Ultrajo

LENYU
Mensajes: 44
Registrado: Dom 18 Ene 2015 05:23
Sexo: Femenino

Re: Ultrajo

Mensaje por LENYU » Sab 23 May 2015 01:04

Esta historia está espectacular, y no soy quien, espero no te lo tomes a mal, pero la lejanía con la que subes los capitulos hace que uno se olvide de que esta aquí icon_e_sad ojalá y puedas más seguidos para que nos enganchamos más a tu obra :D gracias por tu dedicación a escribir .bye.

CaMI^ViKtoRia//
Mensajes: 10
Registrado: Mié 13 May 2015 12:37
Sexo: Femenino

Re: Ultrajo

Mensaje por CaMI^ViKtoRia// » Dom 24 May 2015 09:38

Holaaa,soy nueva en el foro y en esto de leer historias la tuya Me cautivo desde el principio,por eso te pido que no la abandones continuala es realmente buena y felicidades escribes muy bien de una manera muy limpia y exacta haciendome en mi caso vivir y sentir la historia..y comprendo que de seguro tienes muxas obliigaciones y te comprendo,tambien ando en esas de (Crecer) jajaja y si que es complicado suerte en todo y ojala te de para que publiques mas seguido besoss,y Graciasssss!

Avatar de Usuario
Yulen_Volkatin
Mensajes: 186
Registrado: Mar 02 Mar 2010 20:31
Sexo: Femenino

Re: Ultrajo

Mensaje por Yulen_Volkatin » Dom 24 May 2015 15:49

Lo que me faltaba ahora me van a cerrar la página... T.T

CaMI^ViKtoRia//
Mensajes: 10
Registrado: Mié 13 May 2015 12:37
Sexo: Femenino

Re: Ultrajo

Mensaje por CaMI^ViKtoRia// » Dom 24 May 2015 22:00

Hola acabo de enterarme que van a cerrar la pagina,Continualaa siipp te dejo mi correo para que me escribas para saber donde la continuaraas sigo tu historia y me haras feliz si continuas jaja mi correo Gaudy2604@hotmail.com besosss!

Avatar de Usuario
Only 4 LeNa
Mensajes: 215
Registrado: Jue 07 Feb 2008 21:31
Ubicación: sOme Place with Len!!

Re: Ultrajo

Mensaje por Only 4 LeNa » Dom 24 May 2015 22:33

hola! a mí también me interesa esta historia. Mi correo es: mova_12@hotmail.com si es la que la sigues puedes mandarmelo por correo o encontrarme por face con el correo y dejarmelo por ahí por fa!!!
ειεŋα»*
Para qué queremos la conciencia si se lleva lo mejor de nosotros?!

He cried: "mother what´d you do to me?"
I said: "mother mother mother´s for babies! call me kitty" *miiauu*

Avatar de Usuario
MAX86
Mensajes: 116
Registrado: Sab 18 Ene 2014 16:01
Sexo: Femenino

Re: Ultrajo

Mensaje por MAX86 » Jue 28 May 2015 21:08

Me gusta este ffics!!! por favor continualo rapido!!! girl_in_love girl_in_love
A lo lejos he visto mucha luz..... y he subido.

Avatar de Usuario
TTATTU-M.X.M
Mensajes: 945
Registrado: Mié 02 Sep 2009 19:09
Sexo: Femenino
Ubicación: peru

Re: Ultrajo

Mensaje por TTATTU-M.X.M » Mié 03 Jun 2015 02:56

Conti....
ahora comprendo que sin ti no se vivir.... eres mi razòn de existir
deje de luchar perteneciendo al infierno siendo polvo renaci cuando comprendi que si no estas aqui no soy nada

Avatar de Usuario
Kannazuki-Sensei
Mensajes: 471
Registrado: Dom 08 Jun 2008 15:53
Sexo: Femenino
Ubicación: Naufragando En El Portal Del Tiempo

Re: Ultrajo

Mensaje por Kannazuki-Sensei » Jue 04 Jun 2015 23:01

Bueno, bueno, aquí un poquito más, y bueno, disculparan la demora, pero confíen que estaré más seguidito por aquí ya que me han confiado una gran responsabilidad, y bueno... Heme aquí como la nueva moderadora... O.O ni yo me la creo, en fin! Saludos a todos y a todas, espero les agrade! icon_e_biggrin Un saludo a todas ;) Y quizá sí tiene razón, es natural...

Capítulo IV.
Ultrajo.


Ultrajo: Primera persona del singular (yo) del presente de indicativo de ultrajar.
Ultrajar. tr. Injuriar gravemente de obra o palabra [a una persona o cosa].
La injuria (del latín iniuria, "ofensa" o "agravio inferido a una persona") es toda expresión proferida o acción ejecutada en deshonra, descrédito o menosprecio de otra persona


Aquella mujer me miraba con aquellos ojos azules que poseía tan imponentes, hermosos e impresionantes, me encontraba aún parada en donde me había quedado durante todo ese tiempo y sentía como mis pulmones comenzaban a aclamar por aire, me había dejado sin aliento y entonces poco a poco volví inhalar, ella mantenía aquella postura esperando mi respuesta aún y con una cálida sonrisa que me mostraba sus blancos dientes, observe como camino hacia mí tendiéndome su mano a la espera que la tomase y articulo palabras, sin embargo, no escuchaba, era como si estuviese en otro mundo totalmente perdida en una fantasía, todo lo que me había sucedido en una semana era claramente imposible, había pasado de estar en la calle, sola, sin nada, con los brazos de la muerte a la espera de que yo aceptara su abrazo y habiendo parado al peor lugar que hubiese podido concebir por una migaja de pan, para finalmente estar en aquella lujosa mansión con aquella hermosa mujer esperando a que le diese mi mano, todo aquello estaba a punto de colapsarme, finalmente la impaciencia que mostro su rostro tan drásticamente me hizo volver a la realidad, al parecer me había perdido dentro de mis propios pensamientos más de lo debido y claramente ella no estaba dispuesta a esperarme más; vagamente escuché la música de fondo y ella volvió a dar un paso más al frente haciendo que su mano rozara casi mi piel en un shock electrizante, esto me tomo por sorpresa y volvió a preguntar, claro y fuerte.

-¿Me concederías el honor de ésta pieza, mi querida? –Preguntó.

Observe su mano por lo que me pareció un minuto nuevamente pero al parecer había sido más, ella sutilmente tomo mi mano y me jaló hacía su pecho cuando finalmente mi propio cerebro activo mis movimientos, ya que mi mente se encontraba en otro lado, me dejé llevar por la pieza y ella no intentó más conversación, simplemente sentí la cercanía que nos rodeaba y nuevamente aquel shock electrizante recorriendo mi cuerpo cuando sus manos se posaron en mi cintura y sobre mi propia mano, la dulce danza iba acorde a la melodía de la pieza y su cercanía era tal que invadía totalmente mi espacio personal, sin embargo ¿qué podía hacer?, ¿negarme?, no, no era una opción, así como no lo era irme, volví a escuchar sus palabras “bienvenida a la Taiga, el bosque boreal de tu natal Rusia”, definitivamente no tenía a dónde ir, estaba en un país el cual ya no conocía y sin embargo siempre había sido mi madre patria, sabía que siempre había querido volver aquí, implicaría saber por qué mis padres habían huido de ésta tierra, el conocimiento de mi familia, si es que la había tenido alguna vez y principalmente si es que alguno podían ayudarme a encontrar a mi madre, aquella mujer que no había vuelto a ver, la cual había desaparecido sin rastro aparente después del fallecimiento de mi padre, pero ahora, ahora miraba todo aquello más lejano que cuando vagaba por las oscuras y frías calles de Lyon, su mano recorrer mi espalda me trajo nuevamente a la realidad, observe sus ojos los cuales poseían un brillo desconocido que contrajo mi vientre y mire sus labios los cuales aún poseían aquella sonrisa que no despegaba de su rostro y aquel sentimiento que crecía, al observar aquella escena, me aterrizo, cualquier persona que mirara aquello convendría que bailábamos aquella danza cuan buen amantes queriendo disfrutar de placer de su igual, el acercamiento fue inevitable, poco a poco sentí sus labios sobre los míos y una creciente pasión comenzó a desatarse, ella acerco mi cuerpo al suyo sujetando firmemente mi cintura y abría mis labios dando paso a su lengua en mi cavidad violando la misma, sintiendo como su lengua hacia danzas con la mía la cual se mostraba inexperta y bien lo era, sus labios suaves meneándose sobre los míos que flojos habían cooperado a su deseo, sentía como aquello comenzaba a quitarme nuevamente el aliento, aquel beso empezaba a incrementar mi temperatura y sus manos habían abandonado mi cintura para subirla sobre mi espalda desnuda, sin darme cuenta las mías tímidamente se encontraban alborotando su cabello y así como todo comenzó, bruscamente se separó.

Jadeante tome el aire que mis pulmones habían estado aclamando desde no sabía cuánto tiempo y observe como ella tranquila se relamía los labios y limpiaba la comisura de los mismos donde rastros de saliva habían quedado, me miro sonriendo e impasiblemente volvió a tomar mi mano y continuo con la danza un par de piezas más.

Sus ojos no se despegaron de los míos, hipnotizándome a una manera que me perdí en ellos intentando descifrarlos, la manera dulce en la que me trataba comenzaba a hacer que mi guardia bajara y su sonrisa cálida me hacía confiar poco a poco en que quizá y tan solo quizá el deseo de Anya que se encontraba fresco en mi memoria se hubiese hecho realidad y había caído en buenas manos.

Al terminar aquella fina pieza que tocaban a violín acompañado con aquel piano de fondo ella volvió a hablar.

-¿Cenamos? –Y me regaló una sonrisa aún más placentera que la anterior y simplemente pude asentir.

Observe la mesa y a las personas a nuestro alrededor una vez más, sin embargo estos hacían caso omiso a todo lo sucedido en aquella habitación, ellos nos ignoraban tanto como ella a ellos sin desatender sus propios labores, sirvieron la cena en silencio y ella espero pacientemente, observe el plato servido frente a mí y sonreí ante el detalle, una sopa de cebolla típica de Francia y mi apetito se hizo presente, ella me observo y espero pacientemente a que finalizaran de servirnos la sopa y el vino con algunos aperitivos, cuando todo estaba puesto ambas nos dispusimos a comer, ella me observaba con aquel brillo que no perdían sus ojos y mis modales fueron tan impecables como los suyos, mis padres me habían educado de esa manera elegante que sabía era natural y ella resultó sorprendida e incluso sorprendida ante aquello, cuando terminamos observe el plato fuerte frente a mí, me resultaba de un olor familiar y a la vez desconocido, ella claramente observo mi desconcierto y mi timidez floraba cada vez que era observada, aclarando su garganta llamo mi atención que estaba fija al plato.

-Es un plato típico de Rusia, querida, lo mandé a preparar especialmente para ti, se llama Palmeni, es una carne enrollada sobre un huevo duro, espero te agrade. –Finalizó.

Tímidamente tome el instrumental que ella había tomado para probarlo y el sabor me resulto exquisito, durante aquellos momentos me sentí relajada y la tensión que había tenido y duda sobre mi comenzaba a desaparecer dando paso a la confianza y por momentos la incertidumbre, sin embargo me miraba positiva, quizá realmente no había ido a caer en las manos equivocadas y el mismo Dios me había puesto en el camino de aquella mujer de azul mirar.

Finalmente ella se levantó llevándome con ella poniéndome de espaldas a la cama a la cama, un escalofrió recorrió mi cuerpo cuando ella se inclinó, automáticamente di un paso hacia atrás y ella alcanzo algo que se encontraba sobre ésta y rió ante mi acto, puso el abrigo sobre mis hombros y me dirigio hacia la terraza tomando el suyo que uno de los mozos ofreció en el paso, abrió las puertas y el aire helado azoto la calidez que desprendía mi cuerpo por la habitación caliente, haciendo que abrazara y pusiera bien mi abrigo y me arropara instintivamente del frio, una vez más escuché el movimiento a mis espaldas sin embargo aquel magnetismo de dirigirme hacia ella había sido más fuerte y me dirigí a su encuentro, mire en su dirección y observe aquel hermoso paraje, la nieve cubriendo los árboles y la oscuridad que se extendía delante de nosotros por la luna nueva que era como boca de lobo, instintivamente pensé en que aquella mansión encajaba perfectamente con todo el lugar, incluso las estatuas en forma de lobo que se encontraban en el jardín, cuando finalizo el movimiento ella se giró y me dirigió a la mesa puesta que habían puesto a la disposición de nosotras y note nuevamente el silencio gobernante, me senté justo donde ella me dirigió y está vez nadie necesito explicarme aquello, mi madre alguna vez había parado en casa aquel delicioso dulce llamado bilini relleno de nata agria que al morderlo embargo mi paladar de un gusto indescriptible.

-Deliciosos –Dije, justo cuando mi paladar disfrutaba del último bocado.

-Eso observo –La escuche responder ante mi comentario y repare en su mirada, aquel azul mirar había abandonado su calidez y el brillo que se apoderaba como el de aquellos hombres cuando estuve en casa de Madame K, apareció.

Ella se levantó de su asiento y yo me quedé pasmada, observe a ambos lados y caí en la cuenta de los solas que nos habían dejado, ella se dirigía hacia mí y yo automáticamente me levante intentando escapar a su intención, el pánico volvía a apoderarse de mí cuando sentí sus manos reposar en mi cintura halándome hacia su cuerpo, estampo su rostro contra el mío violando está vez sin dulzura y miramiento mi boca una vez más, ella abrió la puerta sin soltarme ante mi sorpresivo arranque por el impulso de soltarme y me dirigió con fuerza hacia la cama, quito en el camino el abrigo que tenía dejando al descubierto con aquel vestido escaso mi agitado cuerpo, poco a poco me dirigió hacia la cama y empecé a forcejear, caí en cuenta de las palabras exactas de Anya cuando me dijo que esperaba no encontrarme a algún “rudo” o no soportaría y justamente entendí todo, ella no estaba deseándome suerte realmente, esperaba no encontrarme con alguien que fuese a golpear mi cuerpo y fue cuando empuje aún más fuerte.

Sentí como su cuerpo se quitaba de encima y me levante de golpe a la cama donde había sido llevada y corri torpemente hacia algún lado, observando las puertas cerradas y después de pensarlo hacia el único lugar que podía pensar en aquel momento, el baño, sin embargo tarde demasiado puesto que nuevamente sentí la presión sobre mi brazo y ella jalándome, volviendo a plantar sus labios sobre los míos, ésta vez sentí su agarre más firme y como era empujada a la dirección más cercana del muro, con toda mi fuerza posible empujaba su cuerpo del mío intentando desesperadamente alejarlo de mis labios, pero su fuerza era demoledora, no podía zafar su agarre de mis manos las cuales sujetaban firmemente las mías, en un momento de estupidez solté mi cuerpo, en una suave estrategia de que confiara, ella abandono mis labios y pasó a mi cuello, entonces cuando aflojó un poco mis manos volví a empujar, ésta vez tenía un plan, la mire tambalearse y cómo un su rostro soltaba sorpresa y la oportunidad me hizo correr hacía la puerta lo más rápido que mis piernas lo permitían en un intento vano y burdo pensando que escaparía, que equivocado fue tentar mi suerte ya que la misma fuerza demoledora de aquella mujer volvió a atraparme, ambas caímos al suelo en una lucha de fuerza y poder las cuales sabía no ganaría pero intentaría y no me dejaría caer, cuando volví a sentir su cuerpo dominante sobre el mío patalee y ella a horcajadas se sentó sobre mi abdomen, el brillo no se había perdido ante la lucha y me di cuenta que se había intensificado, comencé a moverme frenéticamente intentando quitarla de encima y en una fracción de segundo ella sacó algo de su pantorrilla, observe una elegante navaja siendo desenfundada con un pequeño lobo a un lado y una 'V' finamente serigrafiada del otro frente a mis ojos y dijo.

-Será mejor te quedes quieta, Elena -sonriendo de una forma indescriptible con su voz cargada de deseo y la mirada puesta en lujuria sobre mi cuerpo.

-Veo que es la única forma en que puedes conseguir a una mujer -contraataque intentando esconder el pánico que comenzaba apoderarse en ese momento ocultando mis lágrimas que intentaban descontrolarme. El cinismo de su risa soltada heló mi sangre y sus palabras comenzaron a quebrarme.

-Te daré una buena razón para que tragues tus palabras.

Acto seguido dirigió sus labios sobre mi cuello y sentí la presión que sus dientes ejercían sobre él, mis esfuerzos comenzaban a agotarse al ser cada vez más de vano y la única opción que vi fue gritar, soltó mi cuello para dirigirse a mis hombros y con la mano que no presionaba mis manos empezó a rasgar el vestido con la navaja, el pánico cada vez se apoderó más en mí y fue peor cuando sentí al descubierto mis senos, su boca rápidamente se posicionaron sobre el izquierdo, lamiendo y mordiendo mi pezón a su paso los sollozos comenzaron cuando vino un gemido de su garganta y llegó a mis oídos, entonces bajo su mano y subió mi vestido sintiendo como acariciaba la parte interna de mis muslos y volví a gritar, está vez el grito desgarrador vino desde lo más profundo de mi garganta haciendo que ella me soltara y alguien por fin entrará, observe a uno de los hombres que le habían acompañado y vi mi oportunidad de poder salvar mi alma de aquel horrible infierno, el hombre observó la escena que seguramente tenía delante con su jefa sentada encima mío y yo con la ropa deshecha y los senos al aire frente a ella, entonces cuando mis ojos suplicantes observaron los suyos él aparto la mirada y hablo.
-La señorita Kiev canceló su cita. -Dijo escuetamente el hombre dirigiéndose a ella.
Ella sonrió aún más y respondió.

-¡Magnífico Kilihan! -dirigió su mirada hacia mi nuevamente y se volvió a dirigir a él -por favor que nadie me moleste más durante éste fin de semana, cancela todo, que voy a disfrutar...
Observe como éste le sonrió con complicidad y asintió para salir rápidamente y mi esperanza se desvaneció al escuchar.

-Diviértase. -Y el sonido de la puerta tras él.

Y cuando mis pulmones volvían a llenarse para un último vano intento de gritar, mire por última vez el atisbo de una sonrisa llena de calidez para decir.

-¿Quieres gritar? –Comenzó a decir y sentí un escalofrió helado recorrer mi cuerpo- Entonces, te daré una razón para que grites.

Y lo siguiente que sentí fue sus manos recorrer mi sexo e introducir uno de sus dedos sin miramientos haciéndome gritar, sintiendo el ultrajo de mi cuerpo.


Continuara...
Tú que eres el sol

Avatar de Usuario
Yulen_Volkatin
Mensajes: 186
Registrado: Mar 02 Mar 2010 20:31
Sexo: Femenino

Re: Ultrajo

Mensaje por Yulen_Volkatin » Vie 05 Jun 2015 00:42

Entre más Lena se resista... Yulia más se aferra, lo aclama, lo necesita... En fin.
Este es el momento cuando le tomas sentido al título, una escena tan delicadamente detallada. ¡Genial!

¡Felicidades por el nombramiento!
¡Continúa!

CaMI^ViKtoRia//
Mensajes: 10
Registrado: Mié 13 May 2015 12:37
Sexo: Femenino

Re: Ultrajo

Mensaje por CaMI^ViKtoRia// » Sab 06 Jun 2015 12:03

Que mal,pobre Lena pero si tan solo colaborará un poquito jajaja,seria diferente!! Pero no encerio por fin comprendo el titulo de esta historia es muy Buenaaaaaa continua xfa!! Y felicitaciones por tu nombramiento de seguro te ira bien jaja besosss!y contiii pronto...

Avatar de Usuario
Zaeta
Mensajes: 117
Registrado: Sab 03 Ene 2009 23:14
Sexo: Femenino
Ubicación: Chiapas, México

Re: Ultrajo

Mensaje por Zaeta » Sab 06 Jun 2015 19:36

Atrapante! Pobre Lena, me hace sufrir.
Me encanta, continuala pronto.

Avatar de Usuario
Kannazuki-Sensei
Mensajes: 471
Registrado: Dom 08 Jun 2008 15:53
Sexo: Femenino
Ubicación: Naufragando En El Portal Del Tiempo

Re: Ultrajo

Mensaje por Kannazuki-Sensei » Lun 21 Nov 2016 02:05

Bueno, bueno, primero que nada quiero darle un aplauso y darle las gracias a nuestra queridísima administradora y mi gran amiga Amblark, que sin ella nada de esto sería posible, sé que de momento no tenemos las visitas que tatunews recibía, pero esperemos que poco a poco se corra la noticia de que el foro vuelve a tener marcha y que nuestra administradora logró restaurar totalmente el foro con todo el contenido, lo cual merece más que un aplauso, una reverencia, chic@s les pido que rieguen la noticia, a sus conocidos, viejos lectores y nuevos, viejos y nuevos escritores para volver a hacer nuestro foro grande y bueno, éste capítulo lo tenía desde hace mucho tiempo, no sé por qué no lo publique, pero pues en vista de que hace mucho no publico y tenía ganas de volver a escribir, les subo capítulo. Un saludo a todos, y una vez más, GRACIAS Gaby, por éste hermoso regalo para todos nosotros :)



Capítulo V.
Inocencia robada.



Aquella desconocida mujer miraba mi rostro mientras sentía como su interior me llenaba con sus dedos, ella me sonreía y comenzó a hablar.

-Estás tan húmeda –Empezó mientras sentía como movía su mano y el ardor que esto causaba comencé a gritar ligeramete y entonces sentí algo inesperado, empezó a masajear ese pequeño punto que hacía latiera mi interior y un pequeño placer empezaba a extender mi cuerpo, sentía como ella entraba y salía al mismo momento que hacía presión en aquel lugar con un movimiento circular, poco a poco mis gritos empezaron a tornarse a gemidos y odiaba las sensaciones que provocaba sobre mi cuerpo, el ardor disminuía y poco a poco los gemidos aumentaban a tal punto que no sabía en qué momento ella me había despojado de toda mi ropa y la sentí solo cuando una ráfaga de viento se coló entre mis piernas y mis pezones se endurecieron en respuesta, ella sonrió cuando miro como mi cuerpo reaccióno, despego su vista de mi rostro y se dirigio a aquellos puntos rozados que se encontraban duros y levantados por las sensaciones sentidas llevando su lengua y jugando, aumento un poco sus movimientos y mi cuerpo comenzó a reaccionar haciendo mis gemidos más altos y placenteros, sus mordidas ligeras pero firmes sobre mis blanco pechos turnándose uno con otro aclamando más con el movimiento, en algún punto alcancé el cielo, una ola de placer e infinidad de emociones recorrio mi cuerpo y una explosión llego llenando mi interior y arrasando mis sentidos, un gemido más fuerte salío de mi garganta y sentí como los musculos de mis piernas se tensaban y arqueaba mi espalda tocando su cuerpo en el acto y ella aprisiono el pezón con sus labios chupando u succionando más fuerte a un punto de casi doler, sin embargo en ese momento solo sentí más fue entonces cuando presiono más aquel botón entre mis piernas y otra ola de placer me lleno a un punto que jamás creí tener, finalmente me desplome sobre el piso nuevamente y el aire volvió a mis pulmones, entonces empezó el silencioso llanto, sentía como ella no salía aun de mi pero había abandonado mis pezones ya rojos por las mordidas proporcionadas, fue entonces cuando salió dirigiendo su mirada a mi sexo y sintiendo como algo salía de mi interior mojando ligeramente todo lo largo de mi sexo y ella sonreía ante tal acto, miro su mano, mostrandomela, aquella que me había ultrajado y las dirigió hacia sus labios probando aquel liquido que había provocado, blancuzco y brilloso, una pequeña oleada de horror contrajo mi estómago cuando pronuncio aquellas palabras.

-Delicioso… -Dijo sonriéndome abiertamente de forma cínica y descarada, los lagrimales surcaban mis mejillas y su sonrisa se hizo más grande al volver a decir.

-Déjate de lloriqueos, que tu cuerpo me a mostrado exactamente lo que quiere y esto es sólo el comienzo, aún tengo que comprobar que tan virgen eres.

Ello me helo la sangre, ella se levanto y comenzó a quitarse la ropa sin pudor frente a mi, sin embargo yo me senté lentamente llevando mis piernas sobre mi pecho desnudo, acunandolas y llorando entre ellas en silencio, no quería ver ni pensar en ello, no dure mucho tiempo así ya que ella me tomo por un brazo de una manera brusca haciéndome gritar en el proceso por el dolor inflingido, finalmente ella me empujo sobre la cama poniéndose encima haciéndome sentir su desnudez, una de sus piernas se colo entre las mias y comezó a hacer presión para abrirlas, pero mi instinto hizo que as cerrara intentando no darle acceso, sintió esto y fruncio el ceño pronunciadamente entonces paso una de sus manos sobre mi vientre haciendo que las sensaciones volvieran y un escalofrio me recorriera, ella aprovechó la debilidad de mi cuerpo cuando me traiciono en ese momento y abrió mis piernas, me beso nuevamente con una fiereza que me lastimaba, sentía mis labios al rojo vivo hasta que consiguió su objetivo y los abri lentamente dando paso a su lengua de serpiente que se movia ágilmente sobre la mia luchante, haciendo una danza que lejos de causarme molestia me hacia sentir un placer no reconocido, poco apoco el beso empezó a tornarse dulce en vez de amargo sintiendo como mi respiración podía acompasarse a la suya y la dulzura apoderaba mi cuerpo, finalmente empecé a ceder, pero no caería, no lo haría si dar batalla, nuevamente quise empujar quitándome su cuerpo caliente del mio pero me aprisiono más, quito sus labios de los mios y empezó a bajar pasando a mi cuello y con cada sacudida una nueva mordida recibia en respuesta mis pezones sufrieron por ello y finalmente siguió bajando a ese punto sentí sus intenciones y comencé a forcejear más intentando liberarme de sus brazos prisioneros y cerrando mis piernas al instante cuando no podía luchar más y finalmente abrió mis piernas con su propia pierna, sintiendo como al abrirlas era prisionera de un deseo y a la vez un odio hacia mi cuerpo entero, sentí su respiración sobre mi sexo, absorbiendo y respirando mi aroma y finalmente su aliento caliente y húmedo en el lo siguiente que sentí fue su lengua al recorrerlo, un grito de amargura y placer llegaron al mismo tiempo su lengua recorrían a lo largo de mis labios sintiendo como los chupaba y separaba al mismo tiempo hacia los dados, descubriendo el pequeño punto abultado y creciente que sentía como latía ligeramente y fue cuando sus labios se aprisionaron de el, succionaba ligeramente de él y el placer sentido era tal que no podía saciarme ya que sus manos me aprisionaban, intentaba liberarme pero era imposible de sus manos de acero y mi cuerpo volvió a tensarse, esta nueva explosión fue mayor de lo que hubiese esperado sintiendo como se acalabraban mis piernas y me retorcia del placer proporcionado, ella se quito de mi y relamio sus labios mientras los espamos seguían recorriendo mi cuerpo y no podía negar el placer que desbordaba en un grito tan sonoro que amartillo hasta mis huesos, su peso desaparecio en ese instante abandonando mi cuerpo y por un momento no quise que se fuese de mi lado, sin embargo mi deseo al parecer fue cumplido ya que justo cuando mi respiración se acompasaba dejando entrar el aire a mis pulmones ella volvió, sentí algo entre mis piernas, algo desconocido de su cuerpo, un intruso extraño y abri mis ojos de golpe, me senté y observe aquel objeto en medio de sus piernas durante un momento antes de que ella me tumbara y volviese a besarme, el terror que debía tener mi rostro la detuvo un momento, ¿qué quería hacerme? Ella abrió mis piernas nuevamente, con dulzura y con ese rostro plasmado de dulzura y comprensión con un brillo indescriptible y la sonrisa en sus labios, finalmente hablo.

-Necesitaba que estuvieras lo suficientemente húmeda, por alguna razón no puedo contenerme…

Y su voz quedo suspendida en el aire, ella abrió mis piernas que ante mi shock principal no se desistieron esta vez, sentí el acomodo en medio de las mismas, como se posisionaba y bajaba una de sus manos recorrieron mi sexo y finalmente acomodo el arnés entre mis piernas, observaba que no me quitaba la vista de encima pero era tal mi terror que no podía moverme, entonces lo dejo ir, sin esperarlo empece a sentir como lo metía lentamente dentro de mi desplazando a su pacio el estrecho espacio que poseía sintiendo mis paredes expanderse y el ardor empezó a aparecer, ella empujaba más y la presión que hacia mi cuerpo sobre el cuerpo extraño era doloroso y empece a gitar ligeramente, finalmente sentí como se detenia como esa pequeña tela le impedia el paso, sentí como retrocedia para finalmente tomar impulso y empujar con fuerza.

El dolor que sentí al momento que mi himén se desprendia fue doloroso pero no infernal, sentía como aquel liquido rojizo se desplegaba a lo largo de mi sexo saliendo y su mirada se dirigio al momento en que sentía salir aquello, solloce, había roto lo último que tenía, el ultrajo había sido completo, total, inminente y sin más ella comenzó a moverse, entrando, saliendo, llenando mi interior, despacio una y otra vez, hasta que mis quejidos fueron gemidos y finalmente gritos, esa tortura de sentir su pelvis haciendo fricción con la mía y aquel objeto extraño, dándome placer mientras sentía que me violaba al mismo tiempo, era increíble, pero cierto, ¿cómo podóa sentir placer cuando estaba siendo violada? Sin embargo algo se prendio en mi mente, un recuerdo, el recuerdo que ese había sido el trato, que yo estaba ahí por voluntad propia pero no precisamente por un deseo, había aceptado un pacto con el diablo y ahora había perdido lo último que me quedaba, al momento que lo aceptaba esa inminente explosión llego a mi, llenándome, sintiendo como mi cuerpo convulsionaba y mis paredes aprisionaban el arnes, latiendo, sintiendo aquel orgasmo saliendo y haciéndome vibrar, finalmente volvi a desplomarme cuando mi espalda dejo de arquearse y mis respiraciones fueron más claras y escuchando sus palabras en el eco de mis cavilaciones.

-Y esto querida, es solo el comienzo…

Finalmente sabía y aceptaba que mi inocencia estaba siendo robada.


Capítulo V
Posesión.

Poco a poco fui despertando sin abrir los ojos, la consciencia plena aun no llegaba a mí y sólo podía sentir las sabanas cubrir mí cuerpo, durante un segundo disfrute esa fase entre la conciencia y la inconciencia que me protegía ya que mi cuerpo aun no reaccionaba del todo y mi mente seguía adormecida por el sueño, fue cuando algo e removió a mi lado y posiciono sus brazos sobre mi cuerpo que la conciencia llego recordando y llenándome de golpe el interior sobre todo lo sucedido el día anterior, como aquella mujer había abusado de mi cuerpo y peor aún, como este lo había disfrutado y como si este siguiera el eco de mis pensamientos sentí el peso empezando a posicionarse de mi cuerpo desnudo sintiendo así su desnudes también y un shock electrizante recorrió mi cuerpo, no abrí los ojos, deseaba que todo aquello fuese una pesadilla y no una realidad, sin embargo, cuando sentí nuevamente como esa mujer empezaba a besar mi clavícula supe que no era realidad, no quería pensar en todo lo que pasaba en mi exterior, deseaba por un segundo quedarme ahí, acostada sumergida nuevamente en la inconciencia y la inocencia pero como si ella estuviese en sintonía con mi mente habló.

-Sé que estas despierta, puedo sentirlo –Dijo, mientras sentía como pasaba su lengua sobre mi pezón y jugueteaba con el –Ellos no mienten –Y sabía a qué se refería exactamente, mi cuerpo comenzaba a reaccionar a su roce, comenzaba a sentir mis pezones endurecerse bajo su tacto, mi piel entumecerse cuando pasaba sus manos y me rodeaba, ella bajaba hacia mi sexo y yo no hacía mucho por evitarlo a esas alturas la cordura había perdido mella en mi conciencia, dándole paso a mi deseo, ella abrió mis piernas y en medio de mis muslos la sentía meterse, pasaba su lengua por ellos y finalmente abrí al tiempo que un gemido salía de mis labios, ella subió de nueva cuenta besando todo a su paso, poniendo sus manos en todo mi cuerpo, arrasándolos, finalmente me miro pudo notar mi respiración agitada, mi cara ardía al mismo tiempo que mi deseo y ella sonrio, con esa sonrisa tan tranquilizadora y amenazantemente hermosa que poseía, durante unos minutos me quedé sin aliento y sentí como mi respiración paro, fue durante un segundo que sentí una conexión, pero en el siguiente sentí el odio ferviente en mi cuerpo, lo que ella había hecho, lo que me había hecho no tenía nombre y odiaba aún más a mi cuerpo por reaccionar de esa manera, gire mi rostro, no quería mirarla, sabía lo que se vendría pero no me dejaría llevar, no más.

Podía sentir su mirada y como giraba mi rostro, sin embargo mis ojos se entornaban al lado contrario, intentaba moverme pero sus brazos habían sujetado los míos, su respiración comenzaba a ser agitada y podía sentirla ceder levemente ante mi movimiento intentando zafarme de aquellos brazos, la pelea se había llevado en silencio, pero la aparente furia comenzaba a crecer en su interior que podía sentir en su cuerpo el calor y hablo.

-Lucha todo lo que quieras, querida, pero todo esto –Y sentí en ese momento como sus ojos posaban sobre mi cuerpo, recorriéndolo –Es mío, ¿entendiste? Y lo poseeré cuantas veces a mí se me dé la gana, entonces sentí como abrió mis piernas con las suyas, en ese momento creí que sabría lo que vendría, pero lo siguiente que sentí fue a ella, sentí su sexo húmedo y caliente pegarse al mío y como comenzaba la fricción, arriba, abajo, una y otra y otra vez, intentaba por todos los medios que ningún gemido se saliera de mis labios y ella beso mis labios salvajemente, introdujo su lengua a mi boca, violándola y haciéndome sentir el sabor de sus labios, su respiración comenzaba a subir violentamente al igual que la mía, sentía como mis músculos empezaban a tensarse y mis caderas intentando traicionarse para moverse con las suyas, una y otra vez, ella comenzó a gemir sobre mis labios, aflojo uno de mis brazos cuando retiro su mano y volvió a agarrarlo con el otro, pero no intente luchar ya, sentía mi cuerpo flojo ante las mil y un sensaciones que me hacía sentir, la fricción, el movimiento, su cuerpo sudando sobre el mío, el sabor de sus labios y cuando bajo su mano para impulsarse más en i cadera y tener mayor acceso y profundidad me quebró, mis gemidos comenzaron a salir de mis labios a cada embestida, en cada fricción en ese vaivén enloquecedor, sentí llegar a mi clímax y sentí como llegaba al suyo, algo caliente salía y sentía su humedad llenar lo largo de mi sexo y por último su gemido que había sido tan alto como el mío cuando llegaba.
Ella se levantó dejando al descubierto mi cuerpo desnudo y me observo, con un brillo y algo más, la interrogación creció en su mente, tomo su vestido, lo coloco rápidamente y salió de la habitación dejándome sola.

Fue en medio de esas soledad en la que fui consciente de mis actos, finalmente había terminado, me levante de la cama sin importarme mi desnudez, camine durante unos pasos sin rumbo y observe ambas puertas, “la salida” que más bien sabía era la entrada al infierno que había resultado ser ese lugar y la puerta del baño, mire hacia abajo y recordé que durante toda la noche mis propios fluidos junto con mi virginidad rota se encontraban aún en mi cuerpo, así mismo aún sentía la humedad de mi sexo y los rastros de sus fluidos que había dejado ahí, entonces me dirigí al baño, abrí el grifo del agua y sin saber o pensar en qué agua recorrería mi cuerpo, me metí, en ese momento no importaba nada, el agua fría calló sobre mi cuerpo caliente pero no me importo, en ese momento ya nada importaba, deje escapar el agua hasta quedarme helada, como por dentro sentía mi alma y mientras los fragmentos de la noche anterior y esta mañana comenzaban a asaltarme comencé a restregarme una y otra vez con toda la fuerza que ella había usado, mis brazos, mi abdomen, mis piernas, mis manos, mis labios, mi sexo, lavando, tallando y el jabón no me era suficiente para lavar mi alma la cual ni el llanto podía lavar, finalmente cuando las lágrimas silenciosas terminaron, secándome, me decidí a salir.

En cuanto lo hice note el cambio, había ropa nueva sobre las sabanas limpias, no había rastro de la cena del día anterior y la habitación se encontraba llena de luz ya que los ventanales habían sido abiertos, todo estaba en orden como si nada hubiese sucedido el día anterior.

Me dirigí a la ropa que se encontraba la cual note consistía era un pantalón negro ajustado y una blusa con cuello de tortuga gruesa, bragas de encaje negro al igual que mi sostén, también había unas botas que hacían juego con el color de la blusa, suspiré, al parecer esa sería mi vida, la pregunta ahora sería ¿hasta cuándo?

Me vestí rápidamente, sin ser consiente de nada, intentando no pensar con todas mis fuerzas finalmente una mujer de edad avanzada entro dejando una bandeja de comida y sin siquiera decir palabra salió, me dirigí a la bandeja y sin mirar el contenido, comencé a comer, no me importaba realmente el sabor, el aroma o si aquella comida estuviese dañada con alguna droga, simplemente estaba haciendo todo mecánicamente en cuanto termine me dirigí hacia la puerta que daba directamente al balcón y salí, el impacto de la vista junto con el aire fresco recorrer mis pulmones me hizo ser consiente qué tanto había estado conteniendo la respiración, aquella hermosa vista con los arboles bañados en nieve y el cielo manchado en tonalidades grises, azules y oscuras te hacían perder el aliento, abrace mi cuerpo ante el gélido aire y me permití llenarme con el lugar, intentando olvidar las circunstancias que me habían hecho llegar hasta allí.

No supe cuánto tiempo había permanecido en ese lugar hasta que una compañía inesperada llegaba y se paseaba en mis piernas, restregando su lomo sobre las mismas, por un segundo me paralice hasta que observe a un pequeño Husky Siberiano entrar seguido de otro animal más grande y descomunal de la misma raza, supuse que era uno de sus padres ya que observaba con esos impenetrables e inconfundibles ojos azules de la raza, observándome, siguiendo como el pequeño jugueteaba y yo lo acariciaba, mirándome con las fauces abiertas, me quede en el mismo lugar sabiendo que si hacia un movimiento brusco la madre podía atacarme, segundos después el cachorro se dirigió hacia ella y esta se relajó, me levante poco a poco y me acerque hasta ellos, la madre dejo de enseñarme las fauces pero me miraba con recelo así como un pequeño rugido salía de su interior, lentamente acerque mi mano hasta ella y le acaricie la oreja, ella poco a poco fue bajando el gruñido hasta relajarse con mi tacto y me dejo acariciarle a diestra y siniestra, hasta tumbarse y enseñarme su abdomen, entonces sabía que el animal había sido dominado.

El pequeño se encontraba jugando con los bordes de mi pantalón y la madre que ya se encontraba tranquila se había dormido en la alfombra al interior, me pareció extraño observar que la puerta se encontraba cerrada dando a entender que alguien había dejado pasar a aquel par, pero inmediatamente se me paso ese pensamiento, tome al pequeño en mis brazos y lo subí a la cama en la cual me acosté y me deje guiar por el sueño.

Me encontraba soñando con una piedra aplastante, demoledora, cayendo a mi cuerpo, hundiéndome sobre la fina arena que se encontraba bajo mis pies y como esa fuerza demoledora aplastaba mi cuerpo, mi pecho, mi abdomen, mis brazos estaban sujetos, inmovilizándome, desesperándome, sin poder gritar y entonces algo invisible comenzaba a dejarme sin aire, mi cuello era jalado hacia abajo y la arena se metía a mis pulmones mientras que el agua bañaba mis hombros, mis senos, dejándome sin aire, sin poder respirar fue cuando abrí los ojos.

La desorientación fue tal al no sentir el aire necesario en mis pulmones y noté que algo estaba ahorcándome, mis manos se encontraban sujetas y el agua que sentía era la boca que se encontraba bañando mis hombros con su saliva, las manos apretaban mis senos y todo su cuerpo mis senos, sentía la fuerza demoledora de esa persona y mi boca estaba amordazada, gritaba y no encontraba que solo borbotones salieran de esta, entonces un gemido salió de su garganta en cuanto se levantó ligeramente para quitar mi sostén dejando al descubierto mis senos y note la figura de un hombre al tiempo que se acomodaba en medio de mis piernas y sentía su protuberante erección, observe en cámara lenta como él se relamía los labios y me miraba con una sonrisa llena de lujuria a mi dirección inclinándose hacia ellos, esperaba en ese momento el nuevo dolor y su saliva bañándome, sin embargo en ese momento soltó un grito de dolor.

La madre del cachorro se había despertado antes de que mi atacante lograra cualquier cometido y lo ataco, él rápidamente bajo de mi girando al lugar en donde el animal se encontraba gruñendo, ladrando y enseñándole sus fauces con posición de ataque, enseguida el cachorro se subió a mi abdomen ladrando de la misma manera intentando protegerme, el hombre que en ese momento pude observar era moreno, alto y de cabello rubio oscuro, la musculatura era obvia a lo largo y ancho de la espalda y abdomen que se encontraba descubierto, le gritaba al animal y fue cuando la puerta se abrió.

La pequeña y menuda mujer entro y lo primero que vio fue la posición de aquel hombre y de la madre del cachorro, entonces hablo con voz gutural dándole una orden que me pareció fue a ambos ya que los dos se relajaron y finalmente miro a mi dirección, sabiendo que me vería atada, amordazada y desnuda del torso para arriba con las lágrimas incontrolables saliendo ante mi impotente mirada.

Ella se dirigió al hombre y le planto una bofetada tal que volteo su rostro, el hombre sorprendido dio un paso hacia atrás mientras ella con una gélida voz le hablo.

-¡¿Quién diablos te dijo que podías tocarla?!
-Volk, yo… -Empezó y entonces vi como una nueva bofetada cruzaba su rostro-

-¡Ella es mía! ¿Entendiste? ¡Mía!

-¡Pero sí ya pasaste la noche con ella! –Logro decir el hombre mientras ella soltó otro impacto en su rostro en la otra mejilla reventándole está vez el labio haciendo que la sangre brotara y saliera en forma de línea recta hacia su mentón.

-No me interesa si ha sido una o mil, ¡Ella es mía, Vladimir!, te vuelvo a ver cerca de ella y no sólo te llevarás el labio roto ¿Entendido?

-Creí que siempre compartíamos –Le dijo y sentí el tono de su voz herido –¡No puedo creer que por una ramera me estés haciendo esto! –Empezando a gritar y ella volvió a darle otro golpe reventando está vez su pómulo, entonces el hombre que había entrado la noche anterior ingreso a la habitación poniéndose detrás de la menuda mujer.

-Vladik, saca a Vladimir de aquí y asegúrate de recordarle que ella es mía y cuál es su lugar –Ordenando de una manera que incluso me helo la sangre –Échalo de aquí como al perro que es y recuerda, has que no lo olvide. –Mirando a aquel hombre como la peor de las calañas, él al escuchar sus palabras comenzó a suplicar pero el hombre llamado Vladik lo saco inmediatamente de ahí dejándonos solas, finalmente ella se dirigió hacia mi dirección, quitándome la mordaza que me acallaba y finalmente soltando varias de las ataduras de su cuerpo, no miraba a mi dirección mientras yo la observaba agradeciendo nuevamente su presencia en silencio, finalmente espere por unos segundos que las ataduras de mis manos fueran quitadas y al ver los segundos la observe, su cruda mirada había cambiado dejando paso a aquella lujuria, dominándola, mirándome, su ropa había desaparecido dejando su desnudez y desnudando mi cuerpo estático a su paso, entonces se subió en mi cuerpo y hablo.

-Tú, eres mía –Dijo con tal fervor enseguida beso mis labios acallando cualquier cosa que pudiese hacer, robando mi aliento, recorriendo mi boca con su lengua, explorando, experimentando, incitándome a pecar y dejarme llevar, se separó un poco y volvió a hablar –Y a ti también te lo demostrare –Entonces bajo hacía mi cuello y lo mordió fuerte haciéndome gritar, bajo a mis senos y una de sus manos se introdujo sin miramiento en mi sexo mientras sus dientes presionaban mi pezón derecho haciendo que mi cuerpo recorriera una nueva especie de placer en el dolor dado, haciendo también ver la posesión y merced que tenía sobre mi cuerpo.


Continuará...
Tú que eres el sol

my_love_4_U
Mensajes: 9
Registrado: Mié 06 Ene 2010 14:25
Sexo: Femenino

Re: Ultrajo

Mensaje por my_love_4_U » Dom 27 Nov 2016 16:21

Que interesante historia..... si estas por ahi señor/a autor/a pooorfa continuala....se ve atrapante n.n
Cabe decir que la redaccion es excelente... Lei algun q otro fic tuyo, y la verdad siempre sorprenden las nuevas tramas que creas...
Regresa prontooo
#AquiUnaFan

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: candyelizabeth, Google Adsense [Bot] y 2 invitados