MI DESTINO ENTRE TUS ALAS // POR: VOLK69

Responder
Avatar de Usuario
volk69
Mensajes: 7
Registrado: Lun 13 Oct 2014 01:37
Sexo: Femenino

MI DESTINO ENTRE TUS ALAS // POR: VOLK69

Mensaje por volk69 » Mar 26 May 2015 03:25

Mi Destino Entre Tus Alas // Volk69



En 1865 el Mayor General Prince Sergey Katin Volkonsky contrajo matrimonio con su prometida la condesa Inessa Tushkanova Katina Volkonsky. Por varios años intentaron tener hijos, sin éxito alguno. Sus esperanzas de tener hijos se iba esfumando con el tiempo.
Un día, como cualquier otro, el Mayor General Sergey se encontraba en el castillo del emperador, el Zar Alejandro II, entrenando a sus tropas para batallar.
Mientras que la Condesa Inessa cabalgaba en su palacio junto a sus damas. En las orillas de su territorio, pudo visualizar una gran sombra que se alejó al verlas cabalgar, eso la atemorizo bastante, y escucho un leve ruido, casi inaudible, que provenía del mismo sitio donde aquella gran sombra desapareció. Se acercó cautelosamente y el ruido se escuchaba mas, lo distinguió como un gemido, por un momento le pareció como un llanto que de repente subía de intensidad a medida que se acercaba. Acelero con su caballo y vio una manta negra que cubría algo. Bajo rápidamente del caballo y con delicadeza descubrió la tela. No lo podía creer, había un bebe envuelto. Las damas se acercaron a la Condesa Inessa y observaron con asombro lo que tenia en sus brazos.
La condesa Inessa, abrazo al bebé y una lagrima salió por su mejilla, se sentía triste por ver a un bebe indefenso abandonado en medio de la nada con solo una manta que lo protegía. Rápidamente se levanto y ordenó a sus damas que se adelantaran para preparar el palacio para un nuevo huésped.
Al llegar el atardecer el Mayor General Sergey llega al palacio y fue avisado de que la Duquesa lo esperaba en su habitación. Eso preocupo mucho al Mayor General Sergey, siendo que su esposa siempre lo esperaba en el comedor para la cena.
Cuando llego a la habitación, se encuentra con su esposa acostada de costado en la cama, él pensó lo peor, por un momento sus pensamientos se derivaron a que su amada esposa se había enfermado. Al acercarse lentamente y con temor de que sus sospechas sean ciertas, ve que junto a ella yacía un bebe envuelto en una tela negra. Abrió los ojos totalmente sorprendido.
La Duquesa Inessa, al sentir la presencia de su esposo, gira su cabeza hacia él y le regala su mejor sonrisa acompañada de unas lagrimas de felicidad. Él rodea la cama, sin apartar la vista de la escena con la que se encontraba, se sienta del otro lado del lecho y sonríe junto a su esposa. Ella le cuenta como encontró al bebé, que ahora estaba profundamente dormido en medio de la cama.


-No puedo creer como una persona pueda abandonar a un recién nacido, dejándolo a su suerte- decía Sergey triste y enojado a la vez
-Me puse muy triste por lo mismo, pero luego pensé que es un milagro, han escuchado nuestras plegarias- contesto Inessa con los ojos brillantes
-Tiene razón amada mía- mirándola con ternura
-Criaremos a este milagro como si fuese nuestro- viendo al bebe que dormía
-Sera nuestro heredero- acotó orgulloso
-Heredera- corrigió mirándolo con emoción
-Que nombre llevará nuestra princesa- contagiado de la emoción que le trasmitía su esposa
-Elena, Elena Katina Volkonsky-
-Así será. Mañana daré la noticia a todos de que al fin somos padres- sellando su nuevo comienzo con un tierno beso.


Capitulo 1


17 años después...


Me despierto sobresaltada nuevamente. He vuelto a soñar con ella. No entendía nada, no sé si era mi imaginación o era verdad, parecía tan real ese sueño que se repite una y otra vez, pero juraría que era como si la tuviera cerca de mi, creo que mi mente me juega una mala pasada y hace mis sueños como si fueran reales ¿Pero porque siento al despertar esa sensación como si hubiese estado aquí?
En mi sueño. Me encuentro en medio de un bosque, al finalizar el atardecer, camino sin un rumbo fijo, pero sé que estoy buscando algo
¿Qué estoy buscando? Realmente no estoy segura, pero siento como si buscara una parte de mi.
Al adentrarme mas al bosque, veo una silueta, me acerco a ella y es la figura de una mujer, solo puedo verla de espaldas, no distingo muy bien por la distancia y la poca luz que la ilumina, pero juraría que es la silueta de una mujer. Trato de acercarme a ella y veo que se quita el tapado, en ese instante sale de su espalda descubierta, unas largas alas, una negra y otra blanca, parecían tan reales. En ese momento corro hacia ella, al acercarme un poco mas, extiende sus alas, toma impulso y empieza a volar hacia la luna. Es justamente en esa parte del sueño que me despierto.
Me siento tonta al soñar con un ángel. Nunca nadie a visto uno, y mucho menos con un ala blanca y otra negra. ¿Me estaré volviendo loca? Realmente no lo sé, pero me siento muy atraída a ella, sea lo que sea...


Luego de despertarme, como la mayoría de las veces, muy sobresaltada por el sueño. Me voy directo al cuarto de baño. Las damas han dejado todo preparado para que pueda ducharme al despertar, agradezco mentalmente eso, necesitaba relajarme. Cuando termino de ducharme, me alisto para bajar. Me dirijo a la sala, donde se encuentra mi madre tomando un té.



-Buenos días, madre
-Buenos días, hija. ¿Quieres acompañarme?
-Te lo agradezco, madre. Pero no se me apetece nada aún, quizá más tarde. Debo ir a mi clase de equitación- sentía un nudo en el estomago
-De acuerdo, pero trata de comer algo. Hace días que te he notado con falta de apetito.- denotando preocupación
-No se preocupe, madre. Me encuentro bien, quizá sea un cambio de apetito temporal- mentí, sabía perfectamente que desde que llegaron esos sueños a mi no podía dejar de preocuparme por mi condición mental
- Eso espero, no quiero que te enfermes, hija
-Todo esta bien, madre- yendo a la salida


Narrador: Al salir, ve a Cydka Ivanov, el joven muchacho la esperaba con el caballo listo para cabalgar. Ellos se conocían desde pequeños. Cuando Elena tenia cuatro años, los padres de Cydka empezaron a trabajar de sirvientes en el palacio, Cydka contaba con seis años en ese tiempo.


-Buenos días, Cydka.
-Buenos días, señorita Elena- haciendo una reverencia
-Ya te dije que me llames así solo cuando están mis padres, Cydka
-Es que no quiero mal acostumbrarme, Lena. No quiero cometer el error de que se me escape en frente de tus padres
-Casi nunca están cuando estamos en clases de equitación- le sonríe
-Por las dudas, hermosa Elena- guiñándole el ojo
-No empieces- le advierte divertida
-No se preocupe, no volverá a ocurrir- haciendo una reverencia
-Siempre dices lo mismo- riendo
-Lo sé, pero me gusta el tono carmesí que ponen sus mejillas


Narrador: Ese momento divertido para ambos es interrumpido por una joven que se para cerca de ellos. Lena se la queda mirando, se sorprende de la forma en que vestía, nada común para una dama. Llevaba pantalones, una camisa blanca y zapatos de hombre. A simple vista y sin problema alguno, cualquiera la confundiría con un chico. Su cabello negro y corto, sus ojos azules, tan azules como el cielo, pero reflejaban una mirada fría y calculadora.


-Lena, te presento a mi prima Yulia- la voz de Cydka hizo que Lena salga de sus pensamientos
-Un placer conocerla, señorita Elena- haciendo reverencia
-El placer es mío, Yulia...-extendiendo su mano
-Volkova, Yulia Volkova. A su servicio majestad- tomando su mano y depositando un beso en ella.
Lena siente una sensación extraña al momento en el que su mano hace contacto con la de Yulia y la aparta delicadamente, para que no sienta rechazo la joven
-Y dígame, señorita Volkova ¿Qué la trae por aquí?- Yulia hace una mueca, sin ganas de contestar
-Disculpe, señorita Elena, no quisiera faltarle el respeto, con gusto me quedaría aquí platicando, pero solo vine a decirle a mi primo que en dos horas tendremos que ir al pueblo, nos lo ha ordenado su padre- al terminar de decirlo se marcha, no sin antes hacerle una reverencia.
-¿Seguro que es tu prima? nunca me has hablado de ella y no se parecen en nada ¿Qué hace aquí?
-Vino a trabajar. Su madre ha fallecido hace dos días y somos la única familia que tiene
-¿Y su padre?
-Sufrió el mismo destino que su madre hace unos años
-Pobre, ya veo el porque de su aspecto frio y serio
-No le de importancia ¿Empezamos?
-De acuerdo


Luego de dos horas el joven Cydka se retiró. Lena volvió al palacio. Al llegar una de sus damas le dice que su madre tuvo que viajar al castillo. Era usual que ellos viajaran, siendo su padre el Mayor General y su madre la Condesa, tenían que estar a disposición del zar Alejandro II y el reino.
Los días que los padres cumplían con sus deberes allá, no eran menos de dos meses.
Lena, acostumbrada a la ausencia de sus padres, se dispuso a almorzar. Al terminar se dirigía a su cuarto y vio por una de las ventanas una sombra escabullirse, supuso que era su imaginación debido a la falta de sueño. En su habitación se dispone a leer un poco para distraerse y no pensar en sus alucinaciones. Luego de un poco de lectura se queda profundamente dormida. Empezó a despertar al sentir que alguien la miraba, al abrir completamente los ojos, vio una ala blanca y la otra negra abrirse y desplegar de su balcón, se frotó los ojos atónita, salió corriendo de la cama y al ver al cielo no había nadie, fue algo extraño, su mente la estaba haciendo tener alucinaciones o su subconsciente aun estaba creando un sueño despierta. Se volvió a acostar, estaba cansada, pero intento volver a dormir nuevamente, se quedo dormida pensando en esas alas...

Al día siguiente...

Eran las 5pm. Hoy, como era sábado, me quedé en la biblioteca leyendo, escuché un ruido proveniente del balcón y salí, me acordé de las hermosas alas que me imaginé en la noche, por alguna extraña razón no he soñado con ella nuevamente
¿será que mi subconsciente lo traslado a mi imaginación y por eso no lo he soñado?

Agarré unos papeles del escritorio de mi padre, tomé una pluma, acerque el tintero y me dispuse a dibujar las alas con cada detalle. Cuando acabé el dibujo me quede mirando el atardecer, me encantaba este lugar, podría pasar en la biblioteca por horas, no solo leyendo, sino que tiene la mejor vista del palacio. En un momento sentí que me cayo algo en la cabeza, levante mi mano tocando mi cabello y sentí algo suave, lo quite y era una pluma negra, hermosa y muy suave para ser exacta.
Fui a mi cuarto, abrí uno de los cajones y saque un cofre, donde guardaba las cosas mas importantes, con cuidado la guarde ahí, volví a guardar el cofre y dedique lo que quedaba de la tarde en la biblioteca, eso era lo malo de no tener amigos, pasar sola la mayoría del tiempo, ya que Cydka estaba ocupado trabajando, el pensar en Cydka me vinieron el recuerdo de los ojos azul cielo de su prima, aparto esos pensamientos enseguida para seguir leyendo.

Luego de terminar con mi lectura, me dirijo a mi cuarto, era raro no ver a nadie del servicio, de pronto escucho un ruido al pasar por la sala y veo por la ventana que esta junto a la entrada una sombra caerse. Corrí rápidamente para ver que era y abrí la puerta, cuando salgo veo el cuerpo de Yulia en el piso, estaba toda lastimada y sangrando, me espanté y me acerque a ella, Yulia me miro a los ojos y pierde el conocimiento, como pude la subí al sofá de la sala. Empecé a limpiar sus heridas. Me pregunte que le pudo haber pasado.
Luego, cuando termine de limpiarle las heridas, me iba a mi habitación para dejarla descansar un rato, hasta que sentí que me agarró la mano.

-Señorita Elena... quédese conmigo... por favor- me dijo Yulia, no pude evitar poner cara de sorpresa.
-Si, Yulia. Aquí estaré, no te preocupes- y no le mentía, me quedaría con ella. Me quede dormida junto a ella
-Señorita Elena, despiértese- abrí mis ojos lentamente y Yulia estaba viéndome atentamente.
-Perdón, ya estoy despierta.- haciendo que Yulia me regalara una hermosa sonrisa
-Creo que me ha babeado- me dice seria. ¡No puede ser! Abrí mis ojos lo mas grande que pude. No puedo creer que la haya babeado.
-¿Que?... oh Diós mío, perdón Yulia- ella solo me miró y se empezó a reír, no le veía lo gracioso ¬¬
-Era una broma, Elena- me decía mientras seguía riéndose en mi cara
-Ja, ja, ja... muy graciosa- me molestó su mala broma, pero su sonrisa es contagiosa y le sonreí- Ahora si, ¿Me puedes explicar que te sucedió? y ¿Por qué no tienes ni un rasguño?- le pregunte, era sorprendente como no tenia ni una marca luego de tantas heridas que le vi, si no fuese por su camisa rasgada pensaría que es otra de mis alucinaciones
-Olvídalo, Elena. Me caí del caballo, Pero te doy las gracias por todo- me dijo mirándome fríamente, había vuelto a ser ella
-De nada, pero espero que lo del caballo sea cierto y no hayas querido entrar en la propiedad o algo así, porque te pediría que te retiraras de aquí- ella como respuesta se empezó a reír de mi y me miraba totalmente divertida.
-No, Elena. No es lo que piensas, de todos modos me tengo que ir. Gracias nuevamente- me dijo yendo a la puerta. Me levante a acompañarla
-No hay de que, Yulia. Adiós- me despedí de ella mientras le abría la puerta, para mi sorpresa se acercó a mi y me puso sus labios en mi frente, un tierno beso de despedida, dio unos pasos hacia atrás sin apartar la mirada de mi, me deje hipnotizar por sus ojos color cielo, y ella me dio una media sonrisa de despedida, se dio media vuelta y marcho. Ví detenidamente la camisa blanca que llevaba puesta y en la espalda tenia dos cortadas largas en la parte de sus omoplatos.
Cuando entré, me voy directo a mi habitación, al llegar me siento en una de las sillas que tengo a mi disposición en el balcón, inmediatamente mi mente viajo a sus ojos. Había algo que me llamaba mucho la atención, pero no sabía que era, pero me siento protegida cuando la tengo cerca. Luego mis pensamientos me sumergieron en las heridas sanadas, ¿Cómo alguien puede recuperarse en tan solo unas horas? o ¿solo la caída rasgo su ropa y el estado de shock de verla en el piso me hizo creer que estaba lastimada?

Espero que les haya gustado el primer capitulo de mi historia. Tratare de subir pronto la continuación o en su defecto de que el foro cierre pronto, también lo posteare en "www.anotherwordsfics.mx". Dejen sus comentarios para saber que les parece mi nueva ficción. Nos Leemos luego
Que hay detrás de una lágrima?
Que hay detrás de la fragilidad?
Que hay detrás del último adiós?
Que hay detrás cuando acabe el amor?

Andreger
Mensajes: 314
Registrado: Lun 18 Nov 2013 13:37
Sexo: Femenino

Re: MI DESTINO ENTRE TUS ALAS // POR: VOLK69

Mensaje por Andreger » Mar 26 May 2015 03:54

.good. Se lee genial! conti

Avatar de Usuario
xlaudik
Mensajes: 1266
Registrado: Mar 23 Oct 2007 23:11
Sexo: Femenino

Re: MI DESTINO ENTRE TUS ALAS // POR: VOLK69

Mensaje por xlaudik » Mar 26 May 2015 18:30

contiii!!! :-D
es====> anotherwordsfics.foroactivo.mx
:-P .good.

Avatar de Usuario
volk69
Mensajes: 7
Registrado: Lun 13 Oct 2014 01:37
Sexo: Femenino

Re: MI DESTINO ENTRE TUS ALAS // POR: VOLK69

Mensaje por volk69 » Jue 28 May 2015 21:59

Jajajaja gracias por aclararlo xlaudik .good.
En el enlace me aparecio sin "foroactivo"
Genial que lo aclares asi pueden encontrar otro foro para leer fics cuando este cierre

PD: Mañana subo la conti give_rose
Que hay detrás de una lágrima?
Que hay detrás de la fragilidad?
Que hay detrás del último adiós?
Que hay detrás cuando acabe el amor?

Avatar de Usuario
xlaudik
Mensajes: 1266
Registrado: Mar 23 Oct 2007 23:11
Sexo: Femenino

Re: MI DESTINO ENTRE TUS ALAS // POR: VOLK69

Mensaje por xlaudik » Jue 28 May 2015 23:52

No hay problema .blind.
Espero con ansias la conti dance3
:-P .good.

Avatar de Usuario
volk69
Mensajes: 7
Registrado: Lun 13 Oct 2014 01:37
Sexo: Femenino

Re: MI DESTINO ENTRE TUS ALAS // POR: VOLK69

Mensaje por volk69 » Jue 04 Jun 2015 00:21

Hola a todos!!! Que alegria que el foro no se cierre
Les dejo la conti de mi historia. Lamento no haberlo posteado antes como lo prometi, pero estaba muy preocupada por mi sobrina que estuvo internada. Espero que les guste y gracias por comentar


Capitulo 2

Ya era lunes. Hoy es primero de octubre. Hace un par de dias que no he vuelto a soñar con ella, eso me tranquiliza por un lado, pero me inquieta que mi mente haya usado mis sueños en la vida real y me imagine cosas extrañas, descarto eso de mis pensamientos para que no empiecen de nuevo las alusinaciones y pienso en mis padres, me siento triste al pensar que mis padres no llegaran hasta principios de diciembre.
El castillo del Zar Alejandro II queda muy lejos de el palacio. Hubiese querido acompañarlos, pero hasta mi mayoria de edad no puedo presentarme en las seremonias reales, ni siquiera faltando unos dias para ser mayor.
Al bajar de mi habitación, voy al comedor, el desayuno estaba preparado, si no fuese por ese detalle de Isella (cocinera) pensaria que estoy sola en el palacio, es raro no ver a nadie a mi alrededor. Me siento y veo junto a mi desayuno una carta, al abrirla me encontre con una nota que decia:
"Estamos en octubre. Nuestro mes ¿Te acuerdas aún de nuestra amistad? Te veo en el establo cuando termines de desayunar, no faltes
Atte: Cydka"
Instantaneamente mi rostro se iluminó, ¿como no recordar que en octubre nos conocimos?
él era mi mejor amigo desde la infancia, desgraciadamente hemos crecido y no disponemos del tiempo que teniamos cuando niños. Ahora él trabaja en el establo. Al terminar de desayunar voy a la cocina para cersiorarme si aún hay rastros de vida en el palacio. Cuando entro, veo a Yulia desayunando con Layka, mi dama de compañia, las dos riendose y disfrutando su tiempo juntas. Yulia al verme para inmediato de reir y pone un semblante serio, como de costumbre, Yulia no me quito la mirada de encima, no podia quedarme atras y le di una mirada desafiante tambien, me doy media vuelta para dirigirme con Cydka.
Estoy por llegar al establo donde se encontraba Cydka esperandome, tratando de olvidar lo que mire hacia unos minutos, Yulia no me arruinará mi momento con mi mejor amigo, ni siquiera sé porque pienso en ello. Al llegar veo que se encuentra pastando a mi yegua, sin hacer el más minimo ruido le tape los ojos.
-¿Quien soy?- le pregunté, escuche como soltaba una carcajada.
-Umh... ¿Lena?- me preguntó con una pizca de duda.
-Correcto- escuche otra vez su risa, él se volteó y me abrazó levantandome y dandome vueltas, yo solo reía.
-Te extrañé mucho- me dijo mientras me miraba a los ojos.
-Y yo a ti- no era mentira, lo habia extrañado mucho.
-Espero logremos de a poco volver a ser tan unidos como antes- me dijo con mucha sinceridad en su mirada
-Espero lo mismo, solo prometamos no alejarnos tanto tiempo- nosotros de niños teniamos una forma de prometernos cosas, quería saber si aún se acordaba de eso.
-Lo prometo- me dijo mientras agarraba mi mano y la entrelazaba depositando un beso en ella.
-Para serte sincera, pensé que lo habías olvidado- le dije, se que suena raro para una futura duquesa, pero si él me hacia prometer algo, yo hacia lo mismo pero con su mano.
-Eso nunca preciosa- sentí como la sangre se me iba a las mejillas.
-Muy gracioso- escuche como soltaba una carcajada.
-Vamos a caminar- mientras me tomaba de la mano para salir del establo.
-Esta bi...
-Suéltala o verás las consecuencias- no pude terminar la frase porque escuche como salío alguién de arriba del establo, donde guardaban la paja y le reclamaba a Cydka que me soltara.
Escucho como los caballos enloquecen. El susto me hizo cerrar los ojos y agacharme. Un sonido ensordecedor como un trueno me hace abrir los ojos y veo a Cydka en el suelo. Me arrodillo a su lado y lo veo golpeado e inconciente.
Corro por ayuda, el miedo me hace tener una velocidad que jamas hubiese pensado que tenia, veo a Yulia y le cuento con voz temblorosa lo sucedido antes de caer desmayada.

Me despierto en mi habitación de golpe, tarde unos segundos en procesar lo que habia pasado, junto a mi veo una pluma de color blanca, pero eso no me detiene, tengo que saber como está, Salto de la cama preocupada por Cydka. Al bajar por las escaleras veo a Yulia que estaba subiendolas.
-¿Elena? ¿Que haces levantada?- me pregunto preocupada
-Tengo que saber como esta Cydka- no dandole importancia a su preocupación.
-¿Te encuentras bien?- me pregunto tomandome de los hombros
-Yo estoy bien, pero quiero saber como esta Cydka
-Me puedes decir que paso?- nunca la habia visto tan preocupada
-No recuerdo bien, estabamos en el establo cuando escucho un fuerte ruido y en un cerrar de ojos lo veo tirado en el suelo sangrando- cuando terminé de contarle miró hacia abajo y luego volteó a verme.
- Me tengo que ir- me dijo dando grandes zancadas hacia la puerta de salida.
-¡Espera yulia! ¿donde esta Cydka?- le dije gritando mientras bajaba las escaleras.
-En el cuarto de servicio- me responde y la perdi de vista. Voy corriendo hacia allá y toco la puerta con temor.
-¡Pase!- me responde. Entro y lo veo acostado con una venda en la cabeza.
-¿Como estas?- escuché una leve risa, era lo que mas me gustaba de él, hasta herido lograba reírse
-Pues no sé, Lena. Estoy en cama, pero bién ya que estas aquí- otra vez ahí venía mi sangre hacia mis megillas, era insoportable que me hiciera eso.
-Eres insoportable- se volvió a reír de mi
-Oh vamos, Lena. Te ves bonita sonrojada- esta vez fui yo quién me reía.
- Es un echo, el golpe te afectó. Aún no entiendo que pasó- tratando de que me contara lo sucedido
-No lo sé, recueda que me desmayé- no se porque, pero tenia el presentimiento de que me ocultaba algo y sabia que no iba a ser facil que me lo dijera. Opté por obviar el tema hasta que se recupere antes de interrogarlo
-¿Tienes hambre? te puedo traer algo para que recuperes fuerzas
-¡Oh vaya! tendré que lastimarme seguido para tener el privilegio de ser atendido por usted damisela- ¿acaso no podia ser serio aunque sea cinco minutos?
-¿Quieres o no?- le dije en un finjido reproche
-Veo que no estas de humor, pero no me vendria mal algo.
-Enseguida regreso- mientras salia escuche como me decia "aquí te espero, no tengo donde ir" solo reí ante su comentario
Estaba yendo a la cocina y recordé la pluma que había junto a mi cama, no sabia como habia llegado hasta ahí, tampoco como llegué yo ahí. Al llegar a la cocina le pido a Isella que prepare algo para Cydka. Mientra ella hace lo que le pedí, me pierdo mirando la ventana, el paisaje me relaja, noto que a lo lejos algo se mueve, como una sombra trepando de árbol a árbol.
Decido averiguar que era, le digo a Isella que le alcanse lo que le preparó a Cydka mientras yo me ocupaba de unas cosas. No me iba a quedar de brazoscruzados, asi que fui a ver que era.

Me encontraba en medio del bosque que se encuentra en los limites del palacio, llevaba rato que perdí el rastro de lo que había visto. Comenzó a nevar de repente y sentia mucho frio, segui caminando sin rumbo fijo hasta que me tope con una pequeña cabaña.
Toque la puerta pero la puerta se abrió sola, al entrar noto que la cabaña estaba llena de polvo y los pocos muebles estaban tapados con mantas blancas, avance hasta llegar a una puerta, la abrí y era una habitación, me sentia tan cansada y con frio que me recoste en la cama y me cubrí hasta que se me pasara, sin darme cuenta caigo en un profundo sueño.
Me levante por un ruido, temblorosa fui hacia la sala, no habia nadie, me deje caer en el sillon, caundo de la nada un cuchillo me roza la cara, abrí los ojos de par en par, y de las sombras salió un hombre.

- Al fin te encontré, él se alegrará de esto y me recompenzará- en seguida pensé que era un enemigo del reino con los que batallaba mi padre o algún traidor que se infiltró para tener alguna ventaja. Como respuesta empecé a gritar como loca, con la esperanza de que alguién me escuchara.
-AYUDAAA, AYUDENMEEE...-pero era inútil, estaba en el bosque perdida y ninguna persona me podia escuchar.
-Silencio niña, vamos te llevaré a el señ...- Aquel hombre no pudo terminar de decir su frase porque la puerta se abrió de golpe, justo cuando se estaba acercando a mi
-Suéltala grandulón- para mi sorpresaera Yulia. No sabia como podría defenderme siendo unos centimetros mas baja que yo y su cuerpo muy chico a comparación del mio.
-¿Tú? Pero si me acabo de desacer de ti- Yulia como respuesta se echó a reir, esta chica estaba loca, no me cabe duda.
-Pues te equivocaste- Corrió de la parte baja su tapado y de la nada Yulia sacó un arco y flecha blanca como la nieve y se la tiró al corazón del hombre, sus movimientos fueron muy rapidos, yo solo pude gritar aterrorizada.
-¿Elena que haces aquí? Te dije que no salieras ¿Nunca has echo caso a lo que te dicen?- realmente se veia molesta.
-Pues no, en realidad no y mucho menos de ti, has matado a un hombre ¿Como pudiste?- Yulia se echo a reir, no puedo creer que sea tan cinica.
-Dejeme decirle señorita que eso no es un "hombre"- voltee a ver al hombre tirado y vi como empezaba a desvanecer.
-¿Pero que?¿Que ha sucedido Yulia?- Yulia solo me miraba sin decir nada
-Con el tiempo tendrás respuestas, ahora tengo que llevarte a casa, ven, vamonos- Y eso fue lo último que escuche de ella, porque caí desmayada.
Desperté en mi habitación con un fuerte dolor de cabeza, me lavanté de golpe y fuí al balcón, borrosos recuerdos venian a en mi mente, veía a Yulia trayéndome cargada en sus brazos, lo demás no lo podia recordar porque me causaba gran dolor de cabeza, decidí recostarme un rato hasta que se me pase, sabia que mañana sería un día muy agotador.


continuara....

la proxima semana subo la conti, espero leer sus comentarios. besos!!!
Que hay detrás de una lágrima?
Que hay detrás de la fragilidad?
Que hay detrás del último adiós?
Que hay detrás cuando acabe el amor?

Avatar de Usuario
volk69
Mensajes: 7
Registrado: Lun 13 Oct 2014 01:37
Sexo: Femenino

Re: MI DESTINO ENTRE TUS ALAS // POR: VOLK69

Mensaje por volk69 » Jue 04 Jun 2015 00:23

PD: PERDON POR LAS FALTAS DE ORTOGRAFIA EN ESTE CAPITULO u.u
Que hay detrás de una lágrima?
Que hay detrás de la fragilidad?
Que hay detrás del último adiós?
Que hay detrás cuando acabe el amor?

Avatar de Usuario
wendra222
Mensajes: 40
Registrado: Vie 06 Feb 2015 19:27
Sexo: Femenino

Re: MI DESTINO ENTRE TUS ALAS // POR: VOLK69

Mensaje por wendra222 » Vie 05 Jun 2015 12:15

No demores en la conti

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados