Who knew: ¿La vida continua?

Responder
Avatar de Usuario
liuribe21
Mensajes: 457
Registrado: Mar 17 Abr 2012 16:57
Sexo: Femenino

Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por liuribe21 » Mar 15 Ene 2013 18:05

Hola, esta historia nueva es de mi propia invención espero les guste así que es como la primera vez que escribo por lo que pido disculpas por los errores pero espero les guste..... give_rose


Un desafortunado accidente
(Tono de llamada en espera)
—Operadora, ¿Cuál es su emergencia?...

*** *** *** *** *** ***
Lo único que recuerda son dos pares de faros delanteros y un fuerte impacto en el costado del auto. Está aturdida por el impacto y le duele la cabeza, siente un tibio líquido resbalando por su frente, mejilla y parte de su cuerpo; al igual que el resto de su cuerpo, sus brazos estaban entumecidos y adoloridos pero se aferran con fuerza a su preciado tesoro, su pequeña Vika.
Con la mirada nublada y muy borrosa, se mueve en su asiento, se siente desorientada al intentar abrir la puerta para salir, están de cabeza y su pequeña está moviéndose entre sus brazos clamando atención; recuerda que instintivamente ha cubierto a su bebé y a su esposa con su adolorido cuerpo aprisionado por el cinturón de seguridad.
Con dificultad y agitación en su respiración, intenta liberarse del amarre de su cinturón colocando a la pequeña bebé en el techo que ahora estaba sobre el suelo y mira a su costado para comprobar el estado de su esposa encontrándose con una escena desgarradora, su esposa, al igual que ella, está de cabeza sujeta al cinturón de seguridad y toda cubierta de hematomas, raspones, y sangre que manchan su antes blanquísima piel nívea y tersa, se mira toda magullada y adolorida pero no reacciona aún.
—Amor, ¿Cómo te encuentras? — No recibe respuesta.
Siente pánico pero se calma, respira hondo y trata de enfocar alguna salida pero solo ve la ventanilla a su costado y al frente los vidrios estrellados, por lo que comienza a golpear el vidrio de la ventanilla cortándose y lastimándose más el brazo izquierdo en la acción.
Decide empujar con su hombro la puerta, lo que la lastima aún más pero no dio importancia y sale hincándose para alcanzar a la pequeña bebé que increíblemente ha salido ilesa.
A paso tambaleante consigue salir de los fierros doblados que ahora era su Ferrari rojo de colección, se aleja un poco del auto volcado y ve la barra de contención que han golpeado cuando salieron disparadas; no hay nadie para pedir ayuda, los pasajeros de la camioneta que les seguía ya no está y el tráiler que les ha golpeado no parece haberse detenido, así que están solas y varadas en medio de alguna parte de la gran reserva del bosque pero no tan cerca de San Petersburgo o Moscú, además de que la última estación donde han llenado el tanque de gasolina ha quedado como a tres o cuatro kilómetros de donde están y no es viable regresar allí.
Busca su celular dentro del auto y entre los restos regados alrededor de él encontrándolo como a tres metros de distancia, con algo de dificultad se pone en pie y es entonces que siente un dolor punzante en su costado derecho que le hace doblarse hasta hincarse en el suelo con todo y Vika, “tal vez me he fracturado una par de costillas”, piensa y vuelve a mirar a su alrededor confirmando con desagrado que están rodeadas de una gran vegetación boscosa cubierta de nieve y que ahora tiene esparcidos los pedazos de la carrocería de su amado Ferrari que ya es más que inservible; a paso lento se acerca al celular, rezando por que aun sirva y lo toma hincándose sobre la nieve con la Vika aún en brazos colocando el celular en la bolsa de su camisa.
Unos quejidos y gemidos de dolor provenientes del auto llaman su atención y recuerda a su esposa, la joven pelinegra se levanta a prisa y casi corre al auto volcado si no fuera por un dolor punzante por levantarse rápido en su pierna derecha, el tobillo y su costado izquierdo pero acalla el quejido dirigiéndose más despacio al lado del copiloto.
Al llegar, ve a su esposa aún prisionera del cinturón de seguridad con los brazos extendidos hacia abajo, su cabello rizado y rojo estaba colgando y lleno de sangre al igual que su pálido y pecoso rostro. La desesperación e impotencia hacen acto de presencia por lo que intenta abrir la atorada y estropeada puerta pero estaba más que atorada, lo que hace difícil abrirla y aún más usando solo un brazo.
— ¿Amor? ¿Puedes escucharme? Resiste, no puedes dejarme — mira a su pequeña moviéndose un poco —no puedes dejarnos, te necesitamos con nosotros, ¿me escuchaste? ¡No puedes dejarnos! — le sentencia al borde de las lágrimas pero recuerda que debía ser fuerte por sus mujeres.
Se marea un poco pues todavía está mareada, débil y aturdida por el impacto del accidente y los golpes; el llanto de su pequeña Vika se hace notar, el frío es intenso y comienza a notarse, pero quien más lo resiente es la pequeña mientras que ella deja escapar su calor por su aliento. Se frota las manos y los brazos quitándose el saco negro para envolver a Vika con él intentando así mantenerla cálida, afloja su corbata sonriendo tristemente al recordar lo que ha pasado antes de salir pero de inmediato recuerda que lo más importante es sacar a su esposa de la pila de fierros retorcidos.
Coloca a Vika sobre la fría nieve y pone manos a la obra pero al momento de levantarse, vuelve a sentir un calor y un punzante dolor en su pierna y costado derecho así como en su brazo izquierdo, deduce por el dolo que están fracturados o quizá rotos pero les resta importancia para volver intentar abrir la atorada puerta pero es inútil y golpea la misma con su pierna lastimada soltando un grito de dolor mezclado con desesperación e impotencia recargándose de espaldas en el auto para dejarse caer resbalando lentamente hasta llegar a la nieve que hay en el suelo.
Toca su frente cabeza revolviendo sus cabellos negros y tallando su rostro para colocar sus manos sobre él comenzando a sentir tibias lágrimas resbalando por sus mejillas; un copo de nieve cae sobre el fino saco que cubre a Vika, aprieta los puños con coraje y recuerda el celular sacándolo de la bolsa de la camisa mientras ve caer pequeños copos de nieve suspirando con triste resignación pues la nevada comienza y reza porque un milagro ocurriera.
Respira con alivio al ver que la pantalla táctil enciende y no muestra signos de sufrir algún daño, marca al número de emergencias cruzando los dedos intentando llamar a la suerte y suspiró con alivio a pesar de la mala señal cuando escucha el tono de llamada y una amable voz responde a su pedido de auxilio.
(Tono de llamada en espera)
—Operadora, ¿Cuál es su emergencia?...
— ¡Miesposanoreacciona…! ¡Tienemuchasangreportodoelcuerpoylacaraynoreacciona…! ¡Necesitoayuda…! — está histérica.
—Por favor, no entendí lo que dijo… Necesito que se calme y me explique lo que ha pasado… Respire profundo, inhale y exhale…


Tomaste mi mano
Me demostraste como
Me prometiste que estarías cerca mío
Uhh uhh
Está bien
Tome tus palabras
Y creí
En todo
Lo que me dijiste
Yeah uh
Esta bien


*** *** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** *** ***
Contempla su reflejo en el espejo de cuerpo completo moviéndose de un lado para otro viendo cómo se veía y corroborando que no había sido bueno su desempeño. Una suave carcajada burlona tras ella llama su atención y ve entrar a la habitación a una hermosa joven pelirroja de cabellos rizados, de hermosos, delicados y finos rasgos, piel blanquísima y tersa que vestía un albornoz cubriendo su envidiable figura de modelo, esto le llama significativamente la atención y no puede evitar recorrerla con una mirada un tanto lasciva.
—Y, ¿bien? ¿Cómo está? —La joven de cabellos negros se gira en dirección de su esposa con sus cabellos totalmente acentuados por grandes cantidades de gel y mostrando el nudo de su corbata, que claramente está hecho un desastre y la pobre prenda se avergüenza de llamarse corbata.
—Mmm… — La joven mujer de cabellos rojos y largos adopta una pose pensativa y coloca su mano en su blanca y pálida mejilla y su expresión indescifrable denota que no está muy convencida.
—No me agrada ese mmm tan largo —le mira dubitativamente— no te gusta — más que una pregunta, era una afirmación.
—Déjame hacer unos ajustes por aquí… y si muevo esto por acá… permíteme hacer… sólo esto… ¡ah! Y esto… un poco de esto… mmm y si hago esto un poco así… — lo que hace es acomodar el cuello de la impecable y blanquísima camisa que lleva puesta pues está un poco torcido, acomoda la corbata en el cuello, desdobla el nudo y lo hace de nuevo de aquí para allá, y por último, desordena los cabellos ya duros por la cantidad de gel usado y los revuelve juguetonamente de la manera que a ella le gustaba hacerlo desde que son novias para darle el volumen y estilo de rebelde incurable que posee su esposa —¡y listo! — exclama sonriendo satisfecha por su “gran” trabajo y se acerca para besar sus suaves labios.
—Por eso te adoro — le detiene cuando el beso termina abrazándola por la cintura para besarla de nuevo — ¿Qué haría yo sin ti? — viéndola con ojos enamorados.
*** *** *** *** *** ***
Fin de Flashback
*** *** *** *** *** ***


Si alguien dijo que dentro de tres años
Te habrías ido
Yo me levantaría y les pegaría
Porque todos ellos están equivocados
Se mejor
Porque dijiste por siempre
Y Siempre
Quien sabia


*** *** *** *** *** ***
—Operadora, ¿Cuál es su emergencia?...
—Miesposanoreacciona… Tienemuchasangreportodoelcuerpoylacaraynoreacciona… Necesitoayuda…
—Por favor, no entendí lo que dijo… Necesito que se calme y me explique lo que ha pasado… Respire profundo, inhale y exhale…
—Ok —Una respiración profunda y jadeante se escucha al otro lado de la línea — mi esposa y yo acabamos de tener un accidente y estámuymal — comienza a desesperarse otra vez.
—Muy bien, necesito que se calme porque no podré entenderle, — la operadora está desesperándose — dígame cómo se encuentra su esposa.
—Estámuymalestacubiertadesangre — su voz se quiebra un poco y le impide hablar con claridad — yyoyonoséquehacerparaayudarla.
—Escúcheme, escúcheme — la operadora tiene que controlar la situación para poder ayudar.
—Ellaellanoperonopuedoymibebénoparadelloraryyoyo —vuelve a desesperarse, cosa que no ayuda.
—Oiga, escúcheme — la operadora de emergencias alza la voz un poco para que le preste atención.
—Nopuedoenverdadqueno — sus nervios están muy alterados como para prestar atención.
—Necesito que se calme, así es… respire, otra vez y cálmese un poco —su tono vuelve a ser neutral.
—Está… está bien… — respira hondo descansando su cabeza hacia atrás.
— ¿Quiénes más viajaban en el vehículo? —comienza a indagar.
—Mi… mi… mi… mi esposa, mi bebé de dos meses y yo — consigue articular — pero la más afectada es mi esposa.
— ¿Sabe cómo pasó el accidente? — necesita saber la gravedad del asunto.
—To… to… todo fue tan rápido, unautonoveniasiguiendo — comienza a hablar de prisa.
—Por favor, cálmese un poco y sígame contando, ¿quiere? — le reconforta para que prosiguiera.
—Es que un auto venía siguiéndonos y al intentar huir, un camión salió de pronto en una curva cerrada… — el recuerdo de los faros la ciega obligándola a recordar por un momento.
— ¿Se encuentra ahí? ¿Hola?
—Perdón, intenté evadirlo pero la camioneta que nos seguía me dio un golpe por atrás y con la nieve, el auto resbaló y giré el volante pero no pude frenar y… — lágrimas de impotencia resbalan por sus mejillas sabiendo que los recuerdos eran muy borrosos por el dolor que le causaba.
— ¿Y? ¿Qué pasó? Cuénteme — la operadora intenta buscar detalles.
—Mi auto derrapó por la velocidad que llevaba, perdí la cuenta de los giros pero salimos de la carretera golpeando una de las barras de contención y yo apenas pude salir para hacer la llamada, tengo a mi bebé en brazos en medio de la nada, hace frío y no he podido sacar a mi esposa del auto… — está devastada por lo que ha pasado — no recuerdo bien cómo pasó — se pasa la mano por su despeinados cabellos.


Recuerda cuando éramos tales tontos
muy convencidos y muy cool
Oh no
No no
Deseo con tocarte de nuevo
Deseo seguir pudiendo decirte amigo
Daria todo


*** *** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** *** ***
—Estarías por allí, coqueteando con cualquier chica que se atravesara por tu camino toda desarreglada y dándole de comer a mi Vika esa asquerosa comida de lata — le toca la nariz y comienza a reír — y serías un desastre con tu corbata, señora ejecutiva — le toca el nudo de la corbata totalmente arreglado por ella.
—Sabes que nunca se me ha dado bien eso, detesto hacerlo — le dedica una mirada divertida — pero para eso te tengo a ti, ¿no? — ambas ríen uniéndose en un beso tierno.
—Sí, lo sé y por eso es que me gusta estar aquí — le mira dulcemente — oye — le habla suavemente y tira por la corbata hasta eliminar la distancia de entre ambas — ¿sabías qué te ves muy sexy de traje y corbata…? — le coloca la mano sobre su pecho.
—Mmm… — adopta una pose pensativa y sonríe — creo que ya me lo habían dicho — ríe por el rostro disgustado de su esposa, que le golpea levemente en el brazo — tú lo has dicho siempre — le sonríe coqueta y se acercó a besarla.
—Aduladora — le mira coqueta y seductoramente antes de unir sus labios en un beso tierno que se torna apasionado.
— ¿Qué tanto quiere Vika una nueva hermanita? — La hermosa mujer pelirroja le mira divertida y coqueta otra vez mientras le coloca su mano sobre el pecho — porque por mí, podemos empezar a escribir la carta a la cigüeña ya mismo — ambas ríen a mitad de otro beso.
El comentario hace sonrojar el palidísimo blanco y pecoso rostro de la joven mujer pelirroja y la joven pelinegra no puede evitar sonreír al ver la expresión avergonzada de su esposa a estas alturas de su vida de casadas y comienza a aflojar su corbata recién anudada y a desabotonar su camisa recién acomodada.
—Yo creo… — es interrumpida por un beso — que… — beso — sería… — beso — un… — beso — gran… — beso — momento… — detiene las encendidas hormonas de su esposa — pero si no nos vamos ahora no llegaremos temprano y a tiempo — mira divertida la cara de frustración de su esposa y añade — además, mis papás y los tuyos nos esperan y sería de mala educación dejarlos esperando porque imagino que querrán ver a su adorada nietecita, ¿no crees? Pero es casi víspera de navidad y quiero estar ahí para ver a Lena y a Tania — Se aleja un poco más, le abotona la camisa y le ajusta la corbata — esa corbata va muy bien contigo, mi padre dice que la corbata bien arreglada habla muy bien de una persona — se acerca y le besa la mejilla — ve a ver a Vika mientras termino de arreglarme — le mira sonriente hasta que le ve salir y vuelve su atención al gran espejo de su tocador y siente una opresión en su pecho que le provoca una sensación de que algo raro podría pasar pero lo ignora por completo.
*** *** *** *** *** ***
Fin de flashback
*** *** *** *** *** ***


Cuando alguien dice ahora cuenta tus bendiciones
Por su larga partida
Pienso que no supe cómo
Estaba equivocada
Lo sabían mejor
Todavía dijiste por siempre
Y siempre
Quien sabia


*** *** *** *** *** ***
— ¿Sabe si hay alguien más que necesite ayuda? — la operadora necesita saber si hay más involucrados en el accidente.
—Creo… supongo… no, en realidad, no lo sé — no tiene cabeza para pensar en alguien más que su esposa y cómo sacarla de la pila de fierros inservibles que ahora es su Ferrari rojo, valuado en más de un millón de dólares.
— ¿Sabe dónde fue el lugar del accidente? — la operadora consigue que se calme un poco más.
—No señorita, en alguna parte entre la ciudad de San Petersburgo y Moscú — mira a su alrededor y no ve más que bosque y nieve por la época del año.
—Necesito que sea más específica — le pide amablemente.
—No tengo idea, no soy un GPS o algo así para saber exactamente donde estoy — su voz se llena de sarcasmo hiriente.
—No use ese tono conmigo, por favor—la operadora hace lo que puede pero la alteración de la joven pelinegra no ayuda en mucho.
—Intente seguir la señal del GPS del auto o al menos del celular, ¿no puede hacer eso? — le sugire.
—Intentaré hacer algo, veré que puedo hacer — intenta ayudar.
—No intente, ¡hágalo! — Le parece que no quiere ayudar y su histeria y cólera aumentan — ¿cree usted que si esto fuera una broma no le habría llamado por nada? — no sabe qué hacer por lo grave de la situación.
—Por favor necesito que se tranquilice, solo así podré hacer mi trabajo y podré ayudarle — la operadora intenta calmarla — sé cómo se siente, si esta deses… — se ve interrumpida.
— ¿Sabe cómo me siento? — Suelta una carcajada sonora e irónica — No lo creo, por qué si lo sintiera me habría ayuda enviando una ambulancia o algo de ayuda en vez de estar diciéndome que me tranquilice — su tono de voz es cada vez más violento.
—No le permito que me hable así — la joven se ofende un poco pero sabe que no debe ponerse al mismo nivel.
—Pero ¿sabe qué? ¡Vallase al diablo! — grita.
—Por favor, necesito que se tranquilice, sólo así podré ayudarle y esto no nos está ayudando — razona.
—… Sí, tiene razón — pasa saliva y razona — discúlpeme, pero esta situación me tiene desesperada y no pienso con claridad.
—No se preocupe entiendo lo que pasa, creo que ya tengo la ubicación de donde ocurrió el accidente — la joven pelinegra respira con alivio y vuelve su atención a su esposa que aún está en la pila de fierros, la operadora escucha las palabras preocupadas y sinceras de la joven con quien ha hablado momentos atrás — “pronto vendrán a sacarte de aquí mi amor, resiste un poco… No me dejes, no aún porque sin ti mi vida se acaba… Vika te necesita, vamos abre los ojos, déjame verlos una vez más” — la joven pelinegra se inclina y besa su mejilla ahora roja y cubierta por la sangre — un nudo se forma en la garganta de la operadora y le impide hablar.

Yeah yeah
Te tengo encerrado en mi cabeza
Hasta que nos encontremos de nuevo
Hasta que
Hasta que nos encontremos de nuevo
Y no te olvidare mi amigo
Qué pasó


*** *** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** *** ***
—Recuérdame por qué accedí a viajar en este auto — la joven pelirroja ve distraída por la ventana cargando a la pequeña bebé rubia de dos meses.
—Porque debía presumirle a Ciryl esta nueva belleza de mi colección recién adquirida — sonríe enormemente como niña con juguete nuevo en navidad tocando el tablero moderno del auto con una pasión desbordada —y porque te convencí —acaricia la piel de la pierna desnuda de su pierna que se asomaba a través de la abertura del vestido tinto que lleva su esposa — y además, porque esta belleza es veloz.
—A veces creo que eres muy…— unas luces en su espejo llaman su atención.
La joven pelirroja mira con disimulada atención hacia atrás y ve con detenimiento que la vieja camioneta que viene tras el Ferrari rojo de su esposa, ha venido siguiéndoles los pasos desde que pararon en la última gasolinera en ese pueblito a las afueras de San Petersburgo a llenar el tanque y comprar café para su esposa.
Aquello le da mala espina, además de que ya ha visto rondando cerca de su casa, a la mis misma vieja camioneta desde hace dos semanas atrás; le es preocupante, pues parece una escena sacada de una de las películas de terror que tanto le ha gustado ver a su esposa cuando desde que eran novias e iban al cine, una película en la cual los que viajan en la camioneta de modelo pasado son unos completos psicópatas que las quieren secuestrar y torturar sin ningún motivo, solo para verlas sufrir.
Su esposa ve la tensión que tiene la joven pelirroja, por lo que no puede evitar preguntar.
— ¿Pasa algo, mi amor? — Le ve desconcertada quitando un momento la mirada de la carretera.
—No, nada… — miente un poco para no alarmar a su esposa.
—Sí, algo te pasa —mete un cambio — sé que no te gusta viajar de noche, pero te aseguro que llegaremos pronto — le toma la mano y la besa sonriendo — pero no es por viajar de noche ¿cierto?
—Bueno, la verdad es que esa camioneta parece que viene siguiéndonos y me da miedo pensar que son unos psicópatas — admite.
— ¿Te parece? — Ajuste el espejo retrovisor y las luces de los faros delanteros le ciegan un momento — mejor acelero y vemos que pasa ¿no? — trata de bromear sonriendo pero también tiene la sensación de que algo traman los viajeros.
Menuda situación la que se les presenta, no hay ningún rastros de civilización a la redonda ni siquiera un auto solo están rodeadas de árboles y pinos cubiertos de la blanca capa de nieve y las nueves de tormenta de nieve que amenazaba con caer.
Mira a su esposa dedicándole una mirada de que todo va a estar bien pero por dentro está muy nerviosa aunque lo disimula bien. Acelera un poco más, su velocidad roza un poco los 100 kilómetros por hora desviando momentáneamente la mirada del camino para vigilar a la camioneta que les sigue un poco cerca debido a que el Ferrari es un auto potente y de gran velocidad.
Pisa un poco el pedal del freno en una curva cerrada sintiendo patinar las llantas, pero no hay tiempo de detenerse un poco, por lo que al salir de la curva, pisa a fondo el acelerador y moviendo la palanca, mete la cuarta marcha del auto lo cual es peligroso y más por el mal tiempo del clima aunando la nieve y el hielo que cubre el asfalto de la carretera. La joven mujer pelirroja trata de calmar los nervios abrazando con más fuerza a la pequeña Vika.
—Creo que vamos muy rápido ¿podrías bajar la velocidad?
—Amor, no creo que sea posible — viendo a través del espejo retrovisor.
—Jul, baja la velocidad… por favor — sus ojos muestran su miedo.
—Marina, lo haría si no nos estuvieran siguiendo y nuestras vidas estuvieran en peligro.
Poco pueden seguir hablando pues las luces de un tráiler es lo último que ven antes de ser empujadas fuera de la carretera, el auto derrapa y Julia, la joven pelinegra, intenta maniobrar para recobrar el control del vehículo pero el golpe del impacto causado por el tráiler le aturde los sentidos y trata de cubrir con parte de su cuerpo a su esposa e hija pero no puede reaccionar a tiempo para girar el volante lo que causa que el Ferrari comience a dar vueltas sin control dirigiéndose contra una de las vallas de contención que está sobre la orilla de la carretera llevándosela consigo y cayendo cerca de quince metros por el barranco que daba al bosque barriendo con la vegetación de pinos que estaban a su paso.
Los giros del auto les hace quedar de cabeza y que parte de la carrocería quede esparcida por doquier; ahora ahí están, atrapadas entre la pila de fierros y chatarra que se ha convertido el costoso automóvil y los causantes del accidente no se han detenido siquiera a ayudarlas o ver que ha pasado o cómo se encuentran.
*** *** *** *** *** ***
Fin de flashback
*** *** *** *** *** ***


Si alguien dijo que dentro de tres años
Te habrías ido
Yo me levantaría y les pegaría
Porque todos ellos están equivocados
Ese último beso
Lo apreciare
Hasta que nos encontremos de nuevo
Y el tiempo
Lo hace más difícil
Deseo que pueda recordar
Pero mantengo
Tu memoria
Me visitas cuando duermo
Mi cariño
Quien sabía
Quien sabía


*** *** *** *** *** ***
El lugar del accidente se ha llenado de luces de patrullas y ambulancias que tardan algo de tiempo en llegar, policías acordonan el área, los rescatistas comienzan a bajar para ayudar a salir a Marina, la joven pelirroja, que aún está entre los fierros doblados pues a pesar de los esfuerzos de su esposa Julia, no ha podido sacarla y aún se encuentra cerca de su esposa abrazando a la pequeña Vika tratando de darle calor con su propio cuerpo y tiritando a causa del intenso frio que azota ya por la pequeña nevada.
— ¿Se encuentra bien? — un rescatista se ha acercado con mantas abrigadoras a Julia y a Vika.
—Yo sí, pero mi esposa no —desvía la mirada para ver a su esposa inconsciente y de cabeza dentro del auto —ayúdela por favor.
—No se preocupe para eso estamos, ahora necesito que retroceda — le pide amablemente ordena otro rescatista.
—Necesito una pinzas para cortar esta puerta — uno a uno llegaban los rescatistas para ayudar.
Poco a poco han cortado la puerta y sacado a Marina para colocarla sobre una camilla y sacarla de ahí. Con sumo cuidado, logran subirla por el peligroso barranco y Julia la sigue de cerca siendo ayudada a subir hasta la carretera; cargando a Vika se acerca a tomar la mano de su esposa pero es detenida por un policía.
—Necesito preguntarle algunas cosas y tomas su declaración de los hechos que han pasado aquí.
—Pero mi esposa… necesito ir con ella — trata de esquivar al policía mirando el área acordonada y llena de patrullas, ambulancias y algunos reporteros que toman fotografías y que al verla le reconocieron de inmediato intentando preguntarle lo que había pasado.
—Bueno creo que podrá esperar un poco — concede viendo la desesperación y preocupación en sus penetrantes ojos azules — pero me parece que necesita ser revisada al igual que su bebé — aconseja.
—Gracias.
Se aleja a paso rápido en dirección de la ambulancia donde llevan a su esposa ignorando por completo a los molestos medios pues no tiene cabeza para nada más.
Unos paramédicos le detienen de nuevo pero le ceden el paso al ver las señas del policía que momentos antes le ha detenido.
—Mi amor, ya estoy aquí — le toma la mano ensangrentada viendo su triste estado.
— ¿Me permite revisarla? — se acerca una mujer que es paramédico.
— Yo estoy bien pero ella no atiéndala primero y a mí bebé — cubriendo su boca — ellas los necesitan más que yo, por favor — suplica y extiendo los brazos para entregarle a Vika, quien se mueve intranquila haciendo puchero.
La mujer de cabello castaño asiente y toma a Vika para examinarla sorprendiéndose al encontrarla en perfectas condiciones y sin ningún golpe o rasguño pues ve aún más golpeada a sus dos madres pero entiende la situación que está pasando y no quiere alterar más a la pobre mujer que esta frente a ella.
— ¿Irá en la ambulancia? — le pregunta la paramédico devolviéndole a Vika.
Julia asiente tomando a Vika y sube a la ambulancia, se cierran las puertas y la ambulancia avanza entre los reporteros que se acercan a preguntar sobre el estado de la joven pareja pero son detenidos por los policías que le abre camino para que emprenda rápido el camino hacia el hospital debido a que el estado de Marina es muy crítico y el camino hacia Moscú es algo largo, así que lo mejor es partir lo antes posible.

se aceptan criticas
El valor de las cosas no está en el tiempo que duran sino en la intensidad con que suceden, por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomprensibles...
http://anotherwordsfics.foroactivo.mx/" onclick="window.open(this.href);return false;

Avatar de Usuario
SwishierAgate
Mensajes: 23
Registrado: Lun 24 Dic 2012 16:59
Sexo: Femenino
Ubicación: México

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por SwishierAgate » Mar 15 Ene 2013 19:00

esta buena la historia, interesante espero la conti :D saludos

Avatar de Usuario
fuck you !! and hi
Mensajes: 191
Registrado: Vie 20 Abr 2012 17:18
Sexo: Femenino
Ubicación: En la cama de Lena
Contactar:

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por fuck you !! and hi » Mar 15 Ene 2013 21:15

Me encanta muy original !!Conti!!
I may not be with you now but one day I will see you and hear you sing
http://fuckyouandhithisismylife.tumblr.com" onclick="window.open(this.href);return false;
https://twitter.com/Notgonnagetus20" onclick="window.open(this.href);return false;

katinavolkova13

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por katinavolkova13 » Mar 15 Ene 2013 23:44

esta muy bueno continua *-*

Avatar de Usuario
liuribe21
Mensajes: 457
Registrado: Mar 17 Abr 2012 16:57
Sexo: Femenino

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por liuribe21 » Vie 18 Ene 2013 19:29

Y de repente, todo cambió
El avión privado ha aterrizado, después de unas largas horas de vuelo, en el aeropuerto internacional de Moscú y se encuentra feliz de estar en casa al fin otra vez para navidad pero lo que más le gusta es la idea de que ahora si podrá quedarse a terminar la carrera de psicología en su natal Moscú pero lo mejor de todo es que va dos años adelantada y solo le faltan dos más para terminar.
Desciende del avión junto al remolino que es su hermana menor, quien ha ido a visitarle de sorpresa, caminando hacia la sala de espera donde sabe le esperan sus amigas así que ni tarda ni perezosa pone su celular a su oído para saber dónde están y se encaminan hacia la sala de espera del aeropuerto siendo seguidas por quienes transportan su equipaje, la rubia y joven azafata que baja junto al piloto con sus respectivas maletas.
Tan pronto están en la sala de espera, su hermana se sienta en uno de los algo incomodos sillones y enciende la televisión pero con la mirada desviada hacia un lado comienza a cambiar de canales a la pantalla plana mientras ella misma se pierde en sus pensamientos pero algo en la pantalla llama su atención y dirige la mirada de inmediato alejando su teléfono celular lejos de su oído.
Con horror ve lo que dicen rezando porque no sea verdad, el volumen de la pantalla está en silencio y no puede escuchar bien lo que dicen pero el nombre de las personas que aparecen en el noticiero los conoce muy bien como para negar lo que pasa.
—… Y entre otras noticias, parece ser que el accidente reportado a las afueras de Moscú tuvo como víctimas a las reconocidas herederas Julia Volkova, Marina Katina y a la hija de ambas, vallamos al lugar de los hechos para ver que se puede averiguar…
Con prisa le arrebata el control a su despreocupada hermana menor que le ha cambiado al canal de noticias impidiéndole subirle el volumen para saber que dicen a lo que su hermana se molesta pues no le gusta ver ese tipo de canales aunque su expresión cambia a una totalmente preocupada cuando ve lo que su hermana ha querido confirmar: imágenes de cómo quedó el Ferrari, convertido en fierros doblados y chatarra, en el que viajaban su hermana mayor, su cuñada y sobrina, y algunas imágenes más salen donde ven a su hermana en una camilla, a su cuñada caminando con esfuerzos mientras carga Vika.
—… Ha sido confirmado que el auto Ferrari rojo que se volcó sobre la curva a las afueras de Moscú, pertenecía a la reconocida heredera petrolera y acerera empresaria Julia Olegovna Volkova, hija del reconocido empresario petrolero Oleg Volkov, en el cual viajaban su hija Victoria Volkova Katina y su esposa Marina Sergéyevna Katina de Volkova, hija del magante acerero Sergey Katin…
Ninguna puede creer lo que ve en las noticias, las víctimas son su hermana, cuñada y su pequeña sobrina, así que tienen que confirmarlo de inmediato y cambian de canales para confirmarlo; canal tras canal de noticias y espectáculos ven las mismas noticias hasta que sus teléfonos celulares suenan confirmando la noticia con la voz de sus padres.
—… Lo último que se sabe sobre el matrimonio Volkova-Katina es que ambas ingresaron al hospital privado de Moscú y han pasado cerca de cuatro horas desde que se confirmara el grave estado de la señora de Volkova, por el momento se sabe que está en cirugía para tratar de…


Se siente perdida en su propia vida
Pisando el agua sólo para evitar el deslizamiento
Y ella se pregunta dónde se supone que está
Cansada de tratar de hacerlo bien
Sus sueños están demasiado lejos para ver
Cómo sus pasos podrían tomarla a quien ella será


*** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** ***
Antes de salir para el aeropuerto, ha confirmado no dejar nada en su ahora antiguo departamento y lo mira con nostalgia al pensar que fue un gran confidente pero lo que le hace ponerse contenta es que verá a su familia de nuevo.
―Lena, tengo horas gritándote que el taxi ha llegado y las maletas están dentro, es hora de irnos ― se ha acercado su una joven pelirroja tres años menor que ella para halarla del brazo y molestarla un poco.
―Voy, ya voy… ― el sonido de una llamada entrante les interrumpe su sesión de juegos ― aló?... Hola, si ya vamos… ― dibuja el nombre de Marina en sus labios y la joven levanta los ojos al cielo pues es señal de que durarán horas en irse así que mejor baja a la sala.
― ¿Cómo te sientes de volver a casa hermanita?
―Más que bien, ya quiero verlos a todos… En especial a Vika, ¿cómo está?
―Bien creciendo y poniéndose tan guapa como sus madres ― se encuentra cambiando a Vika para salir.
―Jajaja si me imagino... ― juega con la pulserita de oro en su muñeca, su mayor tesoro.
―En serio, no sé porque me das el avión… ― una ronca y seductora voz al fondo hace estremecer a Lena sabiendo de antemano a quien pertenece y se ha puesto nerviosa ― por cierto, como ya escuchaste te lo repito, Jul te manda saludos jejeje… ― ha puesto su mano en la bocina del teléfono porque su esposa se ha colocado tras ella y le hace cosquillas con los besos que deposita en su cuello ― Jul quédate quieta… Lo siento Len, espera ― Marina ha separado el teléfono de su oreja y le escucha decir “ya que estas desocupada, toma, lleva a Vika a su cuna mientras hablo con Lena”, Lena ha escuchado a Julia refunfuñar mientras ríe pero toma a Vika y abraza “vamos mi mariposita, que estas pláticas entre tu madre y tu tía se alargan horas, dile hola y adiós a tu tía…”; ha escuchado un golpe seco pues Marina le ha lanzado una almohada y le ha dicho que deje de fastidiar por lo que no puede evitar sonreír al imaginar.
― ¿Qué fue todo aquello? ― ríe por lo ocurrido.
―Nada, sabes cómo es Jul ― Marina se escucha feliz y lo puede deducir por cierta alegría en su tono de voz.
―Pero no me has llamado para contarme sobre cómo es Jul, ¿cierto? Puedo notar un tonito en tu voz, ¿Qué pasa?
―No te puedo engañar, estoy feliz ― casi lo ha gritado pero se controla ― soy la mujer más feliz del mundo, ¿puedes creerlo?
―Por cómo estás, si ― no ha podido evitar contagiarse de la alegría ― vamos cuenta…
*** *** *** *** ***
Fin Flashback
*** *** *** *** ***


Y de repente no es lo que solía ser
Y después de todo este tiempo todo salió bien
Y de repente estoy donde se supone que estaría
Y después de todas las lágrimas, yo iba a estar aquí


NA: este capitulo esta inconcluso todavía falta una parte.
El valor de las cosas no está en el tiempo que duran sino en la intensidad con que suceden, por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomprensibles...
http://anotherwordsfics.foroactivo.mx/" onclick="window.open(this.href);return false;

Avatar de Usuario
fuck you !! and hi
Mensajes: 191
Registrado: Vie 20 Abr 2012 17:18
Sexo: Femenino
Ubicación: En la cama de Lena
Contactar:

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por fuck you !! and hi » Sab 19 Ene 2013 21:56

conti!!conti!!conti!!conti!!conti!!conti!!conti!!conti!!
conti!!conti!!conti!!conti! !conti!!conti!!conti!!conti!!
conti!!conti!!conti!!conti!!!conti!!conti!!conti!!conti!!
I may not be with you now but one day I will see you and hear you sing
http://fuckyouandhithisismylife.tumblr.com" onclick="window.open(this.href);return false;
https://twitter.com/Notgonnagetus20" onclick="window.open(this.href);return false;

katinavolkova13

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por katinavolkova13 » Dom 20 Ene 2013 00:55

esta muy bueno esto............quiero contiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Avatar de Usuario
DerujKum
Mensajes: 1336
Registrado: Mié 03 Nov 2010 09:52
Sexo: Femenino

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por DerujKum » Mar 22 Ene 2013 11:52

Está muy bueno. Continúa
*-*-*DerujKum*-*-*

Avatar de Usuario
TheOneWhoDoesntDream
Mensajes: 1778
Registrado: Sab 14 Ene 2012 18:47
Sexo: Femenino
Ubicación: Santo Domingo
Contactar:

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por TheOneWhoDoesntDream » Mar 22 Ene 2013 12:13

continua!!!! .good.
En fin, el amor si existe y viene en forma de pizza.

Avatar de Usuario
vane_gaga
Mensajes: 833
Registrado: Dom 20 Ene 2013 19:30
Sexo: Femenino
Ubicación: mExIcO

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por vane_gaga » Mar 22 Ene 2013 12:38

CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI POR FAVOR!!!!
“Siempre es consolador pensar en el suicidio: de este modo se puede sobrellevar más de una mala noche” “La única diferencia entre dios y yo es que yo existo”. Friedrich Nietzsche

Avatar de Usuario
liuribe21
Mensajes: 457
Registrado: Mar 17 Abr 2012 16:57
Sexo: Femenino

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por liuribe21 » Mar 22 Ene 2013 17:56

Y de repente no es lo que solía ser
Y después de todo este tiempo todo salió bien
Y de repente estoy donde se supone que estaría
Y después de todas las lágrimas, yo iba a estar aquí


*** *** *** *** *** ***
Se miran la una a la otra, sin poder creerlo pero las imágenes de una mujer en una camilla y Julia subiendo a la ambulancia con la pequeña Vika les han terminado de confirmar la noticia que les ha caído como balde de agua fría.
― Esto no puede ser cierto, debe ser un error ― ha comenzado a cambiar los canales para volver a confirmarlo, el mundo ha caído sobre sus hombros.
―Marina ― ha susurrado viéndola con temor e impotencia por no poder hacer nada ― ¿Qué hacemos?
―Ir al hospital, tal vez mamá y papá estén allí ― sugiere intentando calmarse.
―Lena, ¿crees que estén bien?
―Hay que rezar por que así sea, no seamos pesimistas ― le ha abrazado para confortarla y tratar de calmarse también ― tenemos que ser fuertes por lo que pueda pasar, Tania… por mamá y papá, por Vika y Julia… y por Marina.
No han recordado las maletas, si no es porque ya están dentro del auto que les aguarda para llevarlas a casa pero estando dentro del vehículo, Lena le ha pedido al chofer que les lleve al hospital privado de Moscú lo antes posible; Tania viene distraída en el paisaje urbano y citadino que les ofrece su ciudad natal mientras que Lena ha recordado hablarle a sus padres para saber si ya saben lo que ha pasado.
―Hola papá, soy Lena… Si, hará cerca de veinte minutos que aterrizamos y vamos al hospital… ¿cómo que para qué? ― le ha preguntado sorprendido por su ignorancia a lo que ha pasado sintiendo la mirada de Tania que le ve por unos instantes.
―No, la verdad no… estamos esperando a Marina y Julia, es tarde y aún no llegan sabiendo que es muy peligroso conducir por la noche pero siempre terminan saliendo tarde… No sé porque lo hacen si saben que tienen a tu madre con el alma en un hilo― le ha respondido sin preocupación.
―Papá, Marina y Julia están en el hospital… ― escucha la pesada respiración de su padre obviamente sorprendido.
― ¿Cómo dices? ― está atónito.
―Sí, las han llevado al hospital privado… nosotras vamos hacia allá, enciende la televisión… Marina al parecer está muy grave, no sé qué mucho menos cómo pasó ― controla las ganas de romper en llanto.
―E… Está bien, las alcanzamos allá ― corta la comunicación.
La cabeza de Lena da vueltas pensando mil y una historias y escenarios posibles de cómo pudo pasar el accidente, en todas ellas nunca se le pasó por la mente que Julia fuera la culpable y lo sabe porque tiene la certeza de que la ama profundamente o al menos eso es lo que cree.
Trata de controlar las ganas inmensas que tiene de llorar pero no puede así que lo hace en silencio para desahogar su preocupación antes de llegar al hospital. ¿Cómo todo puede cambiar de un momento a otro?
La vida puede llegar a ser tan injusta y golpearte como una bola de nieve cuando menos lo esperas derribando el castillo de naipes en el cual se ven reflejados los sueños de alguien.
― ¿En qué piensas, Len?
―En… Nada… Nada en particular, ¿por qué lo preguntas? ― Sus pensamientos se ven interrumpidos y con su mano limpia los restos de lágrimas en sus mejillas.
― ¿Crees que Marina esté bien? ― La preocupación en su voz es palpable y Lena la puede sentir.
―Claro, ¿por qué no lo estaría, tontita? Ella es la persona más fuerte que conozco, además sabe que Vika y Julia la necesitan ― le conforta abrazándola mientras siente las húmedas lágrimas bajar por su cuello ― llora todo lo que quieras antes de llegar al hospital, tenemos que ser fuertes por ella, Vika y Julia ― su corazón da un vuelco al pensar en ello.
Tania asiente aferrándose más al cuello de su hermana mayor, no quiere mostrarse débil pero sabe que no podrá soportar mucho pues a pesar de ser una persona que se muestra autosuficiente y fuerte ante todos evitando expresar sus sentimientos pero bajo esa fachada se esconde una persona que siempre ha querido ser protegida para sentirse segura y es por eso que admira a Lena, su hermana mayor, porque nunca ha sentido vergüenza mostrarse tal cual es al igual que Marina, la hermana mayor de ambas, a la cual las dos admiran.


Ella se siente encerrada en su propia vida
Miedo de lo que podría perder
Si ella se aleja de quién era
Y ella tiene miedo de ser libre
Hay un camino derecho que conoce
Y ella no puede sentir las cosas que sabe y que cada paso que tome es un paso de fe hacia quien ella será


*** *** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** *** ***
―Es que no sé por dónde comenzar, soy tan feliz… ― Gira sobre sus pies tratando de contener su alegría.
―Lo sé, pero ¿por qué no empiezas por el principio y así me lo dices? ― propone sonriendo.
―Creo que pronto la familia va a crecer un poco más, ¿sabes?
― ¿Así? ¿Por qué lo dices?
―Len… Estoy embarazada… tengo cerca de 2 semanas Jajaja ― suelta una carcajada y contiene un grito de alegría esperando la reacción de su hermana.
―… ― La noticia le toma por sorpresa.
― ¿Len?… ¿Lena?... ¿Estás ahí?... ¿Elena?
―…. ― No puede articular palabra alguna pues un nudo se forma en su garganta secándola por completo pues le ha caído como un balde de agua fría pero reacciona y trata de sonar feliz por su hermana y su cuñada ― ¿De verdad? Me alegro por ti y por Julia, es bueno saber que Vika tendrá un nuevo o nueva hermanita y que Tania y yo seremos tías de nuevo papá y mamá estarán felices de escuchar la noticia― trata de sonar lo más feliz que puede.
―No te escucho muy feliz, ¿estás bien? ― Marina ha notado el cambio de actitud y voz en su hermana.
―Claro, estoy tan feliz me alegro por ustedes… de verdad… ― una tímida lágrima resbala por su mejilla pero la limpia rápidamente antes de que intente escapar ― papá y mamá estarán felices de escuchar la noticia, ¿Cómo se puso Julia al enterarse de que será mamá por segunda vez? ― Se obliga a preguntar sabiendo la respuesta.
―Aún no lo sabe ― ríe infantilmente ― se lo diré en la víspera de Navidad, cuando toda la familia esté reunida ― escucha la débil risa de Lena al otro lado del teléfono y se contagia.
―Será un buen regalo de navidad, pero ¿no crees que aún es muy pronto para que tener a otro bebé estando Vika tan pequeña? ― se aventura a preguntar.
―Tal vez… Pero Julia quiere una familia grande y creo que es mejor comenzar ahora, ¿no crees?
―Bueno, si… ― concede ― pero yo aún pienso que es muy pronto y que deberían esperar.
―Lo decidí yo… Julia no lo sabe aún, la que no quiere esperar soy yo…
―Y no te estoy echando en cara eso pero yo creo y digo que Vika aún es muy pequeña, no lo tomes a mal.
―Perdona mi brusquedad… Creo que esto del embarazo me está poniendo sensible… ― Ríe ― Julia lo ha notado y dice que me pongo muy histérica a veces… no la culpo por mis cambios de humor.
―Sí, así suelen ser las embarazadas.
―Y que lo digas… Con Vika me pasó igual o peor, sino pregúntaselo a Jul… Cuando me ponía muy sensible, no sabía qué hacer para calmar mi llanto ni que decir cuando me enojaba por nada… Jajaja, el sofá fue su gran compañero y amigo durante casi dos meses.
―Lo puedo imaginar… ― sonríe imaginando la situación y a Julia dormida en el sofá ― ¿y cómo crees que lo tomará?
―La verdad, creo que si le alegrará tener otro pequeño ser iluminando su vida como lo hace Vika.
Lena puede sentir la felicidad que irradia su hermana mayor aun a la distancia, sonríe tristemente pero se culpa por aquel profundo y prohibido sentimiento que le estruja el corazón y que ya ha creído olvidado, se siente una traidora y eso le hace sentir mayor culpa pues no sabe cuándo ni cómo le ha nacido más aun cuando siente la envidia corroerle el alma por la enorme alegría que desea sentir al lado de la persona que ama pero sabe que no le corresponde.
*** *** *** *** *** ***
Fin de flashback
*** *** *** *** *** ***


Y de repente no es lo que solía ser
Y después de todo este tiempo todo salió bien
Y de repente estoy donde se supone que estaría
Y después de todas las lágrimas, yo iba a estar aquí


*** *** *** *** *** ***
Ambas se pierden en sus pensamientos saliendo de ellos cuando el chofer les avisa que han llegado al hospital, por lo que presurosas quitan sus cinturones de seguridad y van directamente a la lujosa sala de recepción del hospital privado pero antes de preguntar por el estado de salud de Marina Volkova, ven a su cuada Julia recargada en la barra de recepción con la ropa ensangrentada y toda hecha un desastre, su rostro está todo golpeado y moreteado, la manga se camisa gotea de sangre sin que le preste atención alguna parece desorientada y aturdida mientras pelea con la enfermera recepcionista.
―Julia… ― se acercan y la aludida gira su rostro, tiene un gran golpe en la frente y su ceja está abierta dejando escapar sangre, parece como si hubiera peleado con un gran muro y hubiera perdido la pelea.
―Lena, Tania ¿Qué hacen aquí? ― les mira sorprendida.
―Escuchamos sobre el accidente, papá y mamá ya viene en camino… ― Intervine Tania y terminan de acercarse ― ¿Cómo está Marina?
―Mal, está en cirugía aún… ― Una lágrima resbala por su mejilla y se disuelve con la sangre.
― ¿Y cómo está Vika? ― pregunta Lena.
―En el área de infantes, bajo observación… Al parecer salió ilesa pero los médicos quieren estar seguros de que no ha sufrido algún golpe interno.
― ¿Y tú, cómo estás? ― observa Lena.
―Yo estoy bien, no importo, en estos momentos lo más importante es Marina.
―Claro que importas, mírate nada más cómo estás ― Lena le ha tomado la mano para confortarla y siente un intenso calor en su vientre “su tacto están suave”, piensa pero recrimina por tal pensamiento ― todo va estar bien, Marina es fuerte… Ella saldrá de esto por ti y por Vika.
―Gracias, Lena ― en agradecimiento ha tomado su mano y le deposita un suave beso que la hace sonrojar, este acto no pasa desapercibido por Tania pero no dice nada.
―Disculpen, pero no pueden estar aquí... Me temo que debo pedirles que se retiren ― interrumpe una enfermera de pelo cano y algo mayor.
― ¿Sabe algo de Marina Volkova?
―Me temo que no, ¿son familiares de la paciente?
―Sí, somos sus hermanas y ella es su esposa ― responde Tania.
―Sólo lo que le dije a la señora Volkova, que aún está en cirugía… Nada más, ¿Por qué no pasan a la sala de espera del piso cinco? Allí están operando a la paciente aunque debería ir a que la revisen a usted también― sugiere amablemente.
Julia ha refunfuñado pero Tania y Lena le toman convencen de hacer lo que dice la enfermera mientras le piden que se deje checar por algún médico del hospital; Julia se niega alegando que no lo hará hasta saber que Marina está bien, su mundo perfecto se cae a pedazos sin poder hacer nada.
Lena y Tania le miran compadecidas mientras cojea al caminar, saben que Julia es muy testaruda y no hará nada hasta que pase lo de Marina y no pueden más que estar a su lado apoyándola en todo momento.
Esa noche será muy larga, ya no hay sonrisas en sus rostros que delatan lo alegres que están de volver a Moscú ni tampoco les alegra que dentro de dos días sea Navidad, toda la alegría se reduce a que Marina se salve. Lena piensa en lo feliz que estaba Marina hace tan solo unas horas atrás por su próximo embarazo y lo recuerda con nostalgia mientras dirige una furtiva mirada de amor y pena a Julia.
― ¿Cómo está Marina? ― Su padre y madre han llegado a la sala de espera.
―Todavía en cirugía, no tenemos noticias nuevas sólo eso.
― ¿Y Vika? ― interviene su madre, una mujer de cabello negro y ojos verdes muy bien conservada.
― En cuidados intensivos, Julia dice que los paramédicos han querido asegurarse de que no ha sufrido algún golpe interno pues al parecer ha salido sin ningún rasguño ― explica Lena ― la enfermera dice que los cuerpos de sus madres detuvieron los golpes pero quien tuvo mayor daño fue Marina.
― ¿Cómo está Julia? ― pregunta su padre, un imponente hombre pelirrojo de ojos grises algo melancólicos.
―Muy afectada… ― Señala con la mirada Tania ― No ha querido dejar la sala ni un segundo ni tampoco ha dejado que la revisen para curarla, dice que lo más importante es el estado de Marina.
―Pobre muchacha… ― Compadece su madre.
― ¿Les han avisado a los padres de Julia? ― continúa su padre.
―Sí, pero creo que están en Londres por un viaje de negocios y no llegarán hasta mañana ― responde Lena afligida.
Un silencio envuelve la blanca, tristísima y desalentadora sala de espera, un escalofrío recorre los cuerpos de la familia Katin y Julia, cada uno toma asiento en los mullidos sillones, cada uno sobrellevando como puede la preocupación y angustia; el segundero del reloj es el único que hace ruido, los padres de Marina están abrazados mientras su madre reza en silencio, junto a ellos está Tania quien mantiene los ojos cerrados y finge dormir pero no puede así intenta escapar a la realidad, Lena se mantiene muy cerca de Julia y le observa sin perder detalle de sus movimientos mientras que Julia se ha levantado y ha estado dando vueltas aun cojeando pero tratando de olvidar el dolor físico y emocional al mismo tiempo mientas que Tania se ha levantado.
―Voy por un café, ya no puedo más con esta angustia ¿gustan algo de tomar?
Todos han negado con la cabeza y vuelve a lo suyo, cada cabeza es un mundo pero en cada uno de ellos está presente Marina, y Lena se siente culpable por las emociones que ha dejado salir y los tipos de sentimientos que han aflorado por su piel.


Y aquí, donde la noche es más oscura
Se siente el miedo
Y la luz más alejada de vuelta
Y a través de sus lágrimas
Ella puede ver el amanecer
Su entrada cielos claros
Y la luz se encuentra en la que su siempre ha sido



*** *** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** *** ***
―Oye, ¿y tú qué? ― Le pregunta de forma pícara.
― ¿Yo que? ― No entiende la pregunta o más bien pero prefiere ignorarla.
―No te hagas, ¿no dejas algún corazoncito roto por allá?
―La verdad no, estoy enfocada en mi carrera y como he adelantado un año no he tenido ni tiempo.
―Mmm yo creo que sí pero no me quieres contar… ― ríe nuevamente ― querida Elena, no todo en esta vida es estudiar y estudiar, hay que dedicarle tiempo al amor porque mira que quiero sobrinos pronto ¿eh?
―… ― se ha quedado sin palabras ante eso pues nunca ha pensado en eso y con la única persona que lo ha hecho, ya tiene dueña así que está totalmente descartado ― sabes que aún no lo he pensado porque no ha llegado la persona correcta…
―Suenas como tus personajes de novelas que te gustan leer, por cierto Julia te compró unos libros nuevos y quiere dártelos pero le dije que tú pronto estarías por acá y que mejor no te los mandara.
―Dile que gracias.
―Yo siempre le digo que no alimente tu imaginación, que mejor te regale otra cosa más útil…
―Ella sabe que adoro leer y por eso la quie… ― Se interrumpe por las mariposas que siente en el vientre y la emoción que ha puesto en el tono de su voz al decir eso ― la quiero mucho, por eso es mi cuñada favorita ― ríe nerviosa esperando que su hermana no note el titubeo en su voz.
―Pues es la única cuñada que tienes… Bueno, hasta el momento… ― acompaña la risa de su hermana menor para fingir que no ha notado el énfasis y el titubeo puesto en lo último que ha dicho ― oye Len, dime algo…
―Sí, dime…
― ¿Estás enamorada? ― Pregunta directamente sin rodeos.
―Yo… Eh… ¿Por qué lo preguntas? ― Evade.
―Porque me lo parece.
―Bu… Bueno… ― Titubea nerviosa ― Si ― admite.
― ¿Pero?
―La cuestión es que…
―Ya tiene alguien más ― más que pregunta es una afirmación.
―… ―No tiene palabras para negar ese hecho.
― ¿Y al menos te corresponde?
―La verdad… Bueno… No lo sé.
― ¿Cómo no sabes si te corresponde o no? Deberías intentar ganar su amor, nunca sabrás si te corresponde o no… ― Le anima ― El que no arriesga no gana.
―Pero…
―Nada de peros.
―Es que se ve tan enamorada de su esposa… Y yo no quisiera intervenir en su amor… ― ¿Qué estaba pasando? ¿Su hermana le alentaba a luchar por el amor de…Su cuñada? ¿Qué pensaría de eso su hermana si supiera de sus sentimientos por Julia, seguiría dándole ánimos para que se ganara su amor? ― Además tiene familia y yo no quiero ser la culpable de que su hija crezca sin una de sus madres, no me perdonaría hacerlas sufrir…
―Bueno esa es mi opinión, inténtalo… ― se escucha la voz de Julia “amor, ya casi es hora de irnos, deja ya el teléfono y apresúrate” ― Bueno, Len de ti dependerá tu felicidad… Len, ¿puedo pedirte algo?
―Claro, lo que quieras.
―Si algo malo me pasara, ¿cuidarías de Vika y mi Julia? ― Ésa petición le hizo estremecer pero no por lo que sentía hacia Julia sino porque había algo más detrás de aquella petición.
―Nada puede pasar, tú siempre estarás para Julia y Vika…
―Promételo, ¿sí? ¿Por mí? ― nota algo de preocupación en su voz pues sabe que Marina nunca haría algo así a menos que tuviera un fuerte presentimiento de que algo pasaría.
―Si ― responde firme.
―Bueno, nos vemos en Moscú cuando lleguen, hasta pronto hermanita…
―Hasta entonces, cuídate y saludos a Julia y a Vika… ― Corta la comunicación y se ha quedado pensativa pero la voz de Tania le recuerda que es momento de partir así que se apresura a bajar las escaleras poniéndose su abrigo y diciendo adiós a su departamento, cierra la puerta con llave.
*** *** *** *** *** ***
Fin de flashback
*** *** *** *** *** ***


Y de repente no es lo que solía ser
Y después de todo este tiempo todo salió bien
Y de repente estoy donde se supone que estaría
Y después de todas las lágrimas, yo iba a estar aquí


*** *** *** *** *** ***
El silencio en la sala de espera es desesperante, el sonido de un alfiler al caer sería escuchado por todo el hospital, la angustia era palpable y Tania no ha regresado con su café, otros pasos se hacen presentes, un par de doctores en trajes azules cubiertos de sangre se acercan con rostros que no auguran nada bueno.
― ¿Cómo está? ― Los intercepta Julia que casi ha corrido para tomar las solapas de uno de los médicos.
―Tranquila señora Volkova, por favor, ¿puede soltarme? ― Le toma las manos y se zafa del agarre.
―Nos tiene angustiados, hable que esta espera nos mata ― interviene Lena parándose junto a Julia seguida de sus padres.
―Hemos hecho todo lo humanamente posible para salvarlos pero…
― ¿Salvarlos? ¿A quiénes? ― Julia los ve de manera interrogativa.
―A su esposa y al bebé, pero no fue posible salvarlo… ― la cara de estupefacción de Julia es notoria y su mente deja de procesar las palabras y la información cuando dijo no a su esposa y bebé ― Solo tenía alrededor de tres semanas de embarazo y es por eso que no fue posible parar la hemorragia y tuvimos que practicar un legrado, lo sentimos mucho…
― ¿Embarazada? ― Julia se toca la cabeza desesperadamente deseando que todo sea un sueño.
― ¿Marina estaba embarazada? ― Interviene su madre.
―Por la reacción de todos me temo que no estaban enterados de ello, lamentamos ser los portadores tan mala noticia… ― Responde uno de los médicos, algo encorvado y de cabello cano ― hemos gastado todos los recursos necesarios para salvarlos ambos pero el feto, como ya les comentamos aún no estaba muy desarrollado y hemos tenido que decidir entre salvarle la vida a Marina o al bebé…
― Pero Marina está bien, ¿no? ― la cara de Lena está aún estupefacta por la noticia, la cabeza de Julia sigue dando vueltas y comienza a marearse.
―Desafortunadamente… ― pausa dando suspenso a lo que dirá ― durante la operación se ha venido una fuerte hemorragia y apenas hemos podido detenerla pero también hemos tenido que quitarle unos coágulos debido a que ella sufrió un impacto muy fuerte en un área delicada del cráneo y eso le ha provocado caer en un coma profundo… ― apenas ha terminado de decir eso, la taza que trae Tania se ha hecho pedazos en el piso dejando su contenido por sobre el blanco piso del hospital al mismo tiempo que Julia se desploma de lleno también en el suelo pues no puede soportar más.
Su cuerpo lacerado y lastimado reciente la falta de atención; el cansancio, la pérdida de sangre y los golpes le han pasado la cuenta ya pero lo que le termina de afectar fue la noticia del incipiente embarazo de Marina y la noticia de su repentina entrada al coma fueron más que pesadas.
― ¡Julia! ― Lena ha corrido hasta su lado al igual que sus padres y Tania.
Los dos médicos se han acercado para revisar sus signos vitales y las lesiones en su cuerpo por lo que han llamado a algunos camilleros para llevar a Julia a una habitación mientras siguen hablando entre ellos hasta que son interrumpidos por Lena y sus padres.
― ¿Cuánto tiempo pude estar en coma Marina? ― pregunta Lena.
―No puedo darle el tiempo exacto porque en los pacientes de coma, el tiempo es diferente… ― El más joven de los médicos, contesta tocándose la barbilla como si estuviera pensando bien que responder ― Algunos tardan solo días, otros semanas o meses e incluso años pero otros, en cambio… ― Calla un momento ― Nunca lo hacen,
―No, mi niña Sergey… ― La pobre señora casi se desmaya al escuchar aquello.
― ¿Se puede pedir una segunda opinión?
―Si eso quiere, lo puede hacer pero me temo que concluirá lo mismo ― responde el médico mayor.
―Haremos todo lo que esté a nuestro alcance pero no le doy muchas esperanzas… ― Ambos hombre de traje azul se retiran para ver a Julia.
―Buscaremos más opiniones Inessa, no te preocupes… ― Sergey abraza con fuerza a su esposa y al abrazo se unen tanto Lena como Tania.
―Papá tiene razón, mamá… Marina nos necesita fuertes para ella.
Todos asienten y Lena no puede detener el impulso de escabullirse hasta la habitación de Julia y ver cómo está, se siente responsable de cuidarla a ella y a Vika hasta que Marina despierte, como le ha prometido. Inessa y Sergey han ido al área de infantes para ver a Vika y no han podido evitar recordar que no hace tanto estaban ahí mismo para darle la bienvenida a este mundo, la nostalgia les invaden al verla dormidita en una de las incubadoras con su frazada amarilla que Tania le regaló cuando fue a verlas un día después de la labor de parto.
Todo el mundo se ha derrumbado para el matrimonio Volkova-Katina y la familia de ambas pero nada pueden hacer solo esperar que pase un milagro o que la ciencia esté de su lado y Marina despierte pronto.


Párate en la lluvia (stand in the rain)
La esperanza no es ni realidad ni quimera. Es como los caminos de la Tierra: sobre la tierra no había caminos; han sido hechos por el gran número de transeúntes.
Lu Xun
*** *** *** *** *** ***
Tania recorre los pasillos buscando a Lena o la habitación de Julia, se detiene frente a la que tiene el número trescientos doce y golpea la puerta antes de entrar pero no obtiene respuesta así que decide entrar encontrándose con Lena sentada en la cama de Julia, quien en estos momentos esta sedada y enyesada del brazo izquierdo y la pierna derecha, tiene un collarín y descansa después de tan agitado y pesado día lleno de sucesos trágicos y malas noticias.
―Le he prometido a Marina cuidar de ti y de Vika… ― Acerca su blanca y pecosa mano al despeinado y alborotado cabello negro de Julia para acariciarlo suave y delicadamente ― Te ves tan indefensa, ahí acostada y dormida… ― No puede evitar pasar sus finos dedos por los tentadores y atrayentes labios.
― ¿Interrumpo? ― Tania decide entrar y provoca un sobresalto en Lena, quien se desaparta la mano como quien ha sido descubierto haciendo algo indebido o prohibido.
―Para nada, solo estaba… Adelante ― concede nerviosa.
― Y… ¿Cómo esta Jul? ― Inquiere viéndola con mirada acusadora.
―Bien, solo tiene unas cuantas fracturas y tendrá que usar unas férula por un mes o dos pero por ahora está en observación y sedada para evitarle dolor hacer que descanse un poco.
―Deberías ir a descansar… ― aconseja acercándose para tomar a Lena por los hombros.
―No puedo, quiero estar aquí cuando despierten…
―Pero necesitas descansar, ¿por qué no vas a casa, descansas un poco, te bañas, te cambias y vuelves más tarde? ― Propone rodeándola para verla directamente a los ojos.
―Creo que tienes razón… ― No quiere sonar desesperada por alejarse de Julia pero no debe levantar ciertas sospechas sobre sus verdaderos sentimientos frente a su familia.
Tania le ha dicho que ella hará la primera guardia para cuando ella llegase a primera hora mañana le permitiera ir a descansar un poco por lo que aún no muy convencida va en busca de sus padres para ir a casa a descansar lo que resta de la madrugada pues ya eran cerca de las cinco am.
Parte de la familia Katin fue a casa para descansar además de llevar el equipaje de Lena y Tania, todos tenían la intención de descansar pero el accidente les ha dejado preocupados sin poder descansar lo que resta de la madrugada.
Lena no ha podido conciliar el sueño pensando en lo que puede pasar si Marina no despierta, no tiene que despertar porque Julia y Vika la necesitan, es una persona fuerte mientras que ella se derrumba ante la posibilidad de cuidar de Julia, estar a su lado pero… Sabe que Julia nunca corresponderá a sus sentimientos por más ella lo desea, que la mire más allá de ser su cuñada, desea que la mire como cualquier otra mujer quien puede ser objeto de deseo y amar cada noche después de un largo día de trabajo pues le espera recostada sobre su cama, su corazón da un vuelco por el incesante deseo que siente mientras se cae en el sopor de un sueño agitado.

Ella nunca se detendrá
Ella no sabe porque
Pero sabe que cuando está sola
Se siente como que todo se viene abajo

NA: el capitulo está incompleto pero estoy trabajando en ello porque lo estoy escribiendo sobre la marcha, espero no les moleste nos vemos pronto
El valor de las cosas no está en el tiempo que duran sino en la intensidad con que suceden, por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomprensibles...
http://anotherwordsfics.foroactivo.mx/" onclick="window.open(this.href);return false;

Avatar de Usuario
vane_gaga
Mensajes: 833
Registrado: Dom 20 Ene 2013 19:30
Sexo: Femenino
Ubicación: mExIcO

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por vane_gaga » Mar 22 Ene 2013 18:07

yahoo3 .oks. .aplausos. .oks. :) GRACIAS QIERO MAS QIERO MAS QIERO MAS QIERO MAS
“Siempre es consolador pensar en el suicidio: de este modo se puede sobrellevar más de una mala noche” “La única diferencia entre dios y yo es que yo existo”. Friedrich Nietzsche

Avatar de Usuario
TheOneWhoDoesntDream
Mensajes: 1778
Registrado: Sab 14 Ene 2012 18:47
Sexo: Femenino
Ubicación: Santo Domingo
Contactar:

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por TheOneWhoDoesntDream » Mar 22 Ene 2013 18:48

continuale!!!!!
En fin, el amor si existe y viene en forma de pizza.

Avatar de Usuario
DerujKum
Mensajes: 1336
Registrado: Mié 03 Nov 2010 09:52
Sexo: Femenino

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por DerujKum » Mar 22 Ene 2013 23:01

Continúa
*-*-*DerujKum*-*-*

katinavolkova13

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por katinavolkova13 » Mar 22 Ene 2013 23:27

excelente como siempre y tus molestias son un placer contiiiiiiiiiiiii me encanta

Avatar de Usuario
vane_gaga
Mensajes: 833
Registrado: Dom 20 Ene 2013 19:30
Sexo: Femenino
Ubicación: mExIcO

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por vane_gaga » Mar 22 Ene 2013 23:32

CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI CONTI
“Siempre es consolador pensar en el suicidio: de este modo se puede sobrellevar más de una mala noche” “La única diferencia entre dios y yo es que yo existo”. Friedrich Nietzsche

Avatar de Usuario
liuribe21
Mensajes: 457
Registrado: Mar 17 Abr 2012 16:57
Sexo: Femenino

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por liuribe21 » Mié 23 Ene 2013 17:51

*** *** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** *** ***
Lena mira por la ventana de su habitación, que envidia le da la felicidad que irradia Marina, su hermana mayor, a causa de Julia. No sabe desde cuando ha comenzado a tener esos sentimientos hacia Julia pero desde que la conoce ha soñado dormida y despierta con ser ella la dueña total de la vida de Julia, tenerla por completo para ella…
Tal vez sea porque ahora convive más con ella, ha conocido su forma de ser tan tierna y detallista con su hermana pero deseando muy en fondo que esos detalles sean para ella porque aunque no quiera le encantan, aunque quizá fue el apoyo constante que le ha brindado atenta y desinteresadamente cuando se la ha solicitado o la conversaciones largas sobre todo en el salón cuando ha ido a visitar a su hermana los fines de semana.
No lo sabe pero debe admitir que su blanca, sincera, franca y pícara sonrisa le ha cautivado desde que la conoce ya hace cuatro años y sólo hay un problema… Ella es su amiga y ya tiene dueña, es su hermana.
Mira de nuevo por la ventana, solo para verlas riendo tendidas sobre el suelo después de que Julia ha sacado a Marina de la piscina sólo para comenzar a perseguirla y tirarla al césped; retrocede hasta su cama para dejarse caer sobre el rosado edredón que cubre su suave cama, suspira con pesadez y se cubre el rostro con sus blancas y pecosas manos bajándolas a sus brazos para frotarlos imaginando y deseando que sean las suaves pero fuerte manos y brazos de Julia.
Un sentimiento de envidia mezclado con culpabilidad recorre sus venas hasta llegar a su corazón presionándolo y oprimiéndolo como si una mano atravesara su pecho e intentara sacarlo para un sacrificio; un nudo le obstruye la garganta y suelta un sollozo que es oprimido mientras se sienta en la orilla de la cama se obliga a sonreír tristemente al imaginarse a sí misma nadando con Julia mientras besaba sus suaves, rosados y tentadores labios bajo el agua.
Ve fijamente a Julia tratando de descifrar la penetrante y cargada mirada llena de amor que le regala; el aire no les hace falta y vuelve a unir sus labios con los suyos a la vez que acaricia sus rizos pelirrojos mojados y parte de su nuca bajando sus manos por su inmaculada y pecosa espalda deteniéndose en el nudo del brassier del rojo y floreado traje de baño, se separa de sus labios para contemplarla mientras acaricia su pecoso, suave y blanco rostro sintiendo un estremecimiento por todo su cuerpo que remueve hasta la última célula haciendo hervir en deseo su sangre.
Julia sonríe infantilmente para besarla por tercera ocasión y Lena ni tarda ni perezosa corresponde gustosa aquella delicada e íntima caricia de amantes, se siente dichosa por compartir ese suave contacto, se separan y la mirada que le dedica en esta ocasión le hace derretir sus defensas cuando le dice “Te amo…”, pero se queda helada y paralizada saliendo de su preciada ensoñación cuando Julia formula un nombre con sus labios: “…Marina”, vuelve a su cruel realidad.
*** *** *** *** *** ***
Fin de flashback
*** *** *** *** *** ***


Ella no se volteará
Las sombras son grandes
Y ella teme, si llora esa primera lágrima
Las lágrimas no dejaran de llover


*** *** *** *** *** ***
Algunos rayos de sol se cuelan por la ventana e iluminan la habitación, el sueño le ha despertado por ser tan vivido y le hace abrir los ojos, respira agitadamente tratando de recobrar el aliento. Piensa por un momento que los sucesos de la noche anterior y parte de la madrugada han sido una horrenda pesadilla y que Marina está bien al igual que Julia pero un golpe de realidad le dice que todo ha pasado excepto por el sueño que le ha dejado agitada de deseo, levanta las rodillas para recargar su brazos cruzados y sin poder evitar ríe al rememorar el momento en el que Julia le ha abrazado y le ha besado, sus pálidas mejillas pecosas se tiñen de carmesí y se tira de espaldas otra vez.
La culpa le invade y aparta el edredón y las sábanas rosadas que envuelven su envidiable, fina y exquisita figura para lavar su rostro y dientes; algunas gotas resbalan por su delicado rostro y acerca su rosada toalla para secarlas, coloca la toalla en su lugar y descansa sus manos en el lavamanos para contemplar su rostro. Su mirada verdigris se ha posado en sus rizos pelirrojos, los años le han acentuado la envidiable figura y la han favorecido, se siente orgullosa por ello y aunque no lo quiere aceptar, piensa que puede ser un elemento favorable para sí misma o al menos eso quiere que vea Julia.
La voz de una joven al otro lado de la puerta le hace volver a la realidad haciéndola sobresaltar y anunciándole que el desayuno está listo.
―En un momento bajo.
Regresa su mirada al espejo y comienza a despojarse de su pijama, que consistía de un pantalón celeste y una camisa de botones de blanca, se gira para ver la tina llena y se acerca para tocar el agua tibia y moja sus manos introduciéndose para relajarse.
Pasan alrededor de treinta minutos y Lena sale del cuarto de baño sacudiendo su húmedo cabello pelirrojo, sus rizos ahora caen mojados sobre sus hombros y los sacude de manera infantil, se acerca a su armario para elegir sus atuendo y recuerda que irá al hospital por lo que opta por unos vaqueros, una blusa roja, un suéter negro y su abrigo.
Camina hasta su enorme tocador para maquillarse ligeramente sin cargar su maquillaje y coloca su brillo labial para salir llevando consigo su bolso. Saluda a los miembros reunidos en el comedor, que son su padre y madre tomando asiento en su habitual asiento, el ambiente es tenso y triste debido a que todos están preocupados. Lena solo puede pensar en regresar con Julia por lo que decide desayunar algo ligero, frutas, poco de yogurt y jugo para salir lo más pronto posible al hospital.
― ¿Cómo amaneciste, princesa?
―Bien aunque preocupada aún, gracias papá ¿y ustedes? ― Devuelve el saludo.
―Pues no pudimos dormir, igual que tú.
― ¿Ha tenido noticas del hospital? ― Se aventura a preguntar.
―No, al parecer todo sigue igual… ― Inessa suspira con pesadez.
―Iré la hospital para cubrir a Tania ― toma su último bocado para limpiarse con la servilleta y se levanta ― nos vemos ― se despide besando a sus padres en una mejilla dejándolos en el comedor.
El ánimo de Inessa y Sergey no ha mejorado mucho, la consternación y preocupación no les ha abandonado pensando en lo que puede pasar con Marina, al parecer esta Navidad será una de las más tristes aunque Inessa no pierde la esperanza de que su hija despierte para ese entonces pero sabe que su esposo no descansará hasta agotar todas las opiniones.


Entonces levántate en la lluvia
Levántate en la razón
Levántate cuando todo haya caído
Estas de pie en el dolor
No te ahogarás
Y un día lo que está perdido podrá ser encontrado
Te levantas en la lluvia


*** *** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** *** ***
Lena abre los ojos y decide levantarse para ir de nuevo a la ventana sabe que será una tortura ver a su hermana reír con Julia pero aun así opta por hacerlo, camina lentamente hasta el marco de la ventana abierta y se sienta en el pequeño sillón, en el cual suele sentarse a leer o sólo pensar, ama ese mullido y cómodo acolchonado mueble y sonríe débilmente al pensar aquello pero unos gritos juguetones y unas carcajadas le sacaron de sus pensamientos haciéndola mirar hacia donde provenían viendo a Marina y Julia jugueteando por la piscina.
― ¡No Jul! ― escucha gritar a Marina mientras huye de una empapada Julia, quien le persigue dándole alcance y levantándola en brazas para girarla.
―Te amo ― se detiene Julia y la ve intensamente.
Lena recuesta la cabeza en el sillón mientras toma el libro que está sobre la mesita de noche junto al sillón ha sido regalo de Julia por su cumpleaños número catorce, “Orgullo y perjuicios”, se le en la portada pero al tomarlo cae un papel, lo levanta y le contempla, es una fotografía donde aparecen Marina, Julia, Tania y ella misma al lado de Julia; posan para la foto y recuerda donde la tomaron, sonríe al recordar que la tomaron cuando fueron a la feria.
―Lena… ― Tania llama a la puerta ― voy a la piscina, ¿no vienes?
―… ― Nerviosa, se apresura a esconder la fotografía entre las hojas desgastadas que ha leído una y otra vez ―Si, en un momento bajo ― suspira con alivio y suelta el aire contenido en sus pulmones para comenzar a hojear el libro y su índice se detiene entre las últimas páginas.
Toma otra fotografía y la contempla con admiración y detenimiento para colocarla contra su pecho con fuerza como si quiere que se funda en su pecho, la vuelve a levantar y besa la parte impresa; ese pequeño papel fotográfico es uno de sus mayores tesoros, la coloca de nuevo entre las páginas que la ha encontrado y cierra el libro, abre el cajoncito de la mesita de noche e introduce el libro para encerrarlo con llave, “guardado en secreto y bajo llave como lo que siento por ti, mi amor”, piensa y deposita un beso en la cerradura de aspecto antiguo de su cajón.
Se levanta para colocarse la parte de arriba de su traje de baño que deja al descubierto su pálida, nívea y blanquísima piel bañada en pequeñas pecas, no se siente segura de usar el traje de baño completo pues presiente que su belleza oculta se verá opacada por su hermana así que sólo usará el brassier que cubrirá con una holgada camisa azul y coloca las grandes gafas que se ha empreñado en usar para esconder sus preciosos orbes verdigrices, dirige un último vistazo al cajón de su mesita de noche lanzándole un beso volado y no pudo reprimir una risita traviesa, como quien sabe algo que otras personas no.
*** *** *** *** *** ***
Fin de flashback
*** *** *** *** *** ***


Ella no hará ningún sonido
Sola en esta pelea con ella misma
Y los susurros de los miedos
Si ella se levanta, ella caerá


*** *** *** *** *** ***
Julia despierta con un terrible dolor por todo su cuerpo deseando que todo lo que ha pasado la noche anterior sea sólo una pesadilla o un mal sueño del que no puede despertar pero lo que le causa dolor no son las heridas de su cuerpo sino que le duele el hecho de que todo es una cruel realidad y les ha pasado a ellas, ¿Por qué ahora que todo va también, les trunca la felicidad tan repentinamente?
Sabe que nadie va a responder eso y mantiene los ojos cerrados para aferrarse a su ilusión de que pronto despertará al sonido del despertador pero sólo se escucha el sonido del monitor cardiaco junto a ella, deja escapar un silencioso sollozo y unas cuantas lágrimas se escapan de sus preciosos y profundos ojos celestes.
A su pesar, abre los ojos y da un vistazo a la habitación blanca del hospital, las persianas están corridas cerrándole el paso a la luz impidiéndole ver si es ya de día o aún no sale el sol, siente la textura de vendas y yeso en su miembros lastimados mientras que el collarín que lleva en su cuello le molesta para mover la cabeza; recuerda que no ha visto a Marina ni a Vika e intenta levantarse pero el movimiento brusco lastima sus miembros, su cuello y su costado derecho impidiéndole moverse por lo que suelta un quejido despertando a Tania, quien duerme en un incómodo sofá cerca de la ventana.
― ¿Te sientes bien? ― Le mira preocupada.
―Sí… ― Miente.
―Si quieres, puedo llamar un doctor o a una enfermera… ― Se levanta con la clara intención de marcar por teléfono a recepción.
―No… En verdad, me siento bien… ― Se mueve un poco ― ¿Has sabido algo de Marina?
―No, nada nuevo hasta ahora.
― ¿Y Vika?
―Ella está bien aunque aún está en observación.
― ¿Han dicho puedo ir a verlas? ― Intenta quitarse las agujas que están incrustadas en su mano y brazo pero Tania le detiene.
―Creo que aún no.
―Odio los hospitales… ― comenta a la nada ― Desearía ser yo quien soportara el dolor de Marina… ― Tania le mira compadecida e intenta consolarla.
Unos golpes en la puerta llamaron la atención de Tania y Julia desviando su atención hacia ella para permitir que pase el visitante, Lena saluda asomando su pelirroja cabellera rizada y pasa; Julia no puede evitar enfocar su atención a su cuñada, “es tan parecida a Marina con esos traviesos rizos y su sonrisa angelical…” piensa un momento pero sacude sus ideas para sacar de su mente aquello.
― ¿Cómo te sientes, Julia?
― ¿Cómo crees tú? ― Julia responde con un poco de brusquedad y Lena baja mirada ― Lo siento, Len…
―No te preocupes, no es nada ― sonríe tristemente.
―Bueno, yo voy un momento a la casa para darme un baño y vuelvo más tarde, te quedas en buenas manos ― Tania guiña un ojo a Lena quien intenta no sonrojarse pero por su pálida piel no puede y Tania no entiende este infantil gesto así que lo pasa desapercibido mientras sale de la habitación.
―Odio los hospitales… ― vuelve a murmurar Julia suspirando.
― ¿Por qué los odias? ― pregunta Lena curiosa mirándola expectante por su respuesta.
―Porque son desesperantes y huelen mucho a cloro, me parecen monótonos y además las personas que llegan aquí, en su mayoría nunca vuelven a ser las mismas o mueren…
Lena le mira compadecida y se dirige a abrir las persianas para dejar entrar las caricias matutinas del astro rey pero al hacerlo no puede evitar recordar lo que ha pasado en su habitación.


Ella quiere ser encontrada
El único camino afuera es a través
De todo lo que ella huye
Quiere rendirse y mentir


*** *** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** *** ***
Lena baja las escaleras para dirigirse a la piscina, unas risas llaman su atención y se apresura a bajar pero al girar en la gran sala casi choca con su padre.
―Cuidado princesa… ― Ríe el hombre pelirrojo.
―Perdón, papá… Es que iba a la piscina ― se disculpa.
―Mírate nada más, que preciosa estás ― le toma un brazo y le hace girar.
―Ya papá, no es cierto… ― Niega desacreditándose.
―Es en serio, estás poniéndote cada día más hermosa ― afirma viéndola orgullosa.
―No es cierto…
―Claro, ¿Por qué te niegas a aceptarlo?
―Porque yo nunca he sido tan bonita como Marina ― confiesa afligida.
―Oh, pequeña… Marina es bonita, sí ― afirma ― pero tú lo eres más, eres dulce y tierna… Eres muy hermosa, princesa no te menosprecies ― toca juguetonamente su nariz haciéndola reír ― y te falta desarrollarte… ― La mira directamente a sus ojos verdigrices, únicos en su tipo y resultado de una perfecta mezcla de los suyos con los de su esposa ― pero nada de andar por allí enseñando de más, ¿eh? ― le abotona todos los botones de la camisa roja que lleva puesta.
Lena sonríe y lo abraza besando tiernamente en su mejilla, su padre siempre sabe cómo levantarle el ánimo cuando lo necesita pues es cierto que a sus casi quince primaveras, se está desarrollando excelentemente bien y como dice su padre, todavía le falta un poco más para alcanzar su gran esplendor.
― ¿Entonces tú crees que sí soy bonita? ― Mira a su padre con ojos soñadores como quien espera una sorpresa anhelada durante mucho tiempo.
―No… ― La respuesta le hace cristalizar los ojos ― Eres más que bonita, eres linda, preciosa, guapa… Eres la más hermosa y mi favorita ― la abraza y besa su frente ― pero no le digas a tu madre y hermanas que te dije eso, es mi secreto ― le guiña un ojo y padre e hija ríen.
―Será nuestro secreto ― Lena toca sus labios y hace el ademán de cerrarlos con cierre.
Sergey ve salir corriendo a su pequeña y niega con la cabeza, camina hacia su despacho para encerrarse a trabajar. Lena está más que feliz y se siente segura por las palabras de su padre así que camina directamente hasta un camastro y se quita la camisa roja para colocarla sobre este al igual que su toalla, ve a Tania sentada en un inflable y a Marina correr tras Julia pero esta se tira un clavado a la piscina desapareciendo del alcance de Marina y aparece cerca de ella.
― ¿Vas a entrar?
―Eh… Si, en un… momento voy… ― Responde nerviosa.
―Genial así ya podremos jugar vóleibol, ¿quieres jugar?
Lena asiente y ve a Julia salir para ir por el balón blanco, ve con detenimiento como su franela blanca se pega a su fuerte torso dejando a la vista su vientre plano y firme que muestra marcado beneficios del constante ejercicio combinadas con sus torneadas piernas cubiertas por las bermudas, se sonroja y debía la mirada para su camastro.
―Lena y yo contra ustedes dos ― reta Julia al correr con todo y balón para ir tirarse a la piscina.
―No soy buena elección en este deporte ― advierte bajando la mirada.
―Ven, no importa si ganamos o perdemos, vamos a divertirnos ― le invita.
Lena niega y Julia sale de la piscina empapada para tomarla en brazos y meterse nuevamente al agua, Lena siente que su cuerpo se estremece al estar en contacto con la suave y morena piel de Julia, daría todo por tocar sus brazos pero se detiene y se regaña a sí misma, no está bien lo que siente por la novia de su hermana y debe hacerse a la idea de que Julia Volkova es una mujer PROHIBIDA.

Entonces levántate en la lluvia
Párate en la razón
Párate cuando todo haya caído
Estás de pie en el dolor
No te ahogaras
Y un día lo que está perdido podrá ser encontrado
Te levantas en la lluvia


*** *** *** *** *** ***

¿Cómo ven a nuestra querida Lenita queriendo ver cómo conquistar a la cuñis con la hermana en coma???? girl_hospital diablo3 diablo3 diablo3 diablo3
Prometo subir el mañana la continuación del capitulo, espero les guste como siempre........... .blush. :D
El valor de las cosas no está en el tiempo que duran sino en la intensidad con que suceden, por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomprensibles...
http://anotherwordsfics.foroactivo.mx/" onclick="window.open(this.href);return false;

katinavolkova13

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por katinavolkova13 » Mié 23 Ene 2013 18:38

suena mal e incorrecto pero ayudanos a que se nos haga el milagro y que se acerquen se que al final marina despertara :( pero para entonces que lena tenga un bebe :( :( contnualo prontooooooooooo

PD: me encanto que el libro sea precisamente orgullo y prejuicio es mi libro favorito

Avatar de Usuario
TheOneWhoDoesntDream
Mensajes: 1778
Registrado: Sab 14 Ene 2012 18:47
Sexo: Femenino
Ubicación: Santo Domingo
Contactar:

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por TheOneWhoDoesntDream » Mié 23 Ene 2013 19:13

continua que esta interesante .good.
En fin, el amor si existe y viene en forma de pizza.

Avatar de Usuario
liuribe21
Mensajes: 457
Registrado: Mar 17 Abr 2012 16:57
Sexo: Femenino

Re: Who knew: ¿La vida continua?

Mensaje por liuribe21 » Jue 24 Ene 2013 18:14

Les dejo la conti final del capitulo y un adelanto del proximo icon_e_biggrin


*** *** *** *** *** ***
Lena deduce por la respuesta que Julia ha pasado por alguna escena traumática referida con los hospitales antes, además de la situación que vivía en estos momentos con Marina por lo que decide tratar esto con algo de tacto y suavidad.
― ¿Alguna experiencia desagradable? ― Inquiere mirándola analizadoramente.
―No, excepto por esta… ― Su mirada se pierde parece algo pensativa ― Y cuando mi abuelo estuvo enfermo, casi muere cuando yo tenía cerca de nueve años… En realidad no quiero hablar de ello ― le mira dolida.
―Si no quieres no tienes porque… ― Le regala una cálida sonrisa ― Ya habrá momento, cuando estés preparada.
―Gracias por comprender ― Julia se queda hipnotizada por la abierta y bella sonrisa que le ha regalado Lena, Lena le mira también soñadoramente.
Unos golpes les sacan del trance, “un adelante” deja pasar a un pareja que no es otra más que los padres de Julia, Oleg Volkov y su esposa, Larissa.
―Jul… ― Larissa, una mujer rubia muy bien conservada se abalanza sobre Julia llenándola de besos y abrazos maternales ― ¿Cómo estás…Qué pasó…Cómo está Marina…Dónde está mi Vika…? ― La bombardea de preguntas.
―Mujer… Déjala respirar, ¿cómo te sientes, pequeño diablillo? ― Se acerca para alborotar su negro y alborotado cabello corto de manera juguetona.
―Yo estoy como me ven… ― Sonríe tristemente ― Pero Marina no… ― Las palabras se ahogan y se atoran inevitablemente en su garganta.
―Está en coma… ― Concluye Lena bajando la mirada.
―Hola Lena, disculpa no haberte saludado antes pero tenía que ver cómo estaba mi bebé…
Larissa saluda a Lena al igual que Oleg, quien miraba a Julia con un poco de preocupación sin poder evitarlo.
―Descuide señora, lo entiendo…
―Lamentamos lo de Marina… ― Oleg se acerca y coloca su mano sobre el hombro de Lena para presionarlo un poco dándole a entender su apoyo ― Si tú o tus padres necesitan algo, estamos para lo que sea ― Lena lo ve con ojos cristalinos y asiente, el nudo en su garganta le impide hablar.
― ¿Y Vika, dónde está? ― Pregunta Larissa percatándose de que no está.
―Está aún en el área de infantes, sigue bajo observación ― informa Lena ― supongo que querrán estar a solas con Julia, así que… Iré a ver a Vika y si hay alguna novedad con Marina.
Los padres de Julia agradecen y le miran salir al igual que Julia, Lena siente un vuelco en el corazón al tener que separarse de Julia pero debe ver cómo están Marian y la pequeña Vika por lo que se dirige al área de infantes.
Toma el ascensor y baja dos pisos hasta llegar al área infantil, pregunta a una enfermera dónde están las incubadoras y camina hasta el final del pasillo llegando hasta una enorme ventana de cristal que le permite ver a todos los recién nacidos, revisa fila por fila y se detiene en la que esta hasta el fondo en la penúltima fila; allí está Vika, la pequeña rubia de cabellos lacios y pequeños pero expresivos ojos celestes idénticos a los de su madre agitando los bracitos al aire, gorgotea feliz ajena a la desgracia que aqueja a su madre y a la familia entera.
Por su pureza e inocencia intacta, Lena siente algo de envidia por la pequeña infante que ignora haber estado en las terribles garras de la muerte y sólo se preocupa de los deberes de bebé, una enfermera agita la mano frente a ella y le hace reaccionar mientras con gestos y ademanes le da a entender si está visitando a alguno de los recién nacidos; ella asiente y señala a Vika, la amable enfermera se acerca, la toma en brazos para acercarla y se la muestra a Lena, la pequeña parece sonreírle inocente mientras bosteza. A Lena se le parte el corazón y le indica a la enfermera que puede retirarla, da media vuelta y se encamina al ascensor.


Entonces levántate en la lluvia
Párate en la razón
Párate cuando todo haya caído
Estas de pie en el dolor
No te ahogaras
Y un día lo que está perdido podrá ser encontrado


*** *** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** *** ***
El partido está reñido entre las chicas, Julia ha ayudado y salvado a Lena en más de una ocasión con el balón, al parecer Marina y Tania son un dúo muy temible e invencible por lo que Julia se acerca al oído se Lena para indicarle que hacer y esta se sonroja, lo que por su piel no pasa desapercibido pero procura disimularlo.
― ¡Hey! ¡Dejen de estar secreteándose y jueguen! ― Grita una poco celosa Marina.
―Sólo le doy indicaciones, amor descuida ― le lanza un beso volado y añade ― ¡les ganaremos! ― Advierte.
El balón se pone en juego y tras una larga disputa en la piscina, Julia logra anotar el punto que les da a ganar le set, Marina está enojada lo que provoca que Julia se sumerja para hundirla y atraerla hasta el fondo, donde se unen en un beso profundo y húmedo; salen por falta de aire y se retiran a una de las esquinas para ponerse algo románticas por lo que Lena y Tania se miran algo incómodas saliendo de la piscina.
―Qué envidia me da Marina ― comenta Tania viendo a Julia ser casi tragada por los besos de Marina, quien la ha puesto contra la esquina de la piscina para comérsela a besos rodeándola por la cintura con su piernas.
― ¿Por qué lo dices? ― Lena intenta disimular sus celos e incomodidad de ver a su hermana besar la fruta prohibida para ella.
―Míralas, Marina tiene suerte de tener a alguien como Julia para ella… ― Toma su toalla y comienza a secarse ― Digo, Julia es todo un estuche de monerías además de ser Guapa es tan educada, simpática, atlética, detallista y todo lo que me falta mencionar… Creo que estoy enamorada… ― Suelta un suspiro.
―Creía que estabas enamorada de Viktor, el de tu clase de Francés… ¡Oh! Y también dijiste que estabas enamorada de Robert, el chico de intercambio de tu clase de idiomas… ¿Y qué me dices de Andrei, el de tu clase de algebra…? ― Prosigue molestándola.
― ¡Len! Está bien, está bien… ― Le detiene y añade ― pero sólo digo que Julia es un sueño hecho realidad, no puedes culparme por estar un poco enamorada de mi cuñada ― Le dice juguetonamente guiñándole uno de sus ojos grises sin saber lo que sus palabras producen en Lena.
Esas palabras marcan a Lena más de lo que desea por lo que disimuladamente dirige una mirada soñadora y enamorada hacia donde está Julia con su hermana, se ven muy bien juntas y tan enamoradas que sus ilusiones de chica enamorada se destrozan y se dice a sí misma que debe matar esos sentimientos.
*** *** *** *** *** ***
Fin de Flashback
*** *** *** *** *** ***


Entonces levántate en la lluvia
Párate en la razón
Párate cuando todo haya caído
Estas de pie en el dolor
No te ahogaras
Y un día lo que está perdido podrás ser encontrado
Te levantas en la lluvia


*** *** *** *** *** ***
Después de convencer al médico que atiende a Marina se encamina hacia el ascensor, las puertas del ascensor se abren en el sexto piso dejando salir a Lena, Marina sólo está a un piso de distancia de Julia, sin saber porque Lena siente unos nervios terribles al estar frente a la habitación de su herma y no puede decidirse si entra o no por los pensamientos que ha tenido con respecto a Julia pero se arma de valor y gira la perilla.
El cuadro que ve le resulta desgarrador, Merina está postrada en la cama con los ojos cerrados, su cabellera pelirroja se oculta bajo una bola de vendas en su cabeza, su rostro se muestra todo golpeado y lleno de moretes, sus manos y brazos están llenos de agujas que conectan a monitores y el catete del suero, su cuerpo es una estigma de dolor por lo que no puede evitar cubrirse la boca con su mano sin poder dejar escapar unas cuantas lágrimas, ver a su fuerte hermana así le desgarra el alma pues siempre ha sido la persona más fuerte que ha conocido y ella la admira por ello.
Se acerca lentamente a la cama y toca su mano para presionarla un poco, los médicos le han comentado que quizá pueda escuchar lo que le digan así que se arriesga a hablarle.
―Mar… Tienes que levantarte, Julia y Vika te necesitan… Levántate, tu puedes hacerlo, eres la persona más fuerte que conozco… ― Un sollozo escapa y lágrimas resbalan escapando ― Prometo cuidar de ellas hasta que despierte… Pero te advierto que tiene que ser rápido… Mira que sino… ― Sonríe en medio de su silencioso llanto.
Se acerca y besa su frente, acaricia su brazo para después apretarlo un poco y sentarse en la orilla de su cama para ver con una mirada de culpa a su hermana mientras se pregunta cómo hará para cumplir su promesa sin mostrar sus verdaderos y prohibidos sentimientos.
“Ay Marina, no creo poder cumplir tu promesa por mucho tiempo… No sin enamorarme más de Julia, despierta pronto, no creo poder mantenerme firme por mucho tiempo… Espero me puedas perdonar si algo pasa… ”
Limpia sus lágrimas y ve la pasividad del rostro de Marina, tan tranquilo y ajeno al mar agitado de emociones que sacuden su corazón y hacen estremecer su cuerpo.


Algo bueno ha quedado de todo esto (beauty from pain)
El pasado es la única cosa muerta cuyo aroma es dulce.
*** *** *** *** *** ***
Aun en contra de las indicaciones del médico, Julia se levanta de la cama con ayuda de su padre y Lena para tomar las muletas, necesita ver Marina o no podrá soportar otro día más acostada en esa incómoda cama de hospital.
―Con calma Julia ― le reprende su madre al verla intentar ir más rápido con el par de muletas.
―Quiero ver a Marina ― se justifica.
―Sí, lo entendemos pero si te lesionas otra vez no podrás salir de este hospital ― le advierte su padre, divertido por la situación.
Ha pasado una semana desde que están en el hospital y no hace como tres días le han quitado el collarín, Julia no ha perdido el tiempo intentando escaparse de su monótona habitación para ver a Vika y a Marina pero a Vika la han dado de alta y ahora la cuidan sus tías y abuelos.
No ha pasado muchas novedades en la situación de Marina, todo sigue igual sin mejorar ni empeorar a pesar de que tanto Sergey y Oleg han movido contactos para traer a los mejores especialistas para tratar el caso de Marina, todos concluyen lo mismo, sólo el tiempo lo dirá y depende de Marina si vuelve a abrir los ojos sin sufrir algún tipo de secuela o alguna consecuencia respecto a la pérdida del bebé.
Por otro lado, Julia parece recuperarse un poco más rápido pero sólo sanan las heridas superficiales no las emocionales al ver sin Marina a su lado, no se ha detenido a pensar en cómo va a afrontar lo que se viene si Marina no reacciona pronto; han pasado tanto tiempo juntas que nunca ha imaginado lo que puede de su vida sin una mujer tan perfecta como lo es Marina para ella, es el amor de su vida y lo supo siempre desde que la conoció a partir de entonces han estado juntas ya cerca de ocho años estando próxima a celebrar un segundo aniversario de matrimonio y los ochos de noviazgo.
Julia piensa en cómo a pesar de todo ese tiempo juntas, de los altibajos de la relación, sigue estando tan o quizá más enamorada que antes de su Marina, y prueba de ello y de su amor es la pequeña Vika, quien descasa ahora en los brazos de su abuela Larisa.
Con gran esfuerzo, logran llegar al elevador, que los transporta hasta el sexto piso, las puertas dejan salir a una Julia ansiosa que apenas y puede manejar con cuidado las muletas por estar cuidando que no se le levante la pequeña bata azul que lleva puesta.
―Estos médicos son unos pervertidos ― murmura tratando de no caer al piso mostrando que tiene la situación bajo control.
― ¿Por qué lo dices, hija? ― Pregunta Larissa que va unos pasos delante de ella meciendo a Vika.
―Mira nada más que cortas están… No puedo dar un paso sin tener que estar cuidando mi honor y que no vean más allá de lo posible ― reniega peleando con una muleta que se ha quedado un poco atrás y no ha podido más que balancearse para no perder el equilibrio.
Lena y Oleg tratan de no reírse pero es imposible, puesto que la bata le deja ver un poco del bóxer negro que trae puesto Julia dejando ver su buena parte trasera y claro porque Julia está peleando con las muletas con una pierna en una férula y un brazo totalmente inmovilizado cualquiera tiene el mismo problema si se integra el dolor que aqueja su costado derecho.


Las luces al salir todos a mi alrededor
Una última vela para mantenerse fuera la noche
Y entonces la oscuridad me rodea
Sé que estoy vivo pero me siento como que he muerto
Y todo lo que queda es aceptar que se acabó
Mis sueños corrió como la arena a través de los puños que hice
Trato de mantener caliente, pero yo apenas crecen más fríos
Me siento como que estoy lejos deslizamiento


*** *** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** *** ***
Las banderas se agitan mientras la afición vitorea al equipo de soccer femenil que va ganando el encuentro deportivo entre ambas escuadras rivales, un silbatazo marca una falta cometida a la capitana con el número diez del equipo rival del instituto, tiro libre desde media cancha es el castigo; la jugadora que va a cobrar el tiro asiente al momento de cobrar el tiro, la capitana se desmarca y penetra a al campo del equipo contrario levantando la mano pidiendo el balón y recibiendo el gran pase lo que le hace recibir de pecho dirigiéndose a la portería burlando y vacilando las defensa por la banda derecha centra un tiro que es rematado con la cabeza por una de sus compañeras.
― ¡GOOOOOOOOOOOOL! ― Se escucha en las tribunas.
―Esa del número diez es buenísima para jugar, ¿no crees Marina? ― Pregunta una de sus amigas, una chica castaña de ojos color negro.
―Ya lo creo que si… ― Ríe otra joven rubia de ojos color ámbar ― Además está buenísima.
― ¡Chicas! ― Reprende Marina pues han hecho aquello con la intención de que la chica les oyese pues iba pasando cerca de las porristas, a lo que la chica les sonríe agradeciendo el cumplido.
Las chicas se sonrojan y no le pierden de vista, la joven capitana es muy ágil pero no ha podido librarse de la marca personal que le ha sido impuesta.
― ¡Vamos Equipo! ― Gritan a coro las porristas a su equipo tratando de darles ánimos.
El segundero del reloj marca casi el final de primer tiempo con una desventaja de dos goles por uno en contra al equipo anfitrión de la escuela de Marina; la joven capitana deja atrás a las dos medio campistas que le marcaban y se acerca a la portería peligrosamente por la banda derecha otra vez queriendo repetir la hazaña anterior pero no advierte que una delantera viene tras ella para colocarse a su lado y se barre para robarle el balón por lo que le toma por sorpresa y la hace tropezar pues no sólo le ha quitado el balón le ha golpeado intencionalmente el tobillo lo que le hace caer y rodar hacia un lado quedando tendida en el césped donde están las porristas; marca la falta y saca una tarjeta amarilla pero otro silbatazo da por terminado el primer tiempo del encuentro.
― ¿Estás bien? ― Marina se acerca para ayudar a levantarse a la pobre chica.
―Si… Gracias ― sonríe tomando la mano para levantarse.
―Esa entrada estuvo muy fuerte, ¿No te lastimaste? ― Vuelve a preguntar al verla fruncir el ceño.
―Sí, creo que sólo me lastimé el tobillo ― se agacha para tocar la parte afectada.
―Deberías ir a que te revisen ― sonríe coqueta.
―Eso haré, gracias por el consejo ― le devuelve la sonrisa ― por cierto, soy Julia ―le dice al alejarse.
―Marina.
―Mucho gusto, Marina ― se despide agitando la mano ― ¡Oye! ¡¿Puedo verte al final del partido?! ― Se gira gritando.
― ¡Claro! ― Sonríe ampliamente caminando hasta donde estás sus amigas que la comienzan a felicitar.
*** *** *** *** *** ***
Flashback
*** *** *** *** *** ***


Después de todo esto haya pasado, todavía seguirá siendo
Después de que he llorado mi último, será la belleza del dolor
Aunque no será el día de hoy,
Algún día yo espero de nuevo
Y allí estará la belleza de dolor
Usted va a traer la belleza de mi dolor

Lo siento pero soy fanatica del fut, aunque no sé si soy buena para narrar un partido (es que estoy viendo nuevamente los supercampeones jejeje disculpen mi fanatismo .blush. )
El valor de las cosas no está en el tiempo que duran sino en la intensidad con que suceden, por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomprensibles...
http://anotherwordsfics.foroactivo.mx/" onclick="window.open(this.href);return false;

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados