundo aburrido como siempre sin duda alguna la pelinegra le daba color a su vida.

-Voy a extrañarte Julia.

-Yo igual Lena, pero mañana nos veremos.

-Es curioso antes te quería tan lejos de mí y ahora siento que mi felicidad depende de tu presencia.

-Te amo- Susurró la pelinegra cerca de su oído y besándola en la comisura de sus labios- Te veo después.

-Avísame cuando llegues.

-Te llamaré, adiós Lenok.

La pelirroja llegó a su casa y lo primero que hizo fue subir a su habitación dejándose caer en su extensa cama, pasaron 10 minutos en los que sólo se mantenía estática pensando que no se sentía culpable al haber dejado a Sash al contrario estaba muy liberada y de repente su celular comenzó a sonar.

-¿Estás bien?

-Tengo miedo Lena, tenías razón esa película me puso los nervios de punta el ruido del viento me está asustando.

-Tengo una idea, que te parece si por cada susto que te pase te doy un beso.

-No suena tan mal.

-Nada mal de hecho.

-...

-¿Julia?

-....

-¿Estás ahí?

-Sí, sólo que estaba pensando... Gracias Lenok de verdad gracias por los momentos juntas, no te arrepentirás el haberte decidido por mí, te protegeré y te cuidare como a nadie más.

-Eso espero Vólkova, ya es tarde ten bonita noche.

-Ya la tuve con hablar contigo.

-Hasta pronto.

Lena estaba inmensamente feliz, el tiempo seguía transcurriendo muy rápido junto a ello llegó Diciembre y comenzaron las vísperas navideñas dónde ocurriría un suceso que complementarían más los sentimientos de Lena hacia Julia, pues ella poco a poco lograba enamorarse de la pelinegra cada vez más e inconscientemente comenzaba a necesitarla en su vida.

Avatar de Usuario
andyvolkatin
Mensajes: 171
Registrado: Mar 28 Oct 2014 21:38
Sexo: Femenino
Ubicación: en algun lugar del mundo

Re: DEL CHANTAJE AL AMOR // Por: Experimentrick

Mensaje por andyvolkatin » Dom 05 Nov 2017 01:49

Hola :D
que buen capitulo
el otro obstaculo para las chicas
seran los padres de Lena
que diran o que haran
espero la sigas pronto 8)

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados