MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Avatar de Usuario
MariielR14
Mensajes: 569
Registrado: Sab 30 Jul 2011 18:00
Sexo: Femenino

MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por MariielR14 » Mié 03 Jul 2013 16:10

N/A: Todos los aspectos que aparecen en este fic son pura ficción, cualquier cosa semejante a la realidad es pura coincidencia.
Este fanfiction tendrá aspectos en los cuales se semejará un poco al anime Inuyasha.
Más adelante os diré cuándo empezaré a empezar a subir el fic en si icon_e_biggrin, siento no hacerlo ahora, pero es que quería subir el prólogo para saber qué os parecía pero no he tenido mucho tiempo para escribir últimamente.

Capítulo: Prólogo
Título: LA SEMIDEMONIO
Palabras: 573
Quote:
Maltratada, fuera de lugar, incomprendida.
****
Aún tengo un vago recuerdo de mi padre, fue un gran demonio lobo, todos les temían, era poderoso, fuerte, temido, no tendría que haber muerto, todo fue por culpa de esa mujer a la que llamo mamá. Todos los humanos son iguales, traicionan a la gente, se aprovechan de ellos para conseguir sus propios propósitos.

Papa salvó a mama un día, y se supone que se enamoraron, vivieron felices durante un período, pero luego todo se derrumbó, ella lo traicionó justo cuando yo iba a nacer, cuando papá murió, mama también, desde entonces, mi tío me ha estado cuidando.

Siempre recordaré la historia de mis padres, cómo mi papa dio todo por ella, cómo se arriesgó por ella, y cómo ella lo traicionó, odio a los humanos. No se puede confiar en ellos, pero tampoco me gustan los demonios, no del todo.

Sí, soy semihumana y semidemonio, y no sé si es por eso por el cual soy tan poderosa, tan fuerte, tan todo, no sé qué tengo de humano… Mi tío intentó hacer que conviviese con los humanos, a él los humanos ni les agradaba ni los desagradaba, pero intentó hacer que conviviese con ellos, pero nadie me aceptó, era diferente, no era humana. Luego intentó que conviviese con demonios, no es que me aceptasen, pero… Tampoco era un demonio. No tengo sitio en este mundo, porque no soy completamente nada, soy mitad y mitad.

Pero ahora mi tío también había muerto por culpa de esos humanos, y esta vez no voy a quedarme con los brazos cruzados, porque voy a matarlos, a todos y cada uno de ellos, hasta que muera.

—¡Es Julia! —Exclamó uno de ellos mientras escapaba de mí.

Solté al que tenía en las manos, ahora muerto y perseguí al que estaba huyendo, ¿cómo va a huir? Soy demasiado rápida, no va a poder escapar de mí.

Malditos humanos, intentan hacerse los fuertes, pero son lo más débil que hay, no tienen fuerza, sólo pocos de ellos, no son como los demonios, que se valen por si mismos, los humanos usan armas, se usan unos a otros. Se traicionan unos a otros. Se matan unos a otros. Es denigrante.

De repente aquel humano entró dentro de un tipo de santuario y yo aterrice al suelo, para caminar hacia dentro de ese santuario, la puerta se cerró tras de mí y unas velas formaron un círculo a mi alrededor, vi a varios monjes y sacerdotisas a mi alrededor, intenté acercarme a ellos, pero había una barrera a mi alrededor.

Entonces un monje entró dentro de la barrera y me acerqué a él, sacando las garras, pero extendió la mano y salí disparada hacia la pared, con una doble cadena formando una equis en mi pecho y en mi espalda, intenté sacármela, pero no pude.

—Es una cadena espiritual, Julia —dijo el monje al ponerse delante de mí —, fue creada por veinte monjes y veinte sacerdotisas, tan poderosa como para poder retenerte. No podrás quitártela, nunca. Hasta que una sacerdotisa o un monje determinado te la quite.

—¡Soltadme! —Exclamé apretando los dientes y los colmillos —. Os mataré a todos.

—No lo creo… —dijo aquel monje —. No lo creo —entonces puso la mano en mi pecho y sentí la cadena vibrar, era fina, como el diámetro de un dedo, no más —. Duerme.

La cadena volvió a vibrar y sentí cómo drenaba mis energías, todo se volvió oscuro.
****
PD: Agradecería que comentaseis los aspectos que os hayan gustado (o no) del capítulo o del fic en sí y críticas constructivas :D

samanta
Mensajes: 20
Registrado: Sab 20 Abr 2013 16:39
Sexo: Femenino

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por samanta » Mié 03 Jul 2013 19:52

si si me gusta icon_e_geek y me parece interesantee pero adivinoo que lena el la sacerdotiza o una humana o algo por ahi verdad? .dirol. esperoo que ya suvas la historia pronto .rofl.

Avatar de Usuario
TheOneWhoDoesntDream
Mensajes: 1778
Registrado: Sab 14 Ene 2012 18:47
Sexo: Femenino
Ubicación: Santo Domingo
Contactar:

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por TheOneWhoDoesntDream » Jue 04 Jul 2013 13:44

Pues déjame decirte que Inuyasha siempre me ha encantado y si haces unas historia semejante a esta pues ya tienes una lectora fija, claro siempre apoyo todas tus locas historias, no tardes!
En fin, el amor si existe y viene en forma de pizza.

Avatar de Usuario
Zurc
Mensajes: 762
Registrado: Dom 14 Oct 2012 16:44
Sexo: Femenino

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por Zurc » Jue 04 Jul 2013 15:24

Inuyasha es uno de mis animes favoritos, espero que puedas continuarla pronto seria interesante leer como Jul se obedece a Len cuando diga abajo!! o Sientate!!!
Continua
Te Quiero Apasionadamente... Y Te Quiero Apaciblemente... Puede Que El Amor Eterno Sea Eso, Esta Mezcla De Paz Y Fuego.

Avatar de Usuario
MariielR14
Mensajes: 569
Registrado: Sab 30 Jul 2011 18:00
Sexo: Femenino

MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD [Capítulo uno]

Mensaje por MariielR14 » Dom 07 Jul 2013 17:20

N/A: Todos los aspectos que aparecen en este fic son pura ficción, cualquier cosa semejante a la realidad es pura coincidencia. Este fic es AU*.
Subiré contis los miércoles y domingos, hasta previo aviso.

Capítulo: Uno de X
Título: LA SACERDOTISA
Palabras: 1.901
Quote:
Lo que no te mata te hace más fuerte.
****
Era mediodía, el pueblo estaba tranquilo, como cualquier otro día, habían pasado tres días desde que el monje venerable había muerto, dejando el templo a manos de su esposa, hija y discípulos. Lena, la hija del monje, que ahora era sacerdotisa, estaba practicando tiro con arco. Ella tenía diecisiete años, y le gustaba ser sacerdotisa, tenía poderes mágicos, tenía poderes purificadores. Era igual que su padre.

Una de las flechas de Lena se desvió y ella fue a por ella, al cogerla y subir la mirada vio el santuario prohibido de su padre, miró a sus alrededores y no vio a su madre. Ella sabía que no podía entrar, nunca había sentido tal curiosidad, pero… Ahora sí que lo sentía, lentamente, abrió las puertas del santuario y una ráfaga de polvo le golpeó la cara, se puso el arco en el hombro, se colocó bien el carcaj y escampó el polvo que había en el aire, tan sólo para entrar del todo en el santuario y cerrar la puerta tras ella, al subir la mirada se quedó con la boca abierta. la joven caminó lentamente hasta el fondo del santuario, donde estaba, lo que pensó ella, una estatua de una chica en la pared, pero sus ojos se abrieron como platos al ver que no era una estatua, era una chica, viva, bueno, más o menos, era una chica en la pared con una fina cadena formando una equis en su pecho. ¿Era esto lo que ocultaba su padre en el santuario? ¿A una chica?

Pero la pelirroja vio que esa chica no era humana, sentía una débil fuerza demoníaca en ella, Lena dio unos pasos más hasta quedar en frente de ella y se la quedó mirando, era como si estuviese dormida, y no había cambiado nada aunque hubiese estado allí durante más de diecisiete años. Seguramente era por los hechizos que había alrededor de ellas.

Tenía el pelo corto, plateado, y unas orejas de perro, o lobo, lo que fuesen esas orejas, pero no eran humanas, y aunque tuviese el pelo corto sabía que era una chica, tenía facciones finas. Lena vio en sus manos unas garras, de al menos tres o cuatro centímetros. ¿Quién era esa chica? Se preguntaba Lena, estaba extrañada del por qué su padre hubiese encarcelado a aquella chica en ese santuario tan cerca de sus casas, y más porque era un demonio, ¿por qué no la mató?

Lena acercó su mano al pecho de la chica, donde se cruzaban las dos cadenas, notó el gran poder espiritual y purificador que había acumulado en una cadena tan fina. Pero la sacerdotisa se separó de golpe de la chica al oír su nombre a lo lejos, era su madre, seguramente ya era la hora de comer y la estaba buscando para que comiesen juntas y que Lena descansase. La pelirroja negó con la cabeza y salió del santuario, tan sólo para cerrar la puerta tras ella y dirigirse a su casa, donde su madre la esperaba para comer.
****
Tras terminar de comer, Lena ayudó a su madre a lavar los platos, y luego se fue al pueblo para hacer la compra que su madre le había pedido. La pelirroja era una chica responsable, sabía que le recaía una gran responsabilidad a causa del poder espiritual que le recaía, todo el pueblo la conocía, a ella y a su padre, ambos eran poderosos, pero el problema era que Lena aún no sabía que tenía tal poder espiritual, ella pensaba que era como los otros sacerdotisas, o monjes, pero ella era diferente.

Cuando terminó de hacer la compra, se la dejó a su madre y se fue a hacer unos encargos que le habían pedido algunos pueblerinos al estar allí, había unos demonios por los alrededores que atemorizaban, y le pidieron a Lena que los matase.

Y eso hizo, la pelirroja no tardó en captar el poder espiritual que emanaban los demonios y luego matarlos. Tras el trabajo hecho, Lena volvió a su casa.

—Hola, Lena —era el chico que les partía la leña.

—Buenas tardes, Sam —Lena le sonrió al chico y volvió a ponerse el arco en el hombro.

—Toma —dijo Sam al ofrecerle una cantimplora de agua —. He oído que has matado aquellos demonios —Lena asintió —. ¿Eran poderosos?

—No, qué va, pero tenían lo suyo, gracias —dijo Lena al devolverle la cantimplora —. He de irme, nos vemos, Sam.

—Espera —dijo el chico antes de que Lena se fuese —. ¿Te gustaría salir esta noche? Eh… En barca, me refiero, yo…

—Es muy galán por tu parte, Sam, pero he de declinar tu oferta, lo siento —Sam asintió —. Nos vemos.

Lena se dio media vuelta y se dirigió hacia su casa, pero si vista vagó involuntariamente hasta el santuario donde estaba la chica esa, la joven sacerdotisa seguía con preguntas acerca de ello, como el porqué de que su padre no le dijese nada de la chica y el por qué estaba allí. Ya que su padre le había enseñado todo lo que sabía de los poderes espirituales, hechizos y pociones, y su madre le había enseñado cosas de la casa y de los estudios, pero nunca mencionaron el santuario, tan solo para decirle a su hija que no se acercase a este. ¿Por qué tenía prohibida la entrada al santuario? Era una de las otras tantas que se preguntaba. Era la primera vez en tanto tiempo que tenía tantas preguntas y no podía preguntar para tener las respuestas, y eso la frustraba bastante.

—Ya he vuelto mama —dijo al ver a su madre sentada al centro de la habitación, al lado del fuego —, ¿necesitas ayuda?

—No hija, mejor descansa.

Lena asintió y entró a la habitación secundaria de la casa, dejó el arco y las flechas en el suelo y se sentó al lado de ellas, para poder limpiar las flechas. No podía sacarse de la cabeza a aquella chica que vio en el santuario, ¿quién era? ¿Qué querían de ella? ¿Por qué la tenían encarcelada en un lugar así? Lena era consciente de que el poder espiritual que emanaba esa chica no era humano, pero el poder demoníaco que emanaba tampoco era de un demonio, ¿acaso eso significaba que era un semidemonio? Había oído hablar de los semidemonios, podían originarse por dos motivos, uno de ellos, el cual a ella le repugnaba, era ser un humano codicioso y maligno y dar su cuerpo y alma por el poder demoníaco. Y el otro, el cual Lena pensaba que era muy tierno y romántico, era que un demonio se enamorase de una humana o viceversa.

Y ella, ella nunca se había enamorado, no es que no creyese en el amor, pero tampoco se sentía atraída por nadie que conociese, y ya había conocido a muchos chicos, ya sean viajeros que pasaban por el pueblo o pueblerinos de esos lares.
****
Al cabo de unas horas Lena se vio a su misma en el suelo, en su catre, durmiendo, ¿cuándo se había quedado dormida? Unos gritos fuera hicieron que se despertase de golpe.

—¡Hija! —Exclamó su madre al abrir de repente la cortina de la habitación de su hija —. ¡Unos bandidos atacan el pueblo!

La pelirroja se levantó de golpe y cogió su arco y su carcaj de flechas, salió fuera de su casa y vio a algunas casas de los pueblerinos en llamas, algunos "guardias" estaban luchando contra los bandidos, juntamente con algunos aprendices de monje. La joven corrió hacia el pueblo, ya que su casa estaba un poco alejado del pueblo y algo elevado, para ver el pueblo desde arriba, la sacerdotisa vio cómo algunos bandidos corrían escaleras arriba hacia ella, esta cogió su arco y apuntó a los bandidos, matando algunos, pero eran demasiados. La sacerdotisa destacaba en combate a distancia, pero cuando los enemigos estaban cerca de ella, era casi imposible que se pudiese defender, ya que no sabía de combate cuerpo a cuerpo ni utilizar espadas ni armas de corto alcance. Los bandidos consiguieron llegar arriba del todo y fueron a por la pelirroja, esta intentó recordar algún hechizo para protegerse, pero antes de poder hacer nada, los bandidos la cogieron y la dejaron inconsciente.
****
Lena se despertó con dolor de cabeza y al levantarse no vio a nadie a su alrededor, vio su casa en llamas y su madre fuera, también inconsciente, como los bandidos a su alrededor, pero estos estaban muertos.

—¡Mama! —Exclamó Lena al dirigirse hacia su madre, pero al ver que estaba bien, se dirigió al pueblo.

La joven sacerdotisa corrió como pudo y bajó las escaleras hasta llegar al pueblo, donde aún había personas luchando, otros estaban curando a personas inconscientes y otros estaban apagando el fuego.

—¡Sacerdotisa! —Exclamó un pueblerino —. ¡A él!

—¿Dónde están los bandidos? —Preguntó Lena.

—Muertos —respondió otro —. Es un demonio ahora.

—Yo me encargo.

Lena fue hacia la zona que le indicaron los pueblerinos y vio a unos cuantos guardias alrededor de una casa, Sam entre ellos, que se giró y se dirigió a ella.

—Ahora no, Sam.

La pelirroja se dirigió hacia la casa donde se suponía que estaba el demonio y cogió una flecha, tan solo para apuntar a la entrada, de repente un bandido salió volando de la casa y todos retrocedieron. El techo se rompió y alguien salió de este, Lena siguió con la mirada al demonio mientras lo apuntaba, pero cuando aterrizó al suelo, la sacerdotisa notó cómo sus fuerzas fallaron.

Quimono negro y azul, sangre en las manos y la cara, ceniza por todo el cuerpo, y un poder demoníaco que le hizo tener escalofríos. Su pelo plateado se movía a causa del aire. Era esa chica. La que estaba encarcelada en el santuario al lado de su casa, y ahora estaba libre, y por los pasos seguros que daba hacia ella, parecía que iba a matarla, pero Lena no dio ningún paso hacia atrás.

—¿Quién eres? —Preguntó la sacerdotisa apuntando aún a la chica—. ¿Qué quieres?

—Te pareces a él... —gruñó —. El tipo que me hizo ese hechizo...

—Era... Era mi padre...

Y con las cosas que Lena no entendía, se sumó que le respondiese, y también se sumaba que tan sólo le apuntase y que no le disparase, normalmente a esas alturas ella ya habría disparado.

—Así que eres la hija de Sergey... —la semidemonio sonrió, provocando que Lena tuviese escalofríos —. Bien, tendré el honor de matar a su hija.

—¡Grítale un hechizo! —Exclamó Larissa detrás de Lena.

La pelirroja no tuvo tiempo a pensar, ya que aquella chica corrió hacia ella y Lena soltó la flecha, pero falló, el pánico pudo con ella y retrocedió.

—¡Seu gosset*!

La chica se un momento a otro cayó al suelo a una velocidad impresionante, los ojos de la sacerdotisa se abrieron como platos al ver que la semidemonio se cayese al suelo.

—¿Quién eres, semidemonio? —Preguntó Lena al acercarse a ella.

La chica gruñó y subió la mirada, a la velocidad del rayo se levantó e intentó quitarse la cadena que tenía en el pecho, pero no pudo, volvió a gruñir.

—No me llames semidemonio. ¡¿Y qué es esto?! —Exclamó a cogerse la cadena.

—¡Mátalo, Lena! —Gritó alguien, Sam, precisamente.

—Soy una chica, imbécil —gruñó al mirar a Sam, Lena le apuntó con el arco.

—Detente, semidemonio.

—Soy Julia —dijo al mirar a la sacerdotisa —, no me llames semidemonio.
****
*AU: Sigla de las palabras inglesas ''Alternative Universe'' (Universo Alternativo) utilizada en FanFictions para designar fics en los cuales los personajes principales (en este caso Julia y Lena) no tienen relación alguno en lo que son en realidad.
*Seu gosset: Palabras en catalán (idioma hablado en Cataluña), que traducidas en español significa ''siéntate perrito'' icon_e_biggrin
****
samanta: Adivinaste bien, Lena es la sacerdotisa, hahahaha, eso era bastante predecible...
TheOneWhoDoesntDream: Eso es cierto, creo que eres de esas lectoras que siempre han leído mis fics :')
Zurc: Bueno, es que me suena raro eso de ''abajo'' y puse lo que Kagome (sí, en catalán Aome es así, como en japonés) dice en el anime en catalán.

Avatar de Usuario
Demian Stark
Mensajes: 298
Registrado: Vie 25 Ene 2013 11:20
Sexo: Femenino
Ubicación: Sevilla, España
Contactar:

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por Demian Stark » Lun 08 Jul 2013 04:21

He de decirte que, aunque nunca me gustó Inuyasha (aunque reconozco algunos personajes), tu fic me llamó la atención. Ummm... pinta interesante, con Lena de sacerdotisa y Yulia de "perrito" (ese momento me dio risa, en serio). Veremos cómo sigue...

Hasta... otra, bolchevique .bye. .bye.
"La melancolía es un licor muy caro al que muy pocos saben sacarle provecho"

Roxana Katina
Mensajes: 160
Registrado: Mié 28 Nov 2012 19:14
Sexo: Femenino

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por Roxana Katina » Lun 08 Jul 2013 18:22

O:! Conti

Avatar de Usuario
keizike
Mensajes: 434
Registrado: Lun 04 Oct 2010 19:55
Sexo: Femenino
Ubicación: España

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por keizike » Lun 08 Jul 2013 20:57

me gusta, ya k la serie de inuyasha me encantaba espero k no tardes en cortinuar .bye.

Avatar de Usuario
TheOneWhoDoesntDream
Mensajes: 1778
Registrado: Sab 14 Ene 2012 18:47
Sexo: Femenino
Ubicación: Santo Domingo
Contactar:

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por TheOneWhoDoesntDream » Mar 09 Jul 2013 18:26

Buen capitulo, dos de regalo, y por algo los leo, me llaman mucho la atención; no tardes!
En fin, el amor si existe y viene en forma de pizza.

Avatar de Usuario
Zurc
Mensajes: 762
Registrado: Dom 14 Oct 2012 16:44
Sexo: Femenino

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por Zurc » Mié 10 Jul 2013 12:39

Si suena un poquito raro, me gusta más Seu gosset suena mas a un hechizo que abajo y es mas gracioso :-D.
Continua...!!!
Te Quiero Apasionadamente... Y Te Quiero Apaciblemente... Puede Que El Amor Eterno Sea Eso, Esta Mezcla De Paz Y Fuego.

Avatar de Usuario
MariielR14
Mensajes: 569
Registrado: Sab 30 Jul 2011 18:00
Sexo: Femenino

MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD [Capítulo dos]

Mensaje por MariielR14 » Mié 10 Jul 2013 16:01

N/A: Todos los aspectos que aparecen en este fic son pura ficción, cualquier cosa semejante a la realidad es pura coincidencia. Este fic es AU.

Capítulo: Dos de X
Título: EL AMOR Y EL ODIO
Palabras: 2.010
Quote:
Encontramos amor en un lugar sin esperanza.
****
Lena estaba en el bosque, matando unos demonios que acechaban de nuevo los alrededores del pueblo, la avisaron hacía ya una media hora, pero por más que la pelirroja se concentrase, no podía captar el poder demoníaco de esos monstruos.

—Si buscas a esos demonios… —oyó Lena —. Están muertos, los he matado.

La sacerdotisa bajó el arco y puso la flecha en su carcaj antes de girarse y ver a Julia saltar de un árbol y caminar hacia ella con pasos decididos, pero al menos no tenía la misma mirada que hacía dos días, había algo en sus ojos que a Lena les gustaba, probablemente ese tono azul tan inusual.

Lena dejó a Julia libre, y a pesar de las quejas de los pueblerinos, no la mató cuando pudo. Julia sin agradecérselo se fue del lugar, pero no se fue del pueblo, estaba siempre por los alrededores, la pelirroja lo sabía porque notaba el poder demoníaco de la semidemonio siempre, sabía que seguía por aquellos lares y se extrañaba por ello, ya que era un semidemonio, podría ir a cualquier lugar, ¿por qué seguía al pueblo?

—No creo que seas de los buenos —dijo Lena al mirarla —. ¿Por qué los has matado?

—Porque… —Julia sonrió —. Querían matarte —Lena frunció el ceño —, y no pienso dejar que te maten —continuó la chica.

La pelirroja frunció el ceño y Julia dio otros pasos hacia ella hasta quedar a dos metros de la joven sacerdotisa, la semidemonio borró la sonrisa de su cara y miró a Lena fijamente, con la mandíbula apretada.

—Y soy yo quien debe matarte —gruñó —. Y lo haré —la chica de ojos azules dio un paso más hacia la sacerdotisa —. Cuando me hayas quitado esta cosa —señaló la cadena de su pecho —. Te juro que te mataré.

Lo único que se oyó en aquel prado fue la leve risa de Lena, Julia apretó los puños y le gruñó, en un movimiento rápido y ágil, la pelirroja le había apuntado y disparado dos flechas, que se le clavaron cada una en el hombro del quimono, no en su piel, sólo en la ropa. Julia se vio obligada a retroceder hasta el árbol de donde saltó hace un rato.

—¿De qué desciendes, de un perro? —La semidemonio volvió a gruñir.

—Era un demonio lobo.

—¿Y tu madre una humana? —Preguntó Lena con curiosidad al bajar el arco.

—¿Te importa?

La joven sacerdotisa suspiró mientras rodaba los ojos y se dio media vuelta, si Julia había matado a esos demonios no había razón alguna de seguir allí. Lena oyó a Julia gruñir a sus espaldas intentando sacarse las flechas, la pelirroja sonrió y negó con la cabeza.
****
Al día siguiente, al caer la noche, Lena estaba al lado del río lavando la ropa mientras su madre estaba en casa preparando la cena, la pelirroja estaba pensativa, la prenda de ropa que tenía en las manos empezaba a romperse de tanto frotarlo, ya que Lena estaba demasiada ida en sus pensamientos.

¿Por qué no le quitaba la cadena a Julia para que esta se fuese de una vez y la dejase en paz? Ella en realidad no creía las palabras de Julia de que la iba a matar al quitarle la cadena, ¿debería creerla? Tan sólo al conocerla ya quiso matarla… ¿Quién dice que no la matará cuando ya le haya quitado esa cadena? Lena sabía perfectamente que la única función de la cadena no era encarcelarla, sino que también disminuía el poder demoníaco de la semidemonio.

—Pareces distraída, Lena —la pelirroja subió la mirada y vio a Sam, que se sentó a su lado —. ¿Te encuentras bien?

—Claro, es sólo… — Lena dejó la prenda en uno de los cubos al lado y cogió otra prenda —. Nada — ella suspiró.

Lena se quedó mirando un punto fijo en la prenda que estaba lavando y Sam se quedó mirando a la pelirroja, no era un secreto el amor que sentía por la chica, pero desde que la conocía, que se conocieron de pequeños, ella no dio indicios algunos de que le atrajese el chico, más él nunca se rindió. ¿Por qué hacerlo? Ella nunca se había enamorado, estaba demasiado cegada con sus responsabilidades y nunca pensó en sí misma. Él sólo pretendía que ella viese que podía enamorarse si se daba la oportunidad.

El chico se despidió de la pelirroja y esta tan sólo se limitó a asentir antes de que Sam se fuese, quedando Lena sola, de nuevo. Pero no le importaba, ya que volvió a perderse en sus pensamientos hasta que sus sentidos se cerraron y ella estaba sólo al caso de lo que pasaba por su cabeza. ¿Por qué no podía sacarse de la cabeza la semidemonio? ¿Será porque sentía curiosidad por ella?

Los pensamientos de la sacerdotisa se vieron interrumpidos cuando sintió un dolor punzante en su hombro izquierdo, provocando que cayese hacia delante, en el agua, con un grito, al mirar hacia atrás vio a un demonio lagarto, preparado para volver a atacarla. La pelirroja intentó ir a por su arco, pero el lagarto se adelantó a ella y lo rompió en pedazos, luego volvió a mirarla y la pelirroja, aún en el suelo retrocedió para alejarse del demonio, sentía su hombro arder y cómo perdía sangre.

Luego vio a alguien correr hacia ella, clavarle un cuchillo al demonio lagarto y hacer que este desapareciese, la pelirroja sintió su cuerpo desfallecerse y ver la sombra de la persona que la salvó acercarse a ella, vio una espada en su cintura y tenía el pelo corto y negro… Sam, probablemente.
****
Pasadas unas horas ya era de nuevo de día en el pueblo y Lena se encontró a sí misma en su catre, en su casa, con una venda en el hombro y con la ropa cambiada, seguramente la llevaron a su casa la noche anterior.

—Al fin despiertas, hija —dijo su madre al entrar en su habitación.

—¿Cómo he llegado aquí, mama?

—Um… Ese chico del pelo corto te llevó anoche —si su madre no sabía que era Sam, ya que no dijo su nombre, lo más probable era que no fuese él —. Gracias a Dios que te encontró, porque te habrías desangrado allí mismo…

Lena asintió levemente y se sentó, su madre le dejó la comida y al terminar se lo dejó de nuevo y salió de su casa, tenía que encargar un nuevo arco al fabricante de armas del pueblo. Y ya que estaba, tenía que saber quién era esa persona de anoche.
****
Tras hacer el encargo al fabricante de armas, la pelirroja preguntó a pueblerinos sobre si la noche anterior habían oído o visto algo extraño, o si vieron a aquella persona de cabellos negros, pero nadie parecía saber nada. La pelirroja optó por ir al bosque a ver si aún había demonios por los alrededores.

—¿Me estás espiando?

Lena miró a Julia por encima del hombro y vio que estaba de nuevo encima de una branca de un árbol, sentada, la pelirroja se giró lentamente y miró a la otra chica expectante, esta bajó del árbol y caminó hacia ella.

—¿Vienes a matarme, acaso? —Preguntó la sacerdotisa al arquear una ceja —. Espera, esa espada… —Julia miró su cintura —. ¿De dónde la has sacado? —Preguntó al darse cuenta de que anteriormente la otra chica no la había llevado, y la noche anterior la persona que la había salvado tenía una espada similar.

—Me la regaló mi tío antes de morir —contestó, indiferente —, la perdí hace unos años y la volví a encontrar hace… Unas horas.

La sacerdotisa asintió y se dio media vuelta, para luego irse de allí con la mirada de la semidemonio en su nuca, Lena sentía algo raro en esa chica, y era una de las razones por la cual tenía curiosidad por ella.

—¿Qué tal tienes el hombro?

Lena frunció el ceño, extrañada, ¿cómo sabía que tenía una herida en el brazo? Sólo habían dos opciones razonables para ello, era que hubiese olido la sangre, o que la noche anterior la viese siendo atacadoa por el demonio lo más probable era lo primero, ya que tenía sentidos de lobo, incluido el olfato.

—¿Fuiste tú? —Preguntó Lena sin girarse, más sí se paró.

Tras el silencio de Julia, la sacerdotisa se giró y la miró expectante, esperando su respuesta, pero al no obtenerla volvió a caminar hacia la otra chica lentamente, con las cejas arqueadas, esperando aún su respuesta.

—No sé de qué me estás hablando, yo he olido la peste que emana tu sangre.

—Claro, ¿por qué me salvarías? —Preguntó Lena al desviar la mirada —. Qué tonta soy —pensó.

Julia se quedó mirando a la sacerdotisa, que seguía con la mirada desviada de ella, la semidemonio caminó lentamente hacia ella hasta quedar a un metro o menos de la pelirroja, entonces se aclaró la garganta.

—No has respondido mi pregunta.

—Estoy bien —Lena miró a Julia —, ¿por qué lo preguntas?

—Para aprovecharme que estás herida y sin armas para matarte —respondió como si nada, Lena la fulminó con la mirada.

—Seu gosset.

La cadena del pecho de Julia hizo que la semidemonio se golpease con el suelo, y apoyándose en sus manos, subió la mirada y vio a la pelirroja alejarse sin siquiera mirar atrás, la chica de ojos azules gruñó antes de levantarse y saltar al árbol más cercano.
****
Lena caminaba por las escaleras hacia su casa cuando sintió un poder demoníaco tras ella, en seguida se dio cuenta de que era Julia, ¿por qué estaba allí? Usualmente se quedaba por los alrededores del pueblo, según Lena, para no causar disturbios.

Cuando la pelirroja llegó arriba del todo de las escaleras se dio media vuelta y miró el pueblo, estaba tranquilo a esas horas, no había nada de preocuparse, así que al volver a darse la vuelta se dirigió hacia su casa, al dar dos pasos, volvió a pararse.

—En serio, ¿acaso me sigues? Pensaré en serio que eres un perro.

—Lobo —dijo Julia al aparecer delante de ella, a tres metros de distancia—. ¿Por qué me preguntaste si fui yo quien te salvó ayer?

Lena frunció el ceño, ella sólo le preguntó si fue ella, nunca menciono si era ella quien la había salvado, ¿acaso…? ¿Acaso fue ella quien la salvó? Pero quien la salvó la noche anterior tenía el pelo negro, y por lo que veía Lena, Julia tenía el pelo plateado, y ni siquiera la noche lograría hacer que cambie el color de su pelo.

—Sabes, eso no cambiaría nada.

—¿A qué te refieres?

—Si te hubiese salvado, digo —dijo Julia al desviar la mirada —. No cambiaría que soy un semidemonio que en realidad quiere matarte.

—¿Entonces por qué me salvaste? —Si es que la había salvado, claro.

—No lo sé —Julia se limitó a encogerse de hombros —. Pero eso cambia nada. Si me sacas la cadena seguiría matándote.

—Así que es eso —dijo Lena —, sólo quieres que yo viva para quitarte la maldita cadena.

—Básicamente, sí —Julia miró a la sacerdotisa —. Esta cadena me quita poder demoníaco, quítamela.

Lena dio unos pasos hacia la otra chica y puso una mano en la cadena, donde estaba formada la equis, notó los latidos del corazón de la semidemonio y luego la miró a los ojos, tan sólo para volver a separarse.

—¿Si te lo quito, qué pasa?

—Te mato, es simple.

—Sabes que eso no ayuda —dijo Lena al arquear una ceja —, ¿te libero y me matas? No, gracias.

La joven sacerdotisa rodó los ojos y volvió a dirigirse hacia su casa, oyendo un gruñido de Julia tras ella, antes de entrar a su casa, giró la cabeza y vio que la semidemonio seguía donde estaba antes, sin moverse, pero la estaba mirando.

—¿Fuiste tú? —Preguntó, esperando de una vez por todas una respuesta —. ¿Me salvaste tú? —Julia miró a la joven sacerdotisa y luego gruñó, haciendo que Lena viese sus colmillos.

—dijo al desviar la mirada.
****
Demian Stark: ¿no te gustaba Inuyasha? D:
keizike: yo creo que os gustará el fic :3
TheOneWhoDoesntDream: a estas alturas del fic ya sé cómo será el final, es tope de cuqui el fic *-*
Zurc: en realidad Julia desciende de un lobo, no de un perro comp Inuyasha, hahahahaha.

Avatar de Usuario
keizike
Mensajes: 434
Registrado: Lun 04 Oct 2010 19:55
Sexo: Femenino
Ubicación: España

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por keizike » Mié 10 Jul 2013 20:53

.good. me encanta aunk duran poco las conti TT_TT

Avatar de Usuario
Demian Stark
Mensajes: 298
Registrado: Vie 25 Ene 2013 11:20
Sexo: Femenino
Ubicación: Sevilla, España
Contactar:

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por Demian Stark » Jue 11 Jul 2013 13:42

No, no me gusta(ba) Inuyasha. Lo mío fue Digimon y Sakura Cardcaptor.

¡Que manía con querer matar a Lena, cohones! Aunque... bah, locuras de una loca permanente. Sam, eres un pesado. Y... me sigue causando gracia el "siéntate, perrito".
"La melancolía es un licor muy caro al que muy pocos saben sacarle provecho"

samanta
Mensajes: 20
Registrado: Sab 20 Abr 2013 16:39
Sexo: Femenino

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por samanta » Jue 11 Jul 2013 19:03

me gusta conti aunque no soy mucho de animes to_become_senile pero me gusta!! .aplausos.

Avatar de Usuario
TheOneWhoDoesntDream
Mensajes: 1778
Registrado: Sab 14 Ene 2012 18:47
Sexo: Femenino
Ubicación: Santo Domingo
Contactar:

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por TheOneWhoDoesntDream » Jue 11 Jul 2013 20:31

Ya estas pensando en final? espero al menos 30 capítulos ya que la serie es bien larga, pues seguro que no decepcionas, no tardes!!!
En fin, el amor si existe y viene en forma de pizza.

Avatar de Usuario
Pocholera
Mensajes: 729
Registrado: Vie 06 Ene 2012 15:01
Sexo: Femenino
Ubicación: Colombia

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por Pocholera » Jue 11 Jul 2013 21:57

Muy bueno!!!! Conti!!!!!

Avatar de Usuario
Len_Katinalove
Mensajes: 327
Registrado: Mié 15 May 2013 23:01
Sexo: Femenino

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por Len_Katinalove » Vie 12 Jul 2013 00:38

está incre tú ff conti :)
La Pareja perfecta es la que vuelve a intentarlo
& lucha por estar juntos.!! #Volkova & Katina#

Avatar de Usuario
Zurc
Mensajes: 762
Registrado: Dom 14 Oct 2012 16:44
Sexo: Femenino

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por Zurc » Sab 13 Jul 2013 11:43

Que relación tan "rara" han iniciado, siempre me a causado y me causara gracia el "sientate perrito" aunque ahora en este caso seria "sientate lobito" jeje a Jul le cambia el color de pelo??
Continua...!!! :-D
Te Quiero Apasionadamente... Y Te Quiero Apaciblemente... Puede Que El Amor Eterno Sea Eso, Esta Mezcla De Paz Y Fuego.

Avatar de Usuario
MariielR14
Mensajes: 569
Registrado: Sab 30 Jul 2011 18:00
Sexo: Femenino

MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD [Capítulo tres]

Mensaje por MariielR14 » Dom 14 Jul 2013 17:53

N/A: Todos los aspectos que aparecen en este fic son pura ficción, cualquier cosa semejante a la realidad es pura coincidencia. Este fic es AU.

Capítulo: Tres de X
Título: NIÉGAME, PROTÉGEME, ÁMAME
Palabras: 1.951
Quote:
Hay fuego en sus ojos y sus palabras son muy claras.
****
Habían pasado dos semanas desde que Lena había liberado a Julia, la semidemonio nunca intentó matar a Lena como tantas veces le dijo, y Lena empezaba a disfrutar la ‘’compañía‘’ de la otra chica, algunas veces, cuando Julia pensaba que Lena no sabía que estaba allí, se dedicaba a mirarla mientras estaba en el río, lavando la ropa, o en el bosque, cazando demonios, ¿por qué no la mataba cuando estaba en el río porque estaba distraída o cuando estaba débil tras matar demonios? Había algo que le impedía atacar a la sacerdotisa al verla tan débil, algunos casos, incluso a veces, mató a demonios que se acercaban, ¿por qué? No lo sabía.

Lena sabía que Julia estaba siempre, o casi siempre, cerca, siempre notaba su poder demoníaco por sus alrededores, más de una vez se dio cuenta de que la semidemonio misma mataba a demonios que se acercaban a ella cuando ella ya estaba exhausta. Lena tampoco sabía por qué lo hacía.

La pelirroja a esas alturas sabía que Julia no la mataría si le quitaba la cadena, pero también sabía que la cadena era lo único que las unía, y por alguna extraña razón no quería que la semidemonio se fuese, ¿por eso no le quitaba la cadena? Probablemente. La joven sacerdotisa no quería que Julia se fuese. ¿Por qué? Otra cosa que no sabía. Pero una cosa era segura, si Lena le quitaba la cadena, la semidemonio se iría.

—Toma Lena.

—Gracias —contestó la pelirroja al coger las nuevas flechas que le dio el vendedor —, hasta luego, Tom.

Tom asintió y Lena se puso las nuevas flechas en el carcaj, ya casi iba a anochecer y algunos aldeanos le pidieron que fuese al bosque porque oían ruidos raros venir de una cueva que estaba algo alejada del pueblo, la pelirroja accedió y compró más flechas, tan sólo para dirigirse a la cueva.

No pasó mucho tiempo hasta que Lena sintió el poder demoníaco de Julia tras ella, hizo como si no hubiese sentido nada y siguió adelante, con la semidemonio saltando de árbol en árbol mientras la seguía.

Cuando la pelirroja llegó a la entrada de la cueva sintió un gran poder demoníaco dentro de ella, no sabía qué era, pero no podía ser nada bueno, Lena suspiró y cogió una flecha de su carcaj, un instante después, Julia se dirigió hacia ella.

—No te aconsejo entrar —Lena se giró y vio a Julia caminar hacia ella —. En serio.

—¿Por qué?

—Sé lo que hay allí dentro, sé lo poderoso que es. No entres.

Lena frunció el ceño y bajó el arco mientras miraba a la semidemonio, extrañada. ¿Acaso estaba intentando protegerla? Esta era la única vez que lo hacía, directamente, claro, ya que muchas otras veces la había protegido, aunque la semidemonio no supiese que la pelirroja era consciente de ello.

De repente Julia corrió hacia Lena y la cogió, tan sólo para saltar de nuevo hacia atrás y esquivar por los pelos el ataque del demonio oso que acababa de salir de la cueva, la semidemonio dejó a Lena en el suelo y se puso delante de ella, mirando al oso, Julia gruñó y fue a por el demonio, Lena estaba en un momento de shock.

—Maldita semidemonio… —dijo el demonio oso cuando Julia le hizo la herida en el lateral —. Te voy a matar.

—Inténtalo.

El demonio oso se abalanzó hacia Julia, y le hizo una herida en el lado inferior izquierdo del abdomen, al oler la sangre, fue cuando Lena volvió en la realidad, cogió una flecha y apuntó el demonio que seguía encima de Julia, de un disparo, purificó el demonio y este desapareció, la pelirroja corrió a por Julia.

—¿Estás bien? —Preguntó, visiblemente preocupada, aunque por culpa del quimono negro y azul no podía ver cuánta sangre había.

—Estaré bien —Julia se levantó del suelo con una mano encima de la herida.

—Deja que te cure eso —la semidemonio apartó la mano de la sacerdotisa que se acercó a su herida —. Julia.

—Estoy bien, no hace falta que me pongas esas cosas humanas en mí.

Lena abrió la boca, para luego cerrarla y bajar la mano, luego bajó la mirada mientras Julia la desviaba, aunque le costase admitirlo, no era su intención ser tan dura con la pelirroja, la sacerdotisa supo en ese momento que era verdad lo que decía su madre, Julia odiaba a los humanos.

—¿Por qué me has salvado? —Preguntó Lena al mirar a la semidemonio, Julia apretó la mandíbula —. ¿Por qué odias a los humanos? ¿Por qué mi padre te encarceló con ese hechizo?

—¿Por qué haces tantas preguntas? —Julia miró a la sacerdotisa —. No sé por qué te he salvado, ¿de acuerdo? Habrá sido un acto reflejo. ¿Por qué odio a los humanos? Por que sois denigrantes —Lena le dio una bofetada a Julia, luego se puso ambas manos en la boca al ver lo que hizo.

—Yo…

—¿Por qué tu padre me encarceló? Porque mataron al único familiar que me quedaba. Odio a los humanos porque me habéis quitado todo lo que me importa en esta vida.

Lena se quedó en silencio, con la boca abierta, Julia miraba el suelo con la mandíbula apretada y con rabia, ¿acaso era rabia? ¿O más bien impotencia? Ella no pudo hacer nada para ayudar a su padre o su tío. Los humanos mataron a ambos. Los humanos les quitaron sus únicos familiares. Y por eso los odiaba. Esa era la razón principal.

—No todos los humanos somos iguales… —dijo Lena con sinceridad —. Tal y como algunos demonios son buenos y otros malos… O semidemonios que son buenos y otros malos…

La semidemonio se quedó en silencio, entonces, la joven sacerdotisa removió en sus ropas hasta encontrar una botellita, la destapó y se acercó más a Julia, esta subió la mirada y vio el bote en las manos de la pelirroja.

—Déjame curarte.

Julia miró a Lena durante unos instantes a los ojos y luego desvió la mirada, tan sólo para quitarse la parte superior del quimono y quedarse en una camiseta inferior de seda fina, y blanca, la sacerdotisa vio la mancha de sangre que cada vez era más grande, puso algo del líquido denso en sus manos y le indicó a Julia que se sentase en una roca cercana, quedando Lena de pie delante de ella.

La pelirroja le aplicó el ungüento en la herida de la semidemonio en silencio, Julia no sabía por qué dejaba que la sacerdotisa le aplicase aquel líquido en la herida, sabiendo que ella estaría curada en unas horas, pero… El olor de la sacerdotisa la nublaba la mente y no permitía que pensase en nada, ¿qué le estaba pasando?

Cuando Lena terminó de aplicarle el ungüento Julia se bajó la camiseta de seda y se puso de nuevo el quimono, con la atenta mirada de la sacerdotisa encima.

—Deberías lavar eso —dijo al señalar su camiseta cubierta de sangre.

—Lo haré.

La semidemonio miró de nuevo a Lena y luego se fue de allí de un segundo a otro, la pelirroja suspiró y se guardó el ungüento mientras se dirigía hacia el pueblo. Estaba algo enfadada porque Julia no le dio las gracias, pero qué se le iba a hacer, ella era así.

Ninguna de las dos chicas habló de la vez que la semidemonio salvó a la sacerdotisa en el río del pueblo, Lena quería preguntarle el por qué de que su cabello fuese negro aquella noche. En realidad la joven sacerdotisa se preguntaba el por qué Julia seguía salvándola en vez de matarla, no es que se quejase, pero era extraño. Aunque le gustase que la semidemonio la salvase. Por algún extraño motivo no podía evitar sonreír al pensar en ello.
****
Era medianoche cuando Lena salió de nuevo de su casa por culpa de la manca de sueño, no podía dormir, era incapaz de ello, y era consciente de que en esos últimos días no ha podido dormir bien por culpa de tener tantas cosas en mente y esas cosas la privaban del sueño. Lo peor de todo es que era consciente de que esas cosas están relacionadas con cierta semidemonio de ojos azules.

—Hija —Lena se giró y vio a su madre salir de casa —, ¿qué haces fuera a estas horas?

—Nada mama, es tan sólo que no consigo conciliar el sueño… No pasa nada, vuelve dentro.

Larissa se quedó mirando a su hija un buen rato, era ya prácticamente imposible negarse a sí misma que su hija había cambiado en esos días, estaba distante y constantemente distraída, y ella tenía leves sospechas de la razón por la cual su hija estaba en ese estado. ¿Pero por quién? ¿Por quién suspiraba de esa manera?

Lena miró a su madre y le sonrió levemente, esta, le dio un beso en la frente y volvió dentro de la casita, Lena suspiró y miró el cielo de nuevo, una ráfaga de aire hizo que cerrase los ojos y al abrirlos vio a Julia a unos diez metros de ella, el aire se quedó en la garganta de la sacerdotisa cuando la semidemonio empezó a caminar lentamente hacia ella.

—¿Por qué estás aquí, Julia?

Julia dio un paso más hacia la pelirroja para luego quedarse de pie, mirándola fijamente, pero no respondió a la pregunta, ¿por qué estaba allí? Ni siquiera ella sabía el por qué de que fuese a esas horas a ese lugar.

La joven sacerdotisa dio un paso hacia la otra chica, era consciente de que no llevaba arco ni armas ni nada, y que Julia podría hacerle daño, ¿le haría daño? Ella sabía un noventa por ciento de que no le haría daño, estaba también extrañada de verla a esas horas, y más que apareciese delante de ella.

—¿Julia?

La semidemonio, que estaba mirando el suelo, subió la mirada y Lena vio que había bajado la guardia, no había la típica mirada en ella, ¿acaso ahora sí que podrían tener una conversación normal? Si es que la otra chica hablaba, claro.

—¿Por qué?

Lena frunció el ceño al escuchar esas palabras, luego dio un paso hacia delante, extrañada, ¿por qué, qué? Lena se quedó mirando a Julia fijamente, sin romper el contacto visual de ambas.

—¿Si te dijese que no te mataría me quitarías la cadena?

La joven sacerdotisa tragó saliva mientras sentía cómo las palabras no salían de su boca, la pregunta la había dejado helada, no esperaba que Julia le preguntara eso, al menos no ahora, ¿qué respondería? Sabía que tendría que decir que sí, que le quitaría la cadena, ¿pero y luego qué? La semidemonio se iría, probablemente se iría para no volver, ¿pero por qué le importa tanto que se fuese? ¿Por qué no quería que se fuese?

Lena.

Fue sólo una palabra, sólo una, su nombre, puede que fuese la manera en que lo dijo, puede que fuese porque su voz salió ronca, puede que fuese porque era la primera vez que decía su nombre, o porque fuese tan sólo un susurro, pero esa palabra, su nombre, hizo que una corriente eléctrica pasase por todo su cuerpo.

Lena soltó el aire por la boca y bajó la mirada, no quería responderle, no quería decir que no y que la otra chica le hiciese otras preguntas. Tampoco quería decirle que sí y que le dijese que le quitase la cadena con la condición de que no la mataría. El silencio era su mejor opción en esos momentos.

—No soy un perro —dijo Julia, Lena subió la mirada —. No puedes tenerme encadenada para siempre.

—¿Quieres irte, verdad? Lo que quieres es irte de aquí. Sólo eso.

Sí.
****
keizike: ¿Poco? Pero si ves por ti misma que tienen un huevo de palabras cada conti xD
Demian Stark: Piensa que Sergey encarceló a Julia en ese hechizo y que Lena es hija de susodicho xD
samanta: Bue', sólo tiene fragmentos de Inuyasha, que lo tomé como base y a partir de ello empecé con mi versión.
TheOneWhoDoesntDream: ¿Treinta? No creo que llegue, bueno, a veinte creo que sí, ya se verá mientras escribo...
Pocholera, Len_Katinalove: .good.
Zurc: Ya, pero piensa que Lena siempre le menciona a Julia que más bien un lobo parece un perro xD

Avatar de Usuario
Zurc
Mensajes: 762
Registrado: Dom 14 Oct 2012 16:44
Sexo: Femenino

Re: MÁS ALLÁ DE LA ETERNIDAD // POR: MARIIELR14

Mensaje por Zurc » Lun 15 Jul 2013 14:33

Ya empezaron los sentimientos de amor
A Jul le molesta que la compare con un perro, a mí siempre me pareció que inuyasha mas que parecer perro se parece a los felinos.
Continua ¿mataras a alguien en este fic? Creo que si lo harás
Te Quiero Apasionadamente... Y Te Quiero Apaciblemente... Puede Que El Amor Eterno Sea Eso, Esta Mezcla De Paz Y Fuego.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados