MÁSCARAS // POR: NAB

Avatar de Usuario
gloriaGandara
Mensajes: 18
Registrado: Sab 08 Feb 2014 22:26
Sexo: Femenino
Ubicación: Mexico
Contactar:

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por gloriaGandara » Dom 18 Ene 2015 22:58

Me encanta este fic al igual que su complemento de la Apuesta, espero que subas conti pronto saludos
Las cosas siempre suceden por algo y todo cae por su cuenta solo basta esperar.


Esperaria cien vidas para caminar una de tu mano (Denis) ❤ give_heart2 give_rose

Avatar de Usuario
NaB
Mensajes: 126
Registrado: Mar 02 Jun 2009 20:33
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por NaB » Lun 26 Ene 2015 21:49

Capitulo 19: Máscara de juguete

Se supone que los padres están para proteger, para alentar, para amar; pero ¿quien te dice como ser padre?, ¿Como proteger sin encerrar?, ¿como alentar sin hacer que pierdan el suelo? ¿Como amar sin destruir?. Nadie le enseño a mi abuelo, nadie le enseño a mi padre y nadie me enseñará a mi.
-Mira papa, no te estoy pidiendo que aceptes mi relación con Yulia, si lo aceptas o no me tiene sin cuidado y es asunto tuyo. Lo único que si te exijo, es que no te metas y nos respetes.-
-¿Y quien te crees tu para venir a exigirme algo?-
-Pues si consideramos que por la herencia de mi abuelo soy la accionista mayoritaria, entonces técnicamente no me creo, SOY tu jefa, y puedo despedirte cuando se me de la gana ¿no es así?.-
-Que idioteces dices!- dijo comenzando a reír - ¿Tu que sabes de negocios?, absolutamente nada. En un mes estarías en la ruina; y te recuerdo que esa empresa es el patrimonio de toda tu familia-
Vladislav entro cerrando la puerta tras de si.
-No papa, mi familia ahora es Yulia, y no, no pienso quedármela; si no aceptas mi propuesta, entonces venderé mis acciones, y me pregunto ¿Quien de tus queridos amigos será el primero en hacerme una oferta?, apuesto que hasta a mi querido ex- suegro se le olvidara el incidente de la boda con tal de quedarse con ella-
Papa se levanto furioso y Vladislav lo sujeto de hombro. Mi valor estaba flaqueando, pero el pensar en Yulia fue mas que suficiente para mantenerme firme, tenía que protegerla, de mi familia y de lo que fuera.
-Cálmate Serguey!-
-¿Que me calme?, ¿No estas escuchando?, Quiere vender la empresa!-
-Lena no va a vender nada, solo quiere mostrarte que te tiene bien agarrado de las pelotas, así que siéntate y escúchala.-
Papa respiro profundo un par de veces; Vladislav saco una botella del mueble detrás del comedor y sirvió tres copas de vodka.
-Dicen que los mejores tratos se cierran con unas copas encima- dijo intentando amenizar la situación.
Papa estiraba y cerraba los dedos de las manos estresado y de nuevo mi confianza comenzó a crecer. Se tomo el vodka y Vladislav volvió a llenar su vaso.
-Muy bien, te escucho- me dijo papa ya mas tranquilo.
-Es muy fácil, las acciones seguirán a mi nombre; no las cambiare al tuyo porque nada me asegura que cumplirás tu palabra.-
-Y supongo que me pedirás una pensión...-
-Hum... No. Creo que no entendiste papa; no necesito NI QUIERO tu dinero. Yulia y yo saldremos adelante sin tu ayuda-
-¿A si?, y ¿Que tiene esa niña para ofrecerte? ¿eh?. ¿Con su mísero sueldo de maestrita de primaria te va a mantener?. Tu no tienes ni idea de lo que es trabajar Elena, y si te hubieras casado con Iván no hubieras tenido nada de que preocuparte por el resto de tu vida, Pero no! la señorita tenía que hacer su voluntad y escapar con su amor de escuelita a quien sabe donde!-
-Pero soy feliz papa, SOY FELIZ, esa "maestrita de primaria" como la llamas se levanta día con día por la mañana para trabajar y tener algo que ofrecerme, y más importante que eso, tiene algo que nadie mas me puede dar... su amor.-
-Amor, no seas ridícula Elena-
-Si papa, soy ridícula. Sabes perfectamente que hubiera sido infeliz. ¿O ya la olvidaste? ¿Ya olvidaste lo que se siente? ¿La electricidad de una caricia?, ¿El hueco en el estomago al sentirla cerca?, ¿El calor en tu pecho cuando la abrazas?, ¿O el despertar en medio de la madrugada y verla junto a ti y saber que estas completo?. No... no lo has olvidado, yo te la recuerdo todos los días, cada minuto de mi vida te la eh recordado, no por nada llevo su nombre.-
Por un instante su rostro lleno de dureza se descompuso en una mueca de dolor.
-No tenias ningún derecho- le dijo papa a Vladislav.
-Yo también amé a Elena Serguey-
-No fuiste el único que sufrió. Y tampoco tenias derecho en destruir mi vida, por mas que estuvieras intentando protegerme.- dije.
Vladislav se tomo su copa y se sirvió otra. Con la punta de los dedos le acercó de nuevo su vaso lleno a papa.
-No todo en la vida es dinero papa, ¿o me vas a negar que cuando menos tuviste fue cuando más feliz fuiste?-
-No es el dinero lo que me interesa- Me dijo papa mirándome a los ojos.- Lo único que quería era asegurarme de que nunca, nunca te faltara nada.-
-¿Y eso es quieres para mi papá?, ¿una vida llena de lujos, pero tan vacía y sola como la que tienes?-
-No- dijo con tristeza.
Una lagrima escurrió por su mejilla hasta la comisura de su boca. Nunca había visto a papá llorar, en toda mi vida. Nunca lo había visto tan frágil como en ese momento.
-Pues ya tienes las cartas sobre la mesa padre, tu decides como quieres jugar. Piénsalo, si aceptas todos salimos ganando-
Miré a Vladislav intentando transmitir mi apoyo. El asintió, sabiendo que había llegado el momento de terminar el asunto de Elena que los separaba.-
-Creo que ahora les toca hablar a ustedes dos.-
Decidí que era momento de marcharme, esa había dejado de ser mi batalla y ellos tenían muchas cosas que perdonarse.
Mama estaba parada en el pasillo esperando.
-Creo que será una noche interesante si tu padre sigue bebiendo- dijo sonriendo con ironía.
-¿Escuchaste todo?- pregunte angustiada.
Ella asintió.
-Lo siento mama- dije abrazándola.
-No es nada que no supiera ya- dijo mirándome
-¿Qué?-
-Lo de Elena, tu papa me lo dijo antes de que nos casáramos. Pero bueno, tu ya sabes como es esto del amor, encuentras un hombre roto y te pasas la vida queriendo unir los pedazos que te dejaron.
-Te quiero ma- dije abrazándola de nuevo.
-Y yo a ti hija, yo te quiero y siempre te querré a pesar de todo-
Como había esperado para escuchar aquello, alguien que por fin me tendiera la mano y me sujetara con todo su amor. Me sentí mal, siempre menosprecie a mama, sin darme cuenta de lo fuerte que era.
De pronto el suelo se hundía bajo mis pies, como si el mundo se estuviera sacudiendo y mis piernas no fueran capaces de sostener mi peso. Mama me sujeto antes de que cayera al suelo.
-¿Hija que tienes?-
-No se ma, solo fue un mareo, pero ya paso, ya me siento mejor- dije sentándome
-Por eso no me gusta que bebas- dijo mama sentándose junto a mi, aunque claro ella aun sentándose en el suelo tenía que hacerlo con toda la clase posible. Como admiraba ahora a mi mama. Ese coraje, ese valor para seguir adelante por amor.
-No bebí- dije cayendo en cuenta que la única copa que me sirvieron seguía integra sobre la mesa en el comedor.
-Entonces…-
-Señorita, su amiga Yulia pregunta por usted. ¿La hago pasar?- Preguntó Anatoly.
-No, gracias Tony, ya salgo yo- Me levante sosteniéndome de la pared y mama me sostuvo del brazo hasta la puerta.-
-Ya tengo que irme mama, Yulia debe de estar preocupada-
-Te acompaño hija-
Yulia estaba afuera de su auto esperándome.
-Buenas noche Yulia- la saludo mi madre.
-Buenas noches señora-
-Espero poder venir a verte mañana má-
-Cuando quieras hija, y espero que pronto tu también vengas Yulia, ojala podamos comer juntas un día de estos-
-Claro que si señora para mi sería un placer.- Respondió aunque con algo de incredulidad.
-Con cuidado- dijo mama como despedida.
-Te quiero- Respondí yo.
Yulia, estaba nerviosa.
-Perdón, no pude esperar, me dio miedo que no te dejaran salir o algo-
-Tranquila-
-¿Como te fue?- Preguntó mientras encendía el auto.
-Bien, supongo; ya le puse las cartas sobre la mesa a papa, así que no creo que haga nada para separarnos. No te preocupes ¿de acuerdo?-
-Ok-
La bese, despacio al principio pero luego mi deseo por ella aumento y casi me la como. Comencé a acariciarle la espalda y ella se encogió al sentir las yemas de mis dedos debajo de su sostén.
-Oye amor, tenemos que ir de compras… No hay nada de comida en la casa así que necesitamos ir al súper- dijo cortándome la inspiración.
-¿Nuestra primera ida al súper mercado como pareja?... Vamos!-
Tener novia es difícil, tener pareja y vivir con ella es aún peor. ¿Qué leche te gusta?, no me gusta el yogurt natural, prefiero el que tiene fruta, no Lena eso no es indispensable, este shampoo me tira el cabello, mejor llevamos de esta pasta de dientes es mejor, pero a mi me gusta aquella… y todo es una discusión interminable.
-Oye amor, ¿prefieres tampones o toallas sanitarias?-
-Toallas, los tampones solo cuando salgo.-
-Entonces llevare toallas. ¿recuerdas cuando nos coordinábamos y nos bajaba al mismo tiempo?-
-Ahhh, ni me lo recuerdes, era horrible!-
-Si, por cierto ¿cuando falta para que te baje?, A mi ya me toca esta semana, digo para saber si llevamos dos paquetes o solo uno.-
¿Cuándo?, Me tocaba justo después de la boda, y hasta ese día no había pasado nada.
-No estoy segura, de echo creo que estoy retrasada-
-Bueno llevare dos paquetes por si acaso, también hay que comprar una muda de ropa, digo no es que no me guste como te ves con la mía, pero en lo que sacas tus cosas de casa, para que estés cómoda ¿Esta bien?-
-Si, gracias amor-
En mi mente comenzó a dar vueltas esa idea, ¿porque no me había bajado?, ya había pasado un mes, aunque estuviera retrasada debió de bajarme en San Petersburgo, pero no, solo le bajo a Yulia.
-Quizá fue el estrés- dijo adivinándome el pensamiento.
-¿Qué?-
-Que quizá no te bajo porque has estado estresada, nena, no te preocupes- dijo dándome un beso en la frente –El estrés afecta tus hormonas ¿no?-
-Si tienes razón-
Cuando estábamos en las cajas en el carrito de enfrente había una niña con cabello negro y ojos verdes, y algo dentro de mi se encendió.
-Amor, voy rápido por unas cervezas, ¿puedes ir pasando esto?- dijo Yulia sin esperar mi respuesta.
¿Cómo sería un hijo de las dos?. Una nueva vida dependiendo de nosotras, con sus ojos y mi nariz, con su cabello y mis pecas.
La niña me saludo con su pequeña manita y yo le sonreí, era una idea maravillosa, pero tan lejos de nosotras como ir caminando a la Luna, era triste, nunca iba a poder decirle a Yulia “Amor, que crees, quede embarazada” o “Amor, vamos a ser mamas”.
-¿A quien saludas?- Me pregunto Yulia llegando con un paquete de cervezas.
-A nadie-
Llegamos a casa, acomodamos las cosas en el refrigerador y nos sentamos en el sofá.
-Quieres que veamos una película?- Me pregunto destapando su cerveza.
-No... Oye amor… que piensas de tener hijos?-
Yulia casi se atraganta e hizo un esfuerzo enorme por no escupirme en la cara.
-No se, nunca me habías preguntado eso… y nunca lo había pensado.- dejo su cerveza en la mesa de centro.
-Pero, ¿te gustaría?, ¿o no te gustaría?-
-No lo se Lena. Este mundo es un lugar horrible, donde te juzgan por todo. Si nosotras estamos expuestas a la discriminación y a todos los homofóbicos enfermos, imagínate un niño con dos mamás. Los niños pueden ser muy lindos, pero también sumamente crueles, y no me gustaría que sufriera solo porque nosotras queríamos ser mamas.-
Tenía razón, en todo; y me dolió, cada una de sus palabras era un cuchillo lleno de verdad aniquiladora de ilusiones.
-Cierto- dije intentando no llorar.
-Bueno, tenemos mucho tiempo para pensarlo amor, quizá las cosas cambien, y si tu quieres tener un bebe, igual y algún día lo intentamos, pero aún tenemos tiempo.- dijo consolándome.
-Si amor-
-Aunque… humm.. no se, quizá podemos intentarlo ahorita- dijo juguetona. –¿Tenías ganas no?-
Y ahí iba de nuevo esa explosión de emociones, y de hormonas en mi cuerpo. Prácticamente volví a saltarle encima, le arranque el sostén antes de siquiera besarla, y ella supo corresponder. Era genial, nos complementábamos en cada etapa, en cada cambio. La cerveza de Yulia se calló sobre la alfombra y yo estaba tendida sobre la mesita en su lugar. Yulia acaricio, lamió, y mordió mi piel y mi carne mientras descendía por mi cuerpo, no tardo en llegar entre mis piernas y al mismo tiempo entro en mi con sus dedos. Mi corazón palpitaba con fuerza, lo sentía en mis oídos, en la punta de mis dedos. Los gemidos salían de mi garganta como si fuera una fuente. Cada movimiento era más violento que el anterior.
-Ahh Yul, te amo.. sigue amor… así-
Y de pronto todo estallo. Grité con todas mis fuerzas, enterré mis uñas en los hombros de mi amante, mi cuerpo se sacudió, el espasmo llegaba se despedía y llegaba uno nuevo. Transpiraba por cada poro de mi piel, gritaba, volvía a gritar, me contorneaba. Hasta que ya no pude más, cerré las piernas para que Yulia dejara de moverse. Me costaba trabajo respirar, mis oídos estaban tapados y el mundo giraba a mi alrededor. “¿Cuántos habían sido? ¿tres? ¿Cuatro?, por Dios!, Yulia debe estar destrozada”
Cuando la vi, tenía los ojos abiertos como platos. Le sonreí y ella me beso.
-Wow, eso fue record- dijo serenándose y sonriendo. No estaba agitada, no lucia cansada, solo lucia normal.
-Si amor, ¿Cuántos fueron? ¿tres?-
-Cuatro, en 10 minutos-
-¿10 minutos?-
-Si amor, 10 minutos… puff creo que soy muy buena- dijo riéndose.
-Lo eres, por eso te amo-
Y de nuevo salté encima de ella, no sabía lo que estaba pasando con mis hormonas pero solo pensaba "Gracias". Había encontrado la ambrosía de los dioses, la llave que llevaba al placer. Y con sus caricias volví a llegar al paraíso tirada en la alfombra de nuestra sala.
No pude dormir, la idea seguía ahí atormentándome. Yulia me abrazo toda la noche y aunque el ataque de las hormonas seguía, era más fuerte el miedo de perderla.
_______________________________________________________________________________
Hi everyone!!!!!!.... he aquí la conti después de mucho tiempo... Aunque no aparezca seguido no se me olvida que esta inconclusa esta historia :) y como siempre sus comentarios son alentadores, gracias a todos por seguir leyendo, espero les guste.
SoMeOnE CaLl ThE DoCtOr GeT a CaSe Of A lOvE bIpOlaR!!!!!!!

t.A.T.u. mas que un grupo... una revolución!!!!!!!!

Avatar de Usuario
xlaudik
Mensajes: 1266
Registrado: Mar 23 Oct 2007 23:11
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por xlaudik » Lun 26 Ene 2015 23:31

Me encanta!!! .good.
Espero no tardes xfa!!! .bye.
:-P .good.

Avatar de Usuario
Laucha
Mensajes: 56
Registrado: Mié 19 Mar 2014 19:07
Sexo: Masculino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por Laucha » Lun 26 Ene 2015 23:59

:O Lena esta embarazada de... :O ay no joda, me hace comerme las uñas

Avatar de Usuario
ogt666
Mensajes: 2256
Registrado: Jue 04 Ago 2011 17:09
Sexo: Masculino
Ubicación: Mèxico D.F.
Contactar:

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por ogt666 » Mar 27 Ene 2015 01:22

muajajajaja a ver como reacciona Yulia con la noticia (la causa de las hormonas)

conti!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

siento q el padre de Lena sera feliz al enterarse
No tienes que prometerme la luna.... Me bastaría si solo te sentarías conmigo un rato debajo de ella. =D

lo ke hagas .........hazlo por amor...
2pac

Avatar de Usuario
Hiromy.2310
Mensajes: 93
Registrado: Mié 22 Oct 2014 20:08
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por Hiromy.2310 » Mar 27 Ene 2015 20:42

Tanta espera para terminar igual que al inicio... Con la agonia de esperar por otro buen capitulo de esta marabillosa historia, Nab, exelente capitulo, aclaratorio pero a la vez dejando ese suspenso...

Espero con ansias el siguiente

ChavaRoller
Mensajes: 1
Registrado: Mié 28 Ene 2015 21:21
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por ChavaRoller » Mié 28 Ene 2015 21:45

Esta semana conocí "la apuesta", que me he demorado dos dias en leer, porque trato de no encerrarme mucho en esto, me fascino la forma en que lo escribiste, y me encanto la trama, y bueno hoy he buscado mascaras solo por curiosidad de tantos mensajes y cantidad de pag. Me emocione tanto al darme cuenta de era el inicio de el fic que tanto me gusto y me lo he terminado en un par de horas! luego me di cuenta que no era un fic finalizado, y me quiero matar :'( creo que te amo pero te odio, creo que puedo perdonar que lena haya consumado con ivan, pero definitivamente no te podre perdonar que la embaraces!! no ensucies una historia tan linda, aunque al final mates a ivan, un aborto espontaneo, que se quedan juntas pero con el bebe.. pls stop, no me hagas sufrir que solo me registre para escribirte esto :/ amo tu forma de escribir, tu dedicacion.. WOW llevas añoss o__o y yo solo leo fics finalizados para no caer en la angustia de tener que esperar otro capitulo, pero por ti lo hare ajdis espero tu continuación, saludos desde chile, y no me falles <3 pdt: mensaje n° 1000 *--*

Avatar de Usuario
Yarina
Mensajes: 4131
Registrado: Sab 23 May 2009 22:25
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por Yarina » Dom 01 Feb 2015 18:27

me parece o quizás lena este embarazada... ¿? conti
Spoiler: ver
::Por ¡t.A.T.u! me corto las venas::

ClauSr
Mensajes: 2
Registrado: Jue 15 Ene 2015 17:12
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por ClauSr » Sab 07 Feb 2015 03:40

¿Lena embarazada? icon_e_surprised no me lo hubiera imaginado nunca! Excelente historia, vas yendo por buen camino para darle un final buenísimo! Sigue así .good. Espero que Iván sea un buen hombre como lo ha demostrado y no intente quitárselo a Lena

Avatar de Usuario
SLumholdt
Mensajes: 174
Registrado: Dom 03 Nov 2013 16:49
Sexo: Femenino
Ubicación: Atrapada en el mundo de los FF

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por SLumholdt » Mar 10 Feb 2015 05:01

give_rose Gracias NAB por no abadonar este fic tan bello, te soy sincera la verdad es algo triste que Lena se haya embarazado de Ivan seguramente, es algo que lo acercara a la pelirroja y Yulia no se si lo soporte, la verdad en este fic ellas sufrieron tanto tanto para estar juntas y tener su final juntas y felices que seria tan triste si no sucede eso y esto es causa de una separación, es como que arruinaria toda la historia, si lena en verdad esta con un bebe en su panza, aca en el fiction y si lo quiere tener genial, pero porfa no las separes, que tengan despues de tanto su final merecidisimamente feliz, creo que la realidad de las chicas ya es una mierd*, y el camino que a mi me queda es soñar en este mundo de letras que ellas estan juntas y felices. Solo espero eso!! Hermoso capitulo, no demores la conti!! Saludos!! .good. dash2
De perfil y de frente no nos atraparan vivas, nos iremos, regresaremos, este no sera nuestro final...

Avatar de Usuario
Maria C.M.M
Mensajes: 11
Registrado: Sab 22 Nov 2014 01:53
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por Maria C.M.M » Sab 21 Feb 2015 02:48

.aplausos. OH!!! Lena embarazada?!!!! icon_e_surprised icon_e_surprised icon_e_surprised icon_e_surprised
Como reaccionara Yulia?? si es que Lena lo esta, bueno porque no se me ocurre otra razon ya que Lenita pues ya tubo najnjad ajam con ya saben quien dash2 dash2 dash2 dash2
Pero, bueno espero enterarme pronto de la reaccion de Yulia, Saludos icon_e_biggrin y ver como se sigue desenvolviendo la historia.

Avatar de Usuario
Amblark
Administrador
Mensajes: 869
Registrado: Mié 26 Sep 2007 15:59
Sexo: Femenino
Ubicación: Cumaná, Venezuela

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por Amblark » Sab 21 Feb 2015 13:26

Disculpen la reducción tan brusca de páginas, habían muchos comentarios repetidos y se consideró eliminarlos para agilizar la lectura.

Avatar de Usuario
dait
Mensajes: 789
Registrado: Sab 30 Abr 2011 20:27
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por dait » Lun 23 Feb 2015 10:26

*-* fantasticooooo
tengo un buen de rato que no entro y es bueno ver que has continuado <3
contiii <3
''y a esperar a que llegue de nuevo la tormenta.. mientras sigo recuperandome lo que perdí en ella''
tienes la bella capacidad de poner mi mundo de cabeza

Avatar de Usuario
Kannazuki-Sensei
Mensajes: 471
Registrado: Dom 08 Jun 2008 15:53
Sexo: Femenino
Ubicación: Naufragando En El Portal Del Tiempo

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por Kannazuki-Sensei » Dom 22 Mar 2015 22:59

Mmm aún no terminó de leer éste escrito. Francamente tiene mucho tiempo que miraba tus FF en la página y no sé si era por "quisquillosa" o porque miraba tanto comentario que había ocasiones en que me daba algo al no querer leer y seguirte y más cuando vi que habían puesto que eres una de las escritoras más lentas y ya me pasó con tantos y maravillosas (os) escritoras (es) que o no terminan o sucede algo que les hace abandonar o tardar años en las continuaciones que no sé, es frustrante, pero el día de hoy me decidí a leer "la apuesta" y debo decirte que me quedé con un gran sabor de boca, fue dulce, tierno e incluso hubo partes en las que me identifique en un momento de mi vida y al terminar me encantó leer de nuevo a una escritora tan buena, pero debo decir que ahora que llegó a la página 2 de esto después de leer durante 6 horas tus escritos me detendré indefinidamente al menos hasta que mire un par de continuaciones más, en sí, no sé si será de mucha importancia esto, pero francamente no quiero decepcionarme un poco con lo que ya me adelante un poco (cometí el error de leer los comentarios antes de empezar) en lo que está por venir y es que después de el gran final de "la apuesta", no sé, el drama por ahora lo quiero dejar para más adelante y que tenga más... ¿Fuerza? De leerlo. Si dejó éste comentario es para alentarte a seguir escribiendo. No sé tus motivos por el cual tardes mucho, pero espero realmente no lo dejes así, tarda todo lo que sea necesario pero continúa, por favor. Espero verte con más escritos cuando este tenga fin y ya sea que comente o no más adelante, tienes una ferviente admiradora en tus escritos en mi (como tantas (os) más) y bueno, espero la historia tome buenos rumbos, dale una buena continuación, por favor, (sí, sí lo admito no quiero que se quede con alguien más que no sea Julia como todos) y cuando sea necesario dale un ¡gran final!
Mis mejores deseos.
Tú que eres el sol

Evan Barton
Mensajes: 2
Registrado: Dom 03 May 2015 17:13
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por Evan Barton » Dom 03 May 2015 17:23

.blush. .blush. e Hola yo soy nueva aquí, bueno no no nueva pero algo así, tengo tiempo esperando la contiii y como no veo nada me vi obligada a registrarme y todo el show para decirte que exijo la conti .cry. par favar!!! .cry.

vromeroborrego
Mensajes: 1
Registrado: Dom 26 Abr 2015 16:38
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por vromeroborrego » Sab 06 Jun 2015 11:33

PORFAA contiiiiiiiiii exigimoconti :( excelente historia una apuesta es el mejor fan fiction que he leido you are awesome :)

Avatar de Usuario
NaB
Mensajes: 126
Registrado: Mar 02 Jun 2009 20:33
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por NaB » Lun 05 Dic 2016 18:46

El despertar junto a ella llenaba mis días de alegría, habíamos adoptado una posición algo extraña que no importaba como nos acomodáramos a dormir siempre despertábamos igual, yo recostada boca abajo, ella abrazándome desde atrás con su almohada un tanto encima de mi cabeza y nuestras manos entrelazadas. Había mañanas en las que me despertaba antes que ella y pasaba el tiempo observándola, esperando ver como se iba despertando hasta que abriera los ojos, y que estos se llenaran de mi; inclusive cuando estaba lo suficientemente cerca podía verme reflejada en ellos. Pero esa mañana fue ella la que despertó antes, fue ella la que me observó mientras esperaba a que despertara.
-Hola- dije sonriendo.
No podía ser mas feliz, abrir los ojos y verla, ser conciente de mi cuerpo y sentirla.
-Hola.
-¿En que piensas?- La conocía tan bien que reconocía su expresión cuando algo le preocupaba, su ceja se torcía y su miraba se profundizaba aun más.
-En lo que me preguntaste ayer.
-¿Lo de tener hijos?.
-Si.
-Yul, solo fue un pregunta…
-Lo sé, es solo que no pude evitar imaginarlo y… Lena, si quiero. Pero es complicado. Por un lado esta lo que te dije ayer, pero luego pensé que no es tan difícil, digo hemos pasado cosas aun peores y salimos adelante y podríamos también con esto, además, sería también una forma de hacer un cambio, si tuviéramos un hijo lo educaríamos diferente y lo prepararíamos para enfrentar al mundo, no solo por nosotras.
-Eso sería increíble.
-Por otro lado, es un poco egoísta, pero no creo que sea el momento. Apenas volvemos a estar juntas, por fin estamos compartiendo nuestra vida, y quisiera disfrutar más. Quiero decir, salir, ir a beber con nuestros amigos, divertirnos… vivir. No es como que mañana ya vamos a ser mamás pero quiero esperar. Además- Su mirada se entristeció y creo que supe lo que diría antes de que continuara. –No te puedo embarazar, ni tu a mí.
-¡Wow que descubrimiento Yul!- Dije sin afán de burlarme.
Le di un beso en la nariz y la acerqué a mi.
–Hay otras formas mi amor.
-Lo sé, pero una inseminación es muy cara, y no siempre funciona. Y el compartirte con alguien más no lo soportaría.
-Yul, no me compartirás con nadie, soy tuya y de nadie mas. Te amo.
-Gracias- dijo abrazándome con fuerza y escondiendo su rostro en mi cuello.
-¿Por?.
-Por no haberte casado, por salir de esa iglesia, por escogerme a mí. Te lo juro, no tengo nada en contra de Iván, seguro es un hombre increíble, pero el pensar en él, en sus manos en tu piel, me vuelve loca.
-Yul…
El teléfono comenzó a sonar, Yulia me soltó y se estiro para alcanzarlo. Deje escapar el aire que hasta entonces no sabía que había retenido. “Fuck, fuck, fuck, esto esta mal”.
-¿Hola?. ¡Hola Johna!, sí.
¿Cómo le explicaría?, ¿cómo decirle que sí sucedió?, ¿cómo le diría que de hecho tenía miedo de que hubieran consecuencias? Ya estaba harta de los malos entendidos, por fin habíamos aclarado todo entre nosotras, ¿cómo no se me había ocurrido decirle antes que me había acostado con Iván?.
-¡Johna son las 7!. ¡Me debes una!. Sí claro, adiós.
-¿Todo bien?.
-Sí amor, es mi compañero, el que da la clase de los avanzados, su hija se enfermó y quiere que de su clase. Me voy a bañar.
-Ok, te haré el desayuno.
Seguía pensando en lo mismo, tan solo si se enteraba de mi experimento con Iván la lastimaría, y ¿qué podía decir? “¿Estaba pensando en ti?”, como cualquier don Juan que se excusa de sus infidelidades; tampoco era como si la hubiera engañado, técnicamente no estaba con ella, pero de ser yo, de saber que Yulia estuvo con alguien más me volvería loca de celos, el imaginar siquiera que otras manos que no fueran las mías la acariciaran, recorrieran los lugares secretos de su cuerpo o simplemente tocaran su piel me enfermaba. Sería mejor no decirle nada por el momento. Quizá no había pasado nada y el decirle solo nos ocasionaría problemas. Así que tomé la decisión de que mientras ella estuviera en la escuela yo me haría una prueba, saldría de dudas y lo dejaría en el olvido. Yulia tenía razón, teníamos toda la vida frente a nosotros y aún no era el momento de preocuparnos por una familia.
-Por cierto ¿como te sientes?- Me preguntó abrazando mi cintura desde atrás.
-Bien, mucho mejor que ayer.
-Te ves cansada- dijo dándome la vuelta.
-No dormí muy bien- dije restando importancia.
-Si te sientes mal me llamas y vamos al doctor- dijo sonriéndome.
Cómo amaba sus ojos, su sonrisa, todo, cada parte de ella no causaba otra cosa en mí mas que amor.
-Estaré bien- dije besándola en los labios -Te amo, como no tienes una idea, no olvides eso nunca, pase lo que pase recuerda siempre que te amo.
-Yo también te amo pecas.
Al terminar de desayunar la llevé hasta su trabajo; me encantaba nuestra pequeña rutina, yo manejaba, de casa a la escuela, y a las dos de la tarde de la escuela a casa, en el camino ella me contaba su día. Es lo que hace una pareja, compartir, contarse cosas, ir juntas de un lado a otro.
-Que tengas buen día- Le dije antes de que saliera del auto. Ella me besó y sonrió.
-Te amo, te veo a las dos.
-Aquí estaré.
Esperé a que entrara a la escuela y me fui, de camino al departamento me detuve en la primera farmacia que se me cruzó.
-Buenos días.
-Hola, necesito una prueba de embarazo.
-Prueba rápida, tenemos estas tres presentaciones, cual prefiere- dijo el chico en el mostrador sacando tres diferentes cajas.
-Esta- Dije sin siquiera mirarlas.
Absurdo, lo sé, pero me pareció que el mundo entero se detenía un segundo para mirarme, aun cuando salí de la farmacia me sentía observada; regresé al departamento, me encerré en el baño con el seguro puesto en caso de que Yulia regresara sin previo aviso; y después de hacer malabares para poder hacer la prueba no quedaba otra mas que esperar. Orinar en la punta del dispositivo no es tan sencillo, terminé usando un vaso de plástico para lograrlo.
5 minutos.
Quizá yo estaba haciendo una tormenta en un vaso de agua, quizá solo no me había bajado porque mi cuerpo había estado sometido a mucho estrés como dijo Yul, primero la boda, luego mi fuga de esta, alcanzar a Yulia, rehacer mi vida con ella, mudarme a su departamento, enfrentarme a mi papá, reiniciar mi vida sexual con una mujer. Todo eso afecta a las hormonas. "Esas cosas pasan ¿no?" me dije una y otra vez hasta que me convencí. Era una tonta, me había asustado , y había preocupado a Yulia con mis absurdas preguntas. Había echo a un lado cosas realmente importantes como buscar un empleo. A pesar de tener las acciones no quería nada de mi papá, quería demostrarle que Yulia y yo podíamos solas.
4 minutos
Todo había sido mi culpa, si tan solo se me hubiera ocurrido cuidarme cuando estuve con Iván no tendría porque haberme preocupado. Pero había sido enorme mi curiosidad por él, por como se sentiría estar con él, y eh ahí las consecuencias de mi imprudencia. Aunque me hubiera casado era muy joven para ser madre, apenas había terminado la universidad, quería divertirme, quería disfrutar mi vida con Yulia, y quizá esos sueños se esfumarían por mi incapacidad de mantener las piernas cerradas. Si tan solo se me hubiera ocurrido comprar un par de condones antes de llegar a casa, si lo hubiera hablado con Iván antes de hacerlo. "Estúpida, estúpida, estúpida".
3 minutos
Si tan solo las cosas hubieran sido diferentes. Si después de muchas pruebas fallidas en alguna clínica de fertilidad Yulia y yo hubiéramos esperado tener un bebé. Sin duda ella me hubiera acompañado a comprar la prueba de embarazo, y hubiera estado fuera del baño esperando a que lograra orinar en la pequeña puntita azul del dispositivo. Hubiera entrado, me hubiera tomado de la mano y hubiera esperado conmigo a que los 5 minutos más largos de mi vida transcurrieran, quizá no hubiera sido la primera vez, quizá fuera la tercera, la cuarta o la sexta; y aún así quizá hubiera dicho "No te preocupes amor, si no resulta lo intentaremos de nuevo". Quizá me hubiera besado, y hubiera logrado hacerme sentir mas tranquila. O quizá yo hubiera sido quien intentara calmar sus nervios mientras ella se mordía las uñas y le diría que si comenzaba a sentir antojos yo iría a las 4 de la mañana a conseguir lo que ella quisiera, que amaría sus cuerpo aunque cambiara, que la amaría más si eso fuera posible.
2 minutos.
Pero sólo era un "quizá", algo que podría haber pasado, pero no ese día, no ahí, y no a mí. Yo estaba sola en ese cuarto de baño, recostada de lado en la tima con las piernas sobre la pared, mirando cada dos segundos mi reloj, con las ideas en mi cabeza tan revueltas como mi estomago. No había nadie ahí, nadie que sujetara mi mano ni que me besara, nadie que esperara tan ansioso como yo el resultado. Y si este salía positivo entonces quizá no hubiera nadie después. Las mentiras por mas pequeñas que sean son veneno para el amor y yo le estaba mintiendo a Yulia, no le dije algo que no fuera cierto, pero estaba ocultando algo que podía afectar nuestra relación. Habíamos pasado años separadas por culpa de las mentiras, y si ella se enteraba de esto después, aunque no estuviera embarazada, se enojaría. Tenía que decírselo, tenía que ser honesta con ella. Aunque se enojara, aunque peleáramos.
"Yulia no me lo va a perdonar". "¿Por qué ahora?" Quizá en cuanto le dijera a Yulia estallaría la bomba, quizá pensaría que le fui infiel, quizá no podría perdonarme, quizá me abandonaría. Si cuando bailé con otra chica tuvo un ataque de celos, que pasaría si supiera que hice el amor con otro. No estaba con ella cuando me acosté con Iván, de hecho ya habíamos terminado y estábamos casi del otro lado del mundo, pero mi corazón siempre había sido suyo, así que más que haberle sido infiel a ella, me fui infiel a mí misma. "Pero eso ella no lo entenderá" Ella solo vería que me acosté con un hombre, que alguien más me tocó, me acarició, alguien más estuvo dentro de mí, y aunque dijera que sólo pasó una vez sería lo mismo que si lo hubiera hecho diario, lo hice. "La voy a perder otra vez". Y por estúpida no me había dado cuenta antes de mi retraso, el día que esperé a Yulia en San Petersburgo me había fumado casi una cajetilla entera, y habíamos bebido vino un par de veces. "¿Y si estoy embarazada?, ¿le habré causado daño al bebe?."
1 minuto.
Entonces un nuevo sentimiento apareció, tristeza. Me imaginé con el vientre abultado mirándome al espejo; gritando de dolor mientras mi cadera se abría y a mi me partían por la mitad; cargando un pequeño individuo que sujetara con sus manitas mis dedos, una versión en miniatura de mí misma a la que tuviera que proteger con uñas y dientes, a quien amaría incondicionalmente toda mi vida, por quien luchar. Quizá le vería crecer, descubrir que sus manos le pertenecen al igual que mi corazón, enseñarle las pequeñas cosas de la vida que son importantes, andar en bicicleta, caerse y volver a levantarse, quizá sacudiría la tierra de sus rodillas y limpiaría lagrimas de sus mejillas, e intentaría ayudar a sobrepasar los cambios de la pubertad, quizá se convertiría en un hombre atractivo, galante, con mis ojos y las facciones de su padre, o una mujer hermosa que algún día llegaría corriendo a casa llorando porque le rompieron el corazón, y yo lloraría con ella. Quizá mi corazón se llenaría de orgullo en su graduación y de miedo, tristeza y felicidad el día de su boda, quizá cuando fuera a convertirse en padre o madre vería en su rostro el mismo terror que cruzaba por el mío en ese momento y le diría que valía la pena, que no hay un amor mas grande como el que se siente por un hijo. De nuevo "Quizá".
Tiempo. Me levanté, me miré en el espejo y respiré profundo, no importaba cuál era el resultado, mi corazón estaba contraído dentro de mi pecho, sin duda saldría lastimado. El marcador tenía dos cruces en él. Leí las instrucciones del empaque y volví a mirar el resultado. Releí una y otra vez.
-Mierda.
Cuando era niña cada año en mi cumpleaños se organizaba una fiesta, como es en octubre adelantábamos el Halloween y mis hermanos y yo nos disfrazábamos, de superhéroes, de príncipes y princesa, de adultos, pero cuando cumplí siete no hubo fiesta; papá no estaba en casa, creo que mamá y él tenían problemas pero nunca nos dijeron nada. El cuatro de octubre por la noche papá llegó, traía una bolsa con máscaras de monstruos que corrimos a ponernos, yo gané una de vampiro, Dima se enojo porque quería la mía pero tuvo que conformarse con la de fantasma y Sergey era una momia. Ese cumpleaños fue de los mejores que recuerdo, mamá se puso una máscara de bruja, papá una de hombre lobo, y nos persiguieron por toda la casa, papá gruñía y amenazaba con comernos y cuando me atrapaba me hacía cosquillas hasta que ya no pudiera más. Fue divertido, fue uno de los momentos más felices, fue el mejor regalo. Aun conservó esa máscara, porque guardó ese momento de felicidad en que fuimos realmente una familia. Una corriente eléctrica subió de mi espalda hasta mi cabeza, y con ella la nueva máscara trepo hasta mi rostro, una máscara que escondió el miedo y me vistió de valor, una que guarda el dulce sabor de la ilusión y protege la inocencia. Una máscara de juguete.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hi everyone!!! Pues como ven después de tanto tiempo aquí esta la continuación de este fic. Espero sus comentarios. Y de todo corazón, gracias a aquellos que esperaron tan pacientemente por esta continuación. Ya esta cerca el final. Tun tun tun. Espero les guste. Una saludo a todos.
SoMeOnE CaLl ThE DoCtOr GeT a CaSe Of A lOvE bIpOlaR!!!!!!!

t.A.T.u. mas que un grupo... una revolución!!!!!!!!

Avatar de Usuario
NaB
Mensajes: 126
Registrado: Mar 02 Jun 2009 20:33
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por NaB » Lun 05 Dic 2016 18:55

Veinte: Máscara de soldador.

Mi reloj marcaba las dos de la tarde con quince minutos, estaba retrasada, Yulia tuvo que esperarme, pero yo no podía quedarme quieta y había dado vueltas por todo el departamento sin encontrar la mejor manera de decirle. Por fin me armé de valor y salí corriendo azotando la puerta detrás de mí. Al llegar las escaleras me detuve en seco y bajé con calma, ahora tenía que cuidarme, no por mí, si no por la vida que crecía en mi vientre, el bebé no tenía la culpa de las idioteces de su madre y tenía que protegerlo, de cualquier cosa, así sea algo tan absurdo como bajar las escaleras con cuidado. Manejé despacio, aunque por dentro quería salir corriendo y huir de esa situación; pero no podía huir, a donde corriera no podía evitarlo, seguiría tan embarazada como lo estaba.
Llegué a las dos de la tarde con treinta minutos y Yulia estaba dando vueltas en la acera frente a la escuela. Ya no habían niños corriendo por todas partes como las veces anteriores cuando pasaba por ella, y en cuanto vio el auto sonrió con tranquilidad.
-Hola- La saludé en cuanto subió al auto.
-¿Estas bien?.
-Sí- respondí cortante.
Las manos me temblaban y me convencí de que podía manejar de regreso a casa.
-Si quieres yo manejo- dijo cuando notó que dudaba en encender el auto de nuevo.
-No, yo puedo.
-Lena, ¿esta todo en orden?.
-No, no lo esta- dije mirándola.
Pero en cuanto sus ojos se nublaron con preocupación el valor que tenía desapareció.
-No me has besado.- dije sonriendo para evitar preocuparla más.
-Eso tiene solución- dijo acercándose a besarme. –Te amo. Me preocupé al ver que no llegabas, creí que te sentías mal.
-Algo hay de eso, pero no te preocupes.
Estuve a punto de decirle “Todo en orden”, pero nada estaba en orden, nada estaba bien. Tenía que decírselo y cada minuto que pasaba me sentía peor por ocultárselo.
-Hoy les di clase a los avanzados, fue genial. Ojalá Johna me cambie su clase el próximo año…
Yulia hablaba y hablaba de sus alumnos y los buenos que eran mientras yo me incorporaba al tráfico. El corazón se me encogía al pensar en que podían ser nuestros últimos momentos juntas, y por unos minutos pensé en no decirle y esperar, pero ¿esperar a qué?, ¿a qué se me notara?, ¿a qué mi vientre saltara anunciándolo?, no podía.
-Y Alex ya puede tocar la quinta ¿puedes creerlo?, tiene unas manitas tan pequeñas, tan solo tiene 10 años Lena…
“¿Y si me deja?, ¿Y si me pide que aborte?, No, Yulia no pediría eso ¿o sí?” Me aferré al volante tratando de quitarme esa idea de la cabeza. Yulia tendría que aceptarme con todo y mi bebé o no podría quedarme con ella. Y a pesar de el dolor que esto pudiera generar había llegado alguien más importante a mi vida y yo lo protegería. No podía esperar más. Por impulso frené el auto y las manos me volvieron a temblar cuando el chofer detrás de nosotras tocó la bocina enojado. “¡Tonta!, ¡ten cuidado!” me recriminé. Yulia se había aferrado al tablero y me miraba preocupada.
-Estoy embarazada.
Lo solté así, directo y sin pararme a pensar en otra manera de decirlo. Ya había perdido toda la mañana y lo cierto es que no había una manera correcta. Ella abrió los ojos con sorpresa y desvió su mirada al frente.
-¡Oh!.
Soltó una exclamación pero tan bajito que apenas pude escucharla. “¡Oh!, le digo que estoy embarazada y sólo dice ¡Oh!”.
El miedo apareció de nuevo y yo me aferré de nuevo al volante.
-Yo… puedo explicarlo, te juro que no te he sido infiel, no podría, a demás apenas nos hemos separado desde que regresamos, sé que estas enojada, pero fue antes de que regresara, fue una vez y… ¿Yulia?.
Ella seguía con su mirada perdida en el espacio sin prestarme atención en mi ataque de verborrea. Había dicho cada palabra que cruzaba por mi mente pero ella no había escuchado nada.
-¿Yulia?.
Ella saltó al escuchar mi voz y como si regresara a su cuerpo se volvió para verme.
-¿Voy… voy a ser mamá?.
“¿Qué?”
Sus ojos estaban llenos de lágrimas y en sus labios cambiaron de ser una línea apretada a formar una sonrisa.
-¿Qué?- pregunté en voz alta sin entender su reacción. Creí que a estas alturas ya estaría gritándome que había sido una puta por haberme acostado con Iván, pero no fue así.
-¿Voy a ser mamá?.- Repitió la pregunta mirándome fijamente a los ojos.
-Sí.
De repente Yulia saltó emocionada y me abrazó.
-¡Oh por Dios Lena!, ¡vamos a ser mamás!.
“Ok, esto no me lo esperaba. ¡Oh Dios mío! ¡Vamos a ser mamás!”
Yulia saltaba emocionada entre mis brazos y yo no pude más con tantas emociones y terminé llorando.
-No puedo creerlo. ¿Cómo te sientes?, ¿el bebé esta bien?, ¿quieres algo?.
-Hey, tranquila, estamos bien- respondí tratando de tranquilizarla.
Acaricié su cabello sin poder creer que lo tomara tan bien y viendo sus hermosos ojos llenos de lágrimas y la sonrisa de sus labios el corazón me estalló de felicidad.
-¿Eres real?- le pregunté mientras que con los dedos trazaba la líneas de su rostro.
-Sí, soy real, al igual que tú.
Tomó mi mano entre las suyas y la acarició con los pulgares.
-¿Tienes una idea de cuánto te amo?- me preguntó.
Sus ojos volvieron a llenarse de lágrimas y yo sonreí como estúpida.
-¿Tanto como te amo yo a ti?.
Ella asintió y volvió a abrazarme con fuerza. Temí que solo fuera un sueño, que me hubiera quedado dormida en la tina del baño, y eso no estuviera pasando; pero ahí estábamos, las dos abrazadas, aferradas la una a la otra y con un bebé creciendo dentro de mí.
-Vamos a casa- dijo para depuse darme un beso en la frente.
Encendí de nuevo el auto y mi miedo cambió de temer que todo fuera una ilusión a que Yulia cambiara de opinión en cualquier momento.
Apenas entramos al departamento Yulia comenzó a dar vueltas por todas partes y temí lo peor. Creí que por fin había entendido el significado de aquello y me rechazaría. Me senté en el sofá y esperé a que ella terminará de dar vueltas para sentarse conmigo.
-Puedo sacar el piano de ahí y ponerlo en la sala- dijo cuando por fin se quedó quieta.
-¿Qué?- pregunté incrédula.
No podía evitar seguir con los nervios de punta y me enfureció que ella pensara en redecorar el departamento cuando teníamos que hablar del bebé.
-Necesitaremos espacio, ya sabes, para el bebé- me aclaró y el aire regresó a mis pulmones.
-Oh, Yul, yo…-
-Tenemos que hablar, lo sé- dijo sentándose a mi lado.
-De verdad te amo- dije antes de que comenzara “la conversación importante”.
-Lo sé, si no me amaras no estarías aquí conmigo. Y yo también te amo Lena…
-¿Pero?.
-Sin peros, sólo te amo.
Recargó su espalda en el sofá y soltó un suspiro.
-¿Desde cuándo lo sabes?.
-Apenas esta mañana- dije acomodándome a su lado. –Yo, me preocupé por el retraso y no quise decirte nada hasta estar segura.
-Me lo hubieras dicho, te hubiera acompañado con el ginecólogo.
-Aún no voy con el ginecólogo, me hice una prueba rápida.
Me levanté y saqué el empaque con la prueba positiva dentro de él de uno de los cajones del buró, regresé a la sala y se lo entregué a Yulia, ella lo sacó despacio y leyó las instrucciones una y otra vez como lo había hecho yo.
-¿Ya se lo dijiste?- me preguntó sin mirarme y entonces entendí.
Tenía miedo, tanto como yo, pero su miedo era a que la hiciera a un lado así como el mío era que ella me rechazara.
-No, sólo te lo he dicho a ti. Ni siquiera había pensado en él.
-Bueno, gracias, supongo. Pero, tienes que decírselo.
-Lo sé, pero primero… yo… ¿estas segura?- le pregunté tratando de organizar mis ideas.
-¿De qué?.
-De querer hacer esto conmigo.
-Sí.
-¿Totalmente segura?- pregunté de nuevo para que no cupiera ninguna duda.
-Totalmente- dijo acercándose. –Te amo, con todo lo que eso significa Lena. No pienso dejarte con esto, si tu me dejas yo…
-No pienso dejarte- le dije levantando su mentón para que nuestras miradas se conectaran.
-Yo quiero estar contigo en esto, quiero cuidarte, a ti y al bebé, a… nuestro bebé. Quiero decir, sé que él es el papá, pero si tu me dejas yo… yo quiero ser su mamá, su otra mamá. Yo…
-Ya lo eres. – dije con seguridad. –Si es lo quieres.
-Sí, lo quiero.
Se acercó despacio y acarició mis labios con los suyos, tan lentamente que me pareció una eternidad hasta que decidió besarme por completo.
-Bien- dijo bajito cuando se separó de mis labios –debemos decirle.
Resoplé y agaché la mirada tratando de esconderme. Apenas salía de una situación tensa y ya estaba entrando a otra.
-¿Justo ahora?.
-Bueno, creo que sí. No sería correcto ocultárselo.
-De acuerdo- dije tomando mi celular.
Marqué su numero y Yulia me tomó de la mano dándome su apoyo.
-¿Hola?- respondió Iván apenas unos segundos después de que diera línea.
-Hola- lo saludé tratando de respirar con normalidad.
-¿Lena?, ¿estas bien?.
-No, quiero decir sí.
-¿Qué sucede?.
-Necesito hablar contigo.
-Dime.
-No por teléfono- dije mirando a Yulia buscando su aprobación y ella asintió entendiendo de inmediato.
-Bueno, estoy cerca de tu casa, puedo pasarme en un rato si quieres.
-Sí, te espero. No, digo, ya no estoy viviendo con mis padres. Ahora vivo cerca del centro, con Yulia.
-Oh, comprendo.
-¿Quieres… ¿podrías venir?.
-¿No hay problema con tu novia?.
-No, ella esta aquí.
-Lena…
-Es importante- lo interrumpí antes de que dudara.
-De acuerdo. Dame la dirección y estaré ahí.
En cuanto colgué sentí que el mundo se me venía encima de nuevo, decirle a Iván sería involucrarlo en la vida del bebé, darle derechos y con ellos el poder de quitármelo.
-Yul, tengo miedo- declaré con la voz entrecortada.
Ella me miró fijamente y me abrazó con cariño.
-Tranquila, yo estaré aquí contigo.
-¿Y si intenta quitármelo?.
-¿Crees que sería capaz?.
-No, no lo sé. No lo creo, pero sus papás tienen muchos recursos.
-Los tuyos también Lena, y antes de intentar algo tendrá que pasar por encima de mi cadáver.
Nos quedamos así abrazadas hasta que minutos después el timbre del departamento sonó y Yulia se levantó a abrir la puerta.
Iván estaba parado frente a nosotras sin entender nada. Se había dejado crecer la barba y estaba vestido de la forma que a mí me gustaba, con jeans y su chaqueta de cuero, tan despreocupado como cuando salíamos a divertirnos en Inglaterra. Yulia lo saludó con un simple “Hola” y lo invitó a pasar. En cuanto me vio se acercó a saludarme dándome un beso en la mejilla y luego se sentó dejando mucho espacio entre nosotros. Lo conocía y sabía que no quería ponernos en una situación tensa, pero lo que no sabía era que ya lo estábamos.
-¿Quieres algo de tomar?- le preguntó Yulia acercándose lentamente.
-Sí, claro.
-¿Una cerveza?.
-Esta bien.
-¿Lena?, ¿quieres algo?- me preguntó acariciándome el hombro con ternura.
También conocía a Yulia, y sabía que con ese gesto le estaba dejando en claro a Iván que estábamos juntas, que yo era suya.
-No, estoy bien así.
Aunque tenía seca la garganta me sentí incapaz de deglutir algo, al menos hasta que esa situación terminara.
En cuanto Yulia entró a la cocina Iván me miró fijamente.
-Es linda- dijo dándole el visto bueno a Yulia.
-Sí, es la mejor persona que conozco- dije con una sonrisa en mis labios.
Me daba gusto que a Iván le agradara Yulia, después de todo ella era parte de esto, aunque a él no le pareciera.
-Lena, ¿qué hago aquí?.
Mi sonrisa se desvaneció y la incertidumbre e inseguridad volvieron a aparecer.
-Necesito decirte algo importante- dije tratando de hacer una introducción en mi cabeza de lo que diría a continuación.
-Si es por la empresa no debes preocuparte, tu padre llegó a un acuerdo con el mío y ya tiene sus acciones de vuelta.
-No, no es por la empresa…
Yulia regresó y yo me quedé callada mientras le daba su cerveza a Iván y ella abría una para si misma.
Se sentó a mi lado y me tomó de la mano para infundirme confianza, apretándome un poco más de lo normal.
-Primero quiero que sepas que esto no estaba en mis planes, obviamente; pero así están las cosas y si tu quieres ser parte de esto esta bien, pero…
-Lena- me llamó acomodándose en el sofá -¿ser parte de qué? No estoy entendiendo nada.
-Estoy embarazada.
Otra vez lo solté en seco sin buscar otra opción. Quizá hubiera sido mejor decirle un simple “Vas a ser papá” pero no sabía si él quería formar parte de la vida de nuestro bebé o si por el contrarío, y temiendo lo peor, quisiera ser el único en su vida.
-¿Estas qué?.
-Embarazada- repetí esperando a que Iván saliera de la impresión y dijera algo.
La espera duró un par de segundos y casi sonrío al compararlo con la reacción de Yulia, de alguna forma se parecían, y estaba orgullosa de haber estado con un hombre tan maravilloso como él, pero la incertidumbre crecía con cada segundo. Así como ambos eran personas únicas e increíbles también podían ser implacables cuando eran heridos.
–Pero si sólo… digo…-miró a Yulia tratando de saber si podía hablar o era un tema inoportuno. –Sólo estuvimos juntos una vez.
-Bueno, parece que con una vez es más que suficiente- respondió ella haciendo un gesto con la mano para restarle importancia.
-Embarazada- Iván soltó un resoplido, juntando las manos y apretándolas entre ellas.
-Sí.
-¡Oh por Dios! Quiero… puedo… yo…- él trataba de formular una oración pero no podía.
Cuatro años con él me habían dejado conocerlo en parte y su sonrisa me dijo que se estaba conteniendo para no saltar y abrazarme.
-Ven aquí- dije poniéndome en pie.
Él no esperó, y dudo que si Yulia hubiera echo alguna mueca se hubiera detenido, se levantó y me abrazó con fuerza. Mis pies se despegaron del suelo y el dio un vuelta conmigo entre sus brazos.
-No puedo creerlo, voy a ser papá- dijo después de ponerme en el suelo y tomando mi cara entre sus manos.
Sus ojos estaban llenos de lágrimas y me pareció el hombre más tierno por llorar en ese instante. Por un momento pensé que me besaría pero Yulia carraspeó llamando su atención.
-Vamos a ser papás- dijo seria hasta que se dio cuenta de lo que acababa de decir. –Quiero decir, mamás.
Yo sonreí viéndola hacerse un lío con los términos pero la sonrisa se me borró al ver la cara de Iván.
-También es mi hijo- dijo irguiéndose y tomando una postura defensiva.
-Claro- dije yo volviéndome a sentar en mi lugar.
-Lena, no puedes… no puedes decirme esto y luego pretender que yo desaparezca.
-No, no, no, tranquilo- dije acercándome a tomar su mano.
Yulia inmediatamente me tomó de la otra y yo la miré suplicando para que no pusiera más tensión sobre nosotros, pero la sonrisa de su rostro me dejo ver que no era la que intentaba.
-Lo siento, no quise decir que no serías su papá, es sólo que… yo estoy con ella, y no pienso dejarla, ¿entiendes?.
-Lo entiendo, y discúlpame, pero sería un idiota si no lo intentara.
Traté de entender lo que había dicho, pero antes de hacerlo él se hinco frente a mí.
-Sé que la amas, y sé que ahora estas con ella. Pero, ¿estas segura?. Tenemos la oportunidad de formar una familia Lena, podemos estar juntos para nuestro hijo, y yo de verdad quisiera formar parte de esa familia.
-Y formarás parte de ella Iván, es tu hijo. Pero yo amo a Yulia, y ella me ama a mí y no pienso dejarla. Así que si quieres formar parte de esto tendrás que aceptarla, por que a partir de ahora ella es tan madre del bebé como yo, y como la mujer que encuentres para hacer tu vida. Iván, podemos ser padres sin estar juntos, y yo de verdad quiero que estés aquí para él- dije señalando mi vientre – y estoy segura de que este bebé será el más amado del mundo, porque tendrá dos mamás y un papá que lo adoren.
-Esta bien- dijo agachando su rostro y limpiándose las lágrimas. –Tenía que intentarlo- le dijo a Yulia mientras se ponía de pie.
-Sí, lo entiendo. De lo contrario serías un idiota- respondió ella.
-Tenemos muchas cosas que discutir, pero ya las solucionaremos- dije tratando de cambiar de tema.
-Si bueno, tenemos tiempo- respondió Yulia.
-¿Ya se lo dijiste a tus padres?- preguntó el padre de mi hijo.
Y ahí estábamos de nuevo, en situaciones estresantes. Por suerte ambos me dejaron tranquila el resto de la noche y acordamos decirles hasta el día siguiente; primero a los míos, después a los de Yulia y al final a los de Iván. Nos quedamos un rato platicando mientras ellos seguían bebiendo y terminaron brindando por nuestro hijo. Yulia regresó a nuestra habitación después de acompañar a Iván hasta la puerta, la jalé para que se acurrucara conmigo, aspiré su aroma y la envolví en mis brazos.
-Creí que le saltarías encima- dije riéndome mientras la recordaba diciendo: “seremos padres”.
-Sí, bueno, por desgracia no es un idiota- respondió mientras me abrazaba. –Sería más fácil para mí si lo fuera, pero lo entiendo, si yo estuviera en su lugar hubiera sido peor.
-¿Ah sí?.
-Sí, yo me hubiera arrastrado a tus pies hasta que decidieras regresar a mi lado.
Me besó detrás del oído y yo me acomodé para quedar más pegada a su cuerpo.
-No eres idiota.
-No, no lo soy.
Pasó una mano por encima de mi cintura y comenzó a acariciar mi estómago.
-¿Yul?.
-¿Sí?.
-Gracias.
-A ti. Por quedarte conmigo y no permitir que sea una idiota.
-Sigo sin creer que seré mamá.
-Seremos mamás- me corrigió ella.
Por primera vez en ese día me sentí totalmente segura y confiada. No importaba lo que viniera, ella estaba a mi lado y no me dejaría sola.
Al siguiente día el caos volvió a desatarse. Llegamos a casa de mis padres a la hora del desayuno y para mi suerte estaban todos reunidos, a excepción de mi hermano Sergey que como siempre estaba de viaje con su familia. Insisto, no soy buena dando esa clase de noticias. Mi papá primero casi muere asfixiado cuando le solté la noticia con un -Vas a ser abuelo-, luego casi intenta matar a Yulia, si no fuera por que Vladislav lo sujetó antes de que saltara por encima de la mesa hasta donde estaba mi novia. Después de explicarle que el padre del bebé era Iván su furia se trasladó hasta él y casi lo muele a golpes de no haber sido por el grito de mi madre proclamando a los cuatro vientos que sería abuela que solo le permitió llegar a sujetarlo de la camisa y estrellarlo contra la pared. Dima me felicitó y luego se quedó sin saber que hacer al ver a Yulia y a Iván parados cada uno a mi lado. Cuando les conté que no pensaba separarme de mi novia y que Iván estaría a nuestro lado para cuidar al bebé casi le da un infarto a mi padre quien creyó que viviríamos todos bajo el mismo techo como una pareja de tres. Me gritó que era una pervertida, y luego estalló en llanto diciendo que su princesa tendría un bebé. Nunca entenderé a mi padre. Le aclaramos todo y a papá no le quedó de otra más que quedarse callado y guardar sus comentarios para si mismo. Volver a ver a los padres de Yulia fue incomodo, ella me contó lo que había sucedido después de que me marchara de Moscú, el alcohol y la depresión casi habían terminado con ella; temí que no me aceptaran como pareja de su hija y menos después de la noticia que fuimos a darles. Creí que me odiarían, pero desde que llagamos su trato fue cordial y Yulia dijo con total seguridad que las cosas eran diferentes esa vez, que estábamos ambas comprometidas con nuestra relación y que a pesar de todo nunca nos habíamos dejado de amar, y no había nada que nos pudiera separar. Ellos nos dieron el tiempo suficiente de explicarles cada detalle de nuestra historia, las razones por las que me marché, el que yo también había sufrido, mi compromiso con Iván y nuestro reencuentro, los días en San Petersburgo. Cuando llegó el momento de la noticia importante fue Yulia quien con una mano entrelazada con la mía dijo un simple
-Vamos a ser mamás.- Su padre dijo que no entendía nada y mi novia continuó explicando -Lena esta embaraza, y yo estaré con ella como la otra madre de este bebé.- Acarició mi abdomen con ternura y seguridad, dando por sentado que nada de lo que mis suegros opinaran cambiaría el hecho de que ya éramos una familia. Iván se mantuvo al margen de esa conversación y mi suegra comenzó a llorar con una enorme sonrisa en sus labios.
-Me da gusto que sean felices- dijo tratando de limpiar sus lagrimas.
-¿Y nosotros?- preguntó su padre tratando de entender la situación.
–Serán sus abuelos- terminó Yulia con un toque de fastidio como si la respuesta no fuera obvia.
Después de unos segundos de silencio nos felicitaron y me abrazaron dando la bienvenida de nuevo a su familia.
Con mis ex suegros estalló la guerra. Primero su madre intentó correrme de su casa recordándome la vergüenza que sufrieron gracias a mi desplante, después cuando se enteró de la noticia comenzó a reanudar los planes de boda hasta que Yulia la detuvo y luego ambas comenzaron a gritarse insultos hasta que Iván intervino. Su padre se mantuvo ecuánime y lo único que me dijo fue que me respetaba como madre de su primer nieto, pero que si pensaba en prohibirle a Iván ver a su hijo se iría contra mí con todo su poder, y tras la amenaza felicitó a su hijo con un abrazo, a mi también me abrazó agradeciéndome una y otra vez por darle la oportunidad de ser abuelo, a Yulia le dio la mano con cortesía; contrario a mi ex suegra quien seguía diciendo que su nieto no crecería con una lesbiana y su pareja lesbiana, rodeado de un mundo de perversión y lesbianismo. Iván la detuvo antes de Yulia le saltara encima y le pidió que no interfiriera o él mismo se encargaría de que no conociera a su nieto.
Tras la tormenta regresó la calma, y poco a poco las cosas fueron tomándoos su lugar. Acordamos ir juntos con el ginecólogo para confirmar el embarazo, y aunque parezca estúpido volví a ponerme nerviosa. Ya habíamos dado la noticia y si resultaba que había sido un falso positivo sería trágico. Todo fue diferente, después de estar sola, encerrada en el baño esperando a que los minutos pasaran ahora estaba con un mar de gente a las afueras del laboratorio esperando a que mi nombre fuera anunciado. Iván no dejaba de dar vueltas de un lado a otro por el pasillo mientras Yulia trataba de tranquilizarme.
-Para la siguiente primero cerciórate de estar embarazada y después sueltas la bomba- dijo Olga con rastros del rencor que me guardaba. Sabía que aun estaba enojada conmigo por haber dejado a Yulia, y que me costaría mucho recuperar su confianza, pero estaba dispuesta a lograrlo, ella era importante para Yulia, y también para mí.
-Dudo que esto vuelva a suceder- le respondió Iván sin dejar su nerviosismo de lado.
Yulia miró mal a Olga, incómoda por el detalle que acaba de salir a colación, que Iván y yo nos habíamos acostado en algún momento.
-Cierto- dijo después de unos segundos –primero lo mato antes de permitir que la vuelva a tocar.
-No eres idiota- respondió Iván con una sonrisa.
Todos nos miraron en silencio esperando que alguno dijera algo, pero los tres estallamos en risas al ver sus caras.
-Pues tu lo matas a él – le dijo Olga a Yulia, pero después volteo a a verme a mí- y luego yo te mato a ti si le vuelves a hacer daño a mi amiga- sentenció apuntandome con el dedo durante su amenaza.
-No te preocupes, valoro mi vida y no pienso volver a hacerle daño.
-Elena Katina- me llamó la recepcionista y todos se pusieron de pie antes que yo.
Caminé hasta el escritorio y recibí el sobre con el resultado.
-Sí que es un embarazo esperado- dijo la mujer señalando a la gente que me acompañaba, mis padres, mi hermano, mis amigos, Vladislav, Yulia e Iván.
-No tiene ni idea.
Olga no esperó a que abriera el sobre cuando ya me lo había arrebatado de las manos. Nos dejó a todos esperando a que dijera algo mientras sus ojos recorrían de un lado a otro el documento.
-¿Y bien? Habla por el amor de Dios mujer- le pidió mi padre desesperado tras esperar lo suficiente como para que ella ya lo supiera.
-Espera, que no entiendo nada.
Papá trató de quitárselo pero ella se lo impidió.
-¡Oh por Dios!.- dijo y todos nos callamos esperando a que terminara de hablar.
Me quedé sin respiración cuando me miró fijamente, y temí que el resultado no coincidiera con el de la prueba rápida. Una lágrima escurrió por su mejilla y el corazón se me estrujo.
-¡VOY A SER TIA!- gritó con todas sus fuerzas.
Su voz salió chillona y no pude evitar reírme por la forma tan extraña en la que sonó. Pero antes de que me regañara por burlarme de ella todos estallaron en gritos de emoción. Nos abrazamos los tres que seríamos papás, Yulia me besó entre lágrimas de felicidad y cuando nos sepramos ambas nos quedamos impactadas por ver a Olga y a Marishka abrazadas y llorando. Cuando se dieron centa de que las observábamos ambas se separaron de inmediato y trataron de disimular, pero fueron malas en el intento.
-Aquí me huele a reconciliación- me susurró Yulia y yo le di un empujón para que no dijera nada. Ambas eran orgullosas y si estaban bajo la lupa menos se acercarían.
Era oficial, estaba embarazada, y aunque fue una sorpresa, era cierto, era el bebé más esperado por todos nosotros.
La primera ecografía fue igual de concurrida, pero solo permitieron que Iván y Yulia entraran conmigo después de explicarle a la doctora que una era mi pareja y el otro el padre del bebé. Yulia aclaró con un “Yo soy la mamá”, tras lo cual la doctora nos miró como si fuéramos una bicho raro. El resto de nuestra familia esperó pacientemente afuera del consultorio mientras nosotros por fin conoceríamos a nuestro hijo.
-Y yo que creí que ya lo había visto todo- dijo la doctora preparando el monitor para el examen.
Yulia tomó mi mano mientras me preparaba para el ultrasonido. La doctora colocó gel en mi abdomen y comenzó a buscar al bebé con el transductor. Iván trataba con todas sus formar encontrarle forma a los trazos que se formaban en la pantalla, pero era una tarea imposible.
-Muy bien, tienes ocho semanas de embarazo de acuerdo con mis mediciones- dijo mientras redirigía el transistor. -Parece que todo esta en orden. Aquí esta su cuerpecito, es muy pequeño.- nos explicó al ver que los tres mirábamos el monitor como idotas tratando de encontrarlo.
-¿Quieren escuchar los latidos del bebé?.
-¿Es posible?, digo, ¿no es muy pequeño?- preguntó Yulia prestando toda su atención a la pantalla.
-Si tenemos suerte podré encontrar el foco fetal- respondió como si se tratara de cualquier cosa. – Y… aquí está.
Presionó un botón del aparato y el sonido de un soplido llenó la habitación, iba tan rápido como mi corazón en ese momento.
Sin poderlo evitar los ojos se me llenaron de lágrimas, y cuando volteé para intentar ver a Yulia me emocioné más cuando la encontré en el mismo estado que yo.
De pronto soltó mi mano e Iván y ella se abrazaron emocionados.
-¿Lo escuchas?, ¿puedes escucharlo?- le preguntó Iván a Yulia.
-Sí, es nuestro bebé- respondió ella entre sollozos.
-¡Oh, mi amor!- dijo por fin prestándome atención. –Nuestro bebé.
Me dio un beso en la frente y yo inmediatamente los perdoné por haberme ignorado ese segundo, pero por otro lado me alegré de que compartieran ese momento entre ellos. Ahora éramos una familia, y me encantaba que se llevaran bien, quizá hasta podrían ser amigos, pensé. Nos abrazamos y lloramos juntos por la emoción de saber que ahí estaba, creciendo, sano, con su corazón palpitando como un colibrí, preparándose para llegar a este mundo y llenar nuestras vidas de felicidad.
-Te amo- le dije a mi pequeño acariciando mi vientre que apenas y se notaba diferente.
Yulia puso su mano encima de la mía e Iván encima de la suya.
-Yo también te amo- le dijo su padre.
-Te amamos- susurró Yulia antes de darle un beso a mi abdomen.
Todo era perfecto, tenía al amor de mi vida a mi lado, a un gran hombre como padre de mi hijo y a toda mi familia reunida afuera esperando noticias de él o ella. ¿Podía ser mejor? No lo creo.
Aún habían muchas cosas que afrontar, pero lo lograríamos, juntos, como una enorme familia compuesta por amigos, padres, hermanos y nosotros tres. Tenía que construir un mundo para que mi hijo creciera rodeado de amor, reunir los materiales necesarios y unirlos; crear un ambiente seguro y lleno cariño. Con esa certeza me puse una máscara lista para trabajar, lista para unir esos eslabones, y crear una cadena que fuera nuestro soporte, nuestro lugar seguro, listos para su llegada; me puse una máscara de soldador.
SoMeOnE CaLl ThE DoCtOr GeT a CaSe Of A lOvE bIpOlaR!!!!!!!

t.A.T.u. mas que un grupo... una revolución!!!!!!!!

Avatar de Usuario
TheVero
Mensajes: 27
Registrado: Mar 30 Jul 2013 20:43
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por TheVero » Dom 11 Dic 2016 02:14

Si me gustó la primera historia, esta me encantó! Gracias por subir la continuación y que esta haya sido tan emocionante y a la expectativa! Excelente trabajo y esperamos la continuación! :)
Now I want to fly into your world...

Leelee
Mensajes: 21
Registrado: Jue 08 Dic 2016 04:31
Sexo: Femenino

Re: Máscaras // Por: NaB

Mensaje por Leelee » Jue 05 Ene 2017 03:01

Venga, he dejado de respirar por varios minutos...espero con ansias la continuación.
Wanted to fight this war without weapons
And I want it, I want my life so bad
I've got an elastic heart
https://www.wattpad.com/user/DeLaCruuzz

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Azamari, Google Adsense [Bot] y 4 invitados