UNA HERMOSA CABALLERO // POR: LOBOVOLKOV

Responder
Avatar de Usuario
lobovolkov
Mensajes: 218
Registrado: Mar 13 Abr 2010 23:19
Sexo: Femenino
Ubicación: Alemania.
Contactar:

UNA HERMOSA CABALLERO // POR: LOBOVOLKOV

Mensaje por lobovolkov » Vie 23 Jul 2010 21:35

He aqui otra entrega de mi torrida mente torcidaaaaaaa espero les guste este pedaciiitoooo si es así, comienzo a postear nuevamente .hi. icon_e_biggrin give_heart2 give_rose . Los quiero MUCHO, besos.

NOTA: (03/09/2010) Este Fan Fic no es una ADACTACIÓN es una historia ficticia de mi PROPIA invención. De género caballerezco de Hadas y Marabillas del Bosque.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En el siglo XIV en la lejana Europa, cuando los hermosos bosques y monasterios estaban es su apogeo se desarrolla nuestra historia, cuando las hadas y los diablillos de las canciones de niños adormecían a los más rebeldes, cuando la lluvia con su adormecedora caricia, arrullaba los grandes robles testigos de miles de batallas. Sin embargo, con una sutil brisa despejó el ambiente en el centro de lo que modernamente sería Moscú, la congelante brisa desarmó la nieve en proceso de transformarse en agua, en este paraje majestuoso lleno de montañas y siervos silvestres que aprovechaban el descongelamiento para comerse las florecillas que comenzaban con timidez aparecían en la escarchada superficie del paraje montañoso. La tranquilidad de la noche se vio perturbada por la lluvia y luego por ese insistente tratar de caballos. El reino se encontraba otra vez en guerra. Eran ya más de 10 años de lo mismo, las incansables guerras de los nobles en contra del rey usurpador, todos lo veían así, solo amaban a su hija a la doncella más hermosa de esas tierras, la princesa Lena Katina Sergevna, hija del tirano. Si bien poseía sangre real la tenía podrida de la envidia, odiaba al antiguo clan de los Volkov, la familia más antigua de esos enternecedores parajes, pero habían sido terriblemente traicionados 10 años atrás, por el padre de la doncella, la familia fue brutalmente asesinada y la legitima heredera había sido probablemente asesinada al igual que sus hermanos y hermanas. El reino se dividió en pequeñas provincias y poco a poco el rey se reacomodo a la fuerza en el trono que no era suyo. Los caballos avanzaron entre el bosque hasta llegar al monasterio más antiguo de las tierras del antiguo Rey Oleg Volkova. La marcha aminoró en el claro que se encontraba frente al edificio de piedra, aunque gris majestuoso, dentro trabajaba y a su vez se desarrollaba la Orden de Pendragón, orden que había educado a la misma Lena y muchos de los nobles de ese país. Las bestias se detuvieron y un caballero alto y fornido desmontó para poder tocar la puerta de madera roja, pero no fue necesaria tal cosa, la hermosa puerta se abrió pausadamente dando testimonio del peso de esta y de los jardines del monasterio. El monje que estaba de pie frente a la puerta abrió los brazos en señal de bienvenida, los demás caballeros desmontaron e hicieron una reverencia y en silencio pasaron. La orden de Pendragón era una orden religiosa muy antigua y se destacaba por educar a personajes y nobles, como el fornido caballero que se encontraba ahí un varón de gran corazón y que se encontraba ahí por las fuertes sospechas del abad del templo, que su aprendiz de monje y caballero era…muy noble para ser un pequeño fardo que encontraron 10 años atrás ante sus puertas, sin nombre ni nada que dijese el origen de este personaje. Los hombres caminaron despacio por las frías pasarelas del templo hasta llegar al escritorium, donde un pequeño monje con su traje negro y su rostro cubierto por la capucha leía atentamente un libro correctamente sentado frente a la ventana de su lugar, la hermosa biblioteca estaba lindamente iluminada y ordenada, miles de libros se acomodaban perfectamente en las estanterías y el joven tenía unos ocho apilados y unos tres abiertos frente a sí, mientras con una blanca y delicada mano escribía suavemente sobre una hoja de pergamino textos religiosos y poemas. Los pasos de los hombres llamaron su atención y lentamente se volteo, el abad con voz noble le llamó, él monje se puso en pie y lentamente aún con la capucha puesta camino hasta ellos haciendo una reverencia al varón delante de sí.
- Ven hermanita, quiero que saludes al Duque del norte, el señor Antón Verisiusky y marques del mar azul de este reino, él ha venido a verte. – dijo amablemente el abad. El marques y Duque se quedó helado cuando el joven se sacó la capucha con cuidado y dejo ver una niña de 10 años frente a él con unos hermosos, nobles e inteligentes ojos azules, tan oscuros como los de su antiguo señor.
- ¡Dios! ¡Sí es el rey en femenino! – dijo el hombre acomodando su capa. La joven miró a su mentor y este sonrió, pero ella se miraba muy confundida, los demás caballeros se miraron entre encantados y confundidos. – ¿Será? ¿Será posible que la hija del rey sobrevivió a esa noche bárbara? – dijo más para sí que para los demás, el abad lo miró serio.
- Querido hermano, ella se llama Julia, la joven que apareció hace 10 años en las puertas de este convento y monasterio, era solo una bebé de unos 6 meses, pero desde que la ví, vi en sus ojos, el brillo de un noble…
- Padre, - se escuchó la voz de la chiquilla, una voz grave pero dulce – ¿puedo preguntar que sucede hermano mío?
- Nada…es solo que nuestro invitado, ha querido saber de ti, ya que tus logros son de su conocimiento…siempre ha sabido de lo inteligente que eres y lo buena que eres con las espadas. – dijo el Abad tranquilo y sonriendo a su pupila.
- Señor – dijo ella a su abad – yo solamente me instruyo con lo que usted me ha enseñado, Dios ha sido generoso conmigo al darme su gentil beneficencia – dijo ella con timidez y un poco roja por el comentario de su Abad, el Duque la miro con interés, era cierto, el lenguaje corporal de la jovencita era la de un noble, pero no había forma de saber quien era, ni como había llegado al monasterio hace tanto tiempo, pero aún así al ver a sus nobles acompañantes supo que era su deber cuidar de ella.
- Hermano querido – dijo al Abad, este lo miró con interés – Quiero que la joven Julia sea instruida completamente en el arte de caballería – dijo con firmeza – sé que su nobleza será de gran ayuda en este reino olvidado de Dios y metido en una era de negrura – miró ala chica que lo miraba con sumo y educado interés – quizás en el futuro, con sus logros y fiereza, que según me has contado en tus cartas, no tienen comparación con las armas y pueda algún día pretender a la neo princesa, la única que puede ayudarnos en contra de su padre. – dijo él con voz lúgubre. El abad entendió sus palabras y asintió en silencio, Julia los miró insegura de haber entendido ¿Pretender a la princesa? aquello no tenia pies ni cabeza, ya que era una señorita del misterio, no tenía nada de nobleza para ir a pretender a la princesa, una joven de solo 12 años descendiente del mismísimo Dios Thor según los mitos que se entre mezclaban con el cristianismo y las leyendas del norte, según sabía nadie se casaría con esa princesa a no ser que descendiera de la misma casa de Pendragón noble emblema de los Volkov, la mezcla del fuego de los dragones y el noble frío de los Lobos o bien un noble caballero capaz de morir por ella y demostrar su noble descendencia. La cara de confusión de Julia atrajo las miradas de los demás, hombres armados con un escudo azul, eran caballeros de Azor, el noble emblema de los caballeros hermanos de Pendragón que juntos compartían simpatías del reino en otras antiguas instancias.
- Pequeña Julia, no temas nada, con el tiempo verás de que hablamos, eres joven y te toca aprender – dijo el abad tocando con dulzura el rostro de la chica – es turno de tu preciosa voluntad formarse, para que un día seas historia.
Liebe ist nicht für mich....el amor no es para mi.

Avatar de Usuario
Zobredoziz
Mensajes: 289
Registrado: Lun 07 Jul 2008 18:22
Sexo: Femenino

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por Zobredoziz » Vie 23 Jul 2010 22:37

yeahh x fin el fic, no tardes en postear, y ya sabes que sean contis laaaargas heeee
♀ LA CIUDAD DE LAS SOMBRAS... ES EL PARAISO DE LOS LOCOS ♀

Avatar de Usuario
ivyharrison
Mensajes: 312
Registrado: Sab 13 Mar 2010 19:02
Sexo: Femenino
Ubicación: Locked in my head

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por ivyharrison » Vie 23 Jul 2010 22:46

Lobito .hi. es un placer tenerte de regreso y con una nueva historia give_rose


continuala pronto .bye.
Recuerda el pasado, vive el presente y no temas al futuro x q no existe ni existira jamas, solo existe el ahora
[/size]
And so the lion fell in love with the lamb
What a stupid lamb
What a sick, masochistic lion
[/size]

Avatar de Usuario
renX_X
Mensajes: 71
Registrado: Mié 07 Ene 2009 20:11
Sexo: Femenino
Ubicación: En la laguna :D

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por renX_X » Vie 23 Jul 2010 22:51

jojojo me as atrapado
jeje continuaaa :D... me recuerda al anime
RomeoXJuliet jejeje...
no me agas casoo

continuaa
staa fregonn :D solo no tardes oks?

saludos
"No tenemos alas para volar por los hermosos cielos...
Solo nos quedan estas manos manchadas de sangre...
y también aceptar nuestra muerte. Nada mas"

.Haruka Tenoh

Avatar de Usuario
Darktaty666
Mensajes: 898
Registrado: Mar 04 Dic 2007 15:44
Sexo: Femenino
Ubicación: N aLgN sItIo Crca DL DeFectuoso .MeXiCo ciTy
Contactar:

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por Darktaty666 » Vie 23 Jul 2010 23:13

wow buen fic continua prontoooo!!!!

XD

no me mates con la duda XD

MIRA MIS OJOS SON COMO LOS TUYOS...
TU SABES LO QUE ERES...
¿VICTIMA O VERDUGO?

"He visto los ojos de la muerte
la he visto en mis ojos"
¡YO SOY LA MUERTE!

ŦЯДҒїҜ Ş£ФИҜД

Avatar de Usuario
VolKát
Mensajes: 331
Registrado: Sab 05 Jun 2010 12:19
Sexo: Femenino

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por VolKát » Vie 23 Jul 2010 23:14

ahhhg no he visto ese anime... girl_cry2 y me lo han recomendado...ke raro...Ivanoeh?? ok ya caigo ke estoy escribiendo un comentario aká!!!
bn, px confieso que soy medio petarda para leer tanto texto...pero al final con la aparición de Julia y la propuesta me kedé de...y ké sigue??? scratch_one-s_head así ke .good. :arrow:
Felicidad... eso es lo ke tu me das... Felicidad!!! c/mañana al despertar...

Avatar de Usuario
lobovolkov
Mensajes: 218
Registrado: Mar 13 Abr 2010 23:19
Sexo: Femenino
Ubicación: Alemania.
Contactar:

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por lobovolkov » Sab 24 Jul 2010 02:21

Bueno he aquiii la segunda entreeega espero guste y nos chat prontooooo! l@s quierooo muchoooooo!

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Dejaron a la joven chiquilla confundida en la esplendida biblioteca, sus ojos azules escudriñaron con cuidado la espalda de sus visitantes mientras caminaban y platicaban en silencio, sus pensamientos se interrumpieron al escuchar el silencioso vibrar de unas alas de un ave fuera, lentamente regresó a sus libros, más tarde tendría que entrenar con su nueva y hermosa espada, obsequio del experto armero de la orden le hiso al ver su destreza con las armas y los arcos, era una chiquilla y apenas tendría tiempo de pensar en esa extraña visita en su ocupada y noble vida de monasterio. Los hombres se despidieron y sabían en el fondo que esa tierna chiquilla era una luz en las sombras, miraron el hermoso lugar y se despidieron del Abad, teniendo entre sí el acuerdo de convertir a Julia sin apellido en Sir Julia Verisiusky de Azor, noble y heredera de Azor casa de los Verisiusky nobles de descendencia vikinga y de gran fama, los mejores arqueros del reino y bien sabido odiados por el rey, Julia sería de ahora en adelante su heredera y protegida. El camino de regreso de los jinetes les dejo claro que el invierno ya sucumbía a enternecedor y primaveral sol de esas peculiares tierras.

8 años más tarde, el invierno azotaba el norte del ensangrentado reino, Lena Katina miraba su cama endoselada e inmensa con aburrimiento, sus preciosos ojos habían llorado, pero ahora solo meditaba y se aburría, deseaba con ansias estar lejos, donde las atrocidades del rey que según sabía era su padre, no la atormentara. Ese día había mutilado a una población entera y luego con desprecio y una increíble capacidad de cinismo, anunció su boda con la impía e infiel Azucena quien esperaba un hijo suyo, Lena miró otra vez la ventana en donde la nieve cubría lentamente el marco de gruesa madera, blanca como las nubes, sabía lo que eso significaba, que su seguridad como neo princesa y como heredera estaba terriblemente en peligro. No sabía como había sobrevivido todo ese tiempo, a sus 19 años, nadie había intentado matarla, pero sabía también que aquello no había sucedido por la fuerte y terrible inseguridad que su padre sufriría si ella moría sin tener otro primogénito moldeable que hiciera lo que él quisiera, la doncella de larga cabellera roja, herencia de su hermosa madre, que había muerto en proceso de parto, era una Reina heredera de la casa de Aztör linaje de los poderosos dioses nórdicos y en su sangre corría indiscutiblemente el noble sentido de aventura y serenidad como lo había sido su propia madre, una genial Neo reina admirada por su fuerza y nobleza, ahora era solo un recuerdo que su padre acababa de arruinar despojándola de todo poder al recluirla en un convento, aún así el regreso de su persona al castillo no era en sí especial, su padre la quería vigilar, sabía del inmenso talento de la muchacha y no dejaría que ella despertara ningún animo. Lena se levantó de la butaca y admiró por la ventana el paisaje montañoso y deseó con todas sus fuerzas poder enfrentar a su padre y poder recuperar lo que por derecho era suyo, la delicada silueta de la doncella volvió a su butaque y medito su siguiente proceder, el hijo o hija del rey no serían una herramienta más para el dolor de su gente. Por su parte el tirano Rey miraba la nieve caer desde su sala de reuniones mirando con desprecio a los caballeros de su avasallado, camino de un lado a otro y luego con brusquedad se volteo y con ironía sacudió sus manos.
- No tiene apellido y lo que hiso en la guerra era su deber al ser esclava de mi reino – dijo con aprensión al noble varón que vestía de azul en la entrevista, dejando ver unos fornidos hombros, el elegante caballero que tenía en su cinto una larga y fina espada que a diferencia de la del rey pequeña y tosca brillaba con el fuego de la chimenea, movió con soltura su cuerpo hacia el rey.
- Me señor – dijo él con respeto – Sí tiene apellido, es mi heredera y una caballero de armas en mi casa, por ello, por su valor en todas esas batallas, le pido a su grandeza, arme caballero del Rey a mi hija Julia Verisiusky, Sir de la Casa de Azor. – dijo él bajando su cabeza en señal de respeto – casa que será siempre noble y protectora de su señora majestad Lena Katina y su persona. – El rey lo miró con desprecio y no oculto su molestia.
- Es una esclava de todas maneras – dijo tomando más vino. – Además mi hija y mi esposa no tendremos tiempo para armar caballero a esa joven, ya que mañana será la fiesta de mi compromiso y luego viajaré por el reino para determinar el estado de mis tierras. – la verdad que no determinaba nada, solo llenaba de sangre sus estados, el Duque miró al rey con seriedad.
- Entonces, su majestad, Lena como neo princesa puede armar a Julia mi hija adoptiva…claro si usted no se opone, ya que ella es mayor de edad y la antigua ley así lo determina. – el rey miró con desagrado a los otros varones en la sala majestuosa de juntas.
- No, no creo que sea problema – dijo luego de mirar el fuego – si quieres que esa esclava sea reconocida como tu hija y heredera es tu problema, así que si Lena quiere armarla caballero que lo haga, pero tendrás que saber inútil, que sé que tramas – dijo con desprecio – muy bien sé que esa tal caballero es muy fuerte y noble, pero jamás se le acercará a Lena si no es como una simple vasalla y esclava, ya que los caballeros que ella arma, no tienen derecho a pretenderla en matrimonio – dijo con desprecio y una mezcla de arrogancia en la voz del rey – Solo los herederos de Pendragón pueden casarse con ella, pero lastimosamente se extinguieron – añadió con un brillo de odio en la mirada. Antón sonrió con calma al rey.
- Mi lord, nunca pretendí eso, solo quería que mi hija a la cual amo, sea reconocida con mi apellido y mi emblema, tal como es debido. – dijo haciendo una reverencia al rey. Los demás hombres reunidos no vieron objeción alguna y la novia del rey, Azucena marquesa de los misteriosos bosques de Glotan tierra de los oscuros antiguos enemigos del Emperador de Pendragón Oleg Volkov, solo miró con odio al hombre que salió del castillo para buscar su caballo y a su hombres. La junta poco a poco se fue despidiendo del rey, que quedó solo con su pronta mujer. Una hermosa mujer mucho más joven que él, que había logrado una alianza de sangre con este, para que los furiosos vasallos de ella fueran caballeros sangrientos de ambos reinos. Él la miro comprendiendo que ella no estaba muy de acuerdo con que esa joven fuera armada caballero por Lena, la preciosa princesa a la cual odiaba. Eso demostraría que la doncella de cabellos de fuego tenía aún mucho más poder que ella y que a pesar de ser la futura esposa del Rey no podía nunca quitarle ese derecho a Lena ni jamás tendría un ejército solo para ella.
- No debiste aceptar – dijo con su voz queda. – Ella no debe mostrarse, el reino la ama y no debes deja que ella influya en decisiones que solo tú puedes tomar.
- No puedo mujer – dijo este con inteligencia – si la ahogo de repente el grupo de idiotas que pertenece a la casa de Aztor removerán al reino entero para ponerlos en mi contra – miró con desgana el fuego que crepitaba en la chimenea calentando el frío ambiente del lugar – ya sabes que es mejor que no, esperaremos que nazca mi hijo, Lena dejara de ser un problema. – la mujer sonrió con desprecio al igual que él.
- Eso es verdad.
- Bien – dijo él tomando aún más vino. – quiero que ella venga. ¡Piort! – gritó en comando el hombre alto que acariciaba a su novia, un chico nervioso apareció casi por arte de magia junto al cruel hombre – ve y dile a la princesa que quiero verla – dijo él, el muchacho asintió y corrió al cuarto de Lena. La muchacha apareció ante su padre, la hermosa dama se parecía mucho a su madre, de tez blanca y de una extraña belleza, sus ojos grises miraban con sumisión el suelo, pero bien que su espirito inteligente y altanero miraban con odio a su padre…pero no debía arriesgarse más que este tenía embarazada a la bruja de Azucena, debía ser inteligente.
- Mande padre mío, ¿Querías verme? – dijo la dulce voz de Lena.
- Sí – dijo este con brusquedad – Quiero que sepas que en tres días armaras al primer caballero del Rey, es una esclava que tiene por nombre impuro Julia, pero que el idiota de Antón varón del mar del sur ha dado su apellido, por ello la armarás caballero – dijo él con impaciencia, Lena lo miró a los ojos luego de escucharlo sin poder ocultar su sorpresa, pero luego de verlos mirándola como si fuera una horrible mancha por unos segundos bajo la mirada otra vez al suelo.
- Como mande padre – dijo ella.
- Bien – dijo él – ahora vete, tengo asuntos que discutir con tu madre. – el corazón de Lena latió furioso, esa bruja y acecina no era su madre, pero se guardo la rabia y asintió sin decir nada. Lentamente retrocedió se inclino y desapareció por el pasillo hacia su habitación, bajo la curiosa mirada de Azucena.
- Ella me odia – dijo con sarcasmo. – Pues déjame decirte Sergey, yo también la odio – dijo con descaro, Sergey no dijo nada pero sus ojos dieron la razón a la bruja.

Ya en su habitación, la inteligente neo princesa meditó la decisión de su padre, dejarla armar caballero a Sir Verisiusky, de la cual solo sabía que era muy noble a pesar de su extraño pasado y la notable admiración por todo el reino por su agilidad con la espada y el arco, pero nunca la había visto. Miró de reojo su espejo y con cuidado acomodo sus mechones suaves mientras llegaba a la conclusión correcta su padre no quería que nadie la pretendiera ni por honor ni por linaje. En la cena no dijo una sola palabra mientras que su padre se emborrachaba con sus nobles que igual que él, odiaban a Lena, solo que por temor al ejército que ella comandaba como las leyes le daban derecho no era del todo débil, sabían que debían actuar con cuidado. La joven se despidió y luego de esperar la media noche bajó con sumo cuidado a la biblioteca en donde aún permanecían los pesados volúmenes de las leyes del antiguo reinado de Pendragón. Los ojos grises de Lena leyeron con avidez las normas a las que estaba sujeto el nombramiento de un caballero del rey, miró con aprensión las delicadas caligrafías de estos y con recelo descubrió que ella por ser heredera de la casa de Aztör, legendaria casa de su madre solo podría ser pretendida por los de Pendragón divinos señores de la corte de los Volkov, los cuales cuando era una bebé habían perecido en la guerra civil y traidora que la casa de su padre había ejecutado, luego leyó con desanimo que un caballero ordenado por ella no podía pretenderla a menos que este demostrara que daría la vida por ella, cosa que era casi ilógico, ya que si este moría nunca llegaría a desposarla. “Ni siquiera la conozco y pienso en eso como posible pretendiente” pensó la chica…pero su mente sabía que debía buscar la manera en no entrar nuevamente en una guerra en contra de su padre con su ejército, que fieles a ella daría sin dudarlo batalla, pero el poder del Rey era tal que eso no era viable y Lena con sinceridad no quería levantar la espada de su madre en contra de su padre, de solo pensarlo le daban nauseas, pero el tiempo apremiaba a la doncella, ya era época de que ella se casara y si el rey se le antojaba como bien sabía Lena podría darla en matrimonio a alguno de sus asquerosos y lascivos primos, que por derecho paternal podrían ser las opciones que su desquiciado padre le daría a Lena para sacarla de la casa de Aztör a conveniencia de él y de la bruja de Azucena, madre del bebé que él quería como heredero para no perder poder ante Lena y así no tener que matarla, pero sí sacarla del camino. La mujer serró frustrada sus libros y regresó pensativa a su dormitorio…sabía que nunca se entregaría a un primo de su padre, primero moriría en guerra contra Sergey antes de pasar por algo así.

Esa mañana Julia cabalgaba en compañía de una de sus hermanas, la pequeña Milena que con testarudez había convencido a la hermosa pelinegra a enseñarle a cazar. La nieve se tragaba los pasos de sus caballos, mientras la preciosa pelinegra protegida por una pechera reluciente de acero miraba a su hermanita luchar con el ciervo muerto sobre su caballo, la rubia chiquilla miraba molesta a Julia que más que acostumbrada a esas cabalgatas, no parecía ni cansada ni molesta. Solo tenía un mes de haber regresado del frente de guerra, tenía una expresión seria en sus ojos y una muñeca de acero la cual era testigo de su habilidad con su espada, una hermosa espada plateada que colgaba de su delgada pero fuerte cintura. Milena se sintió muy protegida Julia era una buena hermana, de pocas palabras pero muy amable así que se trago los insultos y siguió caminando hacia su castillo. El bosque era espeso y blanco, había un frió estremecedor, los labios de Milena sentían el doro azote del viento resecándolos al punto del dolor y el sangrado, pero valiente siguió su camino. Julia aún recordaba lo que en la cena su protector le había dicho y como feliz le hacia ver que era o que pronto el rey la reconocería como su hija…desde niña Julia se había preguntado que sería tener a un padre, y la respuesta le cayó de golpe en el monasterio cuando Antón muy orgulloso y con aires de solemnidad le anunció la bienvenida a su casa, con él estaban su hermosa esposa y sus tres hijas, todas pequeñas al igual que ella, pero no salió del monasterio, su Abad la preparó muy bien en ciencias y en política como una noble de su edad, ella obediente a la voluntad de su nuevo padre lo hiso todo bien, e incluso la armadura que la acompañaba a sus batallas era según Antón, la hechura de los mismos seres místicos del bosque, los antiguos elfos que hacían piezas magnificas de un misterioso metal tan duro y liviano que protegía a los de Pendragón y Aztor. Su espada tenía paganos signos en su reluciente empuñadura y según la leyenda ella era la única en poder controlarla ya que había sido diseñada solo para ella. Los ojos azules de la chica miraron con avidez su arma, no sabía si la realidad era mezclada con leyendas, pero su padre adoptivo le aseguraba que en el reinado de Oleg Volkova emperador de de los siete ríenos del Norte, todas esas cosas eran armonía. Julia sacudió su melena sedosa y negra, el nombre de Oleg le daba una sensación extraña de anhelo, algo que nunca se supo explicar. El duro y frío camino se hiso más difícil por unos segundos, mientras la callada Julia miraba a Milena indecisa, habían llegado a un claro que se dividía en dos. La chica pequeña sabía que no era buena idea haber convencido a Julia en ser guiada por ella, pero era demasiado testaruda y Julia muy amable para obligarla a escucharla.
- Querida hermana, creo que me he perdido. – dijo por fin la cansada chiquilla.
- Me lo puedo suponer – dijo con una sonrisa la joven. Milena se sonrojo apenada.
- Lamento no haber escuchado vuestra opinión – dijo ella con tristeza.
- No pasa nada pequeña mía – dijo Julia. – estamos en tierras del Rey, este camino nos lleva a casa, pero es largo y me temo que si algún guardia del rey nos ve, creerá que hemos robado un ciervo del rey.
- Eso no es bueno – dijo preocupada la muchacha mirando a su hermana.
- Bueno…no creo que sea de tanto problema, pero he de admitir que no eres buena en ubicarte.
- No creo que eso sea de ayuda – dijo la otra sintiendo mucha culpa. Julia sonrió.
- Deja de preocuparte, no pasa nada, vamos, los guardias del rey no transitan en este invierno, les da mucho miedo los espíritus del bosque.
- Ellos no existen – dijo la chica mirando a Julia.
- ¿Los espíritus?
- Sí, esos…no existen. – Julia miro un rato a su hermanita.
- No…sería mentirte si te digo querida hermanita que he visto alguno…pero siento que tal vez si existan.
- ¿Eso crees? – dijo asombrada la chica – Esas son tonterías de la época de Pendragón – dijo divertida. Julia puso su semblante muy serio. - ¿Qué ocurre Jul? ¿Te he ofendido?
- No…no, es solo que...bueno, Pendragón se dice que desciende de los Dragones y del frío valor de los lobos…como lo fue el emperador Oleg…
- Bueno, eso dicen de Lena, pero creo que es una simple chica como tú y como yo. – dijo la chica mirando hacia los árboles.
- Dicen que la magia desapareció al ser ellos asesinados – siguió Julia como para sí misma comenzando a cabalgar, Milena la vio extrañada, los ojos de Julia se tornaban de vez en cuando muy oscuros pero nunca tan oscuros como en ese momento.
- Si eso fuera cierto, Lena sería una doncella domadora de Dragones como lo era su abuelo de parte de madre, quien según cuanta la leyenda era descendiente directo de Thor, pero es el día de hoy y mi lady no ha ni siquiera amansado a una lagartija. – Julia miro de reojo a su hermana y sonrió por el chiste.
- Ya lo he dicho hermanita, no te dije que existieran, solo que tal vez si existan – dijo Julia con tranquilidad mientras cabalgaba delante de su hermana, Milena sonrió, le encantaba platicar con Julia cuando rompía sus silencios monacales, ya que acostumbrada a esa vida era misteriosa pero muy tierna, pero era inexplicable que tuviera fantasías tan propias de una chica de su edad, sobre dragones y seres mitológicos de Pendragón la casa desaparecida más amada de la época.

Cuando el tercer día llegó, la Joven Lena se miró un poco asustada al espejo, ese día armaría por primera vez a un noble como caballero y su padre anunciaría el principio del fin, su matrimonio con la extraña Azucena y el heredero que pondría en evidencia sus roces de nobleza contra su padre. El inmenso salón de fiestas majestuosamente decorado con los estandartes del linaje verde de Sergey, adornaban la sala en compañía de los estandartes rojos de su mujer, los invitados ya estaban todos ahí, Julia miraba un poco nerviosa el inmenso castillo en donde solo una vez había estado, ese día no lo olvidaría Sergey había decapitado a varios desertores de su ejército sin importarle nada ni sus suplicas y luego con desagrado le había aceptado en sus filas amenazando a la chica de 15 años que si ella se atrevía a alejarse de sus filas el mismo destino le esperaría. La noche caía pesadamente sobre el misterioso castillo de Lena, el viento soplaba con fuerza los ventanales que protegían a la gente de su fiereza y su congelante golpeteo, las hermosas mesas adornadas con frutas y carnes eran ya ocupadas por toda la corte del rey y este con su impecable traje azul apareció llevando la impresionante corona de oro puro en su cabeza ya con cabellos grises, pero el hombre aún apuesto tomaba la mano de una hermosa doncella que bien podía ser su hija y se sentó en su trono, cuando el chambelán anunciaba su presencia. Luego de lo que a la joven morena le pareció una eternidad el hombre regordete que era el chambelán anunció a la princesa.
- Damas y caballeros, su atención por favor – dijo con voz atronadora – la doncella hija del Señor de los siete Reinos, Emperador de los mares de plata, la Neo Princesa, la joven Elena Katina Emperatriz de la tierra del Sol naciente en sus contornos y esplendores – Toda la corte miró las esplendidas escaleras y la preciosa mujer hiso su noble aparición llevando un reluciente vestido blanco de escote, bordado en oro y plata haciendo resaltar su hermosura y su reluciente cabello rojo, de su cintura colgaba la preciosa espada otrora de su madre, que misteriosamente su metal siempre estaba tibio al tacto, eso nunca asustó a Lena, más bien le llenaba de seguridad, la multitud hiso una reverencia justa y mejor que la que habían hecho al rey, era la viva imagen de la Neo Reyna y emperatriz Larissa doncella ya hace mucho fallecida, la muchacha bajo despacio las escaleras donde era admirada por la multitud y desde donde Azucena quería matarle por ser tan bella. Desde donde se encontraba Julia le hiso falta el aire, sus ojos no habían visto tal belleza ante sí, estaba lejos de ella pero el calor que atravesó su corazón era tan fuerte que sintió que se mareaba y comenzaba a sudar, Elena Katina era la doncella más bella que jamás había visto en sus 18 años. - ¡Saluden a la Princesa! – dijo el chambelán de golpe, todos saludaron a Lena esta asintió con la cabeza y se sentó al lado izquierdo de Sergey que la miraba serio, Lena sabía que la atención que ella atraía molestaba demasiado a su vengativo padre. El Chambelán continuó con su grave voz, - ¡Sabed! ¡Nobles y doncellas de los 7 Reinos! ¡Hoy nuestra joven princesa armará caballero a la hija de Sir Antón Verisiusky noble Duque del mar azul! ¡Gracias al altísimo consentimiento del Emperador Sergey Katina! – Julia miró seria a Lena desde donde estaba, sabía que ella no la podía ver, pero notó que estaba nerviosa, al igual que ella misma, con solo saber que estaría a unos pasos de ella sintió que era mejor regresar a la batalla antes que mirar con torpeza a semejante diosa. - ¡Por ello! ¡Saluden y conozcan a Julia Verisiusky, doncella y Caballero del Ducado de los varones de Verisiusky, pertenecientes a la noble casa de Aztor! – Julia sintió como su hermana mayor la empujaba para que caminara, Julia recobró el sentido y camino despacio por la alfombra de terciopelo rojo, con sus relucientes botas y con su traje de caballero con los colores rojo vino de la casa de los de Aztor, que cubrían su pecho endurecido por las batallas, llevaba la espada misteriosa que su padre Antón le había dado en su brillante cinto y con serenidad se acercó a los reyes y a Lena. El rey pareció repentinamente nervioso y no dejó de ver la espada de Julia mientras que Lena parecía a punto de llorar se puso roja y Julia no sabía por qué.

Lena miró sorprendida a esa pequeña mujer que caminaba hacia ellos, delgada con una altura promedio, ese traje rojo oscuro le hacía verse misteriosamente bella, esa reluciente armadura de pecho con ese majestuoso León de la casa de Aztor relucía muy digno de su postura, sabía que ella no tenía un pasado aparente, más que el de una desconocida bebé que fue criada en un monasterio y amada luego por el noble que la había cuidado como su hija, pero Julia Verisiusky tenia un misterioso porte de caballero demasiado natural e incluso de Emperatriz, y cuando pudo verla de cerca, su corazón dio un vuelco tan violento que la sangre se acumuló en su rostro, era la mujer más hermosa que había visto jamás, esos hermosos y grandes ojos azules era de un dulce mirar que la dejo muda por unos momentos, Lena pudo sentir como la espada de su madre, vibraba con un extraño y silencioso hormigueo solo perceptible por ella. Las manos comenzaron a sudarle y el súbito movimiento de Julia al arrodillarse ante ella le hiso recordar porque esa preciosa caballero estaba frente a ella. Lena recordaba de memoria el pasaje que debía decir para armarla caballero del rey y que en su opinión siempre le había parecido muy tonto e irreal pero al reparar la misteriosa belleza que estaba de rodillas ante ella lo ilógico de su pasaje le parecía lo más cuerdo. Mientras Julia temblaba no por miedo, sino que se había dado cuenta de algo extraño y si para cualquiera que lo hubiera vivido hubiera gritado, pero ella solo se limitó a sentir como su espada vibraba en su cinto con un suave susurro en su costado izquierdo, en silencio pudo apreciar lo bella que era la doncella y en su corazón azotó un sentimiento tan dulce que casi le dolía, Lena Katina era la mujer de sus sueños. Serró los ojos para tratar de calmarse, pero la melodiosa voz de Lena le hiso abrirlos de golpe.
- “Hermosa caballero, te has presentado ante mí” – comenzó a recitar Lena las antiguas palabras de la ley de Pendragón que había estudiado, no lo haría como solía hacer su padre olvidando sus costumbres y sencillamente rugiendo algunas tonterías, ella no, citaría las antiguas palabras de Pendragón. Antón sonrió satisfecho a su mujer y a sus amigos, pues en el fondo eso era muy buena señal. – “Agraciada de tu valentía y revestida de honores, yo, doncella heredera de la sabiduría de Pendragón, noble casa de caballeros de Rey, señor y soberano del mar de Plata, Dragón Lobo de estos parajes, te concedo ante el poder de Thor, Dios de los Dioses y señor de mi casa Aztör que reviste sobre ti su semblante porte, la sabiduría y el derecho de ser caballero del Rey de Pendragón y que su magia y espíritu estén siempre en ti” por ello – la chica tomó su espada y con solemnidad toco suavemente el hombro derecho de Julia quien sintió el tibio tacto de la hoja y con ese simple tacto algo enorme sintió nacer dentro de ella – Te nombro Sir Julia Verisiusky, Duquesa y Marques del mar Azul – toco su hombro izquierdo con suavidad – y Heredera de los Caballeros de Rey de Pendragón. Ahora levántate Sir Julia. – toda la sala se había sumido como en un hechizo, Azucena sintió un frio recorrerle la espalda y miró al Rey que miraba furioso a Lena, pero no podía aparentemente hacer nada, el ambiente cambió y eso era casi tangible, el viento se detuvo casi de repente, Julia se puso en pie y beso suavemente la mano de Lena, que sintió una energía inexplicable recorrerla desde el tacto de esos labios tan tiernos hasta lo más hondo en su corazón, había fuego en esos ojos azules que la miraron por unos pocos segundos, a lo lejos se escuchó como una manada de lobos saludaba a la luna.

El chambelán se aclaró la garganta y pidió recibieran a la nueva caballero, una ovación de júbilo se escucho por el recinto, Julia se inclino respetuosamente ante Lena y con timidez regreso ante su padre, quien la abrazó al igual que todas sus hijas y esta con una sonrisa muy tímida miró nuevamente a la princesa que aún la miraba extrañada y algo sonrojada, Julia le sonrió y ella le devolvió el furtivo gesto. Poco después el rey se hiso notar y con voz de trueno hiso callar a la gente, Lena lo miraba desde su trono sin decir nada, sabía que con lo furioso que estaba seguro diría de golpe lo de su heredero.
- Ya basta de ruidos – dijo mirando con odio a Lena – No tenías derecho a usar las leyes de una casa que ya no existe ni mucho menos mofarte de mí – dijo furioso – yo deje prohibido el uso de esas palabras por ser paganas e irreales, pero como nunca obedeces ¡Me has decepcionado! – rugió molesto. Muchos caballeros miraron a Lena extrañados, la chica miró con suavidad a su padre y con disimulo empuñó su espada pero ella no habló.
- Nadie puede revocar la ley de Pendragón que es la que usas para llamarte rey – dijo la voz fuerte de un caballero alto desde un rincón. – Por eso Lena ha hecho lo correcto – dijo defendiendo a la doncella. Antón miró al rey enfurecerse aún más.
- Es verdad mi rey – dijo tranquilo para suavizar las cosas – ya lo hecho, hecho está mi señor, no se moleste con la adorable doncella, ella solo recordó el pasaje de una antigua ley…no la culpe por ser tan culta – dijo el hombre con suavidad, Sergey lo fulminó con la mirada pero no dijo nada por unos instantes, sabía que la simpatía que Lena gozaba era abrumante así que mejor dio su golpe de gracia.
- Está bien – dijo al fin mirando a la furiosa y silenciosa Azucena. – hay cosas mejores de las cuales hablar, mi novia será mi Reina a fines de este mes, ya que ella me dará un hijo – dijo con orgullo sin importarle Lena ni nadie. Julia se quedo mirando a Azucena quien la miraba triunfante desde su lugar, lucía un extraño vestido rojizo y su semblante de arpía le pareció más que evidente a ella y a media corte, Antón se inclinó con respeto ante el Rey y sin crear mucho revuelo felicitó al rey, pero sabiendo que la verdadera heredera sufría peligro. El comienzo del fin estaba ante sus ojos.
Liebe ist nicht für mich....el amor no es para mi.

Avatar de Usuario
volchis3
Mensajes: 2103
Registrado: Lun 23 Jun 2008 23:18
Sexo: Femenino
Contactar:

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por volchis3 » Sab 24 Jul 2010 03:31

o.o molaaa kiero contiiii
Me preguntaron q hay detrás de esa sonrisa.. baje mi mirada x un segundo aguantándome la risa. Detrás de esa sonrisa…comente al encarar sus ojos… solo hay lo q kieres ver, pero te puedo jurar q no es exactamente lo q estas pensando… Idole inattendu

Avatar de Usuario
ivyharrison
Mensajes: 312
Registrado: Sab 13 Mar 2010 19:02
Sexo: Femenino
Ubicación: Locked in my head

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por ivyharrison » Sab 24 Jul 2010 15:13

necesito conti!!!!!!!!!
Recuerda el pasado, vive el presente y no temas al futuro x q no existe ni existira jamas, solo existe el ahora
[/size]
And so the lion fell in love with the lamb
What a stupid lamb
What a sick, masochistic lion
[/size]

Avatar de Usuario
Lenoskha_pys
Mensajes: 35
Registrado: Mar 29 Jun 2010 17:23
Sexo: Femenino

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por Lenoskha_pys » Sab 24 Jul 2010 16:29

Esta muy buena SIGUELA....
L.K ¿Habrá alguien mas perfecta que TU?
Por muy negro que veas el cielo, las estrellas siempre están encima...
sólo hay que saber dónde mirarlas

SI AMAR ASI ES PECADO,PEQUÉ...Y NO ME IMPORTA HACERME AMIGA DEL DIABLO

Avatar de Usuario
Zobredoziz
Mensajes: 289
Registrado: Lun 07 Jul 2008 18:22
Sexo: Femenino

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por Zobredoziz » Sab 24 Jul 2010 20:05

wow estupendo me he kedado prendida de este fic...continualo y la manera que tienes de escribir y narrar las cosas es sumamente impresionante, felicitaciones y vas muy bien con el fic.
♀ LA CIUDAD DE LAS SOMBRAS... ES EL PARAISO DE LOS LOCOS ♀

Avatar de Usuario
bisha
Mensajes: 124
Registrado: Jue 15 Jul 2010 15:24
Sexo: Femenino
Ubicación: santiago, chile

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por bisha » Sab 24 Jul 2010 23:24

wow¡¡¡¡ no dejas de impresionar icon_e_surprised
fabuloso espero contiiiiii

Avatar de Usuario
Ile!
Mensajes: 667
Registrado: Sab 22 Ago 2009 22:09
Sexo: Femenino
Ubicación: Campeche, Mexico

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por Ile! » Dom 25 Jul 2010 00:34

.shok. .shok. .shok. .oks. .oks. .shout. .shout. yo doy la vida por la emperatriz lena .queen. :D continuaaaa esta magnifico! me encantan las historias de otra epoca :mrgreen:

Avatar de Usuario
lobovolkov
Mensajes: 218
Registrado: Mar 13 Abr 2010 23:19
Sexo: Femenino
Ubicación: Alemania.
Contactar:

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por lobovolkov » Dom 25 Jul 2010 01:11

Hola!! muchas gracias chicas lindas por sus comentarios give_heart2 give_rose ! he aqui conti! espero les guste, besos! Me encantan y me llenan de ganas de seguir posteandooo! Besotes! give_rose .hi. girl_wink

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La época de verano dio paso a los coloridos bosques, llenos de bonitas hojas verdes, dando un aire mágico al montañoso paisaje. Durante esos meses de tranquilidad aparente se decía que el rey ya había citado concilios en esos días para nombrar heredero a su hijo no nacido. El sol brillaba suavemente sobre el pasto del ducado de Verisiusky, mientras escuchaban las nuevas que tría el fraile viajero que atendieron esa mañana antes de que partiera en busca de Dios. Antón sabía que la princesa era muy inteligente y se había mudado a una residencia muy segura al este de la provincia dorada, que era el centro del antiguo imperio, llevando consigo a su espléndido ejército de casi 50 mil soldados todos fieles al igual que los varones que la ayudaban a comandarlo. Tomo un poco más de té, mientras recordaba aún con un sentimiento de incertidumbre la boda del rey, donde este déspota había obligado a Lena a anunciar que se casaría con un primo hermano del Rey, Antón suponía que esto era un maestro movimiento para obligar a Lena a huir, ya que el primo Kristovanov Chavín era un sucio y arrogante libidinoso que bien podía ser el abuelo de a muchacha, pero esta muy serenamente había puesto a salvo su virginal integridad al mudarse sin llamar la atención. Antón acomodó con elegancia su cabello mientras veía su humeante tasa de té, luego miró al sequito de soldados que acompañaban a Julia, venían con los estandartes de su casa y la joven venía al centro de este pequeño grupo, que bajaban con elegancia por los parajes de su castillo. Julia por orden del rey había sido enviada lejos a corroborar rumores de bestias que devoraban el ganado cerca del famoso Mar de Plata. El hombre sintió un extraño vacio al mandar a la muchacha, ya que esas bestias nadie las había visto, y los animales solo aparecía muertos y completamente destazados una barbarie que Antón sospecho un poco molesto que era una forma de mandar a matar a la chica lejos de su hogar, así que respiró aliviado al verla llegar con sus hombres, aunque mucho menos de los que habían salido.
- Padre – saludo ella bajando de su brioso caballo, Antón la abrazo en cuanto esta bajo, su madre llegó también muy feliz en compañía de sus hijas a darle la calurosa bienvenida de la chica – he regresado y traigo increíbles noticias, del Mar de Plata – dijo ella mirando con un extraño brío en sus ojos, Antón la miró y sus hermanas y madre también extrañados, la chica se veía cansada, triste y a la vez excitada – Sí, es la verdad padre – dijo apesarada – son terribles noticias e increíbles – continuó mirando a sus hombres – ellos son testigos que lo que te diré es verdad, somos sobrevivientes de terribles acontecimientos – dijo dejando helada a su familia – las bestias, eran…aquellas que solo atacan de noche iluminando su paso con su aliento de fuego, ¡Eran dragones! – dijo cayendo de rodillas ante su padre, Antón se quedo de piedra, su mujer ahogo un grito de terror y sus hermanas tenían una expresión de terror aún más admirable que la de los caballeros que estaban con Julia, la mayor de estas musitó un “no puede ser” y miró a su padre a los ojos, este ayudo a Julia a ponerse en pie, estaba débil y sangro por la nariz un poco, los demás soldados fueron interrogados y con valentía describieron como Julia la tercera noche de vigilia en una de las bahías del Mar pudo notar a las bestias sobrevolando el mar y como estas devoraban a las vacas, siervos y ovejas de ese ducado del rey así como esta con una valentía sorprendente los sacó de esa muerte segura cuando los terribles dragones les dieron persecución y como de la nada una manada de lobos aulló y los voladores atacantes desaparecieron en el bosque.

Julia pasó en cama una semana con fiebre, no recobró el sentido todo ese tiempo y la noticia de que los dragones habían atacado en el Mar de Plata sacudió al reino. Sergey miraba a su mujer con una expresión de furia, aquello de que bestias místicas aparecieran de la nada no podía ser, Oleg Volkova las tenía en su escudo de armas solo para mofarse de su aguerrido origen y la fama de la caballero tan valiente por haber salvado a la gran parte de su compañía le ponía la piel de gallina, ella tenía estar muerta no teniendo una fama en crecimiento.
- ¿Cómo paso eso? ¿Dragones? – chillo furioso a su general – La orden era que atacaran su compañía y la mataran, ella tiene la espada de Oleg ¡Que demonios hace esa esclava con la espada de Oleg! ¿Cómo la obtuvo? – dijo furioso amenazando con su puñal al general que sudaba aterrado.
- Esa espada se había perdido – dijo él – alguno de la orden de Aztor la guardó… y la entregó luego a esa muchacha señor, no cabe duda que alguien sobrevivió al ataque esa noche…
- ¡Claro que no cabe duda! – dijo Sergey furioso, Azucena lo miró sin decir nada - ¿Quién es esa chica he? ¿Quién?
- No lo sé señor – dijo aún más asustado el hombre gordo fiel vasallo de Sergey, débil como nadie pero cruel cuando tenía a alguien lo suficiente acecino a sus órdenes.
- ¡Mujer! – gritó hacia Azucena – ¡Quiero que uses tus poderes y me digas quien es esa! ¿Cuál es el destino de esa caballero? – le dijo, Azucena sonrió, ya se había tardado mucho en preguntar y en silencio acarició su abultado vientre y trajo consigo unas piedras negras, las cuales lanzó conjurando antiguas palabras de magia negra, las piedras vibraron y rodaron por el tapete rojo dibujando un triangulo, ella frunció el ceño.
- Es alguien grande amado mío – dijo incomoda – si no la matas, tu hija y ella te revocaran del poder y…la casa de Pendragón renacerá – la mujer sintió un escalofría al ver el siguiente movimiento, aun augurio de muerte para su hijo, miró furiosa a su marido pero le mintió – Debes matarla, sino la desgracia caerá en tu sangre.
- ¡Pendragón no puede renacer! – dijo él furioso - ¡Su legado ha muerto!
- Pero bien sabes que la espada de Oleg apareció – dijo ella sin perder el control y mirando con desprecio al general gordo que no dejaba de sudar – y bien puede aparecer un sobreviviente.
- Eso no es posible – dijo Sergey y miró a su general - ¡Juraste que nadie quedó vivo! – una fría punzada de dolor y miedo recorrió al hombre delante de Sergey.
- Y mantengo eso su majestad – dijo el hombre temblando – los tres hijos de Oleg y su Esposa Inessa murieron así como su hija de 16 años…yo los vi mi señor ¡lo juro! Desde entonces la magia dejó de existir, lo que corrobora mis palabras mi lord, sin Pendragón no más magia – dijo él un poco más confiado. Sergey lo miró y la ira se apoderó nuevamente de él dando un golpe atroz al rostro del tipo que callo de espaldas en medio de una hemorragia nasal.
- ¡4 Hijos! ¡4! – rugió furioso Sergey, después de tanto tiempo aquel descubrimiento le era tan abominable que la sangre hacía que le ardiera la cara - ¡Eran 5 hijos, hijo de tu mala suerte! ¡5 hijos! ¡Oleg tenía una hija de unos meses!
- ¡No lo sabía mi lord! – dijo el otro desde el suelo, mirando a terrado a Sergey y detrás de este a Azucena que se divertía con el espectáculo – ¡Juro que no lo sabía! ¡Esa noche no había ninguna bebé en el castillo mi señor! ¡Ni un rastro de esa bebé! – repentinamente Azucena lo comprendió, la sensación que le causaba Lena, era la misma que le causó esa esclava revestida de caballero hace ya meses. Recordó como Lena miraba soñadoramente a la muchacha, de una mirada noble y azul como la mirada de los lobos, sabía que la princesa había estado al pendiente de esta desde que la había armado caballero y luego como un rayo atravesaron las palabras de Lena “la sabiduría y el derecho de ser caballero del Rey de Pendragón y que su magia y espíritu estén siempre en ti” “que su magia y su espíritu estén siempre en ti” Azucena miró furiosa al Rey, Lena se había enamorado de esa caballero no solo por su belleza sino por el lazo de magia que ella ocultaba siendo una desconocida, la sobreviviente de Pendragón.
- Deja que se marche – dijo cansinamente Azucena, Sergey que se había perdido en sus propias conclusiones, miró a su esposa y asintió.
- Vete, luego me encargo de ti inútil – dijo pateando al hombre para que se marchara – Espera mis órdenes y espero que estas si las cumplas. – dijo mientras el hombre salió temblando y a su vez contento de seguir con vida.
- Espero que sepas que es lo que pasa. – dijo su orgullosa mujer sin dejar de ver a Sergey.
- ¿Qué es lo que piensas? – dijo él molesto.
- Tienes que matar a Lena. – dijo ella sin siquiera meditarlo. Sergey la miró furioso, no por amor a Lena, sino por lo que eso podría acarrearle a él ante el reino.
- ¿Qué te has vuelto loca? ¡Que no sabes que eso es una locura! ¡Ni lo pienses!
- Entonces deja que te hunda… - dijo ella en voz baja llena de odio.
- ¿Por qué crees eso? – dijo él molesto caminando de un lado a otro – si es lo que estoy pensando, Julia aún no sabe que es heredera del trono, ni se imagina quién es y si lo supiera ella o sus allegados ya habrían conseguido que ambas se juntaran, el maldito que la ayudó debe haber muerto y solo ha dejado sospechas…
- Y como se explicaran eso de los dragones, Lena abrió nuevamente el místico poder de los de Pendragón al armar caballero a su princesa, por eso la magia comienza a notarse ¿Qué no te das cuenta?
- Lo sé – dijo él tomando con brusquedad la mano de ella – Lo sé – dijo furioso – Estoy intentando idear un plan, para que Lena o la tal Julia Volkova nunca se enteren de su origen…
- Yo creo que tengo una idea – dijo ella con una diabólica sonrisa. – los seres oscuros de mi tierra pueden dar guerra en contra de ese ducado…nos dará tiempo para idear como matar o casar a Lena con tu primo antes de que Julia sepa algo de su noble estirpe.

Mientras tanto, en el valle de Cristal, el sequito de acompañantes de Lena avanzaban con prisa, la doncella cabello de fuego se había enterado que la joven Julia ya había regresado con unas noticias muy extrañas. El viento azotaba con delicadeza su rostro y a lo lejos divisó el hermoso castillo del ducado de Verisiusky, desde donde Antón extrañado miraba la llegada de los colores de la casa de Aztör, los cuales solo eran llevados actualmente por la princesa Lena, cosa que le lleno de júbilo, si Lena venía era porque esa misteriosa atención que profesaba Lena a su hija era porque había nacido algo entre ellas la primera vez que se vieron. Pero luego azuzó un poco nervioso su barba veteada de gris, mientras sus soldados tocaban las trompetas en señal de bienvenida a la princesa, acababa de recordar que Julia había bajado a darse un buen baño al río que cruzaba sus tierras y era muy común de ella subir toda mojada al castillo con sus ropas ajustadas y no tan espléndida como él quisiera y si era aún peor subía llena de lodo por estar peleando con sus hermanas en el agua y presumiendo un gran pez ante las narices de sus propios pescadores. Respiró hondo y con una gran sonrisa se inclinó con respeto ante Lena, la preciosa doncella que vestía marcialmente para montar con unas botas altas negras de cuero impecables un pantalón gris y una camisa de seda blanca y con su hermoso cabello rojo en una coleta traviesa, ella lo saludó con una sonrisa.
- Princesa mía – dijo él tomando con delicadeza la mano de ella – es un honor su visita – dijo cuando la duquesa salía muy contenta y para temor de Antón salía sola sin compañía de las chicas, eso era un claro indicio que estaban con Julia haciendo de las suyas en el río.
- El honor es mío – dijo ella inclinándose ante la esposa y el caballero – me he tomado la libertad de ver a uno de los más fieles vasallos de la antigua creencia y de esa forma visitar a su hija, Julia Verisiusky que ha traído extrañas noticias del Mar de Plata hace unas semanas – dijo ella educadamente, pero Antón pudo notar el brillo de sus ojos al hablar de Julia.
- Mi princesa – dijo Camila esposa de Antón – sea usted bienvenida, mi hija…bueno ella se encontraba un poco mal por ese viaje…
- ¿Qué tan mal? – preguntó preocupada Lena mientras sus escoltas y caballeros ordenaban a sus caballos en las caballerizas de Antón.
- Un poco de fiebre – dijo ella – pero ya está mucho mejor y por ello siendo tan aventurera, ha salido a darse un baño, no muy lejos. – Antón esperaba de buenas ganas de Lena dijera que regresaría otro día y no vería de esa forma a Julia semidesnuda dando saltos graciosos con sus hermanas, pero los labios de Lena le hicieron reír nerviosamente.
- Ok, no es problema, vengo desde mi castillo en la Provincia Dorada, no regresaré ahí ya que debo hacer un viaje, al que espero Julia me acompañe, claro si no es molestia para ustedes – dijo ella mirando a los señores con cortesía, claro que no les molestaba, pero eso de que viajaran juntas y sin un plan aparente hiso pensar a Antón que la casi monje de Julia podía convertirse en amante de la princesa, lo que no sería malo, pero sí terrible si el Rey se enteraba, aún no estaba claro cual era el origen de ella para dar un paso de ese tamaño. Lena al verlos pensativos reparó un poco su metedura de pata y suavizó sus palabras – será mi escolta real, ella es caballero del Rey y esta en sus obligación de ser mi escolta, además debo explicarles cual es el motivo de este viaje. – caminaron por la entrada del castillo en un intento de alejar a Lena de la posible llegada de una pelinegra semidesnuda y escucharon con atención.
- Entonces ¿Tendremos el honor de su presencia por esta noche? – dijo alegremente Camila tomando el brazo de su esposo.
- Si no es molestia de dos noches – dijo ella un poco apenada – no tuve tiempo de enviar a un emisario, en cuanto supe las maravillosas noticias de vuestra hija me deje venir con mis más cercanos allegados – dijo ella inclinándose ante la señora.
- Por nosotros no es un problema su majestad – dijo Antón tratando de entrar más, todavía se veía bien el patio.
- Muchas gracias – dijo Lena e intentó añadir algo más pero unas risas sinceras invadieron la atmosfera, la princesa miró hacia la entrada y pudo distinguir la voz juguetona de varias personas.
- Julia ¡Eso no es justo me has robado mi pez! – dijo una chica riendo a carcajadas, la melodiosa voy de Julia surgió de entre las demás con un deje de ternura que estremeció a Lena.
- Amada hermanita suelta por favor mi pez – dijo ella, luego hubo un revuelo en el patio delantero y pudo ver a las hijas de Verisiusky todas sobre Julia, que empapada abrazaba un gran pez intentando rescatarlo de sus hermanas, bonitas doncellas delgadas y rubias que completamente empapadas hacían cosquillas a Julia para que soltara el pez.
- ¡Suéltalo Jul! – le pidió la menor de ellas cayendo al suelo y desde donde distinguió a la princesa, sus ojos verdes se quedaron fijos en ella - ¡Princesa Katina! – dijo a media voz. Las otras tres cayeron de espalda al escuchar a la chiquilla, pero Julia cayó pesadamente aún abrazando a su pez. Lena no pudo evitar reír de buenas ganas al ver a las chicas tan apegadas a Julia, la muchacha aún el suelo se sorprendió al notar que sus hermanas la habían liberado, el pez se movió entre sus manos y lo soltó para ponerse en pie miró a su hermanas extrañada y movió su cuerpo en dirección a las miradas de estas, así mojada con una camisa blanca empapada que rebelaba su contextura musculosa, cada uno de sus definidos músculos de su abdomen, el pantalón de tela fina completamente pegado a su cuerpo revelando sus delgadas pero fornidas piernas, su delgada pero exquisita figura era vista por los grises ojos de Lena la princesa mas bella de esas tierras. Antón pensó en lo bueno de aquello, por lo menos llevaba puesta la camisa otras veces en la lucha contra sus hermanas llegaba sin camisa solo con su protector de pecho, que ahora se revelaba oscuro atreves de la mojada camiseta, demostrando su dulce feminidad, Julia se quedo petrificada en donde se encontraba, la mismísima princesa la observaba con una risita muy tierna, la cara le ardía de la pena y su padre tosió un poco en medio de la incómoda situación y su madre con voz cantarina llamó a Lena.
- Querida Majestad, si gusta podemos pasar a la sala para tomar un té – dijo ella amablemente intentando no reír con la cara de sus hijas – así se evita estos espectáculos de mal gusto. – dijo guiñando un ojo a la rojísima Julia, que apresuradamente intentó taparse desesperadamente con el pez que yacía en el suelo.
- No se moleste – dijo Lena sonriendo – déjeme saludar antes a la valiente Julia Verisiusky. – Antón río de buenas ganas y se inclino con majestuosidad ante Lena y le dio pasada.
- Como su altísima majestad desee, solo disculpe a nuestra hija que pierde de vez en cuando su gallardía de caballero por el de una pequeña chiquilla campesina – dijo él, Lena sonrío mientras él y su esposa se adentraban al vestíbulo del castillo.
- Eso demuestra la bien que se lleva con sus hermanas – dijo caminando hacia la joven que por último le tiro el pez a su hermana mayor, la cual tartamudeó un cumplido a la princesa y con torpeza se inclino y huyó hacia la cocina con el pez, detrás de ella iban sus hermanas asombradas con la presencia de la doncella, la menor de 12 años suspiró con voz queda que la hermosa princesa era un Hada con ese precioso cabello de fuego. En cambio Lena se poso con altivez delante de Julia disimulando el gran interés de ver más de cerca el cuerpo esculpido que tenía en frente. Julia se apresuró a arrodillarse delante de su majestad la Princesa. Su princesa, le susurró su corazón.
- Altísima majestad, la Neo princesa – dijo Julia en voz grave y apenada – perdóname por mostrarme en tal mal atuendo ante usted…no sabía que tendríamos su preciada presencia y el honor de verla en este humilde castillo de mi padre.
- Julia, por favor, no te apenes – dijo ella poniendo su mano desnuda en el hombro mojado de la joven de rodillas ante ella, el suave tacto de Lena estremeció a Julia y Lena pudo sentir su repentino temblor – Yo he sido un poco mal educada al no dar aviso a mi visita, levántate, dame el honor de ver tu rostro valiente – Julia obedeció y miró a Lena al rostro, las dos se escudriñaron en silencio, ese cabello negro a hora impecablemente revuelto de Julia invitaba a tus dedos a hundirse en esa suavidad, sus tiernos pero a la vez fieros ojos, en esa cara morena desnudaban tu alma, Lena suspiro con ternura – gracias Julia, creo que tendrás frío, te veo en la sala con tus padres y tus hermanas. – dijo Lena antes de sonrojarse más.
- Sí su altísima majestad – dijo ella inclinando su rostro y besando con mucho cuidado la mano que Lena le tendió para que la tomara. – ahí la veré junto a mi padre y madre – dijo ella prendada del tierno olor de la mano suave y sedosa que acababa de besar, Lena recobró la compostura y con todas las fuerzas que tenía se dirigió hacia la sala de estar donde la esperaba el varón de ese castillo, antes de lanzarse a ese cuello tan besable del que era dueña Julia.

Julia corrió a sus aposentos, el cual era un cuarto muy hermoso bien decorado con majestuosas alfombras persas traídas por su padre cuando joven luchaba el ejército de Oleg, la cama amplia y bien acomodada estaba impecablemente en combinación con sus alfombras oscuras, la ventana dejaba ver un paisaje soñador, la joven secó presurosa su cabello que le llegaba hasta los hombros y busco algo digno de ponerse frente a esa preciosa joven, correteo sin dar con nada por su amplia y bien iluminada habitación, una de sus hermanas de coló por el balcón donde Julia se sentaba a menudo a pensar en Lena, la joven rubia sonrió a la casi desnuda de Julia, esta se molestó con la pequeña intrusa.
- ¿Qué haces aquí? – dijo en voz baja Julia tapándose con sus sabanas.
- Vengo a ponerte hermosa para la princesa… - dijo la chiquilla riendo.
- ¡Fuera! – dijo Julia luchando por sacar a la pequeña al pasillo.
- Vamos hermanita…solo deja que te diga que ponerte – respondió la chica saltando a la cama de Julia – así la impresionaras.
- Ella no es para mí – dijo Julia en voz queda - ¿No lo entiendes? Así que has el favor de irte…
- Julia, eres hermosa e inteligente…todas las damitas del reino sueñan contigo en…. – la chica río – ropas menores como tengo el placer de verte y créeme, la princesa no sería la primera en hacerlo también. – dijo ella corriendo con agilidad al armario de la joven – ponte esto negro…sin la capa…te ves divina con esto hermanita…nos vemos en tu boda….

La chica salió como una bala del cuarto y pudo escucharla decir algo a su madre sobre el pez, ambas mujeres se dispusieron en ir a la cocina cuchicheando, lo que ya Julia no tubo tiempo de oír, miró el traje negro, que en realidad era azul oscuro era hermoso, unos pantalones de caza azules y una túnica de algodón preciosamente bordada, el corazón de Julia saltó feliz, la princesa le había dado su mano para besarla, gesto noble de confianza, no tardo en bajar con su traje y su cabello suavemente acomodado sobre sus hombros, la familia estaba reunida frente al fuego tomando el té ella saludo con cortesía y se sentó al lado derecho de su madre. Lena no pudo dejar de sentirse maravilladla ante la belleza de Julia, vestía un fino pantalón ceñido a su escultural cuerpo con unas botas altas negras, que le daban un aíre de fortaleza y de alguien experto en caballos, su suave túnica abierta por el pecho demostró su suave piel morena adornada con un collar de finísimo oro que portaba como dije la insignia de armas de alguna antigua orden que había visto en algún libro, pero no recordaba el nombre ni el origen de esta, se limitó en sonreírle dar inició a la reunión que tenía pendiente con la familia de Verisiusky.
- He escuchado valiente Julia, que has visto dragones – dijo por fin Lena con soltura y no parecía sorprendida con la noticia. Julia asintió con respeto.
- Si mi lady, dragones de piel oscura y ojos rojos – dijo por primera vez describiendo a las bestias. Lena suspiro y serró los ojos.
- ¿Sabe mi respetado amigo Antón que significa eso? – dijo la princesa mirando expectante al hombre, al igual que toda la familia de él presente en la sala. Él miró con serenidad a la princesa, parecía que ambos sabían cosas que los presentes no sospechaban.
- Sí su majestad, la magia de Pendragón se ha liberado otra vez – dijo él sin mirar a Julia que entrecerraba sus ojos sorprendida.
- Y eso solo tiene una explicación lógica – continuó Lena poniéndose en pie.
- Que uno de los herederos sobrevivió – dijo la voz de Camila madre adoptiva de Julia, las jóvenes hermanas incluyendo a Julia miraron asombradas a su madre y de ella a Lena. Antón se puso en pie y hiso un gesto de asentimiento pero muy recatado.
- Es probable mi princesa, no tengo idea alguna que eso sea cierto – dijo él – también se pudo usar magia negra para liberar a los dragones del valle de la muerte. Donde el emperador los había mantenido a aquellos que no se doblegaron ante su espada. – las chicas se quedaron con una cara de confusión tan grande que Julia se puso en pie.
- Entonces es verdad…. – dijo seria – Mi armadura si fue hecha por los elfos de bosque – dijo ella sin dejar de ver a su padre, Lena la miró sorprendida.
- Hija, tu armadura fue hecha por seres poderosos, aquellos que vivían en armonía con el hombre, unidos por una fina línea de sangre por aquellos herederos legendarios como el emperador. Pero la verdad no sé como esa armadura que tienes llegó hasta mi armería la noche que saliste del monasterio…así como tu espada. – dijo él sincero, sus otras hijas dejaron de ver a Lena para comerse a su padre con los ojos asombradas.
- Hablando de espadas – dijo Lena con suavidad y sin dejar de ver a Julia, quien se intimido ante los ojos preciosos de la doncella ante ella, que desvió su azul mirada ala chimenea – la espada que Julia porta, es la espada de Oleg Volkova, ¿Cómo ese sagrado metal llegó hasta sus manos? Pero lo que es más curiosos aún ¿Cómo tal poder se deja manejar por Julia? Sin ánimos de ofender joven caballero – dijo Lena con sinceridad – veo que tienes gallardía digna de un Volkov, pero un pasado muy turbio – explicó Lena con inteligencia – me he pasado las últimas semanas buscando pruebas que me digan que un Volkov ha sobrevivido y que esta de nuestro lado como es lógico – dijo ella tomando asiento nuevamente con elegancia – pero nada me da pruebas, solo esos dragones y Julia – dijo para sorpresa de todos, la joven mencionada se puso en pie rápidamente y miró directamente a los ojos de Lena.
- ¿Qué quiere decir Alteza? – dijo esta con la voz entrecortada.
- Es una corazonada – dijo Lena suavemente – creo que tú tienes las respuestas a todo esto. Desde el día que te arme caballero, pude notar como una manada de Lobos saludó a la luna y como la antigua espada de mi madre despertó mágicamente y logré ver tu espada, es la del Rey Volkov pero más pequeña, esta hecha para tus mandobles en batalla, creo que si viajamos a Tierras del Emperador Oleg, adelante del bosque que prohibió mi padre, me digan los seres del bosque que lo que pienso es cierto, eres un emisario o bien un allegado a sus gran poder – dijo ella intentando no dar del todo al sentado sus propias sospechas de que esa preciosa joven era un Volkov y por ende su prometida, ya que la atracción física de ella no le era explicable a menos que se encontrara frente a un Pendragón caballeros que por destino se unían a su casa de Aztör, bajo ciertas circunstancias de vida.
- Ese viaje pondría a tu padre muy furioso – dijo Antón serio.
- Lo sé – dijo Lena aún más seria – por ello es que pido que Julia venga conmigo y su vida no se vea en peligro por la furia de mi padre, hay poco tiempo, si la bruja que tiene por esposa se entera de mis intenciones todo el Ducado de Verisiusky estaría en terrible peligro, por ello les pido que viajen a mi provincia donde mi ejército les dará protección, mientras Julia y yo buscamos respuestas en el antiguo castillo del Emperador Oleg lobo Volkov, quiero ver si su biblioteca secreta aún esta ahí – dijo ella mirando el fuego con preocupación.
- Si esa es la voluntad de vuestra majestad – dijo el hombre con soltura – haremos lo que pide…
- Sí – dijo Julia – iré con usted señora, le ayudare y le protegeré con mi vida – las palabras de Julia cruzaron el corazón de Lena con un interminable calor que inundo sus sentidos, era la última prueba para un caballero armado por ella, que daría su vida para protegerla, el último indició del posible origen de Julia, pero aún así asintió ocultando con dificultad el amor que crecía sin barreras dentro de ella por Julia…posiblemente Volkova Princesa de la casa de Pendragón.
Liebe ist nicht für mich....el amor no es para mi.

Avatar de Usuario
Ile!
Mensajes: 667
Registrado: Sab 22 Ago 2009 22:09
Sexo: Femenino
Ubicación: Campeche, Mexico

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por Ile! » Dom 25 Jul 2010 01:17

O.O!!!!!!!!!!!! OMG!!!!!!!! .queen. sigueeeee, m encanta como escribes!, netaaaa! .angel. omg! se van a casar!!! dance3 .telephone. aaaaaaaa me encanta!!! me emociona demasiado xD!!!! give_heart2 .good. give_rose .heat. .heat. .dwarf.

Avatar de Usuario
volchis3
Mensajes: 2103
Registrado: Lun 23 Jun 2008 23:18
Sexo: Femenino
Contactar:

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por volchis3 » Dom 25 Jul 2010 01:49

O.O omg kiero conti"!""
Me preguntaron q hay detrás de esa sonrisa.. baje mi mirada x un segundo aguantándome la risa. Detrás de esa sonrisa…comente al encarar sus ojos… solo hay lo q kieres ver, pero te puedo jurar q no es exactamente lo q estas pensando… Idole inattendu

Avatar de Usuario
renX_X
Mensajes: 71
Registrado: Mié 07 Ene 2009 20:11
Sexo: Femenino
Ubicación: En la laguna :D

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por renX_X » Dom 25 Jul 2010 14:02

:O dominan a los dragones? :D
ya me imagino a yul montando un dragon :D
para recuperar el reynoo woow..

siwelee sta muy bnoo ehh

saludoss..
"No tenemos alas para volar por los hermosos cielos...
Solo nos quedan estas manos manchadas de sangre...
y también aceptar nuestra muerte. Nada mas"

.Haruka Tenoh

Avatar de Usuario
Zobredoziz
Mensajes: 289
Registrado: Lun 07 Jul 2008 18:22
Sexo: Femenino

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por Zobredoziz » Dom 25 Jul 2010 16:51

dash2 ahhh me encanta definitivamente me encanta....solo una duda?? cuando habra un encuentro asi del tercer tipo entre Lena y Yulia? jaja solo curiosidad. sigue escribiendo, y veo que si estas cumpliendo tus contis laaaargas jaja espero sigas asi.
♀ LA CIUDAD DE LAS SOMBRAS... ES EL PARAISO DE LOS LOCOS ♀

Avatar de Usuario
Darktaty666
Mensajes: 898
Registrado: Mar 04 Dic 2007 15:44
Sexo: Femenino
Ubicación: N aLgN sItIo Crca DL DeFectuoso .MeXiCo ciTy
Contactar:

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por Darktaty666 » Lun 26 Jul 2010 14:10

wowowwwww


esta super gemiallll!!!

conti prpntooo!!!

MIRA MIS OJOS SON COMO LOS TUYOS...
TU SABES LO QUE ERES...
¿VICTIMA O VERDUGO?

"He visto los ojos de la muerte
la he visto en mis ojos"
¡YO SOY LA MUERTE!

ŦЯДҒїҜ Ş£ФИҜД

Avatar de Usuario
renX_X
Mensajes: 71
Registrado: Mié 07 Ene 2009 20:11
Sexo: Femenino
Ubicación: En la laguna :D

Re: Una Hermosa Caballero

Mensaje por renX_X » Mar 27 Jul 2010 22:28

cada cuando vas a darle continuacion??
"No tenemos alas para volar por los hermosos cielos...
Solo nos quedan estas manos manchadas de sangre...
y también aceptar nuestra muerte. Nada mas"

.Haruka Tenoh

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados