LA SOMBRA DE LA LUNA

Avatar de Usuario
RAC
Mensajes: 149
Registrado: Mar 10 Mar 2009 18:10
Sexo: Femenino

LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por RAC » Vie 28 Abr 2017 23:10

La sombra de la luna.

-para alguien como tú, que ha sufrido lo suficiente, debe ser dolorosa la vida ¿no es así? -pregunto una mujer de cabello rubio, rudo gesto y de fornida complexión a otra más joven que hacía flexiones en el piso de una celda que ambas compartían, sentada en su camastro admiraba la dedicación de su compañera al ejercitarse-
-de hecho, es gratificante -contesto la más joven en tono cansado por el esfuerzo físico-
-¿enserio? ¿Cómo?... es decir, ¿Por qué? -aun sin comprender la lógica de su compañera-
-los momentos malos son comunes en mi vida y cuando pasa algo bueno me parece una novedad y como es una novedad me sorprende con más intensidad y me pasa como al sucio minero que después de abrazarse por un largo tiempo con el carbón, encuentra un diamante -contesto la joven levantándose del suelo y soltando un profundo jadeo al tiempo de limpiarse el sudor que resbalaba por su rostro en bastas gotas- la vida es una mina llena de carbón y oscuridad, de humedad y de esperanza por vislumbrar la luz de un valioso mineral. -dijo la sofocada mujer-
-¿ahora eres filosofa? -pregunto su compañera con sarcasmo marcándole el rostro con una sonrisa-

La pelinegra solo le devolvió una mueca que para su sentido de comunicación era una sonrisa.

Yulia volkova, una convicta de 24 años de edad, acusada por asesinar a un hombre a sangre fría, sus huellas estaban en la escena del crimen, hubo testigos y tal parece que la joven le importo muy poco su descuido, pues ni siquiera intento huir del lugar, cuando la policía la apreso vagaba por ahí indiferente, sin rumbo alguno.
En la cárcel mostro un comportamiento tranquilo pero las presas intentaron abusar de ella, creyendo que por su edad era ingenua y débil, pero se equivocaron.
Era considerada una cautiva peligrosa, silenciosa y reservada, no tenía grupo dentro de la prisión que la respaldara, se le veía siempre sola o en compañía de su compañera de celda y alguna que otra presa.

Salieron al patio, la mayoría de las mujeres jugaban, otras se ejercitaban otras solo vagaban y algunas charlaban, Yulia caminaba con las manos en las bolsas del naranja uniforme, su andar era despreocupado, casi muerto.
-miren, esta, es la nueva -dijo una mujer obesa, rapada y un poco más alta que yulia, detrás de ella, un grupo de cuatro con las mismas características- ¿dime una cosa cara bonita, que es lo que eres? Una perra o una líder, responde rápido o terminaras siendo la perra de alguna de nosotras -dijo amenazante con una mueca retorcida en su rostro-
-soy una asesina -contesto tranquila la pelinegra mirándole directamente a los ojos sin ninguna clase de emoción-
-una asesina con aspecto de bebe, serás mi perra -dijo segura la obesa y antes de que pudiera decir algo más la palma abierta de la joven estaba clavada en su cuello, en un segundo le había cortado la respiración y los ojos de la que fungía como cazadora se tornaron blancos y se desplomo de una pieza, el grupo de prisioneras se encimaron para golpear a la joven, está en rápidos movimientos golpeo una a una, le pateo el rostro a la primera mujer que tenía por delante, su pierna recta y fuerte se dobló acercando su rodilla a la altura de su cuello, cuando la aterrizo en el suelo cosa que sucedió en un parpadeo de ojos uso la otra para dar una fuerte patada por detrás como un caballo, lanzando a otra fuera de su eje, las otras dos que ya estaban acercándose a ella fueron detenidas por un puñetazo en el oído al mismo tiempo quedando noqueadas al instante, fue tan ágil en sus movimientos que no se tardó ni un minuto para dejar a cinco mujeres que le doblaban las medidas, inconscientes en el suelo.

En sus oídos escucho los escandalosos y pesados pasos de los guardias que se aproximaban a ella con macanas y otra clase de armas tranquilizadoras para someterla.
-aquí vienen -dijo quedándose quieta como si esperara hasta que los oficiales llegaran a ella, cerró los ojos como si ya presintiese un brutal golpe de una macana sobre su nuca-

Todo se volvió negrura.

<<yulia, siempre estarás conmigo ¿verdad? -escucho una dulce y suave voz- eres mi Guardian, no tendré miedo porque tú me proteges -la sonrisa de una hermosa joven de tez morena y oscuros ojos se vislumbraba en su memoria- siempre estaremos juntas, … ¡yulia! ¡yulia ¡no! ¡yulia! >>
-¡Anna! -grito al despertar, su hombro lo apretaba fuertemente su compañera quien le miraba con cierta mascarada de confusión, su respiración era entrecortada y su corazón latía más de lo normal su frente estaba bañada en sudor-
-¿estás bien? -le pregunto su compañera al soltarle y regresar a su camastro para quedarse sentada frente a ella- ¿Quién es Anna? ¿es alguien cercano a ti? ¿es alguien de tu familia?
-no -contesto yulia al sentarse y tocarse la frente- ¿aún no me puedo acostumbrar a estas pesadillas-
-te volviste a meter en problemas -dijo su compañera- no entiendo, ¿Por qué permites que esos gorilas te golpeen? Has pateado traseros enormes aquí adentro y nunca le has tocado un solo cabello a ningún desgraciado policía, con las ganas que tengo de darle su merecido a uno de ellos -dijo rencorosa la rubia-
-no sabes lo que dices Ruby -dijo en tono cansado- solo te meterás en mas líos, y yo no quiero más problemas
-¿más problemas? -replico incrédula Ruby- ¡estamos condenadas volkova! -¡enterradas en esta prisión!
-eso no significa que estés creando problemas, puedes vivir de una manera un poco honrosa dentro de este lugar
-mejor escúpeme la cara así podre al menos intentar golpearte y tener algo que hacer-dijo sarcástica-

Yulia se quedó callada, su mirada estaba perdida y su mente también.

La hora de la comida llego, tanto Yulia como Ruby formaban parte de la fila para que les dejase caer en un plato a medio lavar una pasta gris que no tenía forma ni de comida, un trozo de pan y un vaso de agua. Salieron de ella y se dirigieron a una mesa que estaba libre, Ruby choco con un oficial que transitaba por entre las mesas con macana en mano.
-¡fíjate infeliz! -exclamo el hombre con grave y rasposa voz, empujando a Ruby quien en un traspié cayó al suelo derramando su comida-
-¡desgraciado mi comida! -renegó Ruby-
-¡quítate de mi camino revoltosa! -reclamo el hombre levantando el brazo con la macana para golpearla-
Al momento de lanzar el golpe la mano de Yulia lo detuvo en seco.
-¡que rayos!... -exclamo el oficial mirando a quien le detuvo-
-ruby, levántate -dijo la segura voz de yulia-
-¡tu! ¡¿Quieres problemas eh?! -exclamo el tipo intentando golpear a la pelinegra quien esquivaba con facilidad sus golpes-
-solo queremos comer, no queremos problemas -contesto yulia serena, dejando caer el plato en una mesa-
El oficial se le abalanzo encima para abrazarla y someterla, pero esta se agacho con astucia y de un movimiento apareció tras el policía a quien de una patada lanzo lejos de ella, percibió como tres policías más se avecinaban, se acercó rápidamente al primero y le golpeó fuertemente la mandíbula para después meterle una rodilla en el estómago, las demás presas se alteraron y comenzaron a tirar comida y a golpear a los demás guardias, se armó una revolución, cuando esta termino y los policías lograron someterles, se llevaron a Yulia encadenada de pies y manos a un sitio donde ninguna de las presas conocía.

-¡camina animal! -le empujo un enorme y robusto policía-
Caminaron por una clase de laberinto para llegar al fin a una gran puerta de metal custodiada por otros dos hombres de gran tamaño.
-imbécil, te acabas de meter en un lio bastante grueso -comento uno de los guardias que le sujetaban fuertemente de uno de sus brazos- la directora te hará ver tu suerte.

Entraron a la amplia habitación.

-¿es la revoltosa? -pregunto una mujer de toscos rasgos y mirada severa, tenía la complexión de un hombre, un horrible hombre, con una de sus manos velludas y fornidas tomo la cadena que colgaba del collarín metálico de Yulia y la jalo hacia ella acercándola a su feo rostro- acabas de llegar al infierno estúpida.
-¿es usted la directora? -pregunto la pelinegra con su vacía mirada en la mujer que le infundía cierto temor-
La mujer carcajeo salpicándole el rostro con su saliva.
-no amor, yo te estoy tratando con cariño, la directora está ahí adentro y es peor que los guardias y más terrible que yo, -miro a uno de los guardias- la está esperando -dijo la mujer de grotescas facciones-
Entraron a la oficina empujando a Yulia quien le engendro una curiosidad por conocer a la horrible mujer, tal vez era más fea e insípida que la de afuera, sin duda no le iría muy bien.
-aquí está el problema con pies -dijo uno de los guardias frente al escritorio-
La silla de piel se encontraba de espalda, y una voz emergió de esta.
-déjenle, esperen afuera -se escuchó la enérgica voz detrás de la silla-
-pero, es peligrosa, debemos estar aquí -aclaro uno de los oficiales-
-dije que se retiren, es una orden -sentencio con dureza la voz-
Los oficiales intercambiaron miradas y no les quedó más remedio que salir no sin antes dejarle un recordatorio a la pelinegra.
-si intentas algo, yo y mi compañero nos dedicaremos a triturar cada hueso de tu criminal existencia -murmuro cerca de su oído uno de los oficiales para después marcharse-

La habitación se llenó de un abrumador y estruendoso silencio, yulia lo encontró encantador pero inútil, los sonidos de sus cadenas mancillaron el mutismo que envolvía el lugar, el tiempo parecía otra presencia pues era tan denso que pareciese que podía tocarse, que podía… sentirse.
-así que tú eres el nuevo dolor de muelas de los oficiales ¿no es así? -se escuchó la voz detrás de la imponente silla de piel esta vez era suave casi, dulce. Yulia se confundió.- sabes, el infierno nadie lo conoce, solo se conoce meras descripciones de él, aun así, es increíble cómo la gente sin conocerlo le teme en demasía, es triste como en este mundo que parece estar cimentado de quebranto la gente quiere ser buena para no terminar ahí, en medio de su bondad que huele a sospecha cometen cosas atroces y terminan aquí, una clase de inframundo terrenal, no es extraño que sus intereses los impulsen a cometer actos que para su percepción son correctos y razonables y sin embargo a la vista del mundo, a la mirada misericordiosa de Dios terminan siendo abominables -comento la voz que transmitía ahora tranquilidad- y tal parece que es tu caso Yulia Volkova, estas aquí porque en el nombre de algo que tu consideras importante, casi intocable, te bañaste en sangre, y la sangre que arrebataste mantuvo inmaculada la integridad de una mujer.
Las entrañas de Yulia parecían revolverse, un ardor arraso su espalda y parte de su abdomen, su inerte estado parecía ser removido y una faz de maquillada humanidad se adhirió a su rostro y describió con sus gestos la tristeza de su corazón.
-¿Cómo sabe eso? -pregunto la pelinegra intentando no sucumbir ante sus emociones-
-yo sé todo de ti -afirmo la voz-
La silla giro para mostrar el cuerpo que emitía la voz, unos ojos verdes parecidos a los de un lince escondidos bajo unas transparentes lentillas parecían penetrar su cuerpo.
Ante ella una mujer de largo y rojo cabello se exhibía bellamente.
"el que espera con prudencia sera recompensado en el momento apropiado"
"ahora la espera ha terminado presten su atencion a una leyenda"

oO-aLex-Oo
Mensajes: 56
Registrado: Vie 23 May 2014 18:12
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por oO-aLex-Oo » Sab 29 Abr 2017 05:03

un comienzo con todo.. me gusta!

JOSE
Mensajes: 5
Registrado: Sab 10 Dic 2016 01:08
Sexo: Masculino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por JOSE » Dom 30 Abr 2017 22:36

Excelente comienzo no tardes con la continuación :arrow:

Avatar de Usuario
RAC
Mensajes: 149
Registrado: Mar 10 Mar 2009 18:10
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por RAC » Mar 02 May 2017 21:38

Los ojos de yulia se abrieron más de lo normal y un cierto interés se difuminó en el iris de sus pupilas, la mujer frente a ella era muy distinta a como se la imagino, comparada con la horrorosa mujer de afuera, era una obra de arte encarnada, su espasmo por lo que le había mencionado la mujer, seguía aguijoneándole el corazón, le había hecho experimentar algo que hace tiempo no notaba en ella misma; … sentir.
La carne de su corazón ardía, y su sangre helada recorría sus venas, los ojos verdes bajo las lentillas le observaban fijamente.

-¿sabes por qué estás aquí? -pregunto la pelirroja dama-
-porque he golpeado a sus policías -respondió la prisionera sin despegar su mirada de la mujer-
-no me refiero a ese incidente, me refiero al porque, ¿estás aquí? -aclaro la directora descansando su barbilla en su puño que se sostenía sobre su escritorio-
-maté a un hombre -respondió yulia refiriéndose al porque estaba en prisión-
Una sonrisa audaz se dibujó en el pulcro rostro de la bien vestida mujer, se acomodó sus lentes, parecía como si pensara al hacerlo, después de unos escurridizos segundos, levanto la mirada y la clavó nuevamente en la reclusa.
-¿sabes por qué estás aquí? -su pregunta se repitió unas vez más, la pelinegra parecía no entender cuál era la intención de la directora-
-ya se lo he dicho, he matado a un hombre, no creo que necesite detalles, he deducido que ya conoce mi historial, no tengo más información que agregar -dijo con cansada molestia la morena sin poder acostumbrarse a la esclavitud de las cadenas-
-me temo que no me has entendido, a decir verdad; soy yo la que no me he sabido explicar- rectificó la pelirroja tras levantarse de su asiento sin moverse de su lugar- mi pregunta es ¿Por qué estás aquí? … en este mundo, no en mi oficina ni tampoco en esta prisión, sino, en el mundo -explico la mujer-

La morena frunció el entrecejo, no dijo nada, estaba cansada como para seguir esa clase de juego instaurado por la directora que no se movía de su sitio ni tampoco despegaba sus ojos de ella.
-¿nunca te lo has preguntado?, -sonrió al no obtener contestación-… nadie se lo pregunta -dijo tras un suspiro- y por eso es que existen estos sitios -bajo por un momento su mirada para luego volver a posarla en su cautiva- sabes, yo creo en la inocencia de todas las reclusas, porque sé que todo ser humano al nacer viene acompañado de ella -dijo la directora acercándose a yulia- y se también, que la mayoría solo se ha extraviado del sendero, a pesar de sus atroces actos el hombre puede alcanzar el perdón del cielo -dijo; mirando por unos segundos el techo para después posar sus ojos nuevamente en yulia a quien tenía a un metro de distancia- pero para eso, es necesario el purgatorio,… -se acercó tanto a ella, que la pelinegra pudo distinguir un dulce y al mismo tiempo; sobrio perfume, un olor a lilas- la expiación de los crímenes para obtener la redención

La pelinegra solo le miraba, sentía la necesidad de estar en silencio, solo quería saber hasta dónde llegaba la divagación de su interlocutora.

-veo que no tienes ningún ánimo de articular palabra alguna -dio media vuelta la directora- es una lástima, trataba de conocerte mejor, saber los motivos de tu cólera y por qué agrediste a mis oficiales tal vez así preñarías en mí; indulgencia -dijo al andar en dirección a su escritorio-
-¿y tú porque estás aquí? -pregunto de repente yulia haciendo detener a la pelirroja que aún se encontraba de espaldas-
-en esta oficina; soy la directora de esta prisión, en este mundo; intento ser alguien digno -contesto al girarse para verle de nuevo-
-yo una vez lo intente, pero como el resto de mis compañeras, he fracasado, supongo que no todos llegan a ese grado de humanidad, no intentare justificarme, así que, -dijo encogiéndose de hombros- fracase -su gesto volvió a ser frio e indiferente-
-¿y estas satisfecha con el resultado? -pregunto la pelirroja acercándose de nuevo-
-solo es un resultado, no tengo respuesta para ello -contesto yulia en el mismo tono-
-¿te sientes satisfecha o no?- Pregunto nuevamente la pelirroja-
-no siento nada -dijo yulia mirándole sin ninguna clase de sensación-
- entonces tu caso es peor -dijo la mujer empujando con su dedo índice el puente nasal de sus anteojos- estas … vencida, has permitido que la vida sedara tus sentidos, vives pero pareces agonizar, pero agonizas dentro de un coma, un coma donde se sabe que vives porque aun late tu corazón y tus pulmones absorben oxígeno, un coma donde mueres un poco más cada día conviviendo con tu agonía -dijo acercándose aún más la directora al momento de hablar- esa es una manera muy dolorosa de vivir y ¿sabes porque? -dijo la pelirroja acercándose tanto que casi besa a yulia quien parecía perderse en sus avivadas pupilas- porque experimentas una sensación de no sentir nada pero en realidad lo sientes todo -dijo la directora frunciendo las cejas como si expresara dolor y tomando el rostro de yulia entre sus manos- estas enferma de la vida y de su furioso proceder, dime si puedes sentir esto -una de sus manos bajo por el cuello de yulia donde dos de sus pálidos dedos se hundieron, la pelinegra sintió una clase de pinchazo y todo a su alrededor se oscureció-

Se escuchaban pesados pasos entre los pasillos de las celdas y el arrastrar de dos pies, dos guardias cargaban de cada brazo el cuerpo inconsciente de yulia a quien le arrastraban las piernas sobre el suelo, las reclusas observaban atentas la peregrinación, abrieron la celda y dejaron caer en el suelo el cuerpo suelto de la pelinegra.
Ruby se acercó y se inclinó para levantarle el rostro.
-yulia, ¡yulia! -exclamo su compañera de celda dándole palmadas en la cara para despertarla- ¡¿Qué le han hecho?! -exigió Ruby mirando furiosa a los guardias-
-eso pregúntaselo a la directora -comento uno con una satisfactoria sonrisa, en tanto yulia seguía inconsciente-
Momentos después todo parecía volver de nuevo a la realidad, se sintió despertar de un pesado sueño, un pesado sueño que le pareció generoso, pues había calmado el dolor de vivir, que razón tenía esa la directora, entre su divagación y su extraño proceder, le hizo notar que estaba herida por dentro y que estaba tan consciente, tan viva, que la misma vida le dolía.
-yulia -escucho la voz de Ruby cerca de ella- ¿Qué te hizo esa bruja? -pregunto resentida su compañera-
El pelinegro toco su cuello donde le había pichado la directora.
-¿Cómo llegue aquí? -pregunto Yulia mirando a la rubia-
-pues los guardias te trajeron, ya es casi de noche, creí que estabas muerta -confeso Ruby arrugando el gesto-
-estaba muerta -confeso yulia- hasta que ella me despertó, pero he abierto los ojos y he vuelto a morir -dijo mirando a su alrededor-
-¿ella? ¿de qué hablas? ¿Quién? -pregunto Ruby-
-la redención cuyo perfume huele a lilas -confeso yulia con la mirada perdida y cansada-
"el que espera con prudencia sera recompensado en el momento apropiado"
"ahora la espera ha terminado presten su atencion a una leyenda"

JOSE
Mensajes: 5
Registrado: Sab 10 Dic 2016 01:08
Sexo: Masculino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por JOSE » Mar 02 May 2017 23:53

Me gusto mucho el capitulo continúa pronto 8)

Avatar de Usuario
RAC
Mensajes: 149
Registrado: Mar 10 Mar 2009 18:10
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por RAC » Mié 03 May 2017 22:19

-¡Dios! ¡te volvió loca! -dijo Ruby- dime que te hizo esa desgraciada -cuestiono su compañera tomándola por los hombros como si exigiera una respuesta-
-nada que pudiera durar, eso creo -aseguro yulia tallando su cuello para después levantarse del suelo y sentarse en su camastro-
Ruby solo le observaba como si tratara de ver algo diferente en ella.
-dicen que la directora es horrible, quien cae en sus manos no vuelve a ser la misma persona, es por eso que la mayoría que conoce su leyenda cuidan muchas cosas en su manera de actuar aquí adentro, todas le temen -susurro Ruby para que solo yulia la escuchara- ¡hasta los guardias! -exclamo dentro de un murmullo-
-¿tú la conoces? -pregunto yulia tranquila y sin mirarla-
-no, nadie le ha visto el rostro, quienes han llegado a su oficina salen de ella convertidas en alguien diferente, ¡desmemoriadas! Y no sé qué les hace esa mujer que no hablan al respecto, esa mujer es peligrosa, vacía tu consciencia y te tortura, no sé cómo lo hace, pero es horrible -exclamo su compañera asustada-
-¿conoces a quienes han llegado a su oficina y se han convertido en personas diferentes? ¿las has visto? -pregunto yulia haciendo un intento por convertir la conversación en algo interesante-
-hay una,… Megan -susurro como si fuera un secreto- a ella la enloqueció la mandaba llamar a menudo a su oficina y Megan, quien era una de las más peligrosas y problemáticas de este lugar parecía ser abducida por ella, su personalidad fue cambiando, todas la respetaban pero llego el día en que ni siquiera hablo, se la pasaba, sentada en una esquina de su celda como si estuviese ida, como si, solo su cuerpo estuviera aquí, con vida, como si su mente flotara lejos y hubiera perdido el rumbo de regreso a la realidad, solo pronunciaba un nombre y parecía sonreír, era tétrico -dijo con voz estremecida-
-¿aún vive? -pregunto yulia con cierto recelo puesto que la historia le pareció bastante tonta- ¿Por qué yo no le conozco
-umm le conocerás, mañana te la presentare -dijo Ruby- esta desquiciada -comento con los ojos abiertos y dibujando un circulo invisible con su dedo índice sobre su sien-
-y ¿aún tiene visitas con la directora? -pregunto yulia un poco interesada-
-a veces, pero, los guardias la tienen que cargar como te trajeron a ti ayer -dijo su compañera con un tono aun afectado-
Yulia se quedó en silencio, se perdió en sus pensamientos, parecía distanciarse, de repente su memoria llego a un lugar cuyo asilo era el pasado, observo una casa pequeña pero que con su solo recuerdo le trajo una cálida sensación, un aroma familiar que le hizo sentirse muy bien, la sonrisa de una joven de tez morena y ojos castaños hizo que su corazón bombeara con más agilidad su sangre, el pulso se aceleró, y como si no lo hubiese percatado, se volvió a sentir viva, humana de nuevo pero ese sentimiento se apagó cuando los dedos de Ruby tronaban frente a sus ojos.
Parpadeo varias veces y miro a su compañera que le observaba con un extraño semblante.
-¿A dónde te fuiste? -pregunto Ruby con una preocupada mueca- Dios te volvió loca a ti también
Yulia le miro y algo curioso dentro de ella surgió y le hizo sonreír, su compañera mostro una cara aún más perturbada.
-incluso sonríes, ¡como Megan! ¡por Dios! ¡¿dime que te hizo esa mujer?! -exigió la rubia tomándole del rostro para que le mirara-
-no me hizo nada -contesto tranquila yulia quitándose de encima las manos de su compañera- solo que recordé algo que es lo único que me hace sonreír o que me hacía sonreír
-¿sonreír? Tu no sonríes, nunca te he visto sonreír -aseguro su compañera-
-porque ya la había olvidado -contesto yulia mirando hacia abajo pensativa-
-¿a quién? -pregunto Ruby-
-a Anna -contesto la pelinegra con gesto tocado por la tristeza-
Ruby solo la observaba, su preocupación no se borraba de sus facciones.


-¿Quién es ella? -pregunto yulia a Ruby cuando entraban a bañarse en las regaderas y notaron a una joven de cabello negro, largo y lacio, de bronceada piel quien parecía cohibirse desnuda bajo una de las rusticas y usadas regaderas y trataba de cubrir sus pecho y parte de su vagina para no ser vista por las demás, observaba a todos lados como cuidándose de alguien-
-es la nueva, mientras tú estabas siendo torturada por la bruja de la directora, la trajeron a ella, debiste ver el escándalo de todas, varias bandas ya están tras ella, gano muchas prospectas, no las culpo, tiene buenas caderas, tú me entiendes ¿no? -dijo Ruby con una perversa sonrisa dándole un codazo a yulia en el brazo, la pelinegra le miro por un buen rato, sin duda era carne fresca para las depredadoras, sin duda, era una presa bastante débil-
Yulia se posó bajo una de las regaderas y empezó a bañarse, cerró los ojos para intentar concentrarse en el agua que caía sobre su piel, los recuerdos volvieron a invadirla, la joven que siempre embargaba sus sueños cuando dormía, ahora su imagen se pintaba en su mente aun estando despierta, sintió un dolor en el pecho, como si se hubiera percatado de una herida a la que ignoraba desde hace mucho tiempo, agacho su rostro y abrió los ojos, observando como escurrían con paciente velocidad las gotas de agua de entres sus oscuros y cortos cabellos que cubrían su frente.
-¡hola bonita! -la voz ronca y grave se percibió en sus agudos oídos obligándola a levantar el rostro, giro su atención a su derecha y a unos metros de ella estaba una corpulenta y alta mujer desnuda, con tatuajes en los brazos, rubia y madura, arrinconando contra la pared a la chica nueva que le miraba temerosa y temblaba levemente, la madura y ruda mujer trataba de tocarla y la joven se resistía-
-déjeme por favor, no me haga daño -decía suplicante la joven-
-tranquila cariño, conmigo no te sucederá nada malo -unas risas detrás de ellas se escuchaban, la joven intentaba zafarse, pero la mujer la retuvo y la pego a su cuerpo que también estaba desnudo, la morena comenzó a gritar-
-¡por Dios déjame! -gritaba la joven aterrada-
-¡deja de moverte! -grito molesta la madura mujer-
-¡suéltala! -grito con furioso tono la pelinegra acercándose-
La mujer soltó a la chica quien temblaba levemente y se cubría o intentaba cubrirse el cuerpo con sus manos. La mujer le miro con un aire de desprecio y se acercó a ella para mirarle cara a cara.
-¿Por qué te metes donde no te llaman? -dijo retadora la pálida mujer, de entre las demás quienes miraban la escena surgieron cuatro mujeres más cruzándose de brazos, mirando a la pelinegra con fiereza, Ruby se asomaba entre las demás y su gesto era tenso, sin duda estaba frente a la líder de las nazis, mujeres arias que eran las más peligrosas de la prisión- maldita rusa de mierda, acabare hundiendo mi brazo en tu trasero si me haces enfadar -dijo la mujer de me mirada cruel a yulia quien seguía en el mismo animo indiferente-
-déjala en paz o seré yo quien meta, no mi brazo por que es asqueroso, pero si mi bota en tu trasero maldita nazi de mierda, asi que será mejor que con ella no se te ocurra intentar nada -dijo la pelinegra de mirada desafiante-
-no sabes con quien te estas metiendo perra -dijo la presa sosteniendo un dedo amenazante sobre el rostro de yulia-
-lo mismo te digo… perra -dijo remarcando la última palabra de manera elocuente-
-te veré en el patio, cerca de los baños esta tarde, te pateare el culo y me quedare con la perrita color canela -dijo burlonamente- porque quiero divertirme con ella y someterla al dolor después de que te asesine a ti -Ruby quien no perdía detalle trago saliva en tanto a yulia no se le veía ni una fisura de perturbación-
La mujer se alejó junto con ella, su pandilla, yulia observo a la joven que le miraba asustada.
Ruby se acercó a ella y le susurro con viveza a su amiga.
-hermana, ¡te acabas de meter en un lio bastante gordo!
-la que se acaba de meter en un gran lio es ella -dijo la pelinegra mirando a la morena joven que aun temblaba abrazándose a ella misma-
"el que espera con prudencia sera recompensado en el momento apropiado"
"ahora la espera ha terminado presten su atencion a una leyenda"

JOSE
Mensajes: 5
Registrado: Sab 10 Dic 2016 01:08
Sexo: Masculino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por JOSE » Jue 04 May 2017 00:49

icon_e_surprised :arrow:

Avatar de Usuario
RAC
Mensajes: 149
Registrado: Mar 10 Mar 2009 18:10
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por RAC » Mié 10 May 2017 00:35

-yulia esto es una mala idea -dijo Ruby siguiéndola apresuradamente-
-cállate ¿quieres? -mascullo la pelinegra que miraba a varios puntos como si intentara pasar inadvertida-
-yulia esa mujer es la más peligrosa de la prisión, es bastante fuerte y ha hecho pedazos a muchas aquí adentro, no deberías meterte con ella
-así que es problemática -comento la pelinegra-
-no tienes una desgraciada idea -abriendo los ojos incrédula-
-lo que significa que ya ha visitado a la directora -comento la pelinegra caminando sin mirar a su compañera-
-ella no, sabe cómo cuidarse las espaldas, todo lo ha hecho a discreción y estoy segura que tiene comprados a los guardias, no a todos, pero a los que pueden servirle de tapadera, …-ruby miraba asustada a su alrededor- yulia sigo pensando que no es buena idea, ella es una mole, no creo que puedas contra ella
-no confías en mi después de todo -aseguro yulia en un simple tono-
-si confió, pero no sé qué me atemoriza más, si el hecho de que esa bestia te mate o que puedas caer otra vez de la gracia de los guardias y te lleven de regreso con la directora -su voz se estremeció al pronunciar la última palabra-
-tranquila, tampoco voy a permitir que le hagan daño a esa chica, es bastante… débil -dijo yulia en un tono algo afectado, tono que Ruby percibió y le extraño-
-oye si te gusta la chica, hay maneras de conseguirla, puedes llegar a un arreglo con la alemana y pedírsela prestada de vez en cuando, de este modo solo conseguirás llegar a cadáver antes de intentar si quiera acercarte a ella o peor, en el caso de que sobrevivas te llevaran con la horrible bruja de la directora -dijo Rubí en tono de lloriqueo-
-¿quieres cerrar la boca por un momento? -pregunto yulia enfadada- no es que me guste la chica, es solo que no quiero que esa desgraciada le haga daño, me dijeron que aquí seria, ¿Dónde rayos esta esa mujer? -cuestiono la pelinegra al detenerse detrás de los baños donde a escondidas de los guardias se escabulleron-
-oye aun te puedes retractar -sugirió rubí- si quieres yo fungo como tu mensajera
-si tanto miedo tienes ¿porque no te vas? -pregunto yulia-
-¿y dejarte sola en esto? ¿Quién crees que va a cargar tu cadáver de vuelta a nuestra celda? -Argumento la rubia-
De pronto una a una iban saliendo de puntos diferente, mujeres de la pandilla nazi, una de ellas traía del brazo de forma ruda a la joven por la que yulia se debatiría en un duelo a muerte con la líder de dicha pandilla quien fue la última en salir detrás de los edificios donde estaban ubicados los sanitarios.
-¡¿pero miren quien está aquí?! -dijo de manera emocionada la mujer de rubio y reseco cabello con una sonrisa retorcida y satisfecha- y trae quien cargue sus despojos cuando la mate -se echó a reír junto con sus cómplices-
-¡rayos hasta sabe a lo que vine, enserio mejor retráctate! -exclamo dentro de un susurro Ruby en la nuca de la peligra-
La pelinegra inclino levemente su rostro a la derecha como si mirara tras su espalda a su amiga por el rabillo del ojo.
-mira, te la pondré fácil, puedes pedirme perdón de rodillas, besarme los pies e irte como la perra que eres con la cola entre las patas, ¿Qué dices perra? -sentencio la robusta rubia-
-no tengo tiempo para escucharte, vine a llevármela, -dijo mirando a la joven a quien sostenían fuertemente del brazo- así que terminemos con esto de una vez
Los murmullos no se hicieron esperar de parte de las reclusas que formaban parte de la organización de la alemana, las burlas, abucheos y toda clase de groserías dirigidas a la pelinegra sonaban en el espacio de lucha, Ruby giraba los ojos para todos lados con mucha tensión.
-he oído de ti, pero créeme, yo soy peor que tú -comento la mujer colocándose en posición de lucha-
-Ruby atrás -dijo firme la pelinegra en tanto la mencionada no escucho dos veces la orden y se colocó a unos metros de ella-
Yulia estaba tranquila, mientras la alemana se inclinaba y colocaba sus puños frente a su horrible cara, yulia seguía en su posición inicial.
-¡te arrancare la cabeza! -grito la rubia echándose encima de ella y lanzando agiles y fuertes puñetazos lo cuales Yulia con una agilidad superior lograba esquivar-
Yulia alcanzo a tomar la muñeca de uno de los puños bajándola y torciéndola para después impactar su puño en el rostro de la mujer quien con una mano libre golpeo sus costillas, la pelinegra la tomo del cuello haciéndole una clase de candado y le impacto varios rodillazos en el estómago que parecían no surtirle efecto a la alemana, quien la embistió casi cargándola para estamparla contra la roída y desgastada pared de los baños, en el rostro de Ruby se dibujó un semblante de dolor como si hasta a ella le hubiese dolido el golpe, la alemana la aferraba de las piernas para echarse a atrás y volver a impactarla contra la pared, yulia abrazando sus manos como si hiciera un solo puño golpeó fuertemente la espalda de su contrincante quien soltó el amarre y yulia coloco la palma de su mano en el rostro de su enemiga para levantarlo y propinarle un derechazo logrando zafarse de ella, la alemana se lanzó nuevamente y yulia tomo ventaja propinándole un gancho derecho en la mandíbula, un rápido puñetazo izquierdo y otro derecho que aterrizo en el antebrazo izquierdo y el derecho de la alemana quien protegió a tiempo su cara para que los golpes no le llegaran, yulia dio otro gancho en las costillas de la rubia y antes de que esta actuara la pateó con la planta del pie en medio del torso haciéndole retroceder, los abucheos se hicieron fuertes en sus oídos, la alemana lanzo un golpe pero yulia se agacho y lo esquivo dando una patada trasera detrás de la rodilla doblándola lo que provocó que la alemana se hincara para después propinándole un puñetazo en la cara derribándola en el suelo.
Todas abucheaban y Ruby gritaba emocionada.
-¡uh! ¡si volkova ganaste a la chica! -grito Ruby emocionada-
La pelinegra le dio la espalda a la mujer que estaba derribada en el suelo y miro a la joven morena que le miraba con una esperanza mezclada de miedo, yulia se perdió en su gesto, algo la hacía sentirse extraña, miro como los ojos de la mujer a quien observaba se abrían más de lo normal con una gran sorpresa y alarma.
-¡yulia detrás de ti! -grito Ruby, la pelinegra giro su rostro y tras ella un pálido puño choco contra su cara, mareándola un poco, la alemana se había levantado con la cara salpicada de sangre, metió su brazo derecho entre las piernas de yulia levantándola y con fuerza bestial la azoto contra el suelo.
-¡ay mi madre! -grito Ruby mordiendo su puño con sus dientes-
La cara de yulia hizo una profunda mueca de dolor, sentía como si su espina se hubiese estrellado, una poderosa patada tras otra se hundía en su estómago, la planta del zapato enemigo se impactó en su rostro.
-¡te dije que te iba a asesinar bastarda! -grito la alemana levantando su pierna derecha para pisarle nuevamente el rostro de yulia pero esta le detuvo antes de tocarle la cara, impulsándose con su pierna derecha; yulia elevo su pierna izquierda sosteniéndose de sus hombros en el suelo para golpear la cara de la alemana quien retrocedió levemente dándole tiempo a yulia de levantarse, cuando así lo hizo la alemana lanzo dos ganchos uno a la izquierda y el otro a la derecha, lanzo una patada a la que yulia bloqueo elevando su pantorrilla para proteger su abdomen, cubrió su perfil derecho rápidamente para bloquear otro gancho y se inclinó para hundir su hombro y parte de su cuello en el estómago de su contrincante embistiéndola para derribarla y tirarla al suelo, cuando así lo hizo comenzó a lanzar puñetazos al rostro de la alemana quien bloqueaba con sus antebrazos la mayoría, la alemana bloqueo ambos puños y los desvió a los lados para darle un cabezazo en la nariz a la peligra para después empujarla hacia atrás con una patada con la planta del pie que impacto en el pecho de yulia.
Ambas se pusieron de pie y volvieron a los ganchos, patadas y puñetazos, el público parecía volverse loco de emoción en con excepción de Ruby y la chica por la que peleaban, sus caras eran de extrema tensión y perturbación.
La alemana logro levantar de nueva cuenta a yulia y antes de intentar azotarla contra el suelo nuevamente, la morena se amarro con ambas piernas del cuello de la alemana y dejo caer su cuerpo a lo largo del cuerpo de su contrincante, tocando con sus manos las pantorrillas de la rubia y jalando con su amarre la cabeza de enemiga, doblando su abdomen como si lo flexionara, de tal manera que ayudo a acercar sus manos al suelo y haciendo un giro de 360° toda la masa corporal de la alemana quedando encima de ella para después propinarle otro golpe en medio de la cara, la alemana con su brutal fuerza lanzo a yulia lejos de ella y se levantó con la nariz llena de sangre.
Yulia correo hacia ella trepando sobre ella con fuertes patadas y girando en el aire para aterrizar nuevamente frente su contrincante.
-¡¿Qué cojones pasa con ella?! ¡¿Qué es de acero o qué?! -grito Ruby desesperada al notar que la alemana seguía de pie-
-terminemos con esto -dijo yulia en fastidiado tono-
La alemana con fiera mirada se acercó a ella lanzándole un golpe bajo que yulia supo bloquear con ambas manos, pero a alemana le engaño ya que le hizo descubrirse la parte de arriba y con seguridad la tomo por el cuello, apretándole con fuertes tenazas, la vena verde se pintaban en las partes descubiertas del cuello de la morena y en su frente, las manos le ahorcaban con horrible fuerza, poco a poco a yulia se le acababa el oxígeno, la alemana acerco su rostro al de ella.
-te asesinare -susurro con furia salpicándole sangre al rostro de yulia quien le miraba con angustiado gesto porque no podía respirar-
-¡ay Dios! ¡ahora si la matara! ¡te dije que te iba a matar! ¡sal de ahí vamos! -grito ruby desesperada-
Yulia… yulia… -escucho una delicada voz- eres muy fuerte, cualquier persona débil puede confiar en ti, yo siempre confiare en ti -la voz se apagó, yulia miro de reojo a la morena a quien tenían aprisionada, el gesto de la joven la miraba con dolor, yulia le miraba y por un momento su cuerpo se relajó y sus manos que se aferraban de las tenazas de su oponente cayeron hacia abajo, miro a los ojos a la alemana y observo como los ojos de esta se abrieron de golpe más de lo normal y su amarre se aflojo, la rubia miro hacia abajo en su diafragma el puño de yulia se hundía con fuerza, retrocedió sofocada liberando a la pelinegra completamente, yulia dio un salto y giro el cuello casi desnucándose de la alemana de la patada que había recibido de yulia.
El cuerpo noqueado callo de una sola pieza y todo se hizo silencio, los ojos de yulia se encontraron con los de la joven quien la observaba con profundidad y esperanza.
"el que espera con prudencia sera recompensado en el momento apropiado"
"ahora la espera ha terminado presten su atencion a una leyenda"

JOSE
Mensajes: 5
Registrado: Sab 10 Dic 2016 01:08
Sexo: Masculino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por JOSE » Mié 10 May 2017 03:56

Excelente capítulo continua pronto :arrow:

Avatar de Usuario
RAC
Mensajes: 149
Registrado: Mar 10 Mar 2009 18:10
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por RAC » Jue 11 May 2017 22:39

Ruby se acercó a ella mirando con expectación a la mujer que yacía inconsciente en el suelo.
-¿la mataste? -pregunto Ruby a Yulia-
-no, solo la desmaye-respondió la pelinegra indiferente mirando hacia abajo-
-¿y qué esperas para asesinarla?, ¿acaso no entendiste? Una de las dos debe morir para quedarse con la chica -murmuro con desespero Ruby-
-no la matare -aseguro Yulia-
-¡ay por favor eres una asesina, que le perdones la vida no cambiará lo que eres! -reclamó Ruby enfadada-
-si estuvieras en su lugar, ¿te gustaría morir cuando ya te han vencido? -preguntó yulia mirándola-
-si el trato fue ese, si, además de que me serviría vivir, seguiré aquí adentro pudriéndome ¿Cuál es la diferencia? -replicó Ruby encogiéndose de hombros-
-entonces, ¿quieres que te mate ahora? De cualquier manera, daría igual ¿no? -contesto la pelinegra encogiéndose también de hombros e imitando el tono de Ruby quien frunció el entrecejo-
-oye ese no es el punto -replicó nuevamente la rubia-
-cierto, ese no es el punto ahora -comentó Yulia para dar media vuelta y acercarse a una de las nazis quien sostenía del brazo a la morena por la que yulia luchó- ella es mía -dijo la pelinegra con desafiante mirada clavándola en la de la rapada mujer que era más baja que ella, esta se intimido levemente y soltó a la chica como si se la entregara, Yulia miró a la joven quien también la observaba, la tomó de la muñeca y la jaló para sacarla de ahí, detrás de ella iba Ruby quien miró a la alemana y dijo:
-ahora quien recogerá los despojos de quien -dijo burlona mirando a todo el clan quien le observaba amenazadoramente- deberían… llevarla a la enfermería -dijo Ruby apuntando con su dedo índice a la reclusa derrotada en el suelo, tragó saliva para después seguir presurosa a yulia y a la otra joven-
-¡por Dios eso fue increíble! -exclamo Ruby emocionada cuando estaban ya las tres en el patio a la vista de los guardias- eres super, le partiste la cara a esa desgraciada, oye nena no sabes del problema del que mi amiga te saco -dijo Ruby a la morena- deberías agradecérselo ya sabes a lo que me refiero -dijo Ruby guiñándole el ojo a la muchacha quien le miraba al igual que yulia-
-Ruby cállate y tu escúchame -dijo yulia a la joven- cada vez que alguien quiera meterse contigo le dirás que estás conmigo y que si se meten contigo terminaran peor que la nazi, entendiste em, ¿Cómo te llamas? -pregunto yulia con gesto de duda-
-Esmeralda -dijo la joven con suave y deliciosa voz- gracias por ayudarme, estas muy lastimada, déjame al menos que cure tus heridas -dijo la muchacha colocando suavemente su dedo índice en la ceja de yulia como si limpiara la sangre que emanaba lentamente de ella, Ruby no perdía detalle-
-estoy bien, ya sanaran sola -dijo Yulia un poco afectada por el tacto de la joven-
-seguro que esperas algo a cambio por lo que hiciste, ¿verdad?, dime que es lo que quieres -dijo Esmeralda bajando su mirada-
-nada -contesto la pelinegra, esmeralda subió su mirada rápidamente-
-no lo entiendo, casi te matan por mí, creí que te gustaba y querías… -bajo apenada su mirada-
-sí, me gustas al igual que a muchas aquí adentro, igual que a Ruby que le encanta tus caderas- Ruby se sonrojo-
-¡oye! -reclamo Ruby y miro apenada a Esmeralda que la observo un poco incomoda- solo fue un comentario, una observación, tómalo como un cumplido -dijo riendo nerviosa la rubia, yulia la miro de reojo con una mueca de no entender lo que su amiga trataba de decir-
-¿puedes callarte? -le pidió yulia, para después dirigirse a la joven- eres bastante atractiva, pero yo no soy como ella -dijo refiriéndose a la alemana- no me gusta hacerle daño a la gente, así que puedes estar tranquila, aquí ya nadie te molestara, solo menciona mi nombre y que quien intente algo contigo venga a mí, yo me encargare de ella, quien sea
Esmeralda mostro un semblante de alivio y sonrió.
-eres una buena persona -dijo Esmeralda acercándose para darle un beso en la mejilla- muchas gracias- comento suavemente Esmeralda dejando una delicada caricia en la mejilla de yulia quien se quedó en silencio mirándola con humano semblante-
Esmeralda se alejó a la vista de muchas reclusas que le miraban lascivas al pasar, yulia no podía perderla de vista.
-oye y no hay un beso para mí, yo también participe para salvarte -dijo Ruby con una mueca de puchero-
Yulia estaba muy confundida, y los dolores en su cuerpo desaparecieron en medio de su confusión.
-Esmeralda -murmuro yulia- Anna…
"el que espera con prudencia sera recompensado en el momento apropiado"
"ahora la espera ha terminado presten su atencion a una leyenda"

Avatar de Usuario
Amblark
Administrador
Mensajes: 869
Registrado: Mié 26 Sep 2007 15:59
Sexo: Femenino
Ubicación: Cumaná, Venezuela

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por Amblark » Dom 14 May 2017 23:50

Me pregunto si está mal imaginarme a la Ruby de esta historia como si fuese la mismísima Ruby Rose icon_e_confused icon_e_confused

En fin... ¡Gracias por la confianza y por seguir compartiendo tus historias en éste pequeño espacio!

¡Saludos!

yulissa97
Mensajes: 7
Registrado: Sab 10 Dic 2016 03:15
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por yulissa97 » Lun 15 May 2017 05:01

icon_e_confused continuacion plox

paulavk
Mensajes: 4
Registrado: Vie 16 Dic 2016 00:15
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por paulavk » Lun 15 May 2017 14:26

Muy buen fic espero continúe pronto :guiño:

Avatar de Usuario
RAC
Mensajes: 149
Registrado: Mar 10 Mar 2009 18:10
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por RAC » Lun 15 May 2017 21:33

jajajaja AMBLARK créeme que cuando invente el nombre de ruby jamás lo hice con la intención de que fuese Ruby Rose jejeje hasta después q caí en cuenta, pero si quieres imaginarla así, seria genial jajaja aunque le haría competencia a volkova :P, un dato curioso, nunca he visto la serie de orange, me he perdido de mucho, pero es uno de los proyectos que tengo de ver esa serie tiene una excelente reputación. y gracias por seguir permitiéndome publicar mis pequeños trabajos, espero los disfruten, saludos a todos los que se toman el tiempo de leerme icon_e_biggrin Dios les bendiga!


-¡volkova! -se escucharon unos golpes de una macana en los barrotes de la celda- ¡arriba holgazana! -grito el guardia al entrar, yulia se levantó tranquila de su camastro, Ruby se levantó con rapidez y confusión- ¡las manos! -exigió el hombre colocándole las esposas en las muñecas y el collarín metálico en el cuello-
-¿A dónde me llevan? -preguntó la pelinegra-
-tienes una cita con la directora -dijo con satisfacción uno de los guardias-
-¡ay no! -exclamo Ruby asustada- ¡ya se enteró que le partiste la cara a la alemana!
-cállate Ruby -expreso enfadada la pelinegra-
-con que esas tenemos, -dijo el guardia como si hubiese descubierto algo- ¡andando! -la empujo fuera de la celda-
En su camino a la dirección las reclusas le miraban en solemne silencio, yulia miraba los rostros que le dedicaban una atención peculiar, nada positiva, como si la llevasen al matadero.
Entraron nuevamente a la oficina, donde la mujer de toscos rasgos la miro con una sonrisa maliciosa.
-la está esperando -dijo la mujer dándoles el acceso al apartado de la directora, cuando entraron, al igual que la primera vez, la negra y grande silla se encontraba de espaldas, a yulia le daba la impresión de que siempre que entraban los guardias se encontraba en esa posición, daba la impresión que los mismos oficiales no le conocían el rostro a su superior, tal vez eso les infundía respeto y miedo.
-aquí esta -dijo uno de los guardias tras yulia-
-pueden salir -ordeno la áspera voz detrás de la silla-
-ha de enterarse, directora que descubrimos a esta revoltosa peleando con otra reclusa a la que golpeo terriblemente -declaro el moreno hombre respetuosamente, yulia le miro con el ceño fruncido, pues estaba asegurando algo que solo había escuchado por la imprudencia de Ruby- ¿quiere que hagamos algo al respecto?
-no, de eso me encargo yo, ahora retírense -respondió con dureza la mujer-
Ambos oficiales salieron en silencio, dedicándole una última mirada desagradable a yulia.
-veo que te has vuelto a meter en problemas -dijo la directora con tono de familiaridad al volverse hacia la pelinegra-
-fue un pequeño… mal entendido -respondió yulia observando como la directora se acercaba a ella para quedarse frente a frente-
-un mal entendido que te partió el labio, te rompí la frente y te dejo un ojo a medio abrir y con una ligera tonalidad violeta que parece es muy… colorida -dijo la directora con cierta mezcla de sarcasmo y seriedad, se dirigió de nuevo a su escritorio y saco de una gaveta una pequeña maleta oscura de metal con una cruz roja pintada en la tapadera, saco vendas, algodón y algunos frascos que parecían ser antisépticos- acércate y toma asiento -pidió la pelirroja, yulia obedeció y se sentó frente al escritorio-
La directora tomo un frasco y con el líquido de este; mojo un pedazo de algodón, se acercó a yulia quien estaba sentada frente a su escritorio y se inclinó levemente para después con prudencia limpiar las fisuras de la frente de la pelinegra que se sorprendió por tal acto.
-¿Qué fue lo que paso? -pregunto suavemente la pelirroja que parecía no perder detalle en su labor de limpiar las porciones de sangre seca que estaban escurriendo de las heridas de yulia quien la observaba con cierto recelo e incredulidad.
-no fue nada, solo fue un pequeño pleito con otra reclusa por… no le agrado y mi presencia le molesta -dijo la pelinegra sin más- ¡auch! -se quejó yulia al sentir que le presionaban la herida con brusquedad-
-¿porque me mientes? Odio que me mientan -contesto la pelirroja mirándole con seriedad, yulia sintió cierto temor al encontrarse bajo la mirada áspera de la directora-
-¿Por qué cree que le miento? -cuestiono yulia mirándole con el ceño fruncido-
-por qué lo estás haciendo -contesto la directora- y porque te conozco, no eres de las que pelean por pelear, tu violencia tiene cierto sentido, eres violenta cuando se te presiona -dijo la pelirroja presionando la herida del labio de yulia al que posaba toda su atención-
-pues esta vez me presionaron -contesto yulia sin más- ¿puedo hacerle una pregunta?
-te escucho -invito la pelirroja para que la reclusa prosiguiera-
-¿Qué fue lo que me hizo la primera vez? … en el cuello, fue tan ágil que no lo vi venir -cuestiono yulia al referirse al pinchazo que recibió de los dedos de la directora en su primera sanción, los cuales le dejaron inconsciente-
-son puntos de presión -contesto la directora que parecía muy enfocada en las heridas de su cautiva- son más poderosos que cualquier clase de golpe, que cualquier fuerza por más brutal que sea -su mirada se clavó en las pupilas de yulia a quien le pareció muy interesante el tema- es muy peligrosa en las manos equivocadas
-¿Dónde aprendió esa habilidad? -pregunto yulia curiosa-
La pelirroja sonrió.
-te diré si tú me dices como paso todo -contesto la directora al referirse a la pelea de yulia- y no intentes mentirme, porque si lo haces, te responderé con otra mentira -dijo la mujer al detenerse de la limpieza del rostro de la reclusa y la miro como si esperase de parte de esta que le contara-
Yulia le miro por unos momentos, pensativa…
-bueno, en los baños, hubo un incidente, una compañera quería usar mi regadera, yo me negué y, se puso violenta, intente no molestarme y le dije que le daría mi regadera una vez que yo terminara de ducharme -decía yulia mirando al suelo con la actitud de recordar los hechos que ella le narraba tranquilamente a la directora- se puso furiosa y me lanzo varios golpes, era muy rápida así que no pude, bloquear todos, la vencí y la puse en su lugar pero logro lastimarme, eso paso,… fue algo estúpido -dijo yulia mirando a la directora- ¿ahora me contara como aprendió los puntos de presión?
La directora mostro un gesto satisfecho, jalo una silla para sentarse frente a yulia y cruzo las piernas.
-esto no se lo he dicho a nadie, tú serás la primera persona en saberlo -dijo con seriedad la directora, yulia se inclinó levemente, sorprendiéndose a ella misma por estar atenta a lo que su interlocutora iba a decir- es una historia corta pero impactante, resulta que yo no soy de este mundo, vengo de un planeta llamado Meridian, cuyo origen es desconocido y como soy una clase de marciana poseo habilidades naturales que pueden matar hasta con el pestañeo de mis ojos a quien sea que se cruce frente a mi -concluyo la directora tocando su barbilla delicadamente y mirando a yulia, quien se quedó en silencio con cara de no comprender absolutamente nada-
-eso es una vil mentira, ¿cierto? -pregunto yulia con el absurdo colgando de su cara-
-así es -contesto serena la directora- así como la vil mentira que acabas de inventarme, recuerda que te dije, que si me mentías yo te respondería con otra mentira, así que ahí lo tienes, quieres la verdad, háblame con la verdad, no soy idiota, soy una experta leyendo el lenguaje corporal y tú eres una mentirosa bastante obvia -dijo presuntuosa-
-esa es la verdad, ¿Qué le hace creer que miento? -dijo yulia un poco enfadada-
-enserio ¿quieres saber por qué sé que mientes? -pregunto la pelirroja con tono de lógica- tu versión es una mezcla de lo que realmente paso con algo fantasioso que encubre la verdad, tus ojos están en el suelo, pareces divagar como si esperases que tu mente te de las respuestas, y estuviste jugueteando con los dedos de tus manos todo el tiempo lo cual indica nervios y duda, estabas improvisando y la naturaleza de tus golpes no son de una pelea de regaderas, fue una lucha larga e intensa… además de que, tengo testigos que te vieron escabullirte detrás de los baños y después regresaste con el rostro molido -dijo satisfecha con mirada audaz, la directora al cruzarse de brazos y recargar su espalda en el respaldo de la silla- la ignorancia no es una buena aliada, ignoras el cómo inventar una cuartada y por eso estas aquí
-¿ahora se burla de mi ignorancia? -pregunto yulia con el ceño fruncido-
-¿Cómo puedo burlarme de tu ignorancia cuando yo también soy ignorante, no me mal entiendas, Todos somos unos ignorantes, solo que algunos abusan, son adictos a la ignorancia, por eso es bueno prepararse un poco, al menos hay un poco más de luz, no me mientas, tú me cuentas que sucedió realmente tras los baños y yo te cuento el origen de mis habilidades -dijo la directora-
-me pelee con la alemana, la líder de la pandilla nazi -dijo yulia al fin-
-…continua… -expreso la pelirroja con tono crédulo-
-quería hacerle daño a una de mis amigas, ella no podía defenderse y por eso intervine -dijo yulia mirándola a los ojos-
-¿Cómo se llama tu amiga? -pregunto la directora-
Yulia se quedó pensativa, miro al suelo, sabía que, si le decía que era Ruby, su compañera de celda, no le creería, leería en sus gestos y movimientos que mentía, así que no le quedó más remedio que confesarlo.
-Esmeralda, es también amiga de Ruby mi compañera de celda -confeso yulia, mirando sus manos-
-ya veo, Esmeralda tiene suerte de tener amigas como ustedes, supongo que debe estarte muy agradecida
-eso ya no tiene importancia, estamos en una prisión, una clase de perrera, es lo más natural que pase esta clase de cosas -dijo con repugnancia la pelinegra- la violencia es el pan de cada día en este sitio.
-somos contenedores de violencia, revestidos de carne, cabello y piel -contesto la directora- recipientes que albergan luz y también oscuridad, la luz y la oscuridad nos parieron, somos una mezcla de ambas, algunos nos sentimos cómodos en la luz, otros se regocijan en la penumbra y es por eso que el mundo se encuentra tan dividido, por eso hay miseria y dolor, pues; ¿Cómo pueden convivir juntas dos fuerzas de naturalezas tan contradictorias en un mismo sitio?
-dos fuerzas -repitió yulia pensativa-
-Dos fuerzas igual de poderosas y de procederes tan diferentes, -dijo la dierctora al levantarse de repente y darle la espalda a yulia para caminar en dirección de una ventana detrás de su escritorio de donde se escurría la luz del sol- ¿Cómo podrías mezclar el agua con el fuego en las mismas cantidades, quien triunfaría? Si ambos son poderosos y destructivos cuando son inconmensurables, ¿Cómo puede convivir la bondad tan cerca de la maldad? -se cuestionó mirando a yulia desde la ventana-Dicen que la violencia engendra más violencia, pero a veces la violencia, resulta ser necesaria ¿no es así? -pregunto la pelirroja mujer mirando dudosa a yulia- si no fuese por la violencia con la que contestaste, Esmeralda no estaría a salvo ¿o sí? -cuestiono acercándose de nueva cuenta a la pelinegra que aún se encontraba sentada- Y es que; la naturaleza en sí misma es violenta, venimos a este mundo de forma violenta, con gritos, dolor y sangre, con sudoroso esfuerzo y con estruendoso llanto, pero… así como venimos al mundo de forma dolorosa, esforzada y violenta, la manera en cómo nos conciben es…tan, sublime, es deliciosa, avivada y llena de placer…-dijo en tono apasionado al sentarse nuevamente frente a la pelinegra que no le quitaba su mirada de encima- la manera de crearnos, es maravillosa y la forma en como llegamos a este mundo es grotesca y sufrida… -se quedó clavada en las pupilas de yulia quien le miraba con interés, el espasmo de la directora desapareció de repente- lo siento, he estado horas en silenciosa compañía del vacío que me da por divagar, pero… -miro a la pelinegra con la misma interrogante que cruzaba el rostro de la pelirroja- ¿crees que esas dos fuerzas, nos mantienen en equilibrio para no caer en el delirio del hedonismo ni en el abismo del masoquismo?
-¿de que serviría saberlo? de cualquier manera ya estamos en este mundo, en estas circunstancias, ¿Qué sentido tendría el filosofar? -dijo yulia en tono cansado-
-oh sí que tiene mucho sentido, el pensador tiene más opciones, el reflexionar es una forma de encontrar respuestas en el vacío, tu preguntas y el silencio te responde, conectas con la voz de Dios, y aun así, a pesar de los avances, a pesar del progreso, el hombre aún se encuentra inmerso en los problemas, pero, él es el responsable, porque se aleja del silencio, de ese reflexivo vacío que te da las respuestas que buscas -dijo la directora con convicción- habla con el silencio, eleva oraciones y confía, la voz de Dios suena en el silencio, el silencio es el manto con el que se cubre la paz, solo… -puso su dedo índice sobre sus labios -quédate en silencio y hallaras la verdad
-¿la verdad? ¿Qué clase de verdad? -cuestiono yulia-
-la verdad a lo que sea que te preguntes -contesto la directora-
-mi pregunta es, ¿Por qué hay tanta ira? ¿Por qué la fuerza se les da a aquellos que quieren infringir dolor? ¿Por qué no hay justicia de verdad? ¿Por qué los inocentes son quienes más sufren? ¿Por qué tendría sentido vivir cuando no existe un sentido? -cuestiono yulia con amargo semblante-
-¿quieres saber por qué? Solo guarda… silencio, y escucha, solo… guarda silencio -dijo la pelirroja con la mirada clavada en sus ojos- no te dejes abrumar por las imágenes, por los eventos, por el ruido o las personas, cálmate, respira y escucha…
-¿Cómo aprendió todo lo que sabe?, ¿fue el silencio quien le dio las respuestas? Ya le he dicho la verdad, ahora usted me debe la verdad -dijo yulia seria-
-cierto, ¿quieres saber cómo aprendí los puntos de presión?, es una larga historia -dijo con cierto aire de tristeza- tuve un gran mentor, él era mi abuelo, aunque su sangre no era la misma que corría por mis venas, él era mi abuelo, se llamaba Jo yashida, era japonés, él crio y educo a mi madre como su hija, cuando ella no tenía a nadie más, ella perdió a sus padres y Jo la cobijo y la cuido como se cuida a un hijo amado, él me enseño muchas cosas, tantas, una de ellas, los puntos de presión cuya finalidad es, sedar el dolor, mitigarlo -los verdes iris tras las limpias lentillas se encontraban perdidos en sus recuerdos, yulia le observaba con mucha atención-
-mitigar el dolor -dijo yulia pensativa-
-sí, esa es su finalidad, pero como toda invención o descubrimiento que se busca para mejorar la vida, hay quienes lo utilizan para matar y hacer daño -dijo la pelirroja-
-en uno de sus poemas, sor Juana Inés de la cruz dijo; “que culpa tiene el acero del mal uso de la mano”, creo que quienes hacemos de esta vida un verdadero infierno somos nosotros -dijo yulia pensativa-
-lo has comprendido -exclamo la pelirroja ansiosa- ahora nos encontramos inmersas en la misma forma de percibir una versión de lo que nosotros vemos como la verdad, yulia, eres alguien con un gran potencial mal dirigido -las manos de la directora tocaron los antebrazos de yulia quien se estremeció levemente, los dedos pulgares se hundían suavemente en las articulaciones del codo de yulia quien sentía cierta sensación de bienestar con el tacto de la pelirroja mujer quien le miraba profundamente- eres muy peculiar y el ser peculiar es una bendición, que lastima que se nos haya acabado el tiempo -sus ojos se empezaron a sentir pesados, sentía un bienestar que le traía paz a su cuerpo, yulia poco a poco estaba siendo vencida por un pesado y cansado sueño, los pulgares de la directora se hundía más y más hasta que el sueño le venció y todo se volvió inconciencia, una inconsciencia cargada de paz y consuelo-
"el que espera con prudencia sera recompensado en el momento apropiado"
"ahora la espera ha terminado presten su atencion a una leyenda"

corsca45
Mensajes: 1353
Registrado: Sab 15 Mar 2008 20:18
Ubicación: GUANAJUATO MEXICO

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por corsca45 » Mar 23 May 2017 00:38

Hola esta muy interesante tu fic icon_e_biggrin ojalá continúes pronto

Avatar de Usuario
RAC
Mensajes: 149
Registrado: Mar 10 Mar 2009 18:10
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por RAC » Jue 25 May 2017 22:24

-<<Mis orígenes son sencillos… mi presente, complicado, mi futuro… incierto. –
Nací en un pueblo cuyo nombre figura en un mapa; como un microorganismo figura en un cuerpo humano, es tan pequeño que no vale la pena si quiera nombrarlo, un pueblo donde la ignorancia es la más popular entre sus habitantes, donde el vicio es el alma de la meta de los hombres y donde el crimen es tan común como el árido y caluroso clima de este lugar polvoriento, nací en este sitio, me crie bajo sus reglas, pero nunca he estado de acuerdo con ellas, no me siento parte de este pueblo…>>
-¡yulia, es hora de comer! -le grito una mujer entrada en años a una joven que se encontraba sentada frente a un ordenador dentro de un rustico cuarto-… ¿Qué tanto haces ahí en ese aparato? -pregunto la mujer a la joven quien ahora se acomodaba frente al comedor-
-he descargado algunos libros de la red, hay tanto que aprender, que me encantaría vivir por lo menos diez vidas para aprender al menos un 10% de todo lo que el mundo nos quiere enseñar -contesto yulia con tono insatisfecho-
-no deberías leer tanto por esa computadora, te dañaras la vista -comento su madre colocando un plato con una especie de caldo color rojo-
-prefiero dañarme la vista leyendo igual que Borges y no el hígado bebiendo como toda la gente de aquí -dijo la morena molesta-
-odias este lugar ¿Por qué? -pregunto su madre mirándola con cierta tristeza-
-odio todo en este lugar, incluso su terrible clima, la gente parece no tener ambición aquí, y si tú tienes, se burlan de ti, estúpidos ignorantes -renegó la pelinegra con hastió-
-yulia ya basta, deberías dar gracias por el plato de comida que te llevaras a la boca ahora, en lugar de estar quejándote de todo-dijo su madre con el ceño fruncido-
La pelinegra se quedó en silencio y se dedicó a comer, cuando termino, se levantó y lavo su plato para después salir a la calle.
-no llegues tarde -le advirtió su madre antes de verle desaparecer en la entrada de la puerta-
Vago por las desérticas calles cuyo aire ardiente desprendía con ligereza la tierra cubriendo la atmosfera de un manto de polvo, parecido a un desierto sin dunas, y con más vegetación, la civilización era anémica, había comercios en el centro del pueblo, yulia cubría su cabeza con una gorra y su cara con una playera extra que se llevaba; siempre que salía para protegerse de la inclemencia del clima y la tierra.
<<Era un pueblo remoto, y me sentía como una hormiga que solo conoce el agujero escondido bajo la tierra donde vive, insignificante e insoportable, el aire que corría arañaba mi piel, quemaba aún más que el mismo sol, la gente desconfiaba de todos, era fácil hacer daño y tan difícil entablar una conversación interesante. >>
-hola Vladimir -saludo la pelinegra quitándose el trapo de la cabeza-
-que hay Volkova, pareces un árabe con ese turbante -respondió el individuo burlándose y señalando la playera que yulia se quitaba de la cabeza y del rostro-
-solo así evito tragarme el polvo que la tierra desprende del suelo y evito que el aire me pele el rostro -contesto la pelinegra quien estaba roja de la piel por la inclemencia del clima- ¿Qué hay de nuevo?
-nada, lo de siempre, mas crímenes, más violencia, ayer asesinaron a dos tipos que supuestamente eran asesinos, eran dos viejos que con la mirada te intimidaban
-¿tú los conocías? -pregunto la pelinegra-
-venían a comprar periódicos y una que otra revista -respondió el joven-
-¿tienes lo que te pedí? -pregunto yulia en un tono desesperado por la calor y cambiando el tema, sin duda eran temas que a ella ya la tenían fastidiada-
-me costó conseguirlo, -dijo el chico sacando de una mochila, un libro azul oscuro y de tapa dura y se lo entrego a yulia quien a cambio le entrego un par de billetes doblados-
-gracias amigo -dijo agradecida la pelinegra- debo ser la única que te hace esta clase de encargos ¿no? -pregunto Yulia abriendo el libro-
-pues tú y otra chica, que a menudo viene, por material similar, a la gente le gusta el amarillismo Volkova, la gente no quiere saber nada de Esopo, Aristóteles, Benjamín Franklin… -el chico se quedó pensativo por un momento- ¿a quién más lees? -le pregunto a yulia-
-Oscar Wilde, William Shakespeare, Octavio Paz, Amado Nervo, Viktor Frankl, James Allen, Dale Carnegie, Napoleón Hill, Patricia Highsmith, Robert Lois Stevenson, Madre Teresa, Sor Juana Inés de la Cruz, Robert T. Kiyosaki, Og Mandino…
-si si ya paralé, me vas a marear, un día de estos quedaras más loca de lo que ya estas, créeme, leer mucho también es malo -dijo Vladimir serio-
La carcajada de Yulia no se hizo esperar.
-¿Qué es tan gracioso? -pregunto el joven molesto-
-nada, olvídalo amigo, eres un poco, olvídalo, no tiene caso -contesto la pelinegra con serenidad- gracias por conseguirme lo que te pido, de verdad -dijo yulia con sincera gratitud-
-cuando quieras -respondió el joven con una complacida sonrisa-
-bueno, debo irme, tengo cosas que hacer -comento yulia observando el libro-
-¡pero si acabas de llegar! -exclamo su amigo-
-enserio debo irme, me quedaría, pero prácticamente vine solo por el libro -respondió yulia arrugando el rostro por la incomodidad- te veré luego ¿está bien?
-ya que, no puedo detenerte de todos modos -yulia solo sonrió y se despidió del chico-
Cubrió su rostro y se dirigió de regreso a su casa.
<<Siempre me sentía aislada del mundo, dentro de mis propios pensamientos, era una manera de poder salir de ese terrible lugar, no encajaba con nada, en casa; cuando no iba a la escuela, no salía de mi cuarto, me escondía del sol, del polvo, la gente, el horrible calor, me escondía de la realidad. Mi mundo interior lo conocía perfectamente, sabía quién era yo, sabía lo que quería de la vida, las horas de soledad me sirvieron para conocer al individuo más desconocido de mi vida, aquella persona con la que nacemos y que por el sonido y el estrepito del ir y venir de la gente y todas las cosas que rompen la débil voz de la paz, nunca llegamos a conocer, nunca logramos conectar con nuestro yo interno, ese individuo capaz de formar una alianza con nosotros para conversar, para reflexionar, para poder entender muchas de las cosas que nos ocurren en nuestro peregrinar en la vida, yo si le conocía, conocía cada detalle de mí misma, conocía mis debilidades y también mis fortalezas, los libros eran una grandiosa guía para desarrollar mi carácter, para poder sobrevivir en ese hostil lugar, descubrí que había cinco cosas que tenía que fortalecer en mí, para poder convertirme en un ser humano pleno, en un ser humano más integral según mis estudios, según lo que había aprendido de muchos libros, había cinco partes que debía desarrollar para ser alguien al menos distinto a los demás, mi parte mental; que era la calidad de mis pensamientos, cada pensamiento se proyecta en la realidad tarde o temprano según algunos autores y lo que eres por dentro serás por fuera.
Mi parte espiritual, aquella que no fomentas con el simple hecho de asistir a una iglesia, era una comunión con la vida, la búsqueda de la paz, el respeto y el amor a la naturaleza misma y a sus manifestaciones, el respeto a la integridad de cada persona, el respeto por la tranquila voz de Dios, el silencio, la meditación y reflexión constante, en términos cortos; la comunión con Dios.
Mi parte emocional, aquella que abraza al corazón con los sentimientos equilibrados y sanos que como tejidos protegen su identidad, mi parte física; la salud de mi cuerpo y mis funciones corporales, el ejercicio y la buena alimentación e hidratación, el valioso arte de la respiración consiente.
Mi parte financiera, que en definitiva era la que más me importaba ya que según yo; de ella dependía salir de ese agujero al que yo ya había bautizado como un abismo, el conocer la buena administración, el ahorro y la inversión, sin duda era algo complicado y confuso al principio, pero para mí representaba una esperanza, no me conformaba con esa vida, no quería ser mediocre, no quería ser como el resto, tenía esperanza, ilusiones, tenía sin duda grandes sueños, respaldados por una profunda fe, quería ser fuerte, física, emocional, mental, espiritual y financieramente, quería ser como esas mujeres, como esos hombres que retaron al mundo y le hicieron cambios según su razón, cambios que beneficiaron a mucha gente, cambios que el mismo mundo reclamaba, Arquímedes dijo una vez; “dadme una palanca, un punto de apoyo y moveré al mundo” sin duda así pensaba yo, solo pedía una oportunidad, creía firmemente que la obtendría que la alcanzaría, … que se me daría, pero como bien lo dijo Henry Miller; “los soñadores sueñan del cuerpo para arriba con los cuerpos firmemente atados a una silla eléctrica”…
-yulia, ¿estás ahí? -toco su madre tras la puerta de su cuarto- ábreme por favor, ¿Qué estás haciendo? -grito la mujer insistente quien preparaba el puño para volver a golpear la puerta, pero antes de hacer dicho acto la puerta se abrió para dejar ver a una joven sudorosa y roja en ropa interior- ¿Qué tanto haces ahí adentro? -pregunto su madre mirándole de pies a cabeza- y ¿Por qué estas tan sudada? -yulia le dio la espalda dejando la puerta abierta para dejar entrar a su madre quien miraba alrededor- desde ¿Cuándo tienes esas cosas? -pregunto su madre apuntando unas mancuernas las cuales yulia tomo del suelo al agacharse-
-son pesas mama, son pesas de seis kilos y sirven para hacer ejercicio y ganar fuerza -explico yulia, haciendo levantamientos con su brazo derecho-
-¿y tú para que quieres hacer ejercicio y ganar fuerza? -cuestiono su madre perturbada-
-por muchos motivos, por salud, estética, retroceso en el envejecimiento celular, desintoxicación etc, etc, etc. -dijo yulia mostrando un esfuerzo en sus gestos al levantar el peso- los griegos divinizaban las bellas formas musculares en los hombres tanto era su admiración que los inmortalizaban en mármol -comento entrecortadamente la pelinegra con un toque de inspiración-
-tú lo has dicho, los hombres, ¡tú eres mujer! -exclamo su madre con los puños sobre sus caderas- la mujer no nació para esa clase de cosas porque no tiene la condición de un hombre
-¿y quién dijo eso?, ¿acaso no has escuchado de las amazonas, Juana de arco? -pregunto yulia-
-no, y creo que todas esas fulanas no tenían una madre que se preocupara por su integridad física
-mama deja de pensar esas cosas, solo son paradigmas, credos impuestos por nuestros ancestros -aseguro la pelinegra-
-tu estas loca -suspiro su madre-
- y yo a ti te amo -contesto la joven con una sonrisa al ver a su madre salir rendida de su cuarto-
<<los meses pasaban y yo fortalecía mi cuerpo, mi mente y mi espíritu, el ejercicio vigoroso al que sometía a mi cuerpo era tan fuerte y desagradable que muchos hombres que tenían mi edad le daban la vuelta, el kenpo cardio y el boxeo eran mis áreas de entrenamiento favoritas, el fitness aunque era repetitivo, me ayudaba a ganar masa muscular, poco a poco logre tener la fuerza de un hombre de mi edad, podía hacer actividades masculinas mejor que un chico, mi complexión incluso era más robusta que la de un chico de mi edad, mi abdomen se marcaban a la perfeccion, los laterales, los oblicuos, los piramidales, los rectos, me sentía mejor que el David de Miguel Ángel, me sentía libre en mi propio cuerpo, ligera, fuerte y saludable, mi mente se nutría con cada libro que llegaba a mis manos, mi mente se expresaba cuando meditaba, trataba de conectar con esa fuente universal a la que llaman Dios, a veces no era sencillo, puesto que los vecinos eran ruidosos y sus casas más que hogares parecían cantinas, con sonido de música vulgar y sin ninguna clase de significado, lo que hacía que mi paciencia se tentara a quebrarse, los crímenes parecían no tener descanso, había grupos de pandillas que te golpeaban sin más, en medio de la calle, a los negocios como el de mi amigo Vladimir exigían dinero cada cierto periodo para dejarle trabajar en paz, era un caos grande en un pueblo tan pequeño, fui descubriendo poco a poco cual era la causa de tal desventura en mi pueblo, y me daba tristeza no poder cambiar la situación, era un grano de arena que trataba de germinar conocimiento en medio de arena infecunda, me sentía sola, cada vez que aprendía algo nuevo y distinto me sentía más y más diferente, más y más alejada, más y más solitaria…>>
-¡hola volkova! -saludo Vladimir al verle entrar en su local de revistas- ¡mira te presento a Anna! Ella es casi igual que tú, le encanta leer y todas esas cosas raras que tú haces -comento Vladimir risueño al presentarle a yulia a una hermosa joven de piel morena, cabello largo y lacio que le miraba con cierto interés y con una sonrisa sin duda contagiada por el buen humor de Vladimir- ella es Volkova -dijo el chico dirigiéndose a Anna- mi amiga Yulia, es rara en todos los sentidos, para empezar su apariencia que no es nada parecida al de una chica -dijo Vladimir con una sonrisa-
-gracias Vlad por esa tan; única y halagadora presentación -dijo yulia con una sonrisa cargada de sarcasmo-
-mucho gusto yulia -dijo la joven con una gran sonrisa extendiendo su mano, la cual yulia estrecho con delicadeza-
-el gusto es mío -contesto yulia sonriendo-
-eres muy alta-comento Anna quien miraba hacia arriba para ver a yulia a la cara- incluso más alta que Vladimir -dijo mirando de reojo al mencionado-
-es que soy poco común -contesto yulia con un tono divertido-
-eso suena muy interesante -contesto Anna sonriendo- ¿y qué es lo que lees? -pregunto la morena señalando un libro que yulia traía en mano-
-“El precio de la sal” de Patricia Highsmith -respondió yulia mostrándole el libro- es mi lectura ligera-
-de entretenimiento -confirmo Anna mirándola como si entendiera, Vladimir miraba a una para después ver a la otra con cara de no comprender-
-así es, -sonrió yulia- es mejor que ver la televisión- a menos que sean películas arrancadas de estas grandes obras -dijo la pelinegra mostrando el libro-
-como “Carol” -contesto Anna con una viveza en sus ojos- esa película me encanta, aunque difiere mucho de tu libro-
-¡¿de verdad?! ¡¿ya lo leíste?! ¡¿Y viste la película?! -pregunto yulia entusiasmada-
-he visto y leído la historia como siete veces y francamente ambas son una…
-obra de arte -dijo yulia sin dejarla terminar-
-¡si! -contesto Anna- es una historia tan reveladora para el tiempo en el que se escribió, que francamente Todd Haynes fue un genio en darle vida a esa historia -dijo la morena con pasión-es tan… romántica… tan inspiradora, es tan artística
-y poco común -dijo yulia-
-como tu -dijo Anna mirándole de manera especial-
Vladimir solo las miraba sin saber absolutamente nada.
Amabas sonreían.
-oigan porque mejor no se van a dar una vuelta al parque, aquí solo dan mal aspecto, no lo digo por ti Anna sino por esta -dijo Vladimir mirando a yulia con recelo- sus platicas siempre son extrañas -dijo el muchacho mirando con desconfianza a yulia-
-tranquilo Vlad, no te molestes, es solo que son conversaciones que giran sobre intereses de yulia y míos, intereses que son por completo ajenos a ti y a toda esta región -comento Anna sonriendo divertida-
Ambas rieron más aun, por el gesto estrujado del chico que parecía no entender nada aun y que lo único que entendía era que entre Yulia y Anna existía una fuerte conexión sin siquiera conocerse bien.
-¿y que compositor de música clásica es tu favorito? -pregunto yulia sentada en una jardinera que formaba parte de un pequeño parque-
-los que más me gustan son Ludwig Van Beethoven y Wolfgang Amadeus Mozart -contesto Anna sonriente sentada frente a yulia-
-¿qué composiciones de ellos son tus favoritas? -pregunto yulia complacida-
-la mayoría, pero las que más me llegan directo a mis sentidos es “silencio”, “para Elisa”, “sonata claro de luna”, “himno de la alegría”, “la novena sinfonía” de Beethoven, de Mozart; “sinfonía No 40”, “Requiem”, “Lacrimosa”, “Don Govanni” -suspiro la joven inspirada- y la lista sigue y sigue-
-a mí también me encanta Mozart y Beethoven -contesto yulia-
-¿y quién más? -pregunto Anna posando toda su atención el Yulia-
-pues a mí me encanta más el violín solo, por eso escucho más a Vivaldi y Paganini, de Vivaldi me encanta “las cuatro estaciones”, “Gloria”, “credo”, “vieni vieni o mio diletto” de Paganini; “capricho no 24”, “la Campanella”, “capricho 16 y 14” y como tú dices, y la lista sigue y sigue
Ambas rieron.
-¿te gusta la opera? -pregunto Anna-
-sí, pero no me he profundizado en ese sentido, me gusta Luciano Pavarotti, Andrea Bocelli, los tres tenores o algo así -dijo yulia guiñando un ojo como si se apenara por no recordar-
<<había encontrado a alguien parecido a mí, con quien podía hablar de lo que a mi realmente me interesaba, era un angel dotado de belleza en todos los sentidos, sabia de arte, tenía sueños, metas, quería crecer, convertirse en alguien diferente, en alguien que impulsara el cambio, un cambio que reclamaba una sociedad más edificada, mas ilustrada, compartíamos los mismos sueños. Mi parte emocional estaba cubierta, Anna se convirtió en alguien importante para mí, ella era especial, era inteligente, soñadora, era a quien después de mi madre, yo mas amaba>>
"el que espera con prudencia sera recompensado en el momento apropiado"
"ahora la espera ha terminado presten su atencion a una leyenda"

Avatar de Usuario
RAC
Mensajes: 149
Registrado: Mar 10 Mar 2009 18:10
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por RAC » Mié 31 May 2017 19:38

-te amo -escucho la voz de Anna en sus oídos-
-te amo -contesto yulia en un tono semidormido-
-yo también hermana, pero no te prometo otra cosa -se escuchó la voz de Ruby a quien yulia al abrir los ojos miro su borrosa imagen que poco a poco se fue esclareciendo-
-¡Dios! -exclamo yulia en tono adolorido al enderezarse- ¿Qué rayos paso? -pregunto aturdida-
-eso quisiera saber yo -contesto Ruby mirándole recelosa- ya me preocupaste
-¿Por qué? ¿Dónde estoy? -mirando a su alrededor- estaba con la directora y después me dormí y me sumergí en mis recuerdos-
-¿Qué te hizo esta vez esa mujer? ¡te trajeron arrastrando ayer por la noche y hasta ahora despertaste! -exclamo perturbada Ruby-
-¿anoche? -pregunto yulia confundida- ¿Cuánto tiempo estuve inconsciente? -pregunto la pelinegra haciendo una mueca de modorra que la debilitaba- tengo sed -dijo con la boca muy seca-
-estuviste prácticamente doce horas durmiendo -contesto preocupada su compañera- toma -le dio una botella de agua- la guardé de la hora de la comida, creí que estabas muerta o agonizando -dijo Ruby arrugando el gesto-
Yulia tomaba agua con desespero, tenía bastante sed, como si hubiese caminado por una clase de desierto, como el desierto de su pueblo.
-debes estar hambrienta -dijo la rubia y saco un emparedado envuelto en una servilleta debajo de la almohada gris de su camastro- toma, me la robé de la bandeja de Cindy -se rio como si estuviera divertida por su maldad, advertí que despertarías con hambre y la traje si es que despertabas
-gracias Ruby, eres una gran amiga, eres como una hermana -dijo yulia sonriendo agradecida-
-es lo menos que puedo hacer por alguien que me ha salvado el trasero varias veces aquí, por eso te quiero, eres mejor que una hermana -dijo Ruby guiñándole el ojo-
Yulia se quedó pensativa con la mirada fija en un punto incierto, la tristeza pinto sus pupilas.
-¿oye y que tanto soñabas? -pregunto curiosa su compañera- te estuve observando y hacías gestos como si estuvieses en una clase de sueño, pronunciabas cosas que en su mayoría no logre comprender
-mis sueños me regresaron a mi vida pasada -comento yulia afectada- lo que era, lo que quería, lo que viví antes de llegar aquí -dijo en tono decepcionado-
-nunca me has platicado tu historia, solo el hecho de que mataste a un tipo y ya -menciono la rubia mirándola fijamente-
-nunca me ha interesado contarle mi vida a nadie, todo este tiempo he tratado de seguir andando por la vida, persistiendo, luchando, tratando de entender lo que sucede a mi alrededor, tratando de superarme a mí misma, tratando de… -suspiro yulia y se recargo en la pared donde su camastro estaba pegado- no tiene mucho caso, he tratado de no volver al pasado, he aprendido que, quien vive del pasado nunca sale adelante, nunca vive el presente y ni siquiera se hace una idea de cómo será el futuro porque nunca lo planea… sin embargo, desde que llegue aquí, no pienso en ninguna de las tres facetas del tiempo, ni en el pasado, ni en el presente y mucho menos en el futuro, me han enterrado en vida en este lugar, he vivido sedada, esa mujer tenía razón,… he vivido rendida
-¿esa mujer? ¿Qué mujer? -pregunto Ruby-
-ella … ni siquiera se su nombre -dijo yulia pensativa- hablo de la directora – Ruby pareció retroceder asustada-
-no menciones esa bruja, es peor que una vacante como las que me contaste en la historia del dios del vino, ¿cómo se llama? …Baco -dijo Ruby tronando los dedos como si lo hubiese adivinado-
-la directora no es tan mala -dijo yulia tranquila-
-¡¿Cómo te atreves a decir semejante blasfemia?! -contesto Ruby perturbada- si sigues visitándola ¡te volverás loca igual que Megan! -aseguro Ruby con expectación-
-¿Cómo sabes que fue la directora? Ella no es como la describes -dijo Yulia-
-¡incluso la defiendes! -expreso ofuscada la rubia- ¡estas cayendo en sus garras, lo mismo paso con Megan!
-¡ya basta! ¡La loca eres tú! -dijo yulia enfadada-
-te demostrare que tengo razón, mañana te llevare a ver a Megan y te desengañaras tu misma Volkova
Yulia solo negó con la cabeza, la jaqueca la estaba matando, sus tripas se removían aún tenía hambre, quería saber más, sobre lo que la directora le conto, los puntos de presión y todo lo que esa mujer sabía, desde que había llegado al reclusorio, su interés por aprender cosas nuevas parecía marchitarse y ya no le importaba, pero desde que había conocido a esa mujer a la que todo el mundo en la prisión temía; su interés volvió a resurgir en ella.
-¿tienes más comida? -le pregunto a Ruby quien sonrió-
-no, pero dame unos minutos y conseguiré mas -dijo la Rubia levantándose de su camastro y se acercó a los barrotes de la celda- ¡oye shelby! ¡ven aquí amor! -grito Ruby, de entre las sombras emergió una mujer de uniforme algo obesa y se acercó a Ruby quien tenía el rostro entre los barrotes-
-¿Qué es lo que quieres Parker? Deja de hacer escandalo -exclamo la oficial-
-vamos, sabes que no puedo dejar de pensar en ti amor -dijo Ruby haciendo sonreír a la mujer, yulia solo las observaba en silencio-
-¿Qué es lo que quieres esta vez? Porque siempre me buscas cuando quieres algo -dijo la oficial mirando con interés a Ruby-
-no siempre, además solo trato de buscar alguna excusa para poder hablar contigo, no me culpes por enamorarme de ti, no me importa si me golpeas, solo te pido que no me prohíbas verte y hablarte, escuchar tu bella y delicada voz nena -dijo Ruby en tono apasionado, yulia alzo ambas cejas un tanto sorprendida y tratando de disimular su sonrisa-
-eres una dramática Parker, y sabes usar las palabras, aunque eres una desgraciada, siempre logras tenerme -dijo la mujer sonriente y agarrándose de los barrotes para estar más cerca de Ruby-
-tu eres la que me tienes, eres muy irresistible para mí -dijo Ruby- me gustaría que fueras tú la que nos vigile siempre
-lo dices porque siempre soy indulgente contigo -aseguro Shelby-
-claro que no, nunca has sido indulgente, siempre has sido mala conmigo -dijo Ruby haciendo un puchero- y yo que me muero de amor por ti
-cállate Parker -dijo sonrojada la oficial- dime que es lo que quieres debo hacer mi ronda-
-mi amiga, Volkova, sabes, la directora le ha agarrado últimamente, no sé qué pasa, siempre la regresa como muñeca de trapo, no sé qué rayos le hace en su oficina
-tú no te metas en eso Parker -dijo seria la oficial con la mirada endurecida- ella es el nuevo juguete de la directora, no te entrometas no quiero que te suceda nada malo -dijo la mujer con semblante preocupado en medio de un susurro, Ruby mostro un semblante serio-
-¿y porque no? -pregunto Ruby- ¿acaso esa mujer esconde algo? ¿Qué es lo que pretende con Yulia?
-por tu bien Parker, mantente alejada de ella -dijo la mujer con severidad-
-como rayos me voy alejar si estamos en la misma celda, además me estás hablando que me aleje de mi hermana querida -dijo Ruby ofendida-
-sabes lo que paso con Megan, ¿quieres acabar igual que ella o peor? -cuestiono en un tono de advertencia la oficial-
Ruby miro tras ella con el rostro preocupado, a Yulia quien les miraba sentada en el camastro, regreso su vista a Shelby esta vez ya no bromeo
-¿puedes conseguirnos un poco de comida? no ha probado bocado desde que la regresaron a la celda sabes a lo que me refiero -comento Ruby en susurro-
La oficial miro de reojo a la pelinegra para después mirar con seriedad a Ruby quien le mostro una mirada un tanto suplicante.
-vamos, y te querré más que ayer -dijo Ruby con una sonrisa-
La mujer le dedico una mirada como si le advirtiera.
-veré que puedo hacer -y se alejó-
Ruby se giró y se acercó a su compañera con una sonrisa.
-ya está arreglado -nos traerá comida-
-¿Qué rayos fue eso? -pregunto Yulia señalando en dirección de los barrotes-
-¿Qué cosa? -pregunto Ruby confundida-
-no estaba enterada de tu romance -dijo Yulia sonriendo-
Ruby se echó a reír
-solo es juego, veras aquí adentro soy un haz del amor -dijo Ruby-
-¿así? -pregunto yulia como si se sorprendiera-
-oh si, las mujeres se enciman como si fuesen abejas en mermelada de fresa -dijo Ruby sobándose a ella misma, provocando que Yulia se riera-
-¿mermelada de fresa? ¿Por qué no de otro sabor? -pregunto yulia siguiéndole el juego-
-porque me gusta la mermelada de fresa ¿a ti no? -pregunto la rubia riéndose-
Ambas reían, era uno de los pocos momentos gratos que tenía yulia en prisión-
-oye -menciono Ruby dejando de reír- enserio, trata de no meterte en mas líos
-¿tú me aconsejas que no me meta en problemas? -pregunto yulia con sarcasmo-
-oye está bien que de vez en cuando le rompas la cara a alguna de nosotras o algún policía, pero, meterse con ese horrible ser, ya no es bueno ¿créeme? -dijo Ruby tragando saliva-
-¿Por qué le tienen tanto miedo a la directora? -pregunto yulia incrédula- ni siquiera la conoces
-y no quiero conocerla -dijo Ruby con convicción-
-créeme te encantaría conocerle -dijo Yulia con mirada picara-
-no gracias, estoy feliz estando consciente de poder controlar mis miembros por mí misma y no te ofendas, pero me gusta estar consciente a menos que este dormida -dijo Ruby cruzándose de brazos-
-eso se escuchó feo -menciono dolida Yulia-
-es enserio Volkova, tu no llevas mucho tiempo aquí así que no conoces las cosas en este lugar deberías tener cuidado, aquí las cosas no son como parecen -dijo Ruby-
Yulia se quedó en silencio.
"el que espera con prudencia sera recompensado en el momento apropiado"
"ahora la espera ha terminado presten su atencion a una leyenda"

Avatar de Usuario
RAC
Mensajes: 149
Registrado: Mar 10 Mar 2009 18:10
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por RAC » Lun 26 Jun 2017 21:40

Una chica de cabello largo y alborotado, de pálida piel y ojos desorbitados, se encontraba sentada sobre el suelo, en una esquina de la celda, susurrando cosas para ella misma, parecía hablarles a sus manos, desvariaba por completo y cualquiera que le viera, pensaría que sería mejor tenerle en un centro de atención de esquizofrénicos en lugar de una prisión.
-ella es Megan el simio obsoleto de esa mal nacida -dijo Ruby a yulia que miraba con atención a la mujer agazapada contra la pared- dicen que la llevaran a un manicomio, la semana entrante… al menos eso dicen y todo por culpa de la directora -dijo con voz temblorosa la rubia-
-¿desde cuándo se puso así? -pregunto yulia sin despegar la mirada en la desquiciada reclusa-
-ya te lo dije, -insistió Ruby- desde que empezó a frecuentar a esa mujer! -exclamo en un susurro-
-¿estas segura? Porque si te soy franca; no me creo que la directora tenga algo que ver con esto -confeso escéptica la pelinegra tratando de acercarse a Megan, pues su celda estaba abierta, Shelby quien fue convencida por Ruby les dio acceso a ellas para que conocieran a la alucinada reclusa-
-¡¿acaso juegas?! -exclamo en murmullo Ruby- ¡¿te estoy mostrando evidencia y ni así me crees?! ¡mírala! ¡esta desquiciada! ¡ella no era así!! ¡¡ella era como tú y como yo, normal y muy cuerda!! -los susurros exasperados de la rubia se hacían cada vez más fuertes, en tanto yulia se puso en cuclillas para estar a la altura de Megan quien no dejaba de susurras cosas que parecían sin sentido-
-¿que es lo que dice? -pregunto dudosa yulia-
-está loca, ¿para que quieres saber que es lo que dice? -pregunto Ruby arrugando el gesto parada detrás de ella-
Yulia se acercó más y sus ojos se encontraron con las pupilas perdidas de Megan…
-Elena, ¿sabes dónde está Elena? -pregunto de repente Megan mirándola-
-¿Quién es Elena? -pregunto la pelinegra mirando aun a la demente mujer-
-¿Dónde está ella? Necesito verla, necesito estar a su lado, la amo, Elena… Elena, ¡Elena donde estas! -grito fuertemente Megan asustando levemente a yulia-
-¡Ay Virgen de la macarena! -grito asustada Ruby retrocediendo- ya vámonos, ya me dio miedo -dijo la rubia tratando de convencer a yulia-
-¿Quién es Elena? -pregunto yulia a Megan-
-ella es mi prometida -respondió la mujer mirando a otro lugar- ella me ama y pronto nos casaremos -empezó a reír- ella es muy lista
-¿conoces a la directora? Una mujer alta y pelirroja -cuestiono yulia, tranquila-
Megan le miro directamente a sus ojos, en sus pupilas yulia leyó el miedo, la angustia y el desprecio, era una mirada repulsiva, era como una máscara de horrible faz, su gesto desfigurado le arranco la tranquilidad a yulia.
-la directora… -dijo con voz áspera- ¡la directora!
Empezó a gritar, como si de ella surgieran gritos de horrible temor, como si yulia hubiese nombrado el nombre de un ser al que Megan temía y horrorizaba.
-¡¿Qué rayos hacen?! -grito shelby perturbada asomándose a la celda, en tanto Megan no dejaba de gritar horrorizada- ¡salgan ya! ¡O se meterán en problemas! -grito la oficial abriendo la puerta para dejar salir a ambas, después cerro tras ella mirando a su alrededor, para después mirar a Megan quien parecía cubrirse desesperada los oídos y retorcerse en el suelo.
-¡silencio reclusa! -grito shelby en un intento de callar a Megan-
Yulia miraba sorprendida detrás de los barrotes a la desvariada mujer. ¿Sería posible? Se pregunto así misma. ¿sería verdad que la Megan que vio era creación de la directora? Tenía que averiguarlo aún, cuando su integridad mental estuviese peligrando.
"el que espera con prudencia sera recompensado en el momento apropiado"
"ahora la espera ha terminado presten su atencion a una leyenda"

Avatar de Usuario
RAC
Mensajes: 149
Registrado: Mar 10 Mar 2009 18:10
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por RAC » Dom 02 Jul 2017 23:04

-¿Dónde está? ¡¿Dónde está?! ¡contesta! -grito yulia estrujando el cuello de la camisa de Vladimir y pegándolo contra la pared-
-¡no lo sé! ¡vino su padre… su padrastro! ¡se la llevo a jalones! -dijo Vladimir algo desesperado-
-¿A dónde? -pregunto yulia angustiada- ¡dime a donde! -exigió zarandeando a su amigo-
-no lo sé, ¡a su casa tal vez yo que cojones voy a saber! -gimo el chico con impaciencia-
-¿sabes dónde vive? -cuestiono la pelinegra desesperada-
-¡si si! ¡¿para que quieres saber?! -interrogo el chico tratando de quitarse las fuertes manos de yulia- ¡por Dios eres bastante fuerte! -chillo Vladimir-
-¡ese hombre es peligroso Vladimir! -aseguro angustiada -¡por favor Dime! ¡¿Dónde viven?!
-¡¿que acaso Anna no te lo dijo?! -cuestiono incrédulo en medio de su esforzada e incómoda posición-
-¡¡no me lo dijo, no me lo dijo, dímelo tu ahora!! -exigió enfurecida-
-¡¡está bien está bien!! ¡Es la avenida de Mussolini numero 7! -exclamó Vladimir-
Yulia lo soltó y salió corriendo con apresuramiento dejando a su amigo perplejo y adolorido.
Sus ojos se abrieron, era de día, estaba lloviendo afuera, lo noto por el ruido de los truenos y el caer de la lluvia, extraño la sensación que se siente, la brisa de la lluvia sobre su piel, respirarla, extraño su libertad.
-quiero ver a la directora -le dijo a uno de los guardias, este solo la ignoro no sin antes acusarla de lunática y advertirle de que no siguiera buscando problemas-
Yulia estaba llena de curiosidad, quería saber exactamente quien era realmente la directora, extrañamente quería saber todo de ella, era una mujer intrigante y lo que le habían contado y al conocer a Megan, su curiosidad aumento, en el fondo ella no lo creía, pensaba que solo era un desequilibrio mental que la reclusa ya traía desde afuera y que solo fue simple coincidencia el hecho de que sus citas con la directora fueran -las que toda la cárcel, creyese- las causantes de su locura.
Por otro lado, no conocía bien a la mujer que se sentaba detrás del imponente escritorio metálico, ni siquiera conocía su nombre así que eso la colocaba en el foco de la desconfianza, podría ser o no la persona que Ruby describía con tanto temor, o podría estar en medio de la balanza, no sabía de que lado inclinarse así que debía averiguarlo por si misma, en cualquier caso; ya no tenía nada que perder, más que; lo poco de cordura que le quedaba; o su vacía y gélida existencia.
Entro al comedor, hizo fila para que le dieran su plato con la sencilla y media cruda comida, a veces le daban deseos de no formarse, pero el hambre era aún más persistente así que solo comía por inercia y para engañar a su estómago en el día. Se dirigió a una mesa, donde Ruby la esperaba, se sentó frente a ella.
-¡Dios! ¡¿esto se supone que es avena?! -exclamo Ruby de repente- ¡está más espesa que mi excremento cuando me da diarrea!
-gracia por el pensamiento tan grafico Ruby -reprocho Yulia arrugando el gesto-
-¡es asqueroso! -justifico Ruby mostrándole el contenido de su plato-
-tus comentarios son asquerosos -replico la pelinegra tratando de comer-
-es asqueroso -repitió inconforme la rubia. -
-entonces no te lo comas -dijo yulia indiferente-
-entonces moriré de hambre
-entonces no te quejes y comételo -dijo la pelinegra señalando la charola de su amiga con su cuchara- y no intentes seguir esta discusión porque terminaremos en la misma conclusión -sentencio con enfado-
-rayos, esto no es justo -reprocho la rubia-
-estas en la cárcel no en un hotel así que deja de quejarte y come Ruby -agrego la molesta ojiazul comiendo-
La rubia hizo un puchero e intento comer.
-hola -escucho tras su espalda- ¿puedo sentarme aquí?
-¡si! -contesto emocionada Ruby al ver a Esmeralda tras yulia- adelante ¡siéntate! -contesto ruby con una sonrisa-
Esmeralda se sentó cerca de yulia, esta le miro solo para seguir comiendo.
-¿y como están? -pregunto Esmeralda mirando a Ruby y a yulia-
-tratando de tragarnos esto -dijo Ruby-
-supongo que esto es avena ¿no es así? -pregunto Esmeralda apuntando su plato-
-se supone, pero parece otra cosa -respondió Ruby con el gesto arrugado, yulia levanto la mirada y se la dedico a Ruby con semblante pesado-
-pero es comida y debemos comer -dijo Ruby cambiando el tema al notar la fiera mirada de su compañera-
-si, aunque es algo rara y poco apetecible -agrego Esmeralda revolviendo con una cuchara lo que había en su plato. -
-ya te acostumbraras -aseguro Ruby- no del todo -dijo mirando con desconfianza su propio tazón- pero ya te iras acostumbrando a esto
-eso espero -expreso la morena-
Yulia seguía en silencio, Esmeralda de vez en cuando le miraba.
-y dime Esmeralda ¿Por qué estás aquí? -yulia miro a Ruby otra vez con reproche-
La joven bajo su mirada apenada.
-problemas de drogas -confeso-
-¿eras traficante? -pregunto Ruby-
-mi novio era traficante yo solo salía con él, pero cuando la policía lo apreso, estaba con él, y me acusaron por complicidad -explico Esmeralda-
-vaya, pero tú no sabías… ¿o si? -yulia miraba a su amiga con el ceño fruncido-
-… si -dijo la mujer con la mirada sobre la mesa-
-entonces, ¿tú le ayudabas a traficarla?
-no -respondió ella-
-¿la ingerías?
Esmeralda estaba a punto de contestar, pero yulia le interrumpió.
-¿eres acaso su abogado o su juez? Rayos Ruby haces más preguntas que un ministro de juzgado -dijo enfadada la pelinegra. - era su novio, sabía lo que hacía, pero lo quería y por eso la apresaron, cometió un error igual que tú por entrar a tiendas de autoservicios a robar, fueron equivocaciones
-¿Cómo la que cometiste tú? -pregunto Ruby con malicia-
-lo que hice yo no es una equivocación, es una tragedia, un atroz acto del que no me arrepiento y por eso estoy aquí -dijo la pelinegra afectada-
-¿Qué fue lo que hiciste tú? -pregunto Esmeralda con interés-
-mato a un hombre -contesto Ruby por ella- era un bastardo verdad yulia o eso me has dicho, ¿Por qué lo mato? aun no me lo cuenta
-ni te lo contare, boca floja -dijo yulia con molestia-
-uy que genio ¿de que sirve que lo ocultes? Estas en la cárcel eso no te quitara que seas culpable o inocente
-tampoco me eximirá de nada, todas las que estamos aquí es por un crimen o -mirando a Esmeralda que también le miraba- un error, en el momento equivocado con la persona equivocada, ¿de que sirve saber el por que estamos aquí? Eso no cambiara nada -dijo Yulia con el entrecejo fruncido-
-oye tu -escucho en su oído, la voz nasal de una reclusa que se acercó a ella- ¿es verdad que estas con ella? -pregunto señalando a Esmeralda que puso un gesto perturbado, Yulia y Ruby le miraron-
-si -contesto yulia- ¿Por qué?
-porque la quiero -dijo la mujer tras su espalda- y me ha dicho que tú eres su dueña ahora
-si lo soy -dijo yulia con voz fuerte- ¿algún problema? Si la quieres tendrás que pasar por mi cadáver primero -aseguro la pelinegra mirando a Ruby quien le miraba como si le advirtiera-
-sabes, he sabido que le partiste la cara a la alemana pero te diré una cosa muñequita de pastel, yo soy más fuerte que esa perra y se cuándo tomar lo que quiero y como lo hago, así que te diré rusa, no me asustas, te advierto, puedes darme acceso a tu mujer o te rompo la cara y aun así tendré acceso a tu mujer y ya no será tuya, porque será mi mujer
-repites mucho la palabra mujer -dijo Ruby de repente-
-y tú tienes cara de trasero-exclamo la reclusa tras la pelinegra mirando con fiereza a la Rubia quien frunció las cejas, las risas de otras reclusas se escucharon lo que le hizo saber a yulia que quien le estaba retando no venía sola- tú lo decides rusa -dijo la mujer dirigiéndose ahora a yulia-
-y si digo que te romperé la cara si no me dejas en paz, ella es mía y de nadie mas
-¿tuya? Ni siquiera la tocas, es más ni siquiera te paseas con ella, eso me dice que no eres más que su guardaespaldas, su perro Guardian -las risas volvieron a surgir- vamos, peleemos por su amor -Ruby le miraba y negaba con la cabeza como advirtiéndole que, si volvía a pelear, sería la justificación perfecta para que la directora la encerrara con ella en su oficina-
-el hecho de que no me vean con ella no significa que no me pertenezca, ella es mi mujer y nadie, más que yo la tocara -dijo yulia agarrando la muñeca de Esmeralda con fuerza, esta le miro desconcertada-
-pues no parece haber interés mutuo -dijo la mujer tras ellas mirando a la morena- ¿Por qué no le preguntamos a ella si realmente se considera tuya
-soy de ella -afirmo Esmeralda abrazando el brazo de yulia esta le miro- ya la has escuchado, solo ella puede poseerme, nadie más -dijo con firmeza la morena, Ruby miraba perpleja la escena-
-muy bien, eso quiero verlo, nadie las ha visto retozar ni siquiera las han escuchado, o son muy discretas o simplemente es una farsa la suya para que esta pasiva te cuide las espaldas -dijo la mujer mirando a yulia- ¿no es así? ¡puta pasiva!
Yulia se enfureció y se levantó para hacerle frente, muchas de las reclusas se percataron de lo que podía convertirse en una pelea.
-yulia tranquila -dijo Ruby con preocupación- no dejes que te provoque, recuerda lo que pasara después de que le partas su mandarina en gajos sabes a lo que me refiero -advirtió deprisa Ruby tratando de decirle sobre la directora, pero para yulia era una oportunidad de volver a verla y conocerla más-
-vamos rusa tu amiga la pasiva tiene razón
-¡oye! -grito Ruby indignada- yo no soy pasiva ni yulia tampoco
-déjame en paz y deja en paz a mis amigas -ordeno yulia molesta-
-¡ja! ¡ahí lo tienen! ¡sus amigas! ¡eso me deja en claro una cosa! ¡ella no es tu mujer! -grito la reclusa apuntando a Esmeralda-¡lo ven se los dije! -exclamo mirando a sus amigas- ¡esta tía no tiene nada que ver con ella! -señalo a yulia- como lo intuí eres una pasiva, rusa pasiva -las risas no se hicieron esperar-
La pelinegra estaba cerrando el puño preparándose para golpearla, pero al impulsarse Esmeralda se interpuso entre ella y su retadora, la abrazo con ambos brazos del cuello y la beso apasionadamente frente a todas las reclusas que observaban la escena.
-enséñales cómo me besas -dijo Esmeralda al separarse por un momento de los labios de yulia para volver a besarla otra vez-
¡uh! -grito emocionada y burlona Ruby, las demás presas hicieron lo mismo-
Los guardias se percataron de lo sucedido y se dirigieron al escándalo.
-¿Qué está pasando aquí? ¡¿Por qué tanto escandalo?! -todo el mundo se silenció, Esmeralda se separó de Yulia-
-y ustedes -grito uno de los guardias señalando a Esmeralda y a yulia- ¡¿porque se están besuqueando?!
-es la revoltosa -dijo una guardia señalando a yulia- ya sabes las ordenes que tenemos, cada revuelta que provoque debemos reportarla
-¿Quién empezó? -pregunto el guardia-
Esmeralda y Ruby señalaron a la otra reclusa.
-¿quién empezó que? Se están besando y están haciendo escandalo ¡¿no lo ves?!
-por eso, ¿Quién beso a quién?
-llévate a las dos, las dos estaban besuqueándose, idiota -dijo la compañera del oficial torciendo los ojos-
-yo la bese -dijo yulia- que no puedo besar a mi mujer- dijo yulia rebelde tratando de zafar a Esmeralda del problema-
-¡ella empezó! -grito Ruby señalando a la reclusa que quería pelear con su amiga-
-¿a quién besaste tú? -pregunto el guardia con estúpida lógica-
-ella empezó a querer golpear a yulia -explico Ruby-
-sabes que ya estas fichada … yulia -dijo el guardia remarcando con ironía el nombre de la pelinegra como si fuera la popular de la prisión por el hecho de ser la nueva atracción de la directora, saco las esposas y se las coloco a yulia- y tú, -dijo mirando a la reclusa peleonera -iras a la celda de castigo- llévatela Hernández -le ordeno a su compañera -muévete -empujo a yulia
-¡oiga no es justo! Ella no hizo nada malo -objeto Ruby-
-ella tiene razón -le apoyo Esmeralda-
-quieren ir ustedes también con la directora -a Ruby le dejaron en silencio-
-si, para explicarle lo que sucedió realmente -dijo Esmeralda-
-bueno -dijo el guardia como si lo considerara-
-está bien Esmeralda solo siéntate -ordeno la pelinegra, no quería meterla a ella en problemas, de repente sintió que tal vez Ruby tenía razón, no quiera que Esmeralda le sucediera algo en la oficina de la directora, no estaba segura, pero aun así no quería arriesgarle-
Esmeralda obedeció y se sentó.
-¡camina! -grito el guardia empujando a yulia-
-¡muévete! -exclamo la oficial haciendo el mismo movimiento con la otra revoltosa a la que llevaría a aislamiento-
-Dios -dijo Ruby fuera de si- la va a volver loca, como Megan -la preocupación le pinto el rostro-
Esmeralda se quedó observándola como si tratara de entenderle.
"el que espera con prudencia sera recompensado en el momento apropiado"
"ahora la espera ha terminado presten su atencion a una leyenda"

Avatar de Usuario
RAC
Mensajes: 149
Registrado: Mar 10 Mar 2009 18:10
Sexo: Femenino

Re: LA SOMBRA DE LA LUNA

Mensaje por RAC » Mar 04 Jul 2017 21:06

-otra vez tu aquí -dijo la pelirroja sonriendo- voy a pensar que está agradándote el pasar tiempo conmigo o simplemente no puedes estar tranquila sin estar creando problemas
-digamos que me he encariñado con usted -dijo Yulia con las manos encadenadas a su espalda, sonriendo como si le siguiera el juego-
La directora se acercó a ella y se quedó a unos centímetros, sus verdes pupilas miraban con sagacidad a la pelinegra tras sus lentillas como si tratara de penetrar su carne para poder visualizar más allá de su piel.
-primero, golpeas a mis oficiales, después a tus compañeras y ahora estas causando desorden tratando de abusar sexualmente de una reclusa en público, si que eres una caja de sorpresas, un paquete completo de diversidad. -comento con chapucera serenidad la directora-
La expresión de la morena al escuchar terminar a su interlocutora fue de indigna incredulidad.
-¡¿perdón?! -contesto yulia tratando de procesar lo último que sus oídos percibieron- no voy a negar las primeras acusaciones, pero la última ¡es una vil mentira!, ¡yo no estaba abusando sexualmente de otra reclusa en público, sus oficiales exageran! -reclamo yulia incomoda-
-estabas abusando sexualmente de ella, pero no en público ¿eso dices? -pregunto la pelirroja acomodando sus anteojos-
-¡claro que no! ¡ni en público ni en privado!, no estaba abusando de nadie, solo…solo… la bese, nada más -dijo Yulia con incomodidad, la directora enarco levemente una ceja-
-vaya, ósea que ya has encontrado el amor tras las rejas -dijo con simpática ironía-
-claro que no, no mal interprete las cosas -rectifico yulia mirándole segura-
-¿a no? Entonces si no es romance es violación -dedujo bruscamente la mujer-
-¡¿Cómo?! ¡¿solo la bese?! -replico incrédula-
-con un beso se empieza, abuso o romance -insistió la pelirroja con tranquilidad-
-que no estaba abusando de ella
-pero lo querías hacer
- ¡no!
-entonces estas, enamorada
-claro que no
-entonces solo querías violarla
-¡¿Qué?! ¡no!
-eso me han dicho mis oficiales
-¡sus oficiales son idiotas! -respondió yulia en el límite de su paciencia-
-y ahora estas agrediendo verbalmente a mis oficiales, frente a mi
Yulia resoplo desesperada.
-¿quiere la verdad no?
-completa, dime lo que paso realmente y así decidiré tu castigo
-esto es injusto -contesto la pelinegra rendida-
-porque no, mejor, te sientas -propuso la directora, yulia obedeció rendida, ante la sonrisa de la mujer que parecía divertida- dame tu versión de lo que realmente paso
-¿de que me serviría?, es mi palabra contra la de sus oficiales
-¿y eso que significa? -cuestiono la pelirroja acariciando su barbilla con su pulgar-
-no creo que pese más la palabra de una criminal que la de un oficial
-eso si, pero tú también tienes derecho a la palabra y yo soy imparcial, si te estoy pidiendo una explicación es porque creo en tu … inocencia, en este caso
Yulia le miro con cara escéptica.
-mi inocencia, yo ya no conservo inocencia
-entonces como llamarías lo que estas defendiendo, ¿tu justificación?
-mi razón, es absurdo que por besar a alguien se castigue -refunfuño la pelinegra-
La pelirroja le observaba.
-entonces, ¿solo la besaste?, porque si solo fue eso, es absurdo el que estés aquí -dijo la directora frunciendo el entrecejo- creo que a quien debería reportar son a los ineptos de mis guardias, por otro lado, esa clase de comportamiento también va contra las reglas, pero, por esta vez puedo ser indulgente contigo…
Yulia iba a asentir, pero recordó su propósito inicial, quería pasar más tiempo con esa mujer y revelar su leyenda o romperla, así que pensó por un momento en darles la razón a los oficiales y tratar de observar y experimentar el comportamiento castigador de la directora, pero por otro lado no quería hundirse más de lo que ya estaba hundida, lo primero que le llego a la mente, era averiguar el nombre de la mujer.
-bueno, a decir verdad, se llevaron a otra a aislamiento porque quería pelear conmigo -dijo de repente yulia- estaba comiendo con mis amigas y ella llego a insultarme-
-¿y por eso la besaste?
-¡¿Qué?! -exclamo la pelinegra incrédula-
-está bien que le hagas al Gandhi, pero ¿no crees que es un poco más exagerada tu forma de responder a las agresiones? -pregunto extrañada la directora-
-¿acaso se está burlando de mí? -cuestiono yulia indignada-
-porque lo haría -contesto la directora- mis oficiales me dicen que intentaste violar a tu compañera, tú me dices que solo la besaste y ahora me dices que te estaba provocando para que pelearas con ella, con toda esa información no crees que es fácil confundirse -cuestiono con tranquilidad la mujer mirándola con sus penetrantes pupilas-
-a ella no la bese, ella quería golpearme porque quería arrebatarme a … mi amiga, ella quería llevarse a Esmeralda porque ella si iba a violarla -dijo yulia de repente-
-déjame adivinar, tu besaste a Esmeralda para marcar tu territorio frente a la verdadera violadora?
-si, bueno… no marcar precisamente mi territorio, fue solo una treta para protegerla, entre ella y yo no hay nada -rectifico yulia pensativa, como si recordara el beso, el primer contacto humano que tuvo desde que había entrado a prisión-
-ya veo, ahora eres la protectora de las doncellas desvalidas -dijo la directora sonriendo-
-no es para que se burle -comento la pelinegra con el gesto endurecido-
-¿Qué te hace creer que me estoy burlando de ti?
-creo que el sarcasmo habla por si solo -agrego yulia-
-cuando dije que ahora eras aquí adentro la guardiana de las doncellas desvalidas no fue sarcasmo, ya que, a decir verdad, fue por esa razón, por la que te encerraron -la pelinegra abrió los ojos más de lo normal como si le hubiese sorprendido el comentario de la otra mujer- mataste a un hombre por defender el honor de una mujer, ¿cómo se llamaba? Anna... Anna Kirov
La perturbación hizo temblar el cuerpo de yulia. No era posible que esa mujer supiese el nombre de Anna, Anna ni siquiera figuro cuando la apresaron, desapareció precisamente para que no la involucrasen en su crimen, ¿Por qué la directora sabia sobre Anna? Su corazón se aceleró y la sangre se helo congelando sus venas.
-¿de que está hablando? -pregunto yulia tratando de suprimir sus emociones y haciéndose la desentendida-
-te dije desde un principio que yo sabía todo sobre ti, poseo muchas herramientas que me ayudan a saber ciertas cosas, tu eres una chica muy interesante, eres alguien que hace tambalear mi propio concepto de justicia, confundes mi buen juicio pero aun así, estas aquí, tratando de perdonarte a ti misma, no te sientes culpable más que por el simple hecho del acto en si, te importa muy poco el alma del hombre que mataste pero te duele el mero hecho de que arrebataste con violencia una vida aun cuando esta era bastarda, pero bueno, necesitare tiempo para analizarte mejor y saber si realmente eres culpable como así se te sentencio o eres una joven inocente que perdió el juicio por la opresión de la maldad de quien te orillo a hacer lo que hiciste -dijo la pelirroja mirándola con interés-
-¿y para que? -cuestiono yulia con hiriente indiferencia- ¿de que serviría si ya se me ha condenado? ¿Qué podría cambia? Agradezco su molestia, pero solo perderá su tiempo
-créeme, aun puedo hacer algo por ti, eres joven aun, y tengo la convicción de que puedes hacer cosas que puedan servir al mundo afuera en lugar de estar encerrada aquí, ahora -dijo la directora presionando un botón de un aparato sobre su escritorio- regresa a tu celda y trata de no meterte en más líos en lo que yo resuelvo mi dilema, no golpees a mis oficiales, ni tus compañeras, no las beses y si lo haces trata de ser discreta -yulia dibujo en su rostro un semblante confundido- y mucho menos, por tu bien, no intentes violar a nadie aquí dentro, no hay mucho higiene y ya es suficiente con el que seas una asesina para que también seas una violadora de mujeres -le dijo con una sonrisa pícara-
¿Me llamo sra. directora? -pregunto la mujer de toscos rasgos al penetrar la oficina con su presencia-
-si .-respondió esta- por favor Olga, trae a los guardias para que se lleven a esta desequilibrada -yulia mostro un gesto perplejo ante el hiriente comentario de la directora quien - al darles las espalda Olga-, le guiño el ojo a yulia en señal de complicidad, pero ¿Qué clase de complicidad? ¿Por qué la directora le llamo desequilibrada y porque fuera de la vista de su secretaria le cerro el ojo como si jugara a tener un secreto con ella?, que lenguaje tan extraño manejaba esa mujer que yulia parecía aun no poder descifrar o interpretar. –
-espere, antes de irme quiero saber algo -dijo yulia aun confundida- ¿puedo saber cuál es su nombre? -pregunto la pelinegra como si al menos quisiese llevarse el nombre como regalo de consolación ya que en lugar de averiguar más acerca de la directora, solo se confundió aún más-
-Elena -dijo esta con una sonrisa- Elena Katina… -y de repente un recuerdo choco con brusquedad en el fondo de su mente, Elena… ¡Megan! ¡por Dios! Era el nombre que Megan con ansiedad pronunciaba en medio de sus delirios-
-te veré después, yulia -dijo la pelirroja al darse vuelta en su silla de piel mostrándole la espalda, al momento entraron los guardias para llevarse a una yulia petrificada-
-esperen… ¡esperen! -grito desesperada Yulia resistiéndose- ¡necesito hablar con usted!
-¡camina animal! -grito uno de los oficiales forcejeando con ella-
-¡aun no! ¡escúcheme! -gritaba yulia a la silla que inerte se mantenía dándole la espalda-
Uno de los guardias le dio un choque eléctrico en las costillas paralizándola en seguida.
-disculpe directora por las molestias, esta criminal se está desquiciando también -dijo con esforzada voz uno de los guardias cargando el peso muerto de la inconsciente pelinegra-
-creo que tendré que darle el mismo tratamiento que a Megan – se escuchó la áspera voz detrás del imponente sillón-
Los guardias intercambiaron miradas sonrientes entre ellos y salieron cargando el cuerpo inconsciente de Yulia.
"el que espera con prudencia sera recompensado en el momento apropiado"
"ahora la espera ha terminado presten su atencion a una leyenda"

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados